Más de 280 organizaciones sociales solicitan que Todd Howland se quede en Colombia


Paz

Redacción paz

Argumentan que el actual Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos es una figura garante para la implementación eficaz de los acuerdos con las Farc.

Archivo

Tras cumplir la misión por la que fue enviado a Colombia en los últimos cinco años (acompañar el proceso de paz con las Farc), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Ginebra podría reemplazar al actual comisionado para los derechos humanos en nuestro país. Se trata de Todd Howland, quien justo la semana pasada le pidió a la Corte Penal Internacional aclarar si cree que la interpretación del Congreso sobre la Jurisdicción Especial de Paz cumple con las obligaciones internacionales del Estado.

“Ha sido un personaje que ha defendido de manera frontal los derechos humanos en el país”, dicen las 280 organizaciones sociales y campesinas en una carta que enviaron esta mañana a Ra’ad Al Huseein, alto comisionado para los DD. HH. y al secretario seneral de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Manuel De Oliveira Guterres, el reciente reemplazo de Ban Ki-moon. En ella le piden que Howland siga ejerciendo el cargo en Colombia, como una garantía para el cumplimiento de los acuerdos de paz con las Farc.

“Hoy la esperanza de la construcción de paz pasa, en primera medida, por la implementación cierta de los Acuerdos entre el Gobierno nacional y las FARC, y en segunda, por el avance en las conversaciones con la insurgencia del ELN. Por ello, la relación entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)  y la Misión 2 de verificación de la ONU es sustancial, para lo cual, tanto la OACNUDH como su representante actual, son una garantía del logro que se podrá obtener”, dice la misiva.

Minutos después de enviar la carta, el movimiento social recibió respuesta de parte de De Oliveira Guterres: «Muchas gracias por vuestra información. Muy importante para nosotros. Seguramente voy a consultar con mi colega el Alto Comisionado de Derechos Humanos. Un saludo muy cordial».

Así las cosas, transcribimos la carta textual en la que las organizaciones sociales exponen los argumentos para que el señor Todd Howland siga siendo el delegado de las Naciones Unidades en Colombia en materia de derechos humanos.

Respetado Secretario General, Respetado Príncipe Zeid Al Hussein:

Cordial saludo.

Colombia atraviesa una coyuntura muy especial, en la medida en que los procesos de paz que se adelantan están partiendo su historia en dos grandes momentos: el pasado, atravesado por una permanente tragedia humana producto de un prolongado conflicto armado interno; y el presente: la construcción de una paz definitiva. Todo en medio de una complejidad que expresa lo difícil de este tránsito, donde algunos actores se resisten a los cambios, pero donde muchos otros creemos en la esperanza de un país tranquilo y próspero.

Para lograr este segundo objetivo, múltiples actores locales, nacionales e internacionales vienen jugando un papel determinante, cuyas tendencias y aportes son cada vez más evidentes e importantes. Uno de ellos es la Oficina del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos y su representante en Colombia, señor Todd Howland. Su solidez en el enfoque de derechos humanos, su compromiso con los sectores más vulnerables del país, la constante mediación para el diálogo entre el Estado colombiano con diversos sectores sociales y populares, son indiscutibles; su permanente presencia en los más remotos lugares donde se vive de verdad el conflicto, así como el aporte sustancial a las negociaciones de paz realizadas entre el Gobierno nacional y las dos insurgencias de las FARC-EP y el ELN.

Capítulo especial merecen los informes anuales donde se muestran los avances en materia de derechos humanos, pero también sus recomendaciones acertadas sobre las situaciones que aún deben ser superadas. El reciente informe publicado el jueves 16 de marzo es un indicador del análisis de nuestra realidad; de ahí la extraordinaria afluencia de público a la presentación del mismo, y el cubrimiento de los medios de comunicación.

Hoy por hoy, el señor Howland se ha convertido en un actor clave y muy positivo para el avance del proceso.  No es extraño el gran respeto, admiración y agradecimiento que un amplio espectro político y social del país muestra por él, entre ellos el movimiento social (indígenas, campesinos, afrodescendientes, mujeres, víctimas, sindicalistas, ambientalistas, defensores de derechos humanos, periodistas, partidos políticos, entre otros) y estamos seguros que igualmente algunas entidades y actores institucionales.

Hoy la esperanza de la construcción de paz pasa, en primera medida, por la implementación cierta de los Acuerdos entre el Gobierno nacional y las FARC, y en segunda, por el avance en las conversaciones con la insurgencia del ELN. Por ello, la relación entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Nacionales Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH)  y la Misión 2 de verificación de la ONU es sustancial, para lo cual, tanto la OACNUDH como su representante actual, son una garantía del logro que se podrá obtener.

Por lo anterior, quienes firmamos esta comunicación solicitamos a Ustedes, con un énfasis muy especial, que el señor Todd Howland permanezca en nuestro país para que pueda darle continuidad a la tarea encomendada a él por el Sistema de Naciones Unidas hace cinco (5) años. Los excelentes resultados de la gestión del señor Howland nos permiten afirmar que su continuidad en Colombia es garantía del cumplimiento cabal del mandato de la OACNUDH en el país, que hoy requiere una conducción altamente cualificada por los desafíos que vive la transición a la democracia.

Conflicto armado colombiano está tan vivo como siempre: Amnistía Internacional

AFP.

El organismo volvió a manifestar su preocupación por los hechos de violencia ocurridos en las regiones abandonadas por las Farc. Asegura que entre más se retrasen las acciones para contener las bandas criminales, más vidas se perderán.

El conflicto armado en Colombia está tan «vivo como siempre» en varias partes del país, pese al histórico acuerdo de paz firmado con las FARC, principal y más antigua guerrilla del continente, informó este martes Amnistía Internacional (AI).

«De forma alarmante, en varias partes de Colombia el conflicto armado está tan vivo como siempre. Cientos de miles de personas en todo el país aún no han visto diferencia alguna en sus vidas desde que se firmó el acuerdo de paz», indicó Erika Guevara-Rosas, directora de AI para las Américas, en un comunicado.

(Lea: Amnistía Internacional, preocupada por la Justicia Especial para la Paz y el paramilitarismo)

La directiva puso como ejemplo el «incremento» de actividades de paramilitares denunciadas por la Comunidad de San José de Apartadó, en el departamento de Antioquia (noroeste).

Según AI, desde finales de 2016 esta autodenominada comunidad de paz ha sido víctima de más de 300 asesinatos o desplazamientos principalmente por el accionar de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), remanentes de las milicias paramilitares de extrema derecha desmovilizadas en 2006 y brazo armado del Clan del Golfo, principal banda criminal del país.

El organismo criticó que las autoridades colombianas nieguen la existencia del paramilitarismo, pues el gobierno sostiene que no hay un actuar sistemático de esta organización, a la que señala de dedicarse al narcotráfico.

«Es hora de que las autoridades colombianas enfrenten la realidad al reconocer que el conflicto todavía está haciendo estragos en la vida de cientos de miles de personas vulnerables. Entre más se retrasen las acciones, más vidas se van a perder«, agregó Guevara-Rosas.

(Lea: “Asesinatos de líderes sociales no son sistemáticos”: mindefensa)

El gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC implementan el histórico acuerdo de paz firmado en noviembre que busca superar un conflicto armado de más de medio siglo.

Las FARC, que se agrupan en 26 zonas del país donde a más tardar a finales de mayo deberán desarmarse, han urgido al gobierno a tomar medidas contra estos grupos, a los que culpan de los asesinatos de decenas de líderes sociales y de poner en riesgo la ejecución del pacto.

Para alcanzar la «paz completa», el gobierno instaló en febrero negociaciones con el ELN, única guerrilla activa del país y con 1.500 combatientes según estimaciones oficiales.

La conflagración interna colombiana ha dejado 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados tras enfrentamientos entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales.

http://www.elespectador.com/noticias/paz/mas-de-280-organizaciones-sociales-solicitan-que-todd-howland-se-quede-en-colombia-articulo-685595

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: