“Los políticos encubren los conflictos del agua como si fueran religiosos y étnicos”


Nacida en India, Vandana Shiva es física y activista defensora del medio ambiente y los derechos de las mujeres. El periódico británico The Guardian la definió como una de las científicas más destacadas y prometedoras del mundo. En su libro “Las guerras del agua”, Shiva destaca que este recurso es un derecho humano fundamental que no puede ser tratado como una mercancía. En el mundo, 768 millones de personas no tienen acceso al agua potable.

Pregunta: ¿Qué importancia tiene el agua para la vida humana, las comunidades y la naturaleza? ¿Qué importancia tiene para usted y su cultura?

Respuesta: El agua es la sangre misma de la vida. El 70% del planeta, el 70% de las plantas, el 70% de nuestro cuerpo es agua. Sin agua no hay vida. El agua circula a través de todas las especies y por el ciclo hidrológico, que nos conecta a todos en una comunidad. Es la comunidad del agua.

Yo nací en el Himalaya y crecí en la región que es la fuente del Ganges. El movimiento Chipko al que me uní hace una década es un movimiento de mujeres para proteger el bosque y el agua. Durante 10 años hemos estado construyendo movimientos para evitar la privatización de las aguas del Ganges. Nuestro lema es ‘Nuestra madre Ganges no está en venta’. Los detuvimos.

Varios analistas internacionales señalan que el siglo XXI estará marcado por las guerras del agua.

Las guerras por el agua ya están ocurriendo. Los recursos hídricos disminuyen, la demanda de agua aumenta. Los medios de comunicación y los políticos encubren los conflictos del agua y los presentan como si fueran religiosos y étnicos. Eso facilita la división y las políticas de gobierno. Si los conflictos del agua fueran tratados como conflictos por el agua las élites se verían obligadas a abordar la justicia del agua, la democracia del agua y la paz del agua.

  En su libro ‘Las guerras del agua’ resalta la importancia de lograr una democracia real del agua. ¿Podría explicar los principios fundamentales de esta idea?

En el núcleo de la solución del mercado a la contaminación está la suposición de que el agua existe en cantidad ilimitada. La idea de que los mercados pueden mitigar la contaminación facilitando una mayor asignación no tiene en cuenta que la desviación de agua para un área produce la escasez de agua en otros lugares. En contraste con las teorías de las empresas que promueven una solución de mercado para la contaminación, las organizaciones de base reclaman soluciones políticas y ecológicas.

Las comunidades que luchan contra la contaminación industrial han propuesto un proyecto de ley sobre la Comunidad de Derechos Ambientales, que incluye los derechos para “limpiar” la industria, a la seguridad frente a la exposición nociva, a la prevención, al conocimiento, a la participación, a la protección y la observancia; a una indemnización y a la limpieza. Todos estos derechos son elementos básicos en una democracia del agua, en la que se protege el derecho al agua potable para todos los ciudadanos. Los mercados no pueden garantizar ninguno de estos derechos.

El libro también insiste en el negocio gigante que representa la venta de agua embotellada.

Una mujer llamada Mylamma inició un movimiento en contra de un gigante como Coca Cola en la planta de Plachimada y, junto con ella, una pequeña aldea de Keral consiguió cerrar la planta. Dicha planta en Plachimada recibió el encargo en marzo de 2000 de producir 1.224.000 botellas de productos de Coca Cola al día y una licencia condicional para instalar una bomba de agua con motor. Sin embargo, la compañía comenzó a extraer ilegalmente millones de litros de agua limpia. Comenzaron a extraer 1,5 millones de litros por día. El nivel del agua comenzó a caer y la instalación indiscriminada de pozos para aprovechar el agua subterránea tuvo graves consecuencias para los cultivos. Como resultado hubo una notificación contra la empresa y su licencia fue cancelada. Trataron de sobornar al presidente del panchayat (concejo comunal), pero no tuvieron éxito. No sólo el robo de agua, sino también la contaminación del ambiente y las áreas cercanas por el vertido del material de desecho, que estaba causando un grave peligro para la salud.

Como resultado de estos vertidos de pozos, siempre de agua potable, las instalaciones de la agricultura se han secado. El oficial médico del distrito les informó que el agua no era apta para beber. Las mujeres de Plachimada no iban a permitir esta hidro-piratería y comenzó una protesta a las puertas de Coca Cola y se lanzó un ultimátum a los mismos. En el litigio de interés público fue presentado por uno de los panchayats en contra de Coca Cola en el Tribunal Superior de Kerala, y el tribunal también apoyó a la gente y la Justicia Balakrishan Nair ordenó a Coca Cola detener la piratería de agua de Plachimada.

Usted cita ejemplos de cómo los grandes proyectos hidráulicos, las alteraciones del curso de los ríos o construcciones de presas, en general tienen consecuencias irreversibles para las comunidades.

Los proyectos en los valles de los ríos se consideran generalmente la solución para las necesidades de agua para la agricultura, el control de las inundaciones y la mitigación de la sequía. En las últimas tres décadas, la India ha sido testigo de la construcción de unas 1.554 presas. Entre 1951 y 1980, el gobierno gastó 1,5 mil millones de dólares en las presas de riego de gran o mediano plazo. Sin embargo, el retorno de esta inversión ha sido mucho menor de lo previsto. En las tierras de regadío donde se deberían haber producido al menos cinco toneladas de grano por hectárea, se ha mantenido en 1,27 toneladas por hectárea.

Las pérdidas anuales debido a la inesperada baja disponibilidad de agua, una fuerte sedimentación, reducción de la capacidad de almacenamiento, y el anegamiento, ascienden ahora a 89 millones de dólares. La construcción de represas en dos de los ríos más sagrados de la India, el Ganges y el Narmada, ha generado una vehemente protesta de las mujeres, los campesinos y tribus cuyas vidas y modos de subsistencia han sido interrumpidos y los lugares sagrados han sido amenazados. La gente de Narmada Valley no solamente resiste el desplazamiento debido a las presas de Sardar Sarovar y Narmada, están librando una guerra contra la destrucción de civilizaciones enteras.

¿Cuáles son las claves para el desarrollo de proyectos que combinen los avances de la tecnología y el cuidado responsable del medio ambiente?

Para garantizar la sostenibilidad y la equidad en la gestión del agua y el uso del agua dos indicadores son de vital importancia: cómo afecta el ciclo hidrológico, y de qué forma impacta en el agua de la gente. Si estos dos criterios se tienen en cuenta podemos garantizar la sostenibilidad en el uso del agua y la equidad y la democracia en la gestión del agua. Durante las dos últimas décadas, los movimientos por la democracia del agua han aumentado y han desafiado la idea de que el agua es una mercancía así como las políticas de privatización del agua.

En Nueva Delhi se detuvo la privatización del abastecimiento de agua de la ciudad mediante la Alianza Ciudadana para la Democracia del Agua. En Italia en un referéndum los ciudadanos votaron la democracia del agua en junio de 2011. En abril de 2011 la ONU adoptó una resolución sobre el agua como un derecho humano. Incluso con toda la codicia de las multinacionales, la energía democrática de los movimientos sociales también está creciendo y desafiando a la privatización del agua.

Entonces mucha gente está reaccionando frente a políticas que degradan la naturaleza y la forma de vida de muchas comunidades.

Desde el movimiento 15M para ocupar Wall Street, la Primavera Árabe al Invierno Ruso, personas de todo el mundo se están levantando contra la corrupción, la deshonestidad y la falta de democracia real en la clase política, que a su vez está atada por una camisa de fuerza de las políticas de privatización impuestas por las instituciones financieras. Nuestras democracias han pasado de ser del pueblo, para el pueblo y por el pueblo, a ser de las corporaciones, por las corporaciones y para las corporaciones.

Principios de la ‘democracia del agua’

1. Recibimos el agua libremente de la naturaleza.

2. Todas las especies y los ecosistemas tienen derecho a una parte de agua en el planeta.

3. La vida está interconectada a través del agua. Todos tenemos el deber de garantizar que nuestras acciones no causen daños a otras especies y a otras personas.

4. El agua debe ser accesible para las necesidades de sustento. La compra y venta con fines de lucro viola nuestro derecho inherente.

5. El agua es limitada y puede agotarse si no se usa sosteniblemente.

6. Toda persona tiene el deber de conservar el agua y la sostenibilidad del uso del agua, dentro de los límites ecológicos y justos.

7. El agua no es una invención humana y no tiene fronteras. Es por naturaleza un bien común. No puede ser de propiedad como la propiedad privada y venderse como una mercancía.

8. Nadie tiene el derecho de abusar, de malgastar, verter residuos o contaminar los sistemas de agua.

9. El agua es intrínsecamente diferente de otros recursos y sus productores. No puede ser tratada como una mercancía.

http://www.eldiario.es/desalambre/politicos-encubren-conflictos-religiosos-etnicos_0_282772327.html

Del conflicto a la comunión


May 12, 2017

El próximo mes de Junio, los días 8, 9 y 10, tendrá lugar en Salamanca un congreso en torno al V Centenario de la Reforma. Este congreso, con el título “Del conflicto a la comunión”, tendrá lugar en la Universidad Pontificia y será la primera vez en que colaboren facultades católicas y protestantes en un evento como este.

 

Una propuesta muy intesante que no podemos dejar escapar. Nuestra socia y secretaria de la ATE, Mireia Vidal, participará en él con una ponencia.

Para más información:

Tríptico informativo con programa

Para inscribirse: Enlace de la UPSA

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2017/05/12/Del-conflicto-a-la-comuni%C3%B3n

Siete muertos y 50 heridos, saldo de ataque al corazón de Londres


Fueron ocho minutos de horror que terminaron cuando los tres terroristas fueron abatidos. Estado Islámico se atribuyó el atentado. 

Los hechos se registraron en la noche de este sábado, en la zona de bares de la capital inglesa. Allí, tres hombres atropellaron con su furgoneta a los transeúntes que caminaban por el famoso London Bridge, el Puente de Londres. Después, los atacantes abandonaron el vehículo y se lanzaron a acuchillar a gente en Borough Market, una zona llena de bares y restaurantes en torno al mercado.

La policía abatió a los atacantes.

“Por desgracia, acaban de confirmar que siete personas han muerto”, declaró la jefa de la policía londinense, Cressida Dick. Además hay 48 personas hospitalizadas.

Muchos heridos fueron tratados en el lugar por lesiones que los servicios de emergencia catalogaron como “menos serias”.

“El vehículo continuó conduciendo de London Bridge a Borough Market. Los sospechosos abandonaron el vehículo y un número de personas fue acuchillado”, añadió.

“Policías armados respondieron rápidamente y de forma valiente, enfrentándose a los tres sospechosos varones, que recibieron disparos y murieron”, añadió.

La muerte de los sospechosos se produjo “a los 8 minutos” de que la policía recibiera el aviso del incidente, se congratuló el portavoz.

“Los sospechosos”, añadió, “llevaban algo que parecían cinturones explosivos pero luego se revelaron falsos“, concluyó.

Entre los heridos figuran cuatro franceses y un australiano, indicaron los responsables de los gobiernos respectivos.

La canciller alemana Angela expresó su solidaridad y dijo que “hoy estamos unidos más allá de cualquier frontera por el horror y el duelo pero también por la determinación”.

El presidente ruso Vladimir Putin también condenó el atentado y expresó su “profundo pésame” al pueblo británico.

A cuatro días de las elecciones

El atentado ocurre a cuatro días de las elecciones legislativas y es el segundo en el Reino Unido en menos de dos semanas, tras el que dejó 22 muertos en Mánchester el 22 de mayo, en un concierto de Ariana Grande.

Sin embargo, se asemeja más al vivido el 22 de marzo cerca del parlamento, cuando un hombre atropelló a la gente que cruzaba el puente de Westminster y luego acuchilló a un policía, matando a cinco personas en total.

La primera ministra Theresa May expresó su solidaridad “con los que están atrapados en estos hechos horribles” y el alcalde de Londres, Sadiq Khan, tildó el atentado de “bárbaro” e injustificado.

“Fue un ataque deliberado y cobarde contra londinenses y visitantes de nuestra ciudad que disfrutaban de su sábado por la noche”, dijo.

Los partidos conservador y laborista británicos anunciaron además la suspensión de su campaña electoral para las legislativas del 8 de junio.

Una testigo, Dee, de 26 años, que vive en Londres pero no es británica, dijo visiblemente conmocionada, que se trataba de “un atentado terrorista”.

“Una camioneta chocó contra las vallas del London Bridge, y luego había un tipo con un cuchillo, bajó las escaleras y entró en un bar. Es un bar francés. No entró en el bar, estaba en la terraza”, explicó, sin querer dar su apellido o nacionalidad.

“Estaban apuñalando a todo el mundo”

Otro testigo, Alex Shellum, dijo que estaba en un bar en el London Bridge con unos amigos cuando “entró una mujer herida buscando ayuda. Sangraba abundantemente por el cuello, parecía que le habían cortado el cuello. La gente trató de atajar la hemorragia”.

Gerard, otra persona presente en el lugar contó a la BBC cómo vio a un hombre dándole al menos diez cuchilladas a una chica. “Estaban apuñalando a todo el mundo. Corrían y gritaban: ‘¡Esto es por Alá!’”, dijo el testigo.

El puente London Bridge fue cerrado en ambos sentidos y las imágenes de televisión mostraban numerosos vehículos policiales en la zona, además de varias ambulancias.

La policía difundió tres consignas: “Corre a un lugar seguro, es mejor opción que negociar o rendirte”; “Escóndete, silencia tu teléfono, apaga la vibración, atrinchérate si puedes; llama a la policía al 999 cuando sea seguro”.

Will Heaven, el jefe de redacción de la revista The Spectator, informó en Twitter que vio que había “dos víctimas, una en la vereda y otra en el borde de la vía” y dijo que en el lugar habían policías armados.

Estado Islámico se atribuyó ataque 

El atentado fue cometido por un “destacamento de combatientes del Estado Islámico” (EI), indicó la agencia de propaganda de la organización yihadista, Amaq, en un comunicado difundido el lunes en Beirut.

Al término de una reunión extraordinaria de su comité de seguridad, la primera ministra británica, Theresa May, dijo que el país se enfrenta “a una nueva forma de amenaza” en las que los autores de los atentados “se copian unos a otros” y se inspiran en la “malvada ideología del extremismo islamista”.

http://noticias.caracoltv.com/mundo/siete-muertos-y-50-heridos-saldo-de-los-dos-atentados-terroristas-en-el-corazon-de-londres

Fuerte reclamo a Ministro del Interior generó tensión en mesa de diálogo en Buenaventura


Un duro reclamo le hizo un joven al ministro Guillermo Rivera. Le pidió a gritos que por favor quitara las caravanas por dos días para evitar desórdenes.

“Usted habla de garantías acá en la mesa pero sabe que el Esmad allá está ‘garroteando’ y no deja estar a la gente en las calles. Se lo digo respetuosamente y calmadamente, respete a la población de Buenaventura, los tractocamiones no están por encima de la vida de los ciudadanos de Buenaventura”, dijo Isaías Cifuentes, joven que le habría ‘cantado la tabla’ al Ministro del Interior.

Este joven, un sociólogo de la Universidad del Pacífico, fue quien increpó al ministro Rivera por lo que llamó el desmedido uso de la fuerza pública contra los habitantes del distrito.

“Yo estoy en las calles viendo como su gente, la que también usted comanda dice a estos negros hay que matarlos, hay que darles duro, eso dicen. Estamos en desacuerdo con esa desidia y con ese racismo que representa el Estado, por lo tanto este Gobierno cuando no puede hacer nada para controlar lo que está pasando con nuestra gente allá en las calles”, agregó el joven.

Este continuó con sus airados cuestionamientos a Rivera, quien encabeza la delegación del Gobierno en los diálogos con líderes del paro cívico.

Estamos reclamando dignidad, queremos vivir como ciudadanos, como seres humanos, ¿es o no un estado social de derecho?”, concluyó el habitante de Buenaventura.

Allí mismo, el Ministro no le respondió pero minutos más tarde, Guillermo Rivera dio respuesta a sus cuestionamientos.

“Yo lo escuché con todo respeto como escucho a todos los ciudadanos, es nuestra obligación por eso enviamos una comisión de verificación que estuvo en algunos barrios escuchando a los ciudadanos. Repito, en el reporte que nos han dado no existió ninguna confrontación”, dijo el Ministro del Interior.

Los reclamos continuaron, en una de las mesas de diálogo con los líderes cívicos, otra mujer también les reclamó airadamente a los delegados del Gobierno.

En medio de la tensión que se vive no sólo en las calles sino en las mesas de diálogo, los representantes continúan con las conversaciones para ponerle fin al paro cívico en Buenaventura que cumple 20 días.

http://noticias.caracoltv.com/cali/fuerte-reclamo-ministro-del-interior-genero-tension-en-mesa-de-dialogo-en-buenaventura

ARCWP. Pentecostés Liturgia en la Comunidad del Pan.Domingo en Pittsburgh PA


Mary Eileen Collingwood ARCWP que preside la liturgia con ‘Pan del domingo Comunidad
en Pittsburgh, PA. 
 
Hemos recorrido un largo camino, mis amigos.   Durante la Cuaresma, dejamos que nuestros egos vuelven al polvo; en Pascua, Dios nos levanta del polvo.   Hoy en día, Dios nos llama a transformar la Tierra!   Nos levantamos cada día una nueva creación en el Espíritu, enviado para fijar el mundo en el fuego!
¿Cómo pasó esto? Bueno, para mí …
Cuando asistí a un católico para niñas de la escuela secundaria, que contará con las Hermanas de Notre Dame, nos presentaron a los documentos del Vaticano II, al lado de la prensa.   Fue durante esta introducción a aquellos documentos que comencé mi viaje de poner las cosas mutuamente respecto a lo que soy como una mujer, como católico, y como un profeta.
Desde la Edad Media, las mismas oraciones establecidas para la misa habían orado en las iglesias católicas en todo el mundo. Pero, como resultado directo del primer documento de ese Consejo Ecuménico Vaticano II, la  Constitución sobre la sagrada Liturgia , o, en latín, Sacrosanctum Concilium , las liturgias y oraciones para la misa estaban cambiando.  
Cuando alguien le preguntó: “Hermana, ¿por qué estamos diciendo las oraciones de la Misa en Inglés ahora, en lugar de América?”   La hermana respondió: “Debido a que es importante que la Palabra de Dios sea entendido por la gente reunida para el culto.”
Cuando alguien en la clase preguntó: “Hermana, ¿por qué nos encontramos ahora al recibir la comunión?”   Se nos dijo, “Debido a que estamos representando a Cristo resucitado en toda nuestra dignidad.”   Permanente era la postura correcta si crees que representaban Cristo resucitado a medida que viajaste en este mundo.
Cuando alguien en la clase preguntó: “Hermana, ¿por qué son las respuestas tan diferente ahora?   ¿Por qué, en vez de responder con “Y con tu espíritu” al responder a la bienvenida del sacerdote de “El Señor esté con ustedes”, es lo que ahora respondemos con “Y con tu espíritu?”   Y la respuesta de la monja llegó “Debido a que no estamos divididos por dos realidades, cuerpo y espíritu.   Somos un ser humano que consiste en cuerpo y espíritu, lo que nos hace ser lo que somos.   Para decir “con tu espíritu”, implica tanto el cuerpo como el espíritu.   Decir, “con su Espíritu,” implica que estamos divididos en nuestra esencia como ser humano.
Cuando alguien en la clase preguntó: “Hermana, ¿por qué tenemos tantos más respuestas en la misa ahora, en comparación con nuestras liturgias antes de que los documentos del Consejo? ¿Por qué algunos de nosotros permitieron leer las Escrituras, y ayudar con la distribución de la comunión?”   Y la respuesta fue,‘porque somos el pueblo de Dios, y por lo tanto, debemos tener un papel activo en participar en la misa.’
Y pensar, que es donde empezó todo para mí …   Estoy seguro de que habrá adivinado, era pedirme todas esas preguntas!   Y qué gran respuesta que he recibido!   El Espíritu estaba vivo y bien en los salones de clase en ese momento, en el que la suerte de ser.
Muchas cosas han pasado en la iglesia institucional desde entonces.  Pero en lugar de recordar el pasado o complaining– de todo eso, propongo que recogemos en las lecturas de hoy, pensamientos de hoy, funcionamiento de la actualidad del Espíritu.  
El mensaje de Pablo a los Corintios es que “todos estamos conectados.”   Fue por un mismo Espíritu todos fuimos creados en el Cuerpo de Cristo.
En la lectura del Sr. Joan Chittister, oímos hablar de las formas maravillosas e innovadoras que el Espíritu está en el trabajo entre nosotros.   Muchos de los que se adhieren a las normas y reglamentos de la iglesia institucional, que considere estas “formas innovadoras” como contraria al plan de Dios.   Pero ¿quién de nosotros sea capaz de decir con la conciencia clara de que tienen una manija en cómo el Espíritu de Dios moves– que conozcan los parámetros de los movimientos del Espíritu, dentro, alrededor y entre nosotros?
En las historias de las escrituras de Lucas en el libro de Hechos, leemos cómo el Espíritu de la Verdad puede ser entendido por todas las personas en todas partes.   En el Evangelio de Juan, también nos enfrentamos a la difícil pasaje de la charla inquietante de “retener los pecados.”   Como sugiere escritura estudioso Michael Simone, “Si bien es posible que nunca encontrar una manera plenamente satisfactoria para entender esta palabra, podría ser útil recordar que el discipulado tiene un costo.   Cristo permitió a los apóstoles para que se alejan cualquier persona que no toma en serio su misión.  Ellos ‘retenido’ sus pecados hasta que tuvieron la madurez para seguir a Cristo.”   Si se tiene en cuenta esta explicación un lugar común, o de otra manera, es una puñalada en tratar de descifrar qué es exactamente lo que se estaba diciendo aquí. 
Como comunidad de fe que apoya el llamado de las mujeres al sacerdocio, que es acusado de un papel muy profético en la historia de la Iglesia Católica.   Estamos adorando y viviendo en una época donde testimonio profético de anhelos y la dirección del Espíritu tienen un costo. (Diálogo: ¿Cuáles son algunos de los costes hay que tener?) Pero hay algo que no hay que soportar, y que consiste en poner en peligro nuestra integridad y la fe en el Espíritu en el trabajo entre nosotros.      
Pentecostés no eliminó los problemas, que causó más dificultades.  Es bueno reflexionar sobre la realidad de que cuanto mayor es la presencia del Espíritu, más dotados son el pueblo de Dios.   Y regalos tienden a hacer que la gente celosa, a la defensiva, y, finalmente, agresivo. (Diálogo: ¿Qué ejemplos puede nombrar de esta realidad?)  
Con justa razón, cuando Jesús sopló sobre los apóstoles y dijo: “Recibid el Espíritu Santo”, se concederá al mismo tiempo el poder de perdonar los pecados. Dondequiera que existen los abundantes dones del Espíritu, no tendrá que haber disposición a perdonar. En realidad tenemos el reto de ver los fallos y faltas de los demás como de alguna manera los excesos de sus buenos regalos.    
Esto presenta un desafío para nosotros hoy en día sobre todo en el mundo del gobierno de la Iglesia Católica.   La iglesia no “tienen el monopolio de la visión, de la gracia, en la inspiración de Dios en este lugar en este momento,” dice Chittister.   “El Espíritu de Dios es una cosa salvaje, respirando donde quiere, moviendo a su antojo, instalándose en las mujeres y hombres por igual.” 
Se podría pensar que a estas alturas, que habría conseguido todas mis preguntas contestadas desde mis días de escuela secundaria.  Pero debo confesar, cuanto más vivo, más preguntas que tengo.  Así es como sé que el Espíritu todavía está vivo y bien!   Puede también ser bendecido con la energía de sus propias preguntas imparten al caminar este viaje con el espíritu vivo entre nosotros.

Crisis en la Iglesia: misas vacías, 4.200 parroquias sin cura y 7.000 frailes y monjas dejan de cotizar


La celebración dominical pierde un millón de asistentes en una década mientras desciende el número de sacerdotes y un tercio de los autónomos religiosos causa baja en la Seguridad Social en una década

Las misas han perdido más de un millón de asistentes habituales en la última década en España.

Las misas han perdido más de un millón de asistentes habituales en la última década en España.

La iglesia envejece al tiempo que pierde efectivos y adeptos en España, un país cuya población se muestra cada vez menos católica. El número de religiosos que cotiza a la Seguridad Social se ha reducido en más de un tercio en una década, periodo en el que el descuadre entre el número de parroquias y el de curas para atenderlas ha pasado a superar las 4.200 y en el que la asistencia a misas ha continuado decreciendo.

Las estadísticas del Ministerio de Empleo revelan cómo entre el primer trimestre de 2007 y el mismo periodo de 2017 el número de autónomos dados de alta en el colectivo de religiosos, que incluye a monjes, monjas y frailes, ha pasado de 18.115 a 11.494, lo que supone un descenso del 36,6%. Esa reducción de 6.621 cotizantes es inferior en 1.703 personas a la de 8.324 que las plantillas de las llamadas congregaciones de vida activa experimentaron en ese periodo, en el que cayeron de 51.245 a 42.921, según indican las estadísticas de la Confederación Española de Religiosos referentes a 2007 y 2015.

Esos datos revelan que apenas la cuarta parte de los religiosos cotiza a la Seguridad Social cuando hace una década la tasa alcanzaba el 35%. El porcentaje cae por debajo del 20% (uno de cada cinco) si se calcula a partir del número total de estos que maneja la Conferencia Episcopal, que se eleva a 57.531 tras un aumento de 2.120 en una década , incluyendo los dedicados a la vida contemplativa en monasterios y conventos.

Sin embargo, no se trata de un fraude sino de una consecuencia del envejecimiento de los religiosos (religiosas, más bien, ya que la presencia femenina supera el 75%), cuya edad media ya rondaba los 63 años al principio de esta década, y del sistema de cotización específico al que se acogen desde hace ya casi 36 años, que permite compatibilizar el cobro de la pensión una vez superada la edad de jubilación con el mantenimiento de la actividad que desarrollaba antes de alcanzarla en su comunidad.

Fuentes de Confer declinaron valorar la evolución de las cotizaciones de los religiosos españoles, ya que la entidad no efectúa un seguimiento de los mismos.

Menos curas y más parroquias

La evolución de la plantilla de sacerdotes también es descendente, aunque decrece a un ritmo menos acusado que la de los religiosos. Según los datos de la Conferencia Episcopal, el número de curas pasó de 19.121 en 2007 a 18.813 este año , lo que supone un descenso de 1,7%, paliado principalmente por el fichaje de curas y seminaristas procedentes de Latinoamérica y Europa del este.

Los curas, que como los religiosos pueden mantener la actividad tras superar la edad de retiro, aunque prolongar su carrera de cotización les permite mejorar su pensión como al resto de trabajadores, cotizan por el Salario MínimoInterprofesional (707,70 euros) como empleados por cuenta ajena a cargo de los obispados.

Sobre el papel, ese régimen debería suponer a las diócesis una aportación mensual de 166,85 euros (el 23,6% de 707,70) por cura mientras de la nómina de cada uno de ellos se descuentan 33,26 para contingencias comunes. Sin embargo, según la Conferencia Episcopal, “el importe de las cotizaciones pagadas a la Seguridad Social por el conjunto de sacerdotes diocesanos fue de 16.064.721 euros” en 2014.

Esa evolución de la plantilla hace, por otra parte, que cada vez sea mayor el descuadre entre el número de curas y el de parroquias: de 19.121 sacerdotes para 22.689 iglesias en 2007 a 18.813 para 23.071 una década después, en la que el desajuste, paliado mediante la asignación de varios templos al mismo párroco y destinando religiosos a otros (1.668 hace diez años), ha pasado de 3.568 a 4.258.

Dos incrédulos por cada asiduo a misa

Junto con la reducción y el envejecimiento de sus miembros consagrados, la crisis de la iglesia católica tiene un tercer foco en la pérdida de adeptos y seguidores entre la ciudadanía.

En esa misma década, y según indican los barómetros Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de 2007  y de 2017, el porcentaje de españoles que se declaran católicos ha perdido más de siete puntos (del 77,3% al 69,9%) mientras el de quienes se muestran como ateos o no creyentes crecía de una manera similar al pasar del 18,9% al 25,9%.

Paralelamente, la gente que va a misa los domingos y festivos y algún día entre semana caía del 18,5% al 16,3%, algo que, teniendo en cuenta la variación al alza de población y la de creencia a la baja, supone que más de un millón de personas han dejado de ir a misa de manera asidua en diez años mientras los incrédulos aumentaban en 3,5 para duplicar a los primeros: 5,3 millones de ciudadanos por 12.

Fieles de clase media rural y de derechas

El desglose de los datos del CIS según las variables de carácter sociodemográfico, por ubicación ideológica y por clase social revela algunas particularidades de unos y de otros. Así, y grosso modo, el perfil más frecuente del católico que va a misa con asiduidad sería el de alguien de clase media residente en un pueblo e ideológicamente escorado a la derecha, mientras que ateos e incrédulos son más habituales entre los estratos más y menos pudientes de las grandes ciudades.

El volumen de quienes se declaran católicos decrece conforme mayor es el municipio en el que residen (apenas la mitad en Madrid y Barcelona y más del 80% en los pueblos de menos de 2.000 habitantes) mientras el de no creyentes y ateos aumenta, aunque con algún diente de sierra, de manera paralela a los datos demográficos: 13,2 en las pequeñas poblaciones, 35,8% en las capitales. Sin embargo, esta variable no afecta a la asistencia habitual a los oficios, cuya media se supera con claridad en los lugares de menor tamaño (29,4% en pueblos) y en los de mayor (17,5% y 18,6% a partir de 400.000 vecinos).

Los católicos se concentran en las viejas clases medias y entre los obreros, donde superan con claridad el 70% de la población, caen a dos tercios en el segmento de la nueva clase media y bajan al 56,2% a partir de la media-alta, mientras ateos e incrédulos presentan los mayores porcentajes de presencia en la zona más pudiente de la sociedad (dos de cada cinco) y los menores (uno de cada siete) entre los obreros no cualificados.

Por último, en lo que se refiere a la ideología, menos del 40% de quienes se ubican en la extrema izquierda se reconocen como católicos, grupo cuya presencia crece hacia la derecha: más de la mitad de la izquierda moderada, por encima del 80% en el centro-derecha y más del 90% entre los ultras.

http://www.publico.es/sociedad/crisis-iglesia-misas-vacias-200.html

Santa María de Pentecostés: Xavier Pikaza


03.06.17 | 21:52.


María, la Madre de Jesús, aparece vinculada en Hech 1, 13-14 y Hch 2 con la venida y presencia del Espíritu Santo, de forma que Dios ratifica en el gesto y camino de la Anunciación:

En la Anunciación (Lc 1, 26-38) ella sola recibe (aunque como representante de todas las mujeres) el Espíritu de Dios, para así ser Madre de Jesús.

En Pentecostés (Hch 1-2) ella lo recibe con todos los creyentes, en el principio de la iglesia. De esa forma culmina el camino iniciado en la Anunciación, pasando de la promesa de Israel a la experiencia y plenitud de la iglesia. Así dice el texto:

«Subieron a la sala superior donde se alojaban. Eran Pedro, Juan, Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago el de Alfeo y Simón el celota y Judas el de Santiago. Todos estos perseveraban con un mismo interés en la oración, junto con algunas mujeres y María, la madre de Jesús, y sus hermanos» (Hch 1,13-14).

En ese contexto quiero evocar de un modo sencillo (sin un estudio crítico de los hechos en su aspecto externo) el sentido alcance de la presencia de María en Pentecostés (como persona individual y como representante de toda la Iglesia), partiendo de reflexiones extendidas en varias entradas del GranDiccionario de la Biblia (Verbo Divino, Estella 2015)

— María está presente en el comienzo de la Iglesia: ella ha realizado el camino de la fe y, unida a unos grupos especiales de seguidores de Jesús, forma parte de la Iglesia originaria.

— María ha recibido el Espíritu de Pentecostés, culminando de esa forma el camino que había comenzado con la anunciación.

— Ya no recibe el Espíritu de maternidad para engendrar al Cristo sino que recibe y comparte con los restantes cristianos el Espíritu Pascual de libertad y unión fraterna que le ofrece el mismo Jesús resucitado.

Estos son los temas que ahora trataremos, para terminar uniendo en perspectiva pneumatológica y mariana los motivos de la anunciación y pentecostés. Buen día a todos.
— En la imagen 1 (de El Greco), María aparece como receptora privilegiada (central) del Espíritu Santo, entre los “apóstoles” (con otra mujer, que debe ser Magdalena). Significativamente no aparecen los hermanos de Jesús.
— En la imagen 2 María se identifica (al menos virtualmente) con el Espíritu Santo (una tesis defendida, al menos en principio, por L. Boff, Urs von Balthasar y otros teólogos).
— En la imagen final… una visión de oriente. En vez de María aparece la llama de Dios.

1. Entre los apóstoles, las mujeres y los parientes de Jesús

Algunos consideran la presencia de María en el comienzo de la Iglesia como un dato sin valor histórico. Así ha dicho M. Goguel: «no hay ningún indicio válido que nos permita suponer que María ha formado nunca parte de la Iglesia» (La Naissance du Christianisme, Paris 1955, 141).

Pues bien, en contra de eso, debemos afirmar que hay no solamente indicios sino también certezas fundantes que nos llevan a descubrir la presencia de María en la Iglesia primitiva. Sólo así se explica no sólo Hch 1,14 sino también Jn 19,25-27 que nos habla de María como miembro de la comunidad del discípulo amado. Sólo así se explica la existencia de una intensa veneración mariana que encontramos en el fondo de Lc 1,48 y en todo el evangelio de la infancia.

La simple afirmación de la presencia de María en el comienzo pascual y pentecostal de la Iglesia suscita una serie de certezas que son determinantes para comprender el sentido de su vida y el sentido de todo el cristianismo primitivo. María nos conduce del encuentro individual con Dios, que se explicita en Lc 1,26-38, al encuentro comunitario de Hch 1,14. Así universaliza el valor de su experiencia y expande, en ámbito de unión fraterna, la misma realidad de su persona.

Por la pascua de Jesús, ella ha renacido dentro de la Iglesia o, mejor dicho, ha renacido como Iglesia, en unión con sus hermanos. De esa forma ha culminado la presencia del Espíritu en su vida: podía parecer en Lc 1,35 que el Espíritu se daba sólo a su persona, de una forma individual, aislada y ya perfecta. Pues bien, ahora descubrimos que aquello fue un primer momento en el camino; por el don pentecostal de Jesús, el Espíritu de María se convierte en Espíritu de todos, como misterio de amor que unifica a la comunidad de los creyentes.

Pero con esto podemos volver hacia los textos. Hch 1,14 nos ofrece una lista fundacional de los miembros primitivos de la Iglesia. Ellos forman el ejemplo, concreción y signo de todos los creyentes posteriores. Cada uno de los grupos tiene su propio sentido, una razón de ser y una función que cumplir dentro de la primitiva comunidad.

Primero están los once cuyos nombres se citan expresamente (cf. también Lc 6,14-16). Ellos reciben el nombre de «apóstoles» (Hch 1,2) y se definen como acompañantes de Jesús en el camino de su vida y testigos de su resurrección (Hch 1,21-22). Dentro de la Iglesia primitiva ellos garantizan y atestiguan la continuidad entre el mensaje histórico de Jesús y la experiencia pascual. Son intérpretes de la fe y garantía de la unidad originaria de la Iglesia.

Junto a los apóstoles están las mujeres. El texto (syn gynaixin) resulta indeterminado y podría referirse a diferentes tipos de personas (por ejemplo a las esposas de los apóstoles). Pero es evidente que en el fondo de Lc-Hch ellas son, al menos, las mujeres que acompañaron a Jesús desde el principio: María Magdalena, Juana, la mujer del funcionario Cuza, Susana y muchas otras (cf Lc 8,3). Han servido a Jesús, le han visto morir (Lc 23,49); son testigos de su entierro (Lc 23,55-56) y, sobre todo, testifican el misterio de su tumba abierta (Lc 23,56-24,11)14. Sin su presencia en la primera comunidad la Iglesia hubiera perdido un elemento fundante de la historia y plenitud del Cristo.

Están, al mismo tiempo, los hermanos de Jesús que forman un grupo bien determinado, como en 1 Cor 9,5 (tois adelphois autou). Pertenecen a la vieja familia del Señor, interpretada en un sentido extenso, como entonces se entendía en el oriente 15: Ellos ofrecen el testimonio de la humanidad de Jesús, de su familia, tan insignificante, perdida y poco culta, en Nazaret de Galilea (cf. Mc 6,1-6). Han sido en un principio adversarios de Jesús y han rechazado su camino mesiánico (cf. Mc 3,20-21.31-35; Jn 7,3.5.10).

Pues bien, en un momento determinado, quizá a partir de la experiencia pas-cual de Santiago (cf. 1 Cor 15,7), que aparece como portavoz de todos ellos, estos familiares se han convertido (cf. 1 Cor 9,5; Gál 1,19), formando con apóstoles y mujeres el principio de la nueva Iglesia 16. Ellos aportan la prueba de los orígenes de Jesús, el re-cuerdo de su familia concreta entre los hombres. Un Jesús sin hermanos, sin crecimiento compartido, sin tradición asumida crítica-mente no sería verdaderamente humano.

Finalmente, como distinguiéndose de todos los grupos, está María, la madre de Jesús. Literariamente (si el kai tiene sentido conjuntivo respecto a lo anterior) se podría suponer que ella está integrada en el grupo de mujeres. Habría, según esto, tres grandes componentes de la Iglesia: apóstoles, mujeres y parientes. Sin embargo, es mucho más probable que ese kai (y) que le vincula a mujeres-parientes sea disyuntivo, de modo que ella forme grupo aparte.

María tiene su propia personalidad, aporta una experiencia irrepetible y diferente en el conjunto de la Iglesia17. Así lo suponemos en las notas que ahora siguen.
Para entender lo que implica el surgimiento de esta primera comunidad donde se encuentra María como miembro distinguido, es conveniente que tracemos, al menos de manera hipotética, el transcurso de los hechos 18. Los apóstoles, impactados por el juicio-cruz, se han dispersado, volviendo a Galilea, donde el mismo Jesús vuelve a su encuentro (cf. Mc 16,7; Mt 28,7.10).

Parece seguro que en esta conversión pascual ha intervenido poderosamente Simón (cf. Lc 22,32; 24,34; 1 Cor 15,5), que ahora confirma su nombre de Cefas-Pedro, fundamento de la Iglesia. Evidentemente, la experiencia pascual les lleva a Jerusalén, donde esperan la revelación definitiva de Jesús, Mesías de Israel, Hijo de Hombre escatológico. Las mujeres han quedado desde el principio en Jerusalén, donde han encontrado el sepulcro abierto. No sabemos lo que han hecho después. ¿Han corrido a Galilea para comunicar su experiencia a los apóstoles? (cf. Mc 16,7; Mt 28,10). No podemos precisarlo.

Lo cierto es que las hallamos luego en Jerusalén, formando la primera Iglesia, con los apóstoles (Hch 1,13-14) 21. Sobre los parientes no sabemos nada, a no ser que asumamos la hipótesis de un duelo transformado en experiencia pascual de resurrección. Según la costumbre judía, la madre y hermanos se habrían reunido una semana y luego un mes en llanto riguroso y luto por Jesús, el muerto. En un momento determinado, quizá por el testimonio de las mujeres y/o los apóstoles el duelo se habría convertido en gozo y canto, en experiencia de nuevo nacimiento. 22
Pero dejemos las hipótesis, volvamos a los datos. Conforme al testimonio de Hch 1,13-14, la muerte de Jesús se ha convertido, a través de la experiencia pascual, en principio de unidad para los suyos.

Pues bien, en este espacio pascual, que ha de entenderse como nuevo nacimiento, encontramos a María. Ella, que había recorrido un largo camino de fidelidad fundado en la presencia maternal y engendradora del Espíritu (cf. Lc 1,26-38), debe caminar de nuevo, muriendo con Jesús y renaciendo en el conjunto de la Iglesia.

Pero ahora no se encuentra sola, no tiene una palabra propia, aislada, irrepetible (como en Lc 1,38). Su palabra se ha vuelto universal y su experiencia es experiencia de todos los creyentes que, en torno a ella, esperan la plenitud de Jesús resucitado. Comprendemos ya que en esta perspectiva, en contra de una tendencia de inhabitación individualista y separada, que hemos visto culminar en L. Boff, no puede hablarse ya de identidad personal del Espíritu y María: ella recibe ese Espíritu como propio en la medida en que el Espíritu se expande a todos los creyentes, apareciendo así como «persona comunitaria», alma profunda, del conjunto de la Iglesia.

2. Al servicio de la Iglesia

¿Qué hacen los diversos miembros de la Iglesia reunidos? Quizá al principio lloraban por el hijo, hermano, amigo asesinado. Pero el llanto se convierte en gozo (cf. Tn 20.11-18), el dolor en nuevo nacimiento (cf. In 16,19-21). Enriquecidos por la nueva presencia de Jesús, sus fieles se han juntado porque esperan ya el fin de este mundo. El mismo Señor había anunciado la llegada de su Reino.

Lógicamente, los discípulos que han visto su gloria pascual le preguntan: «¿es este el tiempo en que vas a establecer el reino de Israel?» (Hch 1,6). Jn 20,19 nos dice que los fieles de Jesús se hallaban reunidos con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. En una actitud semejante, de gozo desbordado y de temor, parecen encontrarse los grupos de que trata Hch 1,13-14. Dos son las palabras que describen su experiencia: unanimidad y plegaria.

Los fieles se mantenían unánimes (homothymadon), en gesto que recuerda y anticipa la actitud posterior de la Iglesia ya constituida (Hch 2,44-47; 4,32-35). Pues bien, en nuestro caso, la nueva comunión no es todavía consecuencia del Espíritu, que debe revelarse. La comunión deriva de Jesús y es principio de manifestación definitiva de su Espíritu. Hasta ahora los diversos grupos se encontraban separados: apóstoles, hermanos, mujeres… La misma madre de Jesús había hecho su camino aislada. De ahora en adelante todos ellos forman como un cuerpo, van constituyendo y realizando esa nueva personalidad comunitaria que es la misma verdad personal del Espíritu de Dios que se explicita sobre el mundo.

Los fieles se mantienen en plegaria, se reúnen para orar (en proseukhé). El texto posterior dice que «estaban sentados» (Hch 2,2), quizá en actitud litúrgica de celebración del pentecostés judío. Ciertamente, su plegaria se halla abierta hacia el futuro de Jesús a quien esperan como el gran libertador, que ha de venir a transformar su vida antigua, inaugurando el Reino sobre el mundo. Desde esa perspectiva entienden y celebran la vieja y nueva fiesta de su pueblo.

Ahora, al fondo de su gesto de esperanza y de recuerdo, han descubierto un elemento nuevo: experimentan el Espíritu del Cristo que les hace vivir desde ahora en el misterio de la nueva comunión eclesial, abriéndoles al mismo tiempo, en gesto misionero, hacia los hombres 25. De aquí se deducen dos grandes consecuencias: la comunión del Espíritu, que ellos viven como grupo de creyentes, viene a abrirse hacia los hombres y mujeres de Israel (y, después, a todo el mundo); la esperanza del futuro se traduce en gesto misionero del presente, en un camino que está determinado por la comunión intraeclesial y la palabra que irá abriéndose a todos los pueblos de la tierra.

Pues bien, en esa matriz de nacimiento de la Iglesia hallamos a María, abierta con los otros grupos de creyentes al misterio del Espíritu de Cristo. Ciertamente, no podemos entender los datos de Hch 1-2 de una manera historicista.

Pero al fondo de ellos encontramos el camino verdadero de la Iglesia. En un primer momento a experiencia pascual ha unificado a los discípulos del Cristo, haciéndoles vivir en comunión la presencia plena del Espíritu. En un segundo momento ese mismo Espíritu les abre, haciendo así que ofrezcan su experiencia y comunión a los judíos, samaritanos y, luego, a los gentiles (cf. Hch 1,8). Precisamente en el lugar de ese nuevo nacimiento, que supone la manifestación final de Dios sobre la tierra, hallamos a María. Ella ha culminado su camino de fe, introduciéndose como mujer carismática en el cuerpo de una Iglesia donde ofrece su experiencia y riqueza de misterio.

Ella ha realizado y culminado su camino individual de creyente, «avanzando en la peregrinación de la f e» que la mantiene unida a Jesús y transparente ante la gracia de su Espíritu (cf. Vaticano II, Sobre la Iglesia, 58). De esa forma es figura y modelo para todos los creyentes. La fragilidad de su vida de sierva humillada ha venido a convertirse en espacio de presencia y manifestación de la grandeza de Dios sobre la tierra. Ha combatido el buen combate, ha mantenido la fe; por eso puede presentarse como persona culminada, transparencia del Espíritu de Dios sobre la tierra (cf. 2 Tes 4,6).

Ese camino de la fe no la ha llevado a la muerte sino a la Iglesia donde, en unión con los otros caminantes (apóstoles, mujeres, parientes) viene a presentarse como la primera carismática. El Espíritu, que antes era fuerza de Dios en su gesto de maternidad mesiánica y maduración individual, viene a presentarse ahora como principio de vida compartida, matriz y sentido del nuevo nacimiento universal de los creyentes.

Están allí todos (pantes de Hch 21,1), los apóstoles (cf. 1,26), los 120 hermanos (cf. 1,15), es decir, los tres grupos de que hablaba nuestro texto de Hch 1,14-15 27. Entre ellos, como primer testigo del camino de Jesús y como hermana primera, culminada, de la Iglesia está María. La palabra de Dios, que empezó a resonar el día de la anunciación, la hizo morir al mundo viejo de su casa israelita y de sus padres, familiares, de la tierra. Lo ha dejado todo por Jesús y Jesús la ha hecho nacer de nuevo en el centro de su Iglesia, dándole así el ciento por uno de aquello que había perdido (cf. Mc 10,29-31).

Vuelve de esta forma el tema de Jn 19,25-27, pero ahora la Iglesia está formada por todos los grupos de creyentes, que acogen a María en su centro. Ella recibe así la plenitud del Espíritu como amor comunitario, principio de nuevo nacimiento compartido.

Sólo ella puede ofrecer al conjunto de la Iglesia el testimonio viviente de la plena humanidad de Jesús. Por eso, su palabra y su presencia resulta necesaria para el nacimiento de la Iglesia donde todos comparten ya la misma vida del Espíritu.

María es, de esa forma, el tipo y signo de todos los creyentes, que deben recorrer el camino que ella ha recorrido. Así, podemos afirmar que los momentos de la fe son ya momentos de la vida y misterio de María. 1) Asumiendo en su persona todo el camino de Israel, María ha respondido a la palabra de Dios, ofreciendo su vida como espacio de manifestación del Espíritu (Lc 1,35.38). 2) Situándose ante el Cristo ya nacido, María ha tenido que recorrer un proceso de conversión que no la lleva del pecado a la gracia sino de la gracia inicial (plena como inicial) a la gracia consumada que implica su muerte al mundo antiguo y su nuevo nacimiento por la pascua. 3) Finalmente, cooperando al nacimiento de la Iglesia (Hch 1,13-14; 2,1s), María viene a presentarse como hermana universal de los creyentes: ha recibido un Espíritu de comunión y en la comunión cristiana viene a introducirse, como ejemplo de fe para todos los creyentes.

Todavía un paso más. La comunidad primera de María está formada por apóstoles, mujeres y parientes. Pienso que este dato, en su misma facticidad histórica, resulta extraordinariamente significativo para aquellos que aprenden a leer en el misterio. María se presenta aquí como persona abierta en tres aspectos. Está abierta a los parientes, de tal forma que ellos pueden recuperar su historia antigua, recreada por Jesús después de pascua. No niega su origen, no borra sus principios.

El mismo Jesús la capacita para comprender y vivir de un modo nuevo su herencia israelita. María se halla abierta a los apóstoles en su doble función de testigos de Jesús y de varones: como a testigos les escucha, como a varones les ama en nuevo amor de fraternidad y comunión universal. Finalmente, Ma-ría se halla abierta a las mujeres en su doble función de servidoras-testigos de Jesús y de mujeres: como a servidoras de Jesús ha de acogerlas, recibiendo el testimonio que ellas siguen dando de la tumba vacía y de la pascua; como a mujeres las ama, dentro de una comunidad donde se viene a superar la división antigua que escindía y enfrentaba a varones y mujeres, siervos y libres, judíos y gentiles (cf. Gál 3,28). Pero con esto entramos en un tema (de distinción de masculino y femenino) que debemos tratar más adelante.

3. Anunciación y pentecostés. Conclusiones

Al menos en esquema debemos precisar el sentido del Espíritu en la obra total de Lucas (Lc-Hch).

1) En primer lugar, el Espíritu es poder de Dios que dirige la historia hacia Jesús. Esta línea se condensa en Lc 1,35: el Espíritu de Dios llena a María, de manera que ella pueda ser la madre, engendradora humana, del Hijo de Dios.

2) El Espíritu es poder divino de Jesús, como se muestra ya desde el relato del bautismo (cf. Lc 3,21-22). Ciertamente, Jesús mismo es persona, el Hijo eterno de Dios en forma humana; pero el fundamento y sentido de su acción liberadora es el Espíritu que actúa a través de su palabra y de su obra (cf. Lc 4,1-18; Hch 10,38). 3) Finalmente, el Espíritu es presencia y actuación de Jesús resucitado que lo ofrece desde el cielo a los creyentes (cf. Lc 24,49; Hch 1,5; 2,32-33).

Conforme muestra el esquema anterior, es evidente que Jesús mismo es el hombre del Espíritu, «pneumatóforo» por excelencia: del Espirito nace, con Espíritu actúa y Espíritu ofrece tras la pascua a sus creyentes, que pueden convertirse también en «pneumatóforos». Pues bien, el primero de esos creyentes, portadores del Espíritu es María. Ella aparece, de un modo privilegiado e irrepetible, en el primero y tercer momento del esquema. En el primero, María es representante de la historia, signo y concreción de toda la humanidad que busca al Cristo. En este plano, siendo expresión y portavoz de todos, ella debe actuar como persona individual: individualmente ha recibido la palabra y respondido con su «fiat» (hágase), recibiendo así el Espíritu divino que la constituye madre del Mesías universal.

Pues bien, en el tercer momento del proceso María tiene que invertir el movimiento precedente: antes era humanidad que se concentra en una persona; ahora es persona individual que se introduce dentro de una comunidad, para renacer en ella y por ella desde Cristo. Ciertamente, no pierde su persona, no se pierde en un conjunto indeterminado, en una masa dirigida desde arriba. Pero ahora culmina su camino personal y se realiza plena-mente, en el Espíritu de Cristo, como miembro de una comunión de fieles que la admiten jubilosos en su seno (cf. Lc 1,48).

Situando a María en estos dos momentos de su esquema pneumatológico, Lucas ha mostrado que existe una marcada semejanza estructural entre el origen de Jesús (Lc 1,26-38) y el nacimiento de la Iglesia (Hch 1,13-14; 2,1s). En el primer caso el Espíritu actúa únicamente sobre María, en camino de transformación personal-individual que la convierte en madre del mesías. En el segundo caso actúa sobre María y sobre todo el resto de los fieles, en camino de transformación personal-comunitaria que les hace ser Iglesia, es decir, comunidad escatológica del Cristo en el camino de la historia.

María es quien aúna en su persona ambos momentos, realizando un camino de fidelidad materna y entrega cristiana al servicio de toda la Iglesia. Nadie la ha podido sustituir en su ca-mino; todos debemos aceptarla en la memoria y realidad creyente, como transmisora de la bienaventuranza de Dios sobre la tierra (cf. Lc 1,42). En ese aspecto, la fe de todos los cristianos conserva una clara dimensión mariana: como fundamento y base de nuestra comunión eclesial, tenemos que apoyarnos en el gesto de María; sólo si aceptamos como propia su palabra de fidelidad comprometida (Lc 1,38) podemos luego acompañarla en el misterio compartido de la Iglesia. En otras palabras, la entrega y presencia del Espíritu al principio de la anunciación (Lc 1,35) se conserva y plenifica en el conjunto de la Iglesia a través de la experiencia siempre actual de pentecostés (Hch 2). A partir de aquí podemos esbozar unas sencillas conclusiones.

Hch 1,14 sirve para recuperar eclesialmente el camino de María. Ella no es recuerdo del pasado, como uno de los viejos patriarcas de Israel que sólo vive para nosotros a través del cumplimiento de Jesús. Ella ha penetrado por pentecostés en el misterio de la Iglesia, apareciendo para siempre como la primera cristiana de la historia.

Desde Hch 1,14 comprendemos la palabra «me llamarán bienaventurada todas las generaciones» (Lc 1,48). El gesto de María permanece dentro de la Iglesia como signo de bienaventuranza: su pasado pertenece al futuro de los hombres que buscan con ella la bienaventuranza de Dios, esto es, el reino de la plenitud y justicia verdadera.

Por Hch 1,14 descubrimos a María como plenitud de un camino realizado. Hasta entonces ella compartió la búsqueda y dolor de todos los creyentes de la historia. Vivió en inquietud de fe (cf. Le 2,35.48), no pudo anticipar el gozo de la pascua. Pero ahora, culminada su experiencia, se presenta ante nosotros como vida ya cumplida, madurez ya realizada.

Por Hch 1,14 sabemos que María ha descubierto, al fin, el pleno carácter comunitario del Espíritu. Tuvo que salir de la familia de Israel por Jesús (cf. cap. 5); ahora, después que su Hijo ha muerto, ha descubierto en el Jesús resucitado la plena comunión de los hermanos. Por eso surge como hermana de todos, dentro de la Iglesia. Después ya no aparece en el camino de la historia. Cuando Lucas escribe, ella ha muerto, pero sigue viviendo no solamente en Dios (¡en Asunción celeste!) sino también en la memoria y vida de los fieles que participan de su mismo Espíritu y cantan su mismo canto de alabanza (Lc 1,46-55).

 

 

 

 

 

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2017/06/03/p400938#more400938

A %d blogueros les gusta esto: