¿Se avecina un revolcón en las pensiones de los colombianos?


Redacción Economía.

La Comisión del Gasto y la Inversión Pública entregó sus conclusiones y recomendaciones. El sistema pensional es uno de los que más promulga la inequidad y tiene mayores impactos fiscales. Se recomienda revisar de nuevo el esquema de ingresos del país.

Pixabay

Esta semana quedó listo el informe de la Comisión del Gasto y la Inversión Pública, que fue creada por el Gobierno en febrero de 2017 para hacer recomendaciones acerca de cómo rediseñar el esquema de gastos del país.

El documento fue presentado casi en paralelo con el Marco Fiscal de Mediano Plazo, en el que se ratificó la meta de llegar a un déficit fiscal de 3,6% en 2017, en concordancia con lo establecido en la Regla Fiscal. Para el siguiente año, la meta de déficit fiscal es de 3,1% del PIB, que va de la mano con un crecimiento estimado de 2,7% y un recaudo tributario de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) por $135 billones.

El informe de la Comisión hace recomendaciones que, en general, intentan volver más eficiente el gasto. No se trata tanto de una reducción, sino más bien de un diseño más inteligente en la forma como se invierten los recursos públicos en temas como educación, empleo público, proceso presupuestal, compras y contratación pública, gasto público en salud y pensiones, entre otros. “…existe evidencia de que el gasto público en Colombia puede mejorar en eficiencia y eficacia en cuanto a lograr los resultados deseados y, además, no contribuye lo suficiente a una mejor distribución del ingreso. De adoptarse las recomendaciones en materia de eficiencia y focalización, se lograrían mejores resultados tanto económicos como sociales con los recursos hoy disponibles y se imprimiría una mayor sostenibilidad al gasto público a mediano plazo”, se lee en la presentación del documento.

Antes de entrar en materia, la Comisión hace una advertencia particular al decir que, si bien su mandato no es analizar los ingresos sino los gastos del Estado, hace un llamado al Gobierno para que revise la estrategia para hacerse a más recursos (tema que ya abordó otra comisión especial, la de Equidad y Competitividad Tributaria). La recomendación de la comisión pareciera ir en la onda de lo expresado por académicos y analistas: las pasadas dos reformas tributarias (en particular la última) no solucionaron los problemas con los ingresos: “…esta Comisión considera importante que el Gobierno evalúe de nuevo medidas para lograr un mayor recaudo y un sistema tributario más eficiente y equitativo”.

En varios apartados del documento se hace énfasis en la inequidad y la mala distribución de los ingresos que hay en varios sistemas críticos para la población del país. Uno de estos tiene que ver especialmente con las pensiones, una de las bombas de tiempo de la economía colombiana.

En un resumen rápido, el esquema de pensiones tiene tres grandes problemas, a los ojos de la Comisión: baja cobertura, el gasto público del sistema es altamente regresivo y éste resulta,a su vez, “alarmantemente costoso en términos fiscales”.

Los principales puntos identificados por la Comisión en el tema pensiones son estos:

-Los recursos para cubrir las pensiones han crecido de manera significativa: entre 1990 y 2005 pasaron de ser el 0,6% del PIB a 3,7% del PIB. Se espera que para 2017 esta cifra llegue a 3,9%. “Cerca de dos terceras partes del desequilibrio pensional corresponde a los regímenes especiales que todavía rigen (maestros, militares y policías), así como al pago de pensiones en los regímenes que se encuentran en marchitamiento y para los cuales el Fondo de Pensiones de Entidades Públicas (FOPEP) no tiene respaldo suficiente”, advierte la comisión.

-Lo anterior se suma a que, según la comisión, uno de los mayores problemas es que el sistema pensional come enormes recursos, pero su cobertura es más bien escasa:  apenas 24% de los mayores de 65 años tienen actualmente acceso a una pensión. Y si el escenario se mantiene de esta forma, la cifra llegaría a 17% para 2050.

-La comisión estima que el gasto público en pensiones es altamente regresivo. Según cifras del informe “hay una alta concentración de los subsidios en los niveles de ingreso elevado que sólo representan el 3% de la población: 86% de los subsidios pensionales se dirigen al 20% más rico de la población, mientras el quintil de más bajos ingresos solo recibe el 0.1% de los subsidios”. El documento también señala que 46% de la población no alcanza a financiar una pensión mínima con sus cotizaciones (aunque tampoco está en situación de pobreza), pero sí termina financiando las pensiones de las personas con mejores ingresosmediante aportes al sistema.

-La sostenibilidad del sistema está en entredicho (aunque esta sea una verdad largamente conocida). El informe sostiene que Colombia tiene el gasto en pensiones no contributivas y el tamaño del subsidio más bajo de la región”.

Con este diagnóstico, la comisión hace varias recomendaciones que, con seguridad, despertarán un vivo debate. La idea es actuar en seis frentes, que incluyen ajustes al sistema general de pensiones, racionalizar “los sistemas de pensiones y asignaciones de retiro de maestros ymilitares” y ampliar el alcance del apoyo para las personas más mayores que no contribuyan al sistema, entre otras.

Las recomendaciones textuales de la Comisión son las siguientes:

-Aumentar la edad de jubilación, vinculándola de manera sistemática y periódica a parámetros demográficos. (Lea “Anif propone elevar en 5 años edad para pensión y marchitar Colpensiones”)

-Utilizar el promedio del salario de toda la vida laboral o al menos el de los últimos 20 años (en vez de los últimos 10 que se utilizan actualmente) para calcular el ingreso base de liquidación en el RPM (régimen de prima media), con el fin de reducir la magnitud de los subsidios y las inequidades que se generan contra las personas que tienen una senda de ingresos con menor crecimiento o incluso con decrecimiento a lo largo de la vida laboral.

-Aumentar los porcentajes de cotización a 18% para asegurar la sostenibilidad financiera del sistema.

-Reducir el tope existente actualmente para las pensiones del RPM que en este momento se ubica en 25 salarios mínimos, el cual resulta atípicamente elevado en cualquier comparación internacional.

-Establecer un gravamen a las pensiones altas.

https://www.elespectador.com/node/730235

Sobre una columna de Héctor Abad Faciolince


A propósito de su columna, “La lengua no tiene la culpa” (El Espectador, 17/12/17), con respecto a la frase “…echarle la culpa de la opresión machista, que existe, a la estructura de la lengua, es un error”, muy respetuosamente le hago ver que: 1. La primera forma de excluir a la mujer es a través del lenguaje. Por otra parte, si la “costumbre” machista (propagada impúnemente por la “academia” de ese país del que ya no somos una vulgar colonia, y que tiene unos de los más altos índices de violencia intrafamiliar —la que es denunciada, claro. La no denunciada aún es “invisible”— hacia la mujer) no hubiera sido tal, durante tantísimo tiempo, entonces, con la misma “lógica” si el lema del alcalde mayor de Bogotá hubiera sido “Bogotá mejor para todas”, tanto los hombres machistas, como los que no lo son, se sentirían ¡incluídos! 2. Por favor recuerde que “excluir es maltratar”. Y que hay varias formas de maltrato. No sólo lo es el hecho de recibir golpes físicos. Invisibilizar a las mujeres, al evitar a propósito nombrarnos, es golpear el alma de la mujer. 3. Por supuesto tengo muy presente que la “institución” más maltratadora de la mujer –en el mundo; ya que lo hace, también impúnemente hasta la fecha, y “en el nombre “¡de Dios!” como si Dios fuera un vulgar misógino– es la mal autodenominada “Iglesia” “católica”. En la cual la mujer, en los seminarios, casas curales, templos y demás, no es más que la sirvienta de los curas “machos”. Si la mujer quiere celebrar los siete sacramentos ordenada como sacerdotA, entonces la cosa es “a otro precio”.

Y aunque no hay ninguna razón teológica para negarle ese legítimo derecho, se le sigue negando tozudamente.

Para no hablar del lenguaje patéticamente excluyente que se usa casi en toda la Eucaristía y que se “refuerza” cada domingo, en las cinco peticiones que publica la Editorial San Pablo en su hojita. Una cosa es el género, otra el sexo, y otra bien diferente es que tanto mujeres como hombres tenemos los mismos derechos. Empezando por el aparentemente “insignificante” derecho a ser nombradas. Es decir, a ser incluidas, por mucho que al alcalde mayor de Bogotá y a las demás personas misóginas del planeta esto las tenga sin cuidado. El alcalde mayor de Bogotá no sólo no está por encima de la ley, sino que el acuerdo de marras está vigente.

Ing. Carmen Cecilia López Rodríguez.

https://www.elespectador.com/opinion/sobre-una-columna-de-hector-abad-faciolince-columna-730415

Asaltan y asesinan a sacerdote católico en Haití


Foto referencial: Pixabay dominio público

Foto referencial: Pixabay dominio público

ROMA, 26 Dic. 17 / 04:31 pm (ACI).- El P. Joseph Simoly, de 54 años de edad, fue asaltado y asesinado el jueves 21 de diciembre cerca a su casa en el barrio de Petion Ville en Puerto Príncipe, capital de Haití.

Según informa la agencia vaticana Fides, el sacerdote fue asaltado por tres hombres armados que iban en una moto.

De acuerdo a la policía local, el sacerdote acababa de sacar dinero del banco. Le dispararon y le quitaron el efectivo. Fue llevado al Haitian Community Hospital (HCH), pero no resistió y murió poco después del mediodía.

Fides recuerda que el P. Simoly era conocido por su capacidad como orador y fue uno de los celebrantes de la novena de la Inmaculada Concepción realizada en la capital haitiana del 30 de noviembre al 8 de diciembre de 2017.

Por su parte, la Arquidiócesis de Puerto Príncipe expresó sus condolencias a los familiares del sacerdote, “especialmente sus padres, sus nueve hermanos y a los miembros de la promoción San Pablo de Damasco. Este mensaje de solidaridad también se dirige a los líderes y miembros de la Asociación de los Fieles Carismáticos de Haití y los distintos grupos y comunidades de oración que él acompañó con todo su corazón”.

“Que el alma del reverendo Padre Joseph Simoly sea recibida por el Maestro a quien él amó y sirvió, Jesús el Cristo de Justicia y Príncipe de la Paz”, concluye el texto arquidiocesano.

El funeral del sacerdote se celebrará el sábado 30 de diciembre a las 8:30 a.m. en la Catedral Transicional de Puerto Príncipe. El velatorio comenzará ese día a las 6:30 a.m. en la capilla del palacio arzobispal.

Se prevé además una vigilia para el viernes 29 de diciembre desde las 4:00 p.m. en la parroquia del Sagrado Corazón de Turgeau, iglesia en la que servía el sacerdote.

En los últimos años, tres misioneros han sido asesinados en Haití en circunstancias similares, una señal de una situación social y económica particularmente grave y compleja.

El 2 de septiembre de 2016 fue asesinada la hermana Isabel Solá Matas, misionera española de las Religiosas de Jesús María (RJM), que trabajaba en Haití desde hacía muchos años con los más humildes y pobres.

El 24 de abril de 2013, el P. Richard E. Joyal, misionero canadiense de la Sociedad de María, fue asesinado también en Puerto Príncipe al salir de un banco.

Fides recuerda que América es, por noveno año consecutivo, el continente donde se registra el mayor número de misioneros asesinados.

https://www.aciprensa.com/noticias/asaltan-y-asesinan-a-sacerdote-catolico-en-haiti-21504

NICARAGUA: Monseñor Silvio Báez habla de sanciones aplicadas contra Roberto Rivas y posible aprobación de la Nica Act


Eduardo Pérez

Calificó de “lamentable” el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, que desde fuera del país, gobiernos extranjeros apliquen presión para que en Nicaragua se tomen acciones para solucionar los problemas que desde la sociedad civil, la Iglesia católica y grupos políticos urgen en atender.

Esto en referencia a las sanciones aplicadas por los Estados Unidos contra el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) Roberto Rivas Reyes, como medida de pre aprobación de la Ley Nica Act, que afectará seriamente la economía de Nicaragua de ser aprobada por los Estados Unidos.

“Como nicaragüense realmente me siento apenado de que desde fuera tenga que venir una sentencia de justicia, una llamada de atención, una sanción internacional, como si no fuéramos nosotros capaces de darnos cuenta de los caminos de la injusticia, como si no fuéramos capaces de darnos cuenta del mal de la corrupción”, afirmó el monseñor Báez.

El alto líder católico también lanzó críticas a la calma de la sociedad civil y los grupos que tienen el poder en el país por “no darse cuenta del mal que hace el poder autoritario, de lo destructivo que es construir una sociedad sobre la ilegalidad”.

http://www.lajornadanet.com/index.php/2017/12/26/monsenor-silvio-baez-habla-de-sanciones-aplicadas-contra-roberto-rivas-y-posible-aprobacion-de-la-nica-act/

El Papa defiende al asediado cardenal Maradiaga


26 de diciembre de 2017

El Papa Francisco ha apoyado firmemente al Cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga contra los cargos de irregularidades financieras, lo que sugiere que los cargos son un ataque injusto contra el prelado hondureño.

“Lamento todo el mal que han hecho contra usted, pero no se preocupe”, dijo el Papa en un mensaje al cardenal Maradiaga, que se hizo público en el sitio web del Vaticano.

El cardenal Maradiaga, que preside el Consejo de Cardenales y asesora al Papa Francisco en las reformas del Vaticano, dijo que los cargos contra él eran realmente “un ataque al Santo Padre”, impulsados ​​por “aquellos que no quieren que la Curia se reforme”.

El cardenal hondureño dijo que el reportero que escribió la historia sobre una investigación del Vaticano sobre sus asuntos financieros carecía de “ética profesional” y no tenía credibilidad real.

Sandro Magister de L’Espresso , quien publicó la historia de que el Cardenal Maradiaga había recibido grandes pagos de una universidad católica en Honduras, es un veterano periodista del Vaticano que, aunque a menudo controvertido, tiene un historial establecido de precisión. Y el Vaticano ha confirmado una investigación sobre los asuntos financieros de la Iglesia en Honduras, aunque no necesariamente un enfoque en el Cardenal Maradiaga.

El vocero de la iglesia en Honduras dijo que las grandes sumas enviadas por la Universidad de Tegucigalpa se usaban para las necesidades generales de la arquidiócesis. El National Catholic Register informó que las cifras de la Arquidiócesis de Tegucigalpa muestran “un gasto que llega a los millones, pero sin detalles”.

Más información:

 

http://www.catholicculture.org/news/headlines/index.cfm?storyid=34595

UN CURA “DE PUEBLO”: Escrito por Aleyda Vargas


El padre ramirez se ganó el respeto por su trabajo sincero con las comunidades, especialmente las más afectadas por el conflicto. / PDMEl padre ramirez se ganó el respeto por su trabajo sincero con las comunidades, especialmente las más afectadas por el conflicto. / PDM

Un sacerdote  claretiano conoce la memoria histórica de El Castillo y ahora colabora en la reconstrucción social para que desde el dolor se construya un tejido social diferente. El padre Henry Ramírez ha logrado llegar  a sitios tan recónditos del país donde el Estado no ha ido y salvarse la de muerte.

 

El padre Henry Ramírez Soler, tiene 43 años, es un sacerdote claretiano, cuya misión ha transcendido más allá de sus labores como religioso. Es un defensor de derechos humanos y acompañante incesante de las víctimas del conflicto armado en Colombia, a quienes ha defendido a toda costa. Les ha ayudado a buscar sus familiares desaparecidos, a exhumar sus muertos y cree que la falta de identificación de los N.N. en este país es también falta de voluntad institucional.

Entre sus mayores logros está haber participado en la elaboración del Protocolo Humanitario de Exhumaciones, acompañar a las víctimas en el marco del conflicto armado por más de 20 años, y socorrer a las comunidades desplazadas, principalmente en la región del Ariari.  El sacerdote es miembro de la Corporación Claretiana Norman Pérez Bello, cuyo fin es trabajar por la dignidad de los más vulnerables y excluidos.

Algunas organizaciones de víctimas, entre ellas, el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice), la Mesa de Trabajo sobre Desaparición Forzada de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos, y la Ruta Pacífica de Mujeres, lo postularon para ser Director de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD). Aunque no llegó a ser su director, el padre Ramírez sigue de cerca cada paso del posconflicto, habla con propiedad de los temas políticos que pueden afectar los derechos de las víctimas

Ramírez nació en Bogotá, y proviene de una humilde familia boyacense. Su niñez trascurrió en Samacá de donde era oriundo su padre. A sus 11 años de edad quedó huérfano, condición que lo hizo más débil ante el dolor ajeno pero más fuerte ante las adversidades.

“El haber vivido mi infancia y adolescencia sin papá y mamá, hizo que generara cierta responsabilidad de asumir la vida de una manera directa y autónoma”, expresó el sacerdote, quien se sintió identificado con la vocación de los claretianos de ser defensores de los derechos humanos.

“Mis estudios de primaria y secundaria los realicé en el Colegio Cooperativo de Bosa, un sector muy popular de la capital colombiana. Con la experiencia de trabajo comunitario en barrios vulnerables con grupos juveniles de parroquias de orden claretiano, aboné el camino para ingresar a mis 18 años a la Congregación de los Misioneros Claretianos”, recuerda.

Ramírez no solo ha dedicado su tiempo a los más necesitados, sino a estudiar  para dar de su sabiduría. El sacerdote es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad Santo Tomás, y estudió Teología en la Pontificia Universidad Javeriana. Cuando realizaba este último estudio hacia el año 1997, tuvo la experiencia de conocer la región del Ariari en el Meta, específicamente el municipio de El Castillo.

Allí se encontró con las viudas, y los huérfanos de miembros de la Unión Patriótica, los cuales habían sido asesinados por paramilitares entre el año 1985 y 1990. Con las Farc en la región, la cual hizo presencia por décadas en El Castillo, “esto era catalogado una zona roja, y los jóvenes tenían que ir  a Villavicencio a sacar su cédula para luego no ser estigmatizados”, relata.

Ya en el 2000, luego de culminar sus estudios de Teología, y visitar cada 15 días la región de Medellín del Ariari para fundar la misión claretiana en este territorio, fue enviado definitivamente a vivir allí. En el año 2001 se ordenó como sacerdote en esta inspección. Desde ese momento, se hizo uno más de sus habitantes para tomar las las banderas de sus luchas.

El sacerdote relata como si fuera ayer, la manera como “se genera un desplazamiento de más de 700 familias, y  22 veredas de las 41 con las que cuenta el  municipio quedaron desalojadas, fueron asesinados miembros de las directivas de las Juntas de Acción Comunal, mujeres, hombres, y niños”.

Acompañó, de la mano de mecanismos internacionales hacia el año 2005 a 18 familias que decidieron regresar, y formar Civipaz, estableciendo una zona humanitaria de resistencia en la Vereda El Encanto en El Castillo, delimitada y definida como un espacio exclusivo de población civil, donde no se permitía el ingreso de ningún actor armado.

Más de cinco veces fue retenido para ser asesinado, pero siempre logró persuadir a sus captores con conversaciones sigilosas, y contundentes. Nunca se dejó intimidar, ni amedrentar, y no permitió que ningún actor armado, incluyendo el Ejército se inmiscuyera en sus asuntos religiosos y humanitarios. Había un mínimo de respeto por él.

Hoy en día el padre Ramírez, quien estudió hace pocos años sociología en Francia,  ayuda a empoderar su comunidad y la escucha desde la pequeña, y vistosa parroquia de Medellín del Ariari, cuyas paredes son grandes murales dibujados por víctimas del conflicto armado, quienes han realizado de su mano una catarsis para iniciar de nuevo su vida, y ser más organizativas.

http://www.periodicodelmeta.com/index.php/component/k2/item/1840-un-cura-de-pueblo

La Navidad, mito, historia y mensaje


Los Evangelios fueron escritos por las primitivas comunidadse cristianas para transmitir un mensaje

  • Son historia con criterios de hace mas de dos mil años

No son los ángeles, como cuenta el relato evangélico, sino la publicidad, los adornos luminosos y los grandes almacenes los que nos anuncian cada año la inevitable llegada de la Navidad. Quien más y quien menos tiene su turrón, su pavo, su cava, su belén y su árbol dispuesto para fechas que cambian nuestro ritmo de vida y despiertan sentimientos dormidos junto a una nostalgia de “buenos sentimientos” casi obligatorios para nuestra sociedad.

Pero muchos se preguntan qué hay de auténtico y de inventado en la primera Nochebuena de la historia. Comenzando de la fecha misma: ¿Se celebra la Navidad en todo el mundo el día 25? ¿Nació Jesús de veras ese día hace ahora 2017 años?

LAS FECHAS EXACTAS DE LA NOCHEBUENA FUERON DEBATIDAS DURANTE SIGLOS

Es obvio que se trata de una fiesta cristiana. Ni los judíos ni los islámicos la tienen en cuenta, aunque estos últimos respeten a María y consideren que Jesús es un profeta. E incluso no todos los cristianos coinciden en el mismo día. Por ejemplo, la Iglesia cristiana armenia la celebra el 6 de enero, día de Reyes, y el 8, del mismo mes, otras iglesias orientales, como la ortodoxa griega.

¿Cuál es el cumpleaños exacto de Jesús de Nazaret? El momento coincide con el solsticio de invierno, cuando se acortan los días y las noches son más largas. Antes de la aparición del cristianismo se rendía, en idéntica fecha, cuando se iniciaban las labores del campo, un curioso culto al Sol, identificado con un dios joven que nacía y moría cada año al compás de los ciclos naturales. El esquema se repetía una y otra vez en las religiones primitivas: Osiris, Horus, Apolo, Mitra, Dionisio, Baco, Adonis, Tammuz, Agni, Krisna, Manú o Buda veían la luz por esas fechas de una virgen madre, en una gruta o en un establo, entre animales; y además estos personajes curaban a los enfermos, resucitaban a los muertos, como el sol nace, muere y resucita cada noche y cada primavera. Rubio como el sol era también el niño que les nacía a los egipcios en un pesebre, y calendarios romanos muy viejos consagraban a Diniosios el mes que comenzaba el 24 de diciembre.

En Alejandría la fecha era el 8 de enero, porque coincidía con la vieja celebración al dios Aión. Para los primeros cristianos la fiesta verdaderamente grande era la de la noche de Pascua, que se pasaban en vela centrada en la resurrección. No se interesaron pues mucho al principio en qué fecha exacta nació su fundador. Hasta que a partir del siglo III comenzaron a discutir sobre el tema. Unos defendían encendidamente que había nacido el 25 de diciembre. Pero otros retrasaban la Navidad a los primeros días de enero, y hasta entrado marzo, abril o mayo, en plena primavera. Tanto se enzarzaban en discusiones que el papa Fabián las zanjó prohibiéndolas del todo.

Pero poco a poco, por influjo del papa Liborio, San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno la primitiva Iglesia se fue poniendo de acuerdo en el 25 de diciembre como día de Navidad. España aceptó la fecha durante el concilio de Zaragoza en el 380. Pero la verdad es que la polémica sobre esta señalada efemérides continuó. Así el monje Dionisio el Pequeño entregó un tratado al papa Juan I, en el que intentaba defender la tesis del 25 de diciembre. Incluso en el siglo XVI los estudiosos seguían discutiendo. Scaligero, por ejemplo, propuso el final de septiembre o el comienzo de octubre como fecha más probable.

A esto se añadió otra dificultad. Si empezamos a contar los años de nuestra era a partir de ese día, por lógica Jesús debió nacer el año cero, ni más ni menos. Por otro lado el evangelista Lucas habla de un censo del emperador romano aquel año que obliga a José y María a empadronarse, a dar a luz ésta última, a las fueras de Belén, en un pesebre “porque no encontraron sitio en la posada”. Pero el censo de Publio Sulpicio Cireno se produjo los años 6 o 7 antes de Cristo. Y para mayor baile de fechas tanto Lucas como Mateo sitúan la anunciación y la visita de María a Isabel en “los tiempos de Herodes, rey de Judea”, por lo que parece que Jesús tuvo que nacer media docena de años antes que nuestra era, ya que Herodes muere el año 4 a. de C.. Sin olvidar que el monje medieval que llevaba la cuenta de la era cristiana se equivocó en cuatro años como mínimo.

Los especialistas polemizan también sobre el lugar. ¿Nació realmente en Belén? ¿O en Nazaret o Cafarnaún, población más importante situada a orillas del lago de Genezaret que llaman los evangelistas la “ciudad de Jesús”? Parece que Belén tiene un significado simbólico para que se cumplan las profecías de Samuel, Isaías y Miqueas que hablan de ella como villa natal del Mesías. Algo parecido sucedería con la cueva en donde la tradición sitúa el nacimiento. En la actualidad, la gruta, de 12’30 metros de largo y 3’15 de ancho, en cuyo suelo una losa de mármol señala con una estrella plateada el sitio del alumbramiento, es lugar incesante de peregrinaciones. La Basílica medieval de la Natividad es el único lugar reconocido por las distintas iglesias cristianas como lugar del nacimiento de Jesucristo.

Hoy biblistas y teólogos restan importancia a estos detalles y su literalismo. Es indiscutible el hecho de la existencia histórica de Jesús de Nazaret, que relatan historiadores contemporáneos como Suetonio, Tácito y Flavio Josefo. Pero lo que no es tan claro es la forma concreta de lo que ocurrió exactamente. Los teólogos contemporáneos aplican la técnica de la “Historia de las formas” y las tradiciones para analizar los géneros literarios con los que está escrita la Biblia. Por eso opinan que los relatos de la infancia de Jesús son los que tienen menos valor histórico de todos los Evangelios.

Otro tema polémico, sobre el que la Iglesia no admite discusión, es que Jesús nació de una madre virgen. Sabemos que avatares y fundadores de otras religiones o filosofías como Dionisio, Lao Tsè, Confucio, Buda y hasta Pitágoras y Platón fueron conectados a concepciones milagrosas y madres vírgenes. Igualmente aquí los teólogos actuales ponen el acento en la actitud de fe de María, en los rasgos de sencillez y pobreza de la aldeana de Nazaret y sobre todo en su apertura virginal al misterio de Dios. Para Benedicto XVI, el papa teólogo, las narraciones de la infancia de Jesús de los Evangelios de Mateo y de Lucas no son leyendas ni reconstrucciones fantásticas, son “historia, historia real, acontecida, claro, historia interpretada y comprendida con base en la Palabra de Dios”. Pero una historia escrita con criterios de hace más de dos mil años.

Para los creyentes la Navidad tiene un profundo sentido. Si los Evangelios fueron escritos por las primitivas comunidades cristianas, de los que los evangelistas sólo eran transmisores, deseaban con ellos transmitir un determinado mensaje. Este no casa en absoluto con la Navidad actual tal como está montada: aquel mensaje fue de debilidad, pobreza, soledad, misterio, carencia de seguridad y confort, alegría interna y espiritual, paz, buena voluntad y justicia.

Maestros espirituales y psicólogos de todos los tiempos y creencias coinciden en que la felicidad es un estado profundo del yo que está por encima de los condicionamientos externos. El problema que plantea la Navidad hoy, como tantas cosas, es el “despertar” frente al seguir dormido en manos de quienes manejan la información y el consumo. Porque está claro que en la Navidad de un modo u otro siempre contuvo una fuerza y una llamada para la gente. Hay en ella elementos perennes que superan las culturas, las anécdotas y hasta los datos históricos: Quizás la necesidad de retornar a la autenticidad del niño para volver a ser nosotros mismos. Porque entonces es nochebuena en el corazón. Quizás por eso Jesús a lo largo de su vida explicó que lo mejor es hacerse como niños y habló de bienaventuranzas o “felicidades” que parecen antieslóganes en nuestra sociedad actual; y se pronunció a favor de los pequeños; dijo que los últimos serían primeros. En todo ello hay una extraordinaria coherencia entre el paisaje de nuestro belén doméstico y el resto del Evangelio. Otra cosa es que la gente sea capaz de sentarse delante del nacimiento, meditar un poco, y prepararse a vivir de otra manera este vértigo en que hemos convertido la Navidad. Como la conclusión del papa Francisco: “Donde nace Dios, nace la esperanza¸ y donde nace la esperanza, las personas encuentran la dignidad. Sin embargo, todavía hoy muchos hombres y mujeres son privados de su dignidad humana y, como el Niño Jesús, sufren el frío, la pobreza y el rechazo de los hombres”.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: