Exclusivo: Marie Collins responde a las afirmaciones del cardenal Muller sobre la comisión abuso


Marie Collins  | 

Nota del editor: Marie Collins, de Irlanda es un sobreviviente de abuso sexual del clero, que dimitió el 1 de marzo, de la Comisión Pontificia Francisco “para la protección de los menores. El cardenal Gerhard Müller, el jefe de la Congregación del Vaticano para la Doctrina de la Fe, dio una entrevista poco después de la renuncia de Collins. Collins ha escrito una carta abierta a Müller en respuesta a esa entrevista, el cual solicita a NCR a publicar a continuación.Querido cardenal Müller,

He leído con interés las respuestas que dio a la italiana periódico Corriere della Sera 5 de marzo de en respuesta a artículos en mi declaración después de mi renuncia a la Pontificia Comisión para la Protección de Menores. Hay algunas cosas que usted dice en esta entrevista a la que me siento que tengo que responder.

  1. Usted afirma que “no se puede entender el habla de la falta de cooperación” entre la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) y la comisión pontificia.

Tal vez pueda ayudar con un ejemplo. En 2015, las invitaciones fueron a su congregación de algunos de los grupos de trabajo de la Comisión solicitando que un representante asista a sus próximas reuniones en Roma para discutir temas de interés mutuo.

Las invitaciones fueron rechazadas y luego los miembros fueron informados por el Secretario de la Comisión, Mons. Robert Oliver, que las reuniones cara a cara no sería posible y cualquier comunicación con dicasterios debe hacerse por escrito.

Las cosas cambiaron con el tiempo, pero esto tomó más de un año. Era septiembre el año 2016 antes de que un representante de la CDF se puso a disposición de la Comisión y asistió a reuniones de grupos de trabajo. Las discusiones que siguieron fueron muy útiles, es de esperar para su Congregación, así como la Comisión.

  1. Usted dice que “en los últimos años ha habido un contacto permanente” entre la Comisión y la CDF.

No sé qué forma tomó este contacto permanente. Todo lo que puedo decir es que los miembros de la Comisión no recibió ninguna denuncia formal o ver resultados positivos generados por dicho contacto.

  1. Se continúa con el comentario de que “uno de nuestro personal es parte de ella [ la Comisión ].”

De hecho, uno de sus empleados CDF fue miembro de la Comisión. Es sorprendente sin embargo – como decir que tenía un contacto permanente con la Comisión – que usted no es consciente de que este miembro del personal, Claudio Papale, cesó la participación activa con la Comisión en 2015 (aunque los miembros no fueron notificados de su renuncia hasta mayo de 2016) .

La última reunión a la que asistió fue el plenario de octubre de de 2015. Con esta reunión se celebra cuatro meses después del anuncio de la decisión del Papa de crear un nuevo tribunal para juzgar a los obispos ‘negligente en responder al abuso, Papale estaba en una posición excelente para actualizar miembros de la comisión sobre la respuesta dentro de la congregación doctrinal a esa iniciativa.

  1. Sobre el nuevo tribunal, es decir un ” intenso diálogo entre los diversos dicasterios implicados en la lucha contra la pedofilia en el clero” se llevó a cabo tras la decisión del Papa y que el Tribunal sólo se consideró un “proyecto”.

Fue un proyecto que usted dice, es sólo un proyecto? La relectura de junio de 10, 2015, del Vaticano anuncio público , que parece ser mucho más. Acciones muy específicas ya habían sido autorizados por el Santo Padre, que incluye:

  • “El establecimiento de una nueva sección judicial en la Congregación para la Doctrina de la Fe;”
  • “Designación de personal estable para llevar a cabo el servicio en el Tribunal”, y;
  • “Designación de un Secretario para ayudar al prefecto con el Tribunal.”

El Santo Padre también tenía ya “autorizados que se proporcionen recursos suficientes para este fin.”

A pesar de la estrecha colaboración se dice que existía con la Comisión, que no estaba incluido en esta discusión entre los dicasterios vaticanos. ¿Esto no habría sido una buena idea, ya que sin duda sería correcta para categorizar la Comisión como parte de la “lucha” a la que usted se refiere, así como el creador de la iniciativa?

Usted afirma que la conclusión fue que el tribunal no era necesario ya que cualquier negligencia podría abordarse a través de las “competencias”, “herramientas” y “medios legales” que ya existen en la Congregación para los Obispos. Y si en un “caso especial” esto no era suficiente, el Santo Padre siempre podría confiar a su congregación. Así que no hay cambio se encontró que era necesario y que no tuvo lugar.

Me gustaría dar las gracias a usted, cardenal, para confirmar por tus palabras que mi declaración en el tribunal era cierto. La Pontificia Comisión recomienda que el Consejo de cardenales y el Papa lo aprobó, y luego fue rechazado por su congregación.

Una pregunta que viene a la mente. Si todos los medios necesarios han sido establecidos para abordar el caso de un obispo negligente en relación con la protección de los niños contra el abuso, ¿por qué entonces ha habido ningún obispo oficialmente, de forma transparente sancionado o eliminado debido a que esta negligencia?

Si no es la falta de leyes, entonces es que la falta de voluntad? Estoy seguro de que muchos de los supervivientes, incluido yo mismo, estarían interesados, el cardenal, en la respuesta a esta pregunta.

  1. En referencia a la negativa de su congregación que tanto cooperar con el trabajo de la Comisión sobre las Directrices de salvaguardia y reconocer las cartas enviadas al Vaticano por los sobrevivientes de abuso, usted Estado: “No sé nada acerca de estos dos presuntos incidentes.”

Si tiene dudas acerca de lo que estos “incidentes” fueron, te pueden refrescar la memoria examinado el escrito de respuesta enviado desde su congregación a la Comisión el 15 de diciembre de 2016. En su primer párrafo, que la carta enumera los dos peticiones como estar en lo que se refiere a las “directrices” y “envío de cartas de reconocimiento”.

En este último caso, la recomendación de la Comisión [ver sus 8 de febrero, el año 2016 comunicado de prensa ] que fue al Santo Padre y que él aprobó fue que todos los dicasterios vaticanos reconocerían directamente cartas enviadas a ellos por los sobrevivientes.

Cuando esta recomendación se discutió con el representante oficial de la CDF en una reunión de grupo de trabajo en septiembre de 2016, que vio ninguna dificultad en que se realiza. Sin embargo, dos meses más tarde en la respuesta formal por escrito de su congregación se negó.

En cualquier esfera de actividad que es difícil trabajar con un cuerpo que no es coherente en su enfoque, ya que no sabe cuál es su situación en un momento determinado.

La razón dada para el rechazo de la solicitud de la Comisión, como se confirme en esta entrevista, es el respeto a la “subsidiariedad”. Este énfasis en la subsidiariedad muestra que dentro de la Iglesia, el respeto por el sistema jerárquico y sus participantes aún mayor que el respeto a la persona humana individual.

Me enseñaron a creer que todos son iguales ante los ojos de Dios, pero parece que hay un punto de vista diferente en su congregación cuando se trata del obispo local y una víctima de abuso. Parece ser que para usted la preocupación de que el obispo local podría sentirse irrespetado es mucho mayor que cualquier preocupación por la falta de respeto a la sobreviviente.

¿Cuántas mucho medidas más fundamentales en lo que se refiere a la justicia para los sobrevivientes y la prevención del abuso están quedar atrapado por consideraciones anacrónicos y burocráticos internos, jerárquicos?

Es posible comprobar la mencionada carta para refrescar la memoria con respecto a la otra profundamente preocupante “incidente:” la negativa de la cooperación en las Directrices de salvaguardia que están siendo recomendadas por la Comisión y que la Congregación parece particularmente reacios a discutir.

Puede ser que se considera un grupo de lo que se consideran expertos “externos” están invadiendo lo que los puntos de vista dicasterio como su área de responsabilidad. Si este es el caso, podría no haber alguna manera de superar esto mediante discusiones francas del problema?

La seguridad de los menores en el futuro es demasiado importante para un callejón sin salida de cualquier tipo que se dejó en reposo. Sin duda, debe hacerse todo lo posible para resolver cualquier dificultad que hay.

  1. Usted dice que “las quejas se basan en malentendidos” sobre la tarea de la CDF.

Como ex miembro de la Comisión estoy muy clara sobre la función de la CDF y no tienen ningún malentendido en cuanto a sus responsabilidades (sería extraño, la verdad si los miembros de una comisión papal eran ignorantes de la manera que se sugiere).

La Comisión no había esperado que la Congregación para enviar una confirmación de que no sea el corresponsal que su carta había sido recibida y recibiría la atención nada.

Esto sería pastoral en el sentido de que el escritor sólo se sabría que no estaban siendo ignorados. Estoy triste una impresión errónea se ha puesto en el dominio público acerca de esto.

  1. Por último, un comentario más personal en lo que se refiere a mí mismo, que indicará “nunca he tenido la oportunidad de conocerla.”

El cardenal, parece que ha olvidado la noche que pasamos sentados juntos en una pequeña cena en Dublín después de mi nombramiento en la Comisión?

Durante la comida discutimos juntos la nueva Comisión, mi cita a la misma y, en general, el problema del abuso en la Iglesia. También estuvieron presentes otros funcionarios de CDF, entre ellos Mons. John Kennedy y luego-Fr. Robert Oliver, que antes de su nombramiento a la comisión servía como Promotor de su congregación de Justicia.

Por último, con respecto, el cardenal, no sé lo que es la motivación en lo que respecta a las dificultades puestas en el camino de la comisión pontificia. Todo lo que desea hacer es traer una mejor protección a los niños y adultos vulnerables en cualquier parte del mundo, la Iglesia Católica está presente. Si hay problemas, no se gana nada al mantener una pretensión de que todo está bien.

Quisiera pedir que en lugar de caer de nuevo en la posición predeterminada de la Iglesia de la negación y ofuscación, cuando una crítica como la mía se eleva a la gente de la iglesia merecen ser dado una explicación adecuada. Tenemos derecho a la transparencia, la honestidad y claridad.

Ya no puede ser la disfunción mantenido oculto detrás de las puertas cerradas institucionales. Esto sólo tiene éxito siempre y cuando aquellos que conocen la verdad están dispuestos a permanecer en silencio.

Sinceramente,

Marie Collins
Ex miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores

https://www.ncronline.org/news/accountability/exclusive-marie-collins-responds-cardinal-mullers-allegations-about-abuse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: