Sacramentos para ver: Monseñor Santiago Agrelo Martinez


 

 

Participando en las celebraciones cuaresmales de la comunidad de fe, catecúmenos y fieles salimos al encuentro de Cristo resucitado, encuentro que se hace real en los sacramentos pascuales: en el bautismo que da el “ser otro Cristo”; en la confirmación que da el “actuar al modo de Cristo”; y en la eucaristía que nos lleva a la plenitud de la inserción en Cristo.

Los sacramentos que celebramos son signo de la presencia de Cristo resucitado en medio de sus discípulos. Cuando hablamos de bautismo, confirmación o eucaristía, en realidad hablamos de Cristo y de nosotros, de lo que él es para nosotros, de lo que nosotros somos para él.

Presta ahora atención a la palabra que se proclama en la asamblea litúrgica de este domingo.

Mientras el lector recuerda la unción de David como rey, tú recuerdas que, incorporado a Cristo por el bautismo, en Cristo eres sacerdote, profeta y rey.

Mientras con el Salmista elevas tu canto al Señor, que es tu rey y tu pastor, tú recuerdas que, en Cristo, Dios se te ha revelado pastor que da la vida por ti, buen pastor que te guía por el sendero justo, que te da seguridad aunque camines por cañadas oscuras.

Y mientras el diácono proclama el evangelio de la curación del ciego de nacimiento, tú, Iglesia cuerpo de Cristo, hecha discípulo que escucha, reconocerás en Jesús a la Palabra que era la luz verdadera que alumbra a todo hombre, reconocerás en Jesús al que es la luz del mundo; y a ti misma te reconocerás en aquel ciego, y te verás ungida por Cristo con Espíritu Santo, lavada, purificada e iluminada en Siloé, es decir, en el Enviado, en la muerte y resurrección de tu Señor.

Aquel a quien escuchando viste, comulgando lo recibes.

Aquel en quien, escuchando, creíste, comulgando te haces una con él.

Comulgas, y nada te falta con el pastor de tu vida.

Comulgas, y ungida, te sumerges en Siloé, y la vida entera se te ilumina por dentro con la luz de Dios.

Comulgas, y ves; entras en un mundo que sólo tú puedes ver: un mundo nuevo que resplandece con la luz de la vida.

Feliz domingo, Iglesia iluminada por Cristo.

 

Remitido al e-mail

A la cultura de la violencia oponemos la cultura de la paz


Leonardo Boff

mar222017

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Leonardo Boff2Mi sentimiento del mundo me dice que vivimos dentro de una violencia mundial sistémica. Seria largo enumerar todos los tipos de violencia. Pero está tan globalizada que el obispo de Roma, el papa Francisco, ha afirmado tres veces que estamos ya dentro de la tercera guerra mundial. No es imposible que la nueva guerra-fría entre Estados Unidos, Rusia y China acabe provocando un conflicto nuclear.

Si sucede esta tragedia será el fin del sistema-vida y de la especie humana. Este estado de permanente beligerancia se deriva de la lógica del paradigma civilizatorio que se ha ido formando lentamente durante siglos hasta llegar a su paroxismo en nuestros días: la ilusión de que el ser humano es un “pequeño dios” que se sitúa sobre las cosas para dominarlas y acumular beneficios, a costa de la naturaleza y de naciones enteras. Hemos perdido la noción de pertenecer a la Tierra y de que somos parte de la naturaleza. Esa conciencia nos llevaría a confraternizar con todos los seres de este bello planeta.

Es urgente una nueva relación con la Tierra y con la naturaleza, compuesta de sinergia, respeto, convivencia, cuidado y sentido de responsabilidad colectiva.

Esta relación convivial ha estado siempre viva en todas las culturas de Occidente y de Oriente, especialmente en nuestros pueblos originarios que muestran hacia la Tierra un profundo respeto.

En nuestra cultura tenemos la figura paradigmática de San Francisco de Asís, actualizada hoy por el obispo de Roma, Francisco, en su encíclica Laudato Si: cuidando de la Casa Común. Proclama al poverello de Asís «santo patrón de todos los que estudian y trabajan en el campo de la ecología… pues para él toda criatura era una hermana, unida a él por lazos de cariño. Por eso se sentía llamado a cuidar de todo lo que existe» (n.10 y 11). Con cierto humor recuerda «que san Francisco pedía que en el convento se dejase siempre una parte del huerto para las hierbas silvestres» (n.12), pues ellas a su modo también alaban a Dios.

Esta actitud de ternura lo llevaba a recoger las babosas de los caminos para que no fueran pisadas. Para san Francisco todos los seres son animados y personalizados. Por intuición espiritual descubrió lo que sabemos actualmente por vía científica (Crick y Dawson que descifraron el DNA): que todos los vivientes somos parientes, primos, hermanos y hermanas, porque tenemos el mismo código genético de base. Por eso trataba a todos como hermanos y hermanas: al sol, a la luna, al lobo de Gubbio y hasta a la muerte.

Esta visión supera la cultura de la violencia e inaugura la cultura del cuidado y de la paz. San Francisco realizó plenamente la espléndida definición que la Carta de la Tierra encontró para la paz: «es la plenitud creada por relaciones correctas consigo mismo, con las otras personas, otras culturas, otras vidas, con la Tierra y con el Todo mayor del cual somos parte» (n.16).

El Papa Francisco parece haber realizado las condiciones para la paz que predica por todas partes y que personalmente irradia. Él expresó emotivamente un pensamiento que vuelve una y otra vez en la encíclica: «todo está relacionado, y todos nosotros, seres humanos, caminamos juntos como hermanos y hermanas en una peregrinación maravillosa, entrelazados por el amor que Dios tiene a cada una de sus criaturas y que nos une también con tierno afecto al hermano Sol, a la hermana Luna, al Hermano rio y a la Madre Tierra» (n. 92).

En otro lugar aparece la siguiente formulación, ahora crítica: «Es preciso fortalecer la conciencia de que somos una única familia humana. No hay fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos, por eso mismo, tampoco hay espacio para la globalización de la indiferencia» (n.52).

De esta actitud de total apertura, que a todos abraza y a nadie excluye, nace una imperturbable paz, sin miedo y sin amenazas, paz de quien se siente siempre en casa con sus padres, hermanos, hermanas, y con todas las criaturas.

En lugar de la violencia coloca los fundamentos de la cultura de la paz: el amor, la capacidad de soportar las contradicciones, el perdón, la misericordia y la reconciliación más allá de cualquier presuposición o exigencia previa.

Al abordar el tema de la paz en su encíclica, el obispo de Roma, Francisco, repite lo que Gandhi y otros maestros han dicho antes: «la paz no es ausencia de guerra. La paz interior de las personas tiene mucho que ver con el cuidado, con la ecología y con el bien común, porque cuando es auténticamente vivida, se refleja en un equilibrado estilo de vida, aliado con la capacidad de admiración que lleva a la profundidad de la vida; la naturaleza está llena de palabras de amor» (n.225). En otro momento afirma: «la gratuidad nos lleva a amar y a aceptar el viento, el Sol y las nubes, aunque no se sometan a nuestro control; así podemos hablar de una fraternidad universal» (n.228).

Con esta visión suya de paz y de gratuidad él representa otro modo de ser-y-de-estar-en-el-mundo-con-los-otros, una alternativa al modo de ser de la modernidad que es estar fuera y encima de la naturaleza y de los otros y no junto con ellos, conviviendo en la misma Casa Común.

El descubrimiento y la vivencia de esta hermandad cósmica nos ayudará a salir de la crisis actual, nos devolverá la inocencia perdida y hará que añoremos el paraíso terrenal cuyas señales podemos anticipar.

*Leonardo Boff es articulista del JB online y ha escrito: Francisco de Asís y Francisco de Roma: una nueva primavera en la Iglesia, 2015.

Traducción de Mª José Gavito Milano

http://www.redescristianas.net/a-la-cultura-de-la-violencia-oponemos-la-cultura-de-la-pazleonardo-boff/

Detienen en Colombia a vocera de la Cumbre Agraria


Varias organizaciones sociales exigen la liberación de la líder campesina.

Varias organizaciones sociales exigen la liberación de la líder campesina. | Foto: @C_Pueblos

Publicado 22 marzo 2017
Milena Quiroz se desempeña desde el año 2000 como lideresa comunitaria en el municipio de Arenal, del departamento de Bolívar, Colombia.

La líder del Congreso de los pueblos, vocera de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular en el sur de Bolívar en Colombia, Milena Quiroz, fue detenida este miércoles alrededor de las 05H00 hora local.

MILENA QUIROZ De @C_Pueblos y @CumbreAgrariaOf en Al parecer existen más órdenes de captura en esta región.

Un grupo de efectivos de la policía de esa nación entraron en la vivienda de la defensora de derechos humanos y realizaron un allanamiento.

>>Protesta campesina en Guatemala pide renuncia del presidente

Tras el registro, la líder campesina fue detenida.

La orden de detención fue emitida, supuestamente, por una fiscal de Cartagena y se le acusa de concierto para delinquir.

También fue allanada la vivienda de Isidro Alarcon, líder del proceso organizativo de Micoahumado, en la localidad de ese mismo nombre ubicada en el municipio de Morales, en Bolívar.

Alarcon permanece detenido, al igual que Quiroz, desde la madrugada de este miércoles.

>>Dos nuevos líderes campesinos asesinados en Meta, Colombia

Se cree que hay otras órdenes de captura contra líderes que hacen vida en esta región.

http://www.telesurtv.net/news/Detienen-en-Colombia-a-vocera-de-la-Cumbre-Agraria–20170322-0028.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=10

COLOMBIA: La paz de Micoahumado


La Asamblea Popular Constituyente de este municipio convocó a sus habitantes para hablar de su presente y futuro a pesar de la guerra.
Víctor de Currea-Lugo/ @DeCurreaLugo

micoahumado.jpg

Niñas del sur de Bolívar que sueñan con un pueblo deliz sin hombres armados y un futuro digno.
Víctor de Currea

Hace más de 16 años, Micoahumado quedó atrapado, literalmente, en medio de la balacera. Es un poblado, del sur de Bolívar, fundado por colonizadores en los años setenta que llegaron buscando madera y suerte en las montañas de la serranía de San Lucas. Hoy se puede llegar de dos formas: por río hasta el municipio de Morales desde el puerto de Barrancabermeja o por tierra cruzando el Magdalena en ferry desde Bucaramanga.

Según el profesor Héctor Chávez, “los colonizadores no tenían más comida que los micos; pero la carne no se asó sino que se ahumó y de ahí viene el nombre de Micoahumado”. Los colonizadores iban a pie hasta Aguachica por sal, el resto lo daba la montaña. Aquí todo es precario, desde la luz que un día no llega y otro tampoco, hasta la ausencia de posibilidades para los jóvenes. Como dice un poblador por los problemas de electricidad: “Aquí no hay aire acondicionado, sino aire con condiciones”.

Desde 1974 hace presencia el Eln, al punto que sus áreas rurales se volvieron un símbolo para ellos y un motivo de estigmatización para la población civil. Esta guerrilla convivía con la comunidad y regulaba problemas de convivencia. La llegada de la bonanza marimbera trajo el estilo del dinero fácil: “Cambiamos el guarapo por el aguardiente, cambiamos hasta la forma de bailar”, cuenta Isidro Alarcón. Y luego llegaron al territorio concesiones del Estado a empresas multinacionales.

Y aquí, a comienzos de los años 2000, llegaron de nuevo los paramilitares. El mismo Carlos Castaño dijo que guindaría su hamaca en la famosa Teta de San Lucas, el punto más alto de la serranía. Pero ni los “paras” con su presencia en el pueblo, ni las guerrillas con sus amenazas de sacarlos de allí a sangre y fuego, contaron con un factor impredecible: la comunidad dijo “no nos vamos”. Incluso, exigieron la salida de todos los guerreros de uno y otro lado.

Un experimento

Los horrores de la guerra ya los conocían, desde la época de la Brigada Móvil número 1 del Ejército. En la Asamblea de este año se recuerda a Álvaro Molina, un campesino que, según los líderes, fue asesinado por el Ejército, atado al rabo de una mula que luego arriaron por un campo minado.

Pero la cosa se complicó aún más con la nueva llegada de los “paras” en diciembre de 2002, que los pusieron a cavar trincheras. “La guerrilla amenazó con bombardear el pueblo, y nosotros nos preguntamos: ¿Nos vamos o nos morimos aquí? Y decidimos quedarnos”, cuenta Pablo Santiago. El 14 de marzo de 2003 decidieron crear la “Asamblea Popular Constituyente”, un experimento de movimiento social por la paz que venía gestándose desde el año anterior.

Cuando la incursión paramilitar al pueblo y la respuesta de la guerrilla, la población combinó banderas blancas, diálogos con los grupos armados y hasta oraciones. Todos recuerdan momentos difíciles de la época más violenta y saludan a doña María, una valiente mujer que sacó una sábana para hacer una bandera y con ella plantarles cara a los paramilitares, “doña María rompió el miedo”. Pablo cuenta que “le dije a mi esposa que se fuera y yo me quedaba a ver qué rescatábamos”. Y el rector del colegio confiesa que “uno en ese momento no se acuerda ni de Dios”.

La comunidad nombró una delegación que se fue a hablar con los comandantes de los dos grupos armados. “Duramos como dos meses de aquí para allá, hablando con los unos y con los otros” buscando defender la vida y el territorio, recuerdan los campesinos. “Teníamos miedo en todo el cuerpo, pero fuimos y les hablamos a los ‘paras’”. En un acto entre ingenuidad y leguleyada, les citaron a los “paras” el derecho a la paz y la frase constitucional de que “la soberanía reside exclusivamente en el pueblo”.

Isidro Alarcón recuerda frente a la comunidad que “las más frenteras son las mujeres; nosotros, los hombres, íbamos detrás temblando”. Y así sacaron a los grupos armados del pueblo, con la ayuda de gente como Pacho de Roux y de organizaciones solidarias.

Pero no se limitaron a pedir la salida de los grupos armados: le dijeron al Ejército que habían actuado ilegalmente, obligaron al Eln a desminar, prohibieron que el Ejército usara sus casas, forzaron a que la guerrilla les devolviera algunas fincas, recibieron secuestrados y enfrentaron los retenes de los grupos ilegales diciéndoles: “aquí somos los legales, deberíamos ser nosotros los que les pidamos papeles a ustedes”. Hoy en día tienen hasta un manual de convivencia.

El 14° aniversario

Hace años no sentían la guerra, la excepción fue “el pasado 7 de diciembre, cuando el Ejército mató a Gonzalo, comandante de los elenos”, dice uno de los vecinos que asiste a la celebración del 14° aniversario de la Asamblea que puso un freno al conflicto armado. Entre los primeros en llegar está el profesorado, que fueron también de los que puso el pecho hace años, y doña María, pequeña y modesta, quien guarda silencio mientras otros recuerdan su hazaña.

El rector del colegio del pueblo dice que el principal problema “es la titulación de las tierras, la población de aquí no tiene tierras propias y, por los intereses de las multinacionales, no nos dan títulos y en cambio nos quieren sacar”.

Lo de la paz les suena algo lejano, tienen noticias fragmentadas de los acuerdos y puede más la desconfianza que los papeles. Juan Bautista dice: “aquí vale más la legitimidad que la legalidad”. No es que estén de acuerdo con la guerrilla, pero no dudan en decir que si la guerrilla se desmoviliza, temen la entrada de las empresas mineras que los expulsarían de la región.

Es difícil digerir su rechazo a que construyan buenas vías, pero su lógica es entendible: temen que “una carretera pavimentada sólo nos sirva para salir con la maleta cuando lleguen las multinacionales”, dice el líder Pablo Santiago. Su ideal de paz no es el desarrollo, sino, ante todo, la permanencia en el territorio. Esa ha sido su bandera de las marchas desde 1985, cuando hicieron la primera manifestación. Ellos ven la reparación a las víctimas como una posibilidad: si la reparación colectiva avanza, para ellos la mejor compensación a tantos años de guerra sería la formalización de sus tierras.

Desde hace meses se ha intensificado la presencia de lo que ellos llaman los “zorro-solos”, grupos de tres personas que merodean el pueblo de noche, casi siempre con ropas oscuras y algunas veces con fusiles. Muchos dicen haberlos visto: “Ellos generan inconformismo y desintegración de la confianza”. Y saben que no es la guerrilla.

Los de Micoahumado no luchan sólo por la vida, “si fuera sólo porque no nos mataran, nos íbamos y ya, pero se trata del territorio”. Ahora se plantean un nuevo esfuerzo: apoyar la implementación de los acuerdos con las Farc y la mesa de diálogo con el Eln. La paz sigue siendo su ruta.

http://colombia2020.elespectador.com/territorio/la-paz-de-micoahumado

Análisis de la actual coyuntura regional rumbo a la Asamblea Internacional de Movimientos y Organizaciones Populares.


El Foro de Comunicación para la Integración conversa en entrevista exclusiva con Joao Pedro Stedile, líder del Movimiento sin tierra de Brasil, (MST)


Tema: Análisis de la actual coyuntura regional rumbo a la
Asamblea Internacional de Movimientos y Organizaciones Populares.

Día: Jueves 23 de marzo 2017
Hora. 11.00 a 12.00 (Hora Ecuador)
Escúchalo a través la señal de ALER
https://aler.org/online-as.html

Puedes también sintonizarnos a través de la APP deALER.
Busca en Play Store, Aler Medios Virtuales, descárgalo y escúchanos.

ARGENTINA: Tras la condena, piden expulsar al padre Grassi de la Iglesia Católica


Tras la condena, piden expulsar al padre Grassi de la Iglesia Católica
FIRME CONDENA

El reclamo lo hizo Juan Pablo Gallego, abogado de las víctimas.
21/03/2017

Pasaron casi quince años desde que Telenoche Investiga reveló el informe “Con los chicos, no”, en el que un internado de la Fundación Felices Los Niños denunció que el padre Julio César Grassi lo obligó a tener relaciones sexuales con él. A pesar de que, este martes la Corte Suprema confirmó la condena de 15 años para el cura, la defensa y organizaciones que defienden a las víctimas reclamaron que la Iglesia Católica expulse al sacerdote.

 Leé también: Condenaron a Grassi 15 años de prisión por abuso sexual agravado

Nora Schulman,  titular del Comité Argentino por los Derechos del Niño, adelantó que pedirán que a Grassi le prohiban dar misa y ejercer los sacramentos. Además, consideró que la postura del Papa sobre los casos de pedofilia es “contradictoria” y agregó: “Francisco dice que no hay que esconder a los pedófilos, pero la Iglesia los esconde”, informó TN.

En conversación con TN, Schulman contó que nunca pudieron acceder a una entrevista con Bergoglio cuando era cardenal y anunció que harán una presentación en el Vaticano “no solo por Grasi, sino por todos los curas pedófilos que todavía están sin condena”. “Que se jueguen en la postura y que digan qué es lo que hay que hacer”, reclamó.

Por su parte, el abogado querellante Juan Pablo Gallego remarcó que el creador de la Fundación Felices Los Niños destruyó la vida de chicos que estaban bajo su cuidado “escondido en una institución que no honró”. También, dijo que los adolescentes abusados tomaron con alivio el fallo de la Corte y celebró que los jueces determinaron definitivamente la culpabilidad del sacerdote.

Sobre la postura que debería tomar la Iglesia, Gallego no dudó y concluyó: “Acá hay un cura pedófilo, condenado en forma definitiva, que debe ser expulsado de la Iglesia”.

http://www.nuevodiarioweb.com.ar/noticias/2017/03/21/81771-tras-la-condena-piden-expulsar-al-padre-grassi-de-la-iglesia-catolica

Más de 280 organizaciones sociales solicitan que Todd Howland se quede en Colombia


Paz

Redacción paz

Argumentan que el actual Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos es una figura garante para la implementación eficaz de los acuerdos con las Farc.

Archivo

Tras cumplir la misión por la que fue enviado a Colombia en los últimos cinco años (acompañar el proceso de paz con las Farc), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Ginebra podría reemplazar al actual comisionado para los derechos humanos en nuestro país. Se trata de Todd Howland, quien justo la semana pasada le pidió a la Corte Penal Internacional aclarar si cree que la interpretación del Congreso sobre la Jurisdicción Especial de Paz cumple con las obligaciones internacionales del Estado.

“Ha sido un personaje que ha defendido de manera frontal los derechos humanos en el país”, dicen las 280 organizaciones sociales y campesinas en una carta que enviaron esta mañana a Ra’ad Al Huseein, alto comisionado para los DD. HH. y al secretario seneral de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Manuel De Oliveira Guterres, el reciente reemplazo de Ban Ki-moon. En ella le piden que Howland siga ejerciendo el cargo en Colombia, como una garantía para el cumplimiento de los acuerdos de paz con las Farc.

“Hoy la esperanza de la construcción de paz pasa, en primera medida, por la implementación cierta de los Acuerdos entre el Gobierno nacional y las FARC, y en segunda, por el avance en las conversaciones con la insurgencia del ELN. Por ello, la relación entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)  y la Misión 2 de verificación de la ONU es sustancial, para lo cual, tanto la OACNUDH como su representante actual, son una garantía del logro que se podrá obtener”, dice la misiva.

Minutos después de enviar la carta, el movimiento social recibió respuesta de parte de De Oliveira Guterres: “Muchas gracias por vuestra información. Muy importante para nosotros. Seguramente voy a consultar con mi colega el Alto Comisionado de Derechos Humanos. Un saludo muy cordial”.

Así las cosas, transcribimos la carta textual en la que las organizaciones sociales exponen los argumentos para que el señor Todd Howland siga siendo el delegado de las Naciones Unidades en Colombia en materia de derechos humanos.

Respetado Secretario General, Respetado Príncipe Zeid Al Hussein:

Cordial saludo.

Colombia atraviesa una coyuntura muy especial, en la medida en que los procesos de paz que se adelantan están partiendo su historia en dos grandes momentos: el pasado, atravesado por una permanente tragedia humana producto de un prolongado conflicto armado interno; y el presente: la construcción de una paz definitiva. Todo en medio de una complejidad que expresa lo difícil de este tránsito, donde algunos actores se resisten a los cambios, pero donde muchos otros creemos en la esperanza de un país tranquilo y próspero.

Para lograr este segundo objetivo, múltiples actores locales, nacionales e internacionales vienen jugando un papel determinante, cuyas tendencias y aportes son cada vez más evidentes e importantes. Uno de ellos es la Oficina del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos y su representante en Colombia, señor Todd Howland. Su solidez en el enfoque de derechos humanos, su compromiso con los sectores más vulnerables del país, la constante mediación para el diálogo entre el Estado colombiano con diversos sectores sociales y populares, son indiscutibles; su permanente presencia en los más remotos lugares donde se vive de verdad el conflicto, así como el aporte sustancial a las negociaciones de paz realizadas entre el Gobierno nacional y las dos insurgencias de las FARC-EP y el ELN.

Capítulo especial merecen los informes anuales donde se muestran los avances en materia de derechos humanos, pero también sus recomendaciones acertadas sobre las situaciones que aún deben ser superadas. El reciente informe publicado el jueves 16 de marzo es un indicador del análisis de nuestra realidad; de ahí la extraordinaria afluencia de público a la presentación del mismo, y el cubrimiento de los medios de comunicación.

Hoy por hoy, el señor Howland se ha convertido en un actor clave y muy positivo para el avance del proceso.  No es extraño el gran respeto, admiración y agradecimiento que un amplio espectro político y social del país muestra por él, entre ellos el movimiento social (indígenas, campesinos, afrodescendientes, mujeres, víctimas, sindicalistas, ambientalistas, defensores de derechos humanos, periodistas, partidos políticos, entre otros) y estamos seguros que igualmente algunas entidades y actores institucionales.

Hoy la esperanza de la construcción de paz pasa, en primera medida, por la implementación cierta de los Acuerdos entre el Gobierno nacional y las FARC, y en segunda, por el avance en las conversaciones con la insurgencia del ELN. Por ello, la relación entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)  y la Misión 2 de verificación de la ONU es sustancial, para lo cual, tanto la OACNUDH como su representante actual, son una garantía del logro que se podrá obtener.

Por lo anterior, quienes firmamos esta comunicación solicitamos a Ustedes, con un énfasis muy especial, que el señor Todd Howland permanezca en nuestro país para que pueda darle continuidad a la tarea encomendada a él por el Sistema de Naciones Unidas hace cinco (5) años. Los excelentes resultados de la gestión del señor Howland nos permiten afirmar que su continuidad en Colombia es garantía del cumplimiento cabal del mandato de la OACNUDH en el país, que hoy requiere una conducción altamente cualificada por los desafíos que vive la transición a la democracia.

Conflicto armado colombiano está tan vivo como siempre: Amnistía Internacional

AFP.

El organismo volvió a manifestar su preocupación por los hechos de violencia ocurridos en las regiones abandonadas por las Farc. Asegura que entre más se retrasen las acciones para contener las bandas criminales, más vidas se perderán.

El conflicto armado en Colombia está tan “vivo como siempre” en varias partes del país, pese al histórico acuerdo de paz firmado con las FARC, principal y más antigua guerrilla del continente, informó este martes Amnistía Internacional (AI).

“De forma alarmante, en varias partes de Colombia el conflicto armado está tan vivo como siempre. Cientos de miles de personas en todo el país aún no han visto diferencia alguna en sus vidas desde que se firmó el acuerdo de paz”, indicó Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas, en un comunicado.

(Lea: Amnistía Internacional, preocupada por la Justicia Especial para la Paz y el paramilitarismo)

La directiva puso como ejemplo el “incremento” de actividades de paramilitares denunciadas por la Comunidad de San José de Apartadó, en el departamento de Antioquia (noroeste).

Según AI, desde finales de 2016 esta autodenominada comunidad de paz ha sido víctima de más de 300 asesinatos o desplazamientos principalmente por el accionar de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), remanentes de las milicias paramilitares de extrema derecha desmovilizadas en 2006 y brazo armado del Clan del Golfo, principal banda criminal del país.

El organismo criticó que las autoridades colombianas nieguen la existencia del paramilitarismo, pues el gobierno sostiene que no hay un actuar sistemático de esta organización, a la que señala de dedicarse al narcotráfico.

“Es hora de que las autoridades colombianas enfrenten la realidad al reconocer que el conflicto todavía está haciendo estragos en la vida de cientos de miles de personas vulnerables. Entre más se retrasen las acciones, más vidas se van a perder“, agregó Guevara-Rosas.

(Lea: “Asesinatos de líderes sociales no son sistemáticos”: mindefensa)

El gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC implementan el histórico acuerdo de paz firmado en noviembre que busca superar un conflicto armado de más de medio siglo.

Las FARC, que se agrupan en 26 zonas del país donde a más tardar a finales de mayo deberán desarmarse, han urgido al gobierno a tomar medidas contra estos grupos, a los que culpan de los asesinatos de decenas de líderes sociales y de poner en riesgo la ejecución del pacto.

Para alcanzar la “paz completa”, el gobierno instaló en febrero negociaciones con el ELN, única guerrilla activa del país y con 1.500 combatientes según estimaciones oficiales.

La conflagración interna colombiana ha dejado 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados tras enfrentamientos entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales.

http://www.elespectador.com/noticias/paz/mas-de-280-organizaciones-sociales-solicitan-que-todd-howland-se-quede-en-colombia-articulo-685595

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: