Boletín del domingo, 21 de mayo de 2017 6º domingo de Pascua


Parroquia Católica Inclusiva Oscar Romero

Monseñor Romero concelebrando en la Iglesia Pueblo de Dios.

Queridas y queridos amigxs,

Hace unos meses, visité a uno de nuestros ancianos del asilo en el hospital. Un pastor jubilado, estaba luchando por estar en el extremo receptor de la compasión. “Ya no soy una de las personas que cuentan”, me dijo. Estaba afligido por la pérdida de su poder! Había pasado de ser una persona que “importaba”, una persona a la que otros escuchaban, con responsabilidades y autoridad, a ser uno de los cientos de pacientes, dependientes de otros para las tareas más básicas.

Estaba pensando que tal vez no fuera una mala experiencia para nosotros pastores tener al principio de nuestros ministerios, o tan bien como, al final.

Mi experiencia en estas dos últimas semanas, visitando México, Guatemala y El Salvador, luego un agitado viaje a Boston, involucró algo de ese tipo de cambio de roles. Anoche conduciendo a casa, en algún lugar entre Albany y Syracuse, me di cuenta de que me sentía competente otra vez. Conducir en Boston no había sido una experiencia agradable, y yo volvía a casa con menos de medio bomper, con mis nervios agotados. Cuando al fin estaba en caminos conocidos, empecé a sentirme más tranquila y segura de mi misma, como lo que había sentido desde que abandoné el aeropuerto en Ciudad de México, quince días antes.

Por todas partes en México y Centroamérica, estuve acompañada por gente que sabía mucho mejor que yo lo que estaban haciendo. “¡Pastora, no!” me decían. “Chava, ten cuidado!” La primera vez que la hermana de Tonita tomó mi mano mientras cruzaba la calle – como lo harías con un niño pequeño – me di cuenta que necesitaba eso. Entré en los autobuses confundida, sin saber cuánto dinero usar, ni qué hacer con él, ni cuáles eran las reglas. Me senté en el asiento equivocado. Dejé mi cambio, sin saber si lo que estaba perdiendo era el equivalente a unos pocos centavos, o unos pocos dólares. Tuvieron que explicarme las cosas constantemente.

Pero siempre tenía gente para explicarme las cosas. No tenía que tener miedo de los agentes de policía. Tuve un lugar para dormir por la noche, y dinero para comprar comida. Tenía identificación. Yo era una ciudadana estadounidense, por lo tanto una de las poderosas del mundo. Incluso en mi vulnerabilidad, tenía capas de protección.

¿Alguna vez has pensado en lo que es como carecer de todo eso? ¿Cómo es vivir en un país donde no entiendes lo que se dice – o cómo usar las cosas que encuentras, como los ascensores. ¿Cuánto coraje se necesita para pasar un día en que no tienes más protección que tu propia inteligencia y tal vez la compañía de algunos amigos o primos con tan poco conocimiento del lugar en el que estás?

Sólo quiero honrar a la gente que hace eso. Quiero honrar su valor y su perseverancia, el coraje si se invocan cada día y seguir adelante.

Hace años estaba orando por un amigo. Acababa de acercarse a mí como gay, después de años de estrecha amistad. Este fue un momento en mi vida cuando me vi “abierta”, “tolerante”, “aceptando” a la gente gay en mi vida y probablemente pensé que era bastante progresista para eso. Pero en la oración recibí una revelación. Dios no toleraba a mi amigo. Dios se deleitaba en él. Dios estaba regocijándose de que él era quien era. ¡Dios estaba bailando de alegría!

Dios tampoco tolera a la gente indocumentada. Dios no está compadeciéndose de su situación. Dios está allí con ellos, poniendo un pie delante del otro, siguiendo adelante, día después de un día agotador. Dios es la voz que susurra dentro, “Sigue adelante, porque cuentas! ¡Tu vida es importante!” Dios está en ese interior que lucha, y que está en la lucha.

Tal vez por eso creo que los pastores debemos experimentar la impotencia. Senadores y congresistas, también, jueces y abogados y todos aquellos con voces de autoridad. Necesitamos saber en nuestros huesos que ser una persona que cuenta no es con títulos y autoridad, sino simplemente sobre ser una persona. Tenemos que mirarnos unos a otros como Dios lo hace – regocijarnos, creer, animar, celebrar el respeto y la dignidad, la belleza absoluta de cada persona que encontramos en esta tierra. Necesitamos estar asombrados el uno al otro, conscientes del Dios en nosotros mismos, el Dios que sabe que cada uno anda brillando como el sol.

Muchas gracias a Tonia, Ricardo, Simona, Laura, Lizbet, Carlos, Sherlyne, Gustavo, Alfredo, José Luis, Enrique, Rosita, Hermana Chebelita y todos en Shekina por ser mis maestros, guías, compañeros y amigos en esta peregrinación. Gracias por corregir mi español y ayudarme a llegar a tiempo, por alimentarme y conducirme, sosteniendo mi mano cuando cruce la calle. Un agradecimiento especial a Gustavo, mi compañero Peregrino Migrante, ya la comunidad de Shekina por ser un ejemplo brillante de lo que la iglesia puede ser. Que nos apoyemos unos a otros, nos alentamos unos a otros, creamos unos en otros, siempre y cuando tengamos aliento para ofrecer gracias y decir “Amén” Adelante!

 

Amor a todas y todos, Chava

Iglesia  de Oscar Romero                                                                                                                                                                una comunidad inclusiva de la liberación, la justicia y la alegría                                                                          adorar en la Tradición católica                                                                                                                                         Misa: Los domingos, 11 am                                                                                                                                                               Casa de San José de Hospitalidad, 402 South Ave Rochester, NY 14620                                                                     Una comunidad miembro de la Federación de Ministerios Cristianos

Remitido al e-mail

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: