La inclusión de los que la religión oficial excluye es voluntad de Jesús.


 

DOMINGO SEXTO – TIEMPO DURANTE EL AÑO – «B

Eduardo de la Serna

Lectura del libro del Levítico     13, 1-2. 45-46

Resumen: la lepra en la Biblia es más que una “enfermedad”, se trata de una impureza ritual que excluye a quien la padece del contacto con el “Dios santo” y con el “pueblo santo”. La responsabilidad de los sacerdotes ante un leproso es garantizar la impureza o purificación de una persona a fin de que participe o se vea excluido de la asamblea.
Lo que la Biblia llama “lepra” se encuentra muy detallado en los capítulos 13-14 del libro del Levítico [de las 36 veces que aparece el término hebreo tzarra’t lo encontramos x29 en estos capítulos y x6 en el resto del AT: 2 Reyes 5 (x4) y x1 en Dt y 2 Cr.]. Por “lepra” se entiende una mancha en la piel, con lo que probablemente haya que incluir también en el caso otras enfermedades cutáneas. Sin embargo, el tema principal no radica en la “enfermedad” sino en la “impureza”. Una persona con manchas en la piel es impura y por tanto no puede acercarse al ambiente “sagrado”. Pero – además – es importante señalar que la impureza se transmite (no se ha de confundir con el “contagio” de una enfermedad; y hoy se sabe que la lepra no es contagiosa) sino con que la impureza se transmite a los demás (o por el contacto con cosas impuras).

 

Una nota sobre la pureza e impureza. El tema es sumamente importante y se podría profundizar extensamente. Señalemos, simplemente, que – por motivos diversos, muchos de ellos desconocidos para nosotros – hay cosas, alimentos, situaciones que hacen “impura” a la persona que entra en contacto con ello. Por ejemplo, tocar sangre (seguramente porque es la fuente de la vida, algo que pertenece al mundo divino) hace a alguien impuro, por lo que la menstruación o un parto hacen impura a la mujer. Del mismo modo, hay alimentos puros o impuros, o incluso actitudes que vuelven impuros a quienes las realizan (tocar un cadáver, por ejemplo). Hay baños purificadores, y hay cosas que no transmiten impureza (la piedra, por ejemplo)… Una persona impura no puede acercarse al “Dios santo”, y queda – a su vez – separado (temporalmente, mientras dure la impureza) del “pueblo santo”. En el caso concreto de la “lepra” el sacerdote es el que debe “atestiguarla” y excluir de la asamblea al “leproso”; por eso, en caso de curación, es el mismo sacerdote quien debe testimoniar la purificación.

 

El texto litúrgico, luego de la exposición de la situación y la presentación al sacerdote, presenta solamente dos versículos (vv.45-46) con el aparente objetivo simplemente de ilustrar la vida de exclusión que vivía un leproso. Este debía ser visible por todos ya desde su modo de vestir y no podrá vivir en el “campamento” (más tarde se destacará la imposibilidad del leproso de ingresar a la ciudad “santa” de Jerusalén; es posible que ciudades como Samaría fueran – en tiempos de Jesús – lugar de recepción de leprosos [a cargo de esenios] que, incapacitados de entrar en la ciudad, estando en los alrededores pueden – por ejemplo – celebrar la pascua) y cuando ande por los caminos irá gritando su impureza para que nadie se le aproxime y quede a su vez impuro.

 

 

Lectura de la primera carta de San Pablo a los cristianos de Corinto     10, 31-11, 1

Resumen: con el criterio de no buscar el propio interés sino el de los demás, Pablo busca que los destinatarios de su misión “se salven” e invita a los lectores a que hagan lo mismo en toda circunstancia como lo hizo Cristo dando su vida por el bien de los débiles.
Pablo está terminando la unidad en la que responde a la pregunta formulada por los corintios sobre la carne ofrecida a los ídolos. La unidad está marcada por la idea de buscar el interés de “los demás” y no el propio (vv.24.33):

 

  • que nadie procure su propio interés sino el de los demás” (v.24)
  • lo mismo que yo, que me esfuerzo por agradar a todos en todo, sin procurar mi propio interés, sino el de todos para que se salven” (v.33).

 

En este caso, el interés de los demás es el cuidado de la “conciencia” de los demás (tema importante en la unidad) a fin de que esta no se vea afectada (vv.27-29).

 

A modo de síntesis (y puesto que el tema es la comida, si se puede o no participar en donde se come carne que fue ofrecida a los ídolos) señala que lo que hagan (sea que coman, sea que beban) sea “para gloria de Dios”. El contraste parece estar entre dar gloria a Dios o escandalizar a los demás (a su conciencia), sean estos judíos, griegos o miembros de la Iglesia de Dios” (v.32).

 

La gloria (doxa) siempre es dada a Dios, o es una manifestación de Dios en la historia. Sin embargo, en los primeros escritos de Pablo (como 1 Tesalonicenses y 1 Corintios) se parece al “honor de es debido a Dios” y también a los seres humanos (1 Tes 2,6; 2,20; 1 Cor 2,7; 15,40…) es más referido al ambiente divino en los escritos posteriores (cf. 2 Cor 3,7-11; 4,15.17; Fil 2,11; 3,21; Rom 5,2; 6,4…). Se trata de que Dios sea reconocido (y honrado) por los demás al ver nuestro obrar. Lo contrario es hacerlos tropezar, escandalizar.

 

Puesto que en su vida y ministerio Pablo (¡y lo acaba de decir hablando de sí mismo!) busca no su “propio interés” sino el de todos para que se salven, (objetivo principal del ministerio paulino, que los destinatarios “conozcan a Cristo”, es decir la fe) por tanto puede invitar a los lectores a que sean sus imitadores. Así como él imita a Cristo buscando la salvación de todos. La misma idea se encuentra en 4,16 y se trata de una exhortación a seguir el camino que Pablo enseña. El modelo de Cristo es el modelo de quién tanto miró el interés de los demás por encima del propio que dio su vida por los débiles (8,11) ya que “Cristo no buscó su propio agrado” (Rom 15,3).

 

 

Evangelio según san Marcos     1, 40-45

Resumen: un leproso pide a Jesús ser purificado. Tocándolo Jesús logra la purificación de parte de Dios mostrando que el Reino que predica busca la inclusión de aquellos que el sistema religioso dejaba afuera.
Luego del “día en el ministerio de Jesús”, Marcos comienza a mostrar una serie de hechos de Jesús en los que entrará en conflicto con las estructuras religiosas de Israel. Todos estos hechos se ven litúrgicamente interrumpidos por la cuaresma que comienza el próximo domingo [en realidad, el miércoles de Ceniza]; el tiempo “durante el año” continuará recién el 14 de junio (domingo 11º, con lo que los domingos 7º a 10º quedan omitidos este año, es decir los capítulos 2,1-4,25 de Marcos).

 

El texto nos presenta un “leproso” – una especie de ‘muerto en vida’ – que se “acerca” a Jesús y se pone de rodillas y le “suplica” (parakalôn). Lo que el leproso (a distancia, como corresponde) dice a Jesús es que si quiere (thelô) puede “limpiarlo” (katharizô) (v.40). Ya hemos señalado (primera lectura) que en el caso de la lepra el tema no es tanto la enfermedad cuanto la pureza (el verbo limpiar, katharizôse encuentra x28 en Lev 13 y 14 y x4 en 2 Re 5, siempre en referencia a la lepra). Lo que el leproso pide es la limpieza, por tanto algo ritual. Que este es el tema central de la unidad viene manifestado en que el verbo se repite, a continuación otras dos veces: “queda limpio” (v.41; la voz pasiva puede indicar que Dios es quien lo limpia) – “quedó limpio” (v.42) y es enviado a hacer la ofrenda por la “limpieza” (v.44) (fuera de esta unidad en Marcos sólo se encuentra en 7,19 para referir a la pureza de los alimentos).

 

El texto está enmarcado en dos repeticiones:

 

Llegó (erjetai)…       puedes (v.40)

Se fue (exelthon)… no podía (v.45)

 

La purificación no es narrada más que a partir del efecto (quedó limpio) pero señala que Jesús “lo tocó”, algo expresamente vedado ante un impuro ya que la impureza se transmite por contacto (ver Lev 5,2; 22,5; Núm 19,22; Lam 4,15). De este modo Jesús queda impuro, pero no es ese el centro del relato ni lo importante. Lo que cuenta es la persona, Jesús no permanece indiferente ante su exclusión; no es la “religión” sino la “inclusión” lo que manifiesta el reino de Dios y el Dios del reino para Jesús. La frase “puedes (dynasai) limpiarme” es interesante ya que el término suele usarse para señalar que Jesús “puede” hacer cosas que no son posibles a los humanos (3,27; 5,3; 8,4.22-23.28-29) pero son posibles para Dios (9,3; 10,26). El uso de la voz pasiva nos remite a Dios como el que provoca la purificación.

 

Un tema debatido es de crítica textual, ¿qué dice el texto? ¿Cómo reacciona Jesús ante el pedido del leproso? Algunos manuscritos dicen que Jesús se “encolerizó” mientras otros afirman que se “compadeció”. Si bien los términos son muy diferentes en griego: orgistheis ysplagjnistheis respectivamente, no son tan diferentes en un probable original arameo (ethra‘em y ethraham respectivamente). En el primero de los casos, el enojo de Jesús estaría dado por el poder de la impureza que excluye de la vida al leproso, en el segundo de los casos, la compasión provoca la actitud positiva de Jesús hacia el leproso. Es preciso afirmar que ambas lecturas son probables, y los autores y estudiosos dudan entre ambas, aunque la liturgia ha preferido “compasión”. De hecho es frecuente que Jesús frente al dolor o sufrimiento se mueve por la “compasión” y obra un milagro, un signo del reino. El verbo splagjnizomai – el que se ha aceptado – tiene su raíz en lassplgjna, que son las “entrañas” (cf. Hch 1,18). Puesto que en la mentalidad bíblica la sede del amor son las entrañas (y no el corazón), es razonable que con frecuencia las traducciones castellanas, allí donde el griego dice splagjna – entrañas se prefiere traducir por “corazón” (cf. 2 Cor 6,12; 7,15; Fil 1,8; Flm 7.12.20; 1 Jn 3,17), es interesante el uso de “entrañas de misericordia” (cf. Lc 1,78; Col 3,12).

 

Como corresponde a la purificación, el sacerdote debe atestiguarla para permitir la reinserción del leproso, sin embargo aquí Jesús afirma para que “les sirva de testimonio”. Aparentemente se refiere a que la purificación les “sirva” a los sacerdotes como testimonio que Jesús es el agente del reino, que purifica al que había sido leproso (mientras los sacerdotes sólo pueden atestiguar). Y a su vez de que Jesús viene a presentar un modo diferente de relación con Dios que no se nutre de una “religión” de exclusión sino de misericordia. El gesto de “tocar” sin duda refuerza la centralidad en la persona que el reino que Jesús predica quiere mostrar y “atestiguar”.

 

Un elemento característico de Marcos y que aquí encontramos por vez primera es lo que se ha llamado el “secreto mesiánico”, es decir el mandato de Jesús a los que se han visto beneficiados por un milagro  de que no lo divulguen. El sentido parece semejante a lo que hemos señalado ante los demonios que confiesan quién es Jesús. Jesús no quiere ser reconocido como un mesías de milagros y poder sino aceptado en la cruz.  Que trasciendan sus milagros sólo sirve para confundir; de hecho, si bien es cierto que la fama crece y cada vez son más los que lo siguen, en el momento de la cruz todos – incluso los más cercanos, con la excepción de unas pocas mujeres – todos lo abandonan y dejan solo lo cual revela que no han entendido su mesianismo a pesar de un primer momento multitudinario.

 

 

Dibujo tomado de emiliocarrillobenito.blogspot.com

http://amerindiaenlared.org/contenido/12133/comentarios-biblicos-la-inclusion-de-los-que-la-religion-oficial-excluye-es-voluntad-de-jesus/?utm_source=Amerindia&utm_campaign=8583d75923-EMAIL_CAMPAIGN_2018_02_09&utm_me

Lo femenino vino primero: Leonardo Boff


feb102018

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Leonardo Boff2El presente texto quiere ser una pequeña contribución al debate sobre lo femenino, tan deformado por la cultura patriarcal dominante. De entrada afirmamos ya: lo femenino vino primero. Veamos cómo surgió en el proceso de la sexogénesis. Son varias etapas.
La vida existe en la Tierra hace 3,8 mil millones de años. El antepasado común a todos los vivientes fue probablemente una bacteria unicelular sin núcleo que se multiplicaba arrolladoramente por división interna. Esto duró cerca de mil millones de años.

Hace dos mil millones de años surgió una célula con membrana y dos núcleos, dentro de los cuales se encontraban los cromosomas. En ella se identifica el origen del sexo. Cuando ocurría el intercambio de núcleos entre dos células binucleadas se generaba un solo núcleo con los cromosomas en pares. Antes, las células se subdividían, ahora se da el intercambio entre dos diferentes con sus núcleos. La célula se reproduce sexualmente a partir del encuentro con otra célula. Se revela así la simbiosis ―composición de diferentes elementos― que junto con la selección natural representa la fuerza más importante de la evolución. Este hecho tiene consecuencias filosóficas: la vida está tejida más de intercambios, de cooperación y simbiosis que de la lucha competitiva por la supervivencia.

En los primeros dos mil millones de años, en los océanos de donde irrumpió la vida no existían órganos sexuales específicos. Había allí una existencia femenina generalizada, que en el gran útero de los océanos, lagos y ríos, generaba vidas. En ese sentido podemos decir que el principio femenino es primero y originario.

Sólo cuando los seres vivos dejaron el mar, fue surgiendo lentamente el pene, algo masculino, que tocando la célula le pasaba a ella parte de su ADN, donde están los genes.

Con la aparición de los vertebrados hace 370 millones de años los reptiles crearon el huevo amniótico lleno de nutrientes y consolidaron la vida en tierra firme. Con la aparición de los mamíferos hace unos 125 millones de años surgió ya una sexualidad definida de macho y hembra. Con ellos emerge entonces el cuidado, el amor y la protección de la cría. Hace 70 millones de años apareció nuestro ancestro mamífero que vivía en la copa de los árboles, alimentándose de brotes y de flores. Al desaparecer los dinosaurios hace 67 millones de años pudieron bajar al suelo y desarrollarse llegando hasta el día de hoy.

Existe también el sexo genético-celular humano que presenta el siguiente cuadro: la mujer se caracteriza por 22 pares de cromosomas somáticos más dos cromosomas X (XX). El hombre posee también 22 pares, más un cromosoma X y otro Y (XY). De aquí se deduce que el sexo de base es femenino (XX), siendo el masculino (XY) una derivación suya por un solo cromosoma (Y). Por lo tanto no hay un sexo absoluto, sólo uno dominante. En cada uno de nosotros, hombres y mujeres, existe “un segundo sexo”.

En lo que refiere al sexo genital-gonadal es importante recordar que en las primeras semanas el embrión se presenta indiferenciado, es decir, posee ambas posibilidades sexuales, femenina o masculina. A partir de la octava semana, si un cromosoma masculino Y penetró en el óvulo femenino, la definición sexual será masculina. Si no ocurrió esto es porque el espermatozoide era X y entonces prevalece la base común femenina. En términos de sexo genital-gonadal podemos decir: el camino femenino es primordial. La diferenciación se da a partir de lo femenino, lo que desautoriza el fantasioso “principio de Adán”. La ruta de lo masculino es una modificación de la matriz femenina, debido a la secreción de andrógeno por los testículos.

Por último, existe todavía el sexo hormonal. Todas las glándulas sexuales en el hombre y en la mujer están gobernadas por la hipófisis, sexualmente neutra y por el hipotálamo, que es sexuado. Estas glándulas segregan en el hombre y en la mujer dos hormonas: el andrógeno (masculina) y el estrógeno (femenina), responsables de las características secundarias de la sexualidad. El predominio de una u otra hormona producirá una configuración y un comportamiento con características femeninas o masculinas. Si en el hombre hay una impregnación mayor de estrógeno, tendrá algunos rasgos femeninos; lo mismo se da en la mujer con referencia al andrógeno.

Es importante señalar que la sexualidad tiene una dimensión ontológica. El ser humano no tiene sexo; es sexuado en todas sus dimensiones, corporales, mentales y espirituales. Hasta la emergencia de la sexualidad el mundo es de los mismos y de los idénticos. Con la sexualidad surge la diferenciación mediante el intercambio entre diferentes. Son diferentes para poder interrelacionarse y establecer lazos de convivencia. Es lo que ocurre con la sexualidad humana: cada uno, además de la fuerza instintiva que siente en sí, siente también la necesidad de canalizar y sublimar tal fuerza. Quiere amar y ser amado, no por imposición sino por libertad. La sexualidad aflora en el amor, la fuerza más poderosa “que mueve el cielo y las estrellas” (Dante) y también nuestros corazones. Es la suprema realización que el ser humano puede anhelar. Pero retengamos: lo femenino vino primero y es la base.

*Leonardo Boff escribió “El proceso de la sexogénesis” en Femenino y Masculino con Rose Marie Muraro, Record 2010.

Traducción de Mª José Gavito Milano

http://www.redescristianas.net/lo-femenino-vino-primeroleonardo-boff/#more-87096

CHILE: LA HORA DE BARROS-.


Algo tiene que pasar en Chile. Porque tanta impunidad no hace sino agigantar el escándalo. Y la iglesia católica lo sabe. Y el papa Francisco, que no tiene un pelo de tonto, y es un político consumado, ya se dio cuenta. Ergo, tengo el pálpito de que algo va a pasar. No por la implementación de una política de “tolerancia cero” vaticana, déjenme añadir. Porque ella no existe. Sino por un reflejo de supervivencia y de manejo de crisis y de control de daños.

En Chile -ya se dieron cuenta en Roma-, sus ciudadanos no son tontos, como les dijo Francisco a los habitantes de Osorno. No. Alguna vez fueron los católicos más conservadores de la región, es verdad. Pero ya no. Han padecido demasiados casos de abusos sexuales perpetrados por clérigos. Y ya están hartos. Ahora reaccionan. Y hasta protestan. Y saben gritar sus verdades y sus derechos.

En consecuencia, ante la polvareda levantada durante la última visita del papa a Chile y las reiteradas metidas de pata de su parte, de la curia y de los propios encubridores del pedófilo más emblemático de este país con forma de tripa, el Vaticano ha tenido que dar su brazo a torcer, y el jefe de los católicos ha dispuesto el 30 de enero que Charles Scicluna, arzobispo de Malta y presidente del Colegio para el examen de los recursos en materia de delicta graviora (léase, delitos graves) en la Congregación para la Doctrina de la Fe, se dirija a Santiago de Chile “para escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen” sobre el obispo de Osorno, Juan Barros, a quien se señala como uno de los principales encubridores del depredador sexual ensotanado más célebre de Chile, Fernando Karadima.

Por supuesto, hay quienes, con razón, tienen motivos para ser suspicaces, desconfiados y recelosos de esta maniobra vaticana. Recordemos que, hace exactamente dos años atrás, en febrero del 2016, el chileno Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes del Caso Karadima, llegó hasta el Vaticano con la expectativa de exponer su testimonio y contar el rol de cómplice y ocultador que jugó Juan Barros. Esto lo iba a hacer ante la Comisión Pontificia creada por el papa argentino para enfrentar los abusos sexuales a menores. Llegó ahí invitado por el británico Peter Saunders, quien entonces formaba parte de dicha entidad. Lo que ocurrió a continuación fue inexplicable. Decidieron cancelar la exposición de Cruz y a Saunders le conminaron a reflexionar sobre su papel en la Comisión.

Lo amenazaron, si no se entendió. Y a Cruz lo excluyeron y lo revictimizaron, para variar. El pecado mortal de Cruz Chellew fue escribirle dos misivas al máximo pontífice en las que acusaba a Barros de encubridor. Las cartas, está confirmado, llegaron hasta las manos del cardenal de Boston, Sean O’Malley, presidente de la llamada Comisión contra Abusos a Menores.

Una de las cartas, firmada por treinta laicos católicos de la comunidad de Osorno, decía: “La desolación a la que nos ha llevado su voluntad, Papa Francisco, no resiste más silencio u omisión (…) Hemos tocado puertas (…) y solo recibimos burlas”.

PAPA FRANCISCO Y OBISPO JUAN BARROS EN CHILE. FOTO: LANACION.CL

Y añade: “Por favor, hermano Francisco, ábrase a la sana duda de información tan categórica sobre nosotros y pondere las consecuencias que su decisión ha ocasionado tanto en nuestra comunidad como para el mismo Juan Barros y la credibilidad de la Iglesia, para hallar una pronta solución”.

Quienes hemos seguido el Caso Karadima, y hemos consumido cuantas publicaciones, entrevistas, investigaciones y notas periodísticas existen sobre el tema, sabemos que por lo menos existen cuatro testimonios coincidentes y absolutamente verosímiles que acusan a Juan Barros de estar al tanto de los abusos (Juan Carlos Cruz, James Hamilton, Luis Lira y Juan Debesa, entre los que recuerdo). No solo ello. El mismo Juan Barros Madrid habría participado directamente en acciones de manipulación, maltrato y coerción psicológica sobre los discípulos de Karadima en la parroquia El Bosque. No solo él, por cierto, sino también otros cercanos a Karadima, que hoy también son obispos: Andrés Arteaga, Horacio Valenzuela, Tomislav Koljatic Maroevic, entre los principales.

Con todos estos antecedentes, ampliamente documentados en publicaciones como Karadima, el Señor de los Infiernos, de María Olivia Mönckeberg, Los secretos del imperio de Karadima, de Juan Andrés Guzmán, Gustavo Villarrubia y Mónica González, periodistas de CIPER, y El fin de la inocencia, de Juan Carlos Cruz, así como en los archivos judiciales donde se encuentran los testimonios recogidos por la jueza Jessica González, no queda un ápice de duda sobre las funciones de alcahuetes y compinches y, sobre todo, encovadores de Barros, Arteaga, Valenzuela y Koljatic.

Por eso, cuando Jorge Bergoglio defiende con firmeza y arrogancia a Juan Barros, ofende a las víctimas de Karadima y a los feligreses de Osorno. Y a todo el pueblo chileno. Porque los está tratando de idiotas.

Así las cosas, hay quienes, con razón, decía, tienen enormes motivos para ser suspicaces. Hay quienes creen, por ejemplo, que Scicluna va a tratar de lavarle la cara al papa y salvar a Barros, con el argumento de que, efectivamente, los elementos que inculpan a Karadima se mantienen inalterables, pero “no existen elementos suficientes para inculpar a Barros”. O algo así. Confirmando de esa manera la posición del papa expresada altaneramente en Iquique y, posteriormente, en el avión que salió de Lima hacia Roma.

El mexicano Alberto Athié esgrimió en el muro de Facebook de Juan Carlos Cruz y en el mío algunos argumentos en esa línea.

Me preguntan qué pienso del nombramiento de Mons. Scicluna para investigar el caso del obispo Barros en Chile. Les comparto mi opinión, sobre todo a Juan Carlos Cruz Chellew y a Pedro Salinas

No tengo todos los detalles del caso en Chile, pero, ojo, es el caso que llevó a la crisis total e irreversible la política de la doble moral de Francisco (decir «cero tolerancia», por un lado, y seguir protegiendo pederastas y encubridores, por otro), pero, en lo que se refiere al caso Maciel, en 2004, Scicluna fue enviado de Roma y fue el mismo que llevó el caso Maciel aunque ya sabían todo, porque era el promotor de justicia de Ratzinger en la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), -incluyendo la denuncia formal de los ex legionarios en 1998-. Aún así, se presentó como el nuevo investigador para abrir el caso, como si fuera la primera vez… en eso se parecen los casos Maciel y Barros…

Al final, en el 2006, después de sus investigaciones – las otras denuncias no valieron nunca- concluyen en un comunicado (abril del 2006) que hay que invitar a Maciel a «retirarse a una vida de oración y penitencia» sin reconocer públicamente que era un pederasta y mucho menos reconocieron que lo seguirían encubriendo hasta su muerte en 2008.

Solo hasta el 2010, la comisión que nombró Benedicto reconoció que había cometido «auténticos delitos graves», incluyendo su relación con dos mujeres con quienes tuvo hijos -y violó a dos en 1997- pero, identificándolo como el «asesino solitario» que se infiltró en la Santa Sede y hasta la alcoba del «pobre» e «inocente» san Juan Pablo, sin que nadie lo supiera hasta que, gracias a Benedicto, que había sido prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 1981 y tenía los expedientes desde los años 40’s, lo descubrió y determinó su responsabilidad…aunque lamentablemente ya había cometido todas sus fechorías y ya se les había muerto…

Pero lo importante (por sus activos) era salvar al papa Juan Pablo para canonizarlo, la posibilidad de que Ratzinger llegara al papado como paladín de la justicia y salvar a los Legionarios, y así lo hicieron, gracias al trabajo del cardenal (Velasio) De Paolis.

Ese es Scicluna, un operador de palacio que buscó como principal objetivo: salvar al rey y a su custodio (Ratzinger) por encima de todo, encontrándole un solución salomónica al caso Maciel y venderlo como un lamentable caso del asesino solitario, o como lo calificó el actual papa Francisco, como «un gran enfermo» que, teniendo algunos «padrinitos» en la Santa Sede, hizo muchas fechorías pero sin jamás manchar a nadie… porque, a pesar de ser tan malo, siempre fue fiel a las máximas autoridades -los papas y quienes los protegieron- y a la Institución!

Es decir: pudo hacer todo lo que hasta ahora sabemos que hizo, solo y sin manchar a nadie de arriba y a quienes lo apadrinaron, porque lo hicieron sin saber que estaba haciendo, hasta que ya muerto, lo descubren…

Con ese objetivo creo que llega a Chile Mons. Scicluna: salvar al papa Francisco y a su decisión de nombrar y proteger a Barros y ver cómo va a salvar el desprecio a las victimas y sus denuncias nunca escuchadas. Scicluna es un controlador de daños…

La pregunta es: ¿Qué va a hacer Scicluna con la grave crisis del papado de Francisco por su abierto desprecio a las denuncias de las víctimas, que nunca quiso recibir, en contra de Barros, para buscar una supuesta solución salomónica que salve a Francisco y su doble política contra la pederastia, condenándola verbalmente, sin cambiar nada de fondo, es decir, sin reconocer que Francisco se equivocó al nombrar y ratificar a Barros en su nuevo cargo de obispo de Osorno?

Para más señas, Scicluna tiene 58 años y nació en Toronto, Canadá. Y fue clave en el proceso contra el pederasta mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, y contra Fernando Karadima, creador de la Pía Unión en Chile.

Desde 2001, según información de El Dínamo, Scicluna llegó a Roma para trabajar con el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Doctrina de la Fe, y ahí habría conducido más de tres mil investigaciones canónicas contra clérigos acusados de abuso.

En 2005, viajó a México y Estados Unidos para escuchar los testimonios de las víctimas y crear un archivo de declaraciones que posteriormente sirvieron para “sancionar” al mexicano. La supuesta “sanción”, al final, no fue tal. Se le confinó a una vida de oración y penitencia, y punto. No pasó nada más.

Años después, Scicluna también participó en el Caso Karadima. Sobre el caso, el obispo Juan Manuel Muñoz, relató: “Todo se activa en el momento en que Juan Carlos Cruz presenta su denuncia, eso fue en agosto de 2009. Él la trae antes de que yo viaje a Roma, fui a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Entregué la información. La conversación importante fue con el Promotor de Justicia en Roma, Charles Scicluna”.

“Me recomendó reunir testimonios sobre la credibilidad de los acusadores, lo que hice. Además, me recomendó que le pasara toda la documentación a un experto en derecho canónico, a otro en moral y a otro en psicología, lo que también hicimos, y al final me dijo que buscara a tres obispos de mucho nivel para que ellos me recomendaran qué juicio final tenía que emitir, también los busqué”.

Esas “recomendaciones” fueron las que terminaron por condenar a Karadima, señala El Dínamo. Y así fue. Pero ya saben. La “condena” a Karadima también fue una burla. Actualmente, como en su momento se hizo con Maciel, y posteriormente con Luis Fernando Figari, fundador del Sodalitium Christianae Vitae, en lugar de expulsarlo de la institución católica y denunciarlo ante la justicia ordinaria, se le recluyó en un convento para que sea bien atendido por unas monjitas.

Scicluna, en los hechos, es una suerte de fiscal eclesiástico. Y su accionar lo describe bien Andrés Beltramo, periodista de La Stampa. “Tendrá un amplio margen de acción. Se entrevistará con los denunciantes. Lo hará, como es común en estos casos, en privado y con la presencia de algún testigo. Las víctimas podrán aportar sus informaciones y prestar declaraciones, eventualmente transcriptas y certificadas por un notario eclesiástico. Es la práctica consolidada. Scicluna podrá escuchar otras voces, si lo considera necesario”.

EL PAPA Y CHARLES SCICLUNA. FOTO: PUBLIMETRO.CL

Juan Barros Madrid fue designado obispo de Osorno el 15 de enero del 2015 por el papa Jorge Mario Bergoglio. Y desde entonces, pese a las bulliciosas rechiflas y notorio descontento de la población de Osorno, lo ha mantenido contra viento y marea. Su decisión es, a todas luces, desacertada. Más aun cuando él mismo dudó en su momento y pensó ofrecerle a él y a los otros ‘Karadima Bishops’ sus respectivos años sabáticos. Existe una carta, que fue divulgada en Chile horas antes de la llegada del papa, que confirma las vacilaciones del pontífice argentino.

Mientras tanto, Juan Carlos Claret, un joven activista de los denominados Laicos de Osorno, declaró a La Nación que le pedirán al enviado vaticano tres garantías: “Independencia y autonomía del tribunal, transparencia y bilateralidad de las audiencias y confidencialidad”. Claret calcula, como el arriba firmante, que mínimo deberían ser cuatro los testimonios que inculpen al obispo Barros como encubridor de los abusos de Fernando Karadima.

¿En qué va a terminar este nuevo escándalo vaticano? Pese a todos los pronósticos, si me preguntan, presumo que en esta ocasión la verdad no podrá seguirse tapando a la fuerza. Barros será removido por recomendación de Scicluna. Y el papa, una vez más, pedirá perdón.

El propio Barros ya hizo circular indirectamente un comunicado salido de su oficina: “Todo lo que disponga el Papa lo acoge (el obispo Barros) con fe y alegría, pidiendo a Dios que resplandezca la verdad”, escribió el conchudo.

Pero ojo. En caso de removerlo, ello no significará que esté funcionando el famoso protocolo de “tolerancia cero”, porque tal cosa no existe. Ni se está aplicando. En esta ocasión, como en todos los grandes escándalos eclesiales, la iglesia católica actuará correctamente, no por propia iniciativa, sino que lo hará debido a la presión mediática. Como siempre ha ocurrido en estos casos.

Por último, independientemente de la investigación sumaria que realice Scicluna, traigo a colación unas declaraciones que caen a pelo. Son de la periodista Paulina de Allende-Salazar, quien en el 2010 reveló en un reportaje de Informe Especial de TVN los abusos de Karadima. Dice Allende-Salazar en la revista Paula: “Quienes fueron muy cercanos a Karadima tuvieron que haber tenido conocimiento de lo que ahí ocurrió sí o sí. Y si no se dieron cuenta, tienen algún daño que les impide observar y tener un juicio criterioso de la realidad. De ser así, no puden liderar ninguna comunidad de fieles de una manera correcta y sana. Esa es mi sensación”.

Y es la mía también. Y no solo se aplica a Barros, Valenzuela, Koljatic y Arteaga, que quede por escrito. Porque lo mismo se adapta al Caso Sodalicio. Y ahí los nombres son más y en esa institución también se ha consagrado la impunidad. Pregúntenle, si no, a Jaime Baertl, a José Antonio Eguren Anselmi, a Alfredo Garland Barrón, a José Ambrozic, a Eduardo Regal, a Erwin Scheuch, a Óscar Tokumura Tokumura, y a Virgilio Levaggi, entre los que se me vienen a la cabeza. Pues eso.

(fOTO CABECERA: Periodista Digital)

https://lavozatidebida.lamula.pe/2018/02/09/la-hora-de-barros/pedrosalinas/

Colombia: Las FARC suspenden campaña política en medio de preocupaciones de seguridad


Publicado el 9 de febrero de 2018
Rodrigo Londoño, el ex jefe del grupo rebelde, que lanzó una oferta presidencial en enero, ha sido confrontado por multitudes enojadas y en ocasiones violentas.

Las Fuerzas Alternativas Revolucionarias de Colombia de los Comunes, las FARC, el ex grupo rebelde convertido en partido político, han suspendido temporalmente su campaña presidencial y legislativa debido a las crecientes amenazas y ataques contra sus miembros.

RELACIONADO:  
Las FARC de Colombia se registran oficialmente como partido político

Rodrigo Londoño , también conocido como Timochenko, el ex jefe del grupo rebelde, que lanzó una oferta presidencial en enero, ha sido confrontado por multitudes enojadas y en ocasiones violentas. Algunos han lanzado insultos o lo han llamado «Asesino», mientras que otros le arrojaron huevos y otros objetos durante la campaña electoral.

Durante un evento de campaña el miércoles en la ciudad de Cali, Londoño fue abucheado por las multitudes. Los manifestantes se volvieron tan incontrolables que la policía antidisturbios, conocida como ESMAD, tuvo que intervenir para proteger a los candidatos y miembros políticos de las FARC.

Los paramédicos trataron a Londoño por alterar la presión arterial como consecuencia de la confusión, según Caracol Radio.

El líder de las FARC de Colombia y candidato presidencial Rodrigo Londono, también conocido como Timochenko, habla durante una presentación en Bogotá, Colombia el 27 de enero de 2018. REUTERS / Jaime Saldarriaga 

Mientras tanto, Victoria Sandino, una ex soldado rebelde convertida en candidata al Senado, fue informada de que Herbin Hoyos, líder del grupo de víctimas del grupo insurgente, había movilizado a personas para desbaratar los eventos de la campaña de las FARC.

«Por el momento, hemos decidido suspender las actividades de la campaña hasta que tengamos garantías suficientes», dijo el líder del partido, Pablo Catatumbo. «Pedimos a todas las partes y movimientos políticos, sin excepción, que rechacen este tipo de provocaciones».

Catatumbo dijo que la suspensión se mantendría hasta que el gobierno pueda proporcionar la seguridad adecuada para los candidatos.

Con algunos sectores de la  sociedad colombiana reacios a abrazar el histórico acuerdo de paz firmado entre el gobierno colombiano y el ex rebelde en 2016, el actual grupo político de las FARC ha optado por dejar de hacer campaña hasta que su seguridad esté asegurada.

Dos candidatos políticos de las FARC fueron asesinados el mes pasado mientras realizaban campaña en la provincia de Antioquia.

«Wilmar Asprilla y Ángel de Jesús Montoya estaban en el municipio dirigiendo una reunión comunitaria y preparando una reunión para apoyar al candidato a la casa de representantes de Antioquia», dijo una declaración de las FARC en enero.

Las FARC también han expresado su preocupación de que las bandas paramilitares de derecha o los narcotraficantes puedan asesinar a sus miembros. Ataques similares tuvieron lugar durante la década de 1980, cuando se produjeron más de 5.000 asesinatos selectivos de miembros de las FARC cuando el grupo intentó fundar un partido político denominado Unión Patriótica.

Desde que se firmó el acuerdo entre las FARC y el gobierno colombiano, 50 personas asociadas con el grupo han muerto en 44 ataques separados, incluidos 28 ex combatientes, 12 familiares y 10 activistas, según la fiscalía general.

HOMENAJE AL PADRE MIGUEL CABELLO, ASESOR EN EL DPTO DE EDUCACIÓN DEL CELAM. (MEDELLIN 50 AÑOS)


Pascua del padre Miguel Cabello Pieri ss.cc.

Cerca de las 9 horas de la mañana del sábado 11 de noviembre murió el padre Miguel Cabello Pieri, religioso de los Sagrados Corazones. Falleció en Santiago, en la casa provincial de la congregación, a pocos días de cumplir los 94 años de edad por las diversas consecuencias derivadas de la leucemia que lo aquejó en estos últimos años, y que él asumió con mucha serenidad y paz.

El padre Miguel fue un tremendo aporte en la planificación en el mundo de la educación en nuestro país y en América Latina, y luego lideró procesos de planificación para la iglesia chilena.

Sus funerales se efectuaron el domingo 12 de noviembre en el Cementerio de la Santísima Trinidad luego de una eucaristía celebrada en parroquia de La Anunciación.

VER HOMILÍA DEL PROVINCIAL

Vida y servicios pastorales

Miguel Guillermo Cabello Pieri nació en Valparaíso el 28 noviembre 1923, hijo de Miguel Cabello y Ana Pieri, solo tuvo una hermana. Hijo de una familia de inmigrantes andaluces, por parte de su padre, e italianos por parte de su madre. Allí mismo recibió la confirmación el 18 octubre 1931.

Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio de los SS.CC. de Valparaíso. Ingresó a la casa de formación de Los Perales (Quilpué) el 6 enero 1941, antes de haber concluido sus estudios secundarios, al terminar el cuarto año de humanidades. Inició el noviciado con la Toma de Hábito el 16 febrero 1941, en Valparaíso; y realizó su primera profesión temporal el 22 febrero 1942, también en Los Perales. Efectuó su profesión perpetua en Valparaíso, el 4 de marzo 1945.

Cursó todos sus estudios filosóficos y teológicos en Los Perales, en los años 1942 a 1948. Durante ese tiempo fue recibiendo las diversas ordenaciones habituales de esos años, que lo encaminaban al ministerio presbiteral. El 13 marzo 1948 recibió el orden del diaconado y el 22 agosto 1948 fue ordenado presbítero. Todos estos grados del ministerio los recibió en Valparaíso, de manos de Mons. Rafael Lira Infante, obispo de esa diócesis.

Presencia en colegios

Su primer destino pastoral fue al Colegio de los SS.CC. de Alameda, en Santiago; allí estuvo los años 1949 a 1951, como profesor en los cursos de enseñanza básica. En 1952 fue destinado al Colegio de los SS.CC. de Viña del Mar, donde permaneció hasta 1959; estando en Viña del Mar viajó a Europa en 1957. Posteriormente fue destinado al Colegio de los SS.CC. de Concepción, donde permaneció los años 1960 a 1962, como director espiritual del Colegio. En 1963 fue trasladado al Colegio de los SS.CC. de Manquehue, Santiago, donde permaneció hasta 1966; fue rector del colegio el trienio 1964-1966. Al terminar su presencia en Manquehue dejó la tarea escolar para abrirse a otros campos de servicio eclesial.

El año 1967 vivió en la comunidad de Av. Brasil 94, cumpliendo la función de Delegado Provincial para la educación. Ese año participó en el VI Curso Latinoamericano de Capacitación en Planificación de la Educación, ofrecido en Santiago del 2 octubre al 7 diciembre 1967 por el Instituto Latinoamericano de planificación económica y social de las Naciones Unidas y por la UNESCO. El año 1968 fue a vivir a Bogotá contratado como experto por el Departamento de Educación del CELAM (DEC). Los años 1968 a 1974 ejerció como Director de los Cursos de Planeamiento Educativo del DEC, dedicado a organizar cursos para formación de planificadores de educación católica a lo largo de toda América Latina. Desde 1969 residía en Chile, pero pasando la mayor parte de su tiempo fuera del país organizando cursos de planificación educacional. A fines de 1974 concluyó sus servicios formales en el CELAM.

En 1975 dejó la mayor parte de los servicios de planificación educacional a nivel latinoamericano, para centrarse en la oferta de servicios de planificación eclesial. Para llevar a buen término este servicio en 1975 creó SERPLAN (Servicio de Planificación), patrocinado por la Conferencia Episcopal de Chile, que prestaba servicios de asesoría y formación a la misma Conferencia, a sus organismos pastorales y a las diócesis del país. SERPLAN funcionó entre los años 1975 y 1981, siendo un valioso aporte a la planificación eclesial en Chile.

En el ámbito interno de la congregación prestó muchos servicios de planificación, entre ellos ser parte de la comisión asesora preparatoria de los capítulos generales de 1976 y 1982.

En 1982 dejó de existir SERPLAN y se transformó en CEPLANE (Centro de Planificación Eclesial), que funcionó hasta 2005 prestando un amplio abanico de servicios de planificación: trabajó con la Conferencia Episcopal de Chile y las diócesis; con la Conferencia de Religiosos (CONFERRE) y las congregaciones religiosas; con capítulos provinciales y generales; y con la educación católica, en seminarios de formación y en asesorías educacionales.

http://www.sscc.cl/pascua-del-padre-miguel-cabello-pieri-ss-cc/

IGLESIA EPISCOPAL: La oposición arraigada a las mujeres sacerdotes bloquea los esfuerzos de diversidad de la Iglesia, dijo el sínodo


La oposición arraigada a la ordenación de las mujeres todavía está bloqueando los intentos de la Iglesia de Inglaterra para mejorar la diversidad entre sus líderes principales, se informó hoy en su sínodo general gobernante.

El arzobispo de York dijo que el CofE estaba acosado con un «problema espiritual» en su fracaso para nombrar a más mujeres y clérigos negros, asiáticos y de minorías étnicas para roles de alto perfil e insistió en que la Iglesia debe hacer más.

Obispo Libby Lane lee durante el servicio donde fue consagrada como la primera mujer obispo en la Iglesia de Inglaterra en York Minster
Lynne Cameron / ReutersObispo Libby Lane lee durante el servicio en el que fue consagrada como la primera mujer obispa en la Iglesia de Inglaterra en York Minster

Llegó después de que Caroline Spelman MP, quien como comisionados de las segundas iglesias funge como enlace entre el gobierno y la Iglesia, dijo que estuvo bajo la presión regular de la Cámara de los Comunes, incluido el orador John Bercow, para ‘seguir adelante’ en mejorando la diversidad.

«Está claro que la CNC [Crown Nomination Commission, el organismo que selecciona a los obispos] tiene más trabajo por hacer para permitir que la Iglesia refleje verdaderamente la diversidad de las personas a las que sirve», dijo.

‘Asegurar que la Iglesia sea un cuerpo diverso debe ser una consideración clave del CNC en todas las etapas del proceso de nombramiento.

«Fundamentalmente, la gente quiere ver a las personas como ellos mismos en el liderazgo. Es un hecho organizacional bien conocido que la diversidad mejora la toma de decisiones. Seguramente la Iglesia, que tiene un imperativo evangélico para la inclusión, debería hacer aún más para liderar con el ejemplo al promover la diversidad en su liderazgo «.

El CofE ha permitido a las mujeres obispos desde la legislación en 2014 y su guía insiste en que «la Iglesia de Inglaterra está comprometida total e inequívocamente con todas las órdenes del ministerio que se abren por igual a todos, sin referencia al género».

Sin embargo, un miembro de largo plazo de la CNC, un panel secreto que selecciona a los obispos, dijo que aunque la referencia al género raramente era una razón explícita para rechazar a un obispo, siempre fue un factor.

«Estoy plenamente convencido de que ninguna de esas nominaciones en las que participé se refería a individuos considerados sin referencia al género», dijo April Alexander en el sínodo.

Otro miembro principal del sínodo, Aiden Hargreaves-Smith, dijo que abordar la falta de diversidad en el liderazgo de la Iglesia era «un asunto embarazosamente urgente».

La Iglesia de Inglaterra dio la bienvenida a sus primeras mujeres sacerdotes en 1994, pero pasaron otros 20 años antes de que se les permitiera ocupar altos cargos como obispos. Sin embargo, incluso desde entonces, solo tres mujeres han sido nombradas obispas diocesanas sénior y la mayoría de los nuevos nombramientos se han otorgado a hombres.

Las cifras para el clero BAME son aún más bajas. En 2015, solo el 3,5% de los clérigos no eran blancos. Todavía hay un puñado de personas BAME en puestos de alto rango, a pesar del nombramiento en marzo pasado de Woyin Karowei Dorgu, nacido en Nigeria, como obispo de Woolwich, y del nacido en Irán Guli Francis-Dehqani como obispo de Loughborough.

Los miembros del CNC pasan por un entrenamiento de prejuicio inconsciente para tratar de eliminar cualquier idea preconcebida que tengan, pero la Iglesia ha admitido que puede llevar una generación erradicar por completo los prejuicios.

https://www.christiantoday.com/article/entrenched-opposition-to-women-priests-blocks-churchs-diversity-efforts-synod-told/125512.htm

Hna. Louise Akers, recordada por su resistencia contra la desigualdad, muere a los 75 años


Hna. Louise Akers de las Hermanas de la Caridad de Cincinnati en 2009 (David Gawlik)

La Hermana Louise Akers, una Hermana de la Caridad de Cincinnati que defendió la justicia social durante 50 años, murió el 7 de febrero. Tenía 75 años.

Akers deja atrás el legado de defender la igualdad, especialmente el género y la igualdad racial, dijeron quienes la conocieron. Ella había luchado contra el melanoma por varios años.

«Estoy tan afligido, es difícil poner mis sentimientos en palabras», dijo Deborah Rose-Milavec, directora ejecutiva de FutureChurch , una organización de reforma católica que abrazó el trabajo de Akers. «Era tan auténtica. Era totalmente honesta, lo que la hizo tan confiable como amiga, hermana, mentora y maestra. Ella hizo que la fe fuera real porque vivió en un nivel tan auténtico».

Akers saltó a la fama nacional en 2009, cuando el Arzobispo de Cincinnati, Mons. Daniel Pilarczyk, le ordenó renunciar públicamente a su apoyo a la ordenación de mujeres o prohibirle hacer presentaciones en eventos patrocinados por la arquidiócesis, realizar retiros o días de reflexión o impartir cursos en sitios directamente relacionados con la arquidiócesis. Ella lo rechazó.

«Durante cuatro décadas, dediqué mi ministerio a defender a los marginados a través de congregaciones religiosas, organizaciones de justicia, grupos ecuménicos e interreligiosos», dijo Akers a National Catholic Reporter en ese momento. «La ordenación de las mujeres es un asunto de justicia. Su base es el valor, la dignidad y la igualdad de las mujeres. Lo creo desde mi corazón. Declarar públicamente lo contrario sería una mentira y una violación de mi conciencia. Amo, apoyo y valoro a las mujeres. parte de la iglesia que defiende la misión del Evangelio y la visión de Jesús «.

Antes de la prohibición de Pilarczyk, Akers frecuentemente hablaba y enseñaba en las parroquias locales, a menudo por invitación de la arquidiócesis, y su Oficina de Educación Religiosa le había pedido que diseñara cursos oficiales para la certificación de la educación religiosa en temas de iglesia y justicia. Ella sirvió como coordinadora de la Oficina de Paz, Justicia e Integridad de la Creación para las Hermanas de la Caridad de Cincinnati.

«Ella no cedió a la presión», dijo Rose-Milavec. «Ella se aferró a sus convicciones, y marcó la diferencia».

St. Joseph, Hna. Christine Schenk , cofundadora de FutureChurch, dijo que el incidente fue doloroso para Akers, especialmente porque Akers y Pilarczyk eran amigos y se respetaban mutuamente.

«Mi querido amigo sufrió persecución por el bien de la justicia», dijo Schenk. «Ella es un modelo para aquellos de nosotros que seguimos teniendo estas conversaciones importantes».

Charity Sr. Louise Akers se dirige al grupo de reforma católica llamada a la acción en su conferencia en Milwaukee en noviembre de 2009. (David Gawlik)

Schenk dijo que lo que Akers había hecho – presentar ambos lados del debate en una clase que ella estaba enseñando – no era nada nuevo, y era bien sabido que Akers estaba en el consejo asesor de la Conferencia de Ordenación de Mujeres . Pero ella fue víctima de una campaña contra la discusión libre dentro de la iglesia, dijo Schenk.

«Pero ella no dejó de hablar, ni pudo», dijo Schenk.

Akers nació el 9 de diciembre de 1942, en Charleston, Virginia Occidental. Conoció a las Hermanas de la Caridad cuando era estudiante en Catholic Central High School en Springfield, Ohio, y decidió ingresar a la comunidad en 1960 después de su graduación. Obtuvo una licenciatura en historia del Colegio de Mount St. Joseph en Cincinnati en 1965, luego enseñó inglés, historia y religión en todo el estado antes de ingresar al ministerio parroquial.

Jeanne Gallo era profesora en la Escuela Episcopal de Divinidad cuando Akers estudiaba para un doctorado en el ministerio y se convirtió en mentora y amiga. La tesis doctoral de Akers se tituló «El poder patriarcal y la pauperización de las mujeres». También realizó una maestría en teología de la Universidad de Dayton.

«Estuve con ella casi hasta el final», dijo Gallo. «Todavía estoy conmocionado».

Gallo dijo que Akers estaba en dos de las clases que ella enseñó, y dado que sus cursos fueron participativos, Akers fue una parte importante de la experiencia de aprendizaje.

«Fue un placer y un privilegio haberla tenido», dijo Gallo. «Louise era más que solo una estudiante para mí».

Gallo dijo que aunque Akers pudo haber sido mejor conocida por el incidente con Pilarczyk, no la cambió y fue solo una instantánea en toda una vida de defender la igualdad.

«Ella tuvo un gran impacto en la vida de las personas. Fue una gran defensora de los pobres, de las mujeres. Luchó contra el racismo, la pobreza y el problema», dijo Gallo. «Detrás de todo esto había un compromiso con la justicia social y la igualdad, especialmente el género y la igualdad racial. Ella nunca titubeó».

La Hermana Nancy Bramlage, también Hermana de la Caridad de Cincinnati, era amiga íntima de Akers.

«Ella era una maestra de corazón», dijo Bramlage. «Cada vez que ocurrían estas crisis [de injusticia], para ella fue un momento de aprendizaje. Era, ‘¿Qué tenemos que aprender sobre esto? ¿Qué tenemos que decir sobre esto?’ »

Bramlage dijo que la lectura del Evangelio que Akers eligió para su funeral es el pasaje en Marcos donde Jesús calma la tormenta y tranquiliza a los discípulos asustados.

La Hermana Louise Akers en Cincinnati en 2012 protesta por las órdenes del Vaticano de reformar la Conferencia de Mujeres Religiosas de Liderazgo. (Cortesía de Deborah Rose-Milavec)

«Eso fue importante para ella. El mensaje que le dio fue que Jesús está con nosotros en esto, y no debemos tener miedo y dejar que ese miedo nos detenga», dijo Bramlage. «En su lucha contra el cáncer, fue implacable. Quería vivir, pero no temía a la muerte … Confiaba en que Dios estaba en el barco con ella».

Rose-Milavec dijo que Akers estaba trabajando en un libro, que FutureChurch será publicado. Recientemente, en noviembre, Akers había publicado en su blog , Paradigms Shifting. Ella había trabajado con trabajadores agrícolas migrantes, participó en los movimientos por los derechos civiles y los derechos de las mujeres, y había ministrado en Malawi, Nicaragua, El Salvador, México, Checoslovaquia, Alemania, Italia, España, China, Francia y Canadá.

Aunque el intento de silenciamiento fue doloroso, los que la conocieron dijeron que no funcionó.

«Silenciar no solo perjudica a la Iglesia, sino que tampoco funciona. No estamos callados, y cada vez más personas hablan», dijo Akers a The Sun en 2013 . «Sentimos que las diferencias pueden enriquecer nuestra fe, el Vaticano siente que es el dueño de la verdad. Yo digo que todos tenemos algo de verdad, y unamos nuestras verdades».

Akers enseñó tanto a nivel secundario como universitario, fue coordinadora parroquial en la Oficina de Acción Social de la Arquidiócesis de Cincinnati, fue la primera coordinadora del Centro de Justicia y Paz Intercomunitario de Cincinnati y fue directora de asuntos sociales de la Conferencia de Mujeres Religiosas de Liderazgo.

Rose-Milavec dijo que Akers había estado enfermo durante varios años, pero sobrevivió a las terribles predicciones.

«Era una mujer muy, muy dura. Simplemente siguió y siguió», dijo Rose-Milavec. «Ella era física y espiritualmente fuerte».

Rose-Milavec dijo que se convirtió en un asociado de las Hermanas de la Caridad de Cincinnati debido a Akers, y la forma en que Akers no temía la muerte, incluso después de sus diagnósticos de melanoma, la inspiró.

«Una de las cosas sobre las que Louise y yo hablamos en los últimos años fue sobre lo que sucederá. Ella conocía el pronóstico, y tenía una honestidad inquebrantable», dijo Rose-Milavec. «Ella dijo: ‘No sé cómo va a ser’. Para mí, esa fue una de las razones por las que era tan confiable: nunca tuvo miedo de ser sincera «.

http://globalsistersreport.org/news/equality/sr-louise-akers-who-spent-lifetime-standing-equality-dies-feb-7-51866

La Iglesia, y el daño que hace la negación


Por: Juan Carlos Botero

El viaje del papa Francisco por América Latina estuvo empañado por un escándalo que sigue acosando a la Iglesia católica, y con razón: los abusos sexuales cometidos por miembros del clero contra menores de edad, y la protección de esos miembros por jerarcas que no entendieron, o no quisieron entender, el tamaño de la tragedia. Ni la quisieron detener. Ni corregir.

En efecto, este es un crimen de siglos, y con miles y miles de víctimas. En cada país católico se han visto denuncias contra curas, monjas y altos mandos de la Iglesia por abusos sexuales, maltrato e incluso tortura. En EE.UU., 6.528 curas han sido acusados de estos crímenes, y las víctimas pueden ascender a 320.000. En sólo Boston se han presentado más de 1.000 denuncias. En el año 2010 Alemania facilitó un número telefónico para que el público reportara sus acusaciones; en los primeros tres días se recibieron 2.700 llamadas. La entidad que más estudia este tema señala que la Iglesia ha pagado 3.000 millones de dólares en acuerdos con la justicia para compensar a las víctimas. En Irlanda hay miles de casos, incluyendo el infame Hogar de Tuam, manejado por las Hermanas de la Caridad, en donde murieron 796 niños, la mayoría por desnutrición, y luego fueron sepultados a escondidas en un pozo séptico. Y en cada país hay cientos de historias comparables.

Sin embargo, a pesar de la dimensión colosal de este horror perpetrado contra niños y niñas indefensos, la reacción de los feligreses suele ser la negación, y ésta se manifiesta de tres maneras. Unos creen que son mentiras inventadas por los enemigos de la Iglesia. Otros dicen que los abusos ocurren, pero que en todos lados hay manzanas podridas y por eso no se debe juzgar a la Iglesia con tanta severidad. Y otros más reconocen que los abusos son muchos y graves, pero no que se trata de un problema institucional. Y ése es el meollo del asunto. Porque no es un accidente que tantos abusos sucedan en la Iglesia católica, en contraste con otras religiones que sí permiten que sus clérigos tengan familias y relaciones sexuales. Ni lo es que tantos casos ocurran en una institución que exige votos de castidad a sus curas y monjas, y después los encierran a cuidar menores de edad. En un contexto tan inhumano, los abusos son previsibles.

El hecho es que la negación, en cualquiera de estas tres variantes, tiene efectos nefastos para la Iglesia y la sociedad. Porque si a las víctimas no se les cree, o si se minimiza el escándalo porque los feligreses lo dudan o cuestionan, eso sólo desmotivará a que otros afectados denuncien los crímenes, porque temen que no les van a creer. La negación fomenta el silencio. Y el silencio perpetúa el crimen. Cada víctima asume un costo inmenso al hacer pública su acusación, pero aceptan ese costo si creen que al final habrá justicia, que la verdad saldrá a flote, y que los culpables serán forzados a parar sus atropellos y sus abusos expuestos a la luz pública, para impedir que haya más víctimas. Pero si sus vecinos no les creen, por amor a la Iglesia o porque no les cabe en la cabeza tanto horror, esas personas se quedarán calladas. En suma, si eres de quienes incurren en este tipo de negación, estás ayudando a prolongar la tragedia. Y por lo tanto te corresponde una tajada, grande o pequeña, de esta torta infame.

https://www.elespectador.com/opinion/la-iglesia-y-el-dano-que-hace-la-negacion-columna-737998

A %d blogueros les gusta esto: