COLOMBIA: La furia de Buenaventura


Semana.com revela audios que demostrarían que entre los disturbios y saqueos desatados en esa ciudad portuaria, hombres armados con fusiles y pistolas infiltraron la protesta, atemorizaron a la comunidad y atacaron a la fuerza pública.

En el cuarto día del paro cívico que tiene paralizado al puerto más importante de Colombia y por donde se mueve la mitad de las exportaciones del país quedaron claras dos cosas: que los bonaverenses están dispuestos a no ceder en sus reclamaciones y que la protesta, en esencia pacífica, podría convertirse en una bomba social.

Así quedó demostrado en la noche de este viernes 19 de mayo cuando el paro cívico se convirtió en una batalla campal entre manifestantes y miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), que dejó como saldo decenas de heridos, varios almacenes de cadena saqueados, sedes bancarias asaltadas, cajeros electrónicos vandalizados, el mobiliario urbano público destruido y hasta la casa del hijo del alcalde atacada.

Los promotores del paro han sido claros en rechazar cualquier acto de violencia, pero también denuncian que los desmanes fueron una reacción “al ataque y provocación del Esmad”. Ellos aseguran que la fuerza pública quiso dispersarlos con gases lacrimógenos y la gente reaccionó con furia, entre otras cosas, porque en el punto de concentración había niños.

La realidad es que ya los ánimos estaban caldeados porque un par de horas antes se levantó la mesa de diálogo en la que promotores del paro y Gobierno intentaban llegar a un acuerdo. Como si fuera poco, días antes el ministro de Ambiente, Gilberto Murillo, le hizo saber a los manifestantes que a su exigencia de declarar la Emergencia Social, “le encontramos serias objeciones sobre la viabilidad jurídica y constitucional(…)”.

El propio alcalde Eliécer Arboleda atizó la ira de los manifestantes cuando en una declaración pública concluyó que el paro no duraría mucho porque quienes lo lideran “son rebuscadores”.

En conclusión, la protesta completó cuatro días en medio de la indignación general y una ciudad paralizada, con pérdidas superiores a los 30.000 millones de pesos. Es tan evidente la crisis económica, que desde varios sectores gremiales del Valle gestionan para que las partes sigan en la mesa de diálogo.

Puede leer: “La costa pacífica fue excluída del banquete del desarrollo”: obispo de Buenaventura

Sin embargo, lo que no estaba entre las cuentas de los manifestantes y mucho menos de las autoridades, es que la protesta se convirtiera en una olla a presión donde se cocina la presencia e influencia de grupos armados ilegales que siguen al acecho en ese puerto.

Por redes sociales son infinitos los videos y fotos que muestran la magnitud del problema. En ellas queda claro que los delincuentes aprovecharon la confusión para saquear supermercados y almacenes de cadena como Éxito, La 14 y estaciones de gasolina.

En los videos se observan varios hombres cargando enormes cajas con electrodomésticos; en otros se aprecia a un grupo de personas derribando un poste que soporta luminarias y a otros intentando hurtar el dinero de un cajero electrónico. (Vea el video del saqueo) (Vea cómo saquearon Buenaventura)

En varios de ellos también se escucha a la gente gritar por los disparos y en algunas fotografías se aprecia a uniformados apuntando sus armas en posición de disparo y en otras quedó la evidencia gráfica de la confrontación cuyas balas impactaron en carros y viviendas.

Pero entre ese material que refleja la magnitud del caos que se armó por varias horas en Buenaventura, este portal tuvo acceso a decenas de audios que demostrarían que en esos disturbios no solo habían vándalos, sino que además hubo un ataque premeditado liderado por hombres con fusiles y pistolas. (Escuche “Hay un hombre que tiene un fusíl)

Los audios son de distintas fuentes. En algunos es evidente que se trata de civiles atemorizados y que denuncian la presencia de “sujetos enfusilados” y relatan sus disparos. (Escuche “Se escuchan disparon repetidos”)

En otros audios es claro que corresponden a las conversaciones internas entre miembros de la fuerza pública, en este caso policía, que además de pedir ayuda a la Armada, relatan la forma como fueron rodeados, emboscados y atacados desde el mar. Muchos de los testimonios en caliente, reflejan la zozobra que padecieron durante varias horas los bonaverenses. (Escuche “estamos rodeados de lado a lado”)

Antes de la media noche el alcalde Arboleda decretó el toque de queda y lo mantendrá hasta que se restablezca el orden público y la tranquilidad ciudadana. A su vez, en un video hizo una corta declaración explicando que “no he autorizado al Esmad para que vaya a atropellar a la comunidad”.

Por su parte, la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, se pronunció a través de Twitter: “Rechazo los actos vandálicos que nada tienen que ver con el derecho a la protesta. Hago llamado a la cordura para poder volver al diálogo”.

Lo preocupante es que mientras promotores del paro y Gobierno se sientan a dialogar, hombres armados con fusiles y pistolas, siguen aprovechando la furia de los bonaverenses para infiltrar su protesta social.

http://www.semana.com/nacion/articulo/alvaro-uribe-le-pidio-perdon-a-las-madres-de-soacha-por-afectar-la-memoria-de-sus-hijos/525896

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: