Francisco hace líoCuando a poco de ser elegido Francisco invitó a “hacer lío“, los traductores a diferentes lenguas se encontraron con un problema. En inglés no se sabía si poner havocmess o qué.
En general se pensó que serían particularmente los fieles jóvenes quienes debían hacer lío. Pero Francisco decidió predicar con el ejemplo. Así ocurrió con las estructuras económicas de la propia Curia Romana y el “carrierismo” eclesiástico, cuestión que ya había sido denunciada por los dos papas que lo precedieron.
Con el tiempo fueron apareciendo otros ejemplos. En Roma, un laico, casado y con hijos, el Profesor Guzmán Carriquiry, fue designado Secretario de la Comisión para América Latina de la Congregación para los Obispos. Algo inaudito. En julio pasado, con ocasión del último consistorio, se anunció la creación del primer cardenal salvadoreño. El elegido fue monseñor Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador y gran amigo del asesinado obispo Oscar Romero (no el actual titular de la arquidiócesis centroamericana). Entre nosotros, el nuevo titular del arzobispado de Tucumán no será un obispo ya consagrado sino un presbítero de la misma diócesis, el sacerdote Carlos Alberto Sánchez.
El comentarista vaticano de la revista Il Regno, Luigi Accattoli tradujo el “hacer lío” como fare casino.

http://www.revistacriterio.com.ar/bloginst_new/2017/08/31/francisco-hace-lio/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+RevistaCriterio+%28Revista+Criterio%