Teresa Forcades denuncia la “connivencia de la Iglesia con el poder, la misoginia estructural y el clericalismo”


Teresa Forcades, monja benedictina

CJ

Carga contra sus graves “incoherencias internas” e “injusticias”

“Las mujeres, especialmente las monjas, sufrimos más directamente la misoginia”

C. Doody/Agencias, 18 de abril de 2017 a las 15:46

Hemos experimentado casi medio siglo de resistencia al Concilio, de reinterpretación de sus intuiciones fundamentales, de conservadurismo, de incremento del centralismo y del control institucional y de frenadas

(C. Doody/Agencias).- “La connivencia con el poder, la misoginia estructural y el clericalismo”. Son tres los males que aquejan a la Iglesia actual, según denuncia la teóloga, religiosa benedictina y doctora en medicina Teresa Forcades en un nuevo libro. Lastres contrarios al Evangelio que exige a la jerarquía que reconozca y confronte ya, “con la debida diligencia y coherencia” que reclama el pueblo de Dios.

Forcades, que solicitó una exclaustración hasta agosto de 2018 para dedicarse a la política catalana, acaba de publicar el libroLos retos del Papa Francisco. Movimientos de renovación en la Iglesia actual (Viena Ed.), en el que describe y opina sobre los retos que tiene que afrontar el Pontífice para conseguir la renovación y modernización de la Iglesia.

“Los retos a los que se enfrenta la Iglesia en el momento actual incluyen, entre otros, la instrumentalización del factor humano en las sociedades democráticas y la persecución religiosa en las no democráticas”, afirma en el libro la religiosa, partidaria de una reforma a fondo de las doctrinas de la Iglesia en asuntos como la participación de la mujer, el aborto o la jerarquía eclesial.

“Este libro trata de la necesaria renovación eclesial”, afirma Forcades, que denuncia lo que considera “incoherencias graves”, “incoherencias internas” e “injusticias”.

Según la autora, el libro quiere ser un “homenaje” a los que luchan desde dentro de la Iglesia por su reforma.

“La crítica interna, en la Iglesia y fuera, no ha sido nunca un ejercicio fácil”, reconoce la religiosa, que ahora viste sin hábito.

Para Forcades, “tras la apertura y el acelerado aggiornamento (‘puesta al día’) que significó el Concilio Vaticano II (1962-1965) para una Iglesia que había rechazado prácticamente la modernidad y vivía de espaldas, hemos experimentado casi medio siglo de resistencia al Concilio, de reinterpretación de sus intuiciones fundamentales, de conservadurismo, de incremento del centralismo y del control institucional y de frenadas”.

“Los teólogos de la liberación latinoamericanos, hombres y mujeres, son quienes más han sufrido las consecuencias de esta involución y los que más han aportado para superar la connivencia con el poder y apostar por una verdadera ‘Iglesia de los pobres’“, defiende Forcades.

Las mujeres, y muy particularmente las religiosas, somos quienes más directamente sufrimos la misoginia y luchamos en contra. Y el clericalismo lo sufrimos directamente todos los fieles, y existen, grupos organizados de laicos y sacerdotes también trabajando para superarlo”, asegura.

El libro se estructura en tres partes y una conclusión. La primera parte ofrece una breve panorámica de la situación actual de la Iglesia católica romana y de las expectativas abiertas por el Papa Francisco. La segunda expone los presupuestos teóricos de Forcades a la hora de abordar la renovación eclesial. Y la tercera analiza los movimientos de renovación más activos hoy en el seno de la Iglesia.

Entre los colectivos que analiza la religiosa están el movimiento de católicas ordenadas como sacerdotes, el de curas casados, el colectivo de divorciados dentro de la Iglesia, los movimientos de cristianos LGTBI y los que se oponen a las reformas del concilio Vaticano II.

Según la religiosa benedictina, en 2013 la elección del Papa Francisco abrió un período de grandes expectativas en que muchos cristianos confiaban en que habría un cambio de enfoque dentro de la Iglesia católica y que abordaría el “conflicto entre doctrina y experiencia de vida que sufren muchos cristianos en su propia piel”.

“Pero este proceso no parece que vaya a ser tan rápido como muchos esperaban que fuera”, señala.

Forcades advierte, sin embargo, de que “la renovación de la Iglesia, como la de la sociedad, siempre se ha iniciado por abajo, y en este sentido hoy en día hay muchos movimientos que buscan respuesta en la Iglesia católica sobre cuestiones que los interpelan muy directamente, porque ponen en conflicto su experiencia espiritual y su vida personal”.

La relación con el celibato de los curas, la contracepción y el aborto, la ordenación de mujeres, la actitud de la Iglesia hacia los católicos divorciados, su posicionamiento respecto a los católicos homosexuales y la actitud de la institución para con las víctimas de los casos de pederastia que han tenido lugar en escuelas religiosas son algunos de los retos que menciona Forcades.

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2017/04/18/teresa-forcades.shtml

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: