“Las monjas podrían liderar la huelga por un salario justo y justicia en el Vaticano y en la Iglesia” por Bridget Mary Meehan


“Monjas de la Revista del Vaticano explotadas y menospreciadas” por Dan Stefano

http://www.wbaltv.com/article/vatican-magazine-nuns-exploited-underappreciated/18937231

Respuesta de Bridget Mary: ¡Es hora de una revolución #MeToo liderada por la hermana María y periodistas como  Lucetta Scaraffia en el Vaticano por igual salario y justicia! El Papa Francisco debería cambiar las estructuras patriarcales de la iglesia que tratan a las mujeres como ciudadanas de segunda clase en todas las áreas de la vida de la iglesia, incluida la prohibición de la ordenación de las mujeres. Además, las monjas mal pagadas podrían ir a la huelga y dejar que los cardenales cocinen sus propias comidas, laven sus propios platos y laven la ropa sucia, como hace la mayoría de la gente. 
Mientras que el Papa Francisco reconoce el problema que “el trabajo de las mujeres en la iglesia a veces es más servidumbre que el verdadero servicio”, se necesita una gran transformación en todos los niveles, comenzando con el Papa Francisco, quien una vez se refirió a las teólogas como “fresas en la torta”. Tanto el Papa Francisco y el Vaticano los prelados deben tratar a las mujeres como iguales, ¡como lo hizo Jesús! Bridget Mary Meehan ARCWP, www.arcwp.org

“Una revista del Vaticano ha denunciado que las monjas a menudo son tratadas como sirvientes por cardenales y obispos, para quienes cocinan y limpian para el próximo no pago.

La edición de marzo de “Women Church World”, la revista mensual de mujeres del periódico del Vaticano L’Osservatore Romano, llegó a los quioscos el jueves. Su exposición sobre el trabajo mal pagado y el intelecto poco apreciado de las hermanas religiosas confirmó que la revista se está convirtiendo cada vez más en la huella del movimiento #MeToo de la Iglesia Católica.

“Algunos de ellos sirven en las casas de obispos o cardenales, otros trabajan en las cocinas de las instituciones de la iglesia o enseñan. Algunos de ellos, al servicio de los hombres de la iglesia, se levantan por la mañana para preparar el desayuno y se duermen después de servir la cena, limpiar la casa y lavar y planchar la ropa “, se lee en uno de los artículos principales.

Una monja identificada solo como Hermana Marie describe cómo las hermanas sirven al clero, pero “rara vez son invitadas a sentarse en las mesas que sirven”.

Si bien dicha servidumbre es de conocimiento común, es notable que una publicación oficial del Vaticano se atreviera a poner tales palabras en el papel y denunciar públicamente cómo la iglesia explota sistemáticamente a sus propias monjas.

Pero ese despilfarro ha comenzado a definir “Women Church World”, que se lanzó hace seis años como una publicación mensual en L’Osservatore Romano y ahora es una revista independiente distribuida gratuitamente en línea y junto con el periódico impreso en italiano, español y francés. e inglés.

“Hasta ahora, nadie ha tenido el coraje de denunciar estas cosas”, dijo el editor de la revista, Lucetta Scaraffia, a The Associated Press. “Tratamos de dar voz a aquellos que no tienen el coraje de decir estas palabras” públicamente.

“Dentro de la iglesia, las mujeres son explotadas”, dijo en una entrevista reciente.

Mientras que el Papa Francisco le ha dicho a Scaraffia que aprecia y lee la revista, de ninguna manera es amado dentro del sistema profundamente patriarcal del Vaticano. Cuestiones recientes han llamado la atención, incluida la edición de marzo de 2016 sobre “Mujeres que predican”, que pareció abogar por permitir a las mujeres laicas pronunciar homilías en la misa.

Uno de los autores tuvo que publicar una aclaración posterior diciendo que no tenía la intención de sugerir una cambiar a la doctrina o práctica existente.

Otros temas recientes han explorado el poder simbólico de los cuerpos de las mujeres y “la violación como tortura”.

Scaraffia, una feminista católica y profesora de historia en la Universidad La Sapienza de Roma, ve la revista como una herramienta necesaria para forzar los asuntos que le importan a la mitad de los miembros de la Iglesia Católica. El hecho de que incluso un suplemento para mujeres de L’Osservatore Romano sea necesario es indicativo de a lo que se enfrenta. L’Osservatore es el periódico oficial del Vaticano, publica decretos y discursos papales oficiales y mantiene una línea editorial que refleja las prioridades de la Santa Sede.

El número de marzo de su revista femenina está dedicado a “Mujeres y trabajo” y explora muchos temas que de alguna manera están relacionados con el movimiento #MeToo, incluida la brecha salarial de género, la falta de mujeres en posiciones de liderazgo y el “Ni Movimiento de Una Menos “para combatir el feminicidio y la violencia contra las mujeres, a menudo por amantes despreciados.

Durante su reciente viaje a Perú, Francisco denunció el feminicidio y los crímenes basados ​​en el género que convirtieron a su continente natal, América Latina, en el lugar más violento de la Tierra para las mujeres. También ha pedido con frecuencia un trabajo digno y un salario digno para todos. Y en un prólogo reciente de un libro sobre asuntos de mujeres, Francisco reconoció que le preocupaba que, en muchos casos, el trabajo de las mujeres en la iglesia “a veces es más servidumbre que un verdadero servicio”.

La edición de marzo de “Women Church World” conduce ese hogar, con un artículo principal “La (casi) libre obra de hermanas”, de la periodista francesa Marie-Lucile Kubacki, corresponsal en Roma de la revista La Vie del grupo Le Monde.

Kubacki notó que las hermanas a menudo trabajan para prelados o instituciones de la iglesia sin contratos. Cuando uno se enferma, simplemente la envían de vuelta a su congregación, que envía a otra en su lugar.

Otras hermanas, mientras tanto, muestran notables dotes intelectuales y obtienen títulos avanzados, pero no se les permite usarlas porque la naturaleza colectiva de las comunidades religiosas a menudo desalienta el avance personal, dijo otra religiosa, la hermana Paule, a la revista.

“Detrás de todo esto está la desafortunada idea de que las mujeres valen menos que los hombres, y sobre todo que los sacerdotes son todo en la iglesia, mientras que las hermanas no son nada”, dijo la hermana Paul.

La hermana Marie señaló que muchas monjas de África, Asia o América Latina que vienen a estudiar a Roma provienen de familias pobres, cuya atención prolongada a menudo es pagada por sus congregaciones. Como resultado, sienten que no pueden quejarse sobre sus condiciones de trabajo, dijo.

“Todo esto crea en ellos una fuerte rebelión interior”, informó la hermana Marie. “Estas hermanas se sienten en deuda, atadas, y por eso se callan”.

Scaraffia dijo que quería darles una voz a estas hermanas, a pesar de que se considera una de las explotadas de la iglesia.

Ni Scaraffia ni el equipo editorial de ocho miembros de Women Church World reciben un pago. La revista, financiada por una subvención del servicio postal italiano Poste Italiane, paga a los contribuyentes por sus artículos, pero se publica cada mes gracias a la mano de obra gratuita de su equipo editorial.

http://bridgetmarys.blogspot.com.co/2018/03/vatican-magazine-nuns-exploited-and.html

Una representación más amplia de las mujeres en la iglesia es un proceso, dice el cardenal


Junno Arocho Esteves

2 de marzo de 2018

 

Una representación más amplia de las mujeres en la iglesia es un proceso, dice el cardenal

El cardenal Kevin J. Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en una foto de archivo. (Crédito: Robert Duncan / CNS.)

ROMA – La participación más plena de las mujeres en la toma de decisiones en la Iglesia Católica es un proceso continuo que todavía necesita tiempo, dijo el Cardenal Kevin J. Farrell.

Hablando durante una sesión de preguntas y respuestas en Roma el 1 de marzo después de la presentación del libro, A Pope Francis Lexicon , Farrell dijo que un rol mayor para las mujeres en la iglesia “va a tomar mucho más que simplemente emitir un decreto”.

“Se trata de cambiar una cultura, y creo que tomará tiempo, pero creo que el Papa Francisco, más que nadie, ha intentado y lo sigue intentando y continúa logrando ese cambio todos los días”, dijo.

El libro presenta una colección de ensayos editados por Cindy Wooden, jefa de la oficina de Rome del Catholic News Service , y Joshua McElwee, corresponsal en el Vaticano de National Catholic Reporter .

Respondiendo a una pregunta sobre un ensayo escrito por Tina Beattie, teóloga, en la que señaló la exclusión de las mujeres “de muchos oficios de enseñanza católica”, Farrell dijo que el Papa no estaría totalmente de acuerdo en que “no ha intentado y no está trayendo”. mujeres en posiciones de autoridad en la Iglesia “.

Algunos dicasterios liderados anteriormente por cardenales ahora son liderados por obispos y sacerdotes y, por lo tanto, allanan el camino para una mayor participación de laicos, especialmente mujeres, en las decisiones de la Iglesia, dijo el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga de Tegucigalpa, quien también habló en la conferencia.

“Cada día, más y más, se está produciendo la presencia de laicos”, dijo el cardenal. “Es un proceso de cambiar la cultura, pero puedo asegurar (que) está teniendo lugar”.

Rodríguez Maradiaga, miembro del Consejo de Cardenales del Papa Francisco Internacional, también contribuyó al libro y escribió un ensayo sobre la reforma.

A Farrell también le preguntaron sobre los informes de que impidió que una conferencia sobre mujeres en la Iglesia, Voices of Faith, se reuniera en el Vaticano el 8 de marzo, aunque la conferencia se había celebrado durante los últimos cuatro años en la Casina Pio IV, una villa ubicada en los jardines del Vaticano.

Los organizadores de la conferencia dijeron que tuvieron que cambiar de ubicación luego de que el cardenal rechazara la participación de varios oradores, incluida la ex presidenta irlandesa Mary McAleese, defensora del matrimonio homosexual y de la ordenación de mujeres.

Los eventos celebrados dentro del Vaticano, explicó Farrell, “se presumen patrocinados por el Papa” y la gente asume que “el Papa está de acuerdo con todo lo que se dice”.

Después de que les dijeran “de qué se trataba el evento, no era apropiado para mí continuar patrocinando tal evento”, dijo.

Sin embargo, Farrell dijo que si bien no podía patrocinar el evento, la Iglesia está “siempre abierta a escuchar y siempre estamos abiertos al diálogo”.

“A veces parece que no lo somos, pero este es un caso en el que diría que las circunstancias no se corresponden con lo que algunas personas quisieran descubrir y que no queremos escuchar”, dijo el cardenal.

https://cruxnow.com/vatican/2018/03/02/broader-representation-women-church-process-cardinal-says/

Mujeres en el ministerio: los próximos pasos


02 DE MARZO DE 2018

 En respuesta al Mes de la Historia de la Mujer, Johanna Derry analiza los problemas que enfrentan las clérigas
FOTOGRAFÍA DE NICKY HILL

La reverenda Anna Eltringham oficia en una boda

UN SIGLO Desde el comienzo del sufragio de las mujeres, la igualdad de las mujeres -o la falta de ellas- sigue siendo noticia, desde las acusaciones de acoso sexual hasta las revelaciones sobre diferencias salariales de género.

La Iglesia de Inglaterra ha sido parte de esta narrativa, la última vez en diciembre, cuando anunció el nombramiento de Rt Rev. Sarah Mullally como la primera mujer Obispo de Londres, el tercer obispo más antiguo de la Iglesia de Inglaterra ( Noticias, 22 de diciembre) 2017 ). Veinticuatro años después de que las mujeres fueron aceptadas por primera vez para su ordenación como sacerdotes, y tres años y medio después de que el Sínodo General votara para aceptar a las mujeres obispos, ¿finalmente se ha logrado la igualdad?

“Creo que nadie mira dos veces ahora cuando ven a una mujer sacerdote: es aceptada, y la mayoría de la gente está muy feliz con eso. Parece normativo en lugar de peculiar, y creo que hemos avanzado muy rápido en la forma en que las mujeres obispos han sido recibidas, también “, dice el reverendo Sheridan James, vicario de Santa Catalina, Hatcham. Ella es la decana del ministerio de mujeres para el área de Woolwich. “¿Quién podría haber creído que el próximo obispo de Londres sería una mujer? Creo que las clérigas están haciendo un gran trabajo, y tanto las iglesias como las comunidades locales han recibido un buen resultado “.

La prebendalera Paula Hollingsworth, decana del ministerio de mujeres de Bath & Wells, y tesorera de la Asociación Nacional de Asesores Diocesanos en el Ministerio de la Mujer, está de acuerdo: “En la mayoría de los lugares, ha habido un gran cambio cultural. Ahora, lugares como la Cámara de Obispos, los equipos de personal de los obispos y los capítulos de las catedrales están buscando nombrar mujeres, si es posible, porque reconocen que trabajaron mejor cuando había mujeres como parte del equipo “.

“Ha habido un gran progreso desde que las mujeres fueron ordenadas por primera vez”, dice la prebenda Kathy Roberts, decana del ministerio de mujeres en la diócesis de Exeter. “Los temas ahora son más sutiles: la falta de confianza en sí mismos, el prejuicio inconsciente, la falta de jóvenes vocaciones entre las mujeres y la baja por maternidad, por mencionar algunas”.

Estos son desafíos significativos. “Las mujeres todavía están tratando de encajar en un modelo tradicional de ministerio predominantemente masculino. No hay juicio sobre eso. Simplemente toma tiempo cambiar una forma institucional de hacer las cosas “, dice la reverenda Anna Eltringham, decana del ministerio de mujeres para la diócesis de Southwark y vicaria de equipo en el ministerio Oxted Team.

La reverenda Anna Eltringham con niños que hicieron su primera comunión el mes pasado

Una de las formas de superar el modelo tradicional es aumentar el número de modelos de roles, particularmente de mujeres jóvenes, en puestos de estudiantes. “Históricamente, el equilibrio era que las mujeres que avanzaban para el ministerio tendían a ser mayores y solicitaban roles no auxiliares o auxiliares, y los hombres eran más jóvenes y buscaban un ministerio incumbente”, dijo la directora de discipulado y vocación de la Iglesia Anglicana, Catherine Nancekievill. , dice ( largometraje, 7 de julio de 2017 ).

Una oficial de investigación de la División de Ministerio, la Dra. Liz Graveling, que supervisa el programa de investigación Living Ministry, encuentra que “Las mujeres todavía tienden a ser mayores en el ministerio. . . Eso podría ser porque han elegido criar a sus familias primero, por ejemplo. El efecto en cadena ha sido que hay más mujeres en roles de autoayuda que en incumbencias “.

La asesora nacional de jóvenes vocacionales, Claire Whitmore, ha estado trabajando para corregir ese equilibrio particular. “Hemos estado pidiendo a las diócesis que presten atención a hablar sobre las vocaciones de las mujeres jóvenes, y a organizar jornadas vocacionales donde las mujeres puedan conocer a otras como ellas en el ministerio ordenado”.

Este trabajo cuenta con el apoyo de organizaciones como Allchurches Trust, que ha invertido casi £ 700,000 en el esquema Ministry Experience, un programa de un año para permitir a los adultos de 18 a 30 años experimentar y explorar su vocación. El esquema actualmente tiene una división de género de 50-50.

CHRIS DOBSONLaura Faturoti con su tercer hijo, nacida dos semanas antes de que comenzara su entrenamiento para la ordenación

Parte de lograr un cambio cultural también incluye abordar el sesgo inconsciente, que incluye una tendencia entre los clérigos a no identificar posibles ordenandos entre las mujeres en sus congregaciones.

“No es solo un cambio en la percepción de las mujeres lo que necesitamos”, dice la Sra. Nancekievill, “sino también en las personas líderes”. Es más fácil para los ministros ver a personas como ellos y pensar que tienen el mismo llamado. No es sexismo o racismo de una manera directa “.

Para hacer frente a esto, la División del Ministerio lanzará la Conversación de las Grandes Vocaciones el próximo mes: un desafío al clero para hablar sobre la vocación con alguien diferente a ellos una vez al mes.

OTROS CUENTOS

Un dedo en el agua del ministerio

Ted Harrison prueba la variedad de cursos de catadores disponibles para las personas que están considerando el entrenamiento de ordenación.

“Algunas de las dificultades para que una mujer sea vista como una posible ministra también se aplican a personas negras y asiáticas, personas de diferentes etnias, personas discapacitadas y personas de la clase trabajadora. Pero Dios llama a todo tipo de personas “, dice la Sra. Nancekievill.

Incluso en el último año, se ha avanzado en esto. El número de mujeres que se presentaron para la capacitación aumentó en un 19% en 2017, lo que hizo que la ingesta de capacitación fuese paritaria.

“Mi impresión sería que, en los últimos cinco o diez años, definitivamente, la edad promedio de las mujeres en formación, especialmente la capacitación residencial, ha disminuido, y su número como proporción del total ha aumentado”, dijo el director de Ripon College. , Dice Cuddesdon, el reverendo Humphrey Southern.

“Hace una generación, los ordenandos residenciales eran predominantemente hombres y jóvenes, y los estudiantes no residenciales eran mayores y mujeres, aunque es probable que todavía haya algo de este sabor. Todavía hay un gran cambio cultural que producir en la Iglesia en general, así como en instituciones como esta “.

“Este año, nuestra participación es un poco más del 50 por ciento de mujeres”, dice la directora del Trinity College, Bristol, la Reverenda Dra. Emma Ineson. “Es una delicia. Muchas de esas mujeres tienen menos de 30 años, y es una gran alegría ver que pueden seguir el llamado de Dios a sus vidas, cualesquiera que sean sus circunstancias, ya sean solteras, casadas, sin hijos o hijos. Ninguna de esas cosas debe ser vista como una barrera, o un obstáculo, a lo que Dios las llama a hacer “.

Trinity fue una de las primeras universidades en abrir una guardería de tiempo completo en el lugar y adoptar un enfoque proactivo para posibilitar la capacitación de las mujeres.

Laura Faturoti se está beneficiando del enfoque abierto de Trinity. Ella tuvo su tercer hijo dos semanas antes de que comenzara su capacitación, y ha recibido apoyo durante su curso residencial, que finaliza este año. “Me parece que ha habido un cambio fundamental en tener esas conversaciones abiertamente. Si quieres que las mujeres entrenan, con frecuencia van a venir con niños, y debes resolverlo. No es una barrera: solo requiere algunos ajustes “.

El reverendo Sheridan James, Vicaria de Santa Catalina, Hatcham

Sin embargo, sigue siendo un desafío cómo las mujeres equilibran su vocación con la maternidad con su vocación en la Iglesia. “Las horas trabajadas y las expectativas de las parroquias, y a menudo del clero mismo, de que los vicarios trabajen seis días a la semana, mañana, tarde y noche, dificultan que algunas mujeres sientan que pueden equilibrar la vida familiar y el ministerio”, dijo la señora Hollingsworth. dice.

“Las mujeres se preguntarán cómo pueden hacer que la vida familiar, o un esposo o pareja que también tenga una vocación o una carrera profesional, encajen en este papel de ‘vida entera'”, coincide la Sra. Eltringham. “A menudo, esperarán hasta más tarde en la vida, u optarán por roles no remunerados. Sin embargo, aquí hay una gran oportunidad, que hasta la fecha solo ha tenido un alcance limitado, para opciones nuevas, más flexibles y más creativas. Trabajo compartido, trabajo a tiempo parcial, ministerio en equipo y otros modelos creativos: estos han comenzado a desarrollarse, y aún son limitados, pero podrían, de hecho, ser un regalo no solo para las mujeres, sino para toda la Iglesia “.

Debería haber un punto de referencia nacional sobre la licencia por maternidad o paternidad, y no debería dejarse a la discreción diocesana, cree la Sra. Hollingsworth. “En este momento, es muy desconcertante para las mujeres más jóvenes que contemplan el ministerio y desean comenzar y continuar una familia”.

Es algo que la Sra. Roberts ha encontrado en su propia diócesis. “En el papel, las políticas de maternidad o favorables a la familia se ven bien. En la práctica, las personas han descubierto que no han funcionado tan bien “.

La diócesis de Chichester ha superado esto al recibir comentarios sobre la política del clero activo con niños pequeños. “Hemos trabajado mucho en nuestra política de maternidad y ahora tenemos una buena política de permisos para el clero”, dice Canon Ann Waizeneker, decana del ministerio de la mujer en la diócesis.

La vicaria de St Pancras, la reverenda Anne Stevens, decana del ministerio de mujeres para el área de Edmonton, está de acuerdo con la necesidad de más cambios. “Creo que la Iglesia de Inglaterra todavía está luchando para llegar a un acuerdo con la Ley de Igualdad 2010. Se otorgaron exenciones específicas cuando se aprobó la legislación, pero la Iglesia ciertamente no está exenta de todas las demás disposiciones y requisitos de la Ley.

“Necesitamos urgentemente establecer políticas claras de igualdad y diversidad en todos los niveles de la vida de la Iglesia, y luego establecer un patrón de auditorías periódicas para monitorear el progreso y asegurar mejoras significativas. Esto se trata tanto del evangelio como de la ley, ya que la continua presencia de discriminación en la Iglesia ahora está dañando significativamente la misión de la Iglesia entre los jóvenes “.

“La desigualdad no comienza en la puerta de la iglesia”, dice la reverenda Alison Fulford, decana de mujeres en el ministerio en la diócesis de Chester. “La desigualdad de género sigue siendo un problema en nuestra sociedad más ampliamente. Estamos trayendo problemas a los bancos y púlpitos, y también encontramos algunos que ya están allí “.

 

Canon Ann Waizeneker, decana del ministerio de la mujer en la diócesis de Chichester

OTROS CUENTOS

Las mujeres que cuelgan allí

Las mujeres solteras evangélicas luchan contra los estereotipos, informa Madeleine Davies

En la diócesis de SOUTHWARK, las curaciones a tiempo parcial son ahora una opción, dice la Sra. Eltringham, “que pueden ayudar a las mujeres a manejar las necesidades de una familia joven junto con el ministerio; y estamos en el proceso de construir una conversación pastoral durante el permiso por maternidad para asegurar que las mujeres tengan el apoyo que necesitan y podamos explorar diferentes formas de trabajar, si es necesario, a medida que regresan al ministerio.

“Todavía hay mucho más por hacer, y los cambios en los prejuicios en las parroquias, por ejemplo, solo pueden venir con el tiempo y el desafío suave de las mujeres titulares y otros clérigos”.

“Hemos encontrado que es alentador alentar a las mujeres a reunirse regularmente, para alentarse mutuamente, al igual que la capacitación en términos de asertividad, así como mentores y talleres para hombres y mujeres sobre cómo lidiar con problemas como el acoso escolar, “La Sra. Roberts dice.

“Poder ver a personas como Bishop Mullally en roles como estos también ayuda”, dice el Dr. Graveling. “Ella representa a personas que también han trabajado en otras carreras, lo que realmente ayuda, porque una de las barreras para las mujeres es que no se ven como el ‘vicario típico'”.

“Creo que ahora se trata más de superar las cosas históricas”, dice la Sra. Faturoti. “Necesitamos que las mujeres sepan que no existen las barreras que creen que hay. Este es un momento realmente emocionante para las mujeres, porque esta generación no cuestiona si esto es posible para ellas. No necesita esperar para tener a sus hijos o para ganar experiencia de vida. Si esto es lo que Dios te está llamando, entonces ve por ello “.

https://www.churchtimes.co.uk/articles/2018/2-march/features/features/women-in-ministry-the-next-steps#.WpnsM8J52LM.email

Los presidentes de Pax Christi promueven la Iniciativa Católica de No Violencia


Pax Christi co-president Marie Dennis at an audience with Pope Francis

 

La vicepresidenta de Pax Christi, Marie Dennis, en una audiencia con la vicepresidenta del Papa Francis Pax Christi, Marie Dennis, en una audiencia con el Papa Francisco
IGLESIA
ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
PAZ
IGLESIA CATÓLICA
Los presidentes de Pax Christi promueven la Iniciativa Católica de No Violencia
Los líderes de la red de paz global le han pedido al Papa Francisco que escriba una encíclica y apeló a que la no violencia se enseñe en todos los niveles de la educación y la vida parroquial.
Por Philippa Hitchen

Poner fin al uso de la guerra y promover soluciones pacíficas a los conflictos es el objetivo a largo plazo de la Iniciativa Católica contra la Violencia, organizada por la red internacional de paz Pax Christi International.

La iniciativa se lanzó en una conferencia celebrada en Roma hace dos años, copatrocinada por el Pontificio Consejo Justicia y Paz (ahora parte de la oficina de Promoción del Desarrollo Humano Integral). En 2017, el Papa Francisco siguió con un mensaje del Día Mundial de la Paz titulado ‘No violencia: un estilo de política para la paz’.

El liderazgo de Pax Christi International está en Roma esta semana para reunirse con altos funcionarios del Vaticano sobre los próximos pasos de esta iniciativa. La copresidenta Marie Dennis y la coordinadora del proyecto, Judy Coode, conversaron con Philippa Hitchen sobre los orígenes y los ambiciosos objetivos del movimiento ” Paz justa ”.

Escuche la entrevista con Marie Dennis y Judy Coode
Marie dice que la conferencia de 2016 fue una oportunidad importante para escuchar a personas de diferentes países que han vivido con violencia y guerra durante décadas y que insisten en la necesidad de soluciones no violentas a los conflictos. Ella se sorprendió especialmente por los testimonios de una hermana dominicana en Mosul, cuya comunidad entera fue destruida por ISIS y por un sacerdote jesuita que encabeza la comisión de la verdad en Colombia.

Compromiso con el Evangelio de la no violencia
La conferencia apelada concluyó con un llamado a la Iglesia Católica para que se comprometa nuevamente con “la centralidad del evangelio de la no violencia”. Marie dice que los líderes de Pax Christi están “conversando” con los funcionarios del Vaticano sobre una posible encíclica papal sobre el tema.

Igualmente importante, dice, es que la Iglesia institucional se mueve “para integrar la enseñanza sobre el poder de la no violencia activa en nuestros sistemas universitarios y todos nuestros sistemas educativos, en la vida parroquial, en nuestra oración y vida sacramental”, así como en la diplomacia y los medios, porque “hay tanto potencial para que la Iglesia ayude al mundo a ver que los enfoques no violentos para transformar el conflicto pueden ser efectivos”.

Sobre la base de la teoría de Just War
Judy habla sobre los desafíos que enfrenta Pax Christi y los “sentimientos muy personales” que las personas tienen sobre la no violencia y la paz. Ella destaca la importancia de “trabajar juntos como católicos que tienen esa identidad compartida y una enseñanza compartida”. Ella señala la forma en que los conflictos y la violencia alimentan la crisis de los refugiados, así como también “la violencia de la pobreza”, y agregó que “la gente está muy comprometida con eso”.

Marie habla sobre la necesidad de construir sobre la teoría de la ‘guerra justa’, ya que la Iglesia entiende más sobre el potencial de las estrategias no violentas, y se da cuenta de que “las acciones no violentas [no son] solo una opción personal, sino [también] una elección política apropiada “.

Invertir en alternativas no violentas a la guerra
No es que Estados Unidos esté planeando gastar 700 mil millones de dólares al año preparándose para la acción militar, sin embargo, “no gastamos casi nada en el tipo de enfoques no violentos que tal vez serían más efectivos”. Esto incluye inversiones en diplomacia, curación de traumas, justicia restaurativa y protección civil, pero ella y Judy observan la influencia de la industria armamentista “que vierte tanto dinero en el sistema político para proteger sus inversiones”.

Marie dice que no hay una solución mágica para los conflictos, pero a menos que haya inversión en enfoques no violentos, “siempre, solo tendremos medios militares”. Cuando le preguntas a los militares si deberíamos invertir en alternativas no violentas, ella concluye que “ellos son los primeros en decirlo absolutamente; de ​​lo contrario, no tenemos otra manera de abordar algunos de los graves problemas del mundo”.

http://www.vaticannews.va/en/church/news/2018-03/pax-christi-catholic-nonviolence-initiative-marie-dennis.html

“Monjas pizza”: la penosa explotación de muchas religiosas al servicio del clero masculino en la Iglesia Católica


Un artículo publicado en un suplemento del diario oficial del Vaticano, “L’Osservatore Romano”, revela cómo muchas monjas están sometidas a una vida de servidumbre sin reconocimiento de sus derechos y pocas opciones personales.
Por BBC Mundo
 

Algunas sirven en los aposentos de los obispos o cardenales. Otras trabajan en las cocinas de las congregaciones de la Iglesia.

Algunas se levantan al amanecer para preparar el desayuno y no se acuestan hasta que la cena esté servida, la casa arreglada y la ropa lavada y planchada.

Ninguna tiene horario ni paga fija que, en caso de existir, pudiera considerarse digna y proporcional al servicio que brindan.

Pero es aún peor: no son reconocidas como pares, ni se les permite ejercer otros oficios para los que están capacitadas y se les ignora sus derechos.

Esa es la vida de muchas monjas que están sometidas a una vida de servidumbre, mayoritariamente al clero masculino de la iglesia Católica, según un artículo publicado este jueves en la revista mensual Donne, Chiesa, mondo (Mujeres, Iglesia, mundo) de L’Osservatore Romano, el diario oficial del Vaticano.

Su director, el profesor Giovanni Maria Vian, elogió el artículo y dijo a BBC Mundo que es una señal de que las cosas “sin duda,van a cambiar”.

EXCLUIDAS DE LA MESA

La periodista en temas religiosos Marie-Lucile Kubacki entrevistó para su artículo a varias religiosas que -usando seudónimos- denunciaron condiciones económicas y sociales injustas, así como las presiones psicológicas y espirituales que enfrentan.

100256350gettyimages145342758-81541cf55ca350e0cc349650581808f4.jpgPara algunas de las religiosas, el día no termina hasta que la comida quede servida y la ropa lavada y planchada. / Getty Images

Sor María, por ejemplo, revela que muy rara vez son invitadas a compartir en la mesa de comida.

“¿Cómo puede un clérigo querer que su hermana le sirva la comida y luego la mande sola a comer a la cocina?”, se pregunta.

Una religiosa que ocupa un alto cargo en la iglesia y asume el nombre de sor Paula señala que muchas de ellas no tienen contratos formales con los obispos, las escuelas, parroquias o congregaciones para las que trabajan, por lo que “le pagan poco o nada”.

Por su parte, la hermana Cecilia dice que “las monjas somos vistas como voluntarias que estamos dispuestas a atender cualquier pedido, lo que da lugar a abusos de poder“.

Marie-Lucile Kubacki escribe que un periodista que cubre el ámbito religioso en en Roma ha denominado a estas religiosas“monjas pizza”, por el trabajo indiferente que hacen.

EN DEUDA

En el caso de muchas que llegan del extranjero -de África, Asia y América Latina-, están pagando una deuda que tienen con la congregación religiosa a la que pertenecen.

100245745gettyimages615575690-4d8b3cce82386fa2f6caf3b07e84c63b.jpgAlgunas monjas llegan del seno de familias pobres de África, Asia y América Latina. / Getty Images

En algunos de estos casos, se debe a que la institución cuidó de la madre enferma o porque facilitó que un hermano pudiera completar sus estudios superiores en Europa.

A menudo provienen de familias muy pobres, donde algunos padres las presionan para hacer el viaje al extranjero para desempeñar su labor.

Si alguna de estas mujeres no soportara las indignas condiciones laborales y fuera devuelta a casa, su familia no lo entendería y la tildarían de “caprichosa”.

Muchas entonces guardan silencio. Otras dicen tomar tranquilizantes para soportar la frustrante situación.

Sin embargo, escribe Kubacki, también están las que se manifiestan felices y no ven un problema.

CAMBIO DE MENTALIDAD

El director de L’Osservatore Romano, Giovanni Maria Vian, reconoció a BBC Mundo que “evidentemente, es una mentalidad machista” y que “tiene que cambiar”.

No obstante, señala que el artículo tiene muchos matices, apuntando a que las mismas monjas pertenecen a esta mentalidad de alguna manera.

“Algunas veces son las superioras de ellas quienes lo hacen. Es una situación a menudo incómoda para ellas y sobre la que el artículo ha puesto el foco”, expresó.

100256352gettyimages459871526-bd8ae47f754cef882391158948738080.jpgAlgunas monjas de edad reciben tareas de poca importancia y relevancia con sus capacidades. / Getty Images

Eso lo destaca la periodista Kubacki al citar a la hermana María hablando sobre el presidente de una universidad que estaba muy impresionado con la capacidad intelectual de una monja que tenía un título en teología.

“Él quería que ella continuara sus estudios pero su madre superior se opuso”, cuenta sor María. “Frecuentemente, la razón que dan es que las hermanas no deben dejarse llevar por el orgullo“.

La situación se repite con otras monjas que son enviadas a una misión sin ninguna relación a su formación intelectual y sin que se les dé una explicación racional.

Un caso es el de una hermana con un doctorado que un día fue enviada a cocinar y lavar platos. Otro, el de una monja que había enseñado durante muchos años en Roma y, al cumplir 50 años, se le dio la tarea de abrir y cerrar la puerta de la parroquia.

“INTERCAMBIABLES”

Pero, más allá del tema del dinero y de las oportunidades perdidas, la mayor queja es la falta de reconocimiento de su aporte a la Iglesia y de su presencia en ella.

Las religiosas sienten que se hace mucho por valorar la vocación masculina, pero muy poco por la femenina.

“Detrás de todo esto, todavía y por desgracia, está la idea de que la mujer vale menos que el hombre. Sobre todo que el sacerdote lo es todo, mientras que la monja no es nada en la Iglesia”, dice la hermana Paula.

“Conocía a hermanas que habían servido durante 30 años en una institución de la iglesia y que cuando enfermaron, ningún sacerdote a los que sirvieron fue a verlas”.

Señala que es como una cadena sin fin en la que una congregación pone a disposición a una monja que ha sido pedida y que, cuando se enferma, es devuelta a la congregación que tienen otra lista para enviar. “Como si fueran intercambiables”.

SERVICIO FRENTE A SERVIDUMBRE

El profesor Vian resalta que la publicación del artículo con el aval de L’Osservatore Romano es una indicación de un espíritu constructivo y de cambio.

“La intención del Papa y nuestra es la de llegar a un cambio eficaz, y esto se puede hacer con un cambio de mentalidad más que con denuncias que son llamativas, pero que después se quedan en eso”, expresó.

100256346gettyimages630606230-5491b7c20c4bad346f45d6373a63247f.jpgEl papa Francisco ha mencionado en varias ocasiones la necesidad de valorar el papel de la mujer en la Iglesia. / Getty Images

Es una mentalidad a la cual el Papa ha aludido muchas veces, explicó el director del diario. La última vez fue en la introducción de un libro que será publicado pronto bajo el título “10 cosas que el papa Francisco dice a las mujeres”.

“Ahí mismo subraya que el servicio no debe ser confundido con la servidumbre. Ese es un tema muy suyo, un tema papal”, añadió.

“Muchos hombres y mujeres quieren que cambie, y eso va a cambiar, por que hay una voluntad y una corriente que está llevando a eso”.

https://www.publimetro.cl/cl/bbc-mundo/2018/03/02/monjas-pizza-la-penosa-explotacion-de-muchas-religiosas-al-servicio-del-clero-mascu

INVISIBLES, IGNORADAS Y ABUSADAS EN LA IGLESIA Y EN LA SOCIEDAD. Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


Se sigue mostrando cada vez más la realidad de la mujer en la Iglesia, es imposible de encubrir, ignorar, negar, esconder, desde la misma Roma se siente la inconformidad, como lo manifiesta Lucetta Scaraffia, editora y jefe de “Donne, Chiesa, Mondo “(Mujeres, Iglesia, Mundo) 1).

 

Conozco, admiro y respeto profundamente a las religiosas, que han ejercido su ministerio pastoral-docente-enfermería, en total desprendimiento, sin interesar si les pagan o no. Porque al servicio a Dios no se le cobra. Pero no hay que dejar que se abuse, como el sistema patriarcal-capitalista lo ha venido haciendo. Claro, que algunas cosas han ido cambiando, pero, todavía hay mucho por cambiar.

No puedo expresar lo que sentí, cuando las religiosas adultas mayores, me compartieron lo que vivieron … no contaban con un seguro social, ni una pensión. Les pregunté ¿Por qué? Y me respondió: “Porque la Comunidad hizo los contratos globales en la Educación, como en la Salud”. Todo era un paquete sin tener en cuenta las personas, no se cuenta con un Seguro Social y no se cotiza para la jubilación. La  Comunidad, repetía, el esquema, social-capitalista de explotación al trabajad @ry en este caso a las mujeres de Iglesia, así fue aceptado y bien visto, sin protestar, comentar, o sugerir algo diferente, era mal visto y calificado con tendencias contrarias a la tradición cristiana y canónica.

Esta historia no es ni una, ni de dos, ni tres, son más … “Me he tenido que retirar de la Comunidad, según lo establecido en las normas, me dieron 6 años de permiso … estaba acompañando un error padres , enfermos y mayores. Pero, pasados ​​los años, tengo que retirarme de la vida religiosa. Al principio, el apoyo de la Comunidad, el mercado, Pañales, medicinas. Las compañeras me visitan, me llamaban … pero pasaron. .. los 6 años, todo eso desapareció … “.

 

Estas mujeres regresan “al mundo” totalmente desprotegidas, marginadas, señaladas y entristecidas. Sin trabajo, sin salud, sin apoyo de la sociedad, de la familia y la iglesia. La familia le dice: “como tú te fuiste y nos dejaste …”.

 

¿Será que estas mujeres amazonas, guerreras de la humanidad, la estupidez y la ignorancia, aplica el Evangelio al revés?

 

Me viene a la memoria el texto de Mateo 10:37 ” El que ama al padre o la madre más que a mí , no es digno de mí …”. “Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, … o tierras por mi nombre, cien veces más, y heredará la vida eterna”: Mateo 19:29.  Y el Salmo 45:10: ” Escucha, hija, presta atención e inclina tu oído; olvídate de tu pueblo y de la casa de tu padre”.

No cabe en mi cabeza, este uso y abuso y quedándonos calladas, dejando que el Evangelio se deshumanice, pisotee y hagan de él, un negocio más “empleando mano de obra barata”, amasada y explotada.

Tampoco podemos ignorar el abuso sexual en las mujeres de la iglesia, con la sombra del miedo y el silencio, no solo en África, donde los curas violan las monjas para evitar contagiarse del sida. El 21 de marzo del 2001, leíamos

EN LA PRENSA La siguiente Noticia: “El Vaticano reconoce que cientos de religiosas han sido violadas por misioneros. El Vaticano admite el problema, está sujeto a 23 países, y anuncia que se está enfrentando” 2) Hasta aquí caso, cerrado.

Si bien es cierto, que en el Evangelio para un @ sy otr @ s no hay jubilación, si debe de haber justicia. Aquí no se puede dar cabida a las cosas de Dios, se maneja como las maneja el patriarcado-capitalista, que, por ser mujeres, se puede “pagar” cualquier cosa, marginar, excluir.

 

 

“¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen el Templo, y que los sirven en el altar, del altar participan?”

1 Corintios 9:13

 

 

* Presbitera católica romana

 

________________________________

 

Acusan a jerarquía católica de participar en red de protección por el caso Harex


CASO FUE INCLUIDO EN EXPEDIENTE ENVIADO A EL VATICANO

 Cronica
 02/03/2018 a las 10:30

En el expediente también figuran acusaciones en contra de personas vinculadas a las Fuerzas Armadas y organismos de seguridad de la dictadura.

Duras acusaciones en contra de la jerarquía de la Iglesia Católica, a nivel nacional y regional, por su actuación frente al caso Harex, fueron puestas a disposición del enviado papal Charles Scicluna, por el abogado Marcelo Vargas.

El profesional representa a un importante número de víctimas de abuso sexual por parte del sacerdote Rimsky Rojas tanto en Valdivia como en Magallanes.

Vargas afirmó que la jerarquía católica, específicamente, los superiores de la Congregación Salesiana, hicieron caso omiso de las denuncias de abuso sexual en contra de Rimsky Rojas ocurridas en Valdivia antes de su llegada a Punta Arenas, donde hasta ahora se conoce de cuatro denuncias de abusos sexuales y la desaparición de Ricardo Harex, de la cual también se le acusa como el principal responsable.

Vargas acusó al actual obispo de Punta Arenas, Bernardo Bastres, provincial de la Congregación Salesiana entre 2000 y 2006, de no tomar las medidas necesarias que habrían evitado los abusos cometidos por el sacerdote en Punta Arenas e, inclusive tal vez, la desaparición de Ricardo Harex.

“Los provinciales de la congregación salesiana durante la permanencia de Rimsky Rojas sabían de sus conductas pederastas por el testimonio de diversos seminaristas y, sin embargo, lo trasladaron de colegio en colegio, sin avisarle a las familias de la llegada de este pederasta”.

Vargas, quien también fue una de las víctimas de abuso sexual de Rimsky Rojas en Valdivia, responsabilizó también al actual arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, por esta política de encubrimiento y, especialmente, en el caso de Ricardo Harex, al entonces obispo de Magallanes, monseñor Tomás González.

Expectativas

El abogado indicó que en su reunión con el representante de El Vaticano, supo que la Santa Sede ya tenía conocimiento de denuncias de encubrimiento realizadas por el arzobispo de Santiago, monseñor Ezzati.

“Esa información les fue entregada por abogados norteamericanos del Comité de Derechos del Niño en 2013 y del encubrimiento de los hechos ocurridos al interior de la Congregación Salesiana por parte de monseñor Ezzati. Y en esa denuncia había un capítulo dedicado al Caso Harex”, expresó.

Pese a ello, indicó que el representante del Papa Francisco se mostró sorprendido e impactado por la inoperancia de justicia en este caso. Por ello, se mostró confiado en el compromiso que el representante vaticano les indicó en el sentido que la Congregación de la Doctrina de la Fe tomará las medidas que correspondan.

“Ahí esperamos que se tomen cartas en el asunto y con las nuevas directrices que ha tomado El Vaticano, se puedan tomar algunas decisiones y sanciones en contra de ellos”.

Bastres y González

El obispo de Magallanes, Bernardo Bastres, no quiso hacer ayer declaraciones al respecto.

Vargas ahondó en su responsabilidad en este asunto. “Entre 2000 y 2006, él fue provincial de la Congregación Salesiana y como tal, ubicó a Rimsky Rojas como director de un centro que atendía niños derivados del Sename, a dónde llegaban los niños más vulnerables de todos, en un acto de total irresponsabilidad”.

Agregó que una vez que Rojas estaba en una posición de poder cerca de los menores, desplegaba un “modus operandi” bien definido. “Empiezan a acercarse a las familias más vulnerables, no no los más pobres, los más vulnerables, y ante ellos son los representantes de Dios en la Tierra… Para mí, en cambio, son unos hipócritas”.

Sobre el ex obispo de Magallanes, Tomás González, agregó que lo conoció en Valdivia y le fue presentado precisamente por Rimsky Rojas. “Rojas era mi profesor de Religión.

Me sacaba de la sala para que me fuera con él, a vista y paciencia de los profesores”, recordó el abogado.

De hecho, recordó que en la propia carpeta investigativa constaba que Rojas tenía como pareja un acólito, es decir, un menor de edad, de 15 años, enfatizó.

Conexión con la CNI

Agregó que también hay antecedentes que vinculan a Rojas en una relación muy cercana con un ex funcionario de la PDI vinculado a la CNI. “Fue padrino de él. En realidad, ambos estaban violando los derechos humanos. La CNI y los curas. Unos y otros sabían de las actividades de ambos”, indicó.

Grave actuar

De hecho, Vargas ya había denunciado en 2014 ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados, el abuso sufrido a manos del sacerdote Rimsky Rojas y el hecho de que, pese a ello, había sido nombrado como director de un centro de menores dependiente del Sename.

Testigo protegido

Vargas no ha sido el único que ha mencionado la figura del encubrimiento en este caso. A través de un “tuit”, Sergio Jiménez, testigo protegido en el caso Harex, expresó: “Ezzati mandó al asqueroso Rimsky Rojas desde Valdivia a Punta Arenas y luego viceversa, tras la desaparición de R. Harex. Mafia pura en Valdivia de vuelta, acosado por la justicia, se suicida”.

Y añadió: “Tomás González y Bastres saben la verdad de Ricardito Harex. Mienten y argumentan secretos de confesión. Ezzati tiene las cartas que dejó el degenerado Rimsky Rojas” (sic).

Pero hay otros testimonios que apuntan en la misma dirección.

Libro

El escritor Óscar Contardo, quien escribe un libro sobre Rojas, indicó: “Rimsky Rojas tenía acusaciones de abusos desde 1986 y Ezzati lo mandó a trabajar a un centro dependiente del Sename en Puerto Montt”.

“La pregunta es: ¿Por qué el cardenal Ezzati después de los escándalos del Sename no hizo ninguna referencia pública a lo que estaba pasando con los niños pobres de Chile?”, reflexiona Contardo.

Según el escritor “la justicia canónica es una justicia corporativa, como la militar”, y por eso se pueden dar situaciones tan lamentablemente curiosas como uno donde el propio denunciado fue el encargado de seleccionar al que iba a investigar su propio caso. “La Iglesia ha sacado provecho de su poder para mantener a raya las denuncias”, concluye Contardo.

Respecto de la responsabilidad de Bernardo Bastres, indicó que pese a múltiples solicitudes de entrevista, éste nunca lo recibió.

Más antecedentes

A comienzos de este año, la organización Bishop Accountability indicó que en total son 80 los religiosos en Chile que han sido acusados por abusos: cuatro obispos, 66 sacerdotes, un diácono, dos consagrados y seis hermanos maristas.

También se suma el caso de una monja, Isabel Margarita Lagos, sor Paula, quien falleció el 2012 tras ser removida como superiora de Las Ursulinas, denunciada al Vaticano por abuso sexual contra alumnas.

Sólo en los casos donde la veracidad de las acusaciones pudo ser confirmada se registra más de un centenar de víctimas de abusos sexuales.

El listado no incluye a sacerdotes denunciados como encubridores, tampoco a quienes fueron sancionados por otras faltas, como el párroco Juan Esteban Morales, cercano a Karadima, condenado por la Iglesia por “abuso de poder”.

http://elpinguino.com/noticia/2018/03/02/acusan-a-jerarquia-catolica-de-participar-en-red-de-proteccion-por-el-caso-harex

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: