Llamado a que trasciendan los ritos de Semana Santa
Las Hermanas Dominicas Contemplativas se unen a la celebración universal del Domingo de Ramos de la iglesia católica

00:00

02:48

Las Hermanas Dominicas Contemplativas se unen a la celebración universal del Domingo de Ramos de la iglesia católica

Manatí – Aunque las inclemencias del tiempo alteraron un poco la tradición e hicieron escasear las pencas este año, comunidades católicas de Puerto Rico realizaron ayer sus celebraciones del Domingo de Ramos con ramas verdes de diverso tipo.

Sin embargo, en el barrio Pugnado de este pueblo, algo más llamaba la atención: las monjas de clausura que viven en el Monasterio Madre de Dios decoraron las tradicionales pencas con flores de su jardín.

“Estamos proclamando que Jesús es rey, le estamos diciendo hossana al hijo de David, eso hay que hacerlo con toda la gloria y esplendor que se pueda. Porque un rey, ¿qué se merece? ¡Lo mejor!”, afirmó la madre priora, Sor María Sagrario, en un aparte con El Nuevo Día para, entre otras cosas, profundizar sobre el significado de la Semana Santa.

PUBLICIDAD

“Es la Semana Mayor para la celebración de la Pascua. Este rito (del Domingo de Ramos) se celebra universalmente en la iglesia (católica). La particularidad que tiene en nuestro monasterio es que, como somos monjas de clausura, no salimos. Abrimos el portón para que la gente pueda participar (como testigo de la procesión que hacemos dentro)”, detalló.

Esa tradición también fue alterada ayer porque la lluvia amenazaba la ya débil salud de varias monjas, y no hubo procesión. En el interior de la capilla, que tiene forma de ele, el padre Lisímaco Hincapié bendijo las ramas rociando agua bendita, primero en el lado más largo del templo, donde estaba el pueblo, y luego en el lado más corto, separado por una reja y cortinas blancas que en cada liturgia se corren para que las religiosas se unan a los feligreses con las lecturas y los cánticos.

Ayer, la reunión tenía fuerza mayor al iniciar la semana en la que se recuerda la muerte y pasión de Jesús, fundador de la iglesia y, según la fe de las religiosas, Dios hecho hombre.

“Es muy significativo. Para una vida de clausura como la nuestra, lo vivimos con mucha intensidad. La gente viene a la iglesia y participa de la liturgia. Nosotras la vivimos de forma mucho más profunda, en silencio. Ahora mismo tenemos el Santísimo expuesto”, explicó. El Santísimo se refiere a cuando la hoja redonda y fina de pan sin levadura que se consagra como cuerpo de Jesús en la misa se exhibe en una cruz.

Pero tal y como explicara el sacerdote durante su homilía, todo pierde sentido si los ritos no trascienden. “Debemos ir más allá a entender desde la fe, desde la lógica de la razón, desde la reflexión por qué lo hacemos. ¿Qué va a dejar en nosotros la Semana Santa? ¿Seremos mejores seres humanos, mejores padres de familia, mejores trabajadores, mejores vecinos o la vida seguirá su rutina?”, cuestionó.

https://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/lashermanasdominicascontemplativasseamoldanalatradicion-2409395/