COLOMBIA: EL NAYA. SUENA SU MÚSICA EN BOGOTÁ.


Reproducir
-1:53

Reactivar

Configuración visual adicional

Ir a pantalla completa

372 reproducciones

A través de la música las comunidades del Naya han relatado su historia, ellos y ellas compartieron una de sus canciones en la Plaza de Bolívar en Bogotá. Dale play y comparte nueva música 👌

IGLESIA METODISTA: Consagración de obispos homosexuales contra la ley de la iglesia


Obispo Karen Oliveto (izquierda) se inclina para hablar con su esposa, Robin Ridenour (detrás de Oliveto) antes de una reunión del Consejo de la Judicatura Metodista Unida en Newark, Nueva Jersey el máximo tribunal de La denominación falló el 28 de abril que la consagración de un obispo homosexual viola ley de la iglesia.  A la derecha está el obispo Elaine Stanovsky.  Foto de Mike DuBose, UMNS

Foto de Mike DuBose, UMNS

La Obispo Karen Oliveto (izquierda) se inclina para hablar con su esposa, Robin Ridenour (detrás de Oliveto) antes de una reunión del Consejo de la Judicatura Metodista Unida en Newark, Nueva Jersey el máximo tribunal de La denominación falló el 28 de abril que la consagración de un obispo homosexual viola ley de la iglesia. A la derecha está el obispo Elaine Stanovsky.

Por Linda Bloom
de abril de 28 de, 2017 | Newark, NJ (UMNS)

La consagración de un obispo homosexual viola la ley de la iglesia, el tribunal superior de la Iglesia Metodista Unida lo ha descartado.

Sin embargo, el obispo “se mantiene en buen estado”, dijo el Consejo de la Judicatura en la Decisión 1341 , hasta que se complete un proceso administrativo o judicial.

“Bajo el principio de muchos años de legalidad, ningún miembro individual o entidad puede violar, ignorar o negar la ley de la iglesia”, dijo que la decisión, hecha pública el 28 de abril “No es lícito para el colegio de los obispos de cualquier conferencia jurisdiccional o central consagrar un obispo homosexual auto-declarado practicar “.

Las autoridades de la jurisdicción de Estados Unidos occidental consagró la Rev. Karen Oliveto como obispo el 16 de julio de 2016. Basado en el área de Denver, que es el líder episcopal del cielo de la zona Mountain , que abarca Colorado, Montana, Utah, Wyoming y una iglesia en Idaho.

Una petición de la Jurisdicción Sur Central al Consejo de la Judicatura crió a cuatro preguntas sobre la legalidad de esa elección. Consejo de la Judicatura reclamó la jurisdicción para revisar su petición “sólo con respecto a la consagración de un obispo abiertamente homosexual” y dijo que el resto de la petición, en relación con nombramiento, elección y asignación, “es inadecuada.”

La votación sobre la decisión fue 6-3. Los miembros del Consejo Judicial N. Oswald Tweh y Deanell Reece Tacha presentaron una opinión disidente conjunta que el Consejo no tenía jurisdicción sobre la petición. Primero coloque alternativo W. Warren Plowden Jr., que estaba sentado en el miembro del consejo Beth Capen, y miembro del consejo Ruben T. Reyes cada una presentó una opinión concurrente y en contra.

LAS OPINIONES INDIVIDUALES

En una opinión disidente común en la parte inferior de la Decisión 1341, los miembros del Consejo Judicial N. Oswald Tweh y Deanell Reece Tacha “respetuosamente” argumentado que el Consejo no tenía competencia para la petición de la jurisdicción central del sur.

“Nuestra diferencia con la mayoría simplemente gira en torno a los cuales son el órgano u órganos para tomar estas decisiones adecuada”, dijo la opinión. “Este Consejo de la Judicatura, al igual que todos los órganos judiciales, se limita a decidir los asuntos sobre los que tenemos claramente jurisdicción.”

La opinión de Tweh y Tacha sostiene que la decisión de la mayoría “se basa en la consagración de obispos como el ‘gancho’ jurisdiccional … porque consagración de obispos es un acto en nombre de toda la iglesia. Estamos convencidos de que esto es una elevación de la consagración de obispos que no tiene sentido limitar a efectos jurisdiccionales “.

Bajo la constitución de la iglesia y la disciplina, sólo el Consejo de Obispos o de la Conferencia General tienen la facultad de petición ante el Consejo de la Judicatura “para las decisiones declarativas en nombre de toda la Iglesia”, escribieron.

En una opinión concurrente y discrepante, W. Warren Plowden Jr. – el primer suplente laico, que estaba sentado en el miembro del consejo Beth Capen – dijo que el Consejo de la Magistratura tiene competencia y concluyó además que la jurisdicción occidental “sabía muy bien que estaba actuando ilegalmente cuando se eligió a un homosexual practicante auto-declarado como obispo de la iglesia “.

Plowden dijo que la acción de la Jurisdicción Occidental “ha negado, ignorado y violado disposiciones de la disciplina y es nulo, nulo y sin efecto resultante en la invalidación de oficio episcopal de Karen Oliveto.”

En su propia concurrente y voto particular, el miembro del consejo Ruben T. Reyes estuvo de acuerdo con la opinión de Plowden en relación con la elección del obispo “pero señaló que debe ser observado proceso justo.” – Linda Bloom

El tribunal rechazó el argumento presentado durante el 25 de Abril audiencia por Richard Marsh, el abogado jurisdicción occidental, que el matrimonio entre personas del mismo sexo de Oliveto a Robin Ridenour en 2014 no era una declaración pública sobre sus prácticas sexuales.

“Una licencia de matrimonio del mismo sexo emitido por las autoridades civiles competentes junto con el estado de la persona del clero en una relación del mismo sexo es una declaración pública de que la persona es un homosexual practicante auto-declarado” para los propósitos de la lengua prohibitivos en el Metodista libro Unidas de Disciplina, párrafos 304.3 y 2702.1 (b), el Consejo dictaminó.

La ley de la Iglesia requiere que todas las personas del clero para dedicarse a “los más altos ideales de la vida cristiana”, dijeron que la decisión, incluyendo “su compromiso de acatar y respetar la definición de la iglesia de matrimonio y la postura sobre la homosexualidad. Un obispo abiertamente homosexual y se asoció está en violación de estas normas mínimas “.

La decisión encontró, además, que un homosexual declarado y se asoció obispo puede ser acusado de desobediencia a la ley de la iglesia, junto con otros obispos y personas del clero que participan activamente en la consagración de un obispo que se ha encontrado para ser un homosexual practicante auto-declarado a través de una proceso judicial o administrativo.

“Auto-confesión no anula la consagración y causa la separación del cargo episcopal, pero es una declaración suficiente para someter a cargo ministerial del obispo a opinar”, dijo que la decisión.

Consejo de la Judicatura se explicaba el proceso requerido por La Disciplina para una revisión, que se inicia con la presentación de una queja contra el obispo. Si la acción no se inicia por la conferencia jurisdiccional o central, el presidente o secretario de la universidad de ese cuerpo de obispos deben tomar medidas.

A la espera del proceso de respuesta de supervisión para revisar la membresía y la oficina episcopal, el Colegio de los Obispos, en consulta con el Comité para el episcopado, “podrá suspender el obispo de todas las responsabilidades episcopales por un período no mayor de 60 días.”

El proceso permite que un obispo puede colocar en la relación de jubilado “independientemente de su edad” si “se encontró que en el mejor interés del obispo y / o la iglesia.”

Si no hay una resolución, “el presidente o secretario del Colegio de los Obispos podrá someter la cuestión como una queja administrativa o judicial”, concluyó el fallo.

Bloom es el jefe de redacción adjunto de UMNS y está basado en Nueva York. Seguirla enhttps://twitter.com/umcscribe o comunicarse con ella en 615-742-5470 o newsdesk@umcom.org .Para leer más noticias Metodista Unida,  suscribirse a la libre diario o semanal Digest .

http://www.umc.org/news-and-media/consecration-of-gay-bishop-against-church-law

INVESTIGADORA CANADIENSE PRUEBA QUE LOS ÁRBOLES SE COMUNICAN ENTRE ELLOS


Durante años, los investigadores relacionados con el área de ecología en la Universidad de Columbia Británica, Canadá, han estudiado el comportamiento de los árboles. Entre los hallazgos realizados, encontraron evidencia de que los árboles se comunican entre sí, así como con otros seres vivos.

Cómo funciona esta red de comunicación

De acuerdo con la ecólogo forestal Suzanne Simard, las plantas interactúan y se comunican a través de una red subterránea de hongos que une a las plantas con el ecosistema circundante. A través de esta simbiosis, las plantas pueden contribuir al desarrollo y crecimiento mutuo y ayudar a los diferentes ejemplares del bosque.

El descubrimiento se produjo a partir de la observación de las pequeñas bandas de color blanco y amarillo de hongos identificados en el suelo de los bosques. En una entrevista con Ecology.com, Suzanne explicó lo que los científicos fueron capaces de averiguar a través del análisis microscópico. Según ella, los hongos están conectados a las raíces del árbol. A partir de esta conexión, los árboles pueden intercambiar carbono, agua y nutrientes, según sea necesario.

“Los grandes árboles proporcionan subsidios a los más jóvenes a través de esta red de hongos. Sin esta ayuda, la mayoría de las plántulas no se desarrollarían “, explicó el científico.

Los árboles más antiguos, ya desarrolladas y grandes, son considerados como “plantas madre”. Ellos se encargan de la gestión de los recursos de una comunidad de plantas a través de los hilos de hongos. Esta conexión es tan fuerte que, según la investigación del equipo de Simard cuando se corta un árbol de este tamaño, la tasa de supervivencia de los miembros más jóvenes del bosque o selva se reduce drásticamente. La conexión existente entre las plantas es comparable con la sinapsis de las neuronas humanas.

Este descubrimiento puede cambiar la manera de ver y abordar las cuestiones forestales.

En el vídeo que les dejo abajo, Suzanne Simard explica los detalles de este descubrimiento:

Articulo original: https://ecocosas.com/agroecologia/los-arboles-se-comunican/

http://www.lavozdelamadretierra.com/investigadora-canadiense-prueba-que-los-arboles-se-comunican-entre-ellos/

CHECOSLOVAQUIA: Mujer sacerdote en la Iglesia clandestina


Ludmila Javorová fue ordenada por un obispo local en la Checoslovaquia comunista, ministerio que finalizó por orden de Roma tras la caída del ‘telón de acero’
Mujer sacerdote en la Iglesia clandestina

Javorová, a la derecha, junto a una diácono en EE UU.
Son católicos, apostólicos y leales al Partido Comunista. Muy lógico, se trata de creyentes chinos. En la patria de Mao Ze Dong, el Papa es uno de tantos jefes de Estado, hasta el extremo de que cuando la prensa publicó una foto suya, en 1996, se especificaba en el pie que Juan Pablo II era «el primero por la izquierda». Un ninguneo oficial que Benedicto XVI no está dispuesto a seguir tolerando; la semana pasada, no le tembló la mano a la hora de excomulgar a dos obispos chinos ordenados sin el permiso del Vaticano. Así zanjó el asunto Joseph Ratzinger, soberano del único Estado europeo que continúa sin reconocer al país oriental.

La Santa Sede apuesta ahora por la defensa cerrada de los fieles que sobreviven en la clandestinidad, cerca de 10 millones de chinos que acatan la autoridad del Pontífice y se niegan a formar parte de la Iglesia Católica Patriótica, una entidad que da la espalda a Roma y recibe la bendiciones de Pekín. Joseph Ratzinger no ha vacilado, igual que tampoco lo hizo hace seis años cuando resolvió un asunto espinoso llegado de Checoslovaquia. Sólo hay una diferencia. Entonces, le tocó enjuiciar a feligreses del otro bando, es decir, católicos que se habían negado a afiliarse al Partido Comunista por seguir las pautas de Pío XII, un Pontífice que en 1949 no podía haber sido más explícito: «Quien apoye el comunismo será excomulgado».

El aislamiento de estos creyentes contrarios a la dictadura checa, el temor a ser detenidos y su afán por sobrevivir como comunidad religiosa les llevó a tomar decisiones extraordinarias: admitieron curas casados y hasta mujeres. Una de ellas, Ludmila Javorová, fue ordenada sacerdote a los 38 años, en 1970, y llegó a vicario general dentro de la llamada Iglesia clandestina. Este colectivo vivía tan secretamente la fe que incluso ellos mismos desconocían la identidad de sus propios obispos y curas. «En un principio, manteníamos informado al Vaticano, nunca intentamos ocultar nada a las autoridades de Roma», se defendía Ludmila hace cinco años en la publicación ‘Desde lo hondo’, un libro sobre su vida escrito por la monja Miriam Therese Winter.

Revolución mexicana

El Gobierno checo -al contrario del chino- nunca impuso el cese de relaciones con la Santa Sede, pero sí sometía a los creyentes a un control implacable. En este contexto, los católicos que no comulgaban con el sistema se aferraran al precedente de consagraciones clandestinas que durante la revolución mexicana había autorizado Pío XI, para contrarrestar las matanzas de religiosos desatadas por los seguidores de Emiliano Zapata y Pancho Villa en los años 20. Y es que ciertamente, ante la represión del régimen totalitario checo, Pío XII había extendido en 1949 estas ‘prerrogativas mexicanas’ a los feligreses del país europeo, sin sospechar que desembocarían en ordenaciones vetadas por el Vaticano.

El 14 de febrero de 2000, el cardenal Joseph Ratzinger puso orden en la confusión de cargos y competencias dentro de la institución eclesiástica clandestina: impuso una segunda ordenación a todos los curas -para garantizar la validez de la primera- y creó una diócesis especial en la Iglesia greco-católica checa para dar cabida a los casados. ¿Y las mujeres? A ellas, ya se les había prohibido en 1996 el ejercicio del ministerio sacerdotal, considerado de todo punto inválido. «Fue muy duro que me quitaran algo con lo que había estado identificada durante 25 años, algo con lo que he trabajado y he querido desarrollar, porque además no podía hablar de ello con nadie», lamentaba Ludmila. Le dolía esa reacción, sobre todo después de haber escrito a Juan Pablo II en 1983 y no haber recibido respuesta. La Santa Sede sólo expresó su parecer tras saltar a los medios de comunicación la existencia de mujeres sacerdotes en Checoslovaquia. Un franciscano con espíritu de reportero había dado la primicia a la revista austriaca ‘Kirche Inter’…

Ludmila nunca llegó a oficiar una misa públicamente, su misión era estar preparada, a la espera, como miembro activo de una comunidad conocida como ‘Koinotes’. Este grupo era una «Iglesia local que quería encontrar soluciones en sintonía con los tiempos». De esa manera, lo explicaba en los años 70 el obispo Félix Davidek, líder del colectivo y ex presidiario por haber pretendido fundar una universidad católica en la localidad checa de Chrlice. Había pasado 14 años en la cárcel por «socavar el sistema educativo».

Félix Davidek fue quien ordenó sacerdote a Ludmila y la convirtió en vicario general. Y ella lo tuvo claro desde el principio: «El ministerio es igual que la maternidad, la identidad de sacerdote no se pierde nunca».

Nadie pone en duda la buena fe de Ludmila, como tampoco se condenan las buenas intenciones de los obispos Ma Yinglin y Liu Xinhong, excomulgados por recibir el anillo episcopal de manos del Gobierno de Hu Jintao. Lo que no se admite es la desobediencia a las directrices que impone la Santa Sede. De ahí que Joseph Ratzinger haya dictado, sin titubear, sus dos primeras penas máximas como Pontífice: «No había alternativa, el Santo Padre se encontraba ante una grave violación de la libertad religiosa», justificaba Joaquín Navarro-Valls, portavoz del Vaticano. La diplomacia de Juan Pablo II para lidiar con el dragón asiático deja paso a la mano dura. Joseph Ratzinger es un intelectual amante de la tertulia y el debate, salvo en lo tocante a quién corresponde ejercer la autoridad. Lo tenía claro como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y, evidentemente, no va a cambiar sentado en la cátedra de San Pedro. Sobre todo cuando le dan razón: finalmente, el Ejecutivo chino ha ordenado a un prelado -educado en EE UU- que cuenta con el beneplácito del Vaticano.

IGLESIA ANGLICANA: En Timaná (Huila) ordenan a la primera mujer sacerdote de Colombia


Se trata de Mónica Perdomo una huilense que se convirtió en la primera mujer que se ordena como sacerdote en Colombia.

Sus superiores jerárquicos la nombraron este Domingo en presencia de muchos asistentes al templo de la iglesia Anglicana, ubicada en la vereda Cascajal del municipio de Timaná sur del Huila.

Esta iglesia que conserva muchas características de tipo católico, es la única en el Mundo donde las mujeres se pueden ordenar como obispos y sacerdotes, y en la que los curas pueden tener mujer e hijos.

La Iglesia Anglicana tiene una cabeza visible que es el Rey, el Arzobispo de Canterbory gobierna unido a un sínodo de Obispo de dicha confesión, quien se reúne periódicamente. Mantienen dos Sacramentos: El Bautismo y la Eucaristía manteniendo en la celebración de esta una gran similitud con la liturgia católica, están adscritos a los credos de Nicea, de San Atanacio y de los Apostoles.

Aunque tienen rituales para la ordenación Presbiteral y Episcopal y para la Confirmación y el Matrimonio no le dan a esta categoría de Sacramentos como la Iglesia Católica.

Aquí les compartimos lo que diferencia a los Anglicanos de los Católicos Romanos:

– No consideran la Misa un Sacrificio, si no solamente como una Acción de Gracias, Eucaristía.
– Los Presbíteros y Obispos pueden contraer matrimonio.
– Últimamente ordenan mujeres a ambos ministerios
– Aunque honran a la Virgen María de forma especial, no recomiendan su intercesión ante Jesús al igual que la intercesión de los Santos.
– Niegan el Purgatorio
– Niegan el papel del Obispo de Roma como cabeza de la Iglesia Universal
– No oran por los difuntos
– Mantienen el dogma protestante de “Sola Fides”, la salvación por medio de la fe solamente.
– Aunque creen en la Presencia Real de Jesús en el pan y en el vino, niegan la doctrina católica de la Transubstanciacion.
– Niegan la confesión privada y mantienen una general.

A pesar de todas estas diferencias y a partir de un movimiento de acercamiento a Roma del Siglo XIX llamado “El movimiento de Oxford” después de la Iglesia Ortodoxa, la Anglicana es la más cercana al Catolicismo de todas las Iglesias de la Reforma y actualmente hay diálogos intensos para lograr la plena comunión, desafortunadamente la ordenación de mujeres y otros extremos liberales han estancado un poco este acercamiento.

http://www.laboyanos.com/2017/04/en-timana-huila-ordenan-la-primera.html

El sacerdocio de las mujeres en la Iglesia Católica ¿Dónde está el problema?


 

El tema de la posibilidad del sacerdocio femenino es reciente y forma parte de lo que algunos movimientos feministas consideran como parte de las “reivindicaciones” en favor de la dignidad de la mujer en vistas a lograr su plena igualdad con el varón.

Ante todo, es importante señalar que muchas veces se confunde la igualdad de dignidad con la igualdad de funciones. Es obvio que varón y mujer son diversos y, por ello mismo, complementarios. Teniendo, pues, la misma dignidad, tienen diferentes funciones en la vida.

Cuando el Papa Juan Pablo II descartó toda posibilidad de debate dentro de la Iglesia sobre la posibilidad de aceptar el sacerdocio femenino, señaló que las mujeres no pueden ser sacerdotes porque el mismo Cristo, que instituyó el Sacramento, determinó que fueran varones quienes ejerzan este ministerio.

El sentido del sacerdocio, según explica la Iglesia, es “el ser OTRO CRISTO…, hasta el punto que los sacerdotes actúan en su nombre y en la persona de Cristo, de modo que Cristo está siempre presente en su Iglesia gracias a sus sacerdotes”. En este sentido, el sacerdote representa a Jesucristo, actúa en la persona de Cristo, y los signos sacramentales tienen que parecerse a lo que significan, por eso un varón representa a Cristo

Por este motivo, en su carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis, el Papa Juan Pablo II explica claramente que la ordenación de mujeres no es ni será permitida porque “la Iglesia no tiene de ninguna manera la facultad de darle a las mujeres la ordenación sacerdotal, y esta sentencia debe ser considerada de modo definitivo por todos los fieles de la Iglesia”.

Es un hecho de la revelación que Dios se nos ha manifestado como Padre. Esto no quiere decir que la dignidad de la mujer esté subordinada en la Iglesia, sino que cada uno desde su puesto, varón y mujer, están llamados a la santidad y a evangelizar dentro de la Iglesia.

Los sacerdotes cumplen una función de servicio sacramental específica. Sin embargo, una visión mundana cada vez más dominante ha llevado a ver el sacerdocio como un puesto de poder e influencia, como una suerte de “puesto de gerencia” en la Iglesia. Esta visión ha llevado a algunos a preguntarse: “¿Si una mujer actualmente puede ser gerente de una empresa, por qué no puede ser sacerdote?”

Esta visión entiende erróneamente a la Iglesia ante todo como una estructura de poder donde quienes no “pueden” ser “gerentes” están “oprimidos” por el “sistema”. Sin embargo, la Iglesia es ante todo el cuerpo místico de Cristo, en el que todos sus miembros, como enseña San Pablo, cumplen diferentes funciones. En un cuerpo, todos los miembros son diferentes uno del otro, y unos cumplen funciones más vistosas o llamativas que otros. Sin embargo, ningún miembro puede despreciar a otro porque el cuerpo necesita de todos. En otras palabras, todos, pese a desempeñar diversas funciones, comparten la misma dignidad.

El ejemplo más sublime lo tenemos en María. A ella, Inmaculada, Madre de Cristo y primera cristiana, el Hijo de Dios, su propio hijo, no le confirió el ministerio sacerdotal; sin embargo, nadie en la historia merece mayor reconocimiento que ella. Ningún otro ser humano nacido de varón y mujer puede proclamar como ella que “todas las generaciones me llamarán bienaventurada porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.” Esto demuestra que el impedimento del sacerdocio ministerial en nada afecta la capacidad de la mujer de realizarse plenamente en la Iglesia e incluso de influir decisivamente en su vida y en la historia.

http://www.gecoas.com/religion/Trabajos/mujer_sacerdos/problema.htm

Historia de las sacerdotisas


 

La existencia de sacerdotisas se ha dado en casi todas las culturas antiguas. Exponemos brevemente la historia de las sacerdotisas en Roma, Grecia así como Egipto y la cultura Celta.

 

Roma
Grecia
Cultura celta
Antiguo Egipto

 

http://www.gecoas.com/religion/Trabajos/mujer_sacerdos/sacerdotisas00.htm

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: