Facebook permite a sus empleados faltar al trabajo para protestar contra Trump


PUBLICIDAD

La compañía Facebook ha dado luz verde a sus trabajadores para unirse a las protestas pro-inmigración contra Trump.

El gigante de la comunicación ha asegurado que no habrá sanciones contra los empleados que acudan a las manifestaciones contra el presidente el próximo 1 de mayo.

‘’En Facebook estamos comprometidos con la creación de un espacio inclusivo de trabajo donde los empleados se sientan cómodos para expresar sus opiniones’’, ha asegurado un portavoz de la compañía.

Dirección de correo electrónico Acepto los Términos y condiciones.

El imperio y su líder, Mark Zuckerberg, han criticado duramente a Trump desde las elecciones presidenciales.

Las compañías tecnológicas, con el multimillonario Zuckerberg a la cabeza, han sido los mayores críticos del sector empresarial contra las medidas del presidente para frenar la avalancha migratoria hacia el país y la lucha contra el terrorismo.

‘’Apoyamos a nuestra gente reconociendo el Día Internacional del Trabajo para concienciar sobre las condiciones de trabajo igualitarias’’, ha subrayado. Sin embargo, las marchas convocadas ese día nada tienen que ver con los derechos laborales, sino para rechazar los políticas migratorias del Gobierno.

Facebook ha notificado a todos sus empleados a través de un correo interno su decisión. Según publica Bloomberg, un portavoz ha explicado que los trabajadores podrán ausentarse incluso si no lo han notificado con anterioridad.

Facebook, además, ha apuntado que revisará todos sus lazos con las compañías que no permitan a sus empleados acudir a sus empleados a estas protestas.

Fuente: La Era Trump

http://www.shalomjerusalen.com/2017/04/facebook-permite-sus-empleados-faltar.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+ShalomJerusalen+%28Shalom+Jerusalen%29

Las mujeres ricas en el mundo romano del primer siglo y en la Iglesia



El ajuste del Nuevo Testamento es el Imperio Romano del primer siglo, un mundo antiguo cuya cultura es ajena a los que viven en las sociedades occidentales modernas. No hace mucho tiempo, nuestra comprensión de las mujeres en el mundo antiguo era limitado. Se presumía las mujeres del primer siglo se pueden salir de casa con pocas libertades y derechos, y que las buenas mujeres vivía una vida tranquila en el anonimato bajo la autoridad de maridos o padres. Este escenario puede haber sido el caso de muchas mujeres, pero no fue el caso para todas las mujeres. Si leemos el Nuevo Testamento cuidadosamente podemos ver por nosotros mismos.

En el Nuevo Testamento, vemos que las mujeres eran en espacios públicos. Que algunos eran artesanos como Priscilla, o en los negocios como Lidia. Algunas mujeres eran ricos e independientes como Phoebe, y algunos fueron incluso del nacimiento real con los privilegios y el poder que viene con nobleza. [1]   No había un lugar o un papel para las mujeres, como si todas las mujeres eran iguales. De hecho, sólo dos papeles estaban fuera de los límites para las mujeres: ser un soldado romano o un funcionario imperial. [2] Había muchos lugares y muchas funciones diferentes que las mujeres llenaban en la sociedad y en la iglesia.

En este artículo, me veo en la dinámica social de la conciencia de clase, una dinámica que normalmente triunfó género. [3]   También miro lo que el Nuevo Testamento dice acerca de las mujeres particulares que eran ricos. Mi esperanza es que esta discusión se presentará una visión más auténtica más amplio, más allá de los estereotipos limitados, del lugar y la participación de ciertas mujeres en la iglesia del primer siglo.

Aunque este artículo se centra casi exclusivamente en las mujeres ricas-que conformaban una parte pequeña pero significativa de la Iglesia primitiva, quiero hacer hincapié en el principio de que la riqueza no es, y no lo era, un requisito previo para el ministerio. Jesús y Pablo bienvenida especialmente a los pobres y marginados como los miembros y ministros en el movimiento de Jesús. (Ver notas finales 11 y 36 para más información sobre esto).

PATRIARCADO Y CLASE

Es ampliamente reconocido que el patriarcado era una dinámica prevaleciente de la sociedad romana, pero no fue la única dinámica en el trabajo. [4] Además de ser patriarcal, la sociedad romana era completamente consciente de clase; las dos dinámicas no son exactamente lo mismo, a pesar de que existe un cierto solapamiento. Se observaron diferencias de clase y reforzados diaria. Por ejemplo, cuando usted se sentó en el teatro se determinó por clase. Y donde usted se sentó en una cena, si tuvieron la suerte de ser invitados, se determinó por clase e incluso por el estado de su pariente, o prioridad, dentro de su clase. [5]

En el mundo romano altamente estratificada, las mujeres procedían de todas las clases. Algunas mujeres del Nuevo Testamento eran ciudadanos romanos nacidos libres y eran dueños de casa de forma independiente ricos. Algunos incluso provenían de familias de las filas senatoriales o ecuestres, las dos clases superiores de la sociedad romana, o que procedían de familias por igual de alto estatus en las provincias. [6] La riqueza de los individuos y familias en las clases superiores era enorme. Y con la riqueza llegó potencia. Algunos hombres y mujeres que eran plebeyos podían ser muy rico, pero su nivel de riqueza por lo general no estaba en el mismo nivel que el de los senadores y jinetes.

El número de personas de alto estatus era pequeño en comparación con el resto de la población, posiblemente, sólo un uno por ciento. [7] Sin embargo, desde el principio, la iglesia atraía a las mujeres de alto estatus. [8] Por los siglos II y III, el número de jóvenes nobles convertirse al cristianismo crearía un problema real. Esto se debía a que los nobles no estaban convirtiendo en casi los mismos números, y por lo que algunas mujeres no podían encontrar Christian husbands del mismo valor. [9] Era ilegal de alto estatus a las mujeres romanas se casan fuera de su rango. Si lo hicieran, ellos perdieron su condición de noble, su poder y su riqueza. En torno a 200 dC, líderes de la iglesia, tales como Tertuliano y Calixto abordan este problema . [10] líderes de la Iglesia querían mujeres noble Christian para mantener su rango debido a que las mujeres podrían entonces usar su riqueza e influencia para beneficiar a la iglesia, a la que con frecuencia lo hacían. A diferencia de los estereotipos, estas fueron las mujeres que controlaban sus propias finanzas.

PROMINENTES Mujeres Griegas
Las mujeres de Tesalónica, Berea y Atenas (Hechos 17)

Otro estereotipo de las mujeres del siglo primero es que en su mayoría eran salir de casa. Es cierto que en el mundo griego de los siglos anteriores, muchas mujeres, especialmente las mujeres de alto estatus, había llevado una vida de clausura, ocultos. Sin embargo, los niveles relativos de restricción o la libertad variaron en gran medida de si una mujer griega vivió, por ejemplo, en Atenas o Esparta o Macedonia. En el primer siglo, las mujeres de alto estatus que viven en las ciudades romanas, como Corinto y de Filipo (que eran colonias romanas), y por supuesto la propia Roma, tenían más libertades y más derechos legales que sus hermanas griegas clásicas. También tenían más libertades que las mujeres que viven en las ciudades que estaban siendo predominantemente influenciados por las costumbres griegas, ciudades como Atenas. Sin embargo, incluso algunos del primer siglo griegos mujeres estaban haciendo sentir su presencia en la sociedad. Una vez más, sólo tenemos que mirar en el Nuevo Testamento para ver que este era el caso.

En Hechos capítulo 17, se observa que un buen número de mujeres que eran prominentes, o “de las primeras familias”, en la ciudad de Tesalónica se convirtieron en creyentes ( Hechos 17: 4 ). Era poca cosa para una mujer grecorromana a convertirse al cristianismo. Se espera que las esposas a adorar a los dioses de sus maridos. Por otra parte, las actividades religiosas de la familia y la comunidad estaban inextricablemente entrelazados con los ritmos y las actividades de la vida. A pesar de las dificultades, muchas mujeres griegas “honorables” se convirtieron en creyentes también en Berea ( Hechos 17:12 ). La palabra griega que significa “honorable” ( Eusquemón ) en Hechos 17:12  no significa simplemente “respetable”, en el que las mujeres tenían buenas costumbres y la moral alta, que significa “de alto standing”, e incluso “noble”. [11]

Más adelante, en Hechos 17, una mujer llamada Dámaris ateniense es mencionado junto a un hombre llamado Dionisio. Dionisio era un miembro del consejo del Areópago y por lo tanto de las clases altas. Damaris, Dionisio, y otros con ellos, se convirtieron en creyentes. El hecho de que Damaris se nombra junto Dionisio parece indicar que ambos son de las clases altas, pero los atenienses no son anónimos.

El autor de los Hechos estaba escribiendo a una persona de alto estatus, Teófilo, y probablemente ha querido destacar la gente prominente, de alto estatus que se convertían al cristianismo. Estas serían las personas Teófilo pudo identificar con, y hubieran prestado a la respetabilidad del nuevo movimiento. Sin embargo, no hay que olvidar que el número de mujeres y hombres de élite hacerse cristianos era pequeño en comparación con los hombres de clase baja y mujeres que también estaban conversión y que estaban activos en la vida de la iglesia y el ministerio.

A WEALTHY judío convertido
Lydia de Filipo (Hechos 16)

De Hechos 17 vemos que las mujeres de alto estatus griegos se hacían creyentes y unirse a la iglesia. Algunas de estas mujeres griegas se habían convertido previamente al judaísmo. Durante varias décadas, o incluso más, la mayoría de los conversos al cristianismo eran judíos en algún aspecto. Esto puede haber sido el caso de las mujeres griegas de Tesalónica ( Hechos 17: 1-4 ). Sin duda fue el caso de Lidia en Filipos que se describe como un “Dios adorador” en Hechos 16:14 , un término que indica que ella se había convertido al judaísmo.

Lydia también se describe como una mujer de negocios que se ocupó de tela costosa teñidos con púrpura de Tiro. Era ilegal para las clases bajas a usar ropa teñidos con púrpura de Tiro, no es que se lo podía permitir. Debido a que Lidia era una mujer de negocios que no puede haber sido de la clase más alta, ya que estas personas normalmente no se involucran en negocios. Los hombres y las mujeres en la clase de élite eran como duques y duquesas que vivían exclusivamente de la riqueza de sus tierras agrícolas. [12] Pero los miembros del orden ecuestre, o el equivalente de la provincia, podrían participar en el negocio. Debido a Lydia trataba de un artículo de lujo que sólo puede ser utilizado por las clases altas, [13] y porque ella habría requerido una gran cantidad de capital para ejecutar su negocio, puede haber pertenecido a una clase equivalente a la clase ecuestre. Es más probable, sin embargo, que era un plebeyo relativamente rico. [14]

Sabemos que Lidia tenía una casa lo suficientemente grande para dar cabida a Pablo y sus compañeros, y que aparentemente tenía la libertad de invitarles a su casa sin antes hablar con un tutor masculino. Cuando ella y la familia que se identifica con ella había sido bautizado, le dice a Pablo, “Ahora que usted ha decidido que soy un creyente en el Señor, venga y se quede en mi casa” ( Hechos 16:15 CEB). Pablo aceptó su hospitalidad. Lydia abrió su casa a Pablo y sus compañeros de viaje y de las reuniones de la primera iglesia en Filipos ( Hechos 16:40 ). [15]

Filipos era una colonia romana situada en Macedonia. Macedonia era un lugar donde las mujeres tenían libertades relativas incluso cuando los griegos gobernados.

Si Macedonia produjo quizás el grupo más competente de los hombres en el mundo había visto todavía, las mujeres eran en todos los aspectos de las contrapartes de los hombres; jugaron un papel importante en los asuntos, recibió enviados y obtenido concesiones para ellos de sus maridos, templos construidos, ciudades fundadas, mercenarios se dedican, comandado ejércitos, fortalezas mantenidas, y actuaron en ocasiones como regentes o incluso co-gobernantes. [dieciséis]

Algunas de las mujeres principales de Tesalónica, Berea y Filipo, todas las ciudades macedonias, se unieron a la iglesia donde su riqueza, influencia, y la protección podrían ser utilizados para beneficiar a otros miembros de sus iglesias.

Las mujeres ricas en el mundo romano y en la Iglesia

Paul en presencia de Agripa II, Bernice y Festo ( Hechos 25: 23-26: 32 ).
Pintura al óleo de Vasiliy Surikov, 1875

Un Jewish Princess POTENTE
Bernice (Hechos capítulo 25-26)

Así como prominentes mujeres griegas y judíos que se convirtieron en cristianos, otras mujeres poderosas son mencionados en el Nuevo Testamento que no llegan a ser cristianos. Estas mujeres eran las celebridades de su época y tuvo alguna influencia sobre la política y el tono moral de la sociedad, especialmente en relación con la política y la moralidad mujeres.

Dos mujeres de la clase más alta se mencionan en Hechos. Drusilla, una princesa judía, es mencionado en Hechos 24:24 . Drusila era una hija de Herodes Agripa I (nieto de Herodes el Grande), [17] y ella era la esposa de Félix, el gobernador romano de Judea entre los años 56-60. Bernice, o Berenice, es otra princesa judía mencionado en Hechos ( Hechos 25:13 , 23ff ; 26: 30-31 ) . También era una hija de Herodes Agripa I. En los Hechos, que aparece como el consorte de su hermano Agripa II cuando ambos escucharon Pablo defenderse en Cesárea.

Bernice se convirtió en una de las mujeres más poderosas en su día. Cuando tenía 16 años, se casó con su tío, Herodes V, que era el rey de Calcis. [18] (la hermana de Herodes V era Herodías que fue responsable de la muerte de Juan el Bautista.) Bernice retuvo el título de “reina” después de la muerte de su marido cuando ella tenía sólo veinte años de edad. [19] Roma, entonces dio a su hermano Herodes Agripa II el reino de Calcis, que gobernaba junto con Berenice. [20] Debido a que pasaron tanto tiempo juntos, feos rumores circularon. Para acallar los rumores, Bernice casó. Ella optó por casarse con el rey de Cilicia, pero el matrimonio no fue un éxito, por lo que regresó a vivir con su hermano. [21]

Bernice estaba en Jerusalén en AD 66 como la revuelta judía comenzaba. Vio la brutalidad de los soldados romanos hacia los Judios, y envió mensajes frecuentes (a través de los hombres de la orden ecuestre) al entonces gobernador de Judea, Gessius Florus, en relación con esto. Incluso se acercó a su asiento tribunal en un intento de razonar con él diplomáticamente, pero el gobernador no escucha (Josefo, La guerra de los judíos 2 0,309-314). Así Bernice y su hermano trataron de calmar los propios levantamiento judío, con un éxito temporal (Josefo, JW 2 0,402-406).

Cuando la guerra hizo estallar en 67, Bernice del lado de los romanos, posiblemente porque los vio como llegar a ser los vencedores. Por otra parte, se convirtió en un poderoso partidario del general romano Vespasiano y se convirtió en su protector. Tácito escribe, “la reina Berenice también, que entonces estaba en la flor de la juventud y la belleza, y que había encantado incluso el viejo Vespasiano por el esplendor de sus regalos, promovió su causa con igual celo.” ( Historia 2.81.2) [22 ] Su causa era convertirse en emperador, y él tuvo éxito. En torno al 68, Bernice se convirtió en la amante y consorte del hijo de Vespasiano Tito, que tenía once años menor que ella. Tito era el general cuyas tropas destruyeron Jerusalén en el año 70 DC. Probablemente debido a los sentimientos anti-judíos en Roma, sin embargo, Tito envió Bernice distancia en torno a la vez que se convirtió en emperador.

Las mujeres como Bernice, Drusilla, y Herodías eran mujeres ricas poderosos de la clase más alta. Estaban acostumbrados a salirse con la suya y tenía una plantilla de sirvientes y esclavos, así como clientes dependientes, que hizo su oferta. [Piense de lady Catherine de Bourgh a partir de Jane Austen Orgullo y prejuicio , pero más ambicioso, más implacable, y más potente.] Estas mujeres nobles no eran cristianos, pero su ejemplo puede haber influido y envalentonado otras mujeres judías de alguna manera. [23]

Sabemos que algunas mujeres judías ricas en Asia Menor eran benefactores de sinagogas y fueron prominentes en sus comunidades. Inscripciones en Asia Menor revelan que algunas de estas mujeres fueron remitidas a la dirección títulos tales como “principal de la sinagoga.” [24 ] Se debate si estos títulos eran honorífico o si las mujeres se ha ejecutado al menos algunas sinagogas en la antigüedad. En cualquier caso, estas mujeres no eran invisibles o impotentes.

MUJERES DE LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA IMPERIAL O aristocrática
Junia, Julia y Claudia?

Hemos visto que algunas mujeres de las mejores familias de Macedonia se unieron a la iglesia, incluso si las princesas judías no lo hicieron. ¿Hay algunas mujeres cristianas de las familias senatoriales en Roma mencionados en el Nuevo Testamento?

Tres de las más poderosas familias aristocráticas de Roma eran las familias Junii, Julii, y claudii. [25 ] Las mujeres de estas familias fueron nombrados con frecuencia Junia, Julia, y Claudia, respectivamente. Curiosamente, en el Nuevo Testamento, hay una Junia, una Julia, y Claudia, y cada uno de ellos vivía en Roma. Eran estas mujeres de las familias aristocráticas?

Había una costumbre de los esclavos liberados que toman el nombre de su amo la familia, y esto puede haber sido el caso de Junia , que se menciona en Romanos 16: 7 . El nombre de su pareja “Andrónico” era un nombre de esclavo común, por lo que puede haber sido liberado, tanto esclavos de la casa imperial. [26] Esta es probablemente la situación para Julia y su pareja Filólogo, también, que se mencionan en Romanos 16:15 . [27] Tanto Junia y Julia y sus socios [28] fueron, probablemente, inherente a los hogares aristocráticos, pero no eran de las mismas clases altas. Hay evidencia que sugiere incluso Filólogo se adjunta a la casa imperial. Posiblemente hay varios nombres en Romanos 16 de los cristianos que pertenecían a la casa de César. [29]

En su carta a los Filipenses, Pablo transmite saludos de los cristianos en la casa de César ( . Phil 4:22 ). (Carta de Pablo a los Filipenses fue escrito en la época Claudio había sido envenenado por su cuarta esposa, y fue sucedido por Nero.) Unos cristianos incluso ganar posiciones de poder dentro de la casa imperial. Emperador Cómodo, que gobernó de 180-192 tenía una concubina cristiana llamada Marcia. [30] A través de su influencia, muchos cristianos que habían sido esclavizados y enviados a las minas de estaño en Cerdeña fueron liberados. Uno de estos esclavos, Calixto, se convirtió en obispo de Roma.

En segundo lugar Timoteo, una carta presume que ha sido escrito por Pablo mientras estaba en Roma, saludos se envían de una mujer llamada Claudia. La identificación de Claudia es difícil ya que era un nombre común, pero, a causa de los nombres mencionados con los de ella en 2 Timoteo 04:21 , en especial los de Pudente y Linus, ha habido algunas sugerencias en cuanto a quién era esa mujer. Una sugerencia es que ella era Claudia Rufina cuyo marido era un senador romano llamado Pudente. Esto pone a Claudia Rufina en la clase más alta. Otra sugerencia es que ella era la madre de Linus que se convirtió en obispo de la iglesia en Roma en 67. Otra sugerencia es que ella era la hija de Carataco, un jefe británico que fue capturado y luego liberado por el emperador Claudio. Sea cual sea su verdadera identidad y el estatus social, Claudia, y las otras personas mencionadas con ella en 2 Timoteo 4:21 , eran cada prominente en la iglesia de Roma.

Algunas mujeres cristianos mencionados en el Nuevo Testamento eran de origen noble o aristocrático. Pero hay otras mujeres que, mientras ellos parecen ser cabezas de familia independientes y relativamente rico, no puede haber pertenecido a una de las clases altas. Leyes romanas introducidas por primera vez en el siglo I aC habían hecho posible que algunas mujeres que conservan su propia riqueza y no lo transfieren a las familias de sus maridos. Esto significaba que si una mujer de una familia rica sobrevivió a su marido y padre, que podía llegar a ser rico en su propio derecho y libre de un tutor masculino. La edad media de las novias romanas por primera vez tenía 14 años y la media de los maridos por primera vez fue de 24, aunque maridos podrían ser mucho mayores. [Piense en Marianne y Colonel Brandon en de Jane Austen Sentido y sensibilidad que eran 16 y 35 cuando se casaron.] No era raro para una mujer para sobrevivir a su marido, a condición de que sobrevivió el parto. Al parecer, de los textos bíblicos que Lidia en Filipos, Ninfas en Laodicea, la señora elegida en Asia Menor, y otros actuaron de forma independiente y por lo tanto puede haber sido relativamente viudas-viudas ricas. Y estas mujeres organizadas y cuidados congregaciones en sus propios hogares.

Ayudado a muchos
Phoebe de Cencrea (Romanos 16: 1-2)

Otra mujer que parecía actuar de forma independiente de un esposo o padre es Phoebe de Cencrea. En Romanos 16: 1-2 , Pablo identifica a esta mujer con tres piezas de información que se refieren a su condición eclesial. Ella es “nuestra hermana”, “diácono de la iglesia en Cencrea”, y “ayudado a muchos,” incluyendo a Paul.

Un patrón- prostatitis (femenino) o próstatas (masculino) -era, sin excepción, una persona influyente en la sociedad romana. Hasta hace poco, sin embargo, cuando se traduce o comentar prostatitis en Romanos 16: 2 , por lo general se han utilizado palabras mundanas como “ayudante”. Destacado académico James Dunn señala el prejuicio contra el reconocimiento de Phoebe como una mujer influyente, y afirma: “La falta de voluntad de los comentaristas para dar prostatitis su sentido más natural y obvio de patrón es más llamativo.” [31] Y añade que, a diferencia de muchos lectores modernos , los lectores originales de Pablo “era poco probable que pensar en Phoebe como algo más que una figura de importancia cuya riqueza e influencia había sido puesto a disposición de la iglesia en Cencrea.” [32]

La práctica de patrocinio floreció a principios del Imperio Romano y era una parte esencial de la sociedad romana. Seneca incluso lo describió como “el principal vínculo de la sociedad humana” ( De beneficiis 1.4.2). Teniendo un patrón era un medio a menudo necesarias de ganar “el acceso a los bienes, la protección, o las oportunidades de empleo y progreso.” [33] Además de ser una parte importante de la sociedad romana a todos los niveles, el patrocinio también fue importante en la iglesia. Edwin juez ha remarcado, “el cristianismo era un movimiento patrocinado por los clientes locales a su cargo sociales.” [34]

La práctica de patrocinio fue informal y voluntaria, pero había ciertas limitaciones sociales y obligaciones recíprocos que implican la relación cliente-patrón. Y un hombre rico o una mujer que hizo una generosa donación a su ciudad, comunidad, gremio, o para un individuo, etc, fue capaz de ejercer una considerable influencia y poder.

Forbes y Harrower escritura:

Debido a que el patrocinio era ‘de muchas maneras ciegos al género’ mujeres podrían deliberadamente, o como un subproducto de su beneficio, aumentan su honor y su presencia en el espacio público. . . . Así, las mujeres ganaron clientes por sí mismos la libertad para hablar y actuar en los asuntos políticos y religiosos. [35]

Las mujeres ricas que actuaron como clientes continuaron siendo influyente en la iglesia, incluso cuando otras funciones y cargos ministeriales se les negó cada vez más a ellos. [36] En muchas iglesias, ministros masculinas “dio la bienvenida a las mujeres como clientes e incluso les ofrecieron papeles en los que podrían actuar como colaboradores. Por el año 200 dC, el papel de la mujer [como patronos y colaboradores] en iglesias cristianas era bastante inconfundible.” [37] Al igual que el apóstol Pablo, algunos de los‘grandes hombres’de los primeros cristianos, como Clemente de Alejandría (b.150 ), Origen (b.184 / 5), y Jerome (. b 347) fueron apoyados por amigos femeninos ricos y colegas. [38]

CONCLUSIÓN

Las costumbres de las diferencias de clase y patrocinio dieron de alta condición y poder de las mujeres ricos y prominencia en la sociedad. Estas costumbres también permitieron alto estatus y las mujeres ricas para tener influencia en la iglesia; que eran sus clientes, líderes de la iglesia casa, y ministros. A diferencia de los estereotipos comunes, estas mujeres no se pueden salir de casa y al abrigo. Estas mujeres no eran silenciosas o anónima. Estas mujeres, y otros, utilizan sus diversos recursos y regalos para beneficiar a sus iglesias. No estaban en silencio en las iglesias.


Notas finales

[1] En el mundo antiguo, los nobles y los nobles podían ejercer el poder letal hacia las personas por debajo de ellos, a menudo con impunidad.

[2] Lynn H. Cohick escribe: “Dos trabajos fueron restringidos solamente a las mujeres: la obstetricia y de nodrizas, y dos puestos de trabajo estaban fuera de los límites: soldado y que cumpla un mandato imperial. Las mujeres en el mundo de los cristianos tempranos: Formas Iluminador antiguo de la vida (Grand Rapids, MI: Baker, Académico, 2009), 31.

[3] Cohick, Las mujeres en el mundo de los cristianos tempranos , 22.

[4] “El patriarcado es el poder de los padres: un sistema familiar sociales, ideológico, político en el que los hombres por la fuerza, la presión directa, o mediante el ritual, la tradición, la ley y el idioma, costumbres, la etiqueta, la educación y la división de mano de obra determinar qué parte las mujeres debe o no jugar, y en el que la hembra está subsumido en todas partes del macho “.
Adrienne Rich, las mujeres nacidas: la maternidad como experiencia e Institución (Nueva York: WW Norton, 1976), de 57 años.

[5] James escribió en contra de un asiento preferencial en su carta del Nuevo Testamento ( Santiago 2: 1-9 ).

[6] “Las‘órdenes’( ORDINES ) o‘Estates’de imperial sociedad romana. . . eran claras, las categorías establecidas legalmente. Las dos más importantes y duraderos fueron los senadores y los caballeros: el ordo senatorius y el ordo equester . Además, las familias cuyos miembros habían servido o eran elegibles para servir en los consejos o senados de las ciudades provinciales constituyeron una orden local en esos lugares “.
Wayne A. Meeks, los primeros cristianos urbanos: el mundo social del apóstol Pablo  ( New Haven: Yale University Press, 2003), de 53 años.

[7] Meeks,  primeros cristianos urbanos , 53.

[8] La iglesia primitiva era atractivo para las mujeres, incluidas las mujeres de alto estatus. Por otra parte, “dentro de la subcultura cristiana mujeres disfrutaban mucho más alto estado, que las mujeres en el mundo grecorromano en general.” Rodney Stark, el surgimiento del cristianismo (Nueva York: HarperOne, 1996), 95.

[9] El académico patrística Peter Lampe señala que ni siquiera podemos nombrar cuarenta personas de la clase senatorial que eran cristianos antes de la época de Constantino (que murió en el año 337), pero de estos cuarenta individuos dos tercios son mujeres. De Pablo a Valentino: cristianos en Roma en los dos primeros siglos (Minneapolis MN: Fortress Press, 2003), 119. Sin duda, aún había otros cristianos de la clase senatorial cuyos nombres no conocemos.

[10] Ver Tertuliano,  los tratados sobre el matrimonio y el nuevo matrimonio , traducido y anotado por William P. Le Saint, Antiguo Cristiano escritores, vol. 13 (Nueva York: Prensa Paulista, 1951)

[11] Véase Walter Bauer, “εὐσχήμων”, Un Léxico Griego-Inglés del Nuevo Testamento y Otros literatura cristiana temprana , tercera edición (BDAG), revisado y editado por FW Danker, (Chicago: University of Chicago Press, 2000), 414.
a modo de ejemplo, José de Arimatea se describe como Eusquemón ( Marcos 15:43 ), al igual que algunas mujeres de Antioquía de Pisidia, en Asia Menor, que le dio a Pablo un tiempo difícil ( Hechos 13:50 ).
No hay duda de que las mujeres y los hombres ricos jugaron importante papel en la iglesia que lleva, pero las personas más pobres también hicieron contribuciones vitales y se convirtieron en líderes. Por otra parte, Pablo habla fuertemente en contra de algún tipo de sesgo hacia los hombres y mujeres honorables y de élite en las iglesias. En 1 Corintios 12, Pablo usó el cuerpo como una metáfora de la iglesia e incluyó la palabra Eusquemón :

. . . los miembros del cuerpo que parecen más débiles son indispensables, y los miembros del cuerpo que nos parecen menos dignos que visten con mayor respeto, ya los miembros menos respetables son tratados con mayor respeto; mientras que nuestro más respetable [o, honorable ( Eusquemón )] miembros no necesitan esto. Pero Dios así lo ha dispuesto el cuerpo, dando más abundante honor al miembro inferior, que puede que no haya disensiones dentro del cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. 1 Corintios 12: 22-25 NVI.

[12] Las familias de la clase senatorial necesitaba tener un patrimonio neto de más de 1.000.000 sestercios, y ellos no se involucran en negocios. (Como una guía muy aproximada: un sestercio podría comprar dos panes.) En el primer siglo, algunas, pero no todas, de estas familias senatoriales eran de ascendencia aristocrática.

[13] La ropa teñidos con púrpura de Tiro, también conocido como imperial o púrpura real, también fueron usados por prostitutas de clase alta. Ver Bruce Winter, esposas romanas, viudas romanas (Grand Rapids MI: Eerdmans, 2003), 42-43, 100, 105.

[14] Si bien es probable Lydia corrió su propio negocio, también es posible que se emplea como un distribuidor de tela de color púrpura por otra persona.

[15] hospitalidad de Lidia en Filipos algo ajusta a un patrón que Ben Witherington ha observado:

. . . Se mencionan las mujeres prominentes siempre que se mencionen las iglesias en casa en el Nuevo Testamento. Mujeres convierte de algún medio que ofrecían alojamiento ocasional y hospitalidad a los hermanos cristianos se convirtió en el equivalente cristiano de una ‘madre de la sinagoga’ como sus hogares, albergues, país de origen para viajar cristianos, se convirtió en los lugares habituales de reunión de los conversos en su área. . . la casa era el centro de la Iglesia [en el que] las mujeres eran muy naturalmente en la vanguardia de ofrecer para la vida y el crecimiento cristiano, y la difusión del Evangelio.
Ben Witherington, la Mujer y la génesis del cristianismo (Cambridge: Cambridge University Press, 1990), 212-213.

[16] W. Tarn y GT Griffith, helenístico civilización , tercera edición (Londres: Methuen, 1952), 98-99.

[17] Herodes Agripa I se menciona en Hechos 12. Él tenía James, el hermano de Juan, asesinados, encarcelados y Peter.

[18] Chalchis era un pequeño reino situado en el Líbano.

[19] “En una inscripción en latín de Beirut que se llama” la reina Berenice, hija del gran rey Agripa ( Comptes rendus de l’Acad EMIE des inscripciones (1927) pp 243-44.); en una inscripción en griego que se llama ‘Julia Berenice, la gran reina’ ( IG III.556 = CIG 361) “.
FF Bruce, El libro de los Hechos , NICNT (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1988) 457, nota 27.

[20] En algunas partes del mundo antiguo, no era una rareza para una mujer ser una regla, incluso en su propio derecho. Egipto veces rigió una mujer, siendo la más famosa Cleopatra VII, el último faraón egipcio. Y Kush (llamada Etiopía en la Biblia) a veces rigió una mujer. Candace menciona de pasada Hechos 8:27 es uno de tales regla. “Candace” (o, Candace ) era un nombre dinástico o título.

[21] Las mujeres que eran ciudadanos romanos podían fácilmente divorciarse de sus maridos, y los divorcios eran comunes en las clases altas a medida que se forman nuevas alianzas políticas y las viejas rotas. (Más información sobre el divorcio  aquí y aquí ).

[22] Tácito, “La Historia”, Obras completas de Tácito, ed. Alfred John Church y William Jackson Brodribb (Nueva York: Random House, 1873, 1942) Fuente: Perseo .

[23] El vestido y el comportamiento de las mujeres ricas en la iglesia de Efeso, dirigida en 1 Timoteo 2: 9-10 , puede haber sido influenciado por el vestido y el comportamiento de las mujeres de élite que fueron vistos como modelos de roles.

[24] Por ejemplo, un anuncio inscripción del siglo segundo de Esmirna menciona una mujer llamada Rufina que era principal de la sinagoga. La inscripción dice: “Rufina, una regla judía sinagoga [ archesynagōgos ], construyó esta tumba para sus esclavos liberados y los esclavos planteadas en su casa. Nadie más tiene derecho a enterrar a alguien aquí.”( CII 741; IGR IV 1452). Véase Bernadette J. Brooten, mujeres líderes en la antigua sinagoga: inscripcional evidencia y de fondo , Brown Estudios Judaicos, 36 (Atlanta y Chico, CA : Scholars Press, 1982)
(más en los más importantes mujeres en sinagogas e iglesias en Asia Menor aquí ).

[25] Los primeros cinco emperadores Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón-pertenecido a la dinastía Julio-Claudia romanos. Es decir, su linaje procedía de ambos, las familias Julii y claudii.

[26] “[Werner] Eck supone que el nombre de Andrónico lo marca como un hombre libre y que, por tanto, Junia, también, debe ser una liberta de la gens Iunia [familia Junii] (Eck 1971, 392). . .”Meeks,  primeros cristianos urbanos , 57.

[27] Filólogo bien puede ser el mismo que se menciona en varias inscripciones sobrevivientes de la casa imperial. Ver JB Lightfoot, Epístola a los Filipenses (Londres y Cambridge: MacMillan, 1869), 175.

[28] Los esclavos y libertos no podían casarse legalmente bajo la ley romana, sin embargo, algunas parejas que pertenecen a estas clases bajas vivían como marido y mujer.

[29] Lightfoot, Epístola a los Filipenses , 171.

[30] A pesar de que no estaban casados legalmente, Cómodo y Marcia vivían como marido y mujer. Marcia era respetado como la consorte de Cómodo y ella era conocida por sus actos de beneficencia.

[31] James DG Dunn,  Romanos 9-16 , Vol CMB. 38B, (Dallas, TX: Word, 1988), 888.

[32] Dunn,  Romanos 9-16 , 889.

[33] David deSilva, “Mecenazgo y Reciprocidad: el contexto de la Gracia en el Nuevo Testamento”, Ashland Teológico Diario 31 (1999) 32.

[34 ] El juez Edwin A., Los primeros cristianos como una comunidad escolar (Londres: Tyndale Press, 1960), 8.

[35] Greg W. Forbes y Scott D. Harrower,  Criado de la oscuridad: Un narratival y el Estudio Teológico de la caracterización de la Mujer en los Hechos de Lucas  (Eugene, OR: Wipf y Stock, 2015), de 32 años.

[36] Pablo consideraba charismata como uno de los requisitos principales para el ministerio; y pobres, así como ricos, la gente ministró en iglesias fundadas por Pablo y otros apóstoles. Hay amplia evidencia de que las mujeres, ya sean ricos o pobres, fueron profetas en la iglesia primitiva. Por ejemplo, el apócrifo 3 Corintios menciona Theonoe, y el fragmento 9 de los Hechos apócrifos de Pablo menciona Myrte, dos profetisas en la iglesia de Corinto . Eusebio incluso asocia los que profetizaban hijas de Felipe con dones apostólicos, la enseñanza y el ministerio fundamental ( Hist. Ecl. 3.39.9; véase 5.17.3).
Los esclavos no se excluyeron del ministerio. Ignacio, escribiendo en torno a 110, menciona que el obispo de Éfeso era Onésimo. (Ignacio, Carta a los Efesios 1: 3) Onésimo era un nombre de esclavo común. Hipólito escribió que Calixto, obispo de Roma (217-222) había sido un esclavo. (Hipólito, Refutación de todas las herejías 9.11 ) Plinio (gobernador de la provincia del Ponto y Bitinia en Asia Menor en 113-117) escribió que había torturado e interrogado dos mujeres esclavas. Se cree que estas mujeres eran ministros o diáconos (latín: Cristiano  ministrae ). (Plinio el Joven,  Epístola a Trajano , 10:96) también Véase la nota 11.

[37] Peter Brown,  El Cuerpo y la sociedad: hombres, mujeres, y la renuncia sexual en el cristianismo primitivo  (Nueva York, Columbia University Press, 1988), 144-145.

[38] Muchas de estas mujeres eran bien educados. La educación de las niñas en la antigua sociedad romana está más allá del alcance de este documento.

Imágenes
Busto de una mujer romana del siglo II, extracto de una foto tomada por Mary Harrsch a través de Flickr .
Pablo, en presencia de Agripa, Berenice y Festo, pintura de Vasiliy Surikov, 1875 ( Wikimedia )


Artículos relacionados

La reina de Saba y otros 3 mujeres gobernantes poderosos en la Biblia
la prominencia de las mujeres en los cultos de Éfeso
la Iglesia del primer siglo y el Ministerio de la Mujer
Pablo y mujeres, en una cáscara de nuez
Los medios de Ministerio: regalos, gracia, la fe. . . ¿Género?
Honor extra para Underdogs (1 Corintios 12: 12-31)

http://newlife.id.au/equality-and-gender-issues/wealthy-women-roman-world-and-church/

P. Roy Bourgeois, P. Marek Bozek, Annie Watson ARCWP y Janice Sevre Duszynska ARCWP Co-Presidir Liturgia en San Estanislao Comunidad católica de St. Louis, Missouri 16:00 Liturgia


 

LA MADRE TIERRA!!!


Elementos

http://cronicasinmal.blogspot.com.co/2016/04/22-de-abril-dia-de-la-tierra.html?spref=fb

ABRIL 22 FELIZ DIA MADRE TIERRA!!!


22 de abril. Día de la Tierra.

Feliz día a pesar de las bombas,
de las guerras y los transgénicos,
de la megaminería, del intento
de horadar tu seno sin medida,

Feliz Día.

A pesar de la ambición capitalista
que en su ciega avaricia contamina
los ríos, las montañas y la vida,
el cielo, el aire y la fauna que has creado…
Madre Tierra, Feliz Día.

 

Feliz día en banderas de la tierra
que te llevan en la sangre y te veneran,
feliz día en la lucha de los pueblos
que reclaman su espacio en tu bandera
y besando el color de tu estandarte
te llevan en la piel y en las venas.

Cristhian Espinoza

http://cronicasinmal.blogspot.com.co/2016/04/22-de-abril-dia-de-la-tierra.html?spref=fb

Gitanas, musulmanas y negras contra el racismo y el feminismo colonial


La lucha de las mujeres racializadas en un contexto euroblanco no es únicamente una lucha de género contra el machismo pues, además de combatir el patriarcado, deben hacer frente a una serie de estereotipos y prejuicios sobre ellas que, a menudo, proceden del propio movimiento feminista hegemónico. La lucha de las mujeres feministas racializadas es también la lucha contra el racismo y la lucha por recuperar los espacios usurpados por el feminismo colonial.

Entrevistamos a tres activistas feministas: una gitana, una musulmana y una negra.  

Antonia Reyes Rodríguez es diplomada en Trabajo Social y activista de la asociación “Gitanas Feministas por la Diversidad” a nivel nacional. También es representante y responsable de desarrollar “Gitanas Feministas” en la provincia de Granada.

Soraya es estudiante de Magisterio, feminista islámica y activista en redes sociales.

Siham Aater es profesora de Educación Secundaria y Bachillerato, mediadora escolar e intercultural, feminista negra e islámica y miembra de Red Musulmanas

Salam. Negra, gitana y musulmana: las tres sabéis perfectamente lo que es el racismo, el antigitanismo y la islamofobia respectivamente, las tres sabéis lo que significa formar parte de la otredad. ¿Cuáles son los prejuicios más comunes que recaen sobre vosotras?

Antonia: Las mujeres gitanas llevamos la etiqueta de sumisas, analfabetas, sin ningún tipo de inquietud profesional, y solo servimos para casarnos, procrear,  cuidar del hogar y del resto de la familia.

Gracias a programas racistas y denigrantes, cuyos nombres no voy a citar, se ha extendido una imagen de la mujer gitana “folklórica/florero”. Somos los bufones del reino desde hace siglos.

Las mujeres gitanas solo podemos encajar en estas categorías: delincuente, folklórica/florero y cebo para ganar votos de gitanos cuando se acercan las elecciones.

Estos prejuicios sobre nosotras se traducen en barreras para acceder a recursos básicos como empleo, vivienda, educación, etc.

Soraya: Normalmente la gente piensa que todo lo que hago lo hago obligado por un señor barbudo y maligno, es decir, mi padre o el marido y hermano que no tengo.

Llevo hiyab y si lo llevo es porque según la población islamófoba me obligan, a pesar de que, en verdad, la única que sabía que me lo iba a poner era mi madre y que mi padre alguna vez me ha mencionado que me lo quite si pasa alguna cosa mala. La gente también tiende a pensar que no tengo permitido estudiar, aunque vaya todos los días a la universidad, trabajar o hacer vida social. En el caso del trabajo a mi mejor amiga, que trabaja en una residencia, sus compañeras de trabajo le han llegado a preguntar si tenía prohibido trabajar, mientras estaba trabajando…

La gente piensa que todas las mujeres musulmanas somos iguales, nos quitan toda la humanidad, a los ojos del islamófobo ni sentimos ni padecemos, no tenemos gustos, aficiones, ni preferencias y, por supuesto, carecemos de cualquier tipo de personalidad.

Siham: Soy mujer, negra, musulmana y feminista. Y soy española. La mezcla perfecta para ser el objetivo de un cúmulo de prejuicios. Muchas son las situaciones vividas de racismo, de discriminación y, a veces, hasta de rechazo. En cuanto te ve la gente hablar un perfecto castellano, se sorprenden y te preguntan por qué hablas un perfecto español, y tú con toda normalidad respondes “porque lo estudié en la universidad”. Pues la cara de la persona es de sorpresa, asombro. A veces ni te creen, parece que piensen “anda, si además has estudiado…”. El primer prejuicio al cual nos enfrentamos es que nos tachan de ignorantes. La forma de llegar a España para la gente es en una patera o debajo de un camión, siempre es de forma ilegal.  He recibido insultos como “vete a tu país”, “negra de mierda”, “mora”…

¿Creéis que esos mismos prejuicios racistas recaen sobre los hombres negros, musulmanes y gitanos en la misma medida que lo hacen sobre vosotras?

Antonia: Existen estereotipos que compartimos tanto gitanas como gitanos: sucios, vagos, delincuentes y sin honestidad. Pero por ser mujeres nosotras tenemos una significación mucho más negativa, ya que se nos agregan los prejuicios derivados de los roles de género, al igual que el resto de mujeres. Nuestro yugo es mucho mayor. En cuanto te sales de la norma impuesta por estos estereotipos, la sociedad mayoritaria te obliga  volver a ellos, posicionándote en un callejón sin salida, porque pesa más tu pertenencia étnica que todos tus méritos personales, profesionales, académicos, etc.

Soraya: Creo que sobre los hombres musulmanes no caen los mismos prejuicios que sobre nosotras, sino que los prejuicios que hay sobre los hombres musulmanes son los que provocan los prejuicios sobre las mujeres musulmanas. El estereotipo de hombre musulmán es el de hombre barbudo, violento, insensible, sin educación, entre 30-40 años que tiene varias mujeres y que abusa, maltrata y controla a las mujeres de su entorno. Los prejuicios sobre los hombres musulmanes alimentan los prejuicios hacia las mujeres musulmanas y viceversa.

Siham: Creo que, en mi caso personal, los hombres musulmanes de raza negra sufren muchos prejuicios, pero nosotras, al ser mujeres, los sufrimos en mayor medida.

¿Podéis contar alguna situación racista que hayáis sufrido y queráis denunciar?

Antonia: Como mujer gitana invisible, ya que no cumplo con la “fisonomía” que según la sociedad mayoritaria debe cumplir una persona gitana, tengo que aguantar comentarios y chistes de quienes esperan estar hablando con una aliada.

Desde “los gitanos están así porque quieren” o “viven de ayudas sociales”, pasando por “prefieren delinquir a trabajar”. Pero cuando les sueltas en la cara “perdona, soy gitana”, reculan y quieren justificar esas palabras que acaban de decirte con un “pero tú no eres gitana de verdad”.

Entonces es cuando intentas ser tolerante ante la ignorancia, sacas tu manual de “Pedagogía para romafóbicos/as” y empiezas con la clase. Puedo decir con seguridad que no logro convencerles. Se reafirman en casos aislados o en noticias sesgadas.

Soy consciente de que soy privilegiada y no he sufrido el racismo directo como otros familiares, que por ser morenos y vivir en zonas concretas no encuentran trabajo o no consiguen alquilar una vivienda.

Pero una vez eres racializada te hacen el traje a su medida, por ejemplo en entornos laborales y académicos. Entonces te sitúan por debajo de ellos y se sienten con la obligación de vigilar cada movimiento, actuación o palabra de la “gitana”, para reafirmarse en su racismo a ti.

 En una manifestación contra las violencias machistas, al verme con la bandera gitana, una persona de un partido político muy de izquierdas me dijo que le cantara. Y la última fue en la oficina del INEM cuando fui a inscribirme y vieron en mi CV que pertenecía a la asociación “Gitanas Feministas”.  Me dijeron: “¡Qué raro! ¿Gitana y feminista? ¿Eso es  posible?”.

Soraya: Sí, el primer día de mi primer año de universidad un profesor me echó de clase y me dijo que no era bienvenida en su aula por mi pañuelo. Aparte de esto, cuando aún no llevaba hiyab tuve que aguantar todo el discurso antirreligioso/musulmán de mi profesor de Filosofía en Bachillerato.

Siham: Una única situación no, pues las sufro a diario. Me ha pasado de todo: cuando vas a una agencia para alquilar un piso y te dicen que no hay piso porque “sabemos que os vais a meter muchos, como de costumbre, en el mismo piso”. Cuando vas a buscar trabajo y te ofrecen trabajo de limpieza, de cuidadora y te dicen que no hace falta que pongas tantos estudios en tu CV. Cuando hablas por teléfono  con el dueño o la dueña del piso a  alquilar y te dice que el piso está disponible, pero cuando te ve en persona te dice “acabo de alquilarlo ahora mismo y no me dio tiempo a avisarte”. Cuando te ve un hombre por la calle y te pregunta cuánto cobras por tus servicios. Con compañeros y compañeras de trabajo que, en cuanto hablas de la religión, se te echan encima para convencerte de que el pañuelo es una cárcel para la libertad de las mujeres y que no me lo ponga siempre.  Cuando viene algún comercial a casa y le abres la puerta y te pregunta por la dueña. La frase tipo “qué guapa eres” (ocultando la frase siguiente “para ser negra sí que eres guapa…”) y paro ya porque si no, no termino.

¿Creéis que el racismo, antigitanismo e islamofobia son cosa de la derecha únicamente?

Antonia: Para nada, pero la decepción es mayor cuando viene de la izquierda porque supuestamente defienden los derechos humanos y la igualdad. De hecho, creo que la izquierda debe plantearse urgentemente el deconstruir sus prejuicios y desconfianzas hacia nosotros los gitanos. Te invitan a sus reuniones donde eres la atracción del momento, te piden opinión, pero a la hora de trabajar en igualdad de condiciones no son capaces de  deslizarse de sus privilegios.

Creo que ahora mismo no hay ningún partido, no importa el color ni la bandera, que esté siendo justo con la comunidad gitana. La tónica es el paternalismo y el asistencialismo. Y en Andalucía, que es lo que conozco, puedo hablar de clientelismo. Nuestros votos les salen muy baratos.

Personalmente, es una batalla que no voy a abandonar porque me duele y me revuelve las entrañas ver cómo se lleva instrumentalizando a mi pueblo como chivo expiatorio de todos los males existentes y, a la vez, muchas de nosotras y nosotros hemos asumido que los “payos” tienen razón. La profecía autocumplida.

La clase política es la culpable de nuestra situación y ya es hora de que pidan disculpas públicamente por sus prácticas antidemocráticas.

Soraya: No, en absoluto. Por desgracia conozco a mucha gente “de izquierdas” que incluso se jacta de ser antifascista y que sin ningún problema a la mínima saca el argumento del “moro machista” y hace “bromas” sobre terrorismo con claros prejuicios islamófobos.

Siham: Pues creo que el racismo se aprende y no depende de que seas de derechas o de izquierdas. Las actitudes racistas son de las personas, indiferentemente del color político.

 El racismo es institucional en el Estado español, sin embargo muchas personas niegan que esto sea así. ¿Algún ejemplo de ello?

Antonia: Donde hay racismo es porque durante siglos se lleva haciendo un adoctrinamiento en este sentido, a través de los líderes políticos y las instituciones que dominan. Desde mi perspectiva, la vertiente institucional del racismo es inherente al mismo. Sin embargo, es necesario nombrarlo para visibilizarlo y combatirlo.

Podemos seguir hablando de medidas asistencialistas y caritativas como única estrategia para la mejora de la situación de nuestra comunidad, con un trasfondo de “compra de voluntades” y, por supuesto, segregación en barrios y escuelas.

Pero el objetivo último del racismo institucional contra el pueblo gitano es la negación de la influencia de la cultura gitana y el borrado automático de nuestras huellas en la historia, tanto de España como de Europa.

No se habla de  las Pragmáticas Antigitanas, ni de la Gran Redada, ni del Holocausto Gitano o Porrajmos en los libros de texto. No se habla de la Ley de Vagos y Maleantes, de donde resultan muchas de las etiquetas que seguimos llevando marcadas a fuego. Si no se reconoce oficialmente que somos igual de españoles que cualquier otro, básicamente porque estábamos en la Península Ibérica antes de que se conformara España como tal, seguiremos estando condenados al ostracismo.

Es indispensable que se repare el daño, que se reconozca la persecución de nuestro pueblo y que las instituciones se disculpen, como sí han hecho con la comunidad judía. Si se ha decidido pedir perdón por expulsar a la comunidad judía, ¿por qué no por la expulsión de la comunidad gitana?

Soraya: La prácticamente nula representación de cualquier colectivo que no sea blanco en el Gobierno es un signo claro de esto, sobre todo cuando la población española actualmente es muy diversa y esta población diversa está más que capacitada para formar parte de las instituciones.

Además de que desde las instituciones muchísimas veces se nos ningunea o desprecia por no ser blancas o no ser la típica española.

Siham: La mujer negra  y, además, musulmana en la sociedad donde vivimos –España– siempre ha sido invisible, un personaje estereotipado cuya vida e historia no han sido ni serían interesantes para contar. La actitud hacia ella es para salvarla y civilizarla. Salvarla de esa cultura que la maltrata y que la humilla.  Yo doy cursos y charlas sobre diferentes temas y sobre la enseñanza del francés como lengua extranjera y cuando hablamos del tema de islam, te dicen que tú no pareces  musulmana, o frases como “es que tú no eres como ellas” o “es que tú eres muy moderna…”. 

¿Cómo es el tratamiento de la “mujer negra, gitana o musulmana” en los medios de comunicación? ¿Son hombres y mujeres tratados de la misma manera? ¿Y en la televisión o cine?

Antonia: Los programas de televisión nos muestran a la sociedad como bufones y seres grotescos que apenas pueden reflexionar y que no saben ni expresarse. Proyectan una imagen sesgada de la mujer gitana, como artificial y superficial, siempre bien maquillada y vestida de gala, preparada para una fiesta. Somos un objeto en manos de los hombres gitanos, que son proyectados como más machistas que el resto de hombres. Si fuera así, no habría más gitanas que gitanos estudiando en las universidades.

En el caso del cine, se juega mucho más con la imagen de mujer gitana sumisa, maltratada sistemáticamente y que necesita ser salvada, o como  un ser dañino, malvado y que engaña. El hombre gitano que aparece suele ser representado como un agresivo traficante de drogas, delincuente y/o mafioso.

Soraya: Como he dicho al principio, los prejuicios no son los mismos, unos son productos de otro y viceversa. Por lo general, hablando en términos televisivos a los hombres y mujeres musulmanas nunca se nos tiene en cuenta, les encanta hablar de nosotros, pero por supuesto sin nosotros, hablar sobre nuestras vidas (de forma monolítica y homogénea) haciendo del sufrimiento de personas reales un arma para alimentar prejuicios que harán sufrir a otras personas, da audiencias altas, no hay ningún interés en darnos voz, porque si se hiciese confío en que muchos de esos prejuicios se romperían.

En la televisión y en el cine es más de lo mismo: si no somos los terroristas de la peli, somos las maltratadas o el maltratador y con mucha suerte el mínimo delito que cometemos es vender droga, pero una cosa de la que me he dado cuenta con el tiempo es de que este patrón tiende a cambiar: cuando el personaje musulmán deja sus prácticas religiosas a un lado (como por ejemplo cuando bebe, sale de fiesta y no está muy convencido de su religión o se pasa todo por el forro) se le humaniza un poco más y se le presenta un poco como más persona, pero solo un poco.

Hay excepciones contadas como en Quantico o Skam (personalmente, la representación musulmana que hay en Skam es mi favorita).

Siham: En el cine la mujer negra o musulmana siempre es una mujer prostituta, trabajadora de limpieza, esclava, cuidadora, inmigrante. La imagen en el cine suele ser de una mujer sin estudios, con un nivel bajo de autoestima y siempre bajo las órdenes de un hombre. Es una imagen que perpetúa la violencia hacia la mujer negra y musulmana.

En el cartel de la película Palmeras en la nieve, la imagen que sale es de una mujer “mulata” semidesnuda, fuerte, esclava, triste y, a la vez, sensual. Una imagen con muchas contradicciones pero con la que el imaginario colectivo se identifica.

En la serie El príncipe la mujer está rodeada por cuatro hombres, ella viste un pañuelo en la cabeza y ellos ropa moderna y son muy guapos. Pero sus facciones son duras como la de todos los “machos musulmanes protectores del harem”.

En la publicidad los alisados de pelo afro han nacido para asemejarse a la raza blanca. A los negros siempre se nos ha dicho que el pelo afro es malo y que hay que “domarlo”. ¿Cómo? Pues alisándolo. La publicidad de mujeres negras con el pelo liso es dañina para la formación de la identidad africana, del pelo afro. Hace poco dejé mi pelo natural (después de varios años de alisados y de maltratos a mi pelo), muchos de mis parientes cercanos dicen que ese fue mi primer despertar, para ellos ya no soy una mujer dócil con el pelo aplacado como todas las “buenas mujeres”.

Estos días al lado de mi casa he visto un cartel de una tienda erótica. ¿A que os imagináis cómo es la imagen de la mujer que sale? Es una mujer “mulata”, pelo afro, con una cara erótica y la publicidad dice “Hoy voy a ser malota”.

El día que me pongo mi pañuelo en la cabeza es un día de miradas en mi centro de trabajo, empezando por mis alumnos o mis compañeros…  y empiezas a oír esas frases como “qué exótica vienes hoy”, “ te has convertido en terrorista”, “llevas la bomba debajo de la cabeza”, “Allah akbar”.

 Las tres sois feministas. ¿Qué obstáculos os encontráis como mujeres feministas racializadas?

Antonia: Cada vez tenemos más aliadas del movimiento feminista payo, pero en general, cuando nos introducimos por primera vez en sus espacios de discusión y de participación, ellas piensan que hemos negado nuestra identidad, que renegamos de nuestra gitaneidad para  así “abrazar” el feminismo blanco occidental. Piensan que vamos a decirles que nuestros hombres nos oprimen y que queremos que ellas nos salven. Y no es así. Luchamos por la igualdad de toda nuestra comunidad y los debates internos en cuanto a discriminación por cuestiones de género se están produciendo, pero sin que se violente nuestra identidad y respetando nuestros tiempos y nuestros códigos. Muchas feministas blancas creen que debemos hacer el mismo camino que el suyo, pero cada contexto cultural genera distintas formas de resistencia y como gitanas no nos sirven las suyas. Debemos encontrar las nuestras, y en ello estamos trabajando tanto gitanas como gitanos.

Siham: En cuanto hablas del feminismo islámico, la actitud de las feministas occidentales es el rechazo total. Para ellas la religión es incompatible con el feminismo. Y para muchas de ellas el feminismo negro es una cosa de la cual no saben nada o de la que tienen un desconocimiento total.

La frase más usada: “Yo respecto todas las tendencias y todas las culturas, pero la tuya es un poco machista, ¿no? Denigra a las mujeres y eso no lo digo yo, lo sabe y lo dice todo el mundo” con la muletilla “con todo el respecto del mundo”.

El primer problema es decir que eres feminista. Porque según ellas, viniendo de una “cultura tan machista como  la árabo-musulmana o africana” no es aceptable que seas feminista y, además, seguidora del feminismo islámico. La muletilla “hay que adaptarse a la cultura de aquí” es una frase que te sabes de memoria, como la de “donde fueres, haz lo que vieres”, que quiere decir que el feminismo islámico es “cosa de tu país de origen y no intentes convencernos de ello”. Aquí el feminismo es “europeo, blanco”, si os gusta, bien, y si no, es lo que hay, que ya tenemos suficiente con nuestra lucha como para sumarnos a otras…

A menudo las feministas hegemónicas no entienden lo que supone la intersección de género, raza, clase, creencia, etc., negando que el feminismo pueda ser negro, islámico o gitano. ¿Qué les diríais?

Antonia: Les diría que el feminismo significa libertad de elección y ellas deben hacer un ejercicio de empatía y reconocer que el movimiento feminista occidental es racista y clasista para poder revertirlo. Las feministas racializadas (gitanas, negras, musulmanas, latinas …) siempre hemos conseguido comprendernos y encontrar un gran apoyo entre nosotras, porque nuestra lucha es muy parecida. Por esta razón, creo que sabemos poner en práctica la palabra “sororidad” mejor que muchas  femiblancas.La interseccionalidad da vigencia y amplia el análisis feminista. No solo ellas han luchado y siguen peleando por la emancipación de la mujer, sino que también mujeres de otros colectivos, etnias, razas, culturas y religiones combaten  el patriarcado.

Soraya: El feminismo tiene que hacer sentir cómodas a todas las mujeres, con sus creencias e ideas (siempre que estas no dañen a las demás). Creo que muchas veces hay una gran sombra colonialista sobre el feminismo de muchas mujeres blancas, el complejo de “salvadora blanca”. Cuando pasa esto, no se nos está mirando como iguales, no tenemos el mismo valor en la lucha. Cuando empecé a formarme sobre feminismo, no conocía a otras feministas musulmanas o norteafricanas y a veces sentía que cuando me miraban decían “mira la tontita, está leyendo de feminismo y cree en Dios”. No es incompatible en absoluto y de verdad pido a las feministas blancas que lean sobre feminismo negro, gitano, árabe, islámico… Pueden apoyarnos, pero no pueden ni deben hablar por nosotras ni usurpar nuestros puestos, sobre todo en temas delicados que están muy ligados a identidades culturales diferentes, etc…

El feminismo debe solventar las necesidades de todas las mujeres. A mí el feminismo occidental y blanco no me soluciona mis problemas como mujer racializada y musulmana, en muchos casos ni los contempla, es muy egoísta negar los modelos de feminismo que sí lo hacen. El feminismo occidental no me ayuda en nada a la hora de solucionar mis problemas de identidad como mujer birracial.

El feminismo en general debe aceptar los modelos que van surgiendo para adatarse a las necesidades de determinados colectivos, es algo necesario para que sea una lucha de todas y por todas.

Siham: Que abran su mente.

¿Podéis contar algún caso de usurpación de vuestros espacios por parte del feminismo hegemónico?

Antonia: Cursos de formación, jornadas, cursos universitarios, seminarios y similares, donde se instruye en feminismo romaní y quienes hablan y opinan sobre el movimiento son payas.

Este es el feminismo burgués, capitalista y racista que prefiere enriquecerse con el sufrimiento y lucha de otras mujeres a acompañarlas en el camino.

Ocupan ilegítimamente nuestro discurso en entornos de cariz político para aparentar aceptación y respeto hacia nuestras formas de estar, pero sin cambiar su esencia y con el único objetivo de aumentar votos.

También se vuelven portavoces de nuestras luchas, e incluso se toman la libertad de interpretarlas dejándonos al margen.

Soraya: El caso más violento es el de Femen, es la definición más real de feminismo blanco. Callan a las mujeres musulmanas, insultan nuestra identidad, nuestras creencias y solo quieren imponer lo que ellas creen que es correcto desde su cima de mujer blanca. Nos consideran niñas tontas a las que deben manejar, por no hablar de toda su imaginería absolutamente elitista: nada de gordas, nada de ancianas, nada de mujeres negras y solo PoC (personas de color) si son white passing.

No me gusta considerarlas feminismo porque para mí un feminismo que no es interseccional no sirve de nada y no me parece feminismo, por eso he puesto que es el caso más violento.

Algo más light pero igual de dañino es cuando te invitan a círculos o eventos feministas solo para que figures ahí y poder llenar el cupo de diversidad, para que no se pueda echar en cara nada.

Siham: La defensa de las mujeres musulmanas negando su singularidad y su contexto. No estamos presentes cuando se habla de nosotras, de nuestra lucha, de lo que pensamos, de lo que queremos. Lo que quiero y reivindico es que se nos deje hablar a nosotras mismas de nosotras mismas, con nuestras propias palabras, que dejen de considerarnos menores, como si no supiéramos lo que queremos.

¿Creéis que las feministas racializadas deben unirse con las feministas blancas en la lucha contra el patriarcado?

Antonia: Creo que sí, no nos queda otra. Si nos dividimos ante este monstruo tan fuerte, no podremos vencerlo. Pero para que esto ocurra, deben dejar de violentarnos y entender que no hay un solo feminismo, sino  tantos como mujeres, dentro de una diversidad de insterseccionalidades, con nuestras peculiaridades y nuestras formas de estar en el mundo, que merecen el mismo respeto y con opiniones válidas, aunque no las compartan.

No se puede ser abanderada de un movimiento que es democrático en esencia y ser inquisidoras de las “otras” mujeres.

Es necesario que revisen sus privilegios y que se den cuentan de que, sin ser conscientes de ello, tienen actitudes racistas y ejercen otros tipos de opresiones contra nosotras.

Soraya: El feminismo tiene que estar unido, claramente no se nos puede pedir unidad con personas racistas e islamófobas y se debe respetar el hecho de que las mujeres racializadas y musulmanas necesitamos nuestros espacios específicos.

Siham: Pienso que sí, porque todas defendemos la misma causa, cada una desde un frente. Todas defendemos lo mismo: los derechos de las mujeres, ya sean blancas, negras, musulmanas, ateas…

 ¿Qué nombres, autoras, artistas… destacaríais dentro de vuestros respectivos feminismos?

Antonia: Ana Giménez Adelantado, Sara López Olvera, María José Jiménez Cortiñas y, por supuesto,  Antonia Rodríguez Fernández: mi madre. Nuestras madres, abuelas y tías representan el feminismo de resistencia del que bebemos y son nuestro ejemplo y nuestro orgullo.

Si alguna vez tenéis la oportunidad de hablar con una gitana anciana, os daréis cuenta de que son fuertes, valientes, inteligentes, y son feministas desde hace siglos sin ser conscientes de ello.

Soraya: Recomiendo muchísimo leer a Margot Badran, Zainab Al Ghazali y Fátima Mernissi. Una vez te adentras a leerlas, descubres a otras autoras y mujeres musulmanas, árabes y norteafricanas muy interesantes.

Siham: Amina Wadud, por supuesto, pero también las marroquíes Fátima Mernissi y Asmaa Lamrabet o la siria Sirin Adlbi Sibai, entre otras.

Muchas gracias a las tres por haber aceptado esta entrevista y por vuestro tiempo. Os deseamos mucho éxito en todos vuestros proyectos.

Salam.

Alkalima.

http://www.alkalima.es/gitanas-musulmanas-y-negras-contra-el-racismo-y-el-feminismo-colonial/

COLOMBIA: Señora Primera Dama: devuélvannos el agua del Río Ranchería


En solidaridad con las etnias wayuu, kogui, arhuacos, wiwa, yupka afectadas por la represa de El Cercado en Colombia le piden a la esposa del Presidente su intervención

Devuélvannos el agua. Devuélvannos la vida es una organización que está buscando apoyar e integrar las diferentes manifestaciones populares para resolver la crisis a la que se está llevando a las etnias wayuu, kogui, arhuacos, wiwa, yupka y otras comunidades campesinas, afectadas por la represa de El Cercado del río Ranchería en Colombia y por la desviación y contaminación de sus afluentes, lo que ha alterado las formas de vida, subsistencia y espiritualidad de dichas etnias.

Están enviando una carta a la Primera Dama de Colombia, con el objetivo de llegar a su corazón de mujer y madre, ya que las vías institucionales del Estado no han servido para lograrlo.

La carta es una petición para la Sra., Clemencia Rodríguez de Santos en calidad de anfitriona de la Casa de Nariño, que es la casa de todos los colombianos. A continuación transcribimos la carta:

“Señora
María Clemencia Rodríguez de Santos
Primera Dama de la Nación Colombiana.
Nos dirigimos a Usted en nombre y representación de las más de cinco mil madres que han perdido sus hijos en la Guajira en los últimos años por causas evitables: la desnutrición y la falta de agua potable en cantidad suficiente para vivir.

Una de las principales causas de la crisis ha sido la desviación, desaparición y contaminación de varias afluentes del Río Ranchería, y la retención de sus aguas en la represa de El Cercado, la cual alimenta la mina de carbón y determinadas tierras de monocultivo de la región.

Por dicha razón, las distintas comunidades se han quedado sin el acceso al agua que antes tenían, y de la cual dependen, desde tiempos ancestrales, para vivir y cuidar de sus animales y cosechas. Además, se está atentando contra la relación espiritual que tienen las personas con el río, en cuyo recorrido se construye toda la cosmovisión y sabiduría del universo de las etnias que habitan este territorio de nuestro país.

A pesar de las diferentes denuncias que las comunidades han realizado al Estado Colombiano, de las recomendaciones de Organismos Internacionales de Derechos Humanos, de los informes de la Procuraduría General de la Nación y de la Defensoría del Pueblo, de las órdenes judiciales que los jueces locales han expedido apoyando el cumplimiento de las medidas cautelares que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha pedido al estado colombiano, y de todas las manifestaciones pacíficas que las comunidades han realizado ante esta situación, aún se está a la espera de la liberación del agua.

Nuestro clamor es uno: Por favor, devuélvannos el agua, devuélvannos la vida. Abran las compuertas del río Ranchería para que las comunidades tengan agua limpia y suficiente. Detengan cualquier proyecto de desviación de las fuentes de agua, incluyendo sus afluentes.

El retorno del agua permitirá a las comunidades continuar con sus sistemas tradicionales de vida y subsistencia. El respeto del cauce del río que pertenece al territorio ancestral indígena, como espacio de construcción de cultura, espiritualidad e identidad, será la muestra de que Colombia es una nación culturalmente diversa.

El clamor de las comunidades ha sido unánime: “No más asistencialismo”. La solución no son visitas de comisiones nacionales e internacionales, mercados, ni camiones con agua. Las comunidades requieren con urgencia que se les devuelvan los recursos naturales limpios que pertenecen a todos los colombianos.

Le pedimos a Usted que gestione las acciones pertinentes, desde su función como Anfitriona de la Casa de Nariño, que es la de velar por el bienestar social de todos los que habitamos la Casa común que nos pertenece, nuestra Nación. Contamos con su apoyo, no sólo como la esposa de un mandatario, sino como la mujer dadora de vida, que tiene la sensibilidad de entender el dolor de las madres que están sufriendo esta situación. En lo transcurrido del año, ya son once las víctimas de este flagelo, y miles en los últimos años.

Confiamos en su importante contribución para poder detener la desaparición de las etnias vivas del país, y de los recursos naturales y vitales de nuestra Colombia.
Agradeciendo profundamente su atención, y su pronta respuesta”

Apóyanos desde las redes sociales. Únete a nuestra propuesta de participación ciudadana. Todos somos Colombia, todos somos el mundo. Abajo en Comentarios del link (Fuente) puedes dejar tu firma: puede ser tu nombre con tu email, el nombre de tu organización o asociación, tu Facebook o cual otro dato identificativo.

Por
https://devuelvannoselaguadevuelvannoslavida.wordpress.com/

Fuente:
Kanuliaa Jieru
https://devuelvannoselaguadevuelvannoslavida.wordpress.com/2017/03/28/senora-primera-dama-de-colombia-devuelvannos-el-agua-del-rio-rancheria/?fb_ac
Fecha: 15/4/2017

Glosario:
La Casa de Nariño: también llamada Palacio de Nariño, es la residencia oficial del Presidente de Colombia y es la sede de gobierno del país. Se encuentra ubicada en el centro histórico de Bogotá.

http://elorejiverde.com/toda-la-tierra-es-una-sola-alma/2525-senora-primera-dama-devuelvannos-el-agua-del-rio-rancheria

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: