Propuesta litúrgica para celebrar Pentecostés


Liturgias

Invocación

Espíritu Santo mándanos tu aliento
Espíritu – viento – soplo – tranquilos te escuchamos
Fuego, fuego que no se puede apagar.
Éste viento es viento de verdad y el fuego es el fuego del amor. Éste viento no dejará de soplar y éste fuego no dejará de arder.

(Los niños encienden las velas)

Bienvenidos – Bienvenidas a este culto preparado por la escuela bíblica.

Hacemos nuestro culto en nombre del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo. Amén.
Nuestra Ayuda está siempre en el Señor, quien hizo los cielos y la tierra.

Canto: Porque su espíritu nos une

Oración de Invocación:

Tenemos un momento de oración

Espíritu de luz:
que tu verdad nos ilumine.
Espíritu del silencio:
haz que sintamos la presencia de Dios.
Espíritu del valor:
expulsa el miedo de nuestros corazones.
Espíritu de fuego:
enciéndenos con el amor de Cristo.
Espíritu de paz:
haz que encontremos tranquilidad y escuchemos la palabra de Dios. Espíritu de la alegría:
llénanos con entusiasmo para anunciar la buena nueva.
Espíritu del amor:
ayúdanos a abrirnos a las necesidades de los demás.
Espíritu que tiene todo el poder:
Dános a todas y todos tu ayuda, y tu fuerza.
Espíritu de la verdad:
dirígenos para que sigamos caminando por la huella que Cristo dejó.

Introducción

El reino de Dios se extiende para crecer en el mundo como una semilla que se convertirá en una gran planta. Desde que Dios creo el mundo, él es el gran maestro de todo crecimiento. La naturaleza sigue su misión obedeciendo las órdenes de Dios. Pero junto con lo bueno a la vez crece lo malo, por el pecado que lo origina. Sin embargo lo
malo tiene sus limitaciones – de la misma manera que lo bueno puede crecer en abundancia. La fiesta de Pentecostés judía era la fiesta de los primeros frutos, la fiesta de la recolecta y la cosecha. En los
primeros tiempos de Jesús, se celebraba como un día de acción de gracias, siete semanas después del pessah, eso es: siete semanas
después de Pascuas. Hoy queremos celebrar con éste culto los frutos del Espíritu. Lo cristiano a de plantarse y de crecer
ininterrumpidamente hasta la nueva venida del Salvador.

Lectura bíblica: 2Corintios 9: 6 – 11

Plantación
(con música, se acercarán niños llevando macetas, tierra – semillas – plantitas y otras plantitas.)

Queridas amigas, queridos amigos: cosechamos lo que hemos sembrado.
Algunas – algunos siembran cosas no agradables a los ojos del Señor.
Pero nosotras y nosotros como escuela bíblica de la Iglesia nos esforzarnos a sembrar solidaridad, justicia, honradez, paz y
libertad. Hay muchas personas que siembran honradamente con las que deseamos colaborar.
Como niñas y niños de la Escuela Bíblica queremos sembrar semillas de una Iglesia Evangélica consciente de su comunidad.

(música, los niños siembran)

Lectura bíblica: Deuteronomio 32: 1 – 4

Crecimiento
(música, los niños llevan agua o regaderas para regar las plantitas y semillas sembradas)

El flujo de la alegría y el afecto del Espíritu Santo es agua viva que enriquece la tierra, siempre y cuando nuestras condiciones
básicas, nuestras decisiones y nuestros compromisos estén al servicio de un mundo más humano y justo.
Nuestra Iglesia, nuestra gente necesita hoy palabras que busquen la verdad, necesitan personas que se animen a testimoniar públicamente y distribuir y realizar eficazmente las tareas que a cada uno le corresponde.

(música, los niños riegan)

Lectura bíblica: Juan 4: 34 – 38

Frutos
(música: los niños entran con flores y frutos y los colocan en el altar)

Jesús relaciona en la parábola del sembrador el fruto con la siembre y no con la cosecha. En los frutos reconoceremos a nuestras hermanas y nuestros hermanos y somos reconocidos por Dios. Habrá que arrancar las ramas que no den fruto y recortar las que den fruto.

Canto: NO basta sólo una mano

Sermón. De circunstancia o basado en Jn. 4: 34-38

Canto: Dios te llama a trabajar para su Reino

Confesión de fe: Credo

Oración:
Dios de la fuerza,
que tu Espíritu nos transforme a todas y todos,
que la bondad de tu Espíritu nos guié,
que los dones de tu Espíritu nos fortalezcan
y nos permitan el mundo a servir.
Te damos gracias Señor por esta celebración de Pentecostés.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Padre Nuestro

Despedida.

Entrega de recuerdo

Para despedirnos y marchar a casa queremos recordar como dice el apóstol Pablo que:
Los frutos del Espíritu son amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Gálatas 5: 22

Canto final: Valor y firmeza

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI
Temas: Pentecostés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: