ECUADOR-QUITO: Eucaristía de Acción de gracias por la RESURRECCIÓN de FRANÇOIS HOUTART


 

 

Paradigma de sabiduría, bondad, respeto, entrega, amistad y compromiso con las luchas y procesos de liberación de los pueblos

 

“Debemos encontrar un nuevo paradigma de vida frente al paradigma de muerte. El paradigma del BIEN COMÚN DE LA HUMANIDAD”

(François Houtart)

 

Quito 7 de Junio del 2017

 

VOS SOS EL DIOS DE LOS POBRES

Misa campesina

Vos sos el Dios de los pobres,

el Dios humano y sencillo,
el Dios que suda en la calle,

el Dios de rostro curtido,
por eso es que te hablo yo,

así como habla mi pueblo,
porque sos el Dios obrero,

el Cristo trabajador.
Vos vas de la mano con mi gente,
luchas en el campo y la ciudad
haces fila allá en el campamento
para que te paguen tu jornal.
Vos comés raspado allá en el parque
con Eusebio, Pancho y Juan José,
y hasta protestás por el jarabe
cuando no te le echan mucha miel.

Yo te he visto en una pulpería
instalado en un caramanchel,
te he visto vendiendo lotería
sin que te avergüence ese papel.
Yo te he visto en las gasolineras
chequeando las llantas de un camión,
y hasta petroleando carreteras
con guantes de cuero y overol.

 

CRISTO, CRISTO JESÚS

Misa campesina

Cristo, Cristo Jesús, identifícate con nosotros.

Señor, Señor mi Dios, identifícate con nosotros.

Cristo, Cristo Jesús, solidarízate no con la clase opresora

que exprime y devora la comunidad

sino con el oprimido, con el pueblo mío  sediento de paz.

PRIMER LECTURA:   Isaías 42, 1-7

 

Aquí tienen a mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido,  que escogí con gusto. He puesto mi Espíritu sobre él, y hará que la justicia llegue a las naciones.

 

No clama, no grita, no se escuchan proclamaciones en las plazas. No rompe la caña doblada ni aplasta la mecha que está por apagarse, sino que hace florecer la justicia en la verdad. No se dejará quebrar ni aplastar, hasta que establezca el derecho en la tierra. Las tierras de ultramar esperan su ley.

 

Así habla Yavé, que creó los cielos y los estiró, que moldeó la tierra  y todo lo que sale de ella, que dio aliento a sus habitantes y espíritu, a los que se mueven en ella.

 

Yo, Yavé, te he llamado para cumplir mi justicia, te he formado y te he tomado de la mano, te he destinado para que unas a mi pueblo y seas luz para todas las naciones. Para abrir los ojos a los ciegos, para sacar los presos de la cárcel, y del calabozo a los que yacen en la oscuridad.

Lo recitamos entre todos a dos coros:

 

TU…  TE VAS…

Mons. Leonidas Proaño,

 

Tú… te vas, tú te vas…

pero quedan

los árboles que sembraste,

como quedan, como quedan

los árboles que antes

ya sembraron otros.

Tú… te vas, tú te vas…

pero quedan…

 

 

 

Los árboles darán fruto

y darán también semillas,

Las semillas cultivadas,

convertiránse en árboles.

 

Tú… te vas, tú te vas…

pero quedan

los árboles que sembraste.

Más árboles y más frutos

y más fecundas semillas.

 

EVANGELIO: Mateo 25,  31 – 44

 

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria rodeado de todos sus ángeles, se sentará en el trono de gloria, que es suyo. Todas las naciones serán llevadas a su presencia,  y separará a unos de otros, al igual que el pastor separa las ovejas de los chivos. Colocará a las ovejas a su derecha y a los chivos a su izquierda.

 

Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo. Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve si ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver”.

 

Entonces los justos dirán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? El Rey responderá: “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mi”

Dirá después a los que estén a la izquierda: “¡Malditos, aléjense de mí y vayan al fuego eterno, que ha sido preparado para el diablo y para sus Ángeles!

 

Porque tuve hambre y ustedes no me dieron de comer; tuve sed y no me dieron de beber; era forastero y no me recibieron en su casa; estaba sin ropa y no me vistieron; estuve enfermo y encarcelado y no me visitaron”. Estos preguntarán también: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento; desnudo o forastero, enfermo o encarcelado, y no te ayudamos?” El Rey les responderá: “En verdad les digo: siempre que no lo hicieron con alguno de estos más pequeños, ustedes dejaron de hacérmelo a mí”.

 

Y éstos irán a un suplicio eterno, y los buenos a la vida eterna.

 

CREDO

Misa campesina

 

Creo, Señor, firmemente que de tu pródiga mente

todo este mundo nació, que de tu mano de artista

de pintor primitivista, la belleza floreció

las estrellas y la luna, las casitas las lagunas

los barquitos navegando, sobre el rio rumbo al mar

/los inmensos cafetales, los blancos algodonales

y los bosques mutilados, por el hacha criminal/

 

 

Creo en Vos, arquitecto ingeniero

Artesano, carpintero,  albañil y armador.

Creo en Vos,  constructor de pensamiento

de la música y el viento, de la paz y del amor

Yo creo en vos Cristo obrero,

Luz de luz y verdadero, Unigénito de Dios

Que para salvar al mundo,

en el vientre humilde y puro, de María se encarnó.

Creo que fuiste golpeado, con escarnio torturado

en la cruz martirizado siendo Pilatos pretor

/el romano imperialista, puñetero desalmado

que lavándose las manos, quiso borrar el error/.

 

Yo creo en Vos, Compañero,

Cristo humano, Cristo obrero, de la muerte vencedor.

Con el sacrificio inmenso

engendraste al hombre nuevo, para la Liberación.

 

Vos estás resucitando, en cada brazo que se alza

para defender al pueblo, del dominio explotador.

/Porque estás vivo en el rancho,

en la fábrica, en la escuela,

creo en tu lucha sin tregua, creo en tu resurrección/.

 

YO TE OFREZCO SEÑOR

Misa campesina

Yo te ofrezco Señor, en esta misa
el trajín de cada día, toda la energía que da mi sudor,

Yo te ofrezco Señor, mi trabajo entero
/los bejucos de mis brazos,
el vivo entusiasmo de mi corazón/

 

Obreros y campesinos

con el pan y el vinote ofrecemos hoy

los chilincocos y almendros

que montaña adentro nuestra tierra dio,
los caimitos bien morados los mangos pintados de luna y de sol,
/los pipianes, los ayotes, la miel de jicote, la chiche y coyol/.

La clase trabajadora

que desde la aurorabusca su labor

desde el arado te canta,desde cada andamio,

y hasta del tractor,albañiles, carpinteros,

sastres, jornaleros, todos por igual,

/herreros y estibadores y los lustradores
del parque central/.

 

 

PADRE NUESTRO

 

  1. José Cubiella

 

/Padre Nuestro que estás en la tierra

desvelado por nuestros desvelos/.

Hoy tu nombre nos sabe a Justicia,

nos sabe a esperanza y a Gloria tu Reino.

Padre nuestro, Padre nuestro

no eres Dios que se queda en su cielo,

tú alientas a los que luchan

para que llegue tu Reino.

Padre Nuestro que sudas a diario

en la piel del arranca el sustento

que a ninguno nos falte el trabajo

que el pan es más pan,

cuando hubo el esfuerzo.

 

Padre Nuestro que no guardas nunca

contra nadie venganza o desprecio,

que te olvidas de ofensas y agravios

y pides que todos también perdonemos.

 

 

SOLIDARIDAD

 

Mons. Leonidas Proaño, Asís 1983

 

Mantener siempre atentos los oídos

al grito del dolor de los demás

y escuchar su pedido de socorro…

es solidaridad.

 

Mantener la mirada siempre alerta

y los ojos tendidos sobre el mar

en busca de algún náufrago en peligro…

Es solidaridad.

 

 

 

ENTREGAR POR AMOR

HASTA LA VIDA

ES LA PRUEBA MAYOR

DE LA AMISTAD

ES VIVIR Y MORIR CON JESUCRISTO

LA SOLIDARIDAD.

 

Sentir como algo propio el sufrimiento

del hermano de aquí y del de allá;

hacer propia la angustia de los pobres…

es solidaridad.

Llegar a ser la voz de los humildes,

descubrir la injusticia y la maldad,

denunciar al injusto y al malvado…

es solidaridad.

 

ENTREGAR, POR AMOR…

 

Convertirse uno mismo en mensajero

del abrazo sincero y fraternal

que unos pueblos envían a otros pueblos…

es solidaridad.

Compartir los peligros en la lucha

por vivir en justicia y libertad

arriesgando en amor hasta la vida…

Es solidaridad.

 

Tocas mis lágrimas, Señor

y cambias mi luto en danza

las enjugas, las abrazas

y haces nacer la esperanza

 

 

FUNDACION PUEBLO INDIO DEL ECUADOR

Constituida por Mons. Leonidas Proaño

fundacionpuebloindiodelecuador@gmail.com

Teléfono 3200968

 “Aquí tienen a mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido,  que escogí con gusto. He puesto mi Espíritu sobre él,

y hará que la justicia llegue a las naciones”

Isaías 42, 1

 

Remitido al e-mail

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: