NICARAGUA. EL ASESINATO DE VILMA TRUJILLO: MARIA LOPEZ VIGIL


Ni Dios Castigador… Ni Diablos

Transformemos esa cultura religiosa que condena

a las mujeres al castigo o a la muerte.

Mostrando image001.jpg

Te compartimos el escrito de María López Vigil Publicado en Confidencial
• 1 de Marzo 2017
El asesinato de Vilma Trujillo, la joven quemada en una hoguera por estar endemoniada, con el aval de un pastor -o laico, da igual- evangélico y con conocimiento de toda su congregación –o de algunos, da igual-, en una remota comunidad rural costeña, puede analizarse desde los aspectos institucionales de esas iglesias, desde los aspectos legales de ese delito, desde el abandono y la ignorancia en que permanecen desde hace siglos esas zonas de nuestro país. Todos los enfoques son necesarios para que nos sensibilicemos ante lo que ha ocurrido. Siento que debemos ahondar más para ir a la raíz de este crimen. Y creo que la raíz de este horrendo hecho es la perniciosa creencia en la existencia del diablo, predicada durante milenios para aterrorizar a la gente.
Es el árbol de la fe en el diablo, que a lo largo de la historia cristiana, tanto católica como evangélica, ha producido frutos tan podridos como este crimen ocurrido en Nicaragua el que deberíamos arrancar de raíz. De cuajo.
De eso no se habla cuando se habla del asesinato de Vilma, una muchacha que tal vez también creía en el diablo y por eso aceptó ir a la iglesia a orar, creyendo que por ser infiel a su marido estaba endemoniada… Quién sabe lo que pasó en los días en que la mantuvieron encerrada, ayunando, orando…
Como todos sus paisanos, Jesús de Nazaret, creía en el diablo. También creía que la tierra era plana y que era el sol el que giraba en el cielo saliendo cada mañana y despareciendo cada atardecer. Jesús y sus paisanos estaban equivocados.
En la Biblia, como en todos los libros antiguos, se hacen muchas alusiones al diablo, al que se le otorgan variedad de nombres y de títulos para resaltar su inmenso poder.
Como todos sus contemporáneos, Jesús habló del diablo y creyó en su existencia. Pero esa creencia no fue, ni mucho menos, el centro de su mensaje. Apenas la empleó como un “elemento de contraste” para la buena noticia que anunciaba, y que es lo novedoso, lo esencial de su mensaje: la existencia de un Dios bueno en el que se puede tener una confianza ilimitada, y la superación del miedo como camino de “salvación”. ¿Cómo un Dios bueno dejaría suelto por el mundo a un espíritu malvado para hacerle daño a la gente?
Porque anunció un Dios bueno, por no coincidir con lo que sacerdotes, escribas, fariseos y demás ministros de Dios enseñaban, el mismo Jesús fue considerado un blasfemo, lo acusaron de estar “endemoniado”, y aunque no lo quemaron, sí lo mataron por sus ideas provocadoras, por su propuesta ética que se basaba en un cambio sustancial de la imagen de Dios.
En tiempos de Jesús se desconocía el origen de la mayoría de las enfermedades. Todas las que hoy sabemos que tienen origen psíquico o neurológico ―epilepsia, trastornos mentales―, al igual que la sordera y la mudez, se entendían como efecto de la presencia del demonio, que tenía poder para entrar en los cuerpos. Estar enfermo era a menudo señal de posesión diabólica. Los “endemoniados” de los relatos evangélicos a los que Jesús se acercó y sanó, y nunca condenó ni sometió a ningún castigo físico, fueron seguramente enfermos de esas dolencias.
La palabra “demonio” (“daimon” en griego) significa literalmente “desgajado”. Una visión sicológica y moderna de este concepto entiende los “demonios” como las sombras de nuestra propia conciencia, lo que se conoce como “componentes neuróticos” de la personalidad, la cara oculta de nuestra psique. Si rechazamos esas “sombras”, nos perseguirán. Y terminaremos atribuyendo a un ser sobrenatural y malvado y externo a nosotros, al diablo, lo que son simplemente nuestras debilidades, nuestras limitaciones, nuestros lados oscuros. Al actuar así, dejamos de hacernos responsables de nuestros propios actos.
Hay que aprender a lidiar con nuestros “demonios”. Mientras más los neguemos y rechacemos, más poder tendrán sobre nosotros. Un maestro zen dice: Hazte amigo de tu rabia, forma parte de ti, es tu energía vital. No te cortas el dedo cuando te duele. Mientras menos aceptemos nuestras sombras, mientras menos las reconozcamos, las proyectaremos en los demás: en los de otra raza, en las mujeres, en los homosexuales, en los diferentes… Así “endemoniaremos” a nuestros semejantes. Así, siempre serán “los otros” los responsables, los culpables.
Cuántas veces hemos escuchado en nuestro país al abusador sexual de una niña que lo hizo porque “se le metió el diablo”. Cuántas veces se transmiten como noticia en los canales de televisión escenas de “endemoniados” convulsionando, gente siempre pobre, seguramente enferma, discriminada…
Son numerosos los teólogos católicos y protestantes –no tanto los ministros de las denominaciones evangélicas que abundan en nuestro país- que han cuestionado la existencia del diablo con una sólida argumentación.
Recuerdo especialmente al sacerdote católico y profesor universitario alemán Herbert Hagg. Apasionado por “construir puentes entre el mensaje bíblico y la gente de hoy”, escribió un libro fundamental sobre este tema,“El Diablo. Su existencia como problema”. En su libro, Haag documenta los horrendos frutos históricos que la “fe en el diablo” ha dejado a lo largo de la historia de la Humanidad, y especialmente a lo largo de la historia del cristianismo.
Tal vez el más horrendo de todos las quemas de brujas durante los oscuros siglos de la Inquisición. En base a textos bíblicos los sacerdotes inquisidores afirmaban que las mujeres aman u odian sin conocer términos medios y eso las arrastra a cometer maldades extremas en las que se hacen cómplices del diablo, que las posee. Decían también que las mujeres son, por naturaleza, crédulas y por eso el diablo “las ataca prioritariamente”, lo que habría quedado demostrado en la tentación de Eva en el paraíso. Además, decían, que las mujeres son inferiores y eso hace que su fe sea frágil y vulnerable al diablo. La palabra latina “fémina” ―que a menudo emplean algunos periodistas― significa eso: persona de “fe-menor”, de fe más débil.
Vilma Murillo se fue de este mundo sin conocer, tal vez, que su muerte la ha hermanado a las miles de mujeres que muchos siglos antes que ella también fueron arrojadas al fuego para matarlas porque las autoridades religiosas las consideraron endemoniadas. La última quemada en Europa se llamaba Ana, la quemaron en Suiza en 1782. Era una campesina pobre, como vos, Vilma.

 

ARTÍCULO DE SILVIA TORRES SEMLac

 

Queman a mujer en la hoguera

Para “sacarle los demonios”

 

Sylvia Ruth Torres. SEMLac. Managua. 5 de febrero 2017. En la víspera su día internacional, los movimientos de mujeres y feministas nicaragüenses se sumarán al paro internacional del 8 de marzo. Este año la movilización se desarrolla en el marco de 49 femicidios en 2016, y 5 en lo que va del año; uno de los últimos, el asesinato Vilma Trujillo, de 25 años, lanzada el 23 de febrero a una hoguera donde la quemaron, por cuatro horas integrantes de la iglesia “Visión Celestial”, adscrita a las Asambleas de Dios.

La mujer falleció el 28 de este mes, y la noticia ha dado la vuelta al mundo. Directivos nacionales de las asambleas de Dios, aseguran que el pastor no estaba acreditado por las Asambleas. No obstante, líderes del movimiento feminista, señalan que más allá de las formalidades de afiliación, el problema radica en el discurso religioso que promueve la imagen de las mujeres como pecadoras, lujuriosas.

La doctora Rebeca Centeno, docente universitaria, dijo a SEMLac, que le resulta difícil responder, ¿cómo puede suceder eso en Nicaragua?, ¿Qué nivel de control de las iglesias existen en las comunidades rurales que, en vez de sugerir asistencia médica a una persona que parecía perturbada mentalmente, se creen con derecho de decidir sobre la vida y muerte de las mujeres? Vilma Trujillo fue víctima del sistema patriarcal que se instala en instituciones como las familias y las Iglesias.

Centeno señaló que, a cinco siglos de distancia, a juzgar por el aumento de los asesinatos en contra de las mujeres, el patriarcado sigue cada vez más firme. Justamente, agregó, existe una representación de un Dios masculino que castiga, que es cruel y al que hay que obedecer y temer. Es la representación de Dios utilizada en la Europa medieval en donde miles de mujeres fueron quemadas en plazas públicas para el escarmiento.  Es la perversa herencia colonial, dijo. “Cinco siglos de distancia, y el Patriarcado sigue, cada vez más firme, a juzgar por los asesinatos en contra de las mujeres que van en aumento”.

Magaly Quintana de Católicas por el Derecho a Decidir señalo que el discurso religioso en general, tiene como eje central el binomio: Dios castigador – Demonio tentador para controlar a la gente y someterles a la obediencia, particularmente a las mujeres. Este es el eje del discurso patriarcal, dijo.

Aunque algunas personas alegan como causa del crimen, la falta de información, el aislamiento, y la pobreza de la zona de donde provienen los acusados; una comunidad ubicada a 110 kilómetros de la Mina Rosita, a su vez distante 383 Km de Managua. La comunidad donde ocurrieron los hechos, sita en la cima de un cerro, al que solo se puede acceder luego de tres horas a lomo de caballos. Eva Blanco, señala que esas condiciones de pobreza están marcadas por el machismo pues en la zona no se han visto casos en que se queme en la hoguera a un hombre.

Haciendo memoria del libro «Malleus Maleficarum», también llamado «El martillo de las brujas», un tratado de criminología de la Inquisición, Eduardo Galeano, ha escrito que el mismo aconsejaba someter a tormento a todas las sospechosas de brujería, y recomendaba el más despiadado exorcismo “contra el demonio que lleva tetas y pelo largo”.

El pastor que dirigió los hechos, Juan Gregorio Rocha y algunos de los otros participantes declararon, la prueba Vilma estaba endemoniada es que ella le “hacia cejitas” (las levantaba como coqueteando) y les decía amorcito a los hombres por indicaciones de un demonio en forma de serpiente. Galeano recuerda que, en el libro arriba mencionado, los autores alegaban que “las brujas, harén de Satán, representaban a las mujeres en estado natural, porque toda brujería proviene de la lujuria carnal, que en las mujeres es insaciable.

El viudo relata que el pastor la llego a traer de su casa el 15 de febrero, y desde ese día, ella permaneció atada de pies y manos. A él no le dejaron verla porque le dijeron que el demonio se apoderaría de él. Él les dijo que creía que estaba loca, no endemoniada, porque había visto a otras mujeres así, pero no le hicieron caso.

Días atrás habían visitado a un curandero. La pesadilla que termino con la vida de la mujer, empezó con unos tres días de oración, seis días de ayuno “de sanación”, liderado por el pastor, un día de hoguera, y seis días de agonía.

El día 21 de febrero, Vilma fue rescatada de un barranco, donde la lanzaron después de la hoguera, por su padre y un primo, el 23 fue trasladada a la capital cinco días después, donde falleció, dejando dos hijos en la orfandad.

La fiscal auxiliar del Estado Fabiola Mendoza, encontró: ensañamiento, superioridad en el número de atacantes y estado de indefensión de la víctima como causales para solicitar la prisión preventiva de los acusados, quienes están siendo juzgados en la capital, porque allí falleció la víctima y se teme que por su influencia en la región puedan entorpecer las investigaciones.

Damarys Vanegas, la juez suplente del Juzgado Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, ordenó la prisión preventiva de los procesados, después de admitir la acusación por secuestro simple y asesinato en contra de las cinco personas señaladas como autores.

Mientras tanto el Movimiento Feministas, el Movimiento Autónomo de Mujeres, la Red de Mujeres Contra la Violencia, el Movimiento María Elena Cuadra, los mismo que el Grupo Venancia de Matagalpa, Mujerales en Acción de León, entre otros han declarado su adhesión al paro internacional de mujeres.

 

 

Área de archivos adjuntos

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: