COLOMBIA: Los pensionados cercan a Santos Razones legales y sociales le impedirían objetar el proyecto de reducción de su aporte a salud


RED-GES
Director: Octavio Quintero
El activista social de los pensionados, don Antonio Guihur Porto, responsabiliza al presidente Santos de una eventual derrota del candidato presidencial, Germán Vargas Lleras en las elecciones del 2018, si no sanciona el proyecto de ley que reduce el aporte de los pensionados a salud.
Resulta que tanto Santos como Vargas Lleras, en su calidad de candidatos a Presidente y Vicepresidente, respectivamente, en las elecciones del 2014, se comprometieron a apoyar la reducción del mencionado aporte si resultaban elegidos en esa campaña presidencial.
A una semana de la segunda vuelta electoral, Santos dijo:
(…) “Hay un proyecto de ley en el Congreso y yo voy a apoyarlo”… Y poco después, Vargas Lleras, agregó por su lado: (…) “No hay derecho, (…) vamos a unificar el régimen para que los pensionados coticen en igualdad de condiciones a como lo hacen todos los trabajadores del país”.
Es decir, ambos hicieron promesa que los vinculaba a la suerte del proyecto, y aunque Vargas Lleras ya no sea el Vice, eso es lo que le recuerda Guihur Porto en la siguiente carta:
Distinguido Dr. Vargas Lleras:
Como usted muy bien sabe, en la pasada campaña para la reelección presidencial del presidente Santos como candidato a ser reelegido presidente y usted, como fórmula de vicepresidente, tanto el presidente Santos como usted, se comprometieron públicamente con la promesa de que si ustedes lograban el triunfo como presidente y vicepresidente, reducirían el injusto aporte a la salud de TODOS los pensionados del país del 12 al 4% esgrimiendo en las plazas públicas los argumentos de injusticia social con los pensionados en los términos que puede leer más adelante en el mensaje que por este medio se envió al presidente Juan Manuel Santos en el día de ayer 23 de Junio de 2017.
¿Por qué estaría en riesgo su próximo triunfo electoral? Porque como usted recordará muy bien, después de la segunda vuelta electoral de las pasadas elecciones presidenciales, el triunfo de Santos como presidente y el de usted como vicepresidente, estaba en “aprietos” con su más inmediato contendor electoral y por ello “acudieron” a ganarse la preferencia de los dos millones de pensionados. Con sus promesas públicas todos los pensionados del país, unidos en las diferentes asociaciones de pensionados y a través de todas las redes sociales y redes especiales virtuales de pensionados, hicimos campañas masivas para ir a las urnas y votar en favor de ustedes, lo cual ocurrió de manera abrumadora y usted ya conoce el resultado.
Si el presidente Santos no sanciona el proyecto de ley en comento a favor de los pensionados, además de no honrar sus palabras de promesa y las suyas, usted en su nueva aspiración no contaría con más de un millón de votos que los pensionados junto con varios miembros de nuestras familias estamos en capacidad de aportar como se hizo en la pasada contienda electoral.
Carta al Presidente
El líder de los pensionados, por el que pasan todos los mensajes de la RED-GES (Grupo Editorial El Satélite), también le escribe al presidente Santos y le recuerda, que:
(…)
Los dos millones de  pensionados del país unidos en todas las redes sociales confiamos en que usted honrará sus públicas palabras de compromiso de reducir del 12 al 4% el aporte de salud de todos los pensionados cuando estaba en su campaña de reelección presidencial y en las plazas públicas expresó  textualmente: “Hay un proyecto de ley en el Congreso y yo voy a apoyarlo. Eso en plata blanca quiere decir que se aumenta el ingreso (…) Ustedes han sido las víctimas de un sistema lleno de dificultades, de burocracias, inclusive de corrupción”…, palabras de compromiso que ratificó su fórmula de campaña, el Dr. Germán Vargas Lleras, hoy puntero en las encuestas para las elecciones del 2018 cuando también expresó públicamente: “No hay derecho, y no puede ser que cualquier trabajador colombiano esté cotizando en materia de salud el 4% y los jubilados el 12%. Los jubilados en Colombia no tienen ingresos diferentes, por lo que vamos a unificar el régimen para que los pensionados coticen en igualdad de condiciones a como lo hacen todos los trabajadores del país”.
No solamente los pensionados, sino también todo el pueblo colombiano, está con la máxima expectativa de que tanto usted como presidente y el Dr. Germán Vargas Lleras como vicepresidente (hasta hace poco) y candidato presidencial para el 2018 con alta opción de triunfar, demuestren la dignidad de honrar sus promesas y compromisos sancionando a favor el proyecto aprobado en la plenaria del senado del pasado 20 de junio y no permitir que nada ni nadie se interponga en demostrar a todo el país  la honradez de sus públicas palabras.
¿Hay aval del gobierno?
Muchos excelsos juristas, amigos de los pensionados, les han estado suministrando asistencia en su lucha final, en caso de que el presidente Santos insista en objetar el proyecto ya aprobado por unanimidad por el Congreso.
Ahora se discute si lo contemplado en el voto programático (ley 131 del 94) no cobija, por extensión, al Presidente de la República, cuando habla de que los gobernadores y alcaldes tienen que cumplir con sus promesas a los electores.
Y más aún, puede considerarse aval oficial sobre el mismo caso, la suscripción del acuerdo tripartito (gobierno, empresarios y trabajadores) que dio como resultado el incremento del salario mínimo del 2014 que incluía taxativamente el punto referente a la reducción de la cotización de los pensionados a salud.
En este sentido, también redobló su defensa del proyecto, la Corporación de Pensionados de la Universidad del Valle (CORPENUV),  que preside otro fogoso líder social, Arnoldo Ramírez Barco.
Su nota al Presidente, dice:
Excelentísimo Señor Presidente Santos:
Los pensionados del país sentimos un gran alivio y una rara sensación de justicia social cuando usted y su Ministro de Trabajo de entonces, el doctor Rafael Pardo Rueda, suscribieron  el 24 de diciembre de 2013 el ACUERDO de la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales (CPCPSL), para el reajuste del salario mínimo legal y el subsidio de transporte para el año  2014, en el cual se incluyó como punto 4: (…) “eliminar el aporte obligatorio de salud para la población pensionada, se pedirá incluirla en el proyecto de ley que modifica el Sistema General de Salud que cursa en el Congreso de la República”.
Usted y su ministro firmaron dicho Acuerdo en el seno de la CPCPSL, en la cual participaron también los gremios económicos SAC, Consejo Gremial, ANDI, FENALCO, ASOBANCARIA y ACOPI, las centrales de trabajadores CTC y CGT y la organización de pensionados CPC.
Este Acuerdo fue suscrito después de siete reuniones de la CPCPSL, y se presume que el gobierno nacional, por lógica, debió haber estudiado las implicaciones financieras y las fuentes de recursos para las medidas acordadas.
El Ministro de Trabajo de entonces, doctor Rafael Pardo Rueda, con su aquiescencia, radicó en la Cámara en mayo del 2014 la iniciativa de adicionar al proyecto de ley de reforma en la salud, la reducción de los aportes a salud de los pensionados del 12 al 4 %. Es de resaltar que el proyecto presentado por el ejecutivo no elimina los aportes de los pensionados a salud, como se pactó en el Acuerdo de la CPCPSL, sino que propuso su reducción del 12 % al 4 %. Los pensionados aceptamos ese cambio como muestra de nuestro apego a la equidad y a la  justicia social en el tratamiento a los trabajadores activos y a los pensionados, al disponer que ambos estamentos aportáramos el 4 % a Salud.
De la iniciativa radicada por el ejecutivo surgió el proyecto de ley 183/2014, Cámara, exactamente con el mismo propósito, desligándolo de la ley estatutaria de la salud, para obviar el complejo trámite de ésta que se preveía muy engorroso, proyecto que se hundió por falta de debate oportuno en plenaria de la Cámara, y en cuya sustitución surgieron entonces los proyectos 062/2015, Cámara, y 170/2016 Senado, exactamente con el mismo contenido que aquel.
A sólo una semana de su reelección, usted comprometió su palabra con los pensionados al expresar ante la opinión nacional su disposición de apoyar el proyecto sobre la reducción de aportes a salud, en los términos que tantas veces le hemos recordado a lo largo de este debate.
Por lo anterior es que ahora su posible actitud ante el proyecto acapara la atención del país después de su aprobación por unanimidad en Cámara y Senado. Independientemente del concepto de juristas que consideran que, por extensión, a usted también le cobija el llamado “voto programático” que obliga a los candidatos de elección popular a cumplir con lo prometido a los electores, estamos a la expectativa de que usted cumpla su compromiso de candidato-presidente con los pensionados.
Cerca de dos millones de  pensionados hemos reconocido su talante democrático y su apego a la equidad y la justicia social en sus decisiones y por ello no hemos vacilado en apoyar sus políticas, incluida la lucha por la paz. Usted sabe que el ingreso de los pensionados tiene una reducción igual o superior al 40 % al migrar de trabajador activo a jubilado, salvo para trabajadores que devengaban un salario mínimo mensual. El cargarles el inequitativo 12 % para salud afecta notoriamente sus calidades de vida y las del enjambre de hijos y descendientes que no encuentran posibilidades laborales en el país y que tienen  en el pensionado la única fuente de sustento. Rebajar este aporte al 4 % tiene enorme significado y trascendencia  social.
Por lo anterior, nos ha causado desasosiego la información originada en  el Ministerio de Hacienda y difundida por distintos medios, afirmando que usted objetará el proyecto de ley aprobado, oponiéndose a que se convierta en ley, presuntamente porque el gobierno no dispone de 3,1 billones de pesos que costaría su implementación, en contraste desproporcionado  con los 13 billones de pesos que asumió el año pasado la nación a través del CREE por la exoneración a las grandes y medianas empresas del pago del 8,5 % por aportes a salud de sus trabajadores, y con las billonarias utilidades del sector financiero por el generoso tratamiento otorgado  en las últimas reformas tributarias. De seguro, con un poco de análisis e imaginación se encontrará la fuente de recursos, como ha sucedido con cuantiosas asignaciones por protestas sociales o por contratación oficial oscura y escandalosa, como el caso de REFICAR.
También se esgrime que el proyecto no contó con el aval del ejecutivo. ¿Pero, podrá pedirse  más aval que el sometimiento a consideración del Congreso por parte de su entonces ministro Rafael Pardo Rueda, con su consentimiento, el proyecto de ley 183/2014, Cámara, que se hundió por falta de debate oportuno, surgiendo entonces, como ya se dijo, el proyecto que en estos momentos se encuentra en su despacho para sanción presidencial?
Los pensionados y el país entero esperamos que usted se mantenga fiel a los compromisos  suscritos en el Acuerdo de la CPCPSL de diciembre 2013, refrendados durante su campaña de reelección presidencial y materializados en el proyecto presentado por su entonces ministro de Trabajo, Pardo Rueda. Esperamos, se reitera, que, como un gesto de buena fe y lealtad con las centrales obreras y los pensionados, usted culmine dignamente la refrendación y materialización de sus compromisos mediante la sanción de la ley correspondiente, lo cual constituiría también un gesto de reciprocidad, respeto y acatamiento a la voluntad unánime de las dos cámaras legislativas que tan fielmente lo han acompañado en sus iniciativas. Este es el Presidente con el que esperamos seguir contando.
En lo posible, solicitamos una audiencia para la Alianza Nacional de Pensionados con usted y los ministros de Hacienda y de Trabajo, antes de que tome una decisión sobre esta materia.
Epílogo
Todo esto se le refresca ahora al Presidente, en momentos en que el viceministro de Hacienda, Andrés Escobar, ha salido anticipadamente a decirle a los medios que la objeción es inevitable por vicios de procedimiento y por inconstitucional.
La lucha se pone buena, diría un jurista; movida, diría un periodista; tensa, dicen los pensionados que están decididos a poner en esta última etapa de su lucha social por la reivindicación de sus derechos a la igualdad y a la vida digna, toda la carne en el asador.
Fin de folio.- Guerra avisada no mata soldado
Remitido al e-mail
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: