Dietrich Bonhoeffer, mártir de la resistencia


image: https://es.la-croix.com/images/0000/dietrich-bonhoeffer-martir-de-la-resistencia.jpg
Dietrich Bonhoeffer, mártir de la resistencia
 25 ene 2018, 14:22  0 Comentarios
1SHARES

La vida cristiana puede ejercer una poderosa influencia en el combate contra las fuerzas del mal que nos rodean. Dietrich Bonhoeffer hizo experiencia de esto durante el nazismo.

Bonhoeffer nació en 1906 en Breslau, en el seno de una familia luterana, rica y culta. A los 17 años inició sus estudios de teologia. En 1931 se ordena pastor. Le inquieta el clima político alemán: la República de Weimar se desmorona y el nazismo avanza. Empieza a expresarse públicamente y el 1 de febrero de 1933, el día siguiente del ascenso al poder de Hitler, arremete contra éste en un programa de radio. Advierte: «La imagen de jefe [führer] se desliza hacia la imagen del embaucador [verführer]…». Se interrumpe la emisión. Él sigue y ataca la política racista de los nazis en escritos como La Iglesia y la cuestión judía. Al cabo de poco tiempo entra en la Resistencia, toma parte activa en la fundación de la Iglesia confesante (resistente al nazismo) y dirige un seminario pastoral clandestino.

Ante los acontecimientos de su época, Bonhoeffer considera que la acción de la Iglesia no puede limitarse al ámbito humanitario, sino que debe penetrar la esfera política. Bonhoeffer forma parte de los que proponen el tiranicidio: «Permanecer en silencio frente el mal, es un mal en sí mismo: Dios no nos considerará inocentes. No hablar es hablar; no actuar es actuar».

En secreto empieza a escribir su Ética, obra en la que expresa parte de las preguntas que se plantea en ese momento. Siente gran preocupación por la Europa de la posguerra.

Todas estas actividades hacen que progresivamente se le prohíba la docencia y publicar. Es arrestado en abril de 1943 con su cuñado. Acababa de comprometerse, tres meses antes, con una joven de 18 años de la que se había enamorado, Maria von Wedemeyer. Las cartas que le escribió a ella y a su amigo Eberhart Bethge en la cárcel, publicadas con el título Resistencia y sumisión, testimonian sus tormentos interiores. Desarrolla una reflexión muy personal sobre la noción de mal, totalmente basada en su experiencia. Para él, el bien y el mal están íntimamente unidos: el mal tiene tantos «disfraces, honorables y seductores» que incluso «el hombre más honesto ejecutará al final las órdenes del diablo en persona». Entonces, ¿quién puede mantenerse firme? Sólo el hombre que está unido a Dios, el hombre cuya vida «no sea otra cosa que una respuesta a la pregunta y la llamada de Dios». Sabiendo que «Dios se sirve del bien como del mal para conseguir su objetivo», y que el bien está sólo en Jesucristo, el hombre que quiera combatir el mal sólo podrá seguir un camino: el de la renuncia total y el don total de su ser a Dios. Tras el atentado contra Hitler de julio de 1944, Bonhoeffer es trasladado a una prisión de la Gestapo y ahorcado el 9 de abril de 1945 en el campo de concentración de Flossenbürg. Tenía 39 años.

Sophie de Villeneuve

Read more at https://es.la-croix.com/figuras-espirituales/dietrich-bonhoeffer-martir-de-la-resistencia#M4EfcBVEssJ0KmQk.99

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: