El obispo asiste a la reunión del ICE para representar a la madre que teme la separación del niño


9 de agosto de 2017

20170808T1518-11039-CNS-BORDER-BISHOPS-DEPORTATION.jpg

El obispo Mark Seitz, de El Paso, Texas, ora con María De Loera y su hija de 8 años, Alia, el 7 de agosto. Seitz fue a la jefatura de El Paso de ICE para presentarse a María y con su abogado pedir su orden de deportación Para ser reconsiderado. (CNS / cortesía de Dylan Corbett, Hope Border Institute)

WASHINGTON – Después de enterarse de la situación de un niño herido por el cáncer cuya madre estaba enfrentando una deportación inminente, un obispo fronterizo de Estados Unidos, el obispo de Texas, Texas, Mark Seitz, decidió pagar una visita en el hospital.

El 7 de agosto, rezó en un hospital de Texas con Alia Escobedo, una niña de 8 años, enferma de cáncer de hueso, y su madre María De Loera, la única cuidadora del niño, antes de dirigirse a una reunión con funcionarios de inmigración, Una audiencia en la que la madre debía presentarse para ser deportada, pero en la que el obispo asistía en su lugar.

“Me informaron de la situación durante el fin de semana, oí rumores”, dijo Seitz en una entrevista telefónica realizada el 7 de agosto con Catholic News Service. “Como párroco, uno de los ministerios más gratificantes fue a través de los enfermos, siempre me sentí cerca de los niños que estaban enfermos”.

En el hospital, dijo, leyó las Escrituras con la madre y la hija, que son católicas, y oraron. Dijo que trató de tranquilizar a la madre de que había mucha gente tratando de ayudar.

“Fue un placer poder conocerlos y espero traer un poco de consuelo a este niño pequeño”, dijo. “Son increíblemente resistentes, esta mamá mató a su esposo en Ciudad Juárez, se escapó a El Paso corriendo por su vida y cuando llegó aquí a su hija menor se le diagnosticó cáncer de hueso”.

Actualizamos nuestro sitio web! Envíenos una línea a redesign@ncronline.org para decirnos lo que piensa. Valoramos sus comentarios.

Los últimos dos años y medio se han llenado, no sólo con tratamientos en el hospital, sino también con la amenaza de deportación. Una petición de asilo De Loera presentada en 2014 fue denegada al año siguiente, y desde entonces, ha estado en proceso de ser retirada del país por funcionarios de inmigración.

Seitz, junto con otros clérigos, acompañó al abogado de De Loera para ver a funcionarios de la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos, también conocidos como ICE, “para reconsiderar … dadas las circunstancias”, dijo.

Dijo que se reunió con un trabajador de casos y un supervisor, así como otros funcionarios.

“Creo que fueron relativamente receptivos”, dijo.

El 8 de agosto, funcionarios de ICE concedieron a De Loera una estancia de seis meses para continuar vigilando a su hija durante el tratamiento, dijo Dylan Corbett, director ejecutivo del Instituto Hope Border, que también ha estado involucrado llamando la atención sobre el caso. En la cama de su hija, De Loera lleva un monitor de tobillo emitido por el ICE para rastrear su ubicación aunque no haya cometido un crimen y haya llegado buscando asilo, dijo Corbett.

“María y Alia son el rostro humano de un sistema de inmigración roto y la aplicación militar fronteriza”, dijo el Instituto Hope Border en una declaración por correo electrónico. “Son la razón por la que estamos luchando por la reforma y por una frontera más humana”.

“Estoy preocupado por el hecho de que tuvimos que interceder en nombre de esta madre en estas circunstancias”, dijo Seitz a CNS, porque muestra que “incluso las razones humanitarias más obvias para permitir que una persona se quede ya no son suficientes . ”

Seitz hizo los titulares en julio debido a una carta pastoral en la que denunció la “demonización de los inmigrantes” y rogó a otros por la compasión y la solidaridad. Dijo que es consciente de que incluso entre los católicos, la cuestión de la inmigración puede provocar desacuerdo.

“Les pido que traigan estas cuestiones a su oración”, dijo. “Y también, para conocer a un inmigrante reciente y, sobre todo, para conocer a alguien que huyó aquí sin la oportunidad de arreglar documentos porque huían de sus vidas, antes de decidir cuál sería la resolución adecuada de estos casos”.

20170808T1518-11040-CNS-BORDER-BISHOPS-DEPORTATION.jpg

El obispo Mark Seitz, de El Paso, Texas, habla a los reporteros antes de asistir a una reunión del 7 de agosto con funcionarios de inmigración para tratar de detener la deportación inminente de María De Loera, cuya hija de 8 años está en un hospital de Texas por cáncer de hueso . (CNS / cortesía de Dylan Corbett, Hope Border Institute)

Jesús, dijo, habló a las preguntas de la ley y reconoció que hay la ley de Dios y las leyes humanas, y las leyes humanas pueden ser buenas o pueden ser malas.

“Las malas leyes necesitan ser cambiadas ya veces las leyes malas no pueden ser seguidas,” él dijo. “Un ejemplo es la ley que permite el aborto, sólo porque la ley dice que está bien, no lo hace bien”.

También pidió a otros que pensaran en las circunstancias que llevan a otros a huir de sus países de origen.

“Si alguno de nosotros viviera en una situación, en un país donde hay violencia extrema, haríamos lo que fuera necesario para encontrar una situación de seguridad, aunque significara cruzar una frontera”, dijo. “Lo haríamos si nuestros hijos estuvieran hambrientos y no diríamos ‘Supongo que nos quedaremos aquí y veremos a nuestros hijos morir’. Nadie haría eso, haríamos lo que fuera necesario “.

https://www.ncronline.org/news/justice/bishop-attends-ice-meeting-mother-fearing-separation-child

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: