PARA QUE DESPUÉS NO ME DIGAN QUE NO SE LOS ADVERTÍ


Sí, así es: Me creo profeta, visionario o adivino, como la mayoría de los viejos.

La diferencia es que a mí no me da pena reconocerlo y ahora, a ésta edad, no me afecta (por mucho tiempo) que me ha ganan buying, matoneo o que me la monten, como decíamos en mi tiempo.

Ya un gran número de seducidos por el poder han empezado a armar toldas, o toldos en las plazas de mercado, allí donde se junta mucha gente. Y ellos llegan con escoltas, policías, periodistas y mucho, pero mucho miedo.

Han empezado a escribir columnas y listados de promesas.

A contratar discursos, publirreportajes, fotógrafos, jefes de campaña, de prensa, asesores de imagen, maquilladoras, campaneros, recolectores de ofrendas, de tributos, apostadores que piden que ya comiencen las apuestas y mil personajes como los que preparan citas, con líderes de pueblo y de barrio, en casas de ancianitos, con directores de internados, con indigentes, con putas y jefes de colectivos y minorías, para lograr que las mayorías voten por ellos.

Se comienzan a reunir con contratistas y a planear consorcios, y uniones temporales y rutas de escape por si de pronto, quién sabe, a lo mejor se presenta un derrumbe, una inundación o cambian de fiscal y llega uno que no esté untado.

¡Ojo! pueblo ignorante. Pueblo desmemoriado. Pueblo ingenuo. Pueblo dormido. Pueblo desprevenido. Pueblo aguantador, pueblo sufrido…Pueblo pe…nitente.

Yo que me las doy de que no como cuento, de que no trago entero, de que no creo en la historia, quiero decirles que en este trance, la historia es una ciencia auxiliar de los posibles votantes, de los abstencionistas, en general de los ciudadanos.

Se nos vienen presentando, insinuando, sugiriendo, proponiendo, exhibiendo, mostrando, coqueteando, desfilando, un sin número de candidatos y de candidatas. No digo que por millones y millonas, pero la verdad es que son muchos los que quisieran sentarse allí donde se sentó Bolívar y de dónde quiso sacarlo Santander.

Ojo con esos y con esas. No se olviden que debemos estudiar cuidadosamente sus hojas de vida, sus libretas de calificaciones, sus cartas de recomendación, sus palabras, sus escritos, sus ejecutorias y sus silencios y sus escondidas.

Pregúntense sinceramente:

¿Y… éste quién es?

¿De dónde salió?

¿Y…quién es su papá y su mamá?

¿Y…ellos a qué se dedicaban?

¿Y qué dicen de ellos los vecinos?

¿Pagaban sus deudas?

¿Y con el dinero de quién las pagaban?

¿Dónde fue que estudió ese angelito?

¿Por qué lo echaron de ese colegio?

¿Y por qué lo recibieron en ese otro colegio?

¿Y se graduó de qué y con qué tesis? ¿Verdaddddddd?

¿Y dónde trabajó, qué cargo ocupo y que logros tuvo y entonces por qué le cancelaron el contrato?

¿Y qué ha escrito y quién lo publicó?

¿Qué lo acusaron de qué?

¿Y por qué  no declaró y se quedó callado?

¿Y con quién y dónde se toma los traguitos?

¿Y en qué invierte?

¿Y cómo se gana la papita?

¿Y conoce el Chocó o sólo en fotos?

¿Y sabe ir en bus o en metro a la comuna 13?

¿Sabe con cuánto se hace un buen sancocho para 8 personas?

¿Y es capaz de administrar solventemente un salario mínimo, para que una familia de 6 personas, 2 de ellos escueleros, lleguen  fin de mes, pagando arriendo en Tunjuelito?

Ah. ¿Y si conoce también a Colombia, dígame dónde queda Tunjuelito?

¡Ojo con eso compañeros!

Después no me digan que no se los advertí.

 

León M.N. Julio 9 de 2017.

 

remitido al e-mail

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: