MI EXPERIENCIA COMO PRESBITERA CATOLICA ROMANA. OLGA LUCIA ALVAREZ BENJUMEA. ARCWP*


 

DIÁLOGOS CORTOS, CON LAS COMUNIDADES.

¿Me permiten compartir mi experiencia como presbitera en mis 7 años de ordenada?

¡Gracias! Con su permiso les voy contando.

Cuando fui ordenada, mis amistades cercanas, me cuestionaron, de pies a cabeza:

“Para que te has hecho cura?, ¿para ser iguales a los curas? “Vestidas, iguales?”, “Celebrando igual que ellos?”. “Necesitamos curas, sí, pero diferentes de ellos”. “Muy fácil, ser cura, solo buscan el poder, y que les rindan pleitecia”, “Todo muy cómodo, solo esperan que al templo les llegue la gente”. “¿A ustedes, por qué las rechaza la Iglesia?

Mis respuestas: Me he hecho cura, para dar a conocer el Evangelio, rompiendo los muros y distancia entre el altar y lo fieles, siguiendo el ejemplo de las pioneras del Evangelio: Maria, la madre de Jesús, que sale corriendo, llevándolo en su vientre, a compartirlo con su prima, pasando por terrenos peligrosos y Maria de Magdala, que tambien tiene prisa de llevar el anuncio, según le entregó Jesús, para llevarlo a sus amigos en Galilea. Aunque los muchachos no le creyeron mucho. Parece, que eso mismo sucede, hoy. No les parece?

El alba que uso es una manta Guajira. Me coloco mis adornos y aretes y hasta un poco de perfume.

No tenemos templos. Vamos donde nos llamen, pidan un servicio, busquen y apoyen.

Voy a pie, en bus, en el Metro. o en el Transmilenio (Bogotá) . No tengo guardaespaldas.

Las bendiciones y gracias sacramentales, gratis las recibimos de Dios, gratis, las compartimos.

La Iglesia, no nos rechaza. La Iglesia son ustedes, somos todos/as.  No, nos hemos salido de la Iglesia. Nadie, me puede borrar, arrebatar, o quitar, mi Bautismo. En la Jerarquía Eclesiástica, hay una norma escrita por los hombres, es el Canon 1024, que dice: “solo pueden ser ordenados, hombres bautizados”.  Es una Ley, bastante extraña. Estamos pidiendo sea abolida, y para ello esperamos contar con la ayuda de ustedes. El asunto es más de la Cultura y la Sociedad, que religioso, por eso les atañe a todos ustedes, con más razón.

Creo, el Evangelio tiene rostro femenino.

Hay otro Canon bien interesante y no tan negativo, pero, no se aplica,el 1026 dice: “Es necesario que quien va a ordenarse goce de la debida libertad; está terminantemente prohibido obligar a alguien, de cualquier modo y por cualquier motivo, a recibir las órdenes, así como apartar de su recepción a uno que es canónicamente idóneo”.

Hasta aqui mis hermanxs. Otro día continuamos…

 

*Presbitera Católica

 

 

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Jaime Ernesto Enciso G.
    Jun 09, 2017 @ 16:02:31

    Felicitaciones a la Revma. Olga Lucía y a los feligreses que tienen el privilegio de contar con ella como pastora. Sé del serio compromiso de ella para acompañarlos y orientarlos en el camino espiritual de la vida. Por supuesto, ella tendrá interesantes anécdotas de su ejercicio pastoral que leeremos con gran atención. Lamento vivir un tanto lejos porque la oportunidad de interactuar con ella, aprovechar su sabiduría y colaborarle en su trabajo, es casi inexistente. En todo caso, en mis oraciones ella ocupa lugar preferente. Muchas gracias por compartir parte de su experiencia y gran abrazo en Cristo. JEEG.

    Responder

  2. Leila Rosa Betancur Díez
    Jun 10, 2017 @ 23:35:34

    Olga Lucía, querida Obispo, hermana y amiga. Si la institución eclesial tuviera una organización democrática, la legalización de las presbíteras de la ARCWP no tendría el menor tropiezo, lo resolveríamos a punto de votación popular. Los inconvenientes no provienen de nuestra falta de voluntad para votar por la derogación del canon 1024. Yo creo que ustedes tienen muy claro que no hay argumentos de peso para impedir la ordenación de nosotras las mujeres. Es cuestión tradición según la cultura patriarcal que heredamos y que ya está los signos de los tiempos se están encargando de socavar. A ustedes las han ordenado porque han demostrado su voluntad de servicio a la comunidad a nombre del evangelio y porque como tu lo has dicho en repetidas ocasiones, en conciencia, cuando se trata de cosas que atañen al bien común “hay que obedecer a Dios y no a los hombres”. Las leyes actuales, primero fueron costumbres. Esperemos entonces que se instaure la costumbre de las servidoras presbíteras, y que ante los hechos, la evidencia termine por convencer al statu quo eclesial. Lo importante es que ustedes sigan luchando y sirviendo al pueblo. No se desanimen que la razón y el corazón están con ustedes.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: