EL SACERDOCIO FEMENINO EN IMÁGENES.


Remitido al e-mail

Imagen

COLOMBIA: En homenaje a Jorge Eliécer Gaitán: Gustavo Pérez Ramírez


Más que elogios al gran hombre y líder político colombiano, el homenaje que  se merece Jorge Eliécer Gaitán, a la vez científico y especialista forense de fama mundial, es que se estudie su pensamiento, estrategia política y sus propósitos de restauración moral y democrática de la República.

Gracias a su hija Gloria Gaitán, intelectual e infatigable investigadora (no simplemente “la hija de Gaitán”), por sus propios esfuerzos disponemos hoy de un cuerpo científico de doctrina coherente de su padre, que contiene los valores culturales requeridos para conformar una democracia participativa directa. “Su accionar político demostró que es la cultura la que  ordena y manda en la conducta de toda sociedad, constituyéndose, por tanto, en eje fundamental de los cambios sociales… y que, por lo tanto, es necesario inculcar sentimientos que hagan de la cultura una fuerza motriz para la acción”, lo destaca Gloria en el reciente libro Cambios de las Culturas, Ingeniería Cultural y Pedagogía, cuyo editor es François Houtart.

Al cumplirse este 9 de abril 69 años del magnicidio perpetrado dentro del contexto del genocidio contra un pueblo, al que había empoderado y estaba por llegar al poder para establecer una auténtica democracia participativa, sugiero que en su homenaje intelectuales, políticos y la juventud inicien el estudio de Gaitán, “con el mismo entusiasmo y detenimiento con que han estudiado a Marx, a  Lenin, a Gramsci, etc.”, como lo desea Gloria, insistiendo en que su padre diseñó una doctrina científica, visionaria que, por eso mismo, es hoy contemporánea y muy útil, no solo para Colombia, sino también para toda nuestra Indoamérica.

Por lo pronto, hay una tarea urgente, en vías de ejecución bajo el liderato de Gloria y sus hijas, que consiste en  eliminar las telarañas del olvido impuesto a su memoria, y pedir acción jurídica contra las  tergiversaciones y abusos, como los del temible grupo criminal, conocido como Clan de los Urabeños y Clan Úsuga, que también se autodenomina Autodefensas Gaitanistas de Colombia. Por iniciativa del presidente Santos, se debe llamar Clan del Golfo, porque afecta la imagen de la región de Urabá, en el norte del país, donde la banda criminal tiene mayor presencia. Animada por esta decisión, la familia Úsaga recurrió al mandatario para que tampoco se utilice el apellido del líder Darío Antonio Úsuga David, alias Otoniel, ni por el gobierno ni los medios, para evitar estigmatizar el apellido Úsuga. Asimismo, Gloria Gaitán le ha pedido al presidente Santos, a los medios de comunicación, a las redes sociales y a la Comisión Intereclesial, que no se hagan eco del apelativo herético de ‘gaitanistas’ para nombrar a estos criminales.

Es una infamia contra un pueblo transformado en luchador, que en 1947 estuvo a punto de llegar al poder, bajo el lema: ‘Los centavos del pueblo derrotarán las chequeras de la oligarquía’. El legado intelectual de Gaitán puede encaminar al pueblo hacia su organización para un cambio de sistema que haga de Colombia una sociedad justa y equitativa. (O)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/en-homenaje-a-jorge-eliecer-gaitan
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

La resurrección de Jesús no pudo haber ocurrido exactamente como se describe en la Biblia, sacerdote redentorista P. Tony Flannery ha dicho.


Relatos de la Biblia de la resurrección pueden estar equivocados – cura ‘silenciado’

P. Tony Flannery dice en la explicación de la presencia de Jesús en la Eucaristía es no ‘muy útil’

“El exceso de doctrina mata misterio” Fotografía: Getty Images / iStockphoto

“El exceso de doctrina mata misterio” Fotografía: Getty Images / iStockphoto

La resurrección de Jesús no pudo haber ocurrido exactamente como se describe en la Biblia, sacerdote redentorista P. Tony Flannery ha dicho.

También ha descrito como esfuerzos “no es muy útil” por la Iglesia Católica a largo de los siglos para explicar cómo Jesús está presente en la Eucaristía.

Un miembro fundador de la Asociación de Sacerdotes Católicos (ACP), el P. Flannery fue “silenciada”, o se retira del ministerio público, por el Vaticano en 2012 para puntos de vista liberales que expresó sobre el sacerdocio, el sacerdocio femenino, la homosexualidad y la anticoncepción.

La semana pasada puso en duda las enseñanzas tradicionales de la Iglesia católica sobre Dios, María,  la Trinidad y la redención.

En su última publicación en www.tonyflannery.com , dice que, tras la publicidad sobre sus puntos de vista sobre la semana pasada tradicional doctrina católica, se le preguntó qué pensaba de la consagración y si la resurrección de Jesús era otro mito.

P. Flannery respondió: “La resurrección de Jesús es fundamental para nuestra fe, pero eso no quiere decir que sucedió exactamente como se describe en los diversos relatos bíblicos. Lo que nos dice es que, después de la desolación de los seguidores de Jesús, como resultado de su muerte, que poco a poco comenzó a darse cuenta de que, en un misterioso, pero muy real, así que todavía estaba con ellos.

“En otras palabras, tal vez su experiencia de la realidad de Jesús en su vida no era tan diferente a la forma en que también lo podemos experimentar en nuestras vidas y en nuestras comunidades cuando nos reunimos para orar y celebrar. El detalle de cómo sucedió esto en realidad no importa mucho.

“Lo que importa es que sabían que Jesús estaba con ellos, y que cambiaron todo. Para mí, eso es todo lo que necesito saber sobre la realidad de la resurrección “.

misterios profundos

En la consagración, dijo: “No creo que todos los esfuerzos (y batallas) a través de los siglos acerca de cómo exactamente Jesús está presente en la Eucaristía han sido muy útiles. La doctrina nos dice que cuando el sacerdote pronuncia las palabras de la consagración (Esto es mi cuerpo, esta es mi sangre) que Jesús se hace presente en el pan y el vino “.

P. Flannery dijo que creía que “Jesús está con nosotros cuando celebramos la Eucaristía juntos, y ha habido momentos en los que he experimentado su presencia fuertemente”. Esta presencia “es mucho más maravilloso y poderoso que la enseñanza tradicional indica. Creo que no sólo está presente en los signos (pan y vino), sino también en la comunidad reunida, y de hecho en cada uno de nosotros individualmente.

“Así que no sólo recibimos a Jesús en la Eucaristía, pero lo traemos con nosotros a la reunión. Damos y tomamos, y Jesús está en el dar y tomar.”

En su opinión “la vida y la fe son misterios profundos, y debemos tratar de entrar en ellos con una mente abierta y el corazón, en lugar de tratar de explicar y controlarlos”.

“El gran error que la Iglesia ha hecho a través de los siglos es que se ha tratado de amarrar y explicar a todas las realidades de tiempo que son profundamente misterioso y profundo. El exceso de doctrina mata misterio “.

* Esta pieza ha sido editado desde la publicación para eliminar una referencia que dijo una publicación había sido retirado de la página web de la ACP

http://www.irishtimes.com/news/social-affairs/religion-and-beliefs/bible-accounts-of-resurrection-may-be-wrong-silenced-priest-1.3033911

¿Por qué las mujeres no hacen más la iglesia?


Publicado: 03 Abr 2017 @ 16:12

Puestos de trabajo, familias y nuevos valores se mantienen las mujeres más jóvenes lejos de la iglesia, afirma Kristin Aune

Click para agrandar

 

MUJERES de la ordenación, por primera vez como sacerdotes y ahora como obispos, ha sido uno de los avances más debatidos en la historia reciente de la iglesia. En el estudio de las mujeres en el coro, sin embargo, como Hugh Rayment-Pickard hizo con referencia a patrones femenino cada vez más de ministerio (Comentario, 15 de agosto), que han tomado nuestros ojos de los bancos, en los que un cambio está en marcha con consecuencias más fundamentales para la supervivencia de la Iglesia: las mujeres ya no están viniendo a la iglesia.

 

Las mujeres han predominado en las iglesias durante tanto tiempo que asumimos que siempre lo hará. La investigación histórica sugiere una membresía mayoría femenina de 60-65 por ciento a lo largo de los siglos 19 y 20.

 

Sin embargo, los hallazgos de la Iglesia Inglés 2005 Censo sugieren que las cosas están cambiando. Entre 1989 y 1998, más de 65.000 mujeres se perdieron de la iglesia cada año, el 57 por ciento de todas las personas salir de la iglesia. De 1998 a 2005, la cifra fue ligeramente inferior – 51.000 por año – pero esta vez las mujeres eran dos tercios de los desaparecidos de la iglesia.

 

La pérdida de porcentaje de mujeres fue mayor en el rango de 15-44 años de edad, años en los que las mujeres son especialmente ocupado, haciendo malabares con la educación, el empleo, las relaciones y la vida familiar. Desde 1989, la mayoría femenina en la iglesia se ha reducido del 58 por ciento al 57 por ciento. Se trata de un pequeño descenso, pero entre los más jóvenes, los hombres jóvenes es igual a mujeres jóvenes; en el grupo de edad de 15-19 años, que les superan en número.

 

Las mujeres jóvenes, la investigación sugiere, tienden a expresar los valores de igualdad, y no les gusta el tradicionalismo y jerarquías que se imaginan que son parte integrante de la Iglesia. Como estudiante de nivel A entrevistado por un Ph.D. investigador, Jeannine Heynes, comentó: “Hoy en día las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres, pero es realmente sólo en la religión en la que todavía están siendo impedidos de hacer las cosas.”

 

En parte como resultado de su enfoque en la percepción de la capacitación femenina, las mujeres jóvenes se sienten atraídos por el fenómeno de la Nueva Era como la Wicca. La pérdida de las mujeres más jóvenes de la iglesia es menos acerca de las mujeres que deciden irse, y más sobre su no haber asistido en el primer lugar.

 

Hay otras razones de la disminución en el compromiso de la iglesia de las mujeres – en concreto los niveles de fertilidad, los valores feministas, el empleo remunerado, la diversidad familiar y la sexualidad.

 

La tasa de fecundidad es crucial para la disminución de la iglesia. Las mujeres tienen menos hijos. David Voas de la Universidad de Manchester ha encontrado que sólo el 50 por ciento de los niños nacidos de padres de la iglesia-asistir a convertirse en fieles a sí mismos. Las mujeres no tienen suficientes niños para sustituir a la antigua generación perdida de la Iglesia.

 

Los valores feministas comenzaron a influir en las mujeres a partir de la década de 1960. La década de 1950 fue la última década en la que los roles de género promovidas por la Iglesia coincidían con las de la sociedad. Como el historiador Callum Brown explica en su libro La muerte de Cristiano Bretaña (Routledge, 2000), a partir de la década de 1960, el feminismo comenzó a ofrecer a las mujeres marcos alternativos a través de los cuales para ver sus vidas.

 

El costo de vida se elevaron junto con aspiraciones, tirando de las mujeres en el mercado laboral. A principios del siglo 20, un tercio de las mujeres tenía un trabajo remunerado; a finales de siglo, dos tercios lo hicieron. el empleo malabares con las tareas domésticas y de cuidado de los niños hace que las presiones de tiempo para las mujeres (sobre todo porque algunas parejas han tomado el relevo).

 

Algo tiene que ceder, y con frecuencia esto es Iglesia. Las encuestas indican que, en comparación con las mujeres que no trabajan, o trabajo a tiempo parcial, los de empleo a tiempo completo son los menos propensos a ir a la iglesia; si lo hacen asistir, no es todas las semanas.

 

la diversidad de la familia también afecta a la probabilidad de que las mujeres estarán en la iglesia. En comparación con la sociedad en general, iglesias incluyen un menor número de familias no tradicionales. El problema es que las formas familiares que están creciendo – soltería, familias monoparentales, de convivencia, las familias ensambladas – son precisamente los que están insuficientemente proporcionado fines, e incluso desalienta, por las iglesias. Como mi investigación (reunido para un doctorado en el género) sugiere, mujeres solteras, una vez dispuesta a permanecer como “esposas en espera”, están abandonando la Iglesia.

 

Además, el silencio de la Iglesia sobre la sexualidad (aparte de condenar el sexo fuera del matrimonio) está impulsando las mujeres de distancia. A medida que el investigador canadiense Sonya Sharma sugiere: “Saliendo de la Iglesia no se puede ver el resultado de las mujeres ya no tienen una fe. . . Más bien, la razón radica en lo que Iglesias no ofrecen “.

 

Uno de sus entrevistados, un 28-

 

años de edad, que dejó a su Bautista

 

iglesia porque ella sentía que la obligaba a negar su deseo sexual, comentó: “Empecé a sentir más cómodo en mi propio cuerpo después de salir de la Iglesia”

 

PIEZAS DIVERSAS de la investigación sugieren un patrón en los desplazamientos de las mujeres cristianas. “mujeres” centrada en el hogar tienden a seguir comprometidos con la Iglesia, como las iglesias actividades ofrecen a las mujeres (grupos de madres e niño, por ejemplo) encajar alrededor de sus vidas, y les proporcionan apoyo social. “Mujeres de carrera” (en el empleo a tiempo completo) son menos propensos a ser (o quedarse) cometido miembros de la iglesia, sobre todo porque no tienen tiempo.

 

Un tercer grupo, los “malabaristas” (mujeres que combinan el trabajo a tiempo parcial con la vida familiar), puede seguir participando en las iglesias, pero están cada vez tomando formas alternativas de espiritualidad, como el yoga, reiki, o grupos de curación, especialmente en la mediana edad .

 

Linda Woodhead, profesor de sociología de la religión en la Universidad de Lancaster, cree que las mujeres abrazan espiritualidades alternativas porque son más holístico que el cristianismo. En vez de predicar la deferencia y el sacrificio, promueven el bienestar y ayudan a las mujeres nutrir su ser sobrecargados.

 

Las mujeres son cruciales a lo que sucede a la Iglesia. En el pasado, eran vitales para su salud. Pero, si las tendencias descritas anteriormente continuar – y muestran todos los signos de hacerlo – que también pueden ser la clave de su decadencia.

 

Dr. Kristin Aune es profesor titular de Sociología en la Universidad de Derby, y co-editor de Mujeres y religión en Occidente (Ashgate, 2008).

https://www.churchtimes.co.uk/articles/2008/22-august/wwwchurchtimescouk/comment/why-women-don-t-do-church-any-more

COLOMBIA: Condena histórica en Colombia por el escándalo de los ‘falsos positivos’


Una veintena de militares sentenciados a entre 30 y 50 años de cárcel por asesinar a cinco jóvenes y hacerlos pasar por guerrilleros y paramilitares

Un grupo de madres reclama justicia por sus hijos usados como 'falsos positivos' en Colombia.
Un grupo de madres reclama justicia por sus hijos usados como ‘falsos positivos’ en Colombia. OXFAM

Ha pasado casi una década desde que se desveló uno de los peores crímenes de la guerra de Colombia. El escándalo de los falsos positivos: civiles engañados, asesinados y disfrazados de guerrilleros o paramilitares que sirvieron para que muchos soldados y altos mandos consiguieran beneficios económicos y vacaciones durante el Gobierno de Álvaro Uribe a principios de los 2000. La noche del lunes, un juzgado de Cundinamarca condenó a 21 militares, entre ellos un coronel, el de más alto rango, a penas de cárcel de entre 37 y 52 años por estos crímenes, en lo que ya es una sentencia histórica.

Los acusados son responsables de delitos de lesa humanidad por el asesinato de Diego Alberto Tamayo, Víctor Fernando Gómez Romero, Jader Andrés Palacio Bustamante, Julio César Mesa Vargas y Jhonatan Orlando Soto Bermúdez, cinco jóvenes del municipio de Soacha, una barriada muy humilde a las afueras de Bogotá. La última vez que sus familiares los vieron fue entre finales de 2007 y principios de 2008. Militares de la Brigada Móvil 15 les habían prometido puestos de trabajo. Meses después, fueron hallados muertos a cientos de kilómetros de sus casas, en los departamentos de Santander y Norte de Santander, en el noreste de Colombia.

Todos estos jóvenes, como las miles de denuncias que aun siguen en la Fiscalía, fueron reportados como bajas en combate para subir los resultados de las unidades militares y así conseguir permisos y beneficios económicos. Uno de los sargentos condenados confesó durante la investigación que recibió más de dos millones de pesos (unos 650 euros) por dos de las víctimas.

Ninguno de estos uniformados podrá solicitar casa por cárcel, una de las modalidades para cumplir la pena en Colombia. Además, el juzgado ha exhortado al Ministerio de Defensa y al Ejército que se brinde una reparación simbólica a las víctimas y sus familiares con la propuesta de construir un monumento en su memoria.

Competencias legales

La sentencia llega una semana después de que otro juez se declarara incompetente para tramitar este proceso. La aprobación de la Justicia Especial para la Paz, pactada en el acuerdo de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, está sirviendo de parapeto legal para muchos magistrados en Colombia. “No se trató de muertes en combate. Los militares organizaron una banda criminal. Son repetitivas las escenas en todos los casos en los que hubo desaparición forzada y concierto para delinquir”, ha declarado la jueza.

En esta misma línea ya se ha manifestado Human Rights Watch (HRW), organismo muy crítico con los acuerdos de paz en el país: “Estos hechos no hacen parte del conflicto, fueron muertos en circunstancias de indefensión”. José Manuel Vivanco, responsable de HRW, antes de que se produjera esta histórica sentencia, envió un mensaje al Gobierno colombiano. “Llamo a todas las autoridades judiciales y al fiscal general de la Nación a tomar todas las medidas legales a su disposición para revocar esta decisión y evitar que establezca un nefasto precedente”.

Los familiares de Soacha también luchan para que los casos de sus hijos no acaben en la Justicia Especial. “Permitir que este caso vaya al Tribunal de Paz sería un premio para los asesinos de mi hijo”, ha dicho doña Idaly Garcerá, madre de Diego Tamayo, según recoge el diario El Tiempo.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/04/colombia/1491317058_236027.html

REP. DEMOCRATICA DEL CONGO: La muerte de MJ Sharp


MJ duelo de Sharp

Job 02:13 “Y se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra a él, porque veían que su dolor era muy grande.”

¿Cómo podemos hacer sentido de la muerte de un pacificador? Todos nosotros en Christian Peacemaker Teams extienden nuestras más profundas condolencias a las duelo por la muerte de MJ Sharp,que murió mientras se investiga con cuidado la violencia en curso en la República Democrática del Congo, y ofreciendo soluciones creativas para la reducción de la violencia a la comunidad internacional . Algunos de nosotros tuvimos el honor de trabajar con MJ en Palestina, o de viaje en la delegación con él. Algunos de nosotros sabía lo que crecía en Pennsylvania e Indiana, algunos tenían amistades de toda la vida con él.

El duelo un miembro de nuestra comunidad de paz amada matado después de un secuestro es Stark y un territorio familiar en el CPT. Nos consuela de diversas maneras que murió haciendo lo que creía; indignado por la pérdida de alguien tan querido, tan comprometido, tan joven, tan brillante; y desesperado en lo que se siente como un ciclo sin fin de la violencia.

Tememos por nuestros socios en el proceso de paz en todo el mundo, como escalada intentos y asesinatos muestran los defensores de derechos humanos están viviendo en peligro de montaje. Se nos recuerda de los otros que todavía Grieve, y los jóvenes, colorido, activistas en el Congo, que continúan presionando en favor de la democracia y la transparencia allí. Sabemos que en este trabajo MJ no será el último constructor de paz amada perdemos. El dolor viene en silencio y con la fuerza, lentamente y de una sola vez; se trata de las ondas y de manera constante. No es sólo una cosa.

Lloramos, también, para aquellos que yacía en las fosas comunes MJ y sus colegas iban a documentar. Mayo ninguno de ellos que olvidar que nos comprometemos nuevamente a la tarea de la creación de asociaciones para transformar la violencia y la opresión que nos enfrentamos.

A continuación encontrará un poema de hace mucho tiempo ECAPero Tim Nafziger.

Garrofón Eulogy

Plantamos las habas a la mañana siguiente

aldeanos encontraron el cuerpo de MJ.

Las pequeñas bolas de masa verde rotundas

enclavado a la tierra húmeda

Se encuentra ubicado en una fosa poco profunda con Zaida y Betu

a lo largo de un paseo marítimo de Bukonde a Tshimbulu en Kasai.

En unas pocas semanas esas bolas de masa hasta el busto, se echó a

y el viento su camino por encima de nuestras más altas coberturas.

Así que esto es lo que se siente cuando un amigo

(sonriendo tiburón blackjack inteligente, ocurrente Lark, genio bobo, uña aventurero morder, arco iris vendedor de vacío, estratega de trotamundos, trozo adorable, mente crítica creativa, lápidas documentador de masas, profesional consumado, filósofo Johnny Walker ONU, ninja cosecha de la cerradura, Menonita de oro muchacho, networker líder rebelde (en la iglesia), empollón aparato ligeramente gafas (según el New York Times, si usted confía en ellos), el compañero leal, alineación camarero Hot Doug, quemado guerrero justicia social, conversador carismático, vieja alma noble, combativo entrenador del perrito, atracón entusiasta que mira Netflix, reconciliador, viajero frecuente, subversivo de punk bromista, brillante valiente trabajador por la paz, el investigador astuto, pescado francófono, cajero dummie, lisa inguinal hablar de fútbol, amante sarcástico, humilde empresario, hablando rápido milicia desertor reclutador, juego de mesa friki, investigador persistente, experto muy independiente, serio-realmente-haciendo-que-espadas a rejas de arado-lo-que-todo-hablar-sobre-haces g-in-a-manera-que-hace-us-sensación-un-poco torpe, pero -habíamos-nunca-admitir que el tipo, conductor de Porsche esmoquin, cereza comer excursionista larga distancia, bantering amigo, autoritaria socavando escritor de informes, caja libre pensador, diplomático encantador, calma calculada operador político fresco, perturbador adorable y proveedor de chips hold-em texas) *

se convierte en una semilla.

Gracias por su apoyo a la comunidad CPT en un momento como este usted.


Equipos Cristianos de Paz

PO Box 6508
Chicago, IL 60680
Estados Unidos

El lenguaje religioso de George W. Bush: análisis semántico y teológico: JUAN STAM


George W. Bush comenzó a asistir a un grupo de estudio bíblico en 1984, después de sufrir de severo alcoholismo durante dos décadas. Asistió invitado por su amigo Don Evans, hoy su secretario de comercio. Por dos años, Bush y Evans estudiaron la Biblia, y Bush dejó atrás el alcoholismo. En el mismo proceso, también logró orientar su vida, antes difusa y confusa, en una cosmovisión coherente (o ideología), que correspondía a la mentalidad de los “evangélicos conservadores” de Estados Unidos.

El movimiento evangélico conservador crecía por entonces a pasos gigantescos en el escenario norteamericano, especialmente dentro del partido republicano. Pronto Bush hijo se incorporó a la campaña de reelección de su padre. Junto con otro amigo íntimo, Karl Rove (genio político y el estratega tras sus victorias, y hoy su asesor presidencial), se encargó del enlace con el sector “evangélico”. Los dos manejaron a la perfección la semántica de esa subcultura religiosa. Mientras otros candidatos discutían los temas polémicos, Rove le aconsejó a Bush que, más bien, simplemente hablara de su fe. Bush hijo se presentaba como “un hombre con Jesús en su corazón”. Cuando un periodista le preguntó quién era su filósofo sociopolítico favorito, Bush contestó: “Jesús, porque cambió mi vida”. Eso correspondía perfectamente al individualismo extremo del fundamentalismo, y constituía lo que en el metalenguaje de subcódigos evangélicos se llama “testimonio personal”.

En la lucha semántica del lenguaje religioso, Bush y Rove ganaron sin problemas, pues no tuvieron rivales. Bush manejaba bien el lenguaje fundamentalista (y, en otro sentido, ese lenguaje comenzó a manejarlo a él). Políticamente, su discurso ha sido muy eficaz, pero teológicamente resulta mucho más problemático. No se parece mucho al discurso de las Iglesias históricas; deja totalmente de lado, por ejemplo, los clásicos debates sobre la guerra justa. De hecho, su teología explícita no parece profundizar más allá de algunas ideas muy generales y algunas palabras repetidas con mucha frecuencia (fe, valores, religión, oración, la providencia, el mal). Por otra parte, la “teología implícita” que parece estar detrás de su discurso hace que surjan serias dudas y sospechas teológicas. Vamos a analizar tres aspectos de esa teología implícita en el discurso de George W. Bush, que parecen rayar en antiguas herejías.

 

1. El maniqueísmo

Esta antigua herejía divide toda la realidad en dos: el Bien Absoluto y el Mal Absoluto. A juzgar por el discurso de Bush, los Estados Unidos de América es una nación engendrada por concepción inmaculada, que ha alcanzado la santidad total de la teología wesleyana. En la sociedad estadounidense parece no haber entrado el pecado original. Pero a los enemigos del país, Bush les aplica con toda su fuerza la doctrina calvinista de la depravación total del ser humano. No hay nada que pueda explicar la conducta malévola de esas personas, y mucho menos justificarla.

La iglesia cristiana rechazó el maniqueísmo como herético hace muchos siglos. En el caso de George Bush, sus declaraciones públicas implican claras herejías en cuanto a la doctrina bíblica del ser humano (antropología teológica) y en cuanto al pecado (hamartiología), e implícitamente en cuanto a la santificación. Además, en la espiritualidad patriotera de Bush, no cabe el menor espacio para el arrepentimiento ni siquiera para el autoexamen crítico, y mucho menos para una conversión a Dios. Dentro de ese esquema, ¿cómo es posible ser realmente cristiano?

En el acto memorial en la Catedral Nacional de Washington (14-09-2001), Bush proclamó en términos amenazantes: “Esta nación es pacífica, pero feroz cuando se la provoca a la ira”. Éstas eran como dos virtudes del país. Un mes después, en una conferencia de prensa (15-10-01), dijo ingenuamente:

Me confunde ver que hay tanto malentendido de lo que es nuestro país, y que la gente nos pueda odiar… Simplemente no puedo creerlo, porque yo sé cuán buenos somos. Tenemos que hacer un mejor trabajo al representar a nuestro país ante el mundo. Tenemos que explicar mejor a la gente del Medio Oriente, por ejemplo,… que es sólo contra el mal contra lo que estamos luchando, no contra ellos.

 

¡No deja de sorprender que exista en este mundo un país totalmente altruista, que vive siempre luchando contra el mal! El presidente Bush ha repetido estos autoelogios nacionalistas como un mantra mágico: “Nosotros somos el país más pacífico de la tierra “, dijo en otra ocasión (09-11-02). En su informe al Congreso, en 2003 (“State of the Union”, 29-01-03), el lenguaje humano casi no alcanzaba para expresar su culto a la Patria. Entre otros párrafos, sirvan estos de muestra:

Los americanos son un pueblo resuelto, que ha superado cada prueba a la que lo han enfrentado los siglos. Estados Unidos de América es una nación fuerte, y honorable en el uso de su poder. Ejercemos el poder sin conquista y hacemos sacrificios por la libertad de extranjeros desconocidos.

Los americanos son un pueblo libre, que sabe que la libertad es el derecho y el futuro de cada nación…

Esta nación pelea contra su voluntad… Buscamos la paz; luchamos por la paz; pero a veces la paz tiene que ser defendida. Un futuro de terribles y constantes amenazas, no es en absoluto la paz. La adversidad ha revelado -al mundo y a nosotros mismos- el carácter de nuestro país.

 

Según estas euforias patrioteras, la superioridad moral de los estadounidenses queda confirmada por su victoria sobre Irak, y no vale ninguna evidencia que demuestre lo contrario. Cuando los periodistas que estaban en Bagdad interrogaban al general Garner sobre las protestas masivas contra el ejército de ocupación, el General contestó que esas protestas demostraban más bien que la democracia había llegado a Irak. Después exclamó: “Debemos mirarnos en el espejo y sentirnos bien orgullosos, sacar el pecho y decir: ¡Maldito sea, somos americanos!” El mismo día, después de su dramático “aterrizaje” en el portaaviones Abraham Lincoln, Bush exudaba patriotismo: “Cuando contemplo a los miembros de las fuerzas militares de Estados Unidos, veo lo mejor de nuestro país… Nosotros estamos comprometidos con la libertad”. Pareciera que el señor Bush no estaba informado sobre la realidad de algunos de los militares de su país, como por ejemplo, de los escándalos sexuales de la Academia de las Fuerzas Aéreas en Colorado. Mucho menos recordaba las atrocidades de la guerra de Vietnam, y casos como el de My Lai, o la explotación sexual de niños y niñas por los soldados estacionados en Palmerola, Honduras.

En términos bíblicos, la actitud tan autocomplaciente y santurrona de Bush sólo puede calificarse como fariseísmo: “Te damos gracias, Señor, que no somos como las demás naciones, terroristas, sin democracia ni mercado libre”. Contra tales pretensiones de santidad va dirigida la denuncia que hace Jesús de los fariseos: ustedes miran la paja en el ojo ajeno, pero no ven la viga en su propio ojo.

Dado ese estado de sublime inocencia de su propio país, como Adán y Eva en el paraíso, el presidente Bush ha encontrado una sola explicación del odio contra EEUU: “Los terroristas odian nuestra libertad”. Son tan malos, que aborrecen el bien porque es bueno. En la Catedral Nacional (14-09-01), Bush asumió la posición en la que seguiría insistiendo: “Esta es una lucha colosal entre el bien y el mal, y que nadie se equivoque: el bien [léase: Estados Unidos] vencerá”. Nunca se ha apartado de ese análisis simplista y maniqueo. En febrero de 2003 reiteró ante la Asociación de Emisoras Religiosas que “los terroristas odian el hecho… de que somos libres para adorar a Dios como nos parezca”.

Nadie que piense un poco, o que sepa algo de historia, podría aceptar esa explicación fantasiosa de Bush. El mismo Osama bin Laden era agente de Estados Unidos, pero se volvió contra ellos en 1991, cuando soldados norteamericanos (“impíos” para el islam) ocuparon su patria, Arabia Saudita, la más sagrada de las tierras islámicas. En 1996 emitió su “Declaración de guerra contra los americanos que ocupan la tierra de las dos mezquitas santas”, y en 1998 su “Declaración de Jihad contra judíos y cruzados” reiteró esas razones. El mismo Bush ha dado sobradas razones para provocar el odio: desde los bombardeos ilegales de Irak en sus primeras semanas de gobierno hasta su insultante bloqueo de la consulta de Durbán, África del Sur, sobre racismo y derechos humanos. El maniqueísmo de Bush no le permite ver la realidad.

Bush parece creer que su país es no sólo una democracia perfecta, sino la única del mundo. Pero, si los terroristas odian la libertad, ¿por qué no han atacado a Canadá, que en algunos aspectos es una democracia mejor que la de EEUU? ¿Por qué no existe el mismo odio contra Suecia, Holanda o Costa Rica?

Al principio, la administración Bush bautizó su cruzada antiterrorista como “Operación justicia infinita”, título ofensivo tanto para musulmanes como para cristianos. El mensaje implícito era que los talibanes eran infinitamente culpables y Estados Unidos infinitamente inocente, y que la “justicia infinita” contra aquellos sería una venganza sin límite. Bush no parece haber percibido la herejía teológica de describir su proyecto como “infinito”, vocablo que en el inglés, igual que en el lenguaje teológico, es un atributo de Dios y nunca de las criaturas.

Bush ha definido a sus enemigos como “el eje del mal”. La expresión original en inglés, “axis of evil”, tiene connotaciones muy diferentes de las que tiene en castellano. El término “axis” en inglés tiene un significado mucho más limitado que “eje”, y sirve mayormente para recordar a Hitler y a los nazis. La palabra “evil” es mucho más fuerte que “mal”, pues significa algo muy siniestro, incluso diabólico. Es un término muy cargado teológica y moralmente. Pero a Bush no se le ocurre preguntarse si ese “axis of evil” pudiera pasar también por Washington.

Este maniqueísmo de Bush, nacido del matrimonio de un patriotismo enfermizo con una mala teología, tiene dos corolarios. Primero: en esta lucha entre el Bien Absoluto y el Mal Absoluto, “quién no está con nosotros, está contra nosotros” y, por ende, es terrorista. Segundo, como pontificó Donald Rumsfeld (05-12-01): “Toda la responsabilidad por todas y cada una de las muertes, sean de afganos inocentes o de estadounidenses inocentes, es exclusivamente de los talibanes y de los de Al Qaeda”…, aunque sean bombas norteamericanas las que los maten.

La realidad es todo lo contrario: si de hecho la guerra contra Irak es una guerra injusta e ilegal, entonces todas las muertes, incluso las de los soldados iraquíes, son asesinatos criminales que debían de haberse evitado y son responsabilidad de EEUU.

 

2. Mesianismo

Cuando George W. Bush, entonces gobernador de Texas, decidió buscar la presidencia de Estados Unidos, describió su decisión en términos que los evangélicos entenderían como un mandato divino: “He escuchado el llamado”, una frase que evocaba las comisiones proféticas de las Escrituras hebreas. En seguida convocó a su mansión de gobernador a los principales pastores de la zona, para realizar un ritual de “imposición de manos”, práctica que corresponde sobre todo a la ordenación ministerial. A los pastores les dijo que él había sido llamado (entiéndase, por Dios) a ser candidato. Ese lenguaje de vocación divina ha sido frecuente en sus declaraciones, a un ritmo muy acelerado después de la tragedia del 11 de setiembre de 2001.

Pocos días después de los ataques, en el culto memorial celebrado en la Catedral Nacional de Washington (14-09-01), Bush habló de “una lucha colosal entre el bien y el mal”, en la cual –dijo– “nuestra responsabilidad ante la historia es clara: responder a estos ataques y quitar el mal del mundo” (“rid the world of evil”). Con el propósito de lograrlo, anunció una cruzada contra el terrorismo. Aparte de lo pretencioso de tal proyecto y de los sobretonos de “destino manifiesto”, al presidente no se le ocurrió que había “evil” también en su propio patio, y que la cruzada para liberar al mundo del mal debía comenzar en casa, con autoexamen, con arrepentimiento, y con una intención sincera de “quitar del mundo” algunas de las causas del terrorismo y de los conflictos. Para Bush, “eliminar el mal” significaba “eliminar a los malos”. ¿Es eso una mentalidad cristiana?

En su discurso al Congreso (20-09-01), Bush declaró que “La libertad y el temor, la justicia y la crueldad, siempre han estado en guerra, y sabemos que Dios no permanece neutral en ese conflicto”. Dudarlo, enunció Bush, sería caer en el relativismo moral (consigna de otra de las causas de los “evangélicos”). Aparentemente, Dios también está sujeto al corolario del maniqueísmo de Bush: si Dios está contra el terrorismo, tiene que estar al lado de la cruzada antiterrorista.

El año siguiente, en su discurso anual al Congreso (29-01-02), Bush reafirmó que “la historia ha llamado a Estados Unidos y sus aliados a la acción”. Frente al Eje del Mal, dijo, “la gran esperanza de nuestros tiempos, y la gran esperanza de todos los tiempos, depende de nosotros”. Y ante la Asociación de Emisoras Religiosas, declaró: “Debemos recordar nuestro llamado, como nación que ha sido bendecida, a crear un mundo mejor… y derrotar los designios de hombres malvados”. “La libertad –insistió–, no es un don de EEUU al mundo***; es don de Dios a toda la humanidad”. Por eso, la nación que encarna la libertad debe llevar ese don divino “a cada ser humano en todo el mundo”.

Un año después, en su informe al Congreso (29-01-03), ya en vísperas del ataque a Irak, Bush aseguró a la nación: “podemos avanzar con confianza porque este llamado histórico ha llegado al pueblo correcto”:

De nuevo, esta nación y nuestros amigos somos lo único que se interpone entre un mundo en paz y un mundo de caos y alarma constante. De nuevo, somos llamados a defender la seguridad de nuestro pueblo y las esperanzas de toda la humanidad. Y aceptamos esta responsabilidad…

 

Martin Marty cita otras palabras de Bush que tienen el mismo sentido: “Nuestra nación ha sido escogida por Dios y comisionada por la historia, para ser un modelo de justicia ante el mundo” (Newsweek, 10-03-03; p. 17). Según el vicepresidente Dick Cheney, el país “tiene el deber de actuar con fuerza para construir un mundo a la imagen de Estados Unidos”. O en palabras del portavoz presidencial, Ari Fleischer, la libertad (a la americana) “no es una doctrina Bush, ni una doctrina americana, sino una doctrina dada por Dios”.

Bush no parece tener muchos reparos al identificar a Dios con su propio proyecto. En un discurso pronunciado un año después de los ataques (11-09-02), Bush citó un texto cristológico aplicándolo a su propio proyecto de guerra: “Y la luz [EEUU] resplandeció en las tinieblas [enemigos de EUA], y las tinieblas no prevalecerán contra ella” [EEUU vencerá a sus enemigos]. Cuando se presentó en uniforme militar sobre el portaaviones Abraham Lincoln (01-05-03), dijo a los militares lo siguiente: “Dondequiera que vayan ustedes, llevan un mensaje de esperanza, un mensaje que es antiguo y siempre nuevo. En las palabras del profeta Isaías: A los cautivos, ¡salgan!; a los que están en tinieblas, ¡sean libres!” Es teológicamente inadmisible que cualquier político se arrogue tales frases proféticas y mesiánicas para su propio programa, y mucho menos un programa de guerra y muerte.

Después del discurso del año 2003 a la nación, Christianity Today, revista evangélica y fielmente pro partido republicano, informó, en su edición electrónica de 25 de abril, acerca de la preocupación de algunos pastores porque Bush había hecho un cambio problemático en un himno evangélico. Bush se permitió parafrasear el muy querido himno “Hay poder, poder, sin igual poder, en Jesús, quien murió”, de la siguiente manera: “Hay poder, sin igual poder, en la bondad, idealismo y fe del pueblo norteamericano”. Se trata de un himno doblemente sagrado, porque es adoración a Jesucristo Salvador y porque se acostumbra cantar en la Santa Cena, al repartir la copa eucarística de la comunión. Es más, el original que citó Bush habla de poder milagroso sobrenatural (“wonder-working power”).

La ilusión mesiánica del presidente Bush le produce un fenómeno de miopía y visión de túnel. Parece que, por sentirse llamado por Dios, no toma en cuenta las matizaciones que necesitan sus esquemas simplistas ni presta atención a razones bíblicas, teológicas y éticas en contra de sus decisiones. La revista Newsweek observó que la fe de Bush en la voluntad de Dios le da una especie de impermeabilidad, “una mezcla de terquedad y arrogancia” (10-03-03; p. 15). No hacen mella en su armadura ideológica los argumentos de líderes religiosos y denominaciones cristianas opuestos a sus guerras. En marzo de 2003, el obispo Joseph Sprague de Chicago protestó por el hecho de que desde octubre el concilio de obispos metodistas habían solicitado, sin éxito, una entrevista con su correligionario Bush. “El presidente no ha escuchado la voz de su propia iglesia” (La Jornada, 27-03-03). Mientras incluso Tony Blair recibió a una comisión organizada por Jim Wallis de la revista Sojourners, Bush se negó a escucharlos. Bush parece no creer que Dios pueda hablarle también por medio de personas que discrepen de él.

Aparentemente el Dios de George Bush es un buen americano y republicano, muy patriota y fiel a la política exterior norteamericana. No es el Dios que juzga y cuestiona, sino un Dios que legitima proyectos de guerra y dominación. ¿Que dirían de ese Dios Elías y los demás profetas?

 

3. Manipulación de la oración

La verdadera oración no pretende decirle a Dios que haga lo que nosotros queremos que haga, sino pide a Dios que nos diga lo que Dios quiere que nosotros hagamos. No oramos para enrolar a Dios en nuestras filas, sino para examinarnos ante Dios, cambiar y hacer su voluntad. Por eso, la confesión de pecado y el arrepentimiento son momentos cruciales de la oración y del culto. Bien dijo el primer ministro francés, Jean-Pierre Rafarin: “De ninguna manera podemos consultar a Dios sólo para obtener un voto de confianza” (que fue lo que hizo Bush cuando pretendió consultar a las Naciones Unidas).

La oración ha jugado un papel sin precedentes en la presidencia de George W. Bush y en la propaganda de los evangélicos conservadores que lo apoyan. Son frecuentes las fotos de Bush en oración. Se le dio publicidad al hecho de que inmediatamente antes de su discurso de ultimátum a Sadam Hussein, Bush pidió a sus asesores que lo dejaran “a solas unos diez minutos”. En el simbolismo evangélico, eso significaba que un hombre de oración iba a encontrarse con Dios, algo así como Moisés en el Monte Sinaí. En su entrevista con Tom Brokaw (New York Times, 26- 04-03), Bush dijo: “Yo tengo una tarea que realizar, y con las rodillas dobladas pido al buen Señor que me ayude a cumplirla con sabiduría”. A un periodista inglés que le preguntó cómo manejaba el estrés, le contestó: “Creo en la oración y creo en el ejercicio físico” (New York Times, 07-04-02).

George McGovern, excandidato presidencial demócrata, fue al grano cuando escribió lo siguiente (The Nation, 21-04-03):

El presidente afirma con frecuencia que lo está guiando la mano de Dios. Pero si Dios lo guió a invadir a Irak, Dios envió otro mensaje al Papa, a las Conferencias Episcopales católicas, al Consejo Nacional de Iglesias y a muchos rabinos muy distinguidos, que creen todos que la invasión y bombardeo de Irak iba contra la voluntad de Dios. Con todo respeto, sospecho que Karl Rove, Richard Perle, Paul Wolfowitz, Donald Rumsfeld y Condoleezza Rice… son los dioses (o diosas) a quienes escuchaba el presidente.

 

Con la presidencia de Bush, y especialmente a raíz de las guerras contra Afganistán e Irak, la oración de los evangélicos conservadores, tecnologizada y masificada, entró en la era cibernética. Se organizaron miles de “Círculos presidenciales de oración” y “ruedas de oración”, durante las veinticuatro horas del día:
Rueda de Oración
por nuestros soldados… Por favor, no rompas la cadena

“Señor, ten nuestras tropas en tus manos amorosas.
Protégelas como ellas nos protegen.
Bendícelas a ellos y a sus familias
por las acciones altruistas que realizan
por nosotros en nuestro tiempo de necesidad.
Esto lo pido en el nombre de Jesús,
nuestro Señor y Salvador. Amén

[Haz click aquí cuando termines]
(ourtroops@prayerwheel.us)

 

¡Con cada “click” llega otra oración al Señor para garantizar el triunfo militar de las tropas!

Un movimiento llamado “In Touch” (“En contacto”), fundando por el pastor bautista Charles Stanley, repartió entre los marines que entraban en combate muchos miles de folletos con el título “Deber de un cristiano en tiempo de guerra” (incluida la “guerra espiritual”). Con el folleto iba una boleta que los infantes de marina debían firmar y enviar directamente al presidente. Por ese medio se comprometían a orar por él todos los días. La boleta decía: “Me he comprometido a orar por Ud, su familia, y su administración”. Incluía peticiones específicas para cada día. Para el lunes: “Pide que el presidente y sus asesores sean fuertes y valientes para hacer lo correcto, a pesar de las críticas”. Para el miércoles: “Pide que el presidente y sus asesores estén seguros, sanos, y que duerman bien, libres de miedo” (¿y por qué no se pide lo mismo para los habitantes de Bagdad?). Para el viernes: “Pide que el presidente y sus asesores estén conscientes de su llamado divino”. En este vasto movimiento, se pide con frecuencia que Dios otorgue poder sobrenatural o sabiduría sobrenatural al presidente para salir avante, o que sea “divinamente protegido”.

 

Conclusión:

Es notable la concordancia del discurso de Bush con el de los falsos profetas del Antiguo Testamento. Mientras los verdaderos profetas denunciaban el pecado y la injusticia de su propio pueblo, los falsos profetas repetían “Paz, paz” (Bush: “somos un pueblo muy bueno”) y tranquilizaban a la nación con engaños. Además, los falsos profetas llamaban a lo malo bueno, y a lo bueno malo (por ejemplo, la agresión contra Irak y su destrucción son, en la retórica de Bush, “liberación” y “llevar nuestra compasión al mundo entero”; las muertes civiles se llaman “daños colaterales”). Y mientras los profetas verdaderos proclamaban la soberanía de Yahvé, Dios de Justicia y Amor que juzga a las naciones y a las personas, los falsos profetas servían a Baal, un dios manipulable a la disposición de los poderosos.

Hace siglos Carlos Marx concluyó que “la religión es el opio del pueblo”. En el contexto de la iglesia luterana en la Alemania de los años 1840, Marx tenía mucha razón. Pero Marx nunca conoció a cristianos comprometidos como Camilo Torres de Colombia, Oscar Arnulfo Romero de El Salvador, Frank Pais de Cuba, Ernesto Cardenal de Nicaragua, Dietrich Bonhoeffer de Alemania, o Martin Luther King de los Estados Unidos. Si Marx hubiera conocido a esa clase de cristianos, habría dicho: “A veces la religión puede ser opio, pero muchas veces puede ser también levadura de justicia y transformación”.

Qué paradójico, y qué lamentable, que el presidente Bush, con su herética manipulación del lenguaje religioso, se empeña en darle la razón a Carlos Marx.

La peor droga es la que narcotiza el corazón y la conciencia. El peor tráfico es el tráfico con la fe y con la Palabra de Dios. Hay también “narcotraficantes religiosos”, que tendrán que dar respuesta al Dios de la Justicia y de la Vida.

 

Ponencia presentada en la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica, marzo de 2003, y publicada en Signos de Vida (Quito), julio de 2003. Se presentó también en el aula magna de la Universidad de Cartagena, Colombia, en junio de 2003. Posteriormente fue publicada en Pensamiento y Vida (Universidad Bíblica Latinoamericana) y en Pasos (DEI), y ha circulado electrónicamente por Adital (Brasil) y otros sitios de internet.

http://www.servicioskoinonia.org/logos/articulo.php?num=104

 

A %d blogueros les gusta esto: