Lectura Irreverente de la Biblia


Hermenéutica.
La imagen puede contener: texto
Anuncios

RED LATINOAMERICANA SOBRE DESAPARICIÓN FORZADA.


Saludo para la Red Latinoamericana sobre Desaparición Forzada Transmito a todos y todas un…
YOUTUBE.COM

History estrena “La iglesia oculta”


Esta producción original, que comienza hoy a las 22, explora los antecedentes de corrupción, ambición y búsqueda de poder que durante siglos ha ocultado la Iglesia Católica.
Redacción LA

En ocho episodios que analizan algunos de los secretos más oscuros que la Iglesia Católica se ha preocupado por esconder durante sus más de dos milenios de historia, la serie “La Iglesia oculta” que estrena esta noche a las 22 la señal de cable History, se propone echar luz sobre algunos de los episodios más sombríos de la antigua institución religiosa.

¿Cuáles son los intereses reales de quienes la encabezan? ¿Son verdaderos intereses por resguardar lo divino o son más bien de carácter humano? 

La pedofilia, el abuso de los curas y la discriminación, los millonarios negocios que maneja el Banco del Vaticano, el papel de la mujer dentro de la Iglesia, la influencia en la política de distintos países, los ritos religiosos, el poder papal, que incluso ha llegado a ser más poderosos que el de grandes reyes y gobernantes de la historia, son los sucesos que relatará este especial que durante cuatro noches seguidas pondrá el foco en el corazón de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Mediante entrevistas e investigaciones realizadas a distintos especialistas, periodistas, investigadores de distintas partes del mundo, desde Jerusalén, Italia, México y Colombia, Romana, los ocho episodios de esta serie mostrarán, durante cuatro noches consecutivas, cómo han sido tergiversados muchos de los  mensajes de Jesús a lo largo de los siglos, mientras que inquirirá sobre los intereses ocultos detrás de esos cambios.

Durante cuatro noches seguidas, “La Iglesia oculta” analizará el rol de María, Jesús, sus apóstoles y los diferentes papas a lo largo de la historia, así como también los más recientes escándalos relacionados con amoríos, abusos, renuncias y publicaciones de documentos secretos del Vaticano, entre otros.

Además se develarán las mentiras, reglas y prohibiciones utilizadas para crear y conservar poder; los intereses económicos de una de las mayores empresas del mundo y la aparición de un hombre que podría cambiarlo todo: el Papa Francisco.

Palabras autorizadas

Desde Jerusalén, los testimonios que ayudarán a reconstruir los misterios e incógnitas más guardados de la Iglesia Apostólica Romana incluyen los de José Levy, corresponsal de CNN en español hace casi tres décadas y uno de los reporteros más antiguos de la cadena; el Dr. Adolfo Roitman, antropólogo y doctor en literatura y pensamiento judío, que ha dedicado numerosos artículos sobre instituciones académicas y religiosas alrededor del mundo; el Dr. Daniel Vanistub, quien desde hace más de veinte años es catedrático e investigador en la Universidad Ben-Gurion en todos los campos concernientes a la época bíblica; y el Dr. Pinhas Bibelnik, docente y autor y editor de sobre historia judía, antisemitismo, judaísmo español, inquisición y cripto-judíos en América colonial.

También aportan a esta serie el periodista Emiliano Fittipaldi, conocido como “el enemigo número uno del Vaticano” debido a su investigación y exposición que reveló grandes secretos de la sedes papal; el periodista Marco Politi, quien junto con Carl Bernstein escribieron la biografía más vendida sobre Juan Pablo II “Su Santidad”; Javier Martínez-Brocal, director de la agencia que sigue día a día toda la actividad del Vaticano: Rome Sports; y Gianni Vattimo, político y filósofo autor, entre otros libros de “Diálogo con Nietzsche”, “Después de la cristiandad. Por un cristianismo no religioso” y “Después de la muerte de Dios” serán los portavoces desde Italia.

Del otro lado del continente, en México, la palabra de Angela Trejo, una de las primeras pastoras luteranas en el país; y los testimonios de la profesora Nora Alejandra Pérez Rayón y el psicólogo social, catequista misionero y educador en sexualidad humana Juan Carlos Hernández Meijueiro, colaborarán en la reconstrucción de esta exhaustiva reconstrucción sobre los orígenes y la historia de la Iglesia.
Finalmente Fabian Sanabria, doctor en Sociología y Olga Lucía Alvarez, obispa y primera mujer latinoamericana en ordenarse, serán los testimonios desde Colombia.

http://www.losandes.com.ar/article/history-estrena-la-iglesia-oculta

Papa Francisco: “Son los comunistas los que piensan como los cristianos”


En entrevista al diario italiano “La Repubblica”

 |  |  comment count

Francisco, durante la audiencia general de los miércoles, el 9 de noviembre de 2016 (EFE)

Francisco, durante la audiencia general de los miércoles, el 9 de noviembre de 2016 (EFE)

ROMA, Italia.- El papa Francisco afirmó que “son los comunistas los que piensan como los cristianos”, al contestar sobre si querría una sociedad de inspiración marxista, en una entrevista publicada hoy en el diario italiano “La Repubblica”.

“Son los comunistas los que piensan como los cristianos. Cristo ha hablado de una sociedad donde los pobres, los débiles y los excluidos sean quienes decidan. No los demagogos, los barrabás, sino el pueblo, los pobres, que tengan fe en dios o no, pero son ellos a quienes tenemos que ayudar a obtener la igualdad y la libertad”, explica Jorge Bergoglio.

Por ello, Francisco espera que los Movimientos Populares, de los que recibió en el Vaticano hace unos días una representación, entren en política, “pero no el politiqueo, en las luchas de poder, en el egoísmo, en la demagogia, el dinero, sino en la alta política, creativa y de grandes visiones”.

El pontífice evita hablar del recién elegido presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y asegura que de los políticos le interesa sólo “los sufrimientos que su manera de proceder pueden causar a los pobres y a los excluidos”.

Francisco explica que su mayor preocupación es el drama de los refugiados e inmigrantes, y reitera que es necesario “abatir los muros que dividen, intentar aumentar y extender el bienestar, y para ellos es necesario derribar muros y construir puentes que permitan disminuir las desigualdades y dar más libertad y derechos”.

Sobre los presuntos “adversarios” que tiene en el seno de la Iglesia, asegura que no les llamaría así y que “la fe une a todos, aunque naturalmente cada uno ve las cosas de manera diferente”.

(EFE)

https://www.cubanet.org/noticias/papa-francisco-son-los-comunistas-los-que-piensan-como-los-cristianos/

El paso del Jueves Santo: Francisco De Roux


Ámense, respétense y hónrense aunque piensen distinto, aunque sientan distinto.

13 de abril 2017 , 12:00 a.m.

El papa Francisco viene para invitarnos a “dar un paso adelante”, ha dicho monseñor Fabio Suescún, responsable de la preparación de la visita, y ha explicado que este paso es para salir de la polarización y el miedo y pasar a la reconciliación y la esperanza.

La venida de Francisco incomoda a los que por ambición, intolerancia y envidia se han propuesto generalizar la desconfianza y destruir el inmenso esfuerzo para alcanzar el final de la guerra fratricida, que era el objetivo primero, para desde allí poder recomponer juntos las instituciones y la economía.

El Papa trae un mensaje espiritual. Quiere llegar a cada mujer y a cada hombre de Colombia simplemente como seres humanos, para reunirnos en los valores que nos dignifican a todos. Para que desde allí, liberados de odios y agresiones, construyamos con independencia y respeto, la comunidad que nos merecemos en las familias, las regiones, la nación y el mudo, en esta Casa Común que compartimos en el planeta.

Hoy, Jueves Santo, el mismo Papa, en este propósito de hacer comunidad incluyente, se ha puesto de rodillas ante un grupo de personas y les ha lavado los pies. Al hacerlo conmemora lo que hizo Jesús en la última cena, cuando se levantó de la mesa, tomó una toalla y un balde de agua, y se postró delante de cada uno de sus discípulos.

Jesús nos ama y nos acoge como amigos así, hombres y mujeres que somos. ¿Seremos capaces nosotros en Colombia de acogernos y respetarnos de la misma manera los unos a los otros?

El gesto de Jesús, repetido por Francisco, por sacerdotes, y por laicos y religiosas donde no hay presbíteros, conlleva una exigencia: “También ustedes tienen que lavarse los pies unos a otros”. Y el hecho muestra lo que significa el mandamiento que resume la moral de Jesús: “Ámense entre ustedes como yo los he amado, hasta dar la vida”. Ámense y respétense y hónrense aunque piensen distinto, aunque sientan distinto, aunque su género sea diferente; sus razas, otras; sus clases sociales, lejanas; sus planteamientos políticos, distantes.

Lo que ocurrió en esa cena hay que contrastarlo con Colombia, supuestamente cristiana y bautizada, donde hemos empobrecido a muchos, vemos con horror el asesinato de mujeres y hemos considerado a grupos sociales y étnicos como inferiores; donde, en lugar de buscar la reconciliación para poder hacer democracia en la discrepancia de ideas, estamos acrecentando, por medio de la televisión, la política y los hogares, el desprecio de unos contra otros; con mentiras como el que la paz, gracias a la cual han terminado las masacres y dejado de morir jóvenes soldados e insurgentes, es el caos de Venezuela; y con despropósitos como el que la justicia restaurativa, tan laboriosamente construida con la ayuda de la comunidad internacional y que por supuesto requiere ajustes, es un montaje para consagrar la impunidad.

Jesús postrado ante los hombres, y posiblemente mujeres que el relato silencia, es, en cristiano, el misterio de Dios de rodillas ante la grandeza de cada uno, de cada una, para que comprendamos lo que valemos, y el amor original que nos cobija.

Es impresionante ver que el Señor se postra ante la incertidumbre de la libertad humana. Los que están allí han hecho en sus vidas acciones buenas y acciones malas. Su comportamiento hacia adelante es impredecible. Jesús sabe que lo van a traicionar, como de hecho lo hicieron, escandalizados, al verlo crucificado como un malhechor. Y sin embargo, Jesús se arrodilla ante esa libertad humana frágil, condicionada, impredecible. Nos ama y nos acoge como amigos así, hombres y mujeres que somos. ¿Seremos capaces nosotros en Colombia de acogernos y respetarnos de la misma manera los unos a los otros? Es en este coraje de reconciliarnos, no en los montajes políticos para llamar al odio, ni en las procesiones importantes de Semana Santa, donde, como dice Jesús, “el mundo conocerá que ustedes son mis discípulos”.

FRANCISCO DE ROUX

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/francisco-de-roux/el-paso-del-jueves-santo-semana-santa-2017-77636

EL ASESINATO DE JESUS.


Bernardo Barranco invita al estudio de Sacro y profano a una teóloga y un sacerdote para que nos den su visión sobre los distintos juicios a los que fue some…
YOUTUBE.COM

“Jesús está fuera de sí”. ANTONIO PIÑERO


Pregunta:

Tengo una consulta referente a Marcos 3,21. En la traducción Reina Valera se lee “Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí.”

Como Usted sabe en algunas biblias “los suyos” se traduce como su familia. En otros habla de “sus parientes.” Cual seria la traducción mas cercana al texto griego mas aceptado?
Por otro lado hay discusiones en la afirmación “porque decían”, tercera persona del plural que según algunos se refiere a los mismos familiares y según otros se refiere “a la gente que se agolpo” que se nombra en el versículo inmediatamente anterior. Según el texto girego, esa parte de la frase ¿A quién se aplicaría? ¿Quién es que lo dice?

R.: Quien dice esa frase no es la gente que escucha atentísimamente a Jesús, sino quienes vienen a buscarlo para sacarlo de allí.

Mi traducción es la siguiente:

20 Y fue a una casa, y se congregó de nuevo la multitud, de modo que no podían ni comer. 21 Y los suyos, oyéndolo, salieron para apoderarse de él por la fuerza, pues decían: “¡Está fuera de sí!”.

Anotaría sobre este texto lo siguiente:

20 fue: así en singular: Jesús sólo. Marcos omite también aquí, como en perícopas pasadas, el nombre de Jesús. Luego escribe “podían” en plural para que los discípulos participen también sobre todo de su inclusión en la “familia de Dios”, al final.

a una casa: el evangelista no especifica cuál. Muchos opinan que la casa debía de estar en Cafarnaún (la de Pedro, según el cap. 1). Pero, si su familia oye de él y llega pronto, esa casa bien pudo estar en Nazaret. Cualquiera que sea la tradición que está detrás, Marcos convierte la escena en ideal, plena de significado teológico, no estrictamente histórica en todos sus detalles.

comer: literalmente “comer pan”: semitismo, genérico para significar cualquier comida.

21 y los suyos: normalmente en griego el sintagma “los suyos” significa sus parientes, amigos íntimos o muy allegados. Aquí, por el final de la perícopa, es su familia al parecer.
apoderarse por la fuerza: traducción parafrástica de un solo vocablo griego, kratein; el mismo que se emplea cuando se habla aferrarse a tradiciones perniciosas en 7, 3s y en el prendimiento Mc 14,1. 46. El sentido es, pues, muy negativo.

fuera de sí: griego exeste, de la misma raíz que da en castellano “éxtasis”. El estar fuera de sí y ser poseído por el demonio aparecen juntos en Jn 10,20: (Jesús) “tiene un demonio y está loco”. Es difícil que esta historia que dibuja a un Jesús fuera de sí haya sido inventada por los cristianos primitivos. Por tanto es un reflejo histórico de ciertas malas relaciones, al principio, de Jesús y su familia, a causa de su predicación. Luego la familia se pasa a su bando: así en Hch 1,14.

Aquí se detiene la primera parte de esta sección que trata de la familia de Jesús. Se interrumpe con el relato de la polémica en torno al origen de los exorcismos de Jesús, y acabado éste, se sigue con el tema de su familia en el v. 31. Es una técnica literaria de Marcos denominada “emparedado” o “sandwich”.

Le remito además al comentario de Joel Marcus, El Evangelio según Marcos, vol. I, p. 307, Edit. Sígueme. Salamanca 306. En mi opinión este comentario es muy bueno y debería formar parte de la biblioteca de todo interesado en el primer Evangelio.

CITA:

3, 20. Fue. Gr. erchetai. Muchos manuscritos tienen el verbo en plural: erchontai (fueron). Pero esta lectura es probablemente una armonización secundaria de escribas posteriores, a partir de la lista anterior de los discípulos y del plural de la segunda parte de este mismo versículo («no podían ni comer») .

21. Sus parientes. Gr. hoi par’ autou, literalmente «los de al lado de él». En griego clásico, esta frase se refiere a los enviados y embajadores, pero en los LXX y en otros textos de la literatura helenística significa partidarios y seguidores (cf. 2 Mac 11, 73; 12, 27; 2 Mac 11, 20) o padres y otros familiares (cf. Prov 31, 21; Susana 33 [= Dan 13, 33]; Josefo, Ant. 1, 193) . En el presente caso, parece que el contexto exige que interpretemos el término como referido a los parientes, pues los hoi par’ autou se distinguen de los discípulos, mencionados en el versículo anterior y parece también que Marcos se refiere al mismo grupo de personas en la segunda parte del «sándwich» o emparedado del conjunto del pasaje, cuando habla de «su madre y sus hermanos» (3, 31) . 1 Mac 9, 44 ofrece un paralelo cercano, donde a y V leen tois par’ autou, mientras que A tiene tois adelphois autou, «sus hermanos» . Como ha puesto de relieve W. L. Lane , el que D, W y algunos manuscritos de la Vetus Latina hayan cambiado ese término (hoi par’ autou) y hayan puesto en su lugar «los escribas y el resto» muestra que algunos escribas cristianos, trasmisores del texto de Marcos, no estaban conformes con la idea de que los parientes más cercanos de Jesús lo consideraran demente.

decían. Gr. elegon. Algunos, como por ejemplo M. J. Lagrange , han sugerido que el verbo se utiliza aquí de modo impersonal, como en francés on disait (se decía, la gente iba diciendo). Pero como señala E. Best , si el sentido fuera ése, la frase de 3, 21 debería estar en orden inverso: («Pues decían: ¡Está fuera de sí! Y sus parientes… salieron para agarrarlo por la fuerza»). Además, el sujeto de las frases marcanas con gar (pues) se encuentra normalmente en el contexto inmediato. La interpretación impersonal del «decían» constituye ante todo un intento académico para proteger del descrédito a la familia de Jesús, similar a la tendencia de las variantes textuales que hemos comentado en la nota anterior.

Está fuera de sí. Gr. exeste, literalmente «ha salido de sí» (del estado normal de salud mental). En esa línea se sitúan diversas expresiones populares modernas: «fuera de sí, enajenado». El verbo es una forma compuesta de histemi = «estar», «estar firme», que se utiliza en 3, 24-26 para hablar del dominio de Satán. Así pues, para Marcos la verdadera «inestabilidad» no reside en la personalidad de Jesús, sino que proviene del dominio del diablo. En el siguiente versículo, los escribas acusan a Jesús de posesión diabólica. Esta yuxtaposición de locura y posesión resulta probablemente deliberada, dado que la locura se atribuye a menudo a la influencia demoníaca, como en Jn 10, 20: «Tiene un demonio y está loco». El pasaje de Juan, como el nuestro, plantea el tema de si, poseído por un demonio, Jesús sería capaz (dynatai) de realizar milagros de curación. Resulta interesante señalar que personas a las que se acusa de posesión demoníaca, en un contexto de cruce o choque cultural, como a Jesús en nuestro pasaje, suelen estar en conflicto con sus núcleos familiares .

Los lectores de Marcos habrían sido capaces de identificarse con estas acusaciones contra la salud mental de Jesús, porque los cristianos eran considerados a veces perturbados mentales (cf. Hch 26, 24-25; 2 Cor 5, 13; 1 Cor 14, 23). Esta acusación resulta particularmente pertinente, porque la actividad carismática extraordinaria suele vincularse con la acusación de locura.

3, 20-21. La familia de Jesús. Parte 1. Este pasaje comienza con la entrada de Jesús en una casa, después de haber permanecido en una montaña con el recién fundado grupo de los Doce. No se especifica la situación de la casa, pero los lectores pueden suponer probablemente que está cerca de o en Nazaret, porque aparecen rápidamente la madre y los hermanos. La presencia de Jesús atrae de inmediato a una multitud, y Jesús y los Doce se encuentran tan ocupados en atender a los que vienen que no tienen ni tiempo para comer. En la tradición premarcana era posiblemente Jesús el único que se hallaba abrumado de trabajo (cf. 3, 30a: «él vino a casa»), pero Marcos ha incluido a los discípulos («no podían ni comer») a fin de vincular nuestra historia con la anterior, poniendo así de relieve la imagen de los Doce como un grupo escogido «a fin de que pudieran estar con él» (3, 14).

Los miembros de familia de Jesús llegan a la conclusión de que está enajenado. Es difícil penetrar en la razón que tuvieron para pensar así. El que Jesús hubiera llegado a ser tan popular que lo buscan sin cesar ¿puede significar que se ha vuelto loco? De todas formas, la reacción de los familiares es semejante a la de otras personas que aparecen en el evangelio y que interpretan las buenas obras de Jesús en sentido negativo. En el siguiente versículo, los escribas presentarán los exorcismos como prueba de una contaminación diabólica y en 6, 1-6 sus paisanos reconocerán sus milagros y su sabiduría, pero se escandalizarán de ellos.

Probablemente Marcos habría interpretado todos estos casos de oposición espontánea como prueba del «misterio del reino de Dios» (4, 11). En algún sentido, este extraño antagonismo debía servir para algún propósito de Dios, pues no hay nada que pueda explicarlo, según el evangelio (cf. comentario sobre 6, 1-6a). De algún modo, la desfavorable estimación de la familia de Jesús por parte de Marcos a cauda de su veredicto negativo queda reforzada por la yuxtaposición aparentemente redaccional de ese veredicto con la similar opinión de los enemigos constantes de Jesús, que son los escribas. Más aún, el gesto de la familia que quiere apoderarse con violencia de Jesús (kratesai) con la clara finalidad de impedirle actuar, anticipa el uso del mismo verbo para aludir a los esfuerzos de los enemigos de Jesús cuando lo prendan (cf. 12, 12; 14, 1.44-45).

Estos rasgos muestran que Marcos es el más duro de todos los evangelios cuando pinta la relación de Jesús con su familia, y resulta interesante saber qué razón tiene para ello. En algún sentido, el retrato que Marcos ofrece de las tirantes relaciones entre Jesús y su familia debe responder a un fondo histórico. Nos hallamos ante un tipo de historia que la Iglesia no habría creado probablemente por sí misma, pues parece situar tanto a Jesús como a su familia en una luz dudosa. Por otra parte, Jn 7, 3 apoya el tema central de esta historia, diciendo que los hermanos de Jesús no creían en él.

Sea como fuere, la mayor dureza del texto de Marcos necesita explicarse mejor. Una teoría de amplia aceptación apela al hecho de que la familia de Jesús era muy influyente en la Iglesia de Jerusalén antes de los años setenta ; también se ha apelado a que Santiago, el hermano de Jesús, estaba muy identificado con una postura de observancia estricta de la Torá (cf. Gal 2, 12; Hch 21, 18-25) y que Pedro se sentía muy vinculado con este partido según Gal 2, 11-14.Así pues, la familia de Jesús, y quizás incluso sus discípulos, pueden representar en Marcos la Iglesia judeocristiana de Jerusalén, observante de la Torá, contra la que lucha el evangelista, como representante de un cristianismo gentil, que no se siente obligado por el cumplimiento de la Torá . A pesar de la falta de pruebas directas para esta tesis, resulta digno de señalar que 7, 17-18 relaciona a los discípulos con la concepción de los fariseos que no entienden la actitud de Jesús hacia la Ley («¿Tampoco vosotros tenéis entendimiento?»).

Sin embargo, un factor que quizás influyó aún más es probablemente el que algunos cristianos de Marcos tuvieron que romper con los miembros de sus propias familias . De modo general, la acusación de locura contra Jesús resulta semejante a la que a menudo se ha lanzado contra la salud mental de los primeros cristianos (cf. la nota sobre «está fuera de sí», en 3, 21). Esta explicación se apoya en la forma en la que, en el conjunto de la narración de Marcos, aparece enmarcada la referencia a la tensión de Jesús con su familia (tanto en nuestro pasaje como en 6, 3), situándose entre dos referencias a los discípulos que abandonan a sus familias, como aparece en 1, 18-20 y en 10, 28-31. En el último caso, Jesús alaba a los que han dejado a sus familias «por mi causa y por el evangelio», prometiéndoles que recibirán una nueva familia «con persecuciones». El matiz de la persecución familiar aparece de nuevo en 13, 12-13, donde Jesús predice que algunos de sus discípulos serán entregados traicioneramente a la muerte por sus propios parientes y serán «odiados por todos, a causa de mi nombre». (p. 317-318)

FIN DE CITA

Saludos cordiales Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
http://www.antoniopinero.com

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: