Ma­ría Mag­da­le­na, una mu­jer lla­ma­da por Je­sús a ser Após­tol de la Igle­sia


Publicado hace 14 horas – 


“La ex­pe­rien­cia de la re­su­rrec­ción que vive Ma­ría Mag­da­le­na es pro­fun­da y exis­ten­cial. Ella se acer­có al se­pul­cro con el co­ra­zón col­ma­do de la tris­te­za y la so­le­dad de quien ha per­di­do un ser que­ri­do, y al lle­gar allí, el do­lor y la de­silu­sión de no en­con­trar el cuer­po de Je­sús le im­pe­dían ver­lo y re­co­no­cer­lo vivo.

Enton­ces Je­sús, to­man­do la ini­cia­ti­va, la lla­ma por su nom­bre. Ella al sen­tir­se in­ter­pe­la­da per­so­nal­men­te, ex­pe­ri­men­ta den­tro de sí una fe­li­ci­dad tan pro­fun­da que cam­bia­rá su exis­ten­cia y que está des­ti­na­da tam­bién a trans­for­mar la exis­ten­cia de todo hom­bre y mu­jer”. Pa­la­bras de Papa Fran­cis­co en su Ca­te­que­sis del 17-5-2017.

Cuan­do Je­sús de Na­za­reth em­pe­zó su vida pú­bli­ca, eli­gió 12 após­to­les, doce hom­bres que for­ma­rían su com­pa­ñía y que cum­pli­rían jun­to a Él, un tiem­po de mi­sión, una con­vi­ven­cia en el ca­mino de la pre­di­ca­ción; pero ¿y las mu­je­res? ¿qué pa­pel jue­gan en esta com­pa­ñía de Je­sús?Je­sús no “eli­ge” a Ma­ría Mag­da­le­na, pero con­sien­te en ser ele­gi­do por ella. Je­sús acep­ta el paso que da la mu­jer ha­cia Él, como los pa­sos que da el alma enamo­ra­da, en bus­ca del Es­po­so.

En la ima­gen del cua­dro ve­mos los sig­nos que iden­ti­fi­can la con­ver­sión de la Mag­da­le­na: la mano en el co­ra­zón para in­di­car el re­co­no­ci­mien­to de su pa­sa­do y el arre­pen­ti­mien­to, y los pies des­cal­zos, que siem­pre son signo de to­car el ca­mino san­to del Se­ñor. Ma­ría Mag­da­le­na eli­ge a Je­sús, y en­ju­ga sus pies con un per­fu­me de nar­dos y des­pués uti­li­za sus pro­pios ca­be­llos para de­mos­trar su in­fi­ni­ta de­vo­ción, la fuer­za de su con­ver­sión. Y Je­sús se deja ele­gir por ella. Y de­ja­rá que le siga en todo el ca­mino has­ta el pie de la cruz.

Ma­ría Mag­da­le­na no es lla­ma­da após­tol por las es­cri­tu­ras, pero su pre­sen­cia es in­se­pa­ra­ble de la de Je­sús. Has­ta el ex­tre­mo de ser ella, la que pri­me­ro pue­de re­co­no­cer a su Se­ñor re­su­ci­ta­do. Y Je­sús la lla­ma, por su nom­bre, como an­tes ha­bía lla­ma­do a to­dos los após­to­les. La re­ve­la­ción de Dios he­cho hom­bre a tra­vés de la Re­su­rrec­ción, ella la vive pri­me­ro que to­dos, si­tuán­do­la a la al­tu­ra de los gran­des pro­fe­tas del AT, de los cua­les se sir­ve Dios para ha­blar con su pue­blo.

Ma­ría Mag­da­le­na lava los pies de Je­sús a pe­sar de ser una mu­jer im­pu­ra, y Je­sús atien­de esta de­vo­ción con in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia. Je­sús mis­mo lava los pies de sus após­to­les en su úl­ti­ma cena, ha­cien­do suyo ese ras­go de ser­vi­cio y en­tre­ga de la mu­jer.

Des­de el año 2016 el día 22 de ju­lio Ma­ría Mag­da­le­na es “ce­le­bra­da” li­túr­gi­ca­men­te como el res­to de los após­to­les.  Es­cu­cha­mos a tra­vés de Ra­dio Va­ti­cano, el tes­ti­mo­nio de fe viva de los oyen­tes de la ra­dio del Papa, so­bre este re­co­no­ci­mien­to a la fi­gu­ra de la san­ta.

(Isa­bel Can­tos – RV)

http://www.agenciasic.es/2017/07/21/maria-magdalena-una-mujer-llamada-por-jesus-a-ser-apostol-de-la-iglesia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: