Hoy: Francisco y la samaritana


18.03.17 | 18:41.

Dos desafíos en el actual momento eclesial para el Papa Francisco: la presencia de la mujer en la iglesia (¿ministerios, de qué modo, otros modos de presencia?) y la descentralización de la curia romana (¿evangelización de las culturas oprimidas o evangelización desde las culturas negadas?. Estos dos retos se encuentran en el texto bíblico de Jn. 4,1-42, que narra el episodio del encuentro del “hombre judío” Jesús con una “mujer samaritana”.

Combate por la memoria
¿Cómo fueron las cosas, cómo son, cómo deberían ser?

La versión JOANINA de la evangelización de Samaria, comparada con el relato de los HECHOS DE LOS APÓSTOLES, puede ser considerada revolucionaria. Los Hechos de los Apóstoles atribuyen el primer anuncio de Cristo en Samaria a “Felipe”, con la confirmación e por los “apóstoles” Pedro y Juan venidos de Jerusalén (cfr. Hecho 8,4-25).
En el relato JOANINO (Jn. 4,1-42) una marginada por su condición de mujer y de samaritana hace este “primer anuncio” de Buena Noticia dentro de la propia cultura y a partir de ella, después de un encuentro personal con Jesucristo a la orilla de la fuente de Jacob.

Mujer, cultura, evangelización
y la comunidad joanina

La Comunidad del Discípulo Amado está formada por discípulos de Juan Bautista (Jn. 1,35ss.), samaritanos (Jn. 4,1-42), helenistas (Jn. 7,35; 12,20), judíos expulsados de la sinagoga (Jn. 9).
La comunidad joanina sufre dos momentos fuertes de ruptura:
1. la expulsión de la sinagoga (Jn. 9); y
2. la ruptura interna como consecuencia del escándalo delante de la Cristología de la Encarnación (cf. Jn. 6,66).

Es una comunidad de periferia, sin poder, marginada y excluida, (los ciegos representan la comunidad: Jn. 9 y la presencia de los Samaritanos Jn. 4). Estos dos textos, Jn. 4 y Jn. 9, tiene algo en común: tanto la samaritana cuanto el ciego anuncian a Jesús como profeta y Mesías.
SOSPECHA: ¿No habrá sido la presencia de los samaritanos una de las causas de la expulsión de la comunidad joanina de la sinagoga?

El evangelio como Buena Noticia fue escrito por la comunidad joanina como una forma de “resistencia” colectiva contra las persecuciones venidas de fuera; por otro lado, el escrito quiere confirmar la “identidad” de la comunidad en tiempo de división interna. Su objetivo principal es narrar algunos “signos” de Jesús y no “milagros” como los Sinópticos. Estos signos fueron narrados porque se volvieron significativos para la historia de la comunidad y tienen la finalidad de llevar a una integración entre fe y vida.

La iglesia samaritana evangeliza
pero a partir de su propia cultura

Del centro a la periferia
Lucas atribuye la obra evangelizadora de Samaria a los judíos cristianos dispersos después de la muerte de Esteban: “Así, Felipe fue para la ciudad de Samaria y les anunciaba a Cristo” (Hechos 8,5).
Esta evangelización necesitaba también ser CONFIRMADA por los APÓSTOLES que se encontraban en JERUSALÉN: “Los apóstoles que se encontraban en Jerusalén habiendo oído que Samaria recibió la Palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan. Entonces, los dos apóstoles les impusieron las manos y ellos recibieron el Espíritu Santo. (Hechos 8,14-17).

De la periferia al centro
La versión joanina que narra la evangelización de Samaria puede ser considerada revolucionaría. Una mujer samaritana se vuelve evangelizadora DENTRO DE SU PROPIA CULTURA.

Jesús dice a los discípulos: “Yo les digo: levanten los ojos y miren los campos; ya están blancos para la siega. Pues en esto es verdad el proverbio: uno es el que siembra y otro el que recoge. Yo los envío a recoger lo que no sembraron, otros trabajaron y ustedes se aprovecharon del trabajo” (Jn. 4,35-38). Jesús muestra a los discípulos que la semilla de su Evangelio ya está sembrada en la cultura samaritana.

El segundo elemento revolucionario es que, al revés de los apóstoles (cfr. Hechos 8,4-25), aquí es una mujer originarla de la propia Samaria que, después de mantener un debate religioso con Jesús, y de reconocerlo como Profeta y Mesías, anuncia a Cristo a sus coterráneos. La misma expresión que Jesús usó para convidar a los primeros discípulos a hacer la experiencia de permanecer con él: “Vengan y vean” (Jn. 1,39), es repetida por la samaritana: “Vengan y vean a un hombre que me dijo todo lo que he hecho. “¿No será él el Cristo?” (Jn. 4,29).

¿Dónde está el centro,
dónde la periferia?
Es una cuestión espacial, de poder o de fe…
Cuál sería la respuesta de Ignacio de Antioquía (la iglesia),
cuál la de Clemente de Alejandría (las culturas)…

¡Saludos cordiales!
Juan Manuel

http://blogs.periodistadigital.com/parresia.php/2017/03/18/-3-hoy-francisco-y-la-samaritana

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Hernan Cortes Dangond
    Mar 20, 2017 @ 15:42:40

    B. NOVOTESTAMENTARIA PRIMIGENIA
    EKLESIA
    La Comunidad del discípulo amado estaba conformada por discípulos de Juan Bautista (Jn. 1,35ss.), samaritanos (Jn. 4,1-42), helenistas (Jn. 7,35; 12,20), judíos expulsados de la sinagoga (Jn. 9), interesados en divulgar los “signos” de Jesús y no los milagros como los sinópticos. Lucas atribuye la evangelización a judíos cristianos dispersos, después de la muerte de Esteban: “Así, Felipe fue para la ciudad de Samaria y les anunciaba a Cristo” (Jn 4.29; Hch 8,5, 14-17).
    Muchos le “le volvieron la espalda y ya no andaban con él…67 ¿También Uds. quieren marcharse…68…sabemos que tú eres el santo de Dios” (Jn 6)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: