Australia sopesa eliminar el secreto de confesión en casos de curas pederastas


Una comisión oficial recomienda que se impongan sanciones penales contra aquellos que no denuncien un caso de abuso sexual, incluyendo a los que reciben la información en la confesión religiosa

El cardenal George Pell, sospechoso de pederastia y de proteger a curas pedófilos. en conferencia de prensa en el Vaticano en junio.
El cardenal George Pell, sospechoso de pederastia y de proteger a curas pedófilos. en conferencia de prensa en el Vaticano en junio. CORDON PRESS

La comisión australiana que investiga el abuso sexual de menores en instituciones religiosas y públicas del país recomendó este lunes una reforma del sistema penal, que incluye cambios legales para que se puedan denunciar casos revelados en confesión. El informe Justicia Criminal propone que se impongan sanciones penales contra aquellos que no denuncien un caso de abuso sexual,incluyendo a los que reciben la información durante la confesión religiosa. La Comisión Real— el tipo de órgano de investigación más importante que puede encargar el Gobierno en Australia— comenzó sus pesquisas en 2012. Según sus cálculos, un 7% de los sacerdotes católicos que trabajaron entre 1950 y 2010 en el país fueron acusados de abusos sexuales.

El informe destaca que no se debe otorgar “ninguna excusa, protección o privilegio” a los sacerdotes que no alerten a la Policía [de los delitos] por considerar que la información sobre los abusos sexuales se obtuvo mediante la confesión religiosa”. “La Comisión Real ha oído de casos en ambientes religiosos en los que los agresores que hicieron una confesión religiosa sobre el abuso sexual de niños continuaron con sus ofensas y buscaron perdón”, añade el documento.

La Iglesia Católica, con fuerte presencia en Australia, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos a menores cometidos por unos 1.880 miembros de esta institución, sobre todo hermanos legos y sacerdotes, entre 1980 y 2015, aunque algunos casos se remontan a la década de 1920. A principios de año, varios arzobispos australianos admitieron que la respuesta de la Iglesia Católica del país ante los casos de pederastia había sido equivocada y lindó con la “negligencia criminal”.

No solo la Iglesia Católica ha sido objeto de denuncias, sino que 1.100 personas acusaron a miembros de la Iglesia Anglicana de haber abusado sexualmente de menores durante un período de 35 años. El 22% de los australianos es católico, y el 13% es anglicano, según el centro nacional de estadísticas. Ambas confesiones pierden fieles desde hace décadas.

La Comisión Real persigue mejorar la atención a las víctimas y sancionar con mayor severidad a los agresores como a aquellos que “fracasan” en la protección y en la denuncia de los casos. “Los casos de abusos sexuales son generalmente ‘palabra contra palabra’ y carecen de testigos o evidencias científicas o médicas. Los demandantes generalmente tardan años o décadas en denunciar el abuso”, dijo el director ejecutivo de la Comisión, Philip Reed, en un comunicado.

Tras conocerse el informe, el director ejecutivo del Consejo de Verdad, Justicia y Reconciliación de la Iglesia Católica, Francis Sullivan, dijo que si las recomendaciones se convierten en ley, los miembros del clero se verán obligados a “obedecer la ley o sufrir las consecuencias”. Entre las 85 recomendaciones del informe se incluye la de la reforma legislativa para que los delitos de pederastia sean sancionados con los estándares vigentes y no con los de la época en que se cometió el delito, aunque limitando la pena máxima. También la de permitir un mayor uso de pruebas por parte de víctimas múltiples respecto a un agresor común, la ampliación de la definición de seducción de un menor para perpetrar un delito sexual en su contra y permitir la sanción de miembros del entorno familiar.

Según la Comisión, entre julio de 2012 y junio de 2015, los tribunales de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sidney, abordaron unos 2.604 casos de abusos sexuales, de los que en un 40% quedaron absueltos los supuestos agresores.

https://elpais.com/internacional/2017/08/14/actualidad/1502701606_980337.html

Anuncios

EE.UU. Justicia exige 1.3M direcciones IP relacionadas con el sitio de resistencia contra Trump


El Departamento de Justicia ha solicitado información sobre los visitantes de un sitio web utilizado para organizar protestas contra el presidente Trump, dijo Dreamhost, de Los Ángeles, en un blog  publicado el lunes.

Dreamhost, un proveedor de alojamiento web, dijo que ha estado trabajando con el Departamento de Justicia durante varios meses en la solicitud, que cree que va demasiado lejos en virtud de la Constitución.

DreamHost afirmó que el cumplimiento de la solicitud del Departamento de Justicia equivaldría a entregar aproximadamente 1.3 millones de direcciones IP de visitantes al gobierno, además de información de contacto, contenido de correo electrónico y fotos de miles de visitantes al sitio web, que participó en la organización Protestas contra Trump el Día de la Inauguración.”Esa información podría ser utilizada para identificar a las personas que usaron este sitio para ejercer y expresar el discurso político protegido por la Primera Enmienda de la Constitución”, escribió DreamHost en el blog del lunes. “Eso debería ser suficiente para poner las alarmas en la mente de alguien.”

Cuando se contactó, el Departamento de Justicia dirigió The Hill a la oficina del fiscal estadounidense en DC

Actualmente, la empresa cuestiona la solicitud. Una audiencia sobre el asunto está programada para el viernes en Washington.

“En esencia, el orden de búsqueda no sólo tiene como objetivo identificar los disidentes políticos de la actual administración, pero los intentos de identificar y comprender el contenido que cada uno de estos disidentes vistos en el sitio web,” el abogado general de la compañía, Chris Ghazarian, dijo de forma legal Argumento contrario a la solicitud.

El proveedor de la web publicó una supuesta orden de registro emitida por el Tribunal Superior del Distrito de Columbia que solicita registros e información relacionada con el sitio web y su propietario, junto con la información que podría utilizarse para identificar a los suscriptores del sitio web.

Esto incluye “nombres, direcciones, números de teléfono y otros identificadores, direcciones de correo electrónico, información comercial, la duración del servicio (incluida la fecha de inicio), los medios y la fuente de pago de los servicios (incluida cualquier tarjeta de crédito o número de cuenta bancaria) Información sobre cualquier registro de nombre de dominio “.

La orden de detención, fechada el 12 de julio, dice que las autoridades tomarán cualquier información que constituya violaciones del código de DC que gobierna disturbios que involucran a personas conectadas a las protestas el Día de la Inauguración.

Más de 200 personas fueron procesadas por cargos de disturbios por delitos graves relacionados con las protestas en Washington el 20 de enero.

http://thehill.com/policy/cybersecurity/346544-dreamhost-claims-doj-requesting-info-on-visitors-to-anti-trump-website

CARDENAL BARBARIN: “El celibato no es un dogma, se puede cambiar”


El lunes arranca fuerte…💪🏻 El cardenal Barbarin reabre el debate: ‪”El celibato no es un dogma, se puede cambiar” ¿Cuestión abierta? Él plantea que sí, pero te adelantamos su opinión: “Yo personalmente no creo que haya que cambiarlo”

http://www.vidanuevadigital.com/…/el-cardenal-barbarin-el…/‬

Más de 4000 sacerdotes pedófilos perdonados por la violación infantil por el Vaticano en Australia.


En la investigación en Sydney ha descubierto la evidencia de que un escalofriante 4444 sacerdotes católicos han sido acusados ​​de abuso infantil en Australia que no han sido investigados.

La comisión de Austrailian informó que, no sólo, fueron los sacerdotes perdonados por el Vaticano por sus crímenes, las denuncias fueron “barridas bajo la alfombra” y nunca informó a la policía.

Después de años de presión creciente para mirar en las demandas de la pedofilia, Canberra estableció la Comisión real en las respuestas institucionales al abuso sexual del niño en 2012.

Durante su investigación, el panel también descubrió un patrón de intimidación y encubrimiento de testigos. Gail Furness, el abogado encargado de interrogar a la encuesta de Sydney, dijo en un comunicado:

“Entre 1950 y 2010, el 7 por ciento de sacerdotes en su conjunto fueron presuntos perpetradores”,

Las cuentas eran deprimentemente similares. Los niños fueron ignorados o peor, castigados. Las alegaciones no fueron investigadas. Sacerdotes y religiosos (figuras) fueron movidos. ”

“Las parroquias o comunidades a las que fueron trasladadas no sabían nada de su pasado. Los documentos no fueron guardados o fueron destruidos. El secreto prevaleció como lo hicieron los encubrimientos. ”

De acuerdo con DW, las demandas de un encubrimiento van tan alto que han implicado el máximo clérigo católico de Australia, George Pell.

Pell, que ahora es el jefe de finanzas del Vaticano, fue interrogado por su manejo de las demandas de abuso en el estado de Victoria en la década de 1970.

El cardenal Pell volvió recientemente a Australia para hacer frente a las cargas del abuso de niño y es el funcionario más alto-alto en el Chruch católico a ir siempre a la prueba para la pedofilia.

La investigación encontró que alrededor del 90 por ciento de los 1,880 presuntos autores eran hombres, y las víctimas eran en promedio alrededor de los 10 años para las niñas y 11 para los niños. “Estos números son chocantes, son trágicos, son indefendibles”, dijo Francis Sullivan, Del Consejo de Verdad, Justicia y Sanidad de la iglesia.

“Estos datos, junto con todo lo que hemos oído en los últimos cuatro años, sólo pueden ser interpretados por lo que es: un fracaso masivo por parte de la Iglesia Católica en Australia para proteger a los niños de los abusadores.

“Como católicos, colgamos nuestras cabezas de vergüenza.”

De los 300 casos remitidos a la policía a lo largo de los cuatro años de investigación, sólo 27 han sido capaces de avanzar, con 75 más pendientes.

Fuente: Neon Nettle 

http://www.alternativenewsnetwork.net/4000-pedophile-priests-forgiven-child-rape-vatican-australia/

Donald Trump condena el accionar de supremacistas blancos: “son unos matones”


Se refirió también al KKK y a los neonazis. Son “criminales”, dijo y agregó que “el racismo es el mal”.
Donald Trump condena el accionar de supremacistas blancos: "son unos matones"

El presidente Donald Trump habla en la Casa Blanca sobre las protestas en Charlottesville./ Reuters

LAS MÁS LEÍDAS

de Clarín

Donald Trump hizo un alto de un día en sus vacaciones en Nueva Jersey para viajar a Washington, donde finalmente repudió el accionar de grupos supremacistas blancos, tras los trágicos hechos en Charlottesville el fin de semana. Son “repugnantes”, dijo.

Bajo una lluvia de críticas y presionado por diversos sectores para que se pronunciara con vehemencia contra los grupos racistas, Trump cedió al pedido dos días después de que un hombre atropellara con su auto a un grupo que protestaba contra una marcha de supremacistas blancos. Una mujer murió y 19 personas resultaron heridas.

Apenas sucedieron los hechos el sábado, el presidente reaccionó tibiamente repudiando la violencia “de muchas partes”, desatando una ola de críticas.

Hoy, al llegar a Washington la prensa le preguntó literalmente a los gritos sobre los trágicos hechos en Charlotesville con supremacistas blancos. Pero el presidente se negó a responder.

Mirá también

La respuesta de los famosos a la violencia de supremacistas blancos en Estados Unidos

Trump se limitó a saludar con la mano, ignorando las preguntas de los medios, que querían saber si condenaba a los grupos supremacistas y el accionar de los neonazis.

La declaración del presidente vendría poco después adentro de la Casa Blanca y en un estrado, en el Salón Diplomático. La declaración debía tener carácter grave y oficial. “El racismo es el mal”, afirmó.

Donald Trump condena el accionar de supremacistas blancos: "son unos matones"

Donald Trump habla en el Salón Diplomático de la Casa Blanca. / AFP

Y consideró que los grupos racistas son “criminales y matones”.

​”El racismo es el mal y aquellos que causan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo el KKK, los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que queremos en Estados Unidos”, dijo.

Merck

Los incidentes del fin de semana alejaron del presidente alCEO de la farmacéutica Merck, Kennth Frazier. El empresario decidió abandonar el consejo empresarial que asesora a la Casa Blanca en protesta por la reacción del presidente al ataque de Charlotesville.

“Los líderes estadounidenses deben honrar nuestros valores fundamentales y rechazar claramente expresiones de odio, intolerancia y supremacía grupal, que van en contra del ideal estadounidense de que todas las personas son creadas de la misma forma”, señaló Frazier en un comunicado.

“La fortaleza de nuestro país proviene de su diversidad y de las contribuciones que han hecho los hombres y mujeres de diferentes religiones, razas, orientaciones sexuales y creencias políticas”, aseguró el ejecutivo afroamericano.

Now that Ken Frazier of Merck Pharma has resigned from President’s Manufacturing Council,he will have more time to LOWER RIPOFF DRUG PRICES!

Trump atacó luego a Frazier por su comunicado. “Ahora que Ken Frazier de MerckPharma renunció al Consejo Industrial del Presidente, tendrá más tiempo para bajar los precios de estafa de los medicamentos!”, escribió el presidente en Twitter.

En julio, los jefes de Tesla y Disney, Elon Musk y Robert Iger, dejaron consejos asesores del Gobierno, en reacción a la controvertida salida de Estados Unidos del Acuerdo del clima de París.

Terrorismo doméstico

Otro personaje que se aleja cada vez más de Trump, es el alguna vez su aliado fiscal general Jeff Sessions, quien consideró que el “malvado ataque” del sábado en Charlottesville fue un acto de “terrorismo doméstico”.

“Cumple la definición de terrorismo doméstico en nuestro estatuto”, afirmó Sessions en una entrevista en la cadena ABC, después de que su Departamento anunciara el sábado que ha abierto una investigación federal de derechos civiles sobre el suceso.

Fuente: agencias

https://www.clarin.com/mundo/donald-trump-condena-accionar-supremacistas-blancos-matones_0_HJKDprkO-.html

“Es inaplazable promover obispos con entrañas pastorales”


Volver a Jesucristo para construir la Iglesia

“Resultados espectaculares” en Poitiers

Es posible otra renovación pastoral (II)

“Es inaplazable promover obispos con entrañas pastorales”

Jesús Martínez Gordo, 02 de agosto de 2017 a las 09:49

El carisma, además de insuflar esperanza a lo pequeño y débil, ha acabado siendo casi siempre -por su implantación evangélica- la tabla de salvación de lo institucional

'Iglesia en salida' en Poitiers bajo monseñor Rouet/>

“Iglesia en salida” en Poitiers bajo monseñor Rouet

(Jesús Martínez Gordo, en Vida Nueva).- 3.- La organización de los equipos pastorales

Los ministerios laicales son designados -siguiendo el libro de los Hechos- por el sucesor de los apóstoles (a propuesta de las comunidades locales y previa aprobación de sus candidatos por los consejos pastorales de arciprestazgo o de vicaría). Los dos “delegados” restantes son elegidos por cada comunidad local, siendo suficiente una ratificación posterior por parte del obispo.

Corresponde a cada ministerio laical, como se ha adelantado, formar su equipo de colaboradores. Esta manera de proceder está abierta a lo que se conoce en Poitiers como el “segundo círculo”, es decir, a atender las demandas de ayuda de aquellas personas que, estando cercanas al primer círculo (formado por la comunidad local con el equipo pastoral), se interesan por la fe (sin ser practicantes regulares) y que están dispuestas a colaborar más activamente, siempre que la comunidad local se lo pida.

El ministerio o servicio que prestan estas personas es voluntario y por un tiempo determinado: tres años renovables por otros tres. Nadie puede comprometerse por más de seis ni de manera indefinida o “de por vida”.

Como viene siendo habitual en las diferentes iglesias locales de Francia, el obispo (o un delegado suyo) entrega la misión pastoral a estos equipos pastorales en una celebración litúrgica que ha tenido la virtud de abrir un debate (de largo alcance) sobre la identidad de estos ministerios laicales: ¿simples colaboradores -en conformidad con el canon 517 & 2- del ministerio ordenado por penuria de sacerdotes? ¿Inicio -como sostiene, por ejemplo, B. Sesboüé- de una nueva forma de sacerdocio ministerial que va más allá de la mera “participación” en el ejercicio de las tareas pastorales del presbítero? ¿Puerta abierta (como propone F. Moog prolongando la vía facilitada en su día por J. – Y. M. Congar) a la superación del binomio sacerdotes-laicos en favor del de comunidad-ministerios?

4.- Un nuevo modelo de presbítero

A diferencia de en otros tiempos, en nuestros días se está pasando de una situación en la que los laicos giraban alrededor del presbítero a otra en la que el sacerdote se pone al servicio de las comunidades locales. Es otro indicador de la renovación eclesial en curso.

Ello quiere decir que se necesita un modelo de sacerdote que ejerza y viva la presidencia de la comunidad cristiana de una manera más apostólica que la habida hasta ahora; que no sea clerical ni autoritario; que acompañe en la fe a un conjunto de comunidades locales con sus respectivos equipos pastorales de base; que cuide la comunión eclesial entre todas ellas y que recuerde permanentemente que la misión evangelizadora es la razón de ser y el corazón de todas y de cada una de las comunidades locales.

Evidentemente, se trata de un sacerdote que ya no es el responsable primero y último de toda la trama organizativa y que, por tanto, no tiene por qué conocer, saber y proceder sobre cada uno de los detalles, dirigiéndolo todo. Por ello, puede atender debidamente lo que es esencial y propio de su misión apostólica: el crecimiento de la fe, el dinamismo misionero de los equipos pastorales de base y de las comunidades y la comunión entre todas ellas y con las demás realidades diocesanas.

Además, es un modo de ser sacerdote que vive el ministerio litúrgico en la importancia que realmente tiene, sin incurrir en la tentación sacramentalista a la que tan proclives son muchas espiritualidades triunfantes en los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Las liturgias hermosas están bien, pero sin la preocupación por los demás o sin una praxis habitual y continuada de corresponsabilidad o sin el cuidado de la misión, son insuficientes.

La activación de esta nueva articulación de la identidad y de la espiritualidad presbiteral lleva a que a los sacerdotes que no celebren -como sí sucede en Poitiers, a propuesta del obispo- más de tres misas cada fin de semana: una el sábado a la tarde y dos los domingos.

5.- Resultados espectaculares

Este proyecto es debatido, enmendado y aprobado por el Consejo presbiteral (21 de noviembre de 1994) y por el Consejo Pastoral Diocesano de Poitiers.

A los diez meses de su aprobación, el 11 de septiembre de 1995, se crea la primera comunidad local.

Un año más tarde, el 26 de septiembre de 1996, se reúne el grupo que se ha dado en llamar de los “12 sacerdote fundadores” y el 7 de diciembre de 1996 se encuentran los 25 primeros “delegados pastorales”.

En junio de 1997 están en marcha unas 50 comunidades locales y en 1998 son ya un centenar.

Entre 2001-2003 se celebra el segundo sínodo diocesano para leer los Hechos de los Apóstoles y mostrar su continuidad en la Iglesia de Poitiers. Es el acontecimiento eclesial en el que la diócesis asume el proyecto de las comunidades eclesiales y de los equipos pastorales.

En enero de 2003 son ya 220 las comunidades locales en funcionamiento. Y diez años después de haberse dado el banderazo de salida (2004) ascienden a 273 las constituidas y a 265 las que están funcionando. Hay que reseñar que una buena parte de las que se quedaron en el camino fue porque tuvieron dificultades para renovar los equipos pastorales de base.

Lo más probable, pronosticaba monseñor A. Rouet en 1999, es que se abran unas 230 nuevas comunidades locales de base para el año 2010; año en el que la diócesis contará con unos 150 sacerdotes en activo y unos 60 diáconos.

La realidad, sin embargo, ha superado las previsiones más optimistas: en 2010 la diócesis de Poitiers contaba con 200 curas, 45 diáconos y con unas 10.000 personas involucradas en las 320 comunidades locales.

6.- El “munus regendi” de los presbíteros (2010)

El 17 octubre de 2010 monseñor Albert Rouet firma el decreto por el que sustituye el sistema tradicional de las parroquias por el modelo organizativo experimentado durante los últimos años: las comunidades locales con sus equipos pastorales de base y la nueva manera de vivir y entender el ministerio ordenado.

Un grupo de once sacerdotes (casi todos ellos menores de 50 años y con una edad media de 45) manifiestan el 19 de octubre de 2010 su disconformidad con dicho decreto:

1.- Entienden que el derecho canónico ha sido mal aplicado y vaciado de contenido con el fin de establecer una autoridad paralela en la Iglesia y supuestamente fundada en el sacerdocio bautismal de los fieles.

2.- Manifiestan que la tarea como “cura” queda diluida en una maraña de consejos de diferentes niveles, impidiendo que el sacerdote pueda ejercer libremente su responsabilidad de pastor (“munus regendi”), intrínsecamente vinculada al sacramento del orden que han recibido.

3.- Apuntan que se asiste a la desmovilización de los jóvenes aspirantes al sacerdocio(minando las vocaciones al mismo o facilitando su huida fuera de la diócesis) y al agotamiento de los sacerdotes (y también de los laicos) ya que, frecuentemente, acaban absorbidos en tareas organizativas internas que descuidan la evangelización, tan urgente en nuestros días.

4.- Declaran que la reforma activada está generando inevitables conflictos por la puesta en funcionamiento de un sistema que disuelve la verdadera responsabilidad, en particular, la de los presbíteros

5.- Y denuncian que se están promoviendo principios teológicos y eclesiológicos más que ambiguos, amenazando la plena comunión eclesial con la Santa Sede y con otras iglesias particulares.

Este recurso, presentado ante A. Rouet, es posteriormente elevado a la Congregación para el Clero y al Consejo Pontificio para la Interpretación de los Textos Legislativos.

En un decreto, firmado por el cardenal-prefecto de la Congregación para el Clero, se suspende la ejecución del decreto diocesano “hasta que el Dicasterio tome una decisión al respecto” ya que las cuestiones planteadas sobre la “estructura global de la diócesis” y, en particular, sobre “la cura pastoral de los sacerdotes” se consideran “graves”. Otro tanto hace el Consejo Pontificio para la Interpretación de los Textos Legislativos.

El 13 de febrero de 2011 Albert Rouet presenta, en cumplimiento de lo marcado por el código de derecho canónico, su dimisión por haber alcanzado los 75 años, sucediéndole en enero de 2012, monseñor Pascal Wintzer, hasta entonces su obispo auxiliar.

7.- El (estéril) retorno del clericalismo

Una de las primeras decisiones del nuevo arzobispo es aprobar un decreto en el que “vuelve a precisar” la misión de cada uno en conformidad con las “recomendaciones” remitidas por la curia vaticana y cuyos puntos más sobresalientes son los siguientes:

1.- La constitución de cada nueva parroquia se hará por decreto del arzobispo, después de haber escuchado al consejo presbiteral, quedando bajo la responsabilidad pastoral de un sacerdote que será el cura (“munus regendi”) de la misma. Otros sacerdotes podrán ayudarle como vicarios (CIC 545) e, incluso, diáconos o laicos, pero según el derecho.

2.- Cada parroquia estará dotada de un consejo pastoral parroquial (CIC 536) y de un consejo parroquial para los asuntos económicos (CIC 537) que serán presididos por el cura, siendo este último su único representante, además de responsable de sus bienes (CIC 532)

3.- Las parroquias estarán formadas por las comunidades locales, animadas por personas enviadas por el cura y que tendrán como misión velar, bajo la autoridad del cura, del anuncio de la fe, de la oración y de la caridad

En conclusión

La crisis provocada por el requerimiento de estos once sacerdotes jóvenes ante las instancias vaticanas para que se preservara su “munus regendi” (en definitiva, su poder), no sólo evidencia las enormes carencias teológicas, espirituales y la falta de entrañas pastorales de quienes, a veces, son propuestos (solo por su juventud) como un (mal) ejemplo a seguir, sino, sobre todo, la improcedencia de aplicar el código de derecho canónico al margen de su adecuada referencia interpretativa: el Vaticano II y el “bien espiritual de los fieles”.

Evidentemente, para que ello sea viable es imprescindible encontrarse con obispos que entiendan su ministerio, como así lo ha sido durante mucho tiempo (y también en el caso de A. Rouet), en términos de relación matrimonial con la diócesis que presiden, y no como trampolín para conseguir otros objetivos, no siempre confesables.

Frecuentemente, el “carrerismo”, denunciado por el Papa Francisco, les impide abordar con la lucidez y pasión requeridas los problemas y acompañar, como se merecen, a los laicos, laicas, sacerdotes, religiosos y religiosas que hace tiempo que ya se han percatado de la esterilidad de aplicar el código de derecho canónico en situaciones altamente secularizadas. Es inaplazable promover obispos con entrañas pastorales y, por ello, dispuestos a pagar el precio que supone ser más fieles al Vaticano II y a las exigencias pastorales que a las propias aspiraciones personales o a la legislación canónica, cada día más obsoleta. Sólo con ellos tienen un futuro esperanzador la Iglesia y las comunidades cristianas, sencillamente, porque es su liderazgo es determinante.

Y también sacerdotes que ensayen (con sus respectivas comunidades, por débiles y avejentadas que puedan estar) el inédito viable activado en Poitiers, incluso al precio de tener que escuchar la acusación de “ir por libre” o de no atender debidamente las directrices diocesanas. Estas personas (más carismáticas que institucionales) casi siempre han salvado a la comunidad cristiana de la insignificancia y de su disolución, a pesar de mantener frecuentemente unas complicadas relaciones con lo institucional. No está de más recordar que, curiosa y sorprendentemente, el carisma, además de insuflar esperanza a lo pequeño y débil, ha acabado siendo casi siempre -por su implantación evangélica- la tabla de salvación de lo institucional y hasta de las personas que han criticado su “espontaneismo”, creatividad, indisciplina y un supuesto (para nada, fundado) “desafecto”.

 

9. FRANCIA. II POITIERS EXPERIENCIAS

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/08/02/religion-iglesia-opinion-jesus-martinez-gordo-es-posible-otra-renovacion-pastoral-ii-resultados-espectaculares-en-poitiers-francia.shtml

¿Se sienten solos los sacerdotes?


© Corinne SIMON / CIRIC
Un sacerdote, en los bancos vacíos de la parroquia

Parte de la sociedad ningunea a los sacerdotes; incluso los cristianos a veces se muestran interesados, duros y exigentes con ellos

Ser sacerdote no es fácil: es una vida en la que siempre ha habido una importante componente de soledad. Pero hoy, con las iglesias casi vacías y frías, su figura denostada y ridiculizada en los medios de comunicación y en la opinión pública, y con la propia escasez de vocaciones, un sacerdote muchas veces no se siente solo, sino abandonado. ¿No es el momento de que los laicos empiecen a ser conscientes de que la vocación – y la santidad – de los sacerdotes también es asunto suyo?

Don Juan es párroco de veinte pueblecitos de los Pirineos. Por las mañanas, al salir de la rectoría, no ve un alma por la calle; los domingos a algunas iglesias apenas llegan tres. Las catequesis y actividades que propone no cuajan: “Propones cosas a la gente y no dicen ni sí ni no, pero en la práctica es un no… Un poco sí que uno se encuentra solo –confiesa a Aleteia-. Es estar solo contra el mundo, es como nadar contra corriente, y uno ve que está nadando solo; desde el punto de vista humano, claro que el sacerdote a veces experimenta un poco de tristeza, desánimo”.

“El sacerdocio no es como el matrimonio, entendido como esa relación entre marido y mujer y como familia hacia el mundo, ni como la vida religiosa en la que lo primero es la comunidad, presencia de la radicalidad evangélica”, explica el secretario de la Comisión episcopal del clero de la conferencia episcopal española, Santiago Bohigues.

“Hay una cierta soledad que el sacerdote tiene que asumir; uno necesita una cierta separación para seguir dándose”, añade.
A ello se añaden los numerosos movimientos de aislamiento que genera la sociedad moderna, en la que el ruido y la prisa empujan a una vida acelerada pero sin arraigo, a un frenesí que dificulta las relaciones personales sanas y profundas, destaca a Aleteia el arzobispo de Oviedo monseñor Jesús Sanz. En este sentido, “la soledad solitaria es una patología que nos aísla tanto de Dios como de los demás, y también de nosotros mismos”, constata.

Pero más allá de la soledad propia de un hombre que se entrega hoy totalmente en Cristo al servicio de los demás –elegida-, muchos sacerdotes sufren aislamiento, abandono. Los obispos de la provincia eclesiástica de Oviedo se referían, tras una reunión el pasado 15 de mayo en Astorga, al “ninguneo que a veces se observa por parte de la sociedad, donde hemos pasado de la consideración llena de prestigio y veneración hacia el sacerdote, a una nueva etapa en la que el sacerdocio no cuenta, y casi la Iglesia en general y el cura en particular es alguien a excluir”.

“Hay sacerdotes que ante toda esta hecatombe de heridas se sienten perplejos y no dejan el sacerdocio, pero quizás tampoco arriman el hombro como debieran”, constataban.

El secularismo, el anticlericalismo y la manipulación llevan en ocasiones a la indiferencia y a la hostilidad hacia los sacerdotes. Por ejemplo, los casos de abusos sexuales a menores por parte de algunos curas han provocado en muchas ocasiones un ataque a su figura y una desconfianza desproporcionados, si comparamos los 400 casos condenados recogidos por la Congregación para la Doctrina de la Fe a fecha de 2011 con los 20.000 casos de profesores en 50 años sólo en los Estados Unidos, apunta Bohigues.

También en la Iglesia

En las mismas comunidades cristianas se da a veces una cierta desafección hacia el sacerdote.

“Hay gente que va a la parroquia como si fuera a un mercado en el que el sacerdote da una especie de productos sagrados sin darse cuenta de que es una persona que es presencia del Señor, pero también necesita una atención”, destaca Bohigues.

“A veces no meditamos suficientemente en la humanidad de los sacerdotes”, prosigue, pero “a través de la humanidad del sacerdote, con sus virtudes y sus limitaciones, Cristo nos va a santificar”.

Incluso entre los propios sacerdotes, resulta en ocasiones difícil poner en práctica el ideal de fraternidad y vivir en comunión. Aunque muchos curas sí experimentan la compañía de sus hermanos de ministerio, don Juan, tampoco encuentra en ellos el apoyo para afrontar la frialdad de la gente de montaña que trata de pastorear.

“El hecho de que tengamos la misma fe, el mismo ministerio, no quiere decir que haya una amistad bien vivida –lamenta-. Cada uno hace su vida; a veces, estás comiendo en una misma mesa y no hay ninguna conversación, cada uno está inmerso en sus propios problemas, en su mundo”.

Causas y consecuencias

Pero las personas –también los sacerdotes- no han nacido para la soledad, se asemejan a su Creador, que no es soledad sino comunión de tres Personas y por eso “nuestro corazón no se resigna a ella”, explica el obispo de Oviedo.

“Cuando se da, de hecho, la soledad, no es que nos quedemos vacíos, sino que nos encontramos “okupados” y acompañados por alguien o por algo indebido”, prosigue: “siempre quedan tres dioses menores que continuamente nos acecharán: el poder, la lujuria y el dinero”.

Según monseñor Sanz, “no sólo hay soledades que terminan en una simple depresión, sino que en la mayoría de los casos tal soledad encuentra de modo indebido, transgresor, injusto una alternativa: el dinero y su avaricia, la lujuria y su chantaje, el poder y su ansiedad. También esto se puede dar en la vida consagrada y sacerdotal”.

Soluciones

La lucha contra estas situaciones va desde la labor preventiva de explicar estos retos hasta el acompañamiento personal efectivo, pasando por la oración y el testimonio de una vida de comunión.

“A veces pedimos sacerdotes santos, pero en cierta forma también tenemos que estar dispuestos a, con nuestra santidad, acompañando a nuestros sacerdotes, santificarlos con el poder del amor de Dios”, advierte Bohigas desde su oficina de la conferencia episcopal.

Desde Asturias, monseñor Sanz reconoce que ha tenido varios casos de sacerdotes atrapados en la “trampa de la soledad nociva” y destaca que “hay que tratar de estar cerca para que se pueda propiciar la vuelta a la casa como en la parábola del hijo pródigo”, aunque “la libertad de cada uno nadie la puede suplir ni suplantar”.

Para luchar contra esa soledad, el arzobispo de Oviedo considera esencial cuidar los “nutrientes” de toda historia de relación. “Si no cuidamos lo que construye, lo que teje una relación con alguien, ésta termina por debilitarse e incluso llega a desaparecer”, señala.

“Si yo no cuido, si no nutro mi relación con Dios como sacerdote, me sentiré abandonado de Él (cuando en el fondo soy yo quien es el hijo pródigo) –explica-. Igual sucede con las personas que más a mi lado están. O las personas a las que se me envía.

“La soledad tiene esta componente que coincide con el descuido de lo que nutre una compañía de relación amorosa y amistosa”, añade.

Contra la soledad más física, el prefecto de la Congregación para el Clero, monseñor Mauro Piacenza recomendaba determinadas formas de fraternidad sacerdotal, en un discurso a los obispos españoles el pasado 28 de mayo.
De hecho, en España existen algunas experiencias de este tipo en zonas donde diversos sacerdotes viven juntos y atienden un grupo de parroquias.

Para monseñor Sanz, los diagnósticos y soluciones, tanto preventivas como sanativas, de la soledad, varían mucho.

“La debida compañía del Señor, de los hermanos (se llamen compañeros de presbiterio, de comunidad o de familia y matrimonio), representan para todos nosotros, sea cual sea nuestro sendero hacia la santidad, esa ayuda adecuada que se nos brinda para parecernos a Dios Amor”, subraya.

“Nutrir o descuidar esa compañía y esa semejanza puede significar que acertemos o nos equivoquemos en esta aventura única y apasionante que es vivir –reitera-. Para esto se nos creó. Para esto se nos hermanó. Para esto se nos ha enviado. Dios no hizo nada solitariamente. Somos su mejor icono en la amistad y en el amor”.

¿Se sienten solos los sacerdotes?

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: