EL PAPA NO COBRA POR SUS VIAJES APOSTOLICOS.


Ary Waldir Ramos Díaz | Mar 16, 2017

© ALETEIA

El Pontífice desea un viaje austero en Colombia, monseñor Castro

“Los costos no deben ser muy altos, porque el mismo Papa se opone, por lo que sería un viaje austero en lo que a costos se refiere”, dijo a la prensa, monseñor Luis Augusto Castro, Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana.

Sin embargo, la polémica es infaltable antes de los viajes papales. Ya sucedió en México. Ahora, los detractores en Colombia están buscando de empañar la próxima visita apostólica del papa Francisco ‘clamando al cielo’ por los costos económicos.

Las sectas expertas en redes sociales y que saben apostar a campañas políticas a su beneficio comienzan a hacer circular información tendenciosa en Internet.

Francisco encontrará a los fieles colombianos del 6 al 11 de septiembre 2017. La Conferencia Episcopal del país ha pedido asimismo a la política de evitar instrumentalizar la visita dado que el Pontífice traerá consigo un ‘mensaje espiritual’ de paz. Se trata de un encuentro con el pueblo de Dios para confirmarlo en la fe.

Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena son las etapas del Papa que se realizarán con el financiamiento de la Iglesia local, comenzando por las diócesis involucradas y los patrocinadores locales. Así como ha ocurrido en varios viajes. El gobierno nacional está realizando un plan de seguridad y logística en conjunto con los alcaldes de cada ciudad.

“El papa quiere venir al encuentro de los colombianos, viene por quienes están en las ciudades y por los que viven en el campo y tienen una cultura y unas necesidades diferentes, por los ricos y por los pobres, por los jóvenes y por los ancianos”, aseguró el Nuncio Apostólico, monseñor Ettore Balestrero.

[Proyecto gráfico Marko Vombergar/AWR]

Obras públicas

Si las ciudades gastaran e invirtieran bien sus recursos (en vías, decoro público y seguridad) del provento de los “impuestos distritales y municipales”, “no se requerirían” costes adicionales, opina Hernán Alejandro Olano García de la Universidad de La Sabana (15.03.2017).

Seguridad

Desde el portal online del diario El Tiempo, Olano García, plantea que la seguridad tampoco debería ser un gasto extra. El Estado deberá solo garantizar la asistencia a los eventos. El argumento es que Bogotá, la capital colombiana, tiene un policía por cada diez mil pobladores. Una cifra importante para una ciudad de 8 millones de habitantes. La alcaldía ya ha nombrado a un administrador.

Escenarios misas y encuentros

Los escenarios para las misas y los encuentros multitudinarios tampoco deberían ser un problema considerando los patrocinios de benefactores. En México, después de placada la polémica, se demostró que el recorrido por cinco Estados fue cubierto por empresarios, la Iglesia católica y el Gobierno.

Francisco no cobra nada

El papa Francisco no cobra por sus visitas y los tickets de entrada a las funciones son gratis, así como lo es en el Vaticano. Ni un centavo va al bolsillo del Papa o a las arcas vaticanas producto de la visita en sí misma. El Papa no paga hotel porque se hospeda en la Nunciatura apostólica junto con su séquito más cercano.

La inversión para el país cafetero podría acercarse a los 2 millones de dólares por cada día de estadía, según el diario colombiano La Republica, que sostiene fue la cifra similar a la dispuesta para otros destinos como Ecuador o México.

Logo del viaje del Papa Francisco a Colombia

Altos costos del mensaje

En pleno proceso de la implementación del acuerdo parcial de paz, de hecho, Olano García afirma que el problema no es económico sino del mensaje que trae Francisco para el “posconflicto, la corrupción y la familia”.

De esta menara, los detractores quieren impedir que los discursos y homilías del Papa sean trasmitidos por la televisión publica nacional y se queden en el circuito de los canales ‘católicos’. Encima la presencia masiva a todos los actos pone nerviosos a los murmuradores contra la Iglesia Católica, solo en Bogotá se esperan “dos o tres millones de personas en un evento”, dicen los organizadores.

Beneficios económicos para el país

El viaje apostólico entretanto representa un importante tributo económico para atraer a miles de personas a las sedes que visitará el Obispo de Roma. Los gastos no se pueden valorar aún pero sus beneficios económicos son indiscutibles.

Por ejemplo, solo en la Ciudad de México el gasto podría haber llegado a 46 millones de dólares. Las cámaras mexicanas de comercio estimaron que durante la gira de Francisco circularon unos 133 millones de dólares en el sector turístico y el comercio. El costo por día (seis) fue de 1,6 millones de dólares para un total de 10.1 millones de dólares . Es decir, que el costo es casi siempre inferior al beneficio.

El papa Francisco sería el tercer pontífice en visitar a Colombia: primero fue Pablo VI en 1968, cuyo viaje duró dos días, y luego, Juan Pablo II en 1986, quien estuvo por siete días.

El Papa Francisco no cobra por sus viajes apostólicos

 

 

Anuncios

Los problemas de la visita del papa Francisco a Colombia


bergoglio

La semana pasada se confirmó que el papa Franciscovendrá a Colombia desde el 6 hasta el 10 de septiembre. Existen muchos motivos de peso para oponerse a esta visita — el primero y más importante, por supuesto, es que Colombia es un Estado laico, y si un líder religioso quiere venir al país, que se pague él mismo su visita (o la paguen sus borregos), pero no con dinero de los contribuyentes.

Este es el argumento de mayor peso: el Estado debe tratar a todos sus ciudadanos por igual, y darle un tratamiento privilegiado a una religión particular (o a varias religiones, o a todas) atenta contra todos los que no adhieren a esas creencias, por tanto el Estado debe ser absoluta y totalmente laico, para no violentar el derecho humano a la libertad de culto de nadie — ninguna religión se verá beneficiada por dineros públicos.

Esto, que es la piedra angular de cualquier sociedad que aspire a ser civilizada, no debería tener vuelta de hoja, aunque como buena pocilga de trogloditas, en Colombia casi todos ignoran olímpicamente este mandato constitucional —incluso la Corte Constitucional—.

Y hay gente que cree que el laicismo es negociable, que, bajo ciertas circunstancias (‘culturales’, extraordinarias o la excusa del momento), se puede —y, peor, sería deseable— destinar recursos públicos a la promoción religiosa. Entre esos, nunca falta el argumento utilitarista, que es el colmo de lo absurdo. Para la muestra, en el caso que nos ocupa, un talDiego Perdomo salió a decir que no jodamos tanto, que nos callemos con nuestra libertad de culto, y nuestros molestos derechos humanos, pues al fin y al cabo, la visita del Papa traería réditos económicos al país, y que el dinero está por encima de nuestras libertadesindividuales, así que olvidémonos del asunto, dejemos de preocuparnos por lo que es legítimamente nuestro, y sigamos pagando impuestos para que se despilfarren en la superstición ajena, porque eso ayudará a la economía.

La esclavitud también era económicamente muy rentable, y eso no la hace menos equivocada. Permítanme rectificar: a diferencia de la visita papal, la esclavitud sí era económicamente rentable… porque tenemos razones para pensar que la visita del papa Francisco no lo será — su visita al Encuentro Mundial de las Familias 2015 en Filadelfiadejó completamente endeudada a la ciudad, aún cuando los organizadores se habían comprometido a pagar todo (y no lo hicieron).

Así que voy a ser meridianamente claro: no podría importar menos si la visita del Papa diera tanto dinero como para pagar la deuda externa y que ningún colombiano tuviera que trabajar ni un día más por el resto de su vida, ni siquiera eso justificaría que se despilfarre dinero de los contribuyentes en la promoción religiosa; sea católica, musulmana, judía, hindú o budista. Cero, nada, zip. El respeto a los derechos humanos no está condicionado a que resulten rentables: y a quien no le parezca, que se vaya a Arabia Saudita, donde prevalece la economía nacional sobre los derechos de la ciudadanía.

Y no me vengan con la excusa de la visita de jefe de Estado. Vamos, ¿acaso no había un Mandamiento que prohibía mentir? Toda la pompa de la noticia es porque el Papa es una celebridad católica, no más. Las palabras del presidente Juan Manuel Santos al recibir la noticia fueron la bienvenida a un líder religioso, no a un jefe de Estado — el propio Santos dijo que es una “visita apostólica” para que Bergoglio venga a repartir las “enseñanzas de Jesús” a los “hijos de dios”.

Si todavía no se han muerto de pena ajena, aún hay más razones para desfallecer.

Por ejemplo, la Conferencia Episcopal se puso a soltar spoilers y resulta que el Papa viene a decirle a los colombianos que hay que dar el primer paso hacia la reconciliación. No shit, Sherlock!! O sea: vamos a gastar miles de millones de pesos en la visita de un líder religioso para que escupa una obviedad como un castillo que, para completar, podría haber dicho en teleconferencia, o subido a YouTube.

O eso de las enseñanzas de Jesús, que es un cliché tanto ridículo como peligroso, porque el protagonista principal del mito judeocristiano ciertamente tiene enseñanzas moralmente cuestionables y repugnantes.

Como si el tema no fuera ya una cadena sistemática de absurdos, aquí está la guinda del pastel: en enero de 2015, tras la masacre de Charlie Hebdo, el papa Francisco justificó el terrorismo diciendo que, con sus provocadoras blasfemias, los caricaturistas se habían buscado que los hermanos Kouachi segaran sus vidas esa fatídica mañana de enero. Wow!Pues vaya forma de “dar el primer paso hacia la reconciliación”. En mi humilde opinión,ningún apologista del terrorismo es idóneo para promover el proceso de ‘paz’, mucho menos la reconciliación.

En todas sus giras, Francisco repite su monserga contra el laicismo, los derechos sexuales y reproductivos, la población LGBTI, los métodos anticonceptivos, la adopción homoparental, la tecnología y —ohh, la ironía— las “noticias falsas” de las que tanto se ha servido la mafia que dirige. No hay motivos para pensar que esta vez será la excepción.

Después de esto, si alguien vuelve a decir que Juan Manuel Santos es un buen gran de póker, entonces yo soy Messi, porque sólo a un inepto se le ocurre hacerle propaganda estatal a un tipo que promueve todas las fantochadas fascistas y antiderechos de la oposición (el uribismo y Ordóñez) a escasos meses de las elecciones.

https://laicismo.org/2017/los-problemas-de-la-visita-del-papa-francisco-a-colombia/159522

CHILE: Abogado querellante caso Karadima: “El fallo establece impunidad para la Iglesia Católica”


por Rodrigo Fuentes y Raúl Martínez (Chile)
Viernes 17 de marzo 2017 

jp hermosilla

Juan Pablo Hermosilla aseveró que existen pruebas suficientes de “negligencia sistemática e ignorancia deliberada” por parte de las autoridades del clero, por lo que apelará a la decisión judicial que rechazó la denuncia.

Este jueves, el ministro de fuero Juan Muñoz Pardo objetó la demanda por 450 millones de pesos interpuesta contra el clero local por el médico James Hamilton, el periodista Juan Carlos Cruz y el presidente de la Fundación para la Confianza, José Andrés Murillo.

El abogado Juan Pablo Hermosilla, representante de los tres profesionales, víctimas de abusos sexuales del párroco Fernando Karadima, aseveró que las pruebas presentadas en contra de las autoridades del Arzobispado son contundentes, por lo que apelarán en los próximos días a la decisión del ministro Muñoz.

“Nos sorprendió el fallo, creo que no se condice con los antecedentes que se presentaron. Además, se establece una suerte de inmunidad para la Iglesia Católica que es intolerable para un Estado de derecho democrático, es como volver al comienzo del Siglo XIX. Eso no es tolerable y por eso vamos a recurrir dentro de los plazos legales en contra de este fallo”, detalló.

El jurista Juan Pablo Hermosilla acusó a la justicia de proteger a la Iglesia Católica y confesó que no es fácil dar la pelea contra una institución tan poderosa en el  país.

El abogado querellante argumentó que son públicas las pruebas, correos electrónicos entre los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati donde tratan el tema y denostaban a las tres víctimas del párroco de la Parroquia de El Bosque.

“Hay antecedentes que muestran que la demora en investigar era una obstrucción a la investigación. El comportamiento posterior, incluso hasta el año 2014 con las cartas y correos entre los cardenales Errázuriz y Ezzati, acredita que ellos están por impedir que se investigue por parte del Estado y, al mismo tiempo, han tratado pésimos a mis defendidos, contrario a lo que dicen públicamente, expresándose de la peor forma respecto de ellos”, subrayó.

En el fallo de 291 páginas, el juez Muñoz desechó la demanda civil “que en la valoración de la prueba rendida por la demandante, apreciada legalmente en conjunto con los descargos y argumentos de la demandada, no permiten formarse convicción acerca de la existencia de coerción, difamación y silenciamiento por parte del Arzobispado de Santiago, en desmedro y sufrimiento de los actores, por insuficiencia probatoria”.

Respecto de las denuncias de las víctimas sobre el conocimiento del Arzobispado de los delitos que cometió Karadima, el juez concluyó que “no resulta posible, asimismo, configurar encubrimiento de los abusos sexuales de Karadima por parte del Arzobispado, ya que no hay prueba alguna a su respecto. La tardanza en dar tramitación progresiva a las denuncias de dos de los actores, ha sido explicada por el Arzobispo de ese entonces, e incluso ha pedido perdón por dicho atraso”.

*Fuente: Diario UdeChile


Juan Carlos Cruz: “La justicia chilena nos ha decepcionado”

Raúl Martínez |Jueves 16 de marzo 2017 

cruz_162334_816x544

Uno de los querellantes contra la Iglesia Católica por su encubrimiento del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, criticó la decisión del tribunal que desechó la denuncia que exigía una indemnización y disculpas públicas del clero local.

Decepcionado se manifestó Juan Carlos Cruz, uno de los acusadores del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, luego de la decisión del ministro de fuero Juan Muñoz Pardo, quien rechazó la querella contra la Iglesia Católica chilena por encubrir al religioso luego que lo acusaran de abusos sexuales.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile desde los Estados Unidos, Cruz dijo lamentar el fallo que significa una desprotección frente a los abusos de quienes se escudan en su condición de guías espirituales como fue en el caso de Karadima.

“Una tristeza muy grande, un desamparo muy grande. La justicia chilena nos ha decepcionado tremendamente, el ministro Muñoz. Y también la forma. Porque el fallo está lleno de contradicciones, en que nos da muchas veces la razón, pero al final dice que el Arzobispado, la Iglesia Católica chilena no tiene responsabilidad jurídica. Entonces uno dice, qué queda para gente que ha vivido lo que hemos vivido nosotros, o para niños que están bajo la tutela de la iglesia en hogares o en colegios… es tremendamente desconcertante”, indicó Cruz.

 En una de sus partes, el fallo de 291 páginas reconoce la jerarquización de la Iglesia Católica, por lo que Cruz cuestiona que la decisión del magistrado finalmente sostenga que no existe responsabilidad del Arzobispado en este caso.

 “La Iglesia Católica en Chile es la única institución que no tiene que responder ante la justicia. ¿Cómo puede ser eso? Eso me parece absolutamente increíble. Y deja a un montón de personas en un estado de vulnerabilidad tremenda. Eso es muy, muy preocupante”, cuestionó.

 Juan Carlos Cruz reiteró sus acusaciones contra los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz, a quienes calificó como “los mayores encubridores que ha tenido la Iglesia de Chile”.

 “Es cosa de ver los testimonios. Errázuriz ha dicho que ha parado investigaciones. Están las cartas de Errázuriz a obispos y a Diego Ossa, un cura, diciéndoles cómo tienen que actuar. Están los correos electrónicos entre Errázuriz y Ezzati hablando pestes sobre mí. De verdad que es una cosa que es para no creerlo que una institución tenga un poder y una mano tan larga que pueda manipular a la justicia chilena”, subrayó Cruz.

 Si bien cuestionó el “retiro dorado” como calificó la sanción impuesta por los tribunales canónicos contra Karadima, apuntó a la impunidad que con sus fallos ha impuesto la justicia nacional contra el ex párroco confinado a un convento “a una vida de oración y penitencia”, según la decisión del Vaticano.

Juan Carlos Cruz adelantó que los abogados que lo representan junto a José Andrés Murillo y James Hamilton, apelarán a la decisión para buscar justicia y reclamar el pago de una indemnización de 450 millones de pesos, además de disculpas públicas del Arzobispado de Santiago.

El caso Karadima involucró a importantes personalidades nacionales, incluyendo a Eleodoro Matte quien en su momento se reunió con el entonces Fiscal Nacional Sabas Chahuán a quien pidió celeridad en la investigación que llevaba en contra del religioso el Ministerio Público.

Pero a pesar de la extensa investigación, Karadima fue absuelto por los tribunales nacionales al declarar prescritos los delitos de abuso sexual que había cometido mientras era el vicario de la parroquia El Bosque de Providencia, frecuentada por la elite chilena.

Consuelo Vélez: “Me sigue doliendo la situación de la mujer en la Iglesia, incluso con Francisco”


Olga Consuelo Vélez

“Hay que lograr el reconocimiento pleno de las mujeres en el corazón de la Iglesia”

“La Teología tiene que ser escuchar a los pobres, hablar con ellos y vivir con ellos”

José Manuel Vidal, 19 de marzo de 2017 a las 22:38

La presencia de la Iglesia en el proceso de paz, no es tan contundente como uno esperaría para este tipo de realidades. En cambio, para hacer manifestaciones contra la ideología de género, ahí si lo son

Ponencia/>

Ponencia

(José M. Vidal).- Consuelo Vélez se define a sí misma como una teóloga colombiana interesada por aportar, desde el laicado y desde la mujer, un compromiso de la fe con la realidad en la que vivimos, para dinamizar una Iglesia cada vez más inclusiva, más comprometida y más solidaria. Abanderada de la defensa de la mujer, le duele su situación en la Iglesia, incluso con Francisco y pide su “reconocimiento pleno”.

Hablamos con ella durante el I Encuentro Iberoamericano de Teología, que se celebró en Boston hace aproximadamente un mes. En su brillante ponencia, habló de los desafíos de la Teología y de la exclusión. De las periferias geográficas y existenciales.

Consuelo ¿Desde cuándo eres teóloga profesional?

El doctorado lo hice en Brasil del 96 al 99, entonces, desde el 99. Fue la plataforma definitiva como para yo sentir que podía escribir, decir, comunicar y enseñar. Pero desde el 87 ya enseñaba en la Facultad de Teología de la Universidad Javeriana. Primero, en los cursos de Teología que se le dan a los diferentes estudiantes de las otras carreras que hay en la Universidad. Luego, en lo que se llamaba la carrera de Ciencias Religiosas, donde había más religiosas o laicos. Y alguna clase daba en la Facultad de Teología, propiamente.

Cuando volví con el doctorado, se abrieron mucho más las puertas, de hecho, me nombraron directora de la carrera de Teología, que fue toda una novedad, porque era una mujer y laica.

¿Fuiste de la primeras mujeres en ser teóloga?

Sí, fui la primera.

En Colombia.

Y hasta ahora. Hace un mes nombraron a otra mujer como directora de la carrera de Teología. La segunda, en todos estos años, en Colombia.

¿Por qué hay tan pocas mujeres teólogas?

Creo que no es fácil estudiar Teología porque, para una mujer, luego no hay un campo de trabajo claro. En las facultades, eclesiásticas o civiles, por la tradición, en principio se prefiere a un sacerdote. Y si las facultades son de comunidades religiosas, se prefiere un sacerdote de esa comunidad.

También hay muchas comunidades religiosas femeninas y sin embargo esas mujeres no tienen tanta salida hacia la Teología.

No, porque tradicionalmente, lo mismo que pasa en Roma, en Colombia las religiosas estudiaban por la tarde, y Ciencias Religiosas. Y por la mañana se estudiaba Teología, dirigido para los que iban para el sacerdocio.

Siempre ha habido alguna religiosa y algunas laicas, aunque poquitas. La Facultad de Teología, ha sido más bien para los sacerdotes. No es que se hayan cerrado las puertas, pero digamos que el primer interés de la vida de las religiosas, no es ser teólogas, sino responder a sus colegios, sus hospitales, sus obras sociales…

Estudiar Teología, que implica primero estudiar Filosofía, resulta demasiado para los planes que tienen las comunidades religiosas. Se pretende que la religiosa estudie algo de formación teológica, y de ahí que lo haga en la carrera de Ciencias Religiosas.

Pero también, por debajo de todo eso, hay algo más estructural.

Cuando fui directora de carrera, intenté motivar, pero creo que fracasé, a las comunidades religiosas femeninas a pensar cuál es la diferencia entre estudiar Ciencias Religiosas y Teología. A que no debería haber esa diferencia entre las dos disciplinas, y que ellas, que se dedicaban a evangelizar, deberían estudiar Teología.

Pero había un problema de fondo: a las religiosas no les dan tanto tiempo para estudiar como a los varones, para estudiar su Teología. Las religiosas, ya bastante hacían con estudiar Ciencias Religiosas, porque por la mañana tenían que trabajar en el colegio y por la tarde iban a estudiar. Y por la noche, quitándole horas al sueño, responder a los trabajos.

Yo les preguntaba que por qué no podían ser como los varones, que vienen a estudiar por la mañana, por la tarde hacen sus trabajos, y en el fin de semana tal vez hacen algún apostolado. Ellas me respondían que no, porque no querían vivir cómodas como los varones. Que la vida tiene que ser de entrega, de servicio, etc. Cosa que es loable, pero también es cuestionable.

Creo, que si no se entiende que el estudio también es un apostolado, y un servicio a la evangelización para hacerlo bien, se recortan horizontes. Y pienso, que detrás también está la imagen de la mujer sacrificada, que tiene que entregar hasta el último suspiro. Y que si una no dice esto parece que va en contra del Evangelio, o de la mujer, o del papel de generosidad y entrega que debería caracterizar a las mujeres.

Pero pienso, que cuidando que la vida sea de entrega, de seguimiento y de fidelidad, las mujeres tenemos derecho, como los varones, a tener tiempo para estudiar y para formarnos, para ejercer ser teólogas.

Tengo que reconocer, que sí hay algunas religiosas en Colombia que han estudiado Teología, como Carmiña Navia, Marta Inés Restrepo, algunas dominicas…

Son las mínimas.

Sí, no hay muchas.

¿Y una especie de florero? Es decir, estructuralmente los hombres están desde siempre. Y las monjas, pues bueno, son monjas y se dedican a servir.

Realmente, cuando yo estudié Teología, algunos profesores se burlaban de las religiosas que estudiaban hasta Ciencias Religiosas. Algún sacerdote, que impartía esta disciplina, las trataba mal. Era un desprecio. No de todos, pero sí algunos.

Ayer sacudiste el I Encuentro Iberoamericano un poco, con tus tesis sobre la mujer. ¿Te sigue doliendo la situación de la mujer en la Iglesia, incluso con Francisco?

Sí, creo que para el Papa, en este momento, la preocupación de la mujer no es la suya, y a veces, es peor lo que dice que lo que no dice. Porque, mejorar la situación de la mujer no es que se nos diga: “mire, que como la Virgen María es mujer, ustedes quédense tranquilas”. O, “que ya voy a nombrar más mujeres para equis comisión o para tal otra…”

Eso, puede acontecer y tiene que acontecer, pero la pregunta es más de fondo: ¿cómo hacemos para liberar a la Iglesia (y esto el Papa lo dice), del clericalismo? A lo que habría que añadirle: y alcanzar el reconocimiento pleno del papel de las mujeres en el corazón de la Iglesia.

En este mismo evento, ayer decían: “pero mire, hemos invitado a diez mujeres…” Como si nos hicieran un favor. Ya es mucho, abrieron el camino para diez mujeres… Y no sé si estamos diez, pero digamos que sí.

Esas frases son las que se tienen que ir acabando. La responsabilidad, es ver cómo hacemos para enriquecernos con voces distintas. Y esas voces distintas son de mujeres, de laicos (varones y mujeres) y son de pobres. En este congreso, pensaba ayer, hablamos mucho de los pobres pero no los invitamos para escucharlos de primera mano.

La Teología tiene que ser escuchar a los pobres, hablar con ellos y vivir con ellos. Todo eso lo decíamos ayer: de qué manera cambiamos las estructuras para que se abran un poquito esas experiencias. Cada uno, luego, en su trabajo pastoral, posiblemente sea muy cercano y amigo de los pobres. Pero son dudas que uno tiene, de cómo hacemos para cambiar esa mentalidad.

¿Mientras no se conceda el derecho de la mujer de subir al altar, estaréis siempre en un segundo lugar? ¿Ése es el gran objetivo? ¿O cuál es?

No. Yo no creo que sea el objetivo, ni que es el punto de llegada, aunque posiblemente pasa por ahí. Pero no es mi interés en este momento pelear o no pelear ese punto.

Para mí lo importante es liberar esa mentalidad clerical y esa vinculación entre el sacerdocio ministerial y la autoridad total, a todo nivel, en enseñanza teológica y en enseñanza magisterial, que está totalmente unido. La palabra de los laicos, mujeres y varones, no tiene una autoridad. Yo creo que debería ser reconocida y que no necesariamente venga unida al sacerdocio.

Que luego lleguemos hasta allí, sí. Pero ahora, no es mi lucha primera porque no quiero contribuir al clericalismo, aunque sí me gustaría que hubiera mucha más participación.

Cuando yo fui directora de carrera, escribí: “ojalá que se acabe pronto, esto de “primera directora mujer”. Pero terminé mi directorio por el 2008 y estamos en el 2017. Han pasado nueve años para que se vuelva a nombrar una mujer. Es mucho. No solo en ese cargo de directora de carrera, sino como directora de posgrados u otra cosa, porque en la Facultad tenemos diferentes cargos… Nueve años sin que otra mujer estuviera en esas esferas de decisión.

Y ¿por qué? Pues porque siempre, si hay un clérigo, y un clérigo de la comunidad, parece que es más importante. Y ya no digo mujeres, sino también varones.

Pero ahora, las mujeres estamos un pasito por detrás de los laicos varones, porque para bien o para mal, estamos en una sociedad patriarcal. Y en la sociedad patriarcal, el varón sigue teniendo la palabra de autoridad, mientras que la mujer sigue teniendo la palabra de: ¡Ay, qué bonito aportó! ¡Qué maravilla que nos da este toque femenino! Hay una cosita ahí que no acaba de cambiar en la mentalidad.

Y en la mentalidad actual, ese desfase es un tremendo anti-testimonio. La Iglesia es de las pocas instituciones donde sigue habiendo una discriminación real, práctica y teórica.

Yo creo que es un anti-testimonio, por eso ayer hablé de la ley de cuotas positivas. Y algunos siempre protestan cuando lo hago, porque piensan que es una discriminación.

Pero es discriminación positiva.

Es una discriminación positiva y creo que debería ser una ley transitoria. Mientras no se tengan en cuenta esas leyes, no vamos a lograr la equidad. Si yo fuera directora de la Facultad o de algún órgano eclesial, intentaría dar el testimonio. Buscaría activamente, al menos, para dar el testimonio de que la cosa es más compartida, de que en todos los estamentos hay varones y mujeres.

Porque, mujeres preparadas sí hay, incluso en Teología ¿O no?

Sí. En nuestra Facultad estamos un grupito, y en otras facultades de Colombia también. No somos muchas. Muchas mujeres no estudian Teología porque no hay campo de trabajo, dado que sigue siendo un campo reservado a varones. Imaginar lo costoso que es, porque en la Universidad Javeriana es muy costoso, para luego no tener salida, hace difícil que te decidas.

Se ha intentado. La Universidad tiene sus programas de ayuda y de becas, y alguna mujer ha sido favorecida. La facultad no tiene discriminación para pagarle el doctorado a mujeres o a varones cuando somos profesores. En este caso no existe ninguna discriminación, esto hay que reconocerlo. Pero, digamos que otro tipo de becas, que existen por este mundo, se reservan para clérigos. Entonces, para estudiar un posgrado en Teología, o tienes mucho dinero y tiempo, o no lo haces.

También están reservadas esas ayudas para comunidades religiosas.

Las comunidades religiosas, como dije antes, sí financian algunas veces, pero luego no les dan tiempo a las religiosas para que se dediquen a la Facultad, porque siempre tienen cosas que atender en sus apostolados.

¿Estamos pagando esta dinámica? ¿Estamos pagando el hecho de predicar hacia afuera lo que no cumplimos hacia adentro, en este caso concreto, con la mujer?

Creo que sí. Hay que reconocer que como toda la sociedad es patriarcal, el pueblo de Dios vive el mismo síndrome de no darse cuenta. Solo lo aprecia gente como tus hijas, por ejemplo. Algunos jóvenes lo comentan.

En España, ya es muy común que haya listas cremallera en los partidos, mujer-hombre-mujer-hombre. Hay discriminación positiva.

En mi país, puede que en algunos partidos políticos lo intenten. Pero digamos que se puede hablar de que en el pueblo de Dios, dentro de la Iglesia, eso no existe. Por eso sigue siendo normal, por ejemplo, en la eucaristía, que ante un ministro de comunión mujer y otro varón, la gente va más al varón. Y si está el clérigo, va al clérigo.

En cuanto a los estudiantes, creo que vamos ganando peso y empiezan a estimarnos más, y a valorarnos. En este sentido, estoy en un momento de recoger frutos. Ya hay una comunidad estudiantil que te valora. Pero no ha sido fácil.

No es que sea perfecto, y vayan las cosas súper bien. El hecho de ser mujer, hace que te exijan más, que te critiquen más y que sean más capaces de rebatirte con fuerza. Hay estudiantes que no le dirían lo mismo a un profesor sacerdote que a una profesora mujer. Eso sigue existiendo. Pero en la Facultad, creo que ya hay una tradición de respeto, aunque la mentalidad siga siendo un poquito machista.

¿Este encuentro demuestra que lo hispano está de moda, incluso en Estados Unidos, y que, de alguna manera, empieza a sacar cabeza a nivel teológico también?

Yo sé que aquí, en Boston concretamente, con esta escuela de Teología y de catequésis, le han dado mucha importancia a lo hispano y a que la Teología se divulgue entre ellos. Pero es un primer acercamiento, no diría que está de moda.

Se han hecho esfuerzos mutuos para que el trabajo que se ha hecho aquí se divulgue, y este esfuerzo de conectar ahora con otras realidades, es un primer paso. Un paso de que estamos conociéndonos.

¿A tu juicio, lo hispano, eclesiásticamente, sigue estando marginado o infravalorado en Estados Unidos?

No puedo meterme a hablar de esta realidad, porque la desconozco.

¿Te da miedo Trump?

Pues sí. Me parece que las declaraciones que ha hecho, desde un principio, sí son de temer, porque están en una postura más egoísta que de apertura. Son más de identidad personal que de preocupación por el devenir del mundo y de los más pobres.

Me da miedo, sin conocer por dentro la dinámica de Estados Unidos, pero sin lugar a dudas, los mensajes, desde mi punto de vista, desdicen desde un humanismo mayor de colaboración entre países y de una colaboración por los últimos. Todo eso, son realidades que me asustan.

¿Es previsible que nos haga llorar, y que haga llorar sobretodo a Latinoamérica, que es lo que ellos llamaban “el patio trasero”?

Sí, es posible. Pero como este mundo está tan extraño, uno no puede predecir lo que va a pasar. A veces, en lo que parece que es un invierno y que va a terminar mal, de repente surge algo nuevo, como cuando cayó el muro de Berlín, como cuando en la Iglesia hablábamos de invierno eclesial, y de repente surge la primavera…. Y en política, tengo la esperanza de que si este señor endurece ciertas medidas, los países que hemos estado dependientes de Estados Unidos, seamos capaces de mirar para otro lado.

Por ejemplo, si hay una colonia en América Latina de Estados Unidos, es Colombia. A cuenta del narcotráfico y del conflicto armado, hemos estado supeditados a Estados Unidos para que nos ayude. Una ayuda que es ambigua, porque es ayuda en armas que les compramos a ellos. Ahora estamos en otro momento en Colombia, y ojalá que esto que nos parece ahora asustador, haga brotar otra cosa que nos sorprenda.

En cambio, la dinámica política actual, en Latinoamérica en concreto, parece que es la vuelta a los regímenes o a los gobiernos más liberales.

Ese es el drama que estamos viviendo, y que uno no acaba de entender.

Los esfuerzos por gobiernos alternativos al neoliberalismo, desde mi punto de vista con mil fallas, pero también con muchas cosa positivas, no se valoran.

Hablo de las políticas, no hablo de las personas. Porque yo veo que la gente confunde la persona con programas políticos. Te dicen: “no me gusta tal persona como presidente o presidenta…” Pero no dicen: “no me gusta tal o cual política”

No critican la política, o la critican cuando afecta a las clases altas. Pero no valoran todas aquellas políticas que han favorecido a los más pobres.

Estamos en esa realidad de que se intentó, de diferentes maneras, hacer proyectos alternativos, y ahí se ve la resistencia. Esa es la mentalidad colonizada: ni siquiera somos capaces de valorar positivamente los esfuerzos que se han hecho por contrarrestar este neoliberalismo a ultranza. Creo que estos países han intentado valorizar lo nacional, poner medidas para que lo interno se reivindique.

Algo que no ha valorado ni siquiera la propia jerarquía de la Iglesia en muchos países de estos.

Sí, así es. No voy a hablar de los otros países, porque soy colombiana. Me voy a referir al proceso de paz que se está llevando en Colombia, aunque no es precisamente de lo que estábamos hablando:

Una porción de Iglesia apoyó y sigue apoyando. Pero en un momento crucial, como fue el plebiscito, la Iglesia, bajo la aparente neutralidad, no colaboró positivamente a que esto saliera adelante. Y cuando perdemos el plebiscito, entonces la Iglesia habla y dice que el plebiscito no tenía ideología de género… La ideología de género fue una de las causas por la que se perdió. Pero no la única. La Iglesia lo dice después, no antes.

La pregunta es, por qué muchas veces, la Iglesia como institución, bajo la capa de neutralidad, lo que realmente apoya es el lado que llamamos tradicionalmente de derechas, de conservar el status quo. Por qué no es capaz de arriesgarse a valorar las cosas positivas que tiene lo que llamamos de izquierda, de cambio, de transformación.

Y eso, que en ese proceso está implicado todavía el propio Vaticano y el mismo Papa.

Sí claro. Y yo creo que la Conferencia Episcopal Colombiana, especialmente el presidente, ha sido protagonista en positivo de este proceso de paz. La Iglesia ha designado a un representante, que es el padre Darío Echevarría, y muchos obispos han participado activamente en la construcción de la paz y en los diálogos.

Pero que aunque ha habido presencia, no es esa presencia contundente que uno esperaría para este tipo de realidades que se viven. En cambio, para hacer manifestaciones contra la ideología de género, ahí si lo son. Incluso, y es muy gracioso, en el periódico salió una foto de un obispo y de la multitud que inundó las calles para protestar por eso. Y uno entonces, no entiende por qué no sale también una foto así de algunos jerarcas con toda la gente para apoyar el proceso de paz, o para reivindicar los derechos de los más pobres. Eso no se ve tanto.

Pero sí hay voces también en la Iglesia colombiana de la institución jerárquica, que se han empeñado en el proceso de paz.

¿Es irreversible el proceso de paz? ¿Va a culminar? ¿Tienes esperanza en que cuaje de una vez?

Yo tengo esperanza, pero aquí, sí que tenemos que tener esa paciencia histórica, y asumir con anticipación muchos fracasos que se van a dar en el camino.

Y si hablamos de los medios de comunicación, nos venden que todo lo malo que pasa ahora en el país es a causa de los guerrilleros, de los disidentes y de los fracasos en los procesos de paz.

Pero lo bueno es, que los guerrilleros están llegando y que la gente los está recibiendo. Que se ven brotes de esperanza. Y esto no pasa por los medios de comunicación más masivos. Tenemos la dificultad de que no hay unos medios de comunicación que acompañen lo positivo, sino que magnifican lo negativo. El camino, por ello, es arduo y es difícil. Es de tener que asumir muchos fracasos…

Pero pienso que sí, que es irreversible. Y apuesto por que, aún teniendo que sortear muchas dificultades que se van a presentar, siga adelante. Ahora, tenemos la esperanza de que se van a empezar los diálogos con el otro grupo guerrillero, con el LN, que no sé si comenzaban ayer, 7 de febrero.

Ojalá. Dios te oiga. Muchas gracias.

Otros titulares

“Cuando me nombraron directora de la carrera de Teología, fue toda una novedad porque era una mujer, y laica”

“Muchas mujeres no estudian Teología porque no hay campo de trabajo, dado que sigue siendo un campo reservado a varones”

“A las religiosas no les dan tanto tiempo para estudiar Teología como a los varones”

“Cuidando que la vida sea de entrega, de seguimiento y de fidelidad, las mujeres tenemos derecho, como los varones, a tener tiempo para estudiar y para formarnos, para ejercer ser teólogas”

“Cuando yo estudié Teología, algunos profesores se burlaban de las religiosas que estudiaban, hasta Ciencias Religiosas”

“Creo que para el Papa, en este momento, la preocupación de la mujer no es la suya, y a veces, es peor lo que dice que lo que no dice”

“En este congreso, hablamos mucho de los pobres pero no los invitamos para escucharlos de primera mano”

“La Teología tiene que ser escuchar a los pobres, hablar con ellos y vivir con ellos”

“Lo importante en la Iglesia, es liberar la mentalidad clerical y la vinculación entre sacerdocio ministerial y autoridad total, a todo nivel”

“La palabra de los laicos, mujeres y varones, no tiene una autoridad. Yo creo que debería ser reconocida, y que no necesariamente venga unida al sacerdocio”

“Este encuentro es un primer acercamiento a lo hispano, pero no diría que está de moda”

“En política, tengo la esperanza de que si este señor (Trump) endurece ciertas medidas, los países que hemos estado dependientes de Estados Unidos seamos capaces de mirar para otro lado”

“Los esfuerzos por crear gobiernos alternativos al neoliberalismo, desde mi punto de vista con mil fallas pero también con muchas cosa positivas, no se valoran”

“Veo que la gente confunde a la persona con los programas políticos. Te dicen: “no me gusta tal persona como presidente o presidenta…” Pero no dicen: “no me gusta tal o cual política”

“Creo que la Conferencia Episcopal Colombiana, especialmente el presidente, ha sido protagonista en positivo de este proceso de paz”

“Aunque ha habido presencia de la Iglesia en el proceso de paz, no es esa presencia contundente que uno esperaría para este tipo de realidades que se viven. En cambio, para hacer manifestaciones contra la ideología de género, ahí si lo son”

“En el proceso de paz, se ven brotes de esperanza. Pero tenemos la dificultad de que no hay unos medios de comunicación que acompañen lo positivo, sino que magnifican lo negativo”


http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/03/19/muchas-mujeres-no-estudian-teologia-porque-no-hay-campo-de-trabajo-dado-que-sigue-siendo-un-campo-reservado-a-varones-religion-iglesia

Jesús y su sombra: MERCEDES NAVARRO


March 16, 2017

Detrás de este sugerente título está la última publicación de nuestra socia Mercedes Navarro: “Jesús y su sombra. El mal, las sombras, lo desconocido y amenazante en el evangelio de Marcos” No hacen falta presentaciones. Publicado en la Editorial Verbo Divino nos hacemos eco de la presentación que del libro hace la propia editorial.

“Jesús y su sombra” es un enunciado condensado. Se refiere a la sombra del personaje narrativo del Jesús de Marcos, la suya personal interna y las proyecciones externas. Se refiere a la sombra que le llega de fuera, a la que le afecta y a la que no lo logra, pese a sus intentos por afectarle. Es la sombra del mal y la sombra protectora, a menudo procedente de la tradición israelita.

El libro trata, también, de las sombras de otros personajes del evangelio, de la dimensión sombría presente en su trasfondo y de la sombra que lo atraviesa trasversalmente: sombras personales e impersonales, sombras negativas y dañinas que proceden de actores concretos o de la familia, grupos e instituciones. La sombra como el mal y la sombra como lo desconocido y percibido, con frecuencia, como amenazante.

El libro no olvida la sombra positiva, la que precede a la luz y la que sigue haciéndola posible, la sombra de lo enigmático que, como el Reino, por ejemplo, oculta más de lo que desvela, sugiere más de lo que dice.

Todo ello convierte este estudio en una compleja tarea interpretativa en la que tiene un lugar importante el símbolo. No es un libro solo para saber, aunque también, sino sobre todo para comprender.

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2017/03/16/Jes%C3%BAs-y-su-sombra

ARCWP. VIDEO EN INGLÉS: MUJERES ENTONCES Y AHORA. BRIDGET MARY MEEHAN


Publicado el 11 jul. 2016

The Roman Catholic Women Priests is an international movement within the Roman Catholic Church. The mission of Roman Catholic Women Priests is to prepare, ordain in apostolic succession, and support, primarily women ,who are called by the Holy Spirit and their communities to a renewed priestly ministry rooted in justice and faithfulness to the Gospel. The Association of Roman Catholic Women Priests’ mission is to promote a community of equals in our organization and faith communities. http://www.arcwp.org

COLOMBIA.CHOCÓ: La esperanza de paz agoniza en El Chocó


Las organizaciones étnicoterritoriales y las tres diócesis del departamento alertan sobre la grave situación de la población y los riesgos que planean sobre el “desenlace exitoso de los procesos de paz”.

Las organizaciones étnicoterritoriales y las diócesis del Chocó denuncian y alertan sobre la situación de la población en este departamento y los graves riesgos que para el proceso de paz implican hechos como la creciente presencia paramilitar y la incapacidad del Estado para controlarlo, la violencia urbana, los retrasos en las Zonas Veredales o la ocupación por parte del ELN del territorio de poblaciones étnicas. Por ello, exigen al Estado mecanismos de protección para los ciudadanos e insisten en que la sociedad espera “resultados concretos” en el control y desarticulación de bandas criminales y de paramilitares. En este sentido, advierten de que el proceso de paz “pierde credibilidad” ante la percepción de “cierta permisividad de sectores de la Fuerza Pública y de otros organismos del Estado frente el accionar de estos grupos armados”. “La población en general, muestra síntomas de desespero por la inseguridad y poca efectividad de las autoridades”, insisten.

El comunicado hecho público este viernes está firmado por el Foro Interétnico, la Mesa Departamental Indígena y las Diócesis de Apartadó, Itsmina y Quibdó. En él, refuerzan las denuncias de las últimas semanas sobre el incremento de los desplazamientos en el Bajo Atrato y el Alto Baudó. La Corte Constitucional, la Defensoría del Pueblo y ACNUR han advertido sobre la presencia de grupos armados y la ocupación de los territorios que dejan las FARC al desmovilizarse, hechos que han implicado confinamiento de comunidades, desplazamientos forzados y amenazas.

En este sentido, las organizaciones étnicoterritoriales y las diócesis de Quibdó aseguran que en el Chocó “somos testigos del avance amplio, abierto y sistemático de grupos armados ilegales con discurso y actitudes de paramilitarismo que ocupan territorios que la Fuerza Pública no logra controlar, ocasionando el sentido de desprotección de numerosas comunidades”. Una situación que ya hace unas semanas había denunciado la Diçocesis de Apartadó.

Junto a esta amenaza, enumeran una larga lista de hechos que a su juicio pueden “poner en crisis nuestra fe en un eventual desenlace exitoso de los procesos de paz”. En este sentido, ante el acuerdo con las FARC, muestran su preocupación por la falta de adecuación logística de las Zonas Veredales y los campamentos; la tendencia recurrente en algunos sectores sociales y políticos a “desconocer los acuerdos ya firmados”; la “falta de claridad en el desmonte de las estructuras de milicianos” tanto en las zonas rurales como urbanas; y las “fallas” en la aplicación del capítulo étnico de los acuerdos, especialmente por el desconocimiento de las normas de consulta previa.

Alertan también de la forma en la que el ELN está ocupando el territorio de poblaciones étnicas y sus espacios comunitarios, y como ello “pone en riesgo a las mismas comunidades y a sus autoridades”. Asimismo, advierten de que en los centros urbanos “continúan los hechos de violencia y criminalidad que cobran víctimas especialmente entre los jóvenes y sectores marginales”. “La población en general, muestra síntomas de desespero por la inseguridad y poca efectividad de las autoridades”, se lamentan al tiempo que evidencian los testimonios de presencia de “grupos afines al paramilitarismo que controlan sectores de los centros urbanos y asumen por su cuenta acciones de ajusticiamiento, poniendo en entredicho el Estado Social de Derecho”.

Los firmantes del comunicado afirman que ellos siguen poniendo sus esperanzas en la solución negociada a los conflictos armados y sociales que han afectado históricamente a Colombia y reiteran que la firma del acuerdo con las FARC y el inicio de las negociaciones con el ELN “son signos positivos en la ardua búsqueda de construir los caminos que nos conduzcan a disfrutar de la anhelada paz”. Sin embargo, advierten sobre la situación real en el territorio y por ello exigen al Estado colombiano “mecanismos de protección a los habitantes del Chocó, recuperando el ejercicio del monopolio de las armas según las normas del Estado de Derecho”. Opinan que para favorecer el anhelo de paz del pueblo chocoano, la implementación de los acuerdos de la Habana y la naciente negociación con el ELN, requieren de “resultados concretos en el control y desarticulación de bandas criminales y de paramilitares” . A las guerrillas de las FARC y el ELN les exigen “perseverar en la voluntad y el compromiso de poner fin al conflicto armado respondiendo a las expectativas de la Sociedad Civil”.

Sus palabras también se dirigen al cuerpo diplomático acreditado en Colombia y al sistema de Naciones Unidas para pedirles que continúen apoyando el Proceso de Paz y todas las iniciativas de la Sociedad Civil, y a la prensa para que informe con veracidad sobre que ocurre en este contexto.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: