REFLEXIÓN ÉTICA CONTRA LA CORRUPCIÓN: JOSE MARIA ALVAREZ


 

Lo que estamos oyendo es bochornoso. Nos abruma moralmente lo que se ha destapado y lo que se sigue destapando. Los hechos de “supuesta” corrupción entre nosotros, con novedades casi día tras día, nos aturden. Vivimos en un ambiente indecente, escandaloso. Y luego, encima, ver que los “supuestos” corruptos son siempre gentes que están entre los que mejor viven, ver que no devuelven lo robado o lo dilapidado. Ello nos descubre hasta dónde puede llegar la desfachatez de los ladrones de lo público. No olvidemos todos los que sitúan sus caudales en paraísos fiscales, impunemente consentidos por los que tienen en sus manos el hacerlos desaparecer.

Todos ellos, los corrompidos y los que corrompen la misma sociedad, son personas que están cerca de donde hay más dinero, tanto porque están manejando las arcas públicas o porque son dueños de los grandes negocios. Sí, los hay, serán más o serán menos -a algunos nos parecen demasiados-, que van a la política para enriquecerse “como sea” o son negociantes sin escrúpulos que quieren enriquecerse a costa de lo que sea, incluso evadiendo sumas importantísimas de impuestos, necesarios para afrontar, entre otras cosas, los gastos sociales que se han visto afectados por recortes sustanciales, cuando ya antes eran insuficientes.

No es necesario poner ejemplos, pues con estar medianamente atentos a los medios de comunicación podemos estar bien informados de lo que está sucediendo. Lo importante es recordar que hay que tener siempre una actitud crítica social y una voluntad trasformadora de esta lamentable realidad político-económica-social. Todos los medios de información, incluidas las web en Internet debieran estar alertando y creando una actitud de rechazo de los responsables de esta degradada situación. La Iglesia, sobre todo sus jerarquías, está sobremanera obligada a ejercer la función profética de denuncia. Pero teniendo en cuenta que no valen mensajes sibilinos que sólo entienden unos pocos. Se necesita un lenguaje claro y directo, semejante a aquel del Papa Francisco cuando dijo que “el capitalismo mata”. Lo tienen que hacer de modo y manera que llamen la atención. Es que además, el no hacerlo, hace que parezcan cómplices al ver ir a comulgar a aquellos mismos que están llevando a prisión por robar a la sociedad. Algunos de ellos, de los supuestos y de los ya condenados, se les ve muy cercanos a la Iglesia. Si no denuncian abiertamente la corrupción, puede parecer que la situación “preferente”, algunos dirán que de privilegio, de la que goza en España la Iglesia católica es a cambio de su silencio.

Por otra parte, también se puede constatar que hay mucha gente del pueblo llano que vive en las nubes. Entre ellos la mayoría de quienes están sufriendo las consecuencias de los desfalcos. Los de abajo parece que están dormidos, atontados o distraídos. ¿Cómo es posible ese elevado porcentaje de abstención en las elecciones? Antes se decía que el opio del pueblo era la religión que “alienaba”. La gente con la religión andaba preocupada del cielo y descuidaban los asuntos de la tierra. Se predicaba la resignación ante el mal social y ello hacía que muchos invirtiesen sus esfuerzos en aguantar ante la adversidad en lugar de dirigirlos a transformar las condiciones insociales. Sí, es verdad que la religión aún sirve para entretener a algunos, cuando por el contrario todo en ella debiera ser liberador, favoreciendo el compromiso en el quehacer de un mundo mejor. Me explico.

Si por “religión” entendemos todas las formas y fórmulas litúrgicas utilizadas para expresar o vivir una fe, para nosotros los cristianos, su valor radicaría en la ayuda que nos prestase para “seguir a Cristo”, pues ese seguimiento es el contenido esencial de nuestra fe, es lo que nos hace “cristianos”. Uno no es cristiano por estar bautizado. El bautismo es un signo de la presencia en la persona de Cristo, que comienza a vivir en ella cuando decide “seguirle”. Seguir a Cristo consiste en un proceso de identificación con él, intentando conseguir cada vez más plenamente que la vida esté movida por los valores que movieron la suya, intentando tener sus mismas actitudes vitales, sus sentimientos y líneas de comportamientos fundamentales. Al acercarse a Jesús de Nazaret y conocerle el cristiano enseguida llega a saber que el núcleo de su fe, de su adhesión a Cristo, tiene que estar compactado por esa energía que llamamos “el amor-cristiano”, pues el amor ha sido el eje sobre el que giró la vida del nazareno. Esta fe en Cristo no nos apartará nunca del mundo. El peligro está en la religión.

No obstante creo que se puede decir que hoy la religión no es un peligro social, pues son, relativamente, pocos los que la practican. Y parece que cada vez menos. Ello ante la indiferencia de los jerarcas, que nada serio hacen por evitarlo. Además, entre los cristianos los hay comprometidos, inmersos en el mundo, como la levadura en la masa, para transformarlo. Pueden parecernos muchos los cristianos, pero se reduce a determinados momentos: procesiones de Semana Santa, peregrinaciones, las grandes concentraciones de jóvenes, masas en torno al Papa, etc. La religión puede distraer a algunos, pero no son muchos. Hay otras distracciones muchísimo más intensas y extensas. Algunos programas de televisión, algunas revistas, el futbol…; los entretenimientos de la era digital… También el egoísmo personal que hace que sólo nos preocupemos de lo que nos afecta. Sea lo que fuere, lo que sí es verdad es que la preocupación social, política, económica… no parece que abunde entre nosotros, más bien al contrario. Es la conclusión que hay que sacar del hecho de que a pesar de la llamativa corrupción que afecta a la clase política, todavía nos sigan gobernando los mismos en casi todas partes. España necesita una regeneración política integral que parece no son capaces de hacerla los políticos cuando tienen aún alguna cota de poder político. Necesitamos nuevos partidos políticos y nuevos políticos. De otro modo incluso pueden llegar a pensar que su conducta está refrendada por nosotros en las urnas.

Hay que insistir en la importancia tan decisiva que tienen las elecciones. Nuestro voto personal tiene un valor incalculable para posibilitar la regeneración ética de la sociedad. La abstención es una irresponsabilidad no sólo en las elecciones, sino en cada momento de la vida. Nadie responsable puede mirar para otro lado, nadie puede adoptar posturas derrotistas, porque, entre otras cosas, los más débiles de la sociedad son los que están siendo más perjudicados. Participar es clave. Desde el campo que sea hemos de luchar contra la indiferencia y poner en pie de compromiso a todos.

 

José Mª Álvarez

Todos en pie de lucha

Miembro del Foro Gaspar García Laviana

http://feadulta.com/es/buscadoravanzado/item/8751-reflexion-etica-contra-la-corrupcion.html

“María de Magdala. Una genealogía apostólica”


La mujer de Magdala

Perroni y Simonelli (San Pablo)

“Ya no hay que ocultar la importancia que tuvieron algunas mujeres en el Nuevo Testamento”

Isabel Gómez Acebo, 04 de junio de 2017 a las 10:03

La cadena del kerigma pascual se formó con testimonios masculinos que trataban de legitimar el protagonismo de los varones

  • Simonelli y Perroni, 'María de Magdala'
María Magdalena de '33'/>

María Magdalena de “33”

(Isabel Gómez Acebo).- Recientemente la Fundación Princesa de Asturias ha otorgado el premio de Ciencias Sociales a la historiadora Karen Armstrong por su trabajo en descubrir el origen de las religiones y su decurso histórico con la ilusión de alcanzar el entendimiento entre ellas. De esta manera pretende acabar con los enfrentamientos cruentos entre cristianos, judíos, musulmanes así como entre las diferentes sectas islámicas.

Ha coincidido en el tiempo con la presentación de un libro (San Pablo) María de Magdala. Una genealogía apostólica escrito por dos autoras italianas Marinella Perroni y Cristina Simonelli que también indagan sobre los orígenes de nuestra fe.

Un momento oportuno porque está sobre la mesa el tema del protagonismo femenino en la Iglesia Católica lo que no es baladí ya que en muchas partes del planeta se concede a las mujeres roles de gobierno, impensables hace unas décadas. Nuestra Iglesia no puede quedar apartada de esta dinámica a expensas de perder, no sólo a las mujeres, sino también a los jóvenes que piensan de otra manera.

Pudiera parecer que estas dos autoras, en sus análisis, estuvieran arrimando el ascua a sus sardinas, algo que en la medida que se van leyendo las páginas del libro se descubre que no es cierto pues hacen un análisis riguroso de los textos y no plantean hipótesis que no tengan validez.

Se dividen el libro en dos partes, la primera elaborada por Marinella Perroni trata de los textos que mencionan a María Magdalena en el Nuevo Testamento y la segunda, a cargo de Cristina Simonelli, nos narra sus apariciones en los apócrifos. Las dos autoras nos descubren que el protagonismo de la mujer de Magdala sufre deformaciones con el paso del tiempo, por involución en Mateo y Lucas y por evolución en Juan. Tampoco Pablo en la epístola a los Corintios alude a María en las apariciones del Resucitado lo que se puede interpretar de forma que la cadena del kerigma pascual se formó con testimonios masculinos que trataban de legitimar el protagonismo de los varones.

En los textos apócrifos vemos que la memoria de María Magdalena permaneció viva en muchas comunidades que fueron tachadas de gnósticas lo que no contribuyó a su difusión. También pudo influir, en su declaración de heréticas, el protagonismo femenino e incluso las sospechas sexuales que siempre acompañan a las mujeres, tanto si se exulta el erotismo como si se repele.

Mi moraleja es clara. Si analizamos el libro a la luz del siglo XXI descubriremos que las tradiciones de las mujeres en el movimiento de Jesús sufrieron modificaciones incluso durante las primeras décadas de la Iglesia. Las comunidades cambiaban las tradiciones según sus intereses y la mayoría lo hacían quitando importancia a las mujeres para estar acordes con la sociedad del Imperio Romano.

Hoy ocurre lo contrario pues nuestro mundo occidental defiende el protagonismo femenino, aunque sea de boquilla. Ya no hay que ocultar la importancia que tuvieron algunas mujeres en el Nuevo Testamento y yo me pregunto si no estaríamos obligados a hacer una labor semejante a la de las comunidades joánicas para poner de relieve figuras femeninas con protagonismo eclesial como la de María Magdalena. Sería una forma de respetar la tradición añadiendo elementos que permitan la apertura a nuevos roles femeninos en la sociedad eclesial.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

Para adquirir el libro, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2017/06/04/religion-iglesia-libros-maria-de-magdala-una-genealogia-apostolica-marinella-perroni-y-cristina-simonelli-san-pablo.shtml

Camerún; el obispo de Bafia habría sido asesinado


MTI/ Texcoco Mass Media/Juan Gabriel Cuevas P.
Publicada: Junio 08, 2017

ean-Marie Benoît Balla. VATICAN//TEXCOCO PHOTO

Fue encontrado en el río Sanaga. Además fue hallado otro sacerdote muerto

ROMA.- (Texcoco Press).- «Uno de los médicos que llevaron a cabo la autopsia me reveló que un brazo y una pierna de monseñor Balla resultan fracturados, mientras que los órganos genitales fueron mutilados. Con estos elementos podemos descartar con certeza la hipótesis del suicidio». No dejan lugar a dudas las palabras con las que el director del periódico «L’Anecdote» explicó a Radio France Internationale las últimas revelaciones sobre el caso de monseñor Balla, el obispo camerunés de Bafia que desapareció y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el pasado 2 de junio.

Por el momento no existen ni versiones ni declaraciones oficiales por parte de los investigadores, así como tampoco de la jerarquía católica, pero los rumores de un posible plan para eliminar a Balla se hacen cada vez más reales.

El cuerpo del religioso, poco después de que fuera hallado, fue trasladado a la capital Yaoundé para la autopsia. El examen fue encomendado a un equipo de médicos del que formaba parte también el experto designado por la Conferencia Episcopal. Según las primeras revelaciones, los signos hallados en el cadáver de Balla, se relacionarían con una tortura, además de excluir la primera hipótesis del suicidio. «Francamente —explicó en una conversación telefónica con Vatican Insider el padre García Fernando, superior provincial de los Javierianos en Camerún— yo nunca creí que Balla se hubiera quitado la vida. Es un evento extremo para todos, mucho más para un obispo. Me pareció inmediatamente una maniobra para desacreditar a la Iglesia y para poner en circulación rumores inquietantes. También el caso de la muerte del padre Jean Armel (el joven rector del Seminario de Saint André cuyo cuerpo sin vida fue hallado en la propia habitación dos semanas antes de la muerte de Balla, ndr.) inmediatamente hablaron de un suicidio. Pero puedo garantizarle que hablé con una de las monjas en servicio allí y me dijo que la noche anterior el padre Jean se había sentido mal. En su caso, estoy seguro de que se trató de una mente natural. En el caso del obispo de Bafia, podemos hablar, sin duda, de homicidio». ¿Por qué, entonces, habría sido asesinado el obispo de Bafia? ¿Quién se beneficia desacreditando a la Iglesia con la difusión de falsas noticias?

«Probablemente los mismos ambientes —responde el padre García. Aquí en Camerún hay muchas realidades, movimientos ambiguos que tratan de dañar a la Iglesia. Grupos muy fuertes, vinculados con el poder o sociedades secretas como la Orden de la Rosa Cruz. La muerte de Balla sigue siendo un misterio. No recuerdo que haya emprendido nunca campañas públicas o que haya puesto en marcha batallas a nivel nacional como para justificar una oposición tan violenta».

«Yo creo más en la pista interna de la Iglesia católica y en sus conexiones con grupos de poder en el gobierno —sostiene un periodista camerunés que prefiere mantener el anonimato por razones de seguridad. Hay mucha tensión por el momento en nuestro país y puedo decir con certeza que estamos frente a verdaderas “faidas” dentro de la Iglesia y entre la Iglesia y el poder político. Según mi opinión, hay que buscar en esos ambientes los motivos del homicidio de Balla».

La investigación judicial, que comenzó un día después del hallazgo del cadáver en el río Sanaga, tendrá que aclarar el caso y ofrecer respuestas a muchas preguntas pendientes (todavía circulan algunas teorías sobre un presunto tráfico para ambientes pederastas a los que Balla se habría opuesto fieramente).

Mientras tanto, en un país todavía sacudido por esta historia dramática, llega la noticia de una nueva muerte en los ambientes eclesiales: otro sacerdote, Ndi Augustin, fue hallado sin vida el 7 de junio en su habitación de Nguti, departamento de Kupe-Manengumba, en la zona sud-oriental anglófona de Camerún. «Por la mañana no se presentó al desayuno —declararon personas cercanas al sacerdote a cameroon.net—; fuimos a buscarlo y encontramos su cadáver».

Es la tercera muerte en tres semanas. Y en los tres casos eran sacerdotes católicos.

VATICAN/LUCA ATTANASIO

http://www.alianzatex.com/nota.php?nota=N0048825

Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: