“Un amor eterno” por el obispo David Bennett, Gales, Reino Unido


“Una de las pacientes favoritas que conocí había ingresado y salido del hospital varias veces, y todo el personal de la sala de médicos / cirujanos se había sentido muy unido a ella y a su esposo.

 
Esta señora me vino a la mente ya que es el aniversario de su partida a ‘casa’. A pesar del cáncer terminal y el dolor resultante, esta señora nunca falló en darnos una sonrisa o un abrazo. Teniendo en cuenta que todos los pacientes con cáncer deben ser tocados y manipulados con cuidado, algunos que reciben incluso un ligero abrazo pueden ser extremadamente dolorosos para ellos. Cada vez que su esposo venía de visita, realmente se animaba y resplandecía. Era un hombre agradable, muy educado y amable como su esposa.
 
Es muy natural que nos apeguemos a gente tan encantadora y siempre fue un placer cuidarla. Yo y otros admiramos sus expresiones de amor mutuo.
Diariamente él le traía flores frescas y una sonrisa, luego se sentaba junto a su cama mientras se tomaban de las manos y hablaban en voz baja. Cuando el dolor era demasiado intenso y ella lloraba o se confundía, él la abrazó suavemente y susurró algo hasta que ella descansó. Dios lo bendiga. Pasó todos los momentos disponibles junto a su cama, dándole pequeños sorbos de agua y acariciando su frente. Todas las noches, antes de irse a casa, cerraba la puerta para pasar el tiempo juntos.
 
Cuando él se fuera, la encontraríamos durmiendo plácidamente con una sonrisa en los labios. En esta noche, sin embargo, las cosas fueron diferentes. Tan pronto como entré, el día en que las enfermeras le informaron que había empeorado constantemente y que no pasaría la noche. Aunque todos los presentes y de guardia a cargo de esta atención inmediata de las señoras estaban tristes, sabía que esto era lo mejor. Al menos esta dama que se convirtió en una amiga especial ya no sufriría más. La revisé primero. Al entrar en la habitación, ella se despertó y sonrió débilmente, pero era su respiración la que era notablemente trabajosa y podía decir que no sería larga.
 
Su esposo se sentó a su lado, sonriendo también, y dijo: “Mi amor finalmente va a obtener su recompensa”. No puedo negar que un nudo vino a mi garganta y lágrimas vinieron a mis ojos, sin importar lo mucho que intenté detenerlos Después de todo, tenemos emociones y no estamos exentos de ellas, así que les pregunté si necesitaban algo y se marcharon rápidamente.
 
Ofrecí cuidado y consuelo durante toda la noche, y hacia la medianoche, esta encantadora y cálida dama falleció con su esposo aún con su mano. Lo consolé y, con lágrimas corriendo por sus mejillas, me dijo: “¿Puedo por favor estar a solas con ella por un tiempo?”
 
Puse mi mano suavemente sobre su hombro, no tenía ninguna razón para hablar y cerré la puerta detrás de mí. Me quedé fuera de la habitación, secando discretamente mis propios ojos y echando de menos a una dama que también se había convertido en mi amiga, sabiendo que también extrañaría su sonrisa de bienvenida. Pude sentir el dolor de su marido en mi corazón.
 
De repente, de esta habitación salió la voz masculina más hermosa que jamás haya escuchado cantar. Era casi inquietante la forma en que flotaba por el pasillo. 
 
Fui testigo de cómo otras enfermeras habían salido al largo pasillo para escuchar mientras cantaba “Beautiful Brown Eyes” con toda la fuerza de sus pulmones. Cuando la melodía se desvaneció, la puerta se abrió y él me llamó. Me miró a los ojos y luego me abrazó con fuerza y ​​me dijo: “Le canté esa canción todas las noches desde el primer día que nos vimos. Normalmente cierro la puerta y bajo mi voz para no molestar a los otros pacientes. Pero tenía que asegurarme de que me escucharía esta noche, ya que se dirigía al cielo, tenía que saber que siempre será mi amor para siempre. Por favor, le pedirá disculpas a cualquiera que me haya molestado. Simplemente no sé cómo lo haré sin ella, pero continuaré cantándole a ella todas las noches. 
 
¿Crees que me escuchará? Asentí con la cabeza “sí”, todavía incapaz de hablar. Luego me abrazó de nuevo y me dio unas palmaditas en la espalda dándome las gracias por ser su amigo. Se volvió hacia las enfermeras presentes para ofrecerles su agradecimiento, luego se giró lentamente y caminó por el pasillo, con la espalda encorvada, silbando la canción suavemente mientras avanzaba. Ambos pueden estar ahora en sintonía.
 
Dios los bendiga a ambos por los maravillosos momentos en que compartieron una parte de su vida conmigo, lo que ha enriquecido las habilidades de mi gente y mi empatía en la vida del Ministerio también “.
 
CANCIÓN DE SALOMÓN 8: 7
Muchas aguas no pueden apagar el amor. Los ríos no pueden lavarlo. Si un hombre intentara comprarlo con todo lo que poseía, no podría hacerlo.
 

COLOMBIA: Presentadora de CM& habría sido despedida por no persignarse ante las cámaras


Foto: Cahty Beckerman/Twitter: @CMILANOTICIAFoto: Cahty Beckerman/Twitter: @CMILANOTICIA

Periodistas colombianos han rechazo la decisión y piden al director del noticiero que ofrezca disculpas.


Por: Redacción Digital BLU Radio

La periodista Cahty Beckerman presentadora de CM& se habría negado a persignarse en una de sus notas de la sección 1,2, 3 por su religión judía y Yamid Amat habría tomado la decisión de pedirle la renuncia, según reveló esta semana el diario El Espectador.

Vea aquí: Suspenso y buenos recuerdos: reviva el penúltimo capítulo de Dragon Ball Super

Con un trino en su cuenta de Twitter la periodista se despidió de sus seguidores y escribió: 

Mis amores sonrían, sean felices y jamas dejen que vulneren sus derechos. Luchen por sus sueños y hagan todo con amor. Al final, el universo te premiará 🙌🏾los grandes cambios llegan con grandes sacudidas 😊

Incluso residentes de la comunidad judía en Colombia, así como varios periodistas, cuestionaron la actitud de Amat.

Inaceptable e indignante que Yamid Amat haya botado a una presentadora porque por ser judia no quiso persignarse delante de las cámaras. Le debe explicación y excusas a la comunidad judia y al país entero. Para eso no se concibió la libertad de prensa.

 

Yo también protesto.
Y de Yamid Amat, a quien también he admirado, esperaría una declaración, una disculpa y la correspondiente reparación. https://twitter.com/azurychamah/status/974648048344289280 

Un reconocido periodista (a quien hemos admirado) exigió a la colega @cathybekerman a persignarse frente a la TV. Ella se negó por ser judía. Tuvo que renunciar. Protesto.

https://www.bluradio.com/sociedad/presentadora-de-cm-habria-sido-despedida-por-no-persignarse-ante-las-camaras-172660

 

Repudio absoluto: AURA LUCIA MERA


AURA LUCÍA MERA
 Aura Lucía Mera
Marzo 19, 2018 – 11:40 p.m.   Por: Aura Lucía Mera

El comportamiento de Yamid Amat con la presentadora Kathy Bekerman la semana pasada es inadmisible. No sé si los colombianos, acostumbrados a tragar entero y ‘comer callados’ frente a todas las arbitrariedades que nos quieren meter, vamos a quedarnos indiferentes o a reaccionar solidariamente contra el abuso de este periodista que se cree intocable y está acostumbrado a hacer lo que le da la gana sin que nadie le chiste, como dirían los rolos.

A continuación transcribo el mensaje del doctor Abraham Kestenberg, respetado médico de la Fundación Valle de Lili, miembro de la Comunidad Judía, al respecto.

Abro comillas, “En el caso de Cathy se podría hacer la siguiente alegoría, igualmente ofensiva, pedirle a ese señor que escupa un crucifijo. Cómo es que alguien ‘tan culto y universal’ no sabe que obligar a un judío a hacer la señal de la cruz o arrodillarse se consideran las más humillantes y despreciables acciones. Los nazis eran expertos en hacerlo tomando de forma violenta a los prisioneros por la barba. Son los rezagos de la Inquisición”.

“Cuando obligas a un judío a persignarse o arrodillarse se interpreta como si estuviera renegando de su fe. En Europa Central cuando pasaba una procesión de la Virgen o de algún santo, los judíos se sentaban para no ser maltratados u obligados a arrodillarse… Salomón me hacía sentar de niño y yo no entendía por qué. Temblaba cuando pasaba una procesión.”

Esto es, ni más ni menos, lo que pretendió hacer Amat al exigirle a Kathy que se santiguara en su segmento del noticiero Uno Dos Tres. Y al negarse ella, le exigió la renuncia. Inaceptable este trato a esta periodista. Repugnante. Repudiable.

Una afrenta hacia toda la comunidad judía de Colombia. A la que debemos importantísimos aportes culturales, científicos y empresariales. Un irrespeto a la libertad de cultos. Una verguenza.

La comunidad judía forma parte de Colombia. Somos hermanos. Yo, personalmente, cuando descubrí que mi apellido materno Becerra venía del apellido Negel y que mis ancestros españoles eran originalmente judíos ‘conversos o marranos’ me sentí orgullosa. Así, durante siglos esta rama de mi familia haya practicado la religión católica.

Además, la mayoría de los colombianos somos de origen judío. Arboledas, Vallejos, Piedrahitas, Alvarez, De la Calle, Romeros, Romanes, Alvarados, Cáceres, Navias, Cruz, Ferreiras, Delgados. Valencias, Rodríguez, Moras, Jaramillos, Santos, Domínguez, Garcías, Sardis, DeLima, Aragón, Castillas, Eder. Caycedos, Zapata, Ramirez, Toro, Vallecilla, Quintero, Caballero, Nieto. Mesa, Duque, Palau, Pardo, Calderón, Molina, Luna, Colmenares, Gutierrez, Parra, Fernández, De Soto, Carvajal, Iglesias, Gallos, De Francisco, Cabrera, Campo, Zorrilla, Tejadas, Contreras, Torres, Callejas, Herrera, Escobar, Vaca, Buenaventura, Materipon, Lago… y seguirían miles de miles. Que por físico culillo los ancestros, para evitar la persecución de Isabel y Fernando, en algún momento se ‘convirtieron’ para sobrevivir.

Así que en nombre de toda la comunidad judía y de los cientos de miles de nosotros los renegados pido solidaridad para Kathy y sanción rigurosa para este arrogante personaje pupilo del gran maestro Alberto Acosta, donde hizo sus primeros pininos periodísticos, y se alejó de su mentor cuando lo vio enfermo y arruinado. Recuerdo las palabras de Alberto poco antes de morir “Yamid jamás me visitó, debió creer que el cáncer era contagioso.”

O sea que de este personaje endiosado y marrullero puede esperarse cualquier cosa. Menos esta. ¡Solidaridad total con Kathy y repudio absoluto a esta afrenta del intocable Amat!

El grito desgarrado del pueblo negro de ayer y de hoy


Misa de los Quilombos en Madrid

(José M. Vidal).- Tras asistir a la representación de la ‘Misa de la Tierra sin Males’, el obispo Helder Cámara (entonces ‘hereje’ y hoy en proceso de beatificación) le dijo a su autor, el prelado español y poeta Pedro Casaldáliga: “Tienes que hacer algo parecido desde la historia del pueblo negro”. Y Don Pedro se puso manos a la obra y compuso la ‘Misa de los Quilombos’.

Ayer, en el teatro del colegio Valdeluz de los agustinos, tuvimos la oportunidad de presenciar la misa sin misa del musical de los Quilombos, patrocinado en Madrid por Mensajeros de la Paz y Tierra Sin Males, como clausura del homenaje a Pedro Casaldáliga por su 90 aniversario.

Un musical reivindicativo y liberador desde la no violencia activa, pero también bello y sugerente. Las letras son de Don Pedro y la música original, del famoso músico y compositor brasileño Milton Nascimento. En Madrid, asistimos a una adaptación del famoso musical, interpretado por el Equipo Quilombos y cantado por el Coro Karibú de inmigrantes negros de Madrid, la mayoría de ellos senegaleses, precisamente al día siguiente de la muerte del mantero Mbaye en el barrio de Lavapiés.

Con la dirección escénica de Mónica Domínguez, la adaptación española fue realizada por Eduardo Lallana, presidente de ‘Tierra Sin Males’ y por el teólogo Benjamín Forcano. La parte musical fue adaptada por Rafa Guillermo y Justin Tchatchoua, músico camerunés.

El salón de actos, con capacidad para 500 personas, está casi lleno. Antes de iniciar el espectáculo, Eduardo Lallana agradeció la presencia de la gente y de los patrocinadores (Mensajeros de la Paz, Tierra Sin Males, Religion Digital, Colegio Valdeluz y Parroquia de Santa María de la Esperanza) y recordó a Casaldáliga “gran poeta, luchador, profeta que se anticipó a la Iglesia del mañana y uno de los mártires vivos”.

Por su parte, José María Concepción, un laico español, al que Casaldáliga llama “mi secretario mayor”, presentó a grandes rasgos el musical, que “se estrenó en 1981, con la presencia de Helder Cámara y José María Pires” y, a los largo de los años, se interpretó en todo el mundo. Desde Aparecida, el principal santuario mariano de Brasil, a Santiago de Compostela.

Por último, intervino el Padre Jesús, párroco de Santa María de la Esperanza, para recordar y agradecer el servicio que sus hermanos agustinos están haciendo, desde hace muchos años, en Sao Felix do Araguaia, acompañando y conviviendo con Don Pedro. E invitó a la gente, puesta en pié , a guardar un minuto de silencio, en homenaje al mantero senegalés Mame Mbaye.

Quilombo significa ‘santuario de libertad’, que eran los que creaban los negros que huían de la esclavitud. Por eso, todo el musical es un manifiesto de paz y defensa de la libertad del pueblo negro. Denuncia la explotación a la que fueron sometidos millones de seres humanos negros durante cinco siglos, por los negociantes y colonizadores europeos que los cazaban como fieras en África y los llevaban a América Latina.

Como dice el propio Casaldáliga en la presentación de la misa:

“En el nombre de un dios supuestamente blanco y colonizador, que las naciones cristianas han adorado como si fuese el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, millones de Negros vienen siendo sometidos, durante siglos, a la esclavitud, a la desesperación y a la muerte. En Brasil, en América, en la madre África, en el Mundo”.

Una temática completamente actual, que permite abordar las nuevas formas de esclavitud que África está sufriendo por la neo-colonización: las multinacionales en complicidad con los gobiernos de Europa y el silencio de la comunidad internacional.

Esclavitud pasada y presente. Llantos de ayer y de hoy, escenificados y cantados, con elegancia y maestría. Llamadas de denuncia y concienciación en la boca de mujeres negras que claman por la libertad y un futuro digno para sus hijos. Los hijos de África que todavía hoy mueren de miseria: uno cada cinco minutos de malaria y otro cada cinco minutos de tuberculosis…y de hambre y de guerras. “¡Basta ya!”, gritaba una madre negra desde el escenario, sacudiendo las conciencias de los presentes.

Porque la esclavitud, que se abolió teóricamente el 8 de mayo de 1888, sigue viva en el continente negro y la siguen llevando pegada a su piel los negros que arriesgan sus vidas para cruzar el Estrecho en frágiles pateras y toparse de bruces con las concertinas de Ceuta y Melilla. Sueños truncados en el cementerio del Mediterráneo o en las calles de Madrid.

Las piezas musicales se van sucediendo. Desde el ‘Estamos llegando’ y ‘En nombre de Dios’ al ‘Aleluya’, ‘Santo’, ‘Rito de la Paz’, ‘Comunión’, ‘Letanía’, ‘Alabanza a Moriama’ y la marcha final ‘De nostalgia y Esperanza’. Para concluir con la lectura de una “carta abierta de las madres del África negra”.

Texto íntegro de la carta abierta

Todas tenemos origen humilde.
A muchas nos hubiera gustado sentarnos en los bancos de la escuela,
pero…no nos fue dado ese derecho.
En nuestros países hay lugar para los ricos y miseria para los pobres.
Se valora a los varones y se infravalora a la mujer.
Además las instituciones religiosas – piramidales y patriarcales – legitiman la autoridad de los varones sobre nosotras.
Muchas aún sufren la ablación y son entregadas muy jóvenes en matrimonio.
¿Saben los señores cuántos de nuestros niños no tienen escuela? 46 millones.
¿Saben lo que es que los niños duerman con hambre?
¿Saben lo que es ver morir a uno o varios hijos de hambre?
Cada minuto se muere un niño en África por malaria;
cada 5 minutos se muere un niño en África por tuberculosis;
a la mujer africana se la emplea como arma de guerra raptándola, violándola, asesinándola, humillándola y aniquilándola como ser humano.
Los niños nacidos de esta atrocidad, que es la esclavitud sexual en tiempos de guerra, son a su vez víctimas de violaciones cuando son niñas, y reclutados a la fuerza por bandas armadas cuando son niños.
Un círculo vicioso de sufrimiento y desolación que pone directamente en peligro el futuro, a causa de los miles de niños sin educación y traumatizados por los horrores de la guerra.
Con humildad, pero también con el coraje que tenemos, les decimos:
No nos cansaremos de luchar por nuestra África,… por nuestra libertad,
por nuestros hijos, por nuestra salud, por nuestros derechos.
Después de 500 años de esclavitud y opresión, de exclusión y de ignorancia,
de pobreza y miseria, llegó el tiempo de decir ¡¡¡basta!!!.
Llegó el tiempo de nuestra justicia, que para algunos puede no ser legal, pero no existe un jurista en el mundo que nos diga que no es legítima.
Rechazamos las armas y toda violencia.
No queremos enfrentamientos de culturas o religiones.
Pero… queremos vivir con dignidad.
Para eso venimos… y volveremos de nuevo, seis veces, doscientas veces,
porque los cuerpos pueden ser destruidos por la violación y el hambre,
pero nuestros sueños y nuestros derechos…
ni la más potente arma podrá destruirlos.
No sólo parimos hijos, parimos a los hombres del futuro.
Nuestros hijos serán educados en nuestra África libre, podrán estudiar.
Habrá médicos y hospitales, y tierra para trabajar y alimentarse.
Vivirán para entender las leyes, para mudarlas, para hacerlas de nuevo
a partir de las necesidades de nuestro pueblo.

La revolución sin revolución del papa Francisco


El primer lustro del pontificado, populista y popular, cambia la forma sin alterar el fondo
El papa Francisco ofrece su audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el pasado 14 de marzo.Ampliar foto
El papa Francisco ofrece su audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el pasado 14 de marzo. ANGELO CARCONI EFE

No existen fenómenos menos revolucionarios que las revoluciones. Acostumbran a malograse en su combustión retórica, la realidad las destempla. Y su alcance se restringe al formalismo o a la superficie. Lo demuestra el mito del Mayo del 68. Debajo de los adoquines descubrieron los estudiantes que había alquitrán. Y se resignaron a la conquista de un cambio de maneras en la sociedad. Se acortaban las distancias y se edulcoraban los tratamientos verticales. Se podía tutear al pater familias. Se cuestionaba el principio dogmático, vertebral, de la jerarquía, exactamente como le sucede al papa Francisco en la revolución epidérmica que representa su pontificado populista y “papulista” en el umbral de sus primeros cinco años.

Ha decidido Bergoglio hacerse humano y vulnerable, empatizar con la sociedad, como dicen los cursis, despojarse del boato y de las connotaciones sobrenaturales. El Papa se acerca a la tierra tanto como nos aleja del cielo, desdibuja la sugestión metafísica que osaron los artistas barrocos en la Contrarreforma. Y decide trivializarse con la demagogia que implica acudir a una tienda de barrio para comprarse unas gafas económicas. Francisco se jacta de oler a oveja y presume de su oficio de cura arrabalero, pero decepciona que tantas dudas a la teocracia no se hayan prolongado en una verdadera transformación de la Iglesia, más allá de la simpatía que le profesan los ateos y los descreídos, regocijados los unos y los otros en un antipapa canchero y hasta “pop”.

Y discrepa uno de la devoción universal e incondicional que la sociedad ha concedido a Francisco, fundamentalmente porque su revolución no ha sobrepasado el territorio de la apariencia o de la intención pedagógica. Francisco es un activista, un papa político, un ecologista, un cualificado telepredicador. Se ha colocado, de oficio, con los pobres. Ha lavado los pies de los presos y ha rehabilitado la teología de la liberación, hasta el extremo de que un reportaje bastante elaborado de la BBC se preguntaba si Jorge Mario Bergoglio era acaso un pontífice comunista.

Tendrían más sentido las dudas si no fuera por su intransigencia doctrinal. Francisco considera el aborto un crimen abominable, juzga el matrimonio homosexual como una tragedia para la humanidad y, como regla general, prohíbe a los divorciados el sacramento de la comunión. Eran las posiciones de Ratzinger en su ortodoxia, pero Francisco ha logrado sustraerse al escrutinio del contenido.

Nos gusta el cantante más que la canción. Y no prestamos atención a la letra. Si lo hiciéramos, tendríamos bastante claro que el pontificado de Francisco se resiente de sus inequívocas frustraciones. La mujer permanece discriminada. La red financiera permanece cobijada en el hermetismo. La pederastia se ha perseguido con menos ahínco del esperado, como ha podido probarse en el frustrante viaje pastoral de Chile. Y la Santa Sede rechazó el embajador francés al “descubrirse” que era homosexual, de tal forma que Francisco cumple un lustro de extraordinaria popularidad sin haberse emprendido las proezas con que fue entronizado.

https://elpais.com/elpais/2018/03/19/opinion/1521443858_023356.html

“Respuestas pastorales a la hambruna eucarística mundial” con el P. Joe Healey


La Iglesia del futuro, las sacerdotisas mujeres católicas romanas son testigos proféticos de un modelo comunitario de ministerio sacerdotal ahora

Mañana, 21-22 de marzo, el p. Joe Healey dará una presentación en línea titulada “Respuestas pastorales a la hambruna eucarística mundial”. Para registrarse, vaya ahora a  https://www.futurechurch.org/teleconference-with-fr-joseph-healey-mm  . En algunas regiones del mundo, se les llama Comunidades Cristianas de Base (CEB) y en otras partes, Comunidades Eucarísticas Intencionales (CEI). 

Mi respuesta: estoy de acuerdo con el Padre. Joe que hay espacio para un modelo basado en la parroquia y un modelo basado en la comunidad mientras trazamos la presencia y el futuro de las Comunidades Eucarísticas en todo el mundo. Celebrar la Eucaristía no depende de la ordenación. Siempre que nos reunamos para recordar a Jesús, compartir el Pan de Vida y la Copa de Alegría Eterna, celebramos una Eucaristía válida por el amor y la comunión que compartimos como el Cuerpo de Cristo compartiendo el Cuerpo de Cristo unos con otros .. Sacerdotes de Mujeres Católicas Romanas son testigos proféticos de la plena igualdad de las mujeres en un modelo de comunidad de base local renovado que está impulsando un cambio de paradigma del clericalismo a una comunidad de iguales celebración de la Eucaristía hoy en la iglesia contemporánea. Bridget Mary Meehan ARCWP, www.arcwp.org

Desde la perspectiva de muchos teólogos hoy en día, el sacerdocio de los fieles debe ser subrayado y promovido entre los cristianos. Jesús nunca tuvo la intención de que su Iglesia se convirtiera en una religión como tal. Más bien, él ofreció un simple mandamiento de amar a Dios más a menudo expresado al amar a nuestro prójimo. Es un nuevo humanismo otorgado no a una cultura, sino a toda la humanidad guiándonos a una forma de vida altamente ética, que se muestra menos respetando las leyes establecidas y más en cómo nos cuidamos unos a otros. El objetivo final del cristianismo es llevar a toda la humanidad a una especie de unidad fraterna.

En la iglesia primitiva, no había distinción entre clérigos y laicos. Esto surgió y se desarrolló durante siglos. Necesitamos volver a compartir el sacerdocio único de Cristo: el ministerio ordenado está allí para mantener la unidad en la fe y servir como colaboradores de los obispos, mientras que el sacerdocio común de los Fieles está allí para difundir el mensaje del Evangelio y vivir como Cristo en el día de hoy mundo. Si se entiende de esta manera, de acuerdo con el teólogo francés, el p. Joseph Moingt, el problema no es ordenar mujeres o no, permitir que los sacerdotes se casen o no, sino prever una nueva forma de vivir juntos dentro de la Iglesia “.

Jesús presentó la Eucaristía como una comida simple para compartir entre sus amigos. Nunca tuvo la intención de que fuera una ceremonia altamente ritualista que solo podía celebrarse en presencia de un ministro ordenado. Hay espacio dentro de la estructura de la Iglesia tanto para el modelo parroquial como para las pequeñas comunidades cristianas. Pero a medida que somos testigos del cierre de más y más parroquias y menos personas convocadas al ministerio ordenado del sacerdocio, en nuestra calidad de personas bautizadas, los cristianos bien podrían celebrar la Eucaristía entre nosotros en pequeñas comunidades.

Al unirnos o comenzar una pequeña comunidad cristiana, podríamos cambiar indirectamente la estructura de la iglesia universal. Nadie con poder alguna vez voluntariamente se da por vencido. Pero un movimiento de reforma puede encontrar motivos para ir más allá del cristianismo como institución religiosa y hacia lo humano del mensaje del Evangelio: el amor a Dios y el amor al prójimo. Puede que no podamos cambiar el clericalismo de la jerarquía, pero podríamos, mediante nuestra enseñanza y ejemplo, educar a los fieles para comprender mejor su propio llamado al sacerdocio y, como seguidor de Jesús, vivir como Cristo en el mundo de hoy .

Para obtener más información sobre cómo unirse o comenzar una Comunidad Cristiana Pequeña, lo invitamos a   visitar www.ThePeopleSpeakOut.org  . Para comenzar a crear una comunidad propia, ve aquí ahora. Damos la bienvenida a su participación en el Padre. La presentación de Healey y en ayudar a crear el movimiento de más pequeñas reuniones de cristianos en el hogar. 

 

http://bridgetmarys.blogspot.com.co/2018/03/pastoral-responses-to-worldwide.html

Congreso Internacional sobre Medellín 50 años Abril 4 y 5 de 2018 Universidad Javeriana (entrada libre)


 

  Antonio José Sarmiento Nova, S.J.

Director

Centro de Formación Teológica

Cra 5a. No 39-00 piso 4 Edificio Pedro Arrupe, S.J.

Bogotá, Colombia

PBX:   (57-1)3208320 Ext. 5622 – 5655

antonio.sarmiento@javeriana.edu.co

sarmientonovasj@gmail.com

 

Área de archivos adjuntos

Congreso Medelliěn PROGRAMA FINAL

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: