Tercera Parte.EL LIBRO DE LA APOCALIPSIS cap. 4:1 Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


 

Mis caros hermanxs: He podido detectar entre mi círculo de amistades, el poco interés sobre el conocer acerca de la Apocalipsis. No es miedo, es pánico, lo que encuentro.

 

Para mí ha sido un despertar apocalíptico pleno de alegría y esperanza. Es el analgésico que debemos “tomar”, pero nadie lo quiere, nadie lo recibe, no lo quieren ni intentar.

 

Lo cierto del caso, es que no nos hemos dado cuenta, que en cada Eucaristía que hemos celebrado, estamos anunciando, estamos celebrando la Apocalipsis. No una, sino muchas veces, hemos entonado el “Santo, Santo, Santo”.

 

Cada paso de la Liturgia Eucarística, está impregnada, de las delicias apocalípticas, en un halo de esperanza uniendo la tierra con el cielo, o el cielo con la tierra, cual arco iris, con los 7 colores madres, de la pluralidad en la unidad y la Paz.

 

Dónde se ve la Apocalipsis en la Eucaristía? Si eso fuera cierto, nadie volvería a la Misa.

 

Precisamente, por eso desconocemos lo que Apocalipsis quiere decir: Revelación y no dejar conocer que es lo que en ella se nos revela.

En primera parte de la Eucaristía, tenemos una serie de oraciones y las lecturas.

Esas lecturas, están contando el pasado, de las primeras comunidades A.T. y N.T. Cuándo tendremos un espacio en nuestras celebraciones eucarísticas, para poder participar más activamente en nuestras Liturgias, para contar y leer, las de nuestras comunidades. Compartir experiencias, apoyarnos, estimularnos,  solidarizarnos unos con otros?

El anuncio del Evangelio igual.

Viene la segunda parte. Parte fina, hermosa, que hasta sus mas elocuentes emociones han perdido su sentido y significado: Ofrenda, Plegaria Eucarística, Consagración…compartir=comunión…

Se cierran lo ojos, se inclina la cabeza y nos perdemos…”Dónde estabas o Dios cuando aquel desastre? Dónde estabas o Dios, no escuchas, no respondes, dónde te escondes?Oh Dios! por que has permitido la usurpación de tierras, y tantos asesinatos…, a caso has perdido, tu poder y tu gloria?”

Ese “Santo, Santo, Santo” suena a un reclamo, a un requirimiento, más que a una invocación, alabanza y gratitud a la Divinidad!

 

Continuará…

 

*Presbitera católica

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: