¿QUE NOS DICE ESTE TIEMPO DE CUARESMA? Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


 

¿Por qué debo comentar, reflexionar y responder a esta pregunta, tan difícil, en estos momentos?

No quería hacerlo, me sentía incapaz hablar del tema. Sentía una honda tristeza, de qué a pesar de tanto dolor, tanto sufrimiento, lo tuviéramos que reafirmar imponiéndonos la señal de la cruz, en la frente, y así andar todo el día, en la calle, en el bus, en el trabajo, en la panadería y mostrar mi rostro con la cruz impresa…

¿Acaso ya no es suficiente, mirar el rostro de un líder social de Derechos Humanos, de un cuidador del Medio Ambiente, asesinado? (220 lideres y defensores/as asesinados en Colombia desde el año 2016. En lo que vamos de este año 2018 ya contamos con 32 victimas…Febrero 14/18). ¿Acaso ya no es suficiente, ver el dolor de su familia, madre, esposa, e hijos? ¿Acaso ya no es suficiente, la indiferencia, el desprecio y la marginación, el abuso sexual que sufren mujeres y niños, incluyendo el feminicidio y la pederastia, venga de dónde venga; sociedad, cultura-iglesia?  ¿Acaso ya no es suficiente, ver el rostro del enfermo anciano, que sufre postrado, aislado, en el rincón de una casa? ¿Acaso ya no es suficiente, ver la forma en como nuestros gobernantes tratan al pueblo, polarizandolo, haciendo que se peleen y maten entre ellos? ¿ Acaso ya no es suficiente ver las injusticias y engaños, ofreciendo platos de lentejas, por la educación, salud, vivienda, empleo, arrebatandoles a los campesinos, afros-e-indígenas sus tierras?

Me niego a iniciar la Cuaresma, ¿es qué acaso ya no estamos en ella, desde hace rato? ¿Acaso, no es la Cuaresma, lo que más se celebra en entre nosotros/as y nos quedamos en ella? Recordarla, si. ¿Pero, reproducirla y quedarnos en ella?.

Es hora de prepararnos para ¡ANUNCIAR LA PASCUA DE RESURRECCIÓN! ¡Empecemos ya!

Es hora de decir ¡BASTA! Desde nuestro dolor y sufrimiento cuaresmal, ¡irrumpamos en la búsqueda de la Esperanza, del Dios de la Vida, de la Resurrección!

La diaconisa Blanca Azucena Caicedo, ARCWP impone la ceniza a los alumnos del Colegio.

«Me comprometo a vivir y anunciar el Evangelio».
Alumnos del Colegio en Piedecuesta-Colombia

«Mira el rostro interpelante de nuestros niños y jóvenes cargados de futuro y esperanza, cargados de mañana y posibilidad, que exigen dedicación y protección. Brotes vivientes del amor y de la vida que siempre se abren paso en medio de nuestros cálculos mezquinos y egoístas» Francisco. Homilía Miércoles de Ceniza 2018.

Es el momento de silenciar los ruidos de las bayonetas, fusiles, cilindros mortíferos de gas, acabar con las minas quiebra patas, (dejando inválidos),  apagar el incendio que provocan de las mentiras. Es el momento de acallar nuestro interior y dejar que la Divinidad nos hable,  evitando los atentados ruines que interfieren la torre de control de nuestra conciencia, que nos dejan sin señal, bajándonos la moral,  para escuchar el mensaje de la Buena Nueva.

No más escuchar voces de terceros, que más parecen «interferencias» bloqueando nuestro encuentro, dando pistas falsas para llegar de regreso a la Estación divina que nos espera. No mirar más el rostro de Cristo, como un «falso positivo», con el temor y el miedo del ¿El es, no es, será, no será?

Es hoy, ahora o nunca, que tenemos la oportunidad para dejarnos convertir al Evangelio:

«Les daré un corazón nuevo y pondré en ustedes un espíritu nuevo: les arrancaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne» (Ez 36,26).

 

Soy tierra, soy ceniza, renueva en mi, «la faz de la tierra», para sembrar esperanza en abundante cosecha. Amén.

 

*Presbitera católica romana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INVITACIÓN MARZO 1-2/18: UNIENDO FRONTERAS POR LA PAZ.COLOMBIA-VENEZUELA UNIENDO PUEBLOS POR LA PAZ.


UNIENDO PUEBLOS POR LA PAZ

Jesus y Las Mujeres


«Después de esto, iba por los pueblos y las aldeas predicando el Reino de Dios. Le acompañaban los Doce y algunas mujeres «María Magdalena» Juana, mujer de Cusa, administrador de Herodes y Susana y algunas otras, las cuales le asistían con sus bienes.»

Antecedentes

El descubrimiento de los manuscritos de Nag Hammadi y los rollos del Mar Muerto ha permitido una comprensión más profunda de los inicios del Cristianismo y del Judaísmo en los días de Jesús. En forma paralela, las exégesis feministas abren una nueva perspectiva en el mundo de las mujeres, tanto en la Palestina del primer siglo de la era cristiana como en el mundo griego, el cual terminó por adoptar también el Cristianismo. Dentro del contexto palestino, las costumbres de Jesús hacia las mujeres se considera radicalmente inclusiva. Esta experiencia de igualdad condujo a las primeras discípulas de Jesús a considerar absolutamente natural sus papeles de líderes en las Iglesias Cristianas de los primeros tiempos. Esto queda reflejado en las cartas de San Pablo, en los Hechos de los Apóstoles y en otros documentos cristianos de esa época.

A medida que el Cristianismo comenzó gradualmente a ser aceptado en las sociedades de la época, el liderazgo de las mujeres en las Iglesias Cristianas comenzó a ser cada vez menos aceptable en el mundo Greco Romano, patriarcal por naturaleza. La visión inclusiva original de Jesús, que rechazaba tanto la violencia como la subordinación de una persona hacia otra, aparentemente se perdió (con unas pocas excepciones), durante los 2000 años siguientes. Las sociedades no estaban más preparadas para aceptar la justicia amorosa de Dios en ese momento que lo que están ahora. En este momento, la visión inclusiva de Jesús está resurgiendo, quizás con más urgencia, en un mundo que se dirige a tientas hacia la aceptación de que, de alguna manera debe abrazar esta igualdad sin violencias, o perecer.

Los tiempos inclusivos de Jesús pesan sobre nosotros. Si este mundo de igualdad social debe surgir sin violencia, para hacerlo necesita de la energía de hombres y mujeres. El sexismo y la dominación de otros son lacras que nos enferman a todos por igual, y tanto las mujeres como los hombres deben sufrir sus consecuencias. Esto tiene remedio hoy en día, como lo tuvo hace 2000 años, si aceptamos el misterio salvador de Jesucristo, un día por vez.

Este folleto ha sido diseñado para proporcionar un breve resumen de los materiales escritos por conocidos estudiosos sobre este tema, los cuales completarían muchos libros. El lector debe conseguir dichos libros para obtener más información.

Las mujeres en el mundo gentil

En los tiempos de Jesús, como en los nuestros, todas las culturas eran patriarcales. Las mujeres estaban subordinadas primero a sus padres, y luego a sus maridos. No obstante, su condición socioeconómica variaba significativamente de acuerdo con el grado de derechos civiles y de herencia asignados a ellas por cada una de las culturas mediterráneas.

Grecia y Macedonia

En el año 340 A.C., Demóstenes escribió: «Mantengan amantes para obtener placer, concubinas para el cuidado diario de sus personas, esposas para darles hijos legítimos y ser fieles guardianes de sus hogares». «Mantengan amantes para obtener placer, concubinas para el cuidado diario de sus personas, esposas para darles hijos legítimos y ser fieles guardianes de sus hogares».

Las mujeres de Macedonia tenían mejor suerte. Construían templos, fundaban ciudades, entablaban combates con ejércitos y defendían fortalezas. Podían actuar como regentes y cogobernantes. Los hombres admiraban a sus esposas e incluso nombraban ciudades en su honor. Tesalónica es un ejemplo de esto, y en dicha ciudad, las mujeres tenían derechos cívicos hereditarios. Una mujer de negocios de Macedonia, Lidia, fundó la Iglesia de Felipe después de su conversión, lograda por San Pablo.

Egipto y Roma

Las mujeres egipcias tenían los mismo derechos jurídicos que los hombres. Podían comprar, vender, pedir y prestar dinero. Podían también presentar ante el gobierno solicitudes de apoyo o de ayuda, iniciar el divorcio y pagar impuestos. La hija mayor podía convertirse en la heredera legítima.

En Roma, la autoridad del padre era primordial. Las jóvenes romanas eran «vendidas» en su nombre y puestas en las manos de su futuro esposo. Tanto las hijas como los hijos eran educados, los muchachos hasta los 17 años, las jóvenes hasta los 13 años, edad en que presumiblemente debían casarse. Las mujeres romanas no podían conducir negocios en su propio nombre, pero podían obtener la ayuda de un amigo o pariente masculino quien podía actuar como su agente. Las mujeres tenían derechos hereditarios y también el derecho a divorciarse. Las mujeres romanas no podían votar o desempeñar cargos públicos. Sin embargo, las matronas romanas tenían poder e influencia porque eran de facto las cabezas de sus hogares y las administradoras de sus negocios mientras sus maridos peleaban con las legiones del Cesar.

El Cristianismo de los primeros tiempos se extendió rápidamente en el mundo romano debido en gran parte a la influencia de las matronas romanas con grandes recursos.

Como regla general, en las culturas gentiles con poderosas deidades femeninas (Afrodita en Corintio e Isis en Egipto), las mujeres disfrutaron de una condición socioeconómica más alta. Virtualmente en todas las culturas gentiles tanto las mujeres como los hombres desempeñaron el liderazgo en los servicios religiosos.

Las mujeres en el judaísmo palestino

Las mujeres hebreas de Palestina estaban entre las más pobres del mundo en la época de Jesús. Esto era probablemente porque no tenían derechos hereditarios y no podían divorciarse ni aún por el más sólido de los motivos. Los hombres hebreos podían divorciarse de sus mujeres por cualquier motivo, desde quemar la cena (Hillel) hasta el adulterio (Shammai). Pero aún así, las mujeres hebreas no estaban autorizadas a pedir el divorcio a sus maridos. En una cultura en la cual la mujer no sobrevivía a menos que fueran parte de un hogar patriarcal, el divorcio podía tener consecuencias desastrosas. A la luz de esta observación, la proscripción del divorcio establecida por Jesús es significativamente protectora de las mujeres. La resurrección del hijo de la viuda de Naím es otro ejemplo de la compasión de Jesús por la pobreza de las mujeres atrapadas en el patriarcado.

Los derechos de propiedad de una mujer hebrea eran prácticamente inexistentes. En forma teórica, ella podía heredar la tierra, pero en la práctica, los herederos varones tenían precedencia. Aun si ella lograba heredar la propiedad, su esposo tenía el derecho a uso y usufructo. La principal esfera de la mujeres era el hogar, donde la hospitalidad era su tarea especial. Las mujeres lideraban las oraciones durante las comidas y las ceremonias de encendido de velas en los festivales.

Un niño era considerado judío solamente si la madre era judía. La mayoría de las niñas judías eran prometidas en matrimonio por sus padres a una edad muy temprana. Las mujeres judías se consideraban impuras durante su menstruación. Si inadvertidamente tocaban a un hombre durante sus reglas, estaban obligadas a someterse a un ritual de purificación que duraba una semana antes poder volver a orar en el Templo. En el evangelio de Marcos, la mujer que padecía una hemorragia desde doce años atrás era sin duda alguna una marginada social. Observamos que Jesús no se preocupa en absoluto acerca del ritual de impureza cuando la cura, después de que ella con valentía lo tocara a pesar del tabú existente. (Marcos:25)

Las mujeres del judaísmo primitivo proclamaban y profetizaban, pero en la época de Cristo no podían leer la Torá en la Sinagoga debido a su periódico «estado de impureza». El tema de si una mujer debía ser educada en la Torá era ampliamente debatido. Como regla general, solo las esposas de los Rabinos recibían esta educación. De acuerdo con la legislación judía, las mujeres no podían ser testigos ni podían enseñar las leyes. Las mujeres no tenía roles religiosos o de liderazgo en el judaísmo del primer siglo. En un país gobernado por una élite religiosa, esto significaba que ellas eran invisibles y no tenían poder alguno.

Las mujeres en los Evangelios

Es decir, eran invisibles y no tenían poder alguno para casi nadie, excepto para Jesús, quien tal como demuestran los Evangelios, tenía un afecto especial por aquellos rebajados por otros. Su comportamiento hacia las mujeres, aun cuando se lo observa a través del cristal androcéntrico de los textos Evangélicos, es digno de destacarse. Jesús acogió a las mujeres entre sus discípulos más allegados: «Después de esto, iba por los pueblos y las aldeas predicando el Reino de Dios. Le acompañaban los Doce y algunas mujeres ¼ María Magdalena, ¼ Juana, mujer de Cusa, administrador de Herodes, y Susana y algunas otras, las cuales le asistían con sus bienes.» (Lucas 8:1-5). Las mujeres no eran mencionadas en los textos antiguos a menos que tuvieran prominencia social. La implicación clara de este texto es que las mujeres de dinero patrocinaron la misión en Galilea.

Jesús dio la bienvenida a las discípulas femeninas en su entorno para que escucharan sus enseñanzas sobre Dios junto con los discípulos masculinos. Esto era verdaderamente inusual, ya que las mujeres normalmente no podían dirigirse a los hombres en público, y mucho menos andar por los caminos con ellos.

La inclusión radical de las mujeres realizada por Jesús también queda ilustrada por la historia de Marta y María. María asume su lugar a los pies de Jesús, el lugar ocupado tradicionalmente por los varones dedicados a los estudios rabínicos. Marta, (tal como sucede aun actualmente entre las mujeres cuando se desafían las leyes del patriarcado), protesta. Pero Jesús elogia la sed de conocimientos de Dios expresada por Marta: «María ha escogido la parte mejor, y nadie se la quitará.» (Lucas 10:38-42)

En todos los Evangelios, vemos que Jesús desafía los preceptos patriarcales profundamente establecidos: que sólo las mujeres llevan la carga del pecado sexual; que las mujeres Cananeas y Samaritanas deben ser rechazadas y repudiadas; y que los hijos pródigos deben ser desheredados. En cambio, los hombres son desafiados a aceptar su propia complicidad en el adulterio; la mujer samaritana se convierte en misionera consiguiendo que todo su pueblo crea en Jesús; el amor incontenible de la mujer cananea por su hija logra ampliar los propios horizontes de Jesús con respecto a los destinatarios de la Buena Nueva, y el hijo díscolo y caprichoso es acogido calurosamente en su hogar con una gran fiesta celebrada por un padre pródigo.

La similitud de la llamada al apostolado de las mujeres junto con sus hermanos varones se destaca aún más en los relatos de la Resurrección, porque la proclamación de este hecho se basa fundamentalmente en el testimonio de las mujeres. Los cuatro Evangelios muestran a María Magdalena, Juana, María la madre de Santiago y José, Salomé y las otras mujeres discípulas que acompañaron a Jesús hasta su muerte; ungieron y enterraron su cuerpo; vieron la tumba vacía; y finalmente experimentaron su presencia ya resucitado. El hecho de que el mensaje de la resurrección fuera entregado primero a las mujeres es considerado por los estudiosos bíblicos como la prueba más rotunda de la historicidad de los relatos de la resurrección. Si estos textos hubieran sido creados por los discípulos masculinos con su extraordinario fervor, nunca hubieran incluido los testimonios de las mujeres en una sociedad en la que eran rechazadas como testigos jurídicos. Al principio, los apóstoles no creyeron en su mensaje. Y aún hoy, algunos discípulos se niegan a escuchar la buena nueva si es proclamada por mujeres.

Las mujeres en las Iglesias de los primeros tiempos

En el último capítulo de la carta de San Pablo a los Romanos, diez de los 29 líderes eclesiásticos cuyos favores solicita son mujeres. Febe, la patrocinadora de Pablo en Cencreas, y Prisca, (quien, junto con su esposo Aquila fue una destacada misionera) encabezan la lista. Las cartas de San Pablo (a excepción de las dirigidas a Timoteo y Tito que no fueron escritas por él), son los primeros manuscritos que poseemos del Cristianismo de la primera era, y constituyen una sólida evidencia histórica de la igualdad de los roles de liderazgo de los hombres y las mujeres en la iglesia naciente. Esta igualdad también está reflejada en la fórmula bautismal de los Gálatas: «No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús» (Gal. 3:28). Este texto era probablemente una oración o cántico de la iglesia primitiva que todo nuevo cristiano cantaba o recitaba como muestra de su gran alegría.

El Libro de los Hechos habla de «las hijas de Felipe con don de profecía» (Hechos 21:9-10). Eusebio, el historiador de los inicios de la iglesia, atribuye los orígenes apostólicos de las iglesias de las provincias de Asia a su ministerio, reconociendo de esta manera que al menos algunas mujeres eran transmisoras de la tradición apostólica. ¡Qué lástima que sus nombres no nos hayan sido transmitidos! La Didaché, una epístola que contiene oraciones de los primeros tiempos, nos da nombres de profetas como los líderes regulares de las celebraciones eucarísticas, las cuales se celebraban frecuentemente en los hogares de mujeres prominentes.

Al final del primer siglo de cristianismo, el liderazgo de las mujeres comenzó a encontrar oposición: «La mujer se debe dejar instruir en silencio con toda sumisión. No tolero que la mujer enseñe, ni que se tome autoridad sobre el marido; que esté callada […]» (1 :Tim). No obstante ello, las líderes femeninas florecieron junto con los líderes masculinos en las iglesias Montanistas y Valentinianas ortodoxas e igualitarias del Asia Menor hasta el siglo IV, cuando fueron suprimidas de estos roles. En ese momento, Constantino había logrado utilizar el Cristianismo para unificar el Imperio Romano que estaba al borde de desmoronarse. El apostolado inclusivo y carismático de igualdad que había ayudado al rápido crecimiento del cristianismo durante los primeros tiempos había sido domesticado, sólo para resurgir con el nacimiento de comunidades religiosas que continuaron con la tradición profética del Catolicismo durante 2000 años. Es dentro de esta tradición que las organizaciones reformistas de la iglesia se desempeñan actualmente.

Bibliographía:

Fiorenza, Elizabeth S. In Memory of Her. New York: Crossroad, 1983.

«The Twelve » in Women Priest. New York: Paulist Press, 1971.

Johnson, Elizabeth A. ConsiderJesus. Crossroad, New York, 1990.

0 ‘Collins,G. and Kendall, D. «Mary Magdalen as Major Witness to Jesus’ Resurrection.» Theological Studies. 48: 1987.

Pagels, Elaine. The Gnostic Gospels. New York: Random House, 1979.

Sanders. E.P. Jesus and Judaism.

Viladesau, Richard. «Could Jesus Have Ordained Women? Reflections on Mulieris Dignitatem.»Thought Vol.67, No.264, March 1992.

Witherington, Ben. Women in the Ministry of Jesus. Cambridge, 1984

Women in the Earliest Churches. London: Cambridge, 1984

FUENTE: https://www.futurechurch.org/jesus-y-las-mujeres

COLOMBIA: SIN GARANTÍAS NO HAY PAZ.


Imagen

BOLETÍN #89 INVITO A FERNANDO LONDOÑO A NO USAR MENTIRAS EN LA CAMPAÑA DEL CENTRO DEMOCRÁTICO


BOLETÍN #89 INVITO A FERNANDO LONDOÑO A NO USAR MENTIRAS EN LA CAMPAÑA DEL CENTRO DEMOCRÁTICO

INVITO A FERNANDO LONDOÑO A NO USAR MENTIRAS EN LA CAMPAÑA DEL CENTRO DEMOCRÁTICO

A través de la página de twitter conocida como la Hora de la “Verdad” el exministro Fernando Londoño se ocupa de hacerle campaña política al Centro Democrático levantando mentiras en contra del Arzobispo de Cali, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía.

En sus tweets y canal de youtube, Londoño afirma que el obispo de Cali obliga a sus sacerdotes a votar por el nuevo partido de las FARC, calumnia que es replicada de inmediato por candidatos del Centro Democrático y que devienen en una horda de ataques contra Monsalve.

Es necesario tener en cuenta que por medio de la mentira se le acusa al obispo de un delito electoral que fácilmente podría comprobarse indagando a los párrocos de la Iglesia particular de Cali, pero como a todas luces es una falsedad no se interpone una denuncia como debería hacerlo cualquier ciudadano y en cambio lo que se hace es generar un hecho mediático, como es ya mala costumbre de los políticos en campaña, afectando adrede el buen nombre y la honra de otra persona.

Ante esta reprochable y recurrente práctica, en la que con facilidad se evidencian sesgos ideológicos y odios renuentes al espíritu católico de reconciliación, amor al prójimo y paz, viene bien exhortar al exministro y candidatos de ese partido a rectificar el uso de calumnias en campaña electoral e invitarlos a buscar en la ética el mejor camino para servir al pueblo y hacer política.

Rubén Darío Gómez

Observatorio de Realidades Sociales – Arquidiócesis de Cali.
Tel: 889 0562 Ext. 1010
Cel: 321 8047083

EE.UU. La reforma migratoria no se trata solo de «soñadores», dicen los defensores


13 de febrero de 2018

CNS-Imm prayer c 2.jpg

Los jóvenes inmigrantes y sus partidarios se reúnen afuera del Capitolio de Estados Unidos el 6 de febrero para orar por los beneficiarios del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia, que se enfrentan a un destino incierto ya que el programa DACA finalizará el 5 de marzo. (CNS / Catholic Standard / Jaclyn Lippelmann)

A medida que el Senado comience un debate abierto sobre inmigración, los defensores católicos esperan no solo un acuerdo que proteja a las personas con Acción Diferida para el Estado de Arribos Infantiles (también conocidos como Soñadores) sin dañar a otros inmigrantes, sino también por indicaciones de que el Congreso puede eventualmente abordar otros problemas profundos con el sistema de inmigración de los Estados Unidos.

«Debemos ser conscientes de que los Dreamers necesitan y merecen una solución, pero que hay otras personas indocumentadas en el país que han estado aquí durante años … que también necesitan una solución», dijo Kevin Appleby, director sénior de política de migración internacional para el Centro de Estudios de Migración . «No podemos perderlo de vista en nuestra defensa»..

Para los defensores católicos, esto significa oponerse a los esfuerzos para que las medidas antiinmigrantes sean una condición para proteger a los Dreamers y promover una reforma migratoria integral que esté de acuerdo con la enseñanza social católica.

Hace unos 15 años, la Conferencia de Obispos Católicos de los EE. UU. Emitió una carta conjunta con la conferencia episcopal mexicana titulada » Extranjeros ya no: juntos en el camino de la esperanza «, que delineó los principios católicos relacionados con la migración y la reforma migratoria integral.

Una parte clave de la lista de propuestas de políticas de los obispos fue un camino ganado hacia el estado legal para los aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados que actualmente viven en los Estados Unidos.

Solo alrededor de dos millones de ellos calificaría para el estatus bajo Dream Act, dijo Appleby. «Hay millones de otros que quedarán fuera de combate en cualquier trato para los Dreamers, y tenemos que seguir presionando para obtener una solución para ellos».

Otras propuestas incluyeron la reducción del tiempo de espera para la inmigración familiar, que puede variar de dos años a más de dos décadas; crear caminos de inmigración legales basados ​​en el empleo; y garantizar un trato humano y el debido proceso en la aplicación de la ley de inmigración.

Juntas, estas reformas podrían proporcionar una especie de «reestablecimiento» del sistema, dijo Appleby, sacando a los inmigrantes indocumentados de la «sombra» y creando incentivos para que las personas inmigren legalmente, particularmente asegurando que las vías realmente existen para los trabajadores de varios niveles de habilidad que nuestra economía necesita.

«Podemos usar nuestra retórica para culpar a los inmigrantes de nuestros males sociales», dijo Appleby, «pero la realidad es que muchos de estos inmigrantes son importantes para la salud de la economía, y nos negamos a darles el beneficio legal». las protecciones que requieren sus derechos «.

La carta de los obispos también señala que las personas tienen derecho a encontrar oportunidades en sus países de origen y el derecho a emigrar si no pueden hacerlo o si huyen de la violencia o la persecución.

Para las Hermanas de la Misericordia de las Américas , este es un punto clave. Jean Stokan, coordinador de justicia del Institute Justice Team de las hermanas, dijo que concentrarse en las «causas profundas» era un sello distintivo de la defensa de inmigración de la orden, y señaló cómo la política estadounidense contribuyó a condiciones como violencia y pobreza que empujan a la gente fuera de sus países de origen .

Estados Unidos debería enfocarse en responder a las necesidades reales de otros países, dijo Stokan, y también debería dejar de militarizar las fronteras entre Estados Unidos, México y México y Guatemala.

«Es solo este esfuerzo mantener a las personas en sus hornos de violencia sin reconocer las verdaderas demandas de asilo», dijo Stokan, y luego agregó que «la seguridad fronteriza razonable está bien» si se trata de «supervisión y responsabilidad».

La enseñanza social católica respalda el derecho de las naciones a controlar sus fronteras e imponer condiciones a los inmigrantes, dijo Chad Marzen, abogado y profesor de la Universidad Estatal de Florida, pero ese derecho se equilibra con el derecho de las personas a migrar cuando sea necesario y el deber de los países para recibir inmigrantes cuando sea posible.

Marzen habló con NCR junto a William Woodyard, también abogado y profesor de Florida State, quien colaboró ​​con él en un documento sobre la reforma migratoria y la enseñanza social católica. El documento tiene como objetivo equilibrar dos «líneas» de pensamiento en la enseñanza social católica y la política de los Estados Unidos: el derecho de las naciones a controlar sus fronteras y el derecho de las personas a inmigrar.

Según Appleby, los legisladores estadounidenses no lograron alcanzar ese equilibrio, a pesar de que las personas de todos los lados del debate sobre inmigración están de acuerdo en que «el sistema está roto y debe ser reparado».

«Mi preocupación es que Trump haya tenido éxito en reducir lo que está sobre la mesa, porque una amplia legalización no se ha discutido o incluso se ha mencionado, que podría no ser siquiera viable en el futuro».

-Kevin Appleby, Centro de Estudios de la Migración

tuitea esto

El intento de compromiso más reciente, apoyado por los obispos con algunas reservas, previó una mayor aplicación de la frontera, un camino hacia el estatus legal para los inmigrantes indocumentados, reformas al asilo y cambios a la inmigración basada en el empleo y la familia. Pasó el Senado en 2013, pero no fue aceptado por la Cámara.

Hoy, parece aún menos posible alcanzar un amplio consenso sobre inmigración.

«Cada vez es más claro que es muy difícil para el Congreso aceptar cualquier tipo de acuerdo sobre los Dreamers, y mucho menos un programa integral», dijo Ashley Feasley, directora de políticas de los Servicios de Migración y Refugiados de los obispos de los EE. UU .

«No sé si algún día llegaremos a un acuerdo general», dijo Appleby. «Podríamos tener que hacerlo en pequeños pedazos … Podría ser demasiado para revisar todo el sistema con uno o dos votos».

«Mi preocupación es que Trump haya tenido éxito en reducir lo que está sobre la mesa, porque una amplia legalización no se ha discutido o incluso se ha mencionado, que podría no ser siquiera viable en el futuro», agregó. «Estoy un poco preocupado de que los defensores no hayan seguido hablando sobre la necesidad de sacar a todos de las sombras, no solo a los Dreamers».

Sin embargo, Marzen generó algunas esperanzas en el aumento de la discusión sobre asuntos de inmigración, mientras que Appleby y Feasley sugirieron que llegar a un compromiso exitoso sobre el Dream Act podría abrir el camino para otras reformas.

«A largo plazo, el hecho de que estos temas se discutan en la esfera pública, creo, en última instancia, es algo bueno», dijo Marzen. «Mientras este tema permanezca a la vanguardia de los medios y de la discusión política, creo que existe la posibilidad de que se apruebe un paquete más amplio de reforma migratoria».

«La continua negociación sobre Dreamers es una prueba real para el Congreso en términos de: ¿pueden armar un trato que proteja a Dreamers y respete la dignidad humana y el debido proceso?» dijo Feasley. «Será importante ver cómo manejan esta situación».

«Si podemos obtener un paquete más pequeño, por ejemplo, ayudar a los Dreamers, tal vez con algunas mejoras en la frontera, y lograrlo, podría allanar el camino para un debate más amplio sobre los problemas más amplios», dijo Appleby.

Appleby enfatizó que el Congreso debe encontrar una solución para los inmigrantes indocumentados que ya están en los Estados Unidos.

«No los vamos a deportar a todos», dijo. «Podríamos intentarlo o podríamos decir que sí, pero eso no va a suceder. Eso es lo que diría: tenga en cuenta que hay millones de otros que quedarán fuera de combate en cualquier trato para los Soñadores y que nosotros Necesitamos seguir presionando para obtener una solución para ellos «.

«Los obispos siguen comprometidos con la reforma migratoria, en parte porque ven el día a día necesario en sus diócesis y en las parroquias para la reforma», dijo Feasley. «En este momento estamos en un momento enfocado en los Dreamers … pero los obispos continuarán abogando por la reforma migratoria porque todo el sistema necesita ser actualizado y reformado para lidiar con nuestras realidades de hoy».

[Maria Benevento es becaria de NCR Bertelsen. Su dirección de correo electrónico es mbenevento@ncronline.org.]

https://www.ncronline.org/news/justice/immigration-reform-not-just-about-dreamers-advocates-say

A %d blogueros les gusta esto: