LA DIOCESIS DE BUENAVENTURA DE PIE: “SENTIMOS EL DOLOR DE LA GENTE”


AÑO DEL CENTENARIO NATALICIO

DE

MONSEÑOR GERARDO VALENCIA CANO mxy

AGOSTO 26 DE 1917 – AGOSTO 26 DE 2017

 

http://www.vidanuevadigital.com/…/…/sentimos-dolor-la-gente/

La Diócesis de Buenaventura participa activamente de las movilizaciones que en este momento tienen lugar en la ciudad. El puerto más grande sobre el Pacífico colombiano está paralizado. Los ciudadanos reunidos en paro cívico exigen una…
VIDANUEVADIGITAL.COM

COLOMBIA. MONSEÑOR GERARDO VALENCIA CANO. UN PROFETA DE AMÉRICA LATINA. TERTULIAS MISIONERAS VIDEOS. MISIONEROS DE YARUMAL.


ECUADOR: MOVIMIENTO, ACCIONES Y ALIANZAS PARA EL CAMPO.


17 de mayo de 2017. Boletín # 9

Compartimos con Nuestros Seguidores y seguidoras el Boletín Informativo OCARU con el monitoreo de noticias para el debate agrario en Ecuador. En Esta OCASION, les recomendamos el conversatorio: Apuesta Política de la Agricultura Campesina, familiar e Indígena Como Transición Hacia el Post – Capitalismo, Que tendrá lugar El Próximo martes 23 de mayo en el IAEN (Instituto de Altos Estudios Nacionales).

Pueden ampliar los Contenidos con Un Solo haga clic en el enlace.

Aldhea
El 1% de los propietarios, en América Latina Posee Mas de la Mitad de las Tierras Agrícolas

Vía CONAIE Comunicación
Carta del VIII Foro Social Panamazónico

Vía CONAIE Comunicación
Poder Judicial CONFIRMO absolución de Máxima Acun una

El Productor
Los Agricultores plantas de han Desarrollado genéticas modificadas Durante Milenios

Nuestra Dirección:
San Ignacio 134 y 6 de Diciembre, Quito
(593 2) 2904 098

COLOMBIA. LO QUE ESTA SUCEDIENDO EN CERRO MATOSO


17 Mayo 2017

DS 3: SALUD Y BIENESTAR

Voces desde Cerro Matoso

Por Camila Taborda

En el sur de Córdoba se encuentra Pueblo Flechas, un corregimiento de 600 indígenas Zenúes que desde hace 25 años se quejan de enfermedades inusuales. Sus sospechas y las de Medicina Legal apuntan al mismo lugar: la única mina de níquel del país.

Los adultos de Pueblo Flechas no olvidan lo que Cerro Matoso fue: una pirámide de bosque frente al caserío, rozándose con las nubes bajas del cielo cordobés. Desde 1979, cuando la empresa Cerro Matoso S.A. (ahora South32), comenzó a explotar níquel allí, el paisaje fue mutando a una pila de tierra seca que están obligados a contemplar todas las mañanas. Esta es la única mina de níquel en Colombia y la más grande Suramérica.

… Al polvo que llueve desde la mina los Zenúes le dicen “escoria”. Y es a la “escoria” a la que culpan de todas sus enfermedades. De las llagas en la piel. De los problemas visuales. De las enfermedades respiratorias. También de abortos espontáneos.

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/las-enfermedades-del-pueblo-mas-cercano-de-cerro-matoso-articulo-694291

Voces desde Cerro Matoso | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

En el sur de Córdoba se encuentra Pueblo Flechas, un corregimiento de 600 indígenas zenúes que desde hace 25 años se quejan de enfermedades inusuales. Sus sospechas y las de Medicina Legal apuntan al mismo lugar: la única mina de níquel del país.

 

 

17 Mayo 2017

La respuesta de Cerro Matoso sobre las enfermedades en Pueblo Flechas

Redacción Medio ambiente

Tras las quejas de salud del caserío cordobés, la multinacional subrayó que el informe de Medicina Legal no estableció una relación de causalidad entre la mina y las enfermedades de las comunidades vecinas.

http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/la-respuesta-de-cerro-matoso-sobre-las-enfermedades-en-pueblo-flechas-articulo-694322

La respuesta de Cerro Matoso sobre las enfermedades en Pueblo Flechas | ELESPECTADOR.COM

www.elespectador.com

Tras las quejas de salud del caserío cordobés, la multinacional subrayó que el informe de Medicina Legal no estableció una relación de causalidad entre la mina y las enfermedades de las comunidades vecinas.

COLOMBIA. BOJAYÁ: El silencio de Bojayá


Esta es la historia del veto impuesto a la prensa por un grupo de líderes de Bojayá, comunidad que por tradición honra la palabra. Especial de Patricia Nieto* para VerdadAbierta.com.

bojaya 1Miembro del Comité por los derechos de las víctimas de Bojayá impiden el trabajo de campo de los periodistas. Foto Natalia Botero.El sábado 13 de mayo, a las 8 de la mañana, cinco periodistas salimos de Bellavista, cabecera de Bojayá, en una panga rumbo a Quibdó. Dejamos atrás el puerto donde los indígenas tomaban el primer baño de la mañana, algunos negros limpiaban los peces recién atrapados y otros levantaban los brazos para decir adiós.

Con esa despedida terminó el trabajo de campo de seis días que, para la fotógrafa Natalia Botero y para mí, tenía como propósito registrar el proceso social, político y judicial que implica la segunda exhumación de los restos de las 119 personas sepultadas en el cementerio municipal después de la masacre del 2 de mayo de 2002, que estuvo precedida y seguida de varios crímenes en las zonas rurales.

Una vez terminaron las maniobras de zarpe, que incluyen la estabilización de la embarcación, relación entre la cantidad de gasolina y el peso a bordo, la panga remontó el río Atrato. En ese momento comprendí que salíamos de Bellavista con las manos medio vacías. No llevábamos con nosotros la información necesaria para responder nuestras preguntas; pero sí otra que nos permite reconocer cómo, en nombre del dolor, algunos líderes de los colectivos de víctimas se erigen en un poder de hecho para controlar la información.

***

bojaya 2Al pie de las bóvedas temporales se celebra una misa en nombre de las víctimas del 2 de mayo. Foto: Natalia Botero.Llegamos a Bellavista el domingo 7 de mayo después de media hora de vuelo desde Medellín y de tres horas de navegación por el río Atrato. La jornada de exhumaciones había comenzado tres días antes en el cementerio del municipio de Riosucio y este domingo los profesionales de la Unidad de Exhumaciones de la Fiscalía General de la Nación trabajaban en Vigía del Fuerte, municipio situado en la orilla antioqueña del río.

A las dos de la tarde conversamos con Leyner Palacios, uno de los líderes del Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá, con quien tenemos comunicación telefónica desde febrero de 2017. Él, conocedor de nuestra propuesta de investigación periodística, nos anunció que el comité no estaba dispuesto a permitir el trabajo de la prensa y nos pidió exponer nuestro interés a Delis Palacios, también miembro del comité, pues tal vez con ella era posible diseñar una estrategia para el cubrimiento del suceso.

Hasta entonces, dada nuestra experiencia de más de veinticinco años en investigación y escritura periodística en temas del conflicto armado y las acciones de paz, consideramos apropiado esperar hasta el día siguiente para presentarnos, exponer nuestro propósito y así garantizar el avance en nuestra reportería después de escuchar una voz oficial del comité y llegar a algunos acuerdos, tal y como lo hemos hecho en múltiples ocasiones en las que está de por medio la protección de la intimidad de las personas y el respeto por su dolor.

El lunes 8 de mayo, el grupo de profesionales de la Fiscalía se reunió con la comunidad para informar sobre el fracaso de la búsqueda de cuerpos en Riosucio y encontrar un camino que les permitiera seguir con el trabajo en Riosucio sin atrasar el cronograma en Bellavista, casco urbano de Bojayá. Al final de la reunión, a la que no asistimos, y siguiendo las recomendaciones de Leyner Palacios nos cercamos a Delis Palacios, quien nos citó en su casa a las 7 de la noche.

bojaya 3Antropólogo del Grupo de Exhumaciones de la Fiscalía General de la Nación guarda los restos en las bóvedas. Foto: Natalia Botero.En la tarde del lunes, coincidimos con algunas personas del comité en el cementerio de Vigía del Fuerte. Nosotras lo visitábamos para conocerlo y ellos para acompañar a tres jaibanás de las comunidades Emberá Dovidá que habitan en diferentes zonas de Bojayá, quienes realizaron rituales para conseguir que las almas de los difuntos permitieran que sus cuerpos fueran trasladados sin percances el día siguiente.

Allí, Natalia Botero le informó a Delis Palacios que iba a hacer algunas fotografías, pero la líder le dijo que no le estaba permitido y que en la noche nos veíamos para conversar. Esa noche no pudo atendernos, pues aún debía resolver algunos detalles que garantizarían el trabajo de diferentes expertos al día siguiente en Vigía del Fuerte.

El martes 9 de mayo, algunos miembros del comité de víctimas se trasladaron al cementerio de Vigía del Fuerte en compañía de los sabedores afro que realizarían un ritual para facilitar el trabajo de los profesionales de la Fiscalía. Natalia Botero se presentó en el puerto a las 7 de la mañana. Se le presentó a José de la Cruz Valencia, miembro del comité, quien le dijo que solo Leyner Palacios podía autorizarla a trabajar. Leyner Palacios le dijo que podía llegar por sus propios medios al cementerio, pero que no estaba autorizada a llevar su cámara. La fotógrafa decidió no viajar convencida de que en las horas de la tarde habría alguna conversación para llegar a un acuerdo.

En la tarde nos presentamos de nuevo en el puerto de Bellavista donde ya se reunían algunas personas de la localidad en la espera de la comisión de la Fiscalía que traía los tres primeros cuerpos desde la franja opuesta del río. Una vez que la lancha con los funcionarios se acercó, los niños del coro preparado por las hermanas Agustinas se dispusieron con flores y velas encendidas a cantar en honor de los recién exhumados.

bojaya 4Panorámica del trabajo de exhumaciones en el cementerio de Bellavista. Foto: Natalia Botero.En ese momento, Natalia Botero se acercó para tomar una fotografía y fue obstaculizada por varios miembros del comité. Delis Palacios le pidió nuevamente conversar en la noche para aclarar la situación. Natalia Botero se retiró del puerto y comenzó a ascender por la vía pública camino a las bóvedas recién construidas para albergar los cuerpos exhumados mientras que pueden ser trasladados a Medellín para someterlos a pruebas de identificación. Detrás de ella caminó la señora Máxima Asprilla, miembro del comité, quien en la vía pública le gritó que la prensa no era permitida en Bojayá y que ella no tenía derecho a estar allí. Natalia Botero bajó su cámara para evitar que la señora dedicara más tiempo a perseguirla, interrumpiendo la solemnidad de la ceremonia ya de por sí pobre en acompañantes. En la noche, llamamos por teléfono en varias ocasiones a Delis Palacios y no respondió.

A las 5 de la tarde del miércoles 10 de mayo, nos dirigimos nuevamente al puerto para presenciar la peregrinación de los funcionarios con el último cuerpo exhumado en Vigía del Fuerte camino a las bóvedas provisionales. Ya para ese momento el segundo grupo de periodistas había llegado con el fin de grabar la última escena de un documental que sobre la vida del sacerdote Antún Ramos Cuesta —quien sobrevivió a la masacre y lideró el traslado de los heridos en el año 2002— realizan desde hace 15 años los periodistas Silvia María Hoyos y Adrián Franco. Cuando el camarógrafo comenzó a grabar el desfile, Miguel Ángel Sánchez, funcionario de la oficina de la ONU en Quibdó, ordenó apagar la cámara e indicó que “las paisas”, refiriéndose a nosotras, debíamos también apagar nuestros equipos. Cuando Antún Ramos dijo que los camarógrafos estaban con él, el funcionario intentó apartarlo del corrillo halándolo del brazo bruscamente. La actuación del empleado de la ONU fue el punto de apoyo para las agresiones que se presentaron en nuestra contra los días jueves 11 y viernes 12 de mayo.

El jueves 11 en la tarde, mientras que concluían las labores de exhumación de los primeros cuerpos en el cementerio de Bellavista, Natalia Botero visitó a una familia indígena que vive en el barrio aledaño al cementerio con el fin de conocer cómo se relacionan los vecinos con el proceso de exhumación que ocurría casi en su solar y obtener una imagen panorámica del trabajo forense. Hasta allí llegaron tres miembros del comité de víctimas, dos de ellos eran Yuver Palacios y Máxima Asprilla, quienes de manera intimidante reiteraron su prohibición de registrar cualquier escena sucedida en Bojayá y amenazaron a la familia indígena con hacerla castigar de sus autoridades por permitir la visita de un periodista en su casa.

bojaya 5Reportera a la espera de que una de las líderes del Comité por los derechos de las víctimas de Bojayá la escuche. Foto: Nalaia Botero.En esta ocasión, como en otras, los miembros del comité mencionaron la existencia de un protocolo para el manejo de comunicaciones y anunciaron que pedirían vigilancia policial para nosotros.

Una hora más tarde, cuando comenzaba el ritual de traslado de los cuerpos hacia las bóvedas temporales, varios agentes de Policía y algunos miembros del comité formaron una barrera para que Natalia Botero no pudiera tomar fotografías. A las seis y media de la tarde, Yuver Palacios se acercó a nosotras para darnos a leer en su celular el protocolo fechado el mismo día 11. Pese a que traté de conversar con él acerca de la metodología utilizada para crear el protocolo, los actores que intervinieron en su redacción y el momento tardío de darlo a conocer, él se negó a tener un diálogo. (Consultar el protocolo aquí)

El viernes 12 de mayo, nos dirigimos como todas las tardes de esa semana al puerto para esperar el fin de la jornada. Yo decidí asistir a la misa ofrecida para honrar a las seis personas cuyos cuerpos fueron exhumados durante ese día. Tan pronto abrí mi cuaderno para tomar apuntes, Yuver Palacios me abordó y de manera agresiva me ordenó salir de la ceremonia. Para él y para José del Carmen Valencia, a quien acudí en vista de la agresión, las libretas y los lápices (así como las grabadoras y las cámaras) están prohibidos en Bojayá.

***

bojaya 6Funcionarios de la Fiscalía llevan los restos exhumados hacia las bóvedas temporales. Foto: Natalia Botero.El cielo cargado de nubes grises nos cubrió durante las tres horas y media que tardó la panga en llevarnos a Quibdó. A veces la lluvia nos obligó a cruzar algunas palabras para lograr mejor protección dentro de la embarcación. El resto del tiempo, cada uno de nosotros viajó sumido en las preguntas que se derivan de la experiencia de Bojayá 2017.

¿A quién beneficia el veto impuesto a la prensa por el Comité por los Derechos de las Víctimas de Bojayá? ¿Quién tiene el poder para conducir a un grupo de ciudadanos organizados para la defensa de los derechos de las víctimas a censurar y obstaculizar el acceso a la información, que es uno de los derechos por excelencia en las democracias? ¿A quién beneficia una única narrativa de la segunda exhumación en Bojayá? ¿Cuáles son las consecuencias de que acciones como las aquí relatadas sean apoyadas por la ONU? ¿Cómo se configurará el escenario para el trabajo de la prensa una vez se instale la Comisión de la Verdad en Colombia?

Me aterra pensar que así como sucede en la guerra, la verdad sea el costo que Colombia va a pagar por el desarme de las Farc. Si eso sucede, el perro seguirá mordiéndose la cola.

P.D. Agradecemos a todas las familias que durante nuestros viajes a Bojayá, incluido el aquí relatado, nos contaron sus historias convencidas de que el país debe conocer lo que allí sigue pasando.

bojaya 8Momento en que miembros del Comité de Víctimas rodean a la fotógrafa para impedir su trabajo. Foto: Patricia Nieto.* Periodista. Profesora titular de la Universidad de Antioquia. Doctora en Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina. Directora del proyecto HacemosMemoria.org, convenio de la Universidad de Antioquia y la DW Akademie. Autora de los libros Llanto en el paraíso y Los escogidos.

Medellín, 15 de mayo de 2017

http://www.verdadabierta.com/victimas-seccion/organizaciones/6634-el-silencio-de-bojaya

 

TLC, marchas y paros: el fracaso del modelo neoliberal en Colombia


Roberto Carlos Nuñez/Las2orillas/Resumen Latinoamericano, 16 de mayo 2017.

“A finales del siglo XX se nos describía lo privado como más eficiente que lo público, por lo tanto, todo lo que se pudiera había que privatizarlo”

Llegó mayo cargado de lluvias, pero también de protestas, de descontento popular. Mientras tanto, nuestra clase dirigente y los grandes medios andan pendientes de lo que pasa en Venezuela.

Lo que ocurre hoy no es sino apenas la punta del iceberg de las consecuencias de la implantación del neoliberalismo en el país. La década de los noventa fue el tiempo de ascenso del neoliberalismo en Colombia. A  finales del gobierno de Virgilio Barco se comenzó a imponer en el país recetario neoliberal. A los dueños de Colombia les urgía achicar el Estado. Nada para ese monstruo frío y de mil cabezas. En la tarea de  abrir el camino al modelo económico fue fundamental el suertudo de César Gaviria, presidente de 1990 a 1994, quien ya había fungido como ministro de Hacienda y de Gobierno de Barco.

A finales del siglo XX se nos describía lo privado como más eficiente que lo público, por lo tanto, todo lo que se pudiera había que privatizarlo. No se salvaron los bancos, la salud, los parques, las carreteras, las pensiones y ni siquiera la educación. Los colombianos nos creímos el cuento al ver cómo se construían grandes y equipadas clínicas,  carreteras, megacolegios, parques y un largo etcétera. Se nos olvidó que en una economía neoliberal todo se convierte en mercancía.

A su vez, los trabajadores vieron  arrebatados sus derechos: menos plata para pensión, más horas de trabajo, inestabilidad, pérdida de pagos de horas extras y dominicales. Por supuesto, el neoliberalismo resultaba bueno, pero no para los trabajadores, sino para sus patrones que, exultantes, vieron cómo el día laboral ya no terminaba a las 6:00 de la tarde, sino que se ampliaba hasta las 10:00 de la noche.

De otro lado, los servicios de salud desmejoraron. El  “mejor presidente de la historia” promovió y defendió a capa y espada  la Ley 100 que se inventó los “copagos” y la “cuota moderadora” y obliga con frecuencia a los pobres  a  llevar al enfermo de clínica en clínica a ver quién lo atiende si es que antes no muere en el intento.

La catástrofe social es la mayor muestra de que el modelo fracasó. Ni siquiera las privatizaciones garantizan hoy el excelente servicio que se prometió,  no hay ejemplo más fehaciente que el de Electricaribe en la Costa Atlántica o el de la Triple AAA. Ejemplos que también ratifican que el neoliberalismo exacerba la corrupción  que caracteriza  al Estado colombiano, porque la corrupción no ataca el sistema, ella es el sistema.

El mismo TLC con Estados Unidos muestra las falsedades en torno a la apertura económica.  Después de 5 años de firmado, las exportaciones no han aumentado significativamente. Según  el diario El Colombiano “… la balanza comercial del país con Estados Unidos pasó de un superávit de 8.244 millones de dólares en 2012 a un déficit de 1.413 millones en 2016. En este resultado fue determinante la fuerte contracción (51,4 por ciento) de las exportaciones colombianas”.

No se trata de que antes de César Gaviria el país fuera un paraíso. Sin embargo, lo cierto es que la posibilidad de construir un mejor país que se vislumbraba en la Constitución del 91 quedó hecha trizas en la misma al dar vía libre a los cambios económicos que en lugar de contribuir  al mejoramiento del nivel de vida de los colombianos, aumentó la brecha entre ricos y pobres. De allí que no sea extraño ver hoy a los maestros y demás trabajadores estatales, taxistas y ciudadanos del Chocó y Buenaventura protestar y parar por una vida mejor, más digna, más justa.

Mientras tanto, nuestros dirigentes miran para otro lado. No se distraigan: la tormenta es aquí!!!

http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/17

Puerto Rico festeja: Oscar ya está libre (FOTOS)


17 mayo 2017.- El independentista puertorriqueño Oscar López Rivera está finalmente en libertad luego de permanecer 36 años preso en Estados Unidos.
¡
López Rivera fue acusado de conspiración por Estados Unidos en 1981, tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), organización que luchaba por la independencia de la isla.
López Rivera fue acusado de conspiración por Estados Unidos en 1981, tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), organización que luchaba por la independencia de la isla. Foto:EFE
Líderes de todo el mundo exigieron su liberación. En 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución en la que pedía reconocer el derecho a la independencia de Puerto Rico e instaba a liberar a los independentistas prisioneros.
Líderes de todo el mundo exigieron su liberación. En 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución en la que pedía reconocer el derecho a la independencia de Puerto Rico e instaba a liberar a los independentistas prisioneros. Foto:EFE
López Rivera permaneció 12 años en prisión solitaria y sin contacto con el exterior ni con sus familiares. Estuvo en prisión por 36 años, siendo el último prisionero político puertorriqueño de la Guerra Fría y el que más tiempo cumplió en cárceles estadounidenses
López Rivera permaneció 12 años en prisión solitaria y sin contacto con el exterior ni con sus familiares. Estuvo en prisión por 36 años, siendo el último prisionero político puertorriqueño de la Guerra Fría y el que más tiempo cumplió en cárceles estadounidenses Foto:EFE
Al momento de su liberación sostuvo un encuentro con Rafael Cancel Miranda (derecha), líder nacionalista con quien comparte causa de independencia
Al momento de su liberación sostuvo un encuentro con Rafael Cancel Miranda (derecha), líder nacionalista con quien comparte causa de independencia Foto:@madeleintlSUR
El jueves estará en Chicago, ciudad estadounidense en la que se radicó desde los 15 años hasta su encarcelamiento, donde la comunidad latina le brindará un reconocimiento y pondrá su nombre a una calle en el área de Humboldt Park.
El jueves estará en Chicago, ciudad estadounidense en la que se radicó desde los 15 años hasta su encarcelamiento, donde la comunidad latina le brindará un reconocimiento y pondrá su nombre a una calle en el área de Humboldt Park. Foto:@madeleintlSUR
López Rivera planea viajar a varios países (entre ellos Cuba, Nicaragua y Venezuela) para agradecer la solidaridad que brindaron a la lucha por su liberación.
López Rivera planea viajar a varios países (entre ellos Cuba, Nicaragua y Venezuela) para agradecer la solidaridad que brindaron a la lucha por su liberación. Foto: @madeleintlSU

COLOMBIA.Más de 12.000 millones en pérdidas deja paro cívico en Buenaventura


Los cinco puertos y las zonas hotelera, comercial y bancaria sufren por el cese de actividades.
Protestas en Buenaventura

Los manifestantes han realizado varios reclamos en las principales vías de la ciudad

Foto:

Cortesía Alvaro Miguel Mina

Por: CALI
17 de mayo 2017 , 12:25 p.m.

Tras el paro cívico que ya completa su segundo día en el puerto de Buenaventura, las pérdidas ya comienzan a ser millonarias y preocupan el sector económico.

En las calles desoladas de vehículos, solamente se ven personas caminando. Los locales comerciales permanecen  cerrados,  como también las entidades bancarias que no tienen operaciones, sumándole que los cotidianos tractocamiones, que diariamente pueden ser hasta 2.600 evacuando y llevando mercancía hasta los puertos marítimos, ya no están en las calles.

Según el presidente de la Cámara de Comercio de Buenaventura, Alexander Micolta, las pérdidas superan los 12.000 millones de pesos, a pesar de que los cinco terminales marítimos sigan en operación.

“Las mercancías importadas siguen en su operación de descargue normal, pero las bodegas se nos están llenando. Llegará el momento donde nos va a tocar dejando a los buques esperando en la bahía lo que generará más gastos para ellos”, afirmó Micolta.

El dirigente aseguró que uno de los más afectados son los comerciantes que exportan mercancías, pues sus camiones no pueden ingresar a dejarlas.

Cada hora las pérdidas incrementan si no hay un pronto acuerdo con el Gobierno Nacional

A las entradas de la isla no son pocas las personas que han colocado cercas con palos, plásticos y piedras, impidiendo el acceso del transporte público y de camiones. A su vez indican que la protesta no se detendrá hasta que hayan garantías para una mejor vida.

Protestas en Buenaventura

Se presentan bloqueos en el puente El Piñal, Casa de la Cultura, Santa Cruz, Sena, San Luis, Juan XXIII, 14 de Julio, Bellavista, El Cristal, la comuna 12, entre otros

Foto:

Cortesía Alvaro Miguel Mina

También reclamaron la presencia del presidente Juan Manuel Santos donde se hable de los compromisos de inversión social y la solución a los problemas de servicio público como el agua.

El turismo también ha sufrido pérdidas pues los hoteles y los restaurantes no tienen la misma afluencia de personas.

Entre tanto, desde la presidencia de la república, Luis Gilberto Murillo, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, visitará a Buenaventura para que lidere una comisión y pueda negociar con los manifestantes.

Protestas en Buenaventura

Los manifestantes hacen turnos diarios y nocturnos para mantener sus barricadas

Foto:

Cortesía Alvaro Miguel Mina

La reunión, a la que también Alfonso Prada, secretario general de la Presidencia, pretende levantar el paro y lograr acuerdos con la comunidad que exige, entre otras cosas, que el Hospital sea reabierto en los niveles dos y tres, que mejore el servicio de agua potable y que el Gobierno cumpla con los compromisos pactados en el año 2014 cuando se realizó la marcha denominada ‘Para vivir con dignidad’.

CALI

http://www.eltiempo.com/colombia/cali/mas-de-12-000-millones-en-perdidas-deja-paro-civico-en-buenaventura-89014

COMIDA DE JESÚS, FIESTA DE LOS PANES: XAVIER PIKAZA


18.05.17 | 09:02.
 http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2017/05/18/p400192#more400192

En uno de los contextos más hermosos de Salamanca (en la Iglesia de San Juan de Barbalos), por deseo del Foro Efeta, pronuncié el pasado 16 una pequeña charla sobre la fiesta cristiana, centrada en el pan compartido
(Cf. fotos de la charla en la Iglesia de los Caballeros del Hospital de San Juan de Jerusalén, del siglo XII),

Fueron muchos los temas expuestos, hermosa la reunión orante en la iglesia, y hermoso el momento de la comida posterior en el atrio antiguo. Hubo para todos, fraternidad y fiesta, palabra y pan, con bebidas, chorizo, empanada, pasteles.

Una fiesta de verdad… en la que se recoge ante todo el recuerdo de las fiestas de Jesús, centradas en la multiplicación de los panes. De ese tema quiero presentar hoy el motivo principal de mi conferencia, con algunas fotos del acto.

Dedico el tema a J. M. Miñambres (con sus compañeros Jesús y Nacho, de la Pastoral Universitaria) y al grupo de amigos de Efeta de la diócesis de Salamanca. Lo he preparado para ellos, aunque tomándolo básicamente de mis libros: De Fiesta del Pan, Fiesta del Vino (2005) y de Comentario al Evangelio de Marcos (2013), ambos de Verbo Divino, Estella.

1. Primera multiplicación Mc 6, 30-46.

Al bajar del barco, Jesús vio un gran gentío y sintió compasión de ellos, pues eran como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas. Como se hacía tarde, los discípulos se acercaron a decirle: El lugar está despoblado y ya es muy tarde. Manda que vayan a los campos y aldeas del entorno y compren algo de comer.
Pero él les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le contestaron: ¿cómo podremos comprar nosotros pan, por valor de doscientos denarios, para darles de comer? El les preguntó: ¿Cuántos panes tenéis? Id a ver.
Cuando lo averiguaron, le dijeron: Cinco panes y dos peces. Y les mandó que se reclinaran todos por grupos de comida sobre la hierba verde, y se sentaron en corros de cien y de cincuenta. El tomó entonces los cinco panes y los dos peces,
levantó los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los fue dando a los discípulos para que los distribuyeran. Y también repartió los dos peces para todos.
Comieron todos hasta saciarse y recogieron doce canastos de pan y de sobras del pescado. Los que comieron los panes eran cinco mil hombres (cf. 6, 30-46)

Hay un banquete de muerte (Mc 6, 14-29)

Frente al banquete de Herodes, donde se decide la muerte de Juan, se eleva aquí el banquete de los discípulos de Jesús, que ofrecen su comida a los hambrientos. Éstas son las notas del banquete de Hereodes:

— Es la comida de algunos privilegiados: el Rey, sus ministros y sus ricos.
— Es un banquete donde tiene que matarse al profeta (que critica al Rey y rechaza su conducta, centrada en el robo de mujeres y en la muerte de los inocentes
— Es como el banquete actual de una parte de la población del mundo que vive derrochando aquello que debía ser comida para todos.

La economía y la fiesta del siglo XXI es también un banquete de muerte:

— Es banquete de algunos, que comen el pan de todos, mientras millones y millores pasan hambre (y unos 40 mil mueren cada día).

— Es el banquete marcado por el dinero, por las grandes firmas y marcas de vestidos, de música, de diversiones… Es una fiesta organizada en el gran mercado de la diversión, al servicio del capital anti-Dios.

— Es lo contrario a la comida en el campo… donde vienen todos. Es comida en lugares especiales para algunos que pueden…

Jesús, en cambio ofrece un banquete para todos:

En contra del banquete de Herodes Antipas, donde se decide la muerte del profeta Bautista…, en en contra del banquete de los ricos del siglo XXI que sigue condenando a muerte a millones de personas… Jesús ofrece un banquete de palabra y vida sobre el campo abierto… no en un templo de algunos, ni en un palacio de otros… sino la tierra entera, entendida como espacio para el encuentro, la palabra y la comida.


– Empieza siendo un “Banquete de Palabra”, de enseñanza para todos, en el campo abierto, donde se encuentra con ellos No les trata como si ellos no entendieran y tuvieran que callarse, sino de forma activa: enseñándoles la nueva y verdadera ley del reino, a cielo abierto, sin limitaciones. Había por entonces diversas escuelas judías, pero tendían a ser elitistas, propias de los puros (esenios, fariseos…). Jesús, en cambio, educa en la “universidad de la vida y de la calle”. Lógicamente, toda fiesta cristiana empieza con una liturgia de la palabra, que no es enseñanza impositiva sino iluminación creadora del pan y peces compartidos.

– Es un banquete de comida real, en el campo. No tienen que ir a ningún santuario o campo famoso, sino que se reúnen en el campo abierto, al lado del camino por el que pasan todos. Éste es al banquete de la fiesta de Jesús, concretado en la mesa universal, en la palabra que se abre a la comunión del pan, al descampado, en un lugar desierto, es decir, abierto para todos, sobre la hierba del campo que es patrimonio de vida universal.

3. Comida de pan y de peces, con el agua del río o del lago.

Según Marcos, Jesús hizo a sus discípulos pescadores (cf. Mc 1,16-20) y tabién agricultores (cf. Mc 4,3-9) del reino: les puso al servicio de la siembra y cosecha escatológica. Él aparece ahora como pastor de multitudes “porque son como ovejas perdidas” (cf. Mc 6, 34). Pero no les ofrece carne o leche de corderos, en clave sacrificial, sino peces de la pesca y panes de la siembra. De esa forma recoge y expande los motivos anteriores de la tarea final, condensándolos aquí, en el signo del banquete. Desde este fondo podemos evocar algunos rasgos de esta primera y más honda eucaristía cristiana.
4. Rasgos de la fiesta de Jesús, en el santuario del mundo (del campo):

1. Más que el perdón de Jesús a los pecadores, esta comida acentúa su banquete para todos los presentes.
Ya no se distinguen unos de otros: todos los que vienen están necesitados de palabra y comida; de esa forma, pecadores y justos se vinculan comiendo pan y peces. Así se expresa el “jubileo” cristiano de la abundancia: no se trata simplemente de volver a repartir las tierras, para que cada uno posea y cultive en exclusiva lo suyo, sino de compartir fraternamente todo.

Esta es la comida “de cada día”, con pan y peces, es decir, con los alimentos normales de la gente del entorno. Jesús no empieza centrando su mensaje en un rito selectivo, propio de los purificados (como hacen esenios y fariseos), sino que ofrece su comida a los que vienen, sobre el campo abierto, que es ámbito de encuentro para todos los humanos.

Los discípulos van a ser “anfitriones” del banquete del reino. Jesús, pastor misericordioso, que les ha llamado antes pescadores y les ha asociado a su siembra, les nombra servidores de la comida final. Ciertamente, no disponen de dinero (harían falta doscientos denarios: 6, 37), pero tienen cinco panes y dos peces que bendecidos y repartidos (compartidos) son suficientes. Han sido o son pescadores del lago y así ponen a disposición de Jesús (de su reino) el producto de la pesca; se trata de un producto natural, no cultivado (lo mismo que los saltamontes del Bautista); pero está preparado o salado (curado), pues el texto supone que se puede partir y comer crudo.

Ellos están en relación con los agricultores del entorno, y así traen provisión de grandes panes, de trigo cultivado y preparado (bien cocido), aceptando (en contra del Bautista) el ritmo y vida cultural de los labradores del entorno. Ellos, discípulos de Jesús, no son representantes de un puro movimiento contra-cultural (sin pan ni vino), asumen la cultura de su entorno e interpretan la enseñanza del maestro (liturgia y banquete de palabra) a modo de comida fraterna, peces y panes que pueden repartirse a todos… No establecen un banquete de lujo y muerte, baile y seducción, como el de Herodes, sino una asamblea y comida de campo, a la que están invitados los que pasan, sin distinción de purezas rituales o razas religiosas.

2. Es comida histórica y pascual.
Ciertamente, el texto recoge y relata un recuerdo de la historia de Jesús, que comparte lo que tienen (él y sus discípulos) con todos los que han ido a su encuentro, en gesto generoso de abundancia, de palabra y comida fraterna. Pero, al mismo tiempo, este recuerdo ha sido recreado desde la experiencia pascual, de la que luego trataremos: los cristianos han proyectado sobre la historia de Jesús la experiencia más honda de su encuentro con el resucitado, en la fracción del pan.

Hoy es difícil distinguir los dos (o tres) niveles: el influjo de las “multiplicaciones” o comidas históricas de Jesús en la formulación de la Última Cena y en las experiencias pascuales de la iglesia; el influjo de la Última Cena en el relato de las multiplicaciones; finalmente, la aplicación de la pascua y de la vida de la iglesia en la formulación de la historia de Jesús (multiplicaciones y cena). Es normal que sea así, porque se trata de una historia viva, donde los diversos momentos se enriquecen y fecundan mutuamente. Muchos historiadores han hablado (y siguen hablando) de dos eucaristías: una galilea, centrada en el pan-pescado de la comida diaria de Jesús; otra jerosolimitana y luego misionera, con el pan y el vino del recuerdo de su muerte. Es posible que esas dos eucaristía hayan existido un tiempo separadas, pero la tradición actual de los evangelios las integra, de manera que sólo pueden entenderse en referencia mutua.

3. Es banquete en pleno campo.
Es lugar despoblado, donde puede iniciarse una experiencia de fraternidad y vida comunitaria: lugar de paso, vinculado al recuerdo de Juan el Bautista (Mc.1,3.4) y a las tentaciones de Jesús (Mc 1,12). No es casa preparada, donde se toma el pan y vino de la celebración ritual (Última Cena), sino campo abierto (mundo) que evoca y asume los valores de la primavera del paraíso original (se sientan sobre la hierba verde).

– Es lugar de prueba para un nuevo nacimiento, como el paraíso original de Eva/Adán, como el desierto de Satán que ofrece pan de triunfo (cf. Mt 4 y Lc 4). Jesús rechaza ese pan de imposición, pero reparte y comparte por la iglesia el pan de la fraternidad. Hombres y mujeres no tienen la vida ya fijada; no están condenados a repetir siempre los mismos errores, sino que pueden iniciar un camino de vida comunitaria.

– Es lugar donde Jesús aparece como auténtico Moisés, que vincula a los humanos en torno a la fiesta del pan y peces compartidos. Hemos evocado ya Is 40,3 (cf. 1 QS 8,14; Mc 1, 2-3;: “En el desierto preparad el camino…” Pues bien, ahora, el desierto ha cumplido su función: no es lugar donde aparecen y perturban al pueblo los falsos mesías (cf. Flavio Josefo, Ant. 20,188; BJ 2,59), sino templo universal para todos los humanos.

4. Es comida de gracia y “milagro”, que supera la ley de propiedad egoísta y dinero, entendido como medio para comprar y vender todo.
Según Mt 6, 24 par, lo contrario al reino de Dios es la mamona o capital, que es rey del mundo y de la historia. Los discípulos empiezan poniéndose al nivel de esa mamona y se descubren incapaces de alimentar a tanta gente: haría falta muchísimo dinero… Por eso, quieren despedir a todos: ¡que se vayan, que compren quienes puedan!. Ellos, los representantes de una iglesia que se identifica pronto con el mundo pretenden resolver el tema de la humanidad (el hambre) acudiendo a la lógica del capital y salario: todo se vende, todo puede comprarse con dinero. Pues bien, en contra de eso, Jesús les conduce al lugar de la gratuidad: Dadles vosotros… ¿cuántos panes tenéis?… (Mc 6, 37-38). De esa forma supera el talión económico (ojo por ojo, pan por dinero), introduciendo en la iglesia el principio de la donación y gratuidad activa (dar).

El problema de la humanidad antigua y moderna no es la carencia (falta de producción), sino el reparto y comunión de bienes y vida. Los humanos actuales (siglo XXI) han aprendido a producir lo suficiente: la tierra ofrece bienes para todos. Pero no saben y/o no quieren a compartir: se siguen encerrando en los bienes que poseen, cada uno, cada grupo; no saben multiplicarlos al servicio de todos los humanos.

5. El banquete de las as multiplicaciones es, por tanto, una señal de gratuidad.
Lógicamente, ellas se narran en forma de “milagro”, utilizando un género literario que proviene de las tradiciones de Israel, como son: el maná y las codornices del éxodo (cf. Ex 16; Num 11), el pan y carne del cuervo de Elías, con la harina y aceite de la mujer que le acoge (1 Re 17,1-16), los alimentos de Eliseo (2 Re 4,1-7; 4,42-44) etc. La primera iglesia ha entendido la historia de Jesús, sus comidas en el campo al trasluz de los relatos de su pueblo: las historias de Moisés, de Elías y Eliseo. Los que hoy destacan sólo el aspecto milagrero “externo” de las multiplicaciones, proyectando sobre ellas problemas de biología o física (ampliación o producción instantánea de nuevos alimentos), olvidan el auténtico tema: los evangelios no hablan de física, sino de solidaridad humana y esperanza mesiánica.

6. Es comida laica y cultual al mismo tiempo. Es laica, en sentido originario: alimento del laos o pueblo formado por los necesitados que acuden buscando palabra y pan. Todo resulta natural en ella, no hay nada sagrado en su despliegue: no hacen falta sacerdotes especiales, ni ceremonias de pureza, ni templos ni ritos cultuales, a no ser que digamos que el rito es la misma vida, comunicación humana, a nivel de palabra y alimento.
Por eso, los relatos de multiplicaciones, superando la barrera de la diferencia israelita, nos conducen a un lugar y donde pueden encontrarse todos los humanos, judíos y gentiles, cristianos y no cristianos, creyentes religiosos y simples hambrientos de pan y palabra, sobre el ancho campo de la vida. Religiones y ritos nacionales les separan, ideologías y políticas sacrales les distinguen, conforme a las diversas escuelas y templos donde acuden para cultivar sus distinciones. Pues bien, Jesús les reúne o, más bien, les acoge en el ancho campo, sin preguntarles por su origen y creencias especiales.

Allí les ofrece la palabra de la universalidad humana (la esperanza del reino) y el pan y peces que a todos sirve de alimento. En ese sentido, su gesto es laico o humano, en el sentido radical de la palabra.

Pero, al mismo tiempo, siendo totalmente laica, esta es una comida de fiesta sacral, porque en ella y sólo en ella se puede bendecir a Dios en plenitud, dándole gracias por el don de la existencia y comunión alimenticia. Normalmente, los humanos han buscado y cultivado oraciones en los grandes momentos: las fiestas sagradas, los templos… Pues bien, Jesús ha orado precisamente aquí, iniciando un rito básico de comunión universal: Y tomando lo cinco panes y los dos peces, mirando hacia el Cielo, bendijo y partió lo panes y los dio a los discípulos para que los repartieran… (Mc 6, 41). A lo largo de este libro, hemos ido destacando las diversas bendiciones de sacerdotes y pueblo, sobre el pan y el vino, en las comidas sagradas. Pero sólo ahora se cumple y expresa la oración suprema, en sus dos momentos esenciales: Jesús bendice a Dios (línea de ascenso), repartiendo los panes y peces a la multitud, que los comparte (plano de descenso y comunión). Este es el rito cristiano, el culto laical y sagrado de la vida.

7. Esta es la comida de fiesta cristiana.
Evidentemente, está relacionada con los alimentos y celebraciones que hemos ido señalando en capítulos anteriores; por eso, en sentido radical, ella sigue siendo una comida israelita. Pero ofrece rasgos especiales que la diferencian de los ritos esenios y fariseos, sapienciales y apocalípticos, donde resulta básica la pureza del grupo, la experiencia interior, la separación respecto a los de fuera. Jesús ha querido situarse y situarnos al principio de la historia humana, en un lugar de paso y encuentro universal, al descampado (cf. 6, 32), en territorio de todos y nadie, sobre la hierba verde (6, 39) que es signo de primavera y nuevo nacimiento; por eso, su comida es mesiánica, es decir, universal y se realiza en Galilea, lugar abierto a las naciones, no en el templo especial del judaísmo (Jerusalén).

Ciertamente, sobre esta comida mesiánica (=cristiana) pueden proyectarse imágenes y rasgos de fiestas sacrales (pascua, pentecostés, tabernáculos), como más tarde iremos indicando. Pero ahora, en la raíz del evangelio empiezan siendo secundarias esas fiestas. Jesús ha hecho algo mucho más sencillo y profundo: ha querido situarnos en la base y fuente de la fiesta de la vida, del pan y los peces compartidos, bendiciendo a Dios, en fraternidad.

Otros judíos destacaban a la sacralidad nacional, el orden del templo, la estructura de los varios ritos (normas de comida, circuncisión), acabando así por separarse de los pueblos del entorno. Pues bien, los discípulos de Jesús sólo consideran esencial este rito real de la comida compartida: no necesitan días especiales para reunirse y celebrar, ni templos santos exclusivos, ni cultos separados para descubrir la grandeza de Dios. A ellos les bastan unos peces y unos panes, para compartirlos, en comunión dirigida hacia todos los pueblos de la tierra. Lógicamente, si llevan consigo ese signo del pan mesiánico, sin mala levadura de imposición política (Herodes) o pureza ritualista (fariseos), ellos podrán embarcarse sobre el mar de la historia, sin miedo a perderse, como sabe Mc 8, 14-21.

8. Siendo mesiánica,ésta es una fiesta comida universal. A través de sus discípulos (a quienes hizo pescadores de humanos: cf. Mc 1, 16-20), Jesús quiere extender una mesa universal. Por eso, ellos no preparan una comida exclusivista, no se reúnen en torno a un pan y vino de pureza, para separarse de los transgresores de la ley (como en Qumrán), sino al contrario: ofrecen a todos los que vienen sus panes y sus peces. Estos judíos mesiánicos (cristianos de Galilea), seguidores del profeta nazareno, les acogen y distribuyen, sobre la hierba verde, bajo el ancho cielo, en grupos de cincuenta o cien (Mc 6, 39-40), prasiaí, prasiaí, en corros de comunicación humana, para que así pueda conocerse, compartir la mesa y dialogar desde el reino. Son multitud (cinco mil, contando sólo los varones adultos), pero se vinculan en comunidades menores, para comer y compartir el pan, de un modo personal, formando la iglesia del campo abierto de la vida.

De esta forma emerge la abundancia: hay panes y peces para todos. La tradición judía había elaborado la leyenda del maná, para indicar la bendición y providencia de Dios sobre el pueblo, en el desierto. Pues bien, ese maná se expresa por los panes y peces que la comunidad de Jesús pone al servicio de los humanos. No hace falta maná externo, milagros de panes que caen del cielo. El auténtico maná es experiencia gozosa y abundante de panes y peces compartidos.

AFRICA. SENEGAL:“No necesitamos que nadie nos salve, podemos hacerlo nosotros mismos”


“No necesitamos que nadie nos salve, podemos hacerlo nosotros mismos”

David Dieye, senegalés y representante del Sindicato de Vendedores Ambulantes de Barcelona / D.D.

AUTORA INVITADA: MARTA SAIZ MERINO

David Dieye tiene 32 años y es representante del Sindicato de Vendedores Ambulantes de Barcelona. Hace diez que cruzó en patera el Océano Atlántico para llegar a las Islas Canarias. Dieye es el único de su familia que no es pescador. Era buen estudiante, pero dejó la escuela porque no quería agobiar a sus padres con el pago de los libros. Trabajó como albañil y jefe de obra hasta los 22 años, cuando abandonó Senegal. “El verdadero inmigrante es el que no vuelve porque no puede, porque no tiene papeles, porque no tiene alas”.

“En África no tenemos aeropuerto. El avión desciende y nosotros saltamos de él”. Esta fue la respuesta de David Dieye a un joven español que le preguntó si en Senegal tenían aeropuerto. “Y como este tópico, muchos más”.

“¿En África convivís con animales salvajes?”, otra pregunta. “Sí, en mi casa compartimos el salón con cinco leones, cuatro leopardos y tres elefantes”, contestó Dieye. “Cuando vivía en África pensaba que los europeos eran más inteligentes, pero con este tipo de cuestiones, no sé qué pensar”.

Dieye llegó a España en patera. Salió el 29 de mayo de 2006, un martes por la tarde. El senegalés siempre soñó con viajar a Europa. “En las noticias no muestran los problemas, sólo las cosas bonitas y de lujo como los campos de fútbol, los jugadores que ganan miles de euros en una semana, los hoteles, las playas. Si vives en África, tu sueño es viajar a Europa, aunque sea un día o dos.” Dieye afirma que de saber la vida que le esperaba en España, nunca hubiese tomado la decisión de coger esa patera.

Dieye tuvo que marchar hacia Europa ante la precariedad que vivía en su país, “que no es África, sino Senegal”. El sueño europeo con el que miles de jóvenes crecen se convirtió en una pesadilla cuando pisó “tierra blanca”. “Conocí el racismo en Europa. Nos llaman ilegales. Nos detienen. Nos esposan. Nos deportan. Nos insultan. No nos consideran seres humanos”.

La diferencia es notable cuando “el forastero” visita algún país africano. La cultura del continente se basa en la vida en comunidad y la ayuda al extranjero. Sin embargo, “en Europa, si eres negro y africano tienes una enfermedad mortal”, señala Dieye.

“Vienen las ONG con sus proyectos para salvar África. No necesitamos que nadie nos salve, podemos hacerlo nosotros mismos”. El joven considera los proyectos de las entidades como buenas iniciativas, pero que esconden la idea de concebir al africano como un inútil que no sabe organizarse. “No queremos que nadie construya una escuela en África, deseamos que Occidente deje de tratar a los africanos como seres inferiores. Que dejen de explotar nuestros recursos”.

Dieye no posee papeles, por lo tanto, no tiene derecho a la asistencia médica. “A las ONG se les llena la boca hablando de la buena labor médica que realizan en países de África, pero se olvidan de los cientos de africanos que no podemos ir al médico en Europa”.

“Y cuando puedes ir a la consulta, si eres africano, tienes ébola”. Dieye está cansado de repetir que lleva diez años sin pisar su continente. Aunque sea el procedimiento a seguir, “¿le harían la misma pregunta a un no-africano?”.

Cuando el joven senegalés recorre las calles barcelonesas, es raro el día que no recibe miradas discriminatorias. “Si un africano es hippie, es un bandido, un narcotraficante. Tuve que cortar mi rasta porque me confundían con un vendedor de marihuana”. Además, “Si vistes bien, piensan que eres americano, porque un negro africano va en taparrabos”.

Dieye comenzó hace dos años a colaborar en el Espacio del Inmigrante en Barcelona, donde realiza diversas charlas para mostrar al mundo la realidad de los africanos migrantes. “Las personas se sorprenden porque se hablar muy bien español”, comenta el joven. “Los africanos no somos tontos, ni tenemos un coeficiente intelectual menor”.

“El gran problema de los tópicos recae en el escaso interés de la educación por tratar temas sobre África”, comenta el joven. En las escuelas no se enseña la historia del continente, ni la cultura de sus pueblos. “Es muy triste que África quede relegada al niño muerto de hambre, leones, guerras de machetes y negros en taparrabos”.

Marta Saiz Merino es periodista freelance y alumna del Máster de Comunicación en Conflictos Armados, Paz y Movimientos Sociales de la Universidad Autónoma de Barcelona

http://elpais.com/elpais/2016/05/16/migrados/1463378400_146337.html

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: