COLOMBIA. A 16 DIAS DEL PARO, LA FUERZA PUBLICA DEL ESMAD ATROPELLA AL PUEBLO.


Jorge Robledo – Presidente.
Pausar
456.438 reproducciones

COMPÁRTELO.

Una prueba de como el ESMAD agrede y atropella la movilización pacífica en Buenaventura. Sin embargo esto no será mostrado en medios, porque al parecer los únicos atropellos por parte de la fuerza pública hacia el pueblo que se deben repudiar son los que suceden en Venezuela, no en Colombia.

COLOMBIA: LÍDERES DEL PARO EN CHOCÓ DENUNCIAN QUE EL GOBIERNO LOS QUIERE “DESGASTAR EN LAS NEGOCIACIONES”


NACIONAL
Foto: Paro en Chocó

El precio de la gasolina aumentó un 400 por ciento en Quibdó.

Alimentos, gasolina, medicinas y hasta dinero en efectivo, escasean cada vez más en Chocó, departamento que ya completa 16 días de Paro Cívico contra el Gobierno Nacional. Por segunda vez, las negociaciones entre los líderes y el Estado fracasaron, aumentando la incertidumbre y especulación de precios en la región.

El líder del Comité por la Salvación de Chocó, Antonio Andrade, denunció que el Gobierno pretende “desgastarlos” con la estrategia de alargar las negociaciones, ya que cada vez son más los elementos escasean o suben de precio en la región. Agregó que tras la visita del secretario general de la presidencia, Alfonso Prada y de dos ministros, el Gobierno no mostró interés en cumplir ni un solo acuerdo de los 10 que se pactaron el año anterior.

En diálogo con LA FM, Antonio Andrade aseguró que “esto pone en evidencia que al Gobierno no le interesa cumplirle a Chocó y a sus habitantes, pero no vamos a desistir en la protesta aunque nos quieran desgastar, llevamos 16 días de paro y la gente no tiene víveres, ni agua, ni gasolina, los celulares no hay donde pagarlos“.

Una “pimpina” o tarro plástico lleno con gasolina solía comercializarse en dos mil pesos en Quibdó, pero ahora su valor aumentó a los 10 mil pesos por culpa de la especulación entre los comerciantes. Antonio Andrade denunció que en todas las tiendas incrementaron el valor de los productos, por lo que urge que el Estado cumpla los acuerdos para superar el desabastecimiento que cada vez se siente con más fuerza.

Los líderes del paro informaron que este viernes 26 de mayo estaría arribando a Quibdó una nueva comisión del Gobierno para cumplir otra jornada de negociaciones, la tercera desde que inició la protesta. Cabe recordar que la Policía confirmó que varios animales ya murieron por quedar represados en las vías bloqueadas y por la falta de alimentos.

 

 http://www.lafm.com.co/nacional/lideres-del-paro-choco-denuncian-gobierno-los-quiere-desgastar-las-negociaciones/

La Pregunta Metodista: ¿Se puede celebrar la Eucaristía en privado o sin pastor/a?


Por InfoServ* / Traduccion y adaptacion Rev Gustavo Vasquez **
20 de mayo de 2017

¿Puede un/a laico/a celebrar la Eucaristía en privado, en su casa o la Santa Comunión sólo es válida cuando un ministro ordenado la preside?

En La Iglesia Metodista Unida, sólo los/as pastores/as están autorizados a consagrar los elementos y presidir la celebración de la comunión. Los/as laicos/as pueden ayudar al/a la pastor/a.

La comunión no es un sacramento individual, ni privado, sino que es celebrado de manera colectiva por toda la congregación reunida.

Mark W. Stamm, en su libro ” Sacraments & Discipleship: Understanding Baptism and the Lord’s Supper in a United Methodist Context”, explica:

“El papel del/de la pastor/a es esencial para una comprensión apropiada de lo que significa el partir el pan y compartirlo juntos/as, de hecho, en La Iglesia Metodista Unida, los/as miembros no pueden celebrar la Cena del Señor sin la presencia de un/a pastor/a debidamente acreditado…

Así como las congregaciones no pueden observar el sacramento sin su pastor/a, así que los/as pastores/as no deben ministrar la Cena del Señor sin la presencia de una congregación, incluso si esa congregación es solamente una o dos personas… Un/a pastor/a no debe simplemente ir a su estudio y consagrar una serie de elementos para enviarlos a un retiro de jóvenes, o peor para enviar a una iglesia sin el pastor…

“¿Por qué mantener tal tradición? ¿Es simplemente una manera de preservar el poder clerical? ¿Por qué no dejar que nadie presida la mesa del Señor, siempre y donde quiera que el Espíritu los mueva? En respuesta a estas preguntas, les recuerdo … sobre que la Cena del Señor se practicaba en la antigua Corintia, y como recordarán, algunos se adelantaban con una comida exuberante, incluso hasta el punto de la embriaguez, mientras que quienes llegaban más tarde recibían muy poco (1 Corintios 11: 21- 22) Pablo les pidió que corrigieran su problema siguiendo esta sencilla regla: “Por eso, hermanos míos, cuando se junten para comer, esperen a que todos estén reunidos”. (TLA 1 Corintios 11:33).

“La regla que requiere que el/la pastor/a (o líder designado/a) presida la mesa del Señor es una disciplina antigua con un fin sabio en mente: Requiere que la iglesia ‘espere unos/as a otros/as’; es decir, requiere que la iglesia se reúna para la Eucaristía. Muchas disciplinas espirituales conservan su integridad cuando son practicadas por individuos y por pequeños grupos organizados independientemente, pero no la Eucaristía. Por su propia naturaleza, la Cena del Señor debe ser una experiencia de cuerpo unido… La celebración de la Eucaristía requiere un/a pastor/a y una congregación”.

¿Tienes preguntas? Pregúntale a la IMU. Y echa un vistazo a otras preguntas y respuestas recientes.

* Este contenido fue producido por InfoServ, un ministerio de la Agencia Metodista Unida de Comunicaciones. Publicado por primera vez el 19 de mayo de 2017.

** El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU. Puede contactarle al (615)742-5111 o por el gvasquez@umcom.org.

http://hispanic.umc.org/news/la-pregunta-metodista-se-puede-celebrar-la-eucaristia-en-privado-o-sin-past?mkt_tok=eyJpIjoiTmpneU0ySmxZek5rT1RkbSIsInQiOiJtcm9LQ0xuXC9IMWh3Wk5NRE1Xc0pRdFwvW

“UNO NO DESARMA UNA GUERRILLA PARA LUEGO INCUMPLIR, ESE ES UN ACTO DE PERFIDIA”: HUMBERTO DE LA CALLE


“Uno no desarma una guerrilla para luego incumplir, ese es un acto de perfidia”: Humberto de la Calle

El exjefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de la Calle, habló en Medellín sobre el estado de la implementación del Acuerdo de Paz tras el fallo de la Corte Constitucional que tumbó dos numerales esenciales del fast-track; e invitó a los ciudadanos y a la academia a unir voluntades y a no dar marcha atrás frente a lo pactado. La discusión, según De la Calle, ya no debe centrarse en los literales y los parágrafos del Acuerdo, sino en el rumbo que tomará Colombia: “¿para dónde vamos, qué es lo que hay que preservar y defender?”

Por Natalia Maya Llano

El 17 de mayo fue un día crucial para la implementación legislativa del Acuerdo de Paz. El ministro del interior, Juan Fernando Cristo, radicó con entusiasmo el texto de la Reforma Política que se discutiría vía fast-track en lo que restaba del actual periodo legislativo en el Congreso. Sin embargo, unas horas más tarde, la Corte Constitucional emitió un fallo inesperado que tumbó dos literales esenciales del mismo fast-track, poniendo en riesgo, según Humberto de la Calle, la implementación rápida y la esencia de lo acordado entre el gobierno y las Farc en La Habana, entre ellos la Reforma Política y la Reforma Rural, consideradas “el corazón del Acuerdo de Paz”.

El alto tribunal tumbó los literales H y J del Acto Legislativo 01 de 2016 (procedimiento legislativo especial para la paz o fast-track), al considerar que violaban el principio de separación de poderes: la exigencia de que las modificaciones que se le hicieran a los proyectos de ley y a las reformas constitucionales contaran con el aval previo del gobierno, y la obligatoriedad que tenía el Congreso de votar en bloque y no artículo por artículo.
En cinco meses de fast track habían sido aprobadas tres reformas a la Constitución y tres leyes de un paquete de al menos 50 proyectos que pensaba presentar el gobierno y que lo obligarían a hacer uso de la prórroga del mecanismo de vía rápida por seis meses más. Con la decisión de la Corte –que no afectará lo ya aprobado–, surgen muchas preguntas en medio de un panorama de incertidumbre que de la Calle intentó aclarar en su conferencia “Construcción de paz en Colombia”, evento organizado en el marco de la celebración de los 25 años de la Revista Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.

A continuación presentamos sus principales argumentos.

El golpe de la Corte Constitucional al fast track
“El pueblo, como constituyente primario, decidió en 1991 que un mandato inherente de la estructura constitucional es la consecución de la paz, como deber y derecho de obligatorio cumplimiento, en su artículo 22. La Corte Constitucional, en su momento, aprobó el trámite extraordinario de una constituyente sencillamente porque la Constitución es un tratado de paz, citando al jurista italiano Norberto Bobbio. ¿Cómo entonces la implementación legislativa del Acuerdo de Paz vía fast track va a sustituir la Constitución?”.

“No quiero ser melodramático, pero esta es una situación que debe examinarse muy bien. Cuando el alto tribunal tumba la obligatoriedad que tenía el Congreso de votar en bloque al considerar que esto violaba el principio de separación de poderes, y afirma además que el permiso o consentimiento del gobierno para modificar lo acordado burla la estructura central de la Constitución, estamos hablando de un argumento absolutamente falso. Ya hoy en la Constitución ocurre lo mismo cuando se trata de adicionar partidas al presupuesto o cambiar el plan de inversiones del plan de desarrollo, nada de esto se puede hacer si no se tiene el permiso del gobierno; y, adicionalmente, los tratados internacionales se votan en bloque, ¿por qué hasta ahora nadie había dicho nada? Frente a la paz que, insisto, es el designio originario del constituyente de 1991, cómo nos van a decir que eso viola la Constitución, realmente aquí lo que hay es una enorme exageración, el fast track no ha impedido la deliberación, ha habido discusiones, propuestas”.

“La vía rápida de implementación legislativa consultaba dos valores: el primero, la rapidez, en un examen comparado muchos procesos de paz exitosos se han caído por incapacidad de cumplir rápidamente lo acordado, aquí no podemos estar con una guerrilla ingresando a unas zonas de normalización y en proceso de dejación de armas, esperando una tortuosa discusión en el Congreso, y no podemos ser ingenuos creyendo que bastará con tener las mayorías en el Congreso cuando asistimos a un ambiente de tanta polarización y con la cercanía del debate electoral. No quiero exagerar, pero esto ya implica un riesgo”.

“Y el segundo valor, que para mí es más importante, es que las leyes y reformas recojan y desarrollen de manera genuina todo lo acordado, y es aquí donde viene un enorme error de perspectiva: no estamos hablando de un acuerdo nuevo, no es que ahora nos tengamos que sentar a discutir con el Congreso o con la Corte cuáles son las características de un nuevo acuerdo, no. El Acuerdo existe, por lo tanto, la democracia colombiana debe garantizar que su implementación corresponda genuinamente a lo que ambas partes en La Habana discutieron y acordaron, es aquí donde está el eslabón perdido en la caracterización que hizo la Corte en su fallo, porque cuando digo que hay un Acuerdo, estoy hablando de un Acuerdo de Estado, este ya no es un acuerdo parcial de un ejecutivo que simplemente fue a La Habana a firmar un papel, fue suscrito por el ejecutivo y refrendado por el Congreso siguiendo los lineamientos de la misma Corte Constitucional”.

Un problema jurídico, político y principalmente ético
“Hablo de un problema jurídico derivado del fallo de la Corte porque estamos ante un Acuerdo que existe y que tiene que ser cumplido e implementado sin traicionar su espíritu. También me refiero a un enorme problema político porque no es una invención nuestra que sectores políticos, como el Centro Democrático, han dicho que al Acuerdo hay que volverlo trizas. Pero más allá de esto, que de por sí es preocupante, en mi opinión se trata además de un problema con una profunda raigambre ética porque el Estado colombiano no puede suscribir un acuerdo para luego empezar, punto por punto, detalle por detalle, a ver cómo lo reacondiciona al interés de las mayorías esporádicas en el Congreso de la República”.

“Es decir, el riesgo ético es enorme. A mí me parece, sinceramente, un contrasentido histórico que procedamos de esa manera cuando la historia de Colombia está plagada de acontecimientos semejantes con las consecuencias que ya sabemos. José Antonio Galán hizo un pacto con monseñor Caballero y Góngora y después de eso lo mataron; la guerrilla liberal, Guadalupe Salcedo, entrega las armas y lo matan; lo que ha ocurrido con la Unión Patriótica; esto va mucho más allá del derecho o de la política, me parece que hay un elemento ético en virtud del cual los pactos son para cumplirlos. Uno no desarma una guerrilla para luego incumplir, ese es un acto de perfidia, y a mí me parece que no solo es un riesgo sino que tiene una muy profunda deficiencia ética obrar de esa manera”.

El nuevo escenario de la implementación del Acuerdo de Paz
“Tenemos a un grupo político que asume como bandera hacer trizas el Acuerdo, y tenemos el nuevo mensaje de la Corte Constitucional que, en mi opinión, sugiere que asistiremos a una nueva negociación que pasará por ellos. El control constitucional automático lo pactamos nosotros con las Farc, y obviamente hay que acatar el fallo, en ningún momento diré lo contrario, pero en una democracia podemos discutir y, sobre todo, advertir que retrotraer lo que está ocurriendo ahora, una paz que apenas es incierta y comienza, tiene enormes riesgos. Y más cuando lo que se pactó en La Habana fueron seis puntos concretos para terminar el conflicto, que no es equivalente a alcanzar la paz sino al contrario, que abre la puerta para la búsqueda de una paz que ya no depende de las Farc ni del gobierno sino de todos los colombianos, de multiplicidad de actores, empezando por las propias víctimas que necesitan satisfacción de sus derechos.

“Definir que lo que se iba a negociar era el fin del conflicto impidió que ocurriera lo que hacía fracasar los procesos en el pasado, que se pensara que una mesa de negociaciones era para hablar de lo divino y lo humano, eso no fue lo que se hizo y, también por eso, la idea de incorporar la totalidad del Acuerdo al llamado bloque de constitucionalidad no prosperó, lo que se hizo fue limitarnos al Derecho Internacional Humanitario y a los Derechos Humanos, que son los elementos dentro del Acuerdo que sí tienen una preminencia jurídica, incluso por normas y jurisprudencia muy anterior a lo que se dijo en el propio Acuerdo”.

Calendario de dejación de armas
“En diciembre terminó la labor de la delegación del gobierno, mi opinión frente a este tema es personal y no oficial. La última vez que me reuní con los miembros de las Farc, en enero, se mantenía vigorosamente la preservación del calendario de los 180 días, pero ahora, con los acontecimientos recientes, ha surgido la duda por un cierto congelamiento del proceso, que sería extraordinariamente preocupante. A mí me parece que lo razonable desde la perspectiva de las Farc es continuar cumpliendo ese plazo, sería un revés muy grande para los colombianos que eso no ocurriera, pero también el Estado tiene que ponerse las pilas, y hablo del Estado, no solo del gobierno, primero frente a las decisiones de la Corte y segundo en la práctica. ¿Qué va a ocurrir el día 181 con los miembros de las Farc? Esa es la gran incertidumbre. Hace poco unos excomandantes de las fuerzas militares manifestaron que se estaban reproduciendo las repúblicas independientes, que las Farc se iban a quedar en las zonas de normalización y que eso sería una tragedia nacional, yo francamente disiento de eso. La concentración de las Farc se hace bajo un mecanismo tripartito, cubierto por la sombrilla de Naciones Unidas, a través del apoyo del Consejo de Seguridad, el día 181 cesa cualquier restricción y harán presencia las autoridades ordinarias, esa afirmación es exagerada. Pero además, yo creo que el deseo de las Farc de mantener cierta unidad organizacional es lo que más beneficia al país, es lo más razonable, para evitar que nos suceda lo mismo de Centroamérica, disolver súbitamente a las Farc genera un riesgo de diáspora, de criminalidad que se situará en las ciudades. Por eso tenemos que ser cuidadosos con la forma de asumir la reincorporación de la guerrilla a la vida ordinaria y cumplir con lo pactado, así fue que se pensaron los planes de desarrollo con enfoque territorial, para que los miembros de las Farc se involucren a la vida civil y con la comunidad desarrollen dichos planes”.

Constituyente
“Con toda prudencia no quisiera precipitarme a afirmar que la salida es una constituyente, no se pueden desestimar los riesgos de un paso de esta naturaleza y no hay tampoco que descartarla, pero me parece que lo que hay que hacer es entender y hacer entender con una muy fuerte movilización ciudadana, que los mensajes que provienen del constituyente originario del año 1991 son suficientemente vigorosos”.

Coalición nacional
“Ante este mensaje negativo que envía la Corte, la respuesta obvia ha sido apelar a las mayorías en el Congreso que han apoyado lealmente el Acuerdo, pero yo considero que hay que ir mucho más allá, porque precisamente los riesgos también van mucho más allá. Eso significa que tenemos que aunar voluntades, lograr una enorme coalición que no solo incluya a los partidos que están votando en el Congreso, sino a estudiantes, independientes, a la gente que se tomó las calles después del 2 de octubre. Me parece que tenemos que dar el mensaje claro y categórico de que vamos a preservar lo que apenas nace y que la discusión ya no debe ser tanto frente a los literales y los parágrafos del Acuerdo, sino sobre el camino de Colombia, ¿para dónde vamos, qué es lo que hay que preservar y defender? Detrás del debate ya no están las Farc únicamente sino la idea de país que queremos, y el Acuerdo es una oportunidad, un proceso de transformación profunda de la sociedad colombiana cuyo principal obstáculo es el statu quo”.

Mi invitación es a que no demos marcha atrás, no nos dejemos arrebatar lo que tenemos, congreguemos voluntades, el papel de la academia es fundamental, hay que crear consciencia, hay que tratar de combatir las mentiras infundadas y vergonzosas de las redes sociales, y eso se logra generando opinión pública, haciendo presencia, teniendo consciencia de los riesgos pero también de las verdades para el futuro de Colombia”.

http://hacemosmemoria.org/2017/05/23/uno-no-desarma-una-guerrilla-para-luego-incumplir-ese-es-un-acto-de-perfidia-humberto-de-la-calle/

Pastor asegura hablar con Dios por teléfono (video)


“Tengo línea directa, la verdad tengo su teléfono y lo puedo llamar cuando sea necesario”, dijo el pastor africano.

  • PASTOR
  • 25 MAY 2017
Según el pastor del Ministerio Victoria, de la Iglesia Mundial Internacional de Zimbawe, al otro lado de la línea Dios es quien le responde. “Dice que debemos orar por sus hijos, dos de ellos”, señala mientras sostiene un celular en la oreja.

“Él dice que uno es epiléptico y la otra asmática. El cielo está en la línea. Dios me está diciendo que le diga que su historia ha cambiado”, agregó.

La mujer, vestida de blanco y arrodillada, asiente con su cabeza dando a entender que lo que sostiene el pastor es cierto.

La cadena de noticias H-Metro de Zimbabwe buscó al pastor Paul Sanyangore y le interrogó sobre el video. Su respuesta sorprendió a muchos: “Tengo línea directa, la verdad tengo su teléfono y lo puedo llamar cuando sea necesario. Es posible hablar con Dios, ¿cómo pueden dudar de que recibí una llamada suya?”.

Sus críticos, sin embargo, aseguran que en realidad era otra persona de la línea que estaba hablando y que conocía la historia de esa mujer.

“Si los cielos hablaron a Abraham ¿por qué no nosotros? Ustedes son de poca fe y la gente siempre tendrá dudas”, continuó, y aunque aseguró que nada de lo que hace es para buscar “publicidad”, ahora podría lanzar un canal de Internet llamado ‘Heaven Online’ ( el cielo en línea).

El líder religioso aseguró que revelará el teléfono de Dios “cuando llegue el momento adecuado”.

Esta no es la primera vez que un pastor africano se hace famoso por sus prácticas anti bíblicas. En la provincia sudafricana de Limpopo, Rufus Phala, la Iglesia Cristiana Espiritual de Makgodu, practica un método en extremo ‘curar’ a sus seguidores, sólo con beber insecticida.

http://www.noticiacristiana.com/iglesia/pastor/2017/05/pastor-hablar-dios-telefono.html

COLOMBIA: NOTICIAS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE.


20 Mayo 2017

La petrolera Gran Tierra Energy suspende operaciones en Yopal

Una acción popular interpuesta por Corporinoquía ante el Tribunal Administrativo de Casanare, alegando que el proyecto El portón podría afectar las aguas subterráneas cercanas a Yopal, obligó a la compañía canadiense a frenar sus actividades en ese territorio. …

http://www.elespectador.com/economia/la-petrolera-gran-tierra-energy-suspende-operaciones-en-yopal-articulo-694797

 

24 MAYO 2017

Habla vocera ambiental

Las Farc se declaran defensores del medio ambiente

 

Tatiana Pardo 

 

Una excombatiente del grupo guerrillero habla sobre lo que significa vivir en la selva, conocer su biodiversidad y realizar acciones que pueden destruir ecosistemas o protegerlos.

 

… Durante las últimas cinco décadas, el medioambiente ha sido víctima y actor importante de esta guerra. En las entrañas de la selva se disputaron las tierras, se libraron las batallas por la apropiación de recursos naturales, se sembraron cultivos ilícitos que fracturaron el paisaje, se mató y secuestró, se deforestó y contaminó lo suficiente. Pero, irónicamente, esa misma tensión ayudó a conservar ciertos ecosistemas que no pudieron ser devorados por las empresas ni por el turismo masivo. Los guerrilleros destruyeron y protegieron al mismo tiempo. …

http://colombia2020.elespectador.com/territorio/las-farc-se-declaran-defensores-del-medio-ambiente

DOCUMENTAL: LA SINFONÍA DE LOS ANDES: MARTA RODRIGUEZ


La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas sentadas, texto y exterior
Marta Rodríguez CineastaMe gusta esta página

Richard Escobar es el profesor de la Orquesta de Instrumentos Andinos en el resguardo de Huellas – Caloto (Cauca)
Su objetivo es quitarle niños a la guerra y hacer por medio de la música memoria a los niños víctimas del conflicto armado.
Apoya este importante documental LA SINFÓNICA DE LOS ANDES de Marta Rodríguez Marta Rodríguez Cineasta por medio de Indiegogo en el siguiente link:

https://www.indiegogo.com/…/los-andes-symphony-o…/x/6225290…

Fotografía: Felipe Colmenares Sánchez

COLOMBIA: HOMENAJE EN LOS 30 AÑOS DE SU MARTIRIO AL PADRE BERNARDO LOPEZ ARROYAVE


 

ABRIR EL ENLACE QUE SIGUE:

Homenaje a Bernardo

COLOMBIA: Cuarenta años del Paro Cívico de 1977 Por: Arturo Charria


 

24 Mayo 2017

 

En septiembre de este año se cumplen 40 años del Paro Cívico de 1977. Aquella jornada terminó en Bogotá con 19 muertos, con más de 300 heridos y con un número tan grande de detenidos que fue necesario habilitar la Plaza de Toros para retenerlos a todos.

En septiembre de 1977 terminaba el gobierno de Alfonso López Michelsen y su política del “mandato claro”. El “pollo” López, como se le conocía por su precocidad política, había llegado a la presidencia gracias al uso ambivalente de la letra “R”. Usó la “R” de la Revolución en marcha de su padre, Alfonso López Pumarejo. También la usó como recuerdo de sus años de confrontación durante el Frente Nacional, cuando creó el partido Movimiento Revolucionario Liberal. Sin embargo, en la campaña presidencial de 1974, aligeró el peso de la “R” para presentarse como un candidato Reformista, que “no veía enemigos a la izquierda”.

López Michelsen, que llegó a la presidencia con la votación más alta de la historia: (2.929.719 votos), terminó su “mandato claro”, encerrado en palacio bajo el estado de sitio. El Paro Cívico del 14 de septiembre de 1977 fue una explosión generalizada no sólo de descontento, sino de frustración colectiva de sectores sociales que desde el 9 de abril de 1948, habían permanecido pasando hambre y rezando cada noche para que su porvenir fuera diferente el siguiente día.

López llegó a la presidencia con los votos y la maquinaria del partido liberal, pero también con la esperanza de cambio de amplios sectores de la izquierda y de la clase media. Sin embargo, su “mandato claro” fue cuestionado desde los primeros meses de gobierno por periodistas como Klim, columnista que sin salir de su casa hacía temblar al “camarada primo”, título con que se refería al presidente López. También fue centro de críticas de la revista Alternativa, la revista más leída por la izquierda colombiana de la época. En su portada de la edición N°31 aparecía el rostro del “pollo” López bajo un cartel de SE BUSCA, luego se podía leer “desaparecido desde el 21 de abril de 1974 llevándose 3 MILLONES de votos”.

Aquella “huelga de masas” del 14 de septiembre de 1977 explotó porque el candidato que habló de cambios sociales gobernó con una tasa de inflación del 32%. El candidato que habló de transformaciones laborales, no negoció reformas estructurales con las centrales obreras. El candidato, famoso por su afición al Whisky, fue el presidente que no llevó agua y alcantarillado a los hogares de las clases populares.

Se cumplen 40 años del Paro Cívico de 1977 y hoy Colombia y el presidente Santos viven una situación que no está muy lejos de parecerse a la que vivió López Michelsen al final de su gobierno. Al igual que López, Juan Manuel Santos logró su reelección con los votos de una parte de la izquierda. En campaña se acercó a amplios sectores sociales, se comprometió con sus causas y con muchas de sus reivindicaciones históricas. Esos mismos sectores hoy le cobran en las calles su apoyo. El discurso dura poco cuando las necesidades son tan grandes como la frustración de un país que exige cambios reales.

El país está viviendo explosiones sociales por todas partes. Los maestros llevan dos semanas en paro, Buenaventura y Chocó están detenidas; los indígenas del Cauca pronto comenzarán un levantamiento. Y, por decisión de la corte constitucional, la paz también está en suspenso.

El presidente Santos se equivoca si al igual que López termina gobernando atrincherado en medio del toque de queda, como el impuesto en estos días en Buenaventura, en donde el agua potable sólo parece estar en las tanquetas del Esmad. De ser así, es posible que se repita la historia, no sólo de un Paro Cívico como el de 1977, sino que Santos termine dando paso, una vez más, a un gobierno como el de Turbay Ayala, con su represivo Estatuto de Seguridad.

Fuente: http://www.elespectador,com

 

COLOMBIA: Rebelión negra


  • | 2017/05/25 07:50
    Parte de la élite política que ha gobernado al país, como los Valencia en el Cauca, descienden de familias esclavistas.

Mientras pagaba mi condena leía y escribía. «Trocha de Ébano» es el título de un opúsculo que reúne una serie de relatos que escribí sobre mi trashumancia guerrillera en la vertiente del Pacifico colombiano. El narrativo, a simple vista, aparenta ser un cuadro hiperrealista sobre la cotidianidad de las comunidades negras esparcidas sobre las riberas de los ríos Patía, Micay e Iscuandé. Fue en los ranchos levantados con palma chonta, yaripa y bijao, en donde descubrí la miseria es su estado más puro y despiadado. Una pobreza que traía consigo sufrimiento. Transcurrían los ochenta. La rebelión negra que por estos días sacude al Pacifico colombiano indica que la situación de los lugareños, treinta años después, ha empeorado.

Recuerdo que en un caserío cercano al río Desplayado nos recibió un hombre sin camisa que calzaba unas botas pantaneras tachonada de remiendos y un machete de veinticuatro pulgadas colgado a la cintura. Era al mismo tiempo presidente de la Junta de Acción Comunal, pastor religioso y dueño del único tenderete de la región. En una precaria estatantería sólo se observaban un par de latas de sardinas, algo de harina y café y una caja de Alka-Seltzer. El hombre preguntó qué si entre nosotros venía algún medico. No, le respondí, pero llevamos algo para la fiebre y el paludismo.

Tendido sobre un esterilla de guadua había un hombre viejo, arropado hasta el cuello con una manta sucia, fustigado por los escalofríos. Temblaba. Tenia las pupilas amarillentas. Era presa del paludismo. Preparé una jeringa. Sobre sus nalgas lánguidas, negras, huesudas, apliqué una inyección de Novalgina para aminorarle la fiebre. Le entregué al hombre sin camisa unas píldoras de cloroquina y primaquina para que tratara al viejo. Luego nos sentamos a conversar alrededor de un fogón de piedras mientras pelábamos y comíamos chontaduros con sal. Horas después abandonamos el rancho para dirigirnos al caserío de Fenicia. Entre la tupida vegetación selvática, terciada de riachuelos de aguas diáfanas, divisamos sobre una piedra el cuerpo estático de la pequeña, exuberante y mortal rana amarilla (Phyllobates Terribilis), dueña del veneno más letal del planeta.

«Ébanos vivos», era el humillante nombre que daban los mercaderes a los negros durante la trata de esclavos. En Colombia, la manumisión de los esclavos ocurrió en el siglo 19. Parte de la elite política que ha gobernado al país, como los Valencia en el Cauca, descienden de familias esclavistas que con una mano escribían poemas o ensayos sobre la libertad y con la otra alzaban el látigo para castigar a sus esclavos o someterlos al cepo. El anden Pacifico de Colombia, habitado mayoritariamente por afrodescendientes, ha sido para la dirigencia política tradicional un riquísimo territorio para explotar, una arca pública para saquear y una plaza para ejercer el sucio negocio de la compra venta de votos. En esa expoliación han participado todos los que han gobernado a Colombia con la complicidad de los políticos locales.

La cacareada polarización del país -de la hacen ecos un sinnúmero de analistas- alrededor de la implementación de los acuerdos de paz, es una falsa imposición de las familias políticas tradicionales cuyo objetivo es dividir a la mayoría social de país que desea un mejoramiento de la calidad de sus vidas, respeto a la Constitución, libertad y un trato limpio del dinero público. La única polarización que existe en Colombia es la que hay entre los deseos de la mayoría social del país y los ruines intereses de una una minoría conformada por operadores políticos nacionales asociados con mafias locales.

La rebelión negra en el Choco y Buenaventura dan señales de la crisis de la política tradicional y del agotamiento de los partidos que han gobernado a Colombia. Lo única respuesta que han dado los operadores políticos a los reclamos de las comunidades es la represión, el encarcelamiento y la amenaza de «volver trizas» los Acuerdos de Paz. Las familias políticas tradicionales sólo ofrecen una retórica belicista y trampas jurídicas que esconden posiciones de naturaleza política. El Acuerdo de Paz es una oportunidad que tienen los uribistas, santistas, lleristas y demás operadores políticos colombianos para saldar las cuentas pendientes con la mayoría social del país. Siguen mirándose al ombligo y cuando levanten la mirada puede que sea tarde para salvar los muebles de sus sedes políticas. Cuando las protestas sociales, tales como la rebelión negra del Pacifico, son fertilizadas por una política nueva, sana, raizal, alegre, joven, audaz, genuina, abierta, desde abajo…las cosas empiezan a cambiar. Las elecciones de 2018 son una página en blanco que buen puede ser emborronada por la mayoría social del país.
Yezid Arteta Dávila
* Escritor y analista político
En Twitter: @Yezid_Ar_D
Blog: En el puente: a las seis es la cita

http://www.semana.com/opinion/articulo/la-elite-politica-colombiana-desciende-de-familias-esclavistas/526375

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: