LA DIOCESIS DE BUENAVENTURA DE PIE: “SENTIMOS EL DOLOR DE LA GENTE”


AÑO DEL CENTENARIO NATALICIO

DE

MONSEÑOR GERARDO VALENCIA CANO mxy

AGOSTO 26 DE 1917 – AGOSTO 26 DE 2017

 

http://www.vidanuevadigital.com/…/…/sentimos-dolor-la-gente/

La Diócesis de Buenaventura participa activamente de las movilizaciones que en este momento tienen lugar en la ciudad. El puerto más grande sobre el Pacífico colombiano está paralizado. Los ciudadanos reunidos en paro cívico exigen una…
VIDANUEVADIGITAL.COM

COLOMBIA. MONSEÑOR GERARDO VALENCIA CANO. UN PROFETA DE AMÉRICA LATINA. TERTULIAS MISIONERAS VIDEOS. MISIONEROS DE YARUMAL.


ECUADOR: MOVIMIENTO, ACCIONES Y ALIANZAS PARA EL CAMPO.


17 de mayo de 2017. Boletín # 9

Compartimos con Nuestros Seguidores y seguidoras el Boletín Informativo OCARU con el monitoreo de noticias para el debate agrario en Ecuador. En Esta OCASION, les recomendamos el conversatorio: Apuesta Política de la Agricultura Campesina, familiar e Indígena Como Transición Hacia el Post – Capitalismo, Que tendrá lugar El Próximo martes 23 de mayo en el IAEN (Instituto de Altos Estudios Nacionales).

Pueden ampliar los Contenidos con Un Solo haga clic en el enlace.

Aldhea
El 1% de los propietarios, en América Latina Posee Mas de la Mitad de las Tierras Agrícolas

Vía CONAIE Comunicación
Carta del VIII Foro Social Panamazónico

Vía CONAIE Comunicación
Poder Judicial CONFIRMO absolución de Máxima Acun una

El Productor
Los Agricultores plantas de han Desarrollado genéticas modificadas Durante Milenios

Nuestra Dirección:
San Ignacio 134 y 6 de Diciembre, Quito
(593 2) 2904 098

COLOMBIA. LO QUE ESTA SUCEDIENDO EN CERRO MATOSO


17 Mayo 2017

DS 3: SALUD Y BIENESTAR

Voces desde Cerro Matoso

Por Camila Taborda

En el sur de Córdoba se encuentra Pueblo Flechas, un corregimiento de 600 indígenas Zenúes que desde hace 25 años se quejan de enfermedades inusuales. Sus sospechas y las de Medicina Legal apuntan al mismo lugar: la única mina de níquel del país.

Los adultos de Pueblo Flechas no olvidan lo que Cerro Matoso fue: una pirámide de bosque frente al caserío, rozándose con las nubes bajas del cielo cordobés. Desde 1979, cuando la empresa Cerro Matoso S.A. (ahora South32), comenzó a explotar níquel allí, el paisaje fue mutando a una pila de tierra seca que están obligados a contemplar todas las mañanas. Esta es la única mina de níquel en Colombia y la más grande Suramérica.

… Al polvo que llueve desde la mina los Zenúes le dicen “escoria”. Y es a la “escoria” a la que culpan de todas sus enfermedades. De las llagas en la piel. De los problemas visuales. De las enfermedades respiratorias. También de abortos espontáneos.

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/las-enfermedades-del-pueblo-mas-cercano-de-cerro-matoso-articulo-694291

Voces desde Cerro Matoso | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

En el sur de Córdoba se encuentra Pueblo Flechas, un corregimiento de 600 indígenas zenúes que desde hace 25 años se quejan de enfermedades inusuales. Sus sospechas y las de Medicina Legal apuntan al mismo lugar: la única mina de níquel del país.

 

 

17 Mayo 2017

La respuesta de Cerro Matoso sobre las enfermedades en Pueblo Flechas

Redacción Medio ambiente

Tras las quejas de salud del caserío cordobés, la multinacional subrayó que el informe de Medicina Legal no estableció una relación de causalidad entre la mina y las enfermedades de las comunidades vecinas.

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/la-respuesta-de-cerro-matoso-sobre-las-enfermedades-en-pueblo-flechas-articulo-694322

La respuesta de Cerro Matoso sobre las enfermedades en Pueblo Flechas | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

Tras las quejas de salud del caserío cordobés, la multinacional subrayó que el informe de Medicina Legal no estableció una relación de causalidad entre la mina y las enfermedades de las comunidades vecinas.

COLOMBIA. BOJAYÁ: El silencio de Bojayá


Esta es la historia del veto impuesto a la prensa por un grupo de líderes de Bojayá, comunidad que por tradición honra la palabra. Especial de Patricia Nieto* para VerdadAbierta.com.

bojaya 1Miembro del Comité por los derechos de las víctimas de Bojayá impiden el trabajo de campo de los periodistas. Foto Natalia Botero.El sábado 13 de mayo, a las 8 de la mañana, cinco periodistas salimos de Bellavista, cabecera de Bojayá, en una panga rumbo a Quibdó. Dejamos atrás el puerto donde los indígenas tomaban el primer baño de la mañana, algunos negros limpiaban los peces recién atrapados y otros levantaban los brazos para decir adiós.

Con esa despedida terminó el trabajo de campo de seis días que, para la fotógrafa Natalia Botero y para mí, tenía como propósito registrar el proceso social, político y judicial que implica la segunda exhumación de los restos de las 119 personas sepultadas en el cementerio municipal después de la masacre del 2 de mayo de 2002, que estuvo precedida y seguida de varios crímenes en las zonas rurales.

Una vez terminaron las maniobras de zarpe, que incluyen la estabilización de la embarcación, relación entre la cantidad de gasolina y el peso a bordo, la panga remontó el río Atrato. En ese momento comprendí que salíamos de Bellavista con las manos medio vacías. No llevábamos con nosotros la información necesaria para responder nuestras preguntas; pero sí otra que nos permite reconocer cómo, en nombre del dolor, algunos líderes de los colectivos de víctimas se erigen en un poder de hecho para controlar la información.

***

bojaya 2Al pie de las bóvedas temporales se celebra una misa en nombre de las víctimas del 2 de mayo. Foto: Natalia Botero.Llegamos a Bellavista el domingo 7 de mayo después de media hora de vuelo desde Medellín y de tres horas de navegación por el río Atrato. La jornada de exhumaciones había comenzado tres días antes en el cementerio del municipio de Riosucio y este domingo los profesionales de la Unidad de Exhumaciones de la Fiscalía General de la Nación trabajaban en Vigía del Fuerte, municipio situado en la orilla antioqueña del río.

A las dos de la tarde conversamos con Leyner Palacios, uno de los líderes del Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá, con quien tenemos comunicación telefónica desde febrero de 2017. Él, conocedor de nuestra propuesta de investigación periodística, nos anunció que el comité no estaba dispuesto a permitir el trabajo de la prensa y nos pidió exponer nuestro interés a Delis Palacios, también miembro del comité, pues tal vez con ella era posible diseñar una estrategia para el cubrimiento del suceso.

Hasta entonces, dada nuestra experiencia de más de veinticinco años en investigación y escritura periodística en temas del conflicto armado y las acciones de paz, consideramos apropiado esperar hasta el día siguiente para presentarnos, exponer nuestro propósito y así garantizar el avance en nuestra reportería después de escuchar una voz oficial del comité y llegar a algunos acuerdos, tal y como lo hemos hecho en múltiples ocasiones en las que está de por medio la protección de la intimidad de las personas y el respeto por su dolor.

El lunes 8 de mayo, el grupo de profesionales de la Fiscalía se reunió con la comunidad para informar sobre el fracaso de la búsqueda de cuerpos en Riosucio y encontrar un camino que les permitiera seguir con el trabajo en Riosucio sin atrasar el cronograma en Bellavista, casco urbano de Bojayá. Al final de la reunión, a la que no asistimos, y siguiendo las recomendaciones de Leyner Palacios nos cercamos a Delis Palacios, quien nos citó en su casa a las 7 de la noche.

bojaya 3Antropólogo del Grupo de Exhumaciones de la Fiscalía General de la Nación guarda los restos en las bóvedas. Foto: Natalia Botero.En la tarde del lunes, coincidimos con algunas personas del comité en el cementerio de Vigía del Fuerte. Nosotras lo visitábamos para conocerlo y ellos para acompañar a tres jaibanás de las comunidades Emberá Dovidá que habitan en diferentes zonas de Bojayá, quienes realizaron rituales para conseguir que las almas de los difuntos permitieran que sus cuerpos fueran trasladados sin percances el día siguiente.

Allí, Natalia Botero le informó a Delis Palacios que iba a hacer algunas fotografías, pero la líder le dijo que no le estaba permitido y que en la noche nos veíamos para conversar. Esa noche no pudo atendernos, pues aún debía resolver algunos detalles que garantizarían el trabajo de diferentes expertos al día siguiente en Vigía del Fuerte.

El martes 9 de mayo, algunos miembros del comité de víctimas se trasladaron al cementerio de Vigía del Fuerte en compañía de los sabedores afro que realizarían un ritual para facilitar el trabajo de los profesionales de la Fiscalía. Natalia Botero se presentó en el puerto a las 7 de la mañana. Se le presentó a José de la Cruz Valencia, miembro del comité, quien le dijo que solo Leyner Palacios podía autorizarla a trabajar. Leyner Palacios le dijo que podía llegar por sus propios medios al cementerio, pero que no estaba autorizada a llevar su cámara. La fotógrafa decidió no viajar convencida de que en las horas de la tarde habría alguna conversación para llegar a un acuerdo.

En la tarde nos presentamos de nuevo en el puerto de Bellavista donde ya se reunían algunas personas de la localidad en la espera de la comisión de la Fiscalía que traía los tres primeros cuerpos desde la franja opuesta del río. Una vez que la lancha con los funcionarios se acercó, los niños del coro preparado por las hermanas Agustinas se dispusieron con flores y velas encendidas a cantar en honor de los recién exhumados.

bojaya 4Panorámica del trabajo de exhumaciones en el cementerio de Bellavista. Foto: Natalia Botero.En ese momento, Natalia Botero se acercó para tomar una fotografía y fue obstaculizada por varios miembros del comité. Delis Palacios le pidió nuevamente conversar en la noche para aclarar la situación. Natalia Botero se retiró del puerto y comenzó a ascender por la vía pública camino a las bóvedas recién construidas para albergar los cuerpos exhumados mientras que pueden ser trasladados a Medellín para someterlos a pruebas de identificación. Detrás de ella caminó la señora Máxima Asprilla, miembro del comité, quien en la vía pública le gritó que la prensa no era permitida en Bojayá y que ella no tenía derecho a estar allí. Natalia Botero bajó su cámara para evitar que la señora dedicara más tiempo a perseguirla, interrumpiendo la solemnidad de la ceremonia ya de por sí pobre en acompañantes. En la noche, llamamos por teléfono en varias ocasiones a Delis Palacios y no respondió.

A las 5 de la tarde del miércoles 10 de mayo, nos dirigimos nuevamente al puerto para presenciar la peregrinación de los funcionarios con el último cuerpo exhumado en Vigía del Fuerte camino a las bóvedas provisionales. Ya para ese momento el segundo grupo de periodistas había llegado con el fin de grabar la última escena de un documental que sobre la vida del sacerdote Antún Ramos Cuesta —quien sobrevivió a la masacre y lideró el traslado de los heridos en el año 2002— realizan desde hace 15 años los periodistas Silvia María Hoyos y Adrián Franco. Cuando el camarógrafo comenzó a grabar el desfile, Miguel Ángel Sánchez, funcionario de la oficina de la ONU en Quibdó, ordenó apagar la cámara e indicó que “las paisas”, refiriéndose a nosotras, debíamos también apagar nuestros equipos. Cuando Antún Ramos dijo que los camarógrafos estaban con él, el funcionario intentó apartarlo del corrillo halándolo del brazo bruscamente. La actuación del empleado de la ONU fue el punto de apoyo para las agresiones que se presentaron en nuestra contra los días jueves 11 y viernes 12 de mayo.

El jueves 11 en la tarde, mientras que concluían las labores de exhumación de los primeros cuerpos en el cementerio de Bellavista, Natalia Botero visitó a una familia indígena que vive en el barrio aledaño al cementerio con el fin de conocer cómo se relacionan los vecinos con el proceso de exhumación que ocurría casi en su solar y obtener una imagen panorámica del trabajo forense. Hasta allí llegaron tres miembros del comité de víctimas, dos de ellos eran Yuver Palacios y Máxima Asprilla, quienes de manera intimidante reiteraron su prohibición de registrar cualquier escena sucedida en Bojayá y amenazaron a la familia indígena con hacerla castigar de sus autoridades por permitir la visita de un periodista en su casa.

bojaya 5Reportera a la espera de que una de las líderes del Comité por los derechos de las víctimas de Bojayá la escuche. Foto: Nalaia Botero.En esta ocasión, como en otras, los miembros del comité mencionaron la existencia de un protocolo para el manejo de comunicaciones y anunciaron que pedirían vigilancia policial para nosotros.

Una hora más tarde, cuando comenzaba el ritual de traslado de los cuerpos hacia las bóvedas temporales, varios agentes de Policía y algunos miembros del comité formaron una barrera para que Natalia Botero no pudiera tomar fotografías. A las seis y media de la tarde, Yuver Palacios se acercó a nosotras para darnos a leer en su celular el protocolo fechado el mismo día 11. Pese a que traté de conversar con él acerca de la metodología utilizada para crear el protocolo, los actores que intervinieron en su redacción y el momento tardío de darlo a conocer, él se negó a tener un diálogo. (Consultar el protocolo aquí)

El viernes 12 de mayo, nos dirigimos como todas las tardes de esa semana al puerto para esperar el fin de la jornada. Yo decidí asistir a la misa ofrecida para honrar a las seis personas cuyos cuerpos fueron exhumados durante ese día. Tan pronto abrí mi cuaderno para tomar apuntes, Yuver Palacios me abordó y de manera agresiva me ordenó salir de la ceremonia. Para él y para José del Carmen Valencia, a quien acudí en vista de la agresión, las libretas y los lápices (así como las grabadoras y las cámaras) están prohibidos en Bojayá.

***

bojaya 6Funcionarios de la Fiscalía llevan los restos exhumados hacia las bóvedas temporales. Foto: Natalia Botero.El cielo cargado de nubes grises nos cubrió durante las tres horas y media que tardó la panga en llevarnos a Quibdó. A veces la lluvia nos obligó a cruzar algunas palabras para lograr mejor protección dentro de la embarcación. El resto del tiempo, cada uno de nosotros viajó sumido en las preguntas que se derivan de la experiencia de Bojayá 2017.

¿A quién beneficia el veto impuesto a la prensa por el Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá? ¿Quién tiene el poder para conducir a un grupo de ciudadanos organizados para la defensa de los derechos de las víctimas a censurar y obstaculizar el acceso a la información, que es uno de los derechos por excelencia en las democracias? ¿A quién beneficia una única narrativa de la segunda exhumación en Bojayá? ¿Cuáles son las consecuencias de que acciones como las aquí relatadas sean apoyadas por la ONU? ¿Cómo se configurará el escenario para el trabajo de la prensa una vez se instale la Comisión de la Verdad en Colombia?

Me aterra pensar que así como sucede en la guerra, la verdad sea el costo que Colombia va a pagar por el desarme de las Farc. Si eso sucede, el perro seguirá mordiéndose la cola.

P.D. Agradecemos a todas las familias que durante nuestros viajes a Bojayá, incluido el aquí relatado, nos contaron sus historias convencidas de que el país debe conocer lo que allí sigue pasando.

bojaya 8Momento en que miembros del Comité de Víctimas rodean a la fotógrafa para impedir su trabajo. Foto: Patricia Nieto.* Periodista. Profesora titular de la Universidad de Antioquia. Doctora en Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina. Directora del proyecto HacemosMemoria.org, convenio de la Universidad de Antioquia y la DW Akademie. Autora de los libros Llanto en el paraíso y Los escogidos.

Medellín, 15 de mayo de 2017

http://www.verdadabierta.com/victimas-seccion/organizaciones/6634-el-silencio-de-bojaya

 

TLC, marchas y paros: el fracaso del modelo neoliberal en Colombia


Roberto Carlos Nuñez/Las2orillas/Resumen Latinoamericano, 16 de mayo 2017.

“A finales del siglo XX se nos describía lo privado como más eficiente que lo público, por lo tanto, todo lo que se pudiera había que privatizarlo”

Llegó mayo cargado de lluvias, pero también de protestas, de descontento popular. Mientras tanto, nuestra clase dirigente y los grandes medios andan pendientes de lo que pasa en Venezuela.

Lo que ocurre hoy no es sino apenas la punta del iceberg de las consecuencias de la implantación del neoliberalismo en el país. La década de los noventa fue el tiempo de ascenso del neoliberalismo en Colombia. A  finales del gobierno de Virgilio Barco se comenzó a imponer en el país recetario neoliberal. A los dueños de Colombia les urgía achicar el Estado. Nada para ese monstruo frío y de mil cabezas. En la tarea de  abrir el camino al modelo económico fue fundamental el suertudo de César Gaviria, presidente de 1990 a 1994, quien ya había fungido como ministro de Hacienda y de Gobierno de Barco.

A finales del siglo XX se nos describía lo privado como más eficiente que lo público, por lo tanto, todo lo que se pudiera había que privatizarlo. No se salvaron los bancos, la salud, los parques, las carreteras, las pensiones y ni siquiera la educación. Los colombianos nos creímos el cuento al ver cómo se construían grandes y equipadas clínicas,  carreteras, megacolegios, parques y un largo etcétera. Se nos olvidó que en una economía neoliberal todo se convierte en mercancía.

A su vez, los trabajadores vieron  arrebatados sus derechos: menos plata para pensión, más horas de trabajo, inestabilidad, pérdida de pagos de horas extras y dominicales. Por supuesto, el neoliberalismo resultaba bueno, pero no para los trabajadores, sino para sus patrones que, exultantes, vieron cómo el día laboral ya no terminaba a las 6:00 de la tarde, sino que se ampliaba hasta las 10:00 de la noche.

De otro lado, los servicios de salud desmejoraron. El  “mejor presidente de la historia” promovió y defendió a capa y espada  la Ley 100 que se inventó los “copagos” y la “cuota moderadora” y obliga con frecuencia a los pobres  a  llevar al enfermo de clínica en clínica a ver quién lo atiende si es que antes no muere en el intento.

La catástrofe social es la mayor muestra de que el modelo fracasó. Ni siquiera las privatizaciones garantizan hoy el excelente servicio que se prometió,  no hay ejemplo más fehaciente que el de Electricaribe en la Costa Atlántica o el de la Triple AAA. Ejemplos que también ratifican que el neoliberalismo exacerba la corrupción  que caracteriza  al Estado colombiano, porque la corrupción no ataca el sistema, ella es el sistema.

El mismo TLC con Estados Unidos muestra las falsedades en torno a la apertura económica.  Después de 5 años de firmado, las exportaciones no han aumentado significativamente. Según  el diario El Colombiano “… la balanza comercial del país con Estados Unidos pasó de un superávit de 8.244 millones de dólares en 2012 a un déficit de 1.413 millones en 2016. En este resultado fue determinante la fuerte contracción (51,4 por ciento) de las exportaciones colombianas”.

No se trata de que antes de César Gaviria el país fuera un paraíso. Sin embargo, lo cierto es que la posibilidad de construir un mejor país que se vislumbraba en la Constitución del 91 quedó hecha trizas en la misma al dar vía libre a los cambios económicos que en lugar de contribuir  al mejoramiento del nivel de vida de los colombianos, aumentó la brecha entre ricos y pobres. De allí que no sea extraño ver hoy a los maestros y demás trabajadores estatales, taxistas y ciudadanos del Chocó y Buenaventura protestar y parar por una vida mejor, más digna, más justa.

Mientras tanto, nuestros dirigentes miran para otro lado. No se distraigan: la tormenta es aquí!!!

http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/17

Puerto Rico festeja: Oscar ya está libre (FOTOS)


17 mayo 2017.- El independentista puertorriqueño Oscar López Rivera está finalmente en libertad luego de permanecer 36 años preso en Estados Unidos.
¡
López Rivera fue acusado de conspiración por Estados Unidos en 1981, tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), organización que luchaba por la independencia de la isla.
López Rivera fue acusado de conspiración por Estados Unidos en 1981, tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), organización que luchaba por la independencia de la isla. Foto:EFE
Líderes de todo el mundo exigieron su liberación. En 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución en la que pedía reconocer el derecho a la independencia de Puerto Rico e instaba a liberar a los independentistas prisioneros.
Líderes de todo el mundo exigieron su liberación. En 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución en la que pedía reconocer el derecho a la independencia de Puerto Rico e instaba a liberar a los independentistas prisioneros. Foto:EFE
López Rivera permaneció 12 años en prisión solitaria y sin contacto con el exterior ni con sus familiares. Estuvo en prisión por 36 años, siendo el último prisionero político puertorriqueño de la Guerra Fría y el que más tiempo cumplió en cárceles estadounidenses
López Rivera permaneció 12 años en prisión solitaria y sin contacto con el exterior ni con sus familiares. Estuvo en prisión por 36 años, siendo el último prisionero político puertorriqueño de la Guerra Fría y el que más tiempo cumplió en cárceles estadounidenses Foto:EFE
Al momento de su liberación sostuvo un encuentro con Rafael Cancel Miranda (derecha), líder nacionalista con quien comparte causa de independencia
Al momento de su liberación sostuvo un encuentro con Rafael Cancel Miranda (derecha), líder nacionalista con quien comparte causa de independencia Foto:@madeleintlSUR
El jueves estará en Chicago, ciudad estadounidense en la que se radicó desde los 15 años hasta su encarcelamiento, donde la comunidad latina le brindará un reconocimiento y pondrá su nombre a una calle en el área de Humboldt Park.
El jueves estará en Chicago, ciudad estadounidense en la que se radicó desde los 15 años hasta su encarcelamiento, donde la comunidad latina le brindará un reconocimiento y pondrá su nombre a una calle en el área de Humboldt Park. Foto:@madeleintlSUR
López Rivera planea viajar a varios países (entre ellos Cuba, Nicaragua y Venezuela) para agradecer la solidaridad que brindaron a la lucha por su liberación.
López Rivera planea viajar a varios países (entre ellos Cuba, Nicaragua y Venezuela) para agradecer la solidaridad que brindaron a la lucha por su liberación. Foto: @madeleintlSU

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: