El sínodo sobre los jóvenes necesita escuchar todas las voces, católicas o no.


El Papa Francisco posa para una selfie durante una reunión pre-sinoda de jóvenes delegados en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae en Roma el 19 de marzo. También están representados el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, y el cardenal estadounidense Kevin J. Farrell, prefecto del Dicasterio del Vaticano para Laicos, Familia y Vida. La reunión fue en preparación para el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional este octubre en el Vaticano. (Foto CNS / Vatican Media)

Nuestra tarea era aparentemente imposible: escribir un documento que resumiera la experiencia actual de jóvenes y adultos jóvenes de todo el mundo. Se nos dijo que capturemos lo que piensan sobre la fe, cómo entienden a Jesucristo, qué hacen para discernir su vocación y cómo encuentran y mantienen su identidad. Trescientos jóvenes se reunieron en persona, mientras que otros miles participaron en foros en línea para debatir sobre estos temas. El Papa Francisco nos animó a ser audaces y sin temor a expresar nuestras opiniones con honestidad, sin temor a ser juzgados. Y así lo hicimos.

Después de horas de conversación, días de escritura y más que unos pocos platos de pasta, la reunión preinodal de jóvenes produjo un documento de 11 páginas que informará al Sínodo de Obispos de octubre sobre “jóvenes, fe y discernimiento vocacional” . “Este documento no solo cumplió con nuestra tarea, sino que también ayudó a establecer una nueva norma en la forma en que los líderes de la iglesia se preparan para conversar sobre temas inmensamente importantes.

Creo que es precisamente esa “nueva norma” y la dificultad de la tarea lo que ha provocado que algunos hablen con duras críticas sobre la reunión pre-sínodo, algunos llegando incluso a llamarla manipulada y declarar que el documento es innecesario y débiles. Como uno de los 300 delegados que se sentaron en la sala, puedo decir con confianza que esta no fue una conspiración del Vaticano para establecer una agenda preconcebida, por lo que los obispos se verían obligados a discutir ciertos temas (y evitar otros) en octubre.

Los jóvenes que se reunieron tuvieron conversaciones conmovedoras que revelaron cuán desafiados, heridos, confundidos y perdidos estaban muchos jóvenes y adultos jóvenes alrededor del mundo. Cada grupo de idiomas contribuyó con un resumen, y el documento final reflejó verdaderamente nuestras voces. Leemos cuidadosamente cada borrador. Esto no fue simplemente un experimento mental, un intento de ver si los adultos jóvenes de todo el mundo podían hacer algo útil. Tampoco fue un intento de hacer que los adultos jóvenes “se sientan escuchados”, solo para ser ignorados y cancelados más tarde. Esta fue una invitación para compartir nuestros pensamientos e ideas en un esfuerzo por ayudar a los obispos a entender exactamente lo que está pasando con personas de cierta edad para que puedan entender mejor cómo predicar, enseñar a fondo y acompañar a los jóvenes y adultos jóvenes.

El Papa Francisco y los obispos realmente quieren entender qué está impulsando a los jóvenes hoy en día.

Piénselo un momento: el Papa Francisco y los obispos realmente quieren comprender qué está impulsando a los jóvenes hoy en día. Quieren saber por qué los jóvenes abandonan la iglesia y por qué se sienten atraídos por las redes sociales. Quieren comprender cómo enviar mensajes a los jóvenes que sean relevantes, atractivos y comprensibles. Quieren compartir el Evangelio de manera más exitosa y eficaz con los jóvenes. Para hacerlo bien, sabían que necesitaban escuchar de las mismas personas para quienes están tratando de hacer esto.

Esta solicitud fue una señal de humildad entre la jerarquía de la iglesia. También fue un gran honor para aquellos de nosotros reunidos para compartir y escribir. Nos tomamos en serio la oportunidad que se nos presentó, y pudimos responder con un documento que representa a los muchos jóvenes de todo el mundo: los que son apasionadamente católicos y los que están profundamente desafiliados, los que se identifican como cristianos y los que se identifican como cristianos. clasifíquense como infieles, aquellos que desean una relación con Jesús y aquellos que ni siquiera lo consideran real.

Aquellos que podrían dudar de que este documento sea ​​una representación exacta de los jóvenes de hoy no ven la amplitud y profundidad de la experiencia que se trajo a la reunión. Los críticos del documento pueden no verse a sí mismos en todos los aspectos, pero eso se debe a que ningún texto puede resumir la experiencia de una persona con y en la iglesia. Todos los jóvenes no son iguales, como descubrí rápidamente a través de conversaciones con mis colegas delegados.

Hay muchos jóvenes que aman la iglesia, su liturgia y Jesucristo, y su pasión y alegría por el Evangelio es inspirador y un gran estímulo para aquellos que todavía están buscando su propia fe. Los obispos necesitan saber que los jóvenes están aquí y celebrar su fe, ayudándoles a expandirla. Pero también hay muchos jóvenes que cuestionan las enseñanzas de la iglesia y dudan de si lo que la iglesia nos pide que crean es verdad. Los obispos necesitan saber que esos jóvenes no solo están ahí afuera, sino que están buscando respuestas.

Si el documento no incluía una perspectiva amplia, que incluyera tanto a los que ya están comprometidos con la iglesia como a los que no lo están, entonces habríamos entregado algo obsoleto a los obispos. Habría enviado el mensaje de que “business as usual” está funcionando bien y que nadie se va de la iglesia, cuestiona a la iglesia o duda de lo que está haciendo. Limitar el documento a una serie de afirmaciones habría hecho un gran perjuicio a nuestros obispos y nuestra iglesia. No habría sido un verdadero cumplimiento de la solicitud del Santo Padre. Hubiera sido complaciente e insultante para las personas educadas y fieles que nos pidieron que fuéramos honestos.

Y así lo fuimos: tratamos de capturar las alegrías y las luchas de los jóvenes, para arrojar luz sobre los fieles confiados y los interrogadores dudosos, y para ayudar a nuestros obispos a entender lo que creemos que pueden hacer para acompañar a todos los jóvenes en su viaje descubrir la Verdad, encontrar a Cristo y vivir una vida de fe obediente y apasionada en la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica.

Leer el documento puede causar incomodidad para algunas personas. Eso puede ser algo bueno, desafiando a los lectores a ampliar su comprensión de la experiencia de los demás. Es posible que algunos lectores nunca hayan pensado mucho en la realidad de aquellos que no tienen una relación con Jesús o un amor por la liturgia. Sin embargo, escuchar que hay jóvenes que no tienen su experiencia o cosmovisión no debería enojarlos, sino inspirarlos a pedirles a los obispos que trabajen para ganar sus corazones y mentes para la fe, y tal vez lo inspiren a hacer lo mismo. .

Tal vez nunca has tenido problemas para encontrar compañeros durante el viaje, personas que te ayuden a caminar el camino con Cristo todos los días, y de ser así, qué maravilloso para ti. Pero en todo el mundo, hay muchos que encuentran extraordinariamente difícil encontrar mentores en la fe, y los obispos necesitan saber cuán desesperados están muchos jóvenes por expresiones vibrantes de fe gozosa para que también puedan tenerla. Quizás tengas la suerte de vivir en un lugar con bellas liturgias que eleven tu espíritu y te den inmensa alegría al encontrarte con Jesús en la Eucaristía. Pero muchos jóvenes no tienen la misma experiencia, ni entienden la misa en absoluto, y los obispos nos pidieron que les dijéramos cómo pueden hacer que nuestra fuente y cumbre sea accesible y deseable para aquellos que no tienen la misma devoción a la Eucaristía. .

Quizás tengas la suerte de vivir en un lugar con bellas liturgias, pero muchos jóvenes no tienen la misma experiencia

He leído este documento casi una docena de veces, y cada vez estoy más y más entusiasmado con lo que está tratando de hacer: capturar la experiencia y la atención de jóvenes de todo el mundo para que los obispos se encarguen de guiarnos y guiarnos , pueden hacer mejor su trabajo y para una comunidad más amplia. Este documento es una súplica sincera, sincera y desafiante de los jóvenes del mundo a la jerarquía de la iglesia: para ayudarnos a encontrar nuestra identidad en Jesús, ayudarnos en nuestro viaje para amarlo con todo lo que somos, y convertirse en miembros fieles del Cuerpo de Cristo. Mi esperanza es que nosotros, la iglesia, confiemos en nuestros obispos para que lo lean bien, y nos unamos a ellos en sus esfuerzos para responder con confianza con resolución apasionada y sabiduría guiada por el Espíritu a, como el documento dice, ayude a todos los jóvenes, en cada estado de la vida, a “acercarse, encontrarse y enamorarse de Jesús”.

AUSTRALIA: Finaliza audiencia contra el cardenal y tesorero del Vaticano George Pell


© Joe Castro / APP via Reuters | El cardenal George Pell llega al Tribunal de Magistrados de Melbourne, el 29 de marzo de 2018.

Texto por Tatiana Suárez

Última modificación : 29/03/2018

El cardenal y tesorero del Vaticano, George Pell, se declaró inocente de las acusaciones de abuso sexual en su contra. Su abogado aseguró que tras interrogatorios no se identificaron pruebas para sustentar los cargos por los que se le acusa.

El periodo de audiencias e interrogatorios del caso de pederastia por el que se  acusa al cardenal y tesorero del Vaticano, George Pell, finalizó el 29 de marzo. Se espera que en las próximas semanas se decida si se abre o no una causa formal en su contra.

Una treintena de acusadores y testigos hicieron declaraciones durante las cuatro semanas de este periodo investigativo, que inició el 5 de marzo, pero ninguna se ha hecho pública.

Pell, de 76 años, es el funcionario católico de mayor rango en el mundo que enfrenta cargos de abuso sexual a menores. Su abogado, Robert Richter, asegura que tras los interrogatorios a testigos no se identificaron pruebas sólidas para sustentar la supuesta culpabilidad de este cardenal. Richter entregará su presentación final al tribunal de magistrados de Melbourne el 17 de abril, el mismo día en el que la fiscalía debe presentar sus argumentos ante el caso.

“Se espera que (la juez Belinda Wallington) anuncie su decisión final en la segunda o tercera semana de abril”, declaró a la agencia Efe la oficina de prensa del Tribunal de Magistrados de Melbourne.

“Lo importante es la política del Vaticano de ‘tolerancia cero'”

France 24 se comunicó con Andrés Murillo, abogado querellante en el caso del sacerdote chileno Fernando Karadima y director ejecutivo de la Fundación para la confianza, para analizar su punto de vista ante este caso de pederastia dentro de la iglesia católica.

“La justicia australiana defiende a las víctimas, sabiendo la complejidad para aquellos que han tenido que vivir abuso sexual por parte de una persona tan relevante como es un sacerdote”, afirmó.

Las acusaciones a las que se enfrenta actualmente el cardenal Pell podrían dejarlo inhabilitado en sus labores religiosas, luego de haber ingresado a la iglesia católica en 1966 donde trabajó en varias parroquias y escuelas de Victoria, hasta alcanzar los cargos de arzobispo de Melbourne (1986) y de Sídney (2001).

El caso de pederastia por el que se acusa al tesorero del vaticano

En 2017, la policía del estado de Victoria en Australia imputó a Pell con “múltiples” acusaciones históricas de presunto abuso sexual a menores.

El proceso inició cuando el cardenal declaró en tres ocasiones como testigo ante la Comisión Real que investigó la respuesta de las instituciones públicas y religiosas de Australia a los abusos sexuales de menores cometidos en su seno.

Según la Comisión, la Iglesia católica recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos a menores cometidos por unos 1.880 miembros de la institución, sobre todo sacerdotes, entre 1980 y 2015, aunque algunos casos se remontan a la década de 1920.

Con EFE

http://www.france24.com/es/20180329-australia-audiencia-cardenal-george-pell

La mística de María Magdalena


La película británica ofrece una descripción simpática de una fascinante apóstol femenina descuidada por la historia
Mélinée Le Priol
29 de marzo de 2018

 

María Magdalena es representada como una fiel discípula de Cristo. (Foto de Pixabay)

‘María Magdalena’

Dirigido por Garth Davis

Idioma: inglés

Tiempo de ejecución: 120 minutos

En esta película, Garth Davis presenta una representación muy diferente de una de las figuras más enigmáticas de la Biblia, María Magdalena, como una que es más apostólica que los mismos apóstoles.

¿Cuán a menudo nos han presentado a María Magdalena como la pecadora arrepentida, la amante no correspondida e incluso la compañera carnal de Jesús? Claramente decidido a evitar estos clichés, el director australiano Garth Davis ( Top of the Lake , Lion ) se centra en retratar a María Magdalena como se la representa en los Evangelios: una fiel discípula de Cristo.

Para Santo Tomás de Aquino, María fue incluso “el apóstol de los apóstoles”. Se sabe muy poco acerca de este joven galileo: solo que Jesús la liberó de siete demonios y que, sobre todo, ella fue la primera testigo de la Resurrección.

La película de Garth se suscribe a esta interpretación, a expensas de ignorar en gran medida a los Doce Discípulos (lo que resulta en una desafortunada falta de personajes secundarios) a fin de hacer de María Magdalena el único apóstol real.

Una mística ardiente y solitaria, tan inadecuada para la vida familiar como lo es para la monotonía de la vida cotidiana en el puerto pesquero de Magdala, la joven María, interpretada delicadamente por la actriz estadounidense Rooney Mara ( Millenium), ve la posibilidad de una nueva vida en la llegada de un sanador popular de Nazaret. Joachim Phoenix interpreta a un Jesús algo molesto, ferviente y distante.

Entonces, está María, la única mujer en un grupo de hombres, siguiéndolo a lo largo de los caminos de Galilea y Judea, después de haber sido bautizado por él en las aguas de Tiberíades. Este detalle no es el menos importante de aquellos que se apartan del texto bíblico, ya que este Cristo tampoco ve la necesidad de liberarla de ningún mal. “Aquí no hay demonios”, declara al final de su primer encuentro, una escena de modestia y sugestión.

En general, la película juega con las expectativas del espectador, ya sea que esté familiarizado con las Escrituras o con sangrientas epopeyas bíblicas. La Última Cena y la Pasión están brevemente representadas, en una recreación mediocre de Jerusalén. El director incluso deja fuera la escena del testimonio de María Magdalena de la Resurrección el domingo de Pascua, una escena que es tan asombrosa y conmovedora en el Evangelio de Juan.

No obstante, algunas interpretaciones merecen mérito. Por ejemplo, la representación de Judas, ardiendo de impaciencia ante la idea de la venida del Reino de Dios, desesperado porque debe unirse nuevamente con la esposa y el hijo que ha perdido. Y el motivo recurrente de la inmersión en el agua, donde María encuentra deleite en la imaginación de las sensaciones físicas del Cielo.

El enfrentamiento entre María Magdalena y Pedro, que momentos después de la Resurrección se declara a sí mismo “la cabeza de la Iglesia” (un anacronismo) y su interpretación más pertinente de los acontecimientos que siguieron en Jerusalén, logra que esta película sea un manifiesto feminista , abogando por la rehabilitación de esta apóstol femenina descuidada por la historia.

https://international.la-croix.com/news/the-mystique-of-mary-magdalene/7254?utm_source=Newsletter&utm_medium=e-mail&utm_

Redescubriendo el papel de María Magdalena como ‘apóstol de los apóstoles’


Convertir a María Magdalena en pecadora obstruyó el lugar de las mujeres en la iglesia
Nicolas Senèze, Roma
28 de marzo de 2018

 

Arrepentida María Magdalena , pintura de Caravaggio, 1593-94, actualmente en la Galería Doria-Pamphilj en Roma. (Foto: CC / WGA)

Una historiadora feminista y coordinadora  del suplemento femenino L’Osservatore Romano ,  Lucetta Scaraffia, se  especializa en la relación entre las mujeres y la iglesia. En esta entrevista con Nicolas Senèze para  La Croix , explica cómo la iglesia borró progresivamente el papel del apóstol María Magdalena, transformándola en una pecadora arrepentida.

La Croix: En su opinión, como alguien que ha estudiado de cerca la relación entre las mujeres y la Iglesia, ¿es María Magdalena más pecadora o apóstol?

Lucetta Scaraffia : Me gustaría comenzar recordando una experiencia personal. Cuando era una mujer joven en Milán después de los acontecimientos de mayo de 1968, muchas mujeres en círculos feministas italianos comenzaron a nombrar a sus hijas Magdalena.

Esto estaba destinado a estar en contraste con el nombre de María. La idea era contrastar la figura de una mujer obediente con la de una mujer libre, pero pecadora.

Fue entonces cuando también comencé a interesarme por Mary Magdalene, que creo que ha sido una de las personas más manipuladas de la historia, tanto por la iglesia como por las feministas.

¿Por qué, en su opinión, existe esta doble visión de María Magdalena?

María Magdalena es una figura poderosa desde el comienzo del cristianismo. Sin embargo, en una sociedad patriarcal, el hecho de que el Jesús resucitado apareció ante todo a una mujer, le dio la misión de anunciar la Resurrección a los Apóstoles: ¡la más alta misión posible! – fue un problema para los hombres de esa época.

Esto se ilustra de varias maneras. El gnosticismo, la primera herejía cristiana, por ejemplo, se interesó mucho por María Magdalena.

Los gnósticos creían que Cristo le había transmitido una enseñanza secreta, que se registró en el Pistis Sophia .

Magdalena incluso se convirtió en apóstol por derecho propio, llegando incluso a oponerse a Pedro hasta el punto de derrotarlo después de convertirse en un hombre o más bien en una especie de ser andrógino.

¿Cómo surgió la imagen de María Magdalena como pecador?

La gente comenzó a asimilar a la persona de María Magdalena con otras dos Marías en el Evangelio, es decir, la hermana de Marta (Lc 10, 38-41) y la prostituta que lavó los pies de Jesús con sus lágrimas (Lc 7, 36-50).

María de Betania, la hermana de Marta, también es la hermana del amigo de Jesús, Lázaro (Jn 11: 1-45).

Ella era casi una figura familiar, lo que hace que su cercanía con Jesús sea menos peligrosa y menos problemática.

En cuanto a María, la prostituta, fue fácil arrojar un velo de sospecha sobre ella y así hacer que María Magdalena parezca una persona menor en comparación.

Además, debe notarse que las tradiciones de Oriente y Occidente son diferentes aquí. El Oriente cristiano celebra por separado las fiestas de María de Betania y María de Magdala, mientras que desde el siglo IV Occidente comenzó a mezclarlas con la prostituta.

Esto transformó a María Magdalena en una mujer que se había arrepentido y llorado por sus pecados. Por lo tanto, ella ya no era la misionera cuya tarea era anunciar la noticia de la Resurrección.

¿Por qué ocurrió esto?

Resaltar la imagen del pecador arrepentido permitió a las personas ocultar el apego de Jesús a las mujeres que amaba profundamente.

Incluso con una vida “irregular”, son figuras muy significativas a lo largo de los Evangelios.

Jesús observa que las mujeres aman más que los hombres, que entienden el amor mejor que los hombres.

Por lo tanto, fue a la mujer samaritana que primero anunció que él era el Mesías (Jn 4:26).

Incluso si hubiera tenido una vida desordenada, el Evangelio dice que tuvo cinco esposos “y el que tienes ahora no es tu esposo”, le dijo Jesús, era una mujer que buscaba amor y para Jesús eso era lo que fue lo más importante

Decir que María Magdalena era una prostituta era, por lo tanto, una forma de humillarla.

Sin embargo, Jesús estaba claramente cerca de estas mujeres que buscaban amor, a quienes amaba profundamente. El papel que Jesús les dio a menudo se borra en el Evangelio ya que no se entendió en ese momento.

Además, no se puede excluir que Jesús tuviera relaciones con otras mujeres que no se detallan en los Evangelios. Sin embargo, es verdaderamente imposible esconder a María Magdalena ya que ella era tan central en la vida de Jesús.

Por lo tanto, convertirla en pecadora permitió que su papel de apóstol desapareciera durante 2.000 años y, por lo tanto, obstruyó el reconocimiento del lugar de las mujeres en la iglesia.

¿Cómo ha vuelto a la vanguardia la persona de María Magdalena como apóstol?

En los últimos años, muchas mujeres exegetas han vuelto a leer los Evangelios y comenzaron a protestar. Su trabajo nos ha permitido comprender mejor las relaciones de Jesús con las mujeres, comprender los diversos aspectos de la personalidad de María Magdalena y redescubrir su papel de apóstol.

En otras palabras, para restablecer la verdad.

Sin embargo, esto también es cierto para (la madre de Jesús) María. La hemos convertido en un ejemplo de obediencia y humildad que toda mujer debe seguir. Sin embargo, ¡ella es principalmente un ejemplo de coraje!

Ella aceptó quedar embarazada incluso antes de casarse, a pesar de comprender el peligro de haber sido apedreada. Eso tomó un valor increíble.

Sin embargo, durante siglos, nadie notó esto.

El 16 de junio de 2017, el Vaticano elevó el monumento litúrgico de Santa María Magdalena al rango de fiesta litúrgica y publicó un nuevo prefacio para ella, caracterizándola como “el apóstol de los apóstoles”. ¿Cuál es el significado de esta decisión?

Esta es una decisión genuina del Papa Francisco. ¡El hecho de que haya dado a María Magdalena el título de “apóstol de los apóstoles” es absolutamente fundamental!

En mi opinión, ubicar a María Magdalena en el mismo rango que los apóstoles es aún más importante que ordenar mujeres sacerdotes porque otorga a las mujeres una igualdad aún más profunda en el campo de la evangelización.

Creo que es una decisión litúrgica y teológica que es irreversible y proporciona una base para lograr todo tipo de igualdad.

https://international.la-croix.com/news/rediscovering-the-role-of-mary-magdalene-as-apostle-of-the-apostles/7244?utm_source=Newsletter&utm_

BRASIL: ¡CALLAR JAMÁS! EL FORO DE COMUNICACIÓN PARA LA INTEGRACIÓN DE NUESTRAMÉRICA CONDENA EL ATENTADO CONTRA LULA


 

FCINA

El Foro de Comunicación para la Integración de NuestrAmérica manifiesta su más enérgico repudio al ataque que sufrió la Caravana del ex presidente Lula a su paso por el estado de Paraná en Brasil.

Esta agresión armada es consecuencia directa del clima de violencia y odio instalado por la prédica distorsiva y permanente de grupos concentrados de comunicación como la cadena O Globo. Es además una prolongación de la creciente militarización que quiere imponer el gobierno ilegítimo de Michel Temer para acallar todo reclamo social frente a su programa de ajuste antipopular.

A su vez, es un nuevo intento por sacar de la contienda electoral al candidato con mayor intención de voto de cara a las presidenciales que deben celebrarse este año. El objetivo del gobierno golpista es perpetuarse en el poder y para eso necesita ilegalizar a Lula, estos ataques buscan preparar el terreno para eso, aún a costa de hacer evidente a nivel internacional la falta de límites en que se ha sumergido el gobierno usurpador de Michel Temer y especialmente las fracciones más radicalizadas de la derecha que lo apoyan.

Entre otros temas, esta situación también pone de manifiesto el conflicto entre la lucha por lograr la redistribución de la tierra mediante una reforma agraria integral en oposición a los intereses latifundistas, quienes financian y arman esbirros para atentar contra los líderes sociales. Conflicto en el que el gobierno golpista ha tomado claro partido a favor de los ruralistas, promoviendo la criminalización de las organizaciones campesinas.

Estamos ante una nueva muestra de la descomposición generalizada de la Democracia en América Latina, que debe ser denunciada de plano por toda la ciudadanía.

Alertamos también sobre la legitimación que los gobiernos conservadores y neoliberales pretenden darle a la persecución judicial y proscripción política de candidatos progresistas en nombre de una supuesta cruzada anticorrupción, corrupción de la que son actores principales sus mismos representantes junto a las empresas que la originan.

Las redes de comunicación, medios y movimientos sociales agrupados en el Foro de Comunicación para la Integración de NuestrAmérica expresamos nuestra plena solidaridad al compañero Luiz Inácio “Lula” Da Silva, a los acompañantes de su caravana, a los luchadores y luchadoras y a todo el pueblo brasileño en esta coyuntura de retroceso social por la que pasa el Brasil.

¡Callar jamás!

FORO DE COMUNICACIÓN PARA LA INTEGRACIÓN DE NUESTRAMÉRICA (FCINA)

 

_______________________________________________________________________
El Foro es una iniciativa de redes y medios de comunicación y coodinaciones sociales, comprometidas con la integración de los pueblos de América Latina y el Caribe.

Mas informacion: http://integracion-lac.info
email: foro@integracion-lac.info

ARGENTINA: Habló el cura de La Plata que le pegó una patada a una chica: “La corrí como quien corre una silla”


 29 de marzo de 2018 14:50

Una mujer lo acusó de pegarle una patada y el video del episodio se volvió viral en las últimas horas.

El párroco de la Catedral de La PlataEsteban Alfón, fue denunciado por una mujer a la que le pegó una patada. Además de pedir disculpas públicas, el religioso ofreció una explicación del episodio que se convirtió en viral en las últimas horas.

“La quise correr con el pie porque no la podía tocar porque estaba toda embadurnada de las cosas que le tiraron”, explicó Alfón. “Ni la empujé ni le puse el pie como para que se cayera, la corrí como quien corre una silla con el pie”, señaló.

“No le quise pegar una patada. La corrí con el pie y les estaba diciendo ‘bájense de acá. En estas condiciones, ustedes le están faltando el respeto al lugar‘. No fue un empujón”, aseguró el religioso al canal TN.

A pesar del video donde se lo ve acercarse por la espalda a Sofía Conte y una amiga cuando ellas se sacaban una foto en las escalinatas de la catedral, Alfón afirmó que la situación no fue violenta.

“Entiendo que fue una imprudencia de mi parte, le pido perdón. En el momento se lo dije: ‘disculpáme, pero ustedes no tienen ningún derecho de venir a ensuciar esto acá‘. Yo no tuve ninguna intención de agredirla. Además, quedó de manifiesto que yo no la agredí”, sostuvo.

El párroco explicó que “esperaba a una comitiva de la municipalidad” justo cuando se encontró con la escena de las dos mujeres festejando su egreso con una foto en la Catedral.

“La cosa es muy triste. Lo venimos padeciendo ya hace un año que se trasladan las despedidas [por los festejos] al frente de la Catedral dejando todo sucio con pintura y con un montón de cosas. Hemos tenido que poner una valla en un momento para evitar que ensucien tanto porque la gente se queja”, se lamentó Alfón.

https://www.minutouno.com/notas/3067187-hablo-el-cura-la-plata-que-le-pego-una-patada-una-chica-la-corri-como-quien-corre-una-silla

¿DIOS HA MUERTO? JUAN JOSE TAMAYO.


Los dioses del Mercado, del Patriarcado y del Fundamentalismo son las nuevas metamorfosis de la creencia en el Ser Superior. Este cambio explica las tres violencias ejercidas en su nombre: la estructural, la machista y la religiosa.
¿Ha muerto Dios?
ENRIQUE FLORES

Nietzsche no fue el primero en utilizar la expresión “Dios ha muerto”. Su origen se encuentra en un texto de Lutero: “Cristo ha muerto / Cristo es Dios / Por eso Dios ha muerto”. En él se inspira Hegel en la Fenomenología del espíritu, donde afirma que Dios mismo ha muerto como manifestación del sentimiento doloroso de la conciencia infeliz. En Lecciones sobre filosofía de la religión se refiere a una canción religiosa luterana del siglo XVII en un contexto similar: “Dios mismo yace muerto / Él ha muerto en la cruz”.

Es probable que Nietzsche, hijo y nieto de pastores protestantes, la conociera e incluso la hubiera cantado en el Gottesdienst. Pero ha sido su propia formulación la que ha adquirido relevancia filosófica y ha ejercido mayor influencia en el clima sociorreligioso moderno.

Dos son los textos más significativos en los que Nietzsche hace el anuncio de la muerte de Dios. En Así hablabaZaratustra, cuando el reformador de la antigua religión irania baja de la montaña, se encuentra con un anciano eremita que se había retirado del mundanal ruido para dedicarse exclusivamente a amar y alabar a Dios, actitud que contrasta con la de Zaratustra, que dice amar solo a los hombres. Tras alejarse de él, comenta para sus adentros: “¡Será posible! Este viejo santo en su bosque no ha oído todavía nada de que Dios ha muerto”. Al llegar a la primera ciudad, encontró una muchedumbre de personas reunida en el mercado, a quienes habló de esta guisa: “En otro tiempo el delito contra Dios era el máximo delito, pero Dios ha muerto y con Él han muerto también sus delincuentes. Ahora lo más horrible es delinquir contra la tierra”.

En La gaya ciencia Nietzsche relata la muerte de Dios a través de una parábola cargada de patetismo. Un hombre loco va corriendo a la plaza del mercado en pleno día con una linterna gritando sin cesar: “¡Busco a Dios! ¡Busco a Dios!”. El hombre se convierte en el hazmerreír de la gente allí reunida, que no se toma en serio la búsqueda angustiosa del loco y se mofa de él haciéndole preguntas en tono burlón: “¿Es que se ha perdido? […]¿Es que se ha extraviado como un niño? […]¿O se está escondiendo? ¿Es que nos tiene miedo? ¿Se ha embarcado? ¿Emigrado?”. A lo que el loco responde: “¡Lo hemos matado nosotros y yo! ¡Todos nosotros somos sus asesinos!”.

El loco, fuera de sí, entró en varias iglesias donde entonó su requiem aeternamdeo. Cada vez que le expulsaban y le pedían explicación de su conducta, respondía: “¿Qué son estas iglesias sino las tumbas y los monumentos fúnebres de Dios?”. Nietzsche califica el anuncio de la muerte de Dios como “el más grande de los acontecimientos recientes”, pero el loco reconoce que llega “demasiado pronto”.

La del Mercado es hoy una fe “monoteísta”, con una divinidad celosa que no admite rival

¿Se ha hecho realidad el anuncio de Nietzsche? Yo creo que solo en parte. Ciertamente, se está produciendo un avance de la increencia religiosa en nuestras sociedades secularizadas y se cierne por doquier la ausencia de Dios. Pero, al mismo tiempo, asistimos a otro fenómeno: el de las diferentes metamorfosis de Dios. A modo de ejemplo voy a referirme a tres: el Dios del Mercado, el Dios del Patriarcado y el Dios del Fundamentalismo.

El Dios del Mercado. El Mercado se ha convertido en una religión “monoteísta”, que ha dado lugar al Dios-Mercado. Ya lo advirtió Walter Benjamin con gran lucidez en un artículo titulado El capitalismo como religión, donde afirma que el cristianismo, en tiempos de la Reforma, se convirtió en capitalismo y “este es un fenómeno esencialmente religioso”.

Tocar el capitalismo o simplemente mencionarlo es como tocar o cuestionar los valores más sagrados. Lo que dice Benjamin del capitalismo es aplicable hoy al neoliberalismo, que se configura como un sistema rígido de creencias y funciona como religión del Dios-Mercado, que suplanta al Dios de las religiones monoteístas. Es un Dios celoso que no admite rival, proclama que fuera del Mercado no hay salvación y se apropia de los atributos del Dios de la teodicea: omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia y providencia. El Dios-Mercado exige el sacrificio de seres humanos y de la naturaleza y ordena matar a cuantos se resistan a darle culto.

El anuncio de Nietzsche de que “Dios ha muerto” se ha cumplido solo en parte

El Dios del Patriarcado. Los atributos aplicados a Dios son en su mayoría varoniles, están vinculados a la masculinidad hegemónica y se relacionan con el poder. La masculinidad de Dios lleva derechamente a la divinización del varón. Así, el patriarcado religioso legitima el patriarcado político y social. La teóloga feminista alemana Dorothee Sölle critica las fantasías falocráticas proyectadas por los varones sobre Dios, cuestiona la adoración al poder convertido en Dios y se pregunta: “¿Por qué los seres humanos adoran a un Dios cuya cualidad más importante es el poder, cuyo interés es la sumisión, cuyo miedo es la igualdad de derechos? ¡Un Ser a quien se dirige la palabra llamándole ‘Señor’, más aún, para quien el poder no es suficiente, y los teólogos tienen que asignarle la omnipotencia! ¿Por qué vamos a adorar y amar a un ser que no sobrepasa el nivel moral de la cultura actual determinada, sino que además la estabiliza?”. En nombre del Dios del patriarcado se practica la violencia de género, que el año pasado causó más de 60.000 feminicidios.

El Dios de los Fundamentalismos. Los fundamentalismos religiosos desembocan con frecuencia en terrorismo, fenómeno que recorre la historia de la humanidad en la modalidad de guerras de religiones que se justifican apelando a un mandato divino. Tiene razón el filósofo judío Martin Buber cuando afirma que Dios es “la palabra más vilipendiada de todas las palabras humanas. Ninguna ha sido tan mutilada, tan mancillada. Las generaciones humanas han desgarrado esta palabra. Han matado y se han dejado matar por ella. Esta palabra lleva sus huellas dactilares y su sangre. Los hombres dibujan un monigote y escriben debajo la palabra ‘Dios’. Se asesinan unos a otros y dicen: ‘Lo hacemos en nombre de Dios”. Matar en nombre de Dios es convertir a Dios en un asesino, en certera observación de José Saramago, quien lo demuestra en la novela Caín a través de un recorrido por los textos de la Biblia hebrea.

Dios bajo el asedio del Mercado, bajo el poder del Patriarcado y bajo el fuego cruzado de los Fundamentalismos. El resultado es la violencia estructural del sistema, la violencia machista y la violencia religiosa, las tres ejercidas en nombre de Dios.

Juan José Tamayo es director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones, de la Universidad Carlos III de Madrid. Su última obra es Teologías del Sur. El giro descolonizador(Trotta, 2017).

https://elpais.com/elpais/2018/03/26/opinion/1522079873_884931.html

La unción de una mujer y la traición de Jesús Una reflexión de Mc.14: 1ff Clare Julian Carbone, ARCWP 28 de marzo de 2018



Las lecturas del NT con respecto a las unciones de Jesús por las mujeres son especialmente conmovedoras.   Ofrecen imágenes ricas para que reflexionemos al considerar las profundidades del alma únicas de la Espiritualidad Femenina en las que la sacralidad de la relación parece primordial. La naturaleza esencial de la “relación” dentro de la psiquis de estas mujeres aparece en marcado contraste con la crítica más juiciosa que a menudo expresan sus contrapartes masculinos hacia ellas.    

En su “Cántico de las criaturas”, San Francisco capta exquisitamente este concepto de la primacía de la relación cósmica sagrada. A lo largo de su poema, él reconoce su sentido de relación familiar con cada aspecto de la creación de Dios. Todo, y en particular el género humano, debe ser considerado como hermana, hermano y madre. Las mujeres de las lecturas de la unción intuitivamente entienden esto y voluntariamente ofrecen gestos de gratitud, afecto y estima hacia la persona de Jesús que los ha amado y estimado verdaderamente.  

Una de esas lecturas se nos ofrece esta Semana Santa en el relato del Evangelio registrado en Marcos 14.   Observamos las expresiones de reproche claramente desdeñosas dirigidas a la mujer valiente que unge a Jesús.   Ella es criticada públicamente en respuesta a su uso extravagante de ungüentos preciosos y su despliegue de afecto público e inmaculado. Ella, sin embargo, conoce la mejor parte de la presencia verdadera: el alma humana en el alma humana. A través de su gesto de unción, se permite tocar y bendecir con amorosa presencia a la persona que la ha acogido y afirmado humana y divinamente.

Lo que me sorprende al volver a leer este pasaje familiar es notar que la decisión de Judas de traicionar a Jesús parece ser una respuesta directa a la reprimenda de Jesús sobre él y los discípulos que han criticado a esta mujer. Jesús dice: “Déjala en paz”. ¿Por qué la estás molestando? Ella me ha hecho algo bueno … y será recordada “. Nunca antes había conectado los puntos, entre la defensa de esta mujer por parte de Jesús y la decisión inmediata de Judas de salir y traicionarlo.  

¿Fue la traición de Jesús por parte de Judas una cuestión de un ego machucado, incapaz de integrar la perspectiva del preciosismo y la igualdad de las mujeres a los ojos de Dios?   ¿Fue la traición de Jesús una cuestión de los celos de Judas y de la cosmovisión misógina? Jesús murió en amor por toda la humanidad, pero tal vez de una manera particular, vino y murió para restaurar y apreciar el género femenino. Me veo obligado a reflexionar más sobre esto como un aspecto conmovedor de su Pasión.  

La dinámica fundamental arraigada de la dominación y supremacía patriarcales ha continuado a lo largo de la historia con consecuencias nefastas para aquellos que, como Jesús, estiman igualmente la presencia de las mujeres en valor y estatus. Es alentador ver a Jesús defendiendo a estas mujeres en el Nuevo Testamento, defendiéndolas y reprendiendo a los discípulos por su incredulidad, crítica y obstinación. Ofrece a las mujeres mucha esperanza y confianza para avanzar en Cristo en sus llamamientos para ofrecer sus dones únicos de presencia, relación y coraje; y confiar en que siempre tienen su defensa, estima y bendición.

http://bridgetmarys.blogspot.com.co/2018/03/a-womans-anointing-and-jesus-betrayal.html

Por qué la Iglesia Católica debe comprometerse con la igualdad de las mujeres


Michael W. Higgins es un distinguido profesor de Pensamiento Católico en la Universidad del Sagrado Corazón en Fairfield, Connecticut.

Uno de los aspectos más destacados del año litúrgico, al menos para mí, cuando era seminarista a mediados de la década de 1960, fue la celebración del bistec y el vino inmediatamente después de la misa del Jueves Santo. La Fiesta de la Última Cena, como también se la conocía, se entendía tradicionalmente como la ocasión en que Jesús instituyó el sacerdocio, por lo que había una razón especial para un enclave de clérigos y aspirantes a clérigos a romper su ayuno cuaresmal y regocijarse en su único y llamado sagrado. Fue un evento sólo para hombres, aunque de hecho hubo algunas mujeres presentes: las monjas que prepararon y sirvieron nuestra comida.

También fue la liturgia en la que los pies de los seminaristas más jóvenes fueron lavados por el rector y el vicerrector, imitando el lavado de los pies de los apóstoles en la Cena del Señor por parte de Jesús. Una vez más, las únicas mujeres presentes fueron las monjas, que asumieron una posición de oración en la parte posterior de la capilla. Sus pies fueron excluidos del lavado, aunque en términos de servicio humilde -el modelo de comportamiento que Jesús ejemplificó- fueron la mejor ilustración viviente.

La facultad y los estudiantes de ninguna manera vieron este arreglo eclesiástico como algo más que normativo e inalterable. Fue la voluntad de Dios Fue su don espiritual.

Hace poco recordé este poco de teatro patriarcal cuando estalló el caso Mary McAleese, primero en la escena irlandesa y ahora en todo el mundo.

Mary McAleese, ex presidenta de Irlanda.

RG5

Jurista eminente, ex jueza y ex presidenta de Irlanda de 1997 a 2011, la Sra. McAleese fue invitada a pronunciar un discurso inaugural el 8 de marzo en el Vaticano para la Conferencia del Día Internacional de la Mujer Voices of Faith celebrada bajo los auspicios del Dicasterio de Laicos, Familia y Vida.

El prefecto de este nuevo departamento del Vaticano, el cardenal Kevin Farrell, desheredó a la Sra. McAleese. En cambio, pronunció su discurso en el cuartel general de la Curia Jesuita en la Via Santo Spirito, justo fuera de los muros del Vaticano.

El torpeza del Cardenal Farrell aseguró notoriedad instantánea. También varió con la defensa pública del Papa Francisco del don de la parresía o la libertad de expresión. El Papa instó con frecuencia a los obispos reunidos en los dos sínodos controvertidos sobre la familia a hablar con libertad de espíritu, a no ser intimidados por el poder y la convención; saber que en el diálogo hay verdad. De alguna manera, esa noble exhortación no parece tener ninguna vigencia.

Ella dice lo que piensa con claridad absoluta. Quienes se reunieron para escucharla en persona en los locales de los jesuitas la vieron en su mejor momento polémico: “¿Cuánto tiempo puede mantener la jerarquía la credibilidad de un Dios que quiere … una iglesia donde las mujeres son invisibles y sin voz en el liderazgo eclesial, discernimiento legal y doctrinal y decisión? ¿Haciendo? “Educada en el ejercicio del poder responsable en su propia capacidad, respetada por su credibilidad ganada como autoridad legal, empoderada por su bautismo como católica y totalmente versada en sus derechos en el Código de Derecho Canónico, McAleese eligió la tuba mirum – tocando la trompeta en el último día – se acerca, llamando a la iglesia a la que conoce y le encanta dar cuenta sobre el tema de la igualdad de las mujeres, una institución a la que acusa de perpetuar el “virus de la misoginia”.

Duras palabras que provienen incluso de la boca de un virulento anticatólico pero que provienen de un católico de fidelidad establecida, han logrado penetrar el caparazón del Vaticano, en la medida en que la Santa Sede no está acostumbrada a estar al final de una crítica fulminante de un ex jefe de estado y un graduado de una de sus propias escuelas. Las autoridades sabían que sería sincera y sabían que diría cosas fuera de las ortodoxias recibidas, pero el destierro a los jesuitas parece excesivo y durante un papado jesuita, más desconcertante aún.

A juzgar por la amplia cobertura de los medios, los destellos de indignación, las fulminancias de los reaccionarios, el llamado a las armas entre los activistas, el interés secular genuino, comentarios ilustrados desde todas las perspectivas, profesiones de lealtad de diversos matices y mudez jerárquica generalizada, las llamas ardiendo furiosamente el asunto de McAleese no será rociado fácilmente.

La Sra. McAleese no se irá y generaciones de católicos con ideas afines no serán silenciadas.

Las hermanas en mi antiguo seminario estarían asombradas; y nosotros, los hombres de la iglesia, ordenados o no, debemos ser humillados.

Esa es una experiencia del Jueves Santo que vale la pena institucionalizar.

https://www.theglobeandmail.com/opinion/article-why-the-catholic-church-must-commit-to-womens-equality/

El Papa pide a sacerdotes acercarse más al pueblo


AFP

Este Jueves Santo el Sumo Pontífice destacó la importancia de la cercanía en la misión pastoral y en la labor sacerdotal.

Durante la Misa Crismal celebrada este Jueves Santo, el Papa Francisco pidió que los sacerdotes sean  cercanos a la comunidad como Jesús.

El Sumo Pontifice resaltó la importancia del acercamíento en la misión pastoral y en la labor sacerdotal. “La cercanía es más que el nombre de una virtud particular, es una actitud que involucra a la persona entera, a su modo de vincularse, de estar a la vez en sí mismo y atento al otro”, dijo Francisco.

Texto completo de la homilía del Papa Francisco:

Queridos hermanos, sacerdotes de la diócesis de Roma y de las demás diócesis del mundo:

 Leyendo los textos de la liturgia de hoy me venía a la mente, de manera insistente, el pasaje del Deuteronomio que dice: «Porque ¿dónde hay una nación tan grande que tenga unos dioses tan cercanos como el Señor, nuestro Dios, siempre que lo invocamos?» (4,7). La cercanía de Dios… nuestra cercanía apostólica.

En el texto del profeta Isaías contemplamos al enviado de Dios ya «ungido y enviado», en medio de su pueblo, cercano a los pobres, a los enfermos, a los prisioneros… y al Espíritu que «está sobre él», que lo impulsa y lo acompaña por el camino.

En el Salmo 88 vemos cómo la compañía de Dios, que ha conducido al rey David de la mano desde que era joven y que le prestó su brazo, ahora que es anciano, toma el nombre de fidelidad: la cercanía mantenida a lo largo del tiempo se llama fidelidad.

El Apocalipsis nos acerca, hasta que podemos verlo, al «Erjómenos», al Señor que siempre «está viniendo» en Persona. La alusión a que «lo verán los que lo traspasaron» nos hace sentir que siempre están a la vista las llagas del Señor resucitado, siempre está viniendo a nosotros el Señor si nos queremos «hacer próximos» en la carne de todos los que sufren, especialmente de los niños.

En la imagen central del Evangelio de hoy, contemplamos al Señor a través de los ojos de sus paisanos que estaban «fijos en él» (Lc 4,20). Jesús se alzó para leer en su sinagoga de Nazaret. Le fue dado el rollo del profeta Isaías. Lo desenrolló hasta que encontró el pasaje del enviado de Dios. Leyó en voz alta: «El Espíritu del Señor está sobre mí, me ha ungido y enviado…» (61,1). Y terminó estableciendo la cercanía tan provocadora de esas palabras: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír» (Lc 4,21).

Jesús encuentra el pasaje y lee con la competencia de los escribas. Él habría podido perfectamente ser un escriba o un doctor de la ley, pero quiso ser un «evangelizador», un predicador callejero, el «portador de alegres noticias» para su pueblo, el predicador cuyos pies son hermosos, como dice Isaías (cf. 52,7).

Esta es la gran opción de Dios: el Señor eligió ser alguien cercano a su pueblo. ¡Treinta años de vida oculta! Después comenzará a predicar. Es la pedagogía de la encarnación, de la inculturación; no solo en las culturas lejanas, también en la propia parroquia, en la nueva cultura de los jóvenes…

La cercanía es más que el nombre de una virtud particular, es una actitud que involucra a la persona entera, a su modo de vincularse, de estar a la vez en sí mismo y atento al otro. Cuando la gente dice de un sacerdote que «es cercano» suele resaltar dos cosas: la primera es que «siempre está» (contra el que «nunca está»: «Ya sé, padre, que usted está muy ocupado», suelen decir). Y otra es que sabe encontrar una palabra para cada uno. «Habla con todos», dice la gente: con los grandes, los chicos, los pobres, con los que no creen… Curas cercanos, que están, que hablan con todos… Curas callejeros.

Uno que aprendió bien de Jesús a ser predicador callejero fue Felipe. Dicen los Hechos que recorría anunciando la Buena Nueva de la Palabra predicando en todas las ciudades y que estas se llenaban de alegría (cf. 8,4.5-8). Felipe era uno de esos a quienes el Espíritu podía «arrebatar» en cualquier momento y hacerlo salir a evangelizar, yendo de un lado para otro, uno capaz hasta de bautizar gente de buena fe, como el ministro de la reina de Etiopía, y hacerlo ahí mismo, en la calle (cf. Hch 8,5; 36-40).

La cercanía es la clave del evangelizador porque es una actitud clave en el Evangelio (el Señor la usa para describir el Reino). Nosotros tenemos incorporado que la proximidad es la clave de la misericordia, porque la misericordia no sería tal si no se las ingeniara siempre, como «buena samaritana», para acortar distancias.

Pero creo que nos falta incorporar más el hecho de que la cercanía es también la clave de la verdad. ¿Se pueden acortar distancias en la verdad? Sí se puede. Porque la verdad no es solo la definición que hace nombrar las situaciones y las cosas a distancia de concepto y de razonamiento lógico. No es solo eso. La verdad es también fidelidad (emeth), esa que te hace nombrar a las personas con su nombre propio, como las nombra el Señor, antes de ponerles una categoría o definir «su situación».

Hay que estar atentos a no caer en la tentación de hacer ídolos con algunas verdades abstractas. Son ídolos cómodos que están a mano, que dan cierto prestigio y poder y son difíciles de discernir. Porque la «verdad-ídolo» se mimetiza, usa las palabras evangélicas como un vestido, pero no deja que le toquen el corazón. Y, lo que es mucho peor, aleja a la gente simple de la cercanía sanadora de la Palabra y de los sacramentos de Jesús.

En este punto, acudimos a María, Madre de los sacerdotes. La podemos invocar como «Nuestra Señora de la Cercanía»: «Como una verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 286), de modo tal que nadie se sienta excluido. Nuestra Madre no solo es cercana por ir a servir con esa «prontitud» (ibíd., 288) que es un modo de cercanía, sino también por su manera de decir las cosas.

En Caná, el momento oportuno y el tono suyo con el cual dice a los servidores «Hagan todo lo que él les diga» (Jn 2,5), hará que esas palabras sean el molde materno de todo lenguaje eclesial. Pero para decirlas como ella, además de pedirle la gracia, hay que saber estar allí donde «se cocinan» las cosas importantes, las de cada corazón, las de cada familia, las de cada cultura. Solo en esta cercanía uno puede discernir cuál es el vino que falta y cuál es el de mejor calidad que quiere dar el Señor.

Les sugiero meditar tres ámbitos de cercanía sacerdotal en los que estas palabras: «Hagan todo lo que Jesús les diga» deben resonar ?de mil modos distintos pero con un mismo tono materno? en el corazón de las personas con las que hablamos: el ámbito del acompañamiento espiritual, el de la confesión y el de la predicación.

La cercanía en la conversación espiritual, la podemos meditar contemplando el encuentro del Señor con la Samaritana. El Señor le enseña a discernir primero cómo adorar, en Espíritu y en verdad; luego, con delicadeza, la ayuda a poner nombre a su pecado y, por fin, se deja contagiar por su espíritu misionero y va con ella a evangelizar a su pueblo. Modelo de conversación espiritual es el del Señor, que sabe hacer salir a la luz el pecado de la Samaritana sin que proyecte su sombra sobre su oración de adoradora ni ponga obstáculos a su vocación misionera.

La cercanía en la confesión la podemos meditar contemplando el pasaje de la mujer adúltera. Allí se ve claro cómo la cercanía lo es todo porque las verdades de Jesús siempre acercan y se dicen (se pueden decir siempre) cara a cara. Mirando al otro a los ojos ?como el Señor cuando se puso de pie después de haber estado de rodillas junto a la adúltera que querían apedrear, y puede decir: «Yo tampoco te condeno» (Jn 8,11), no es ir contra la ley. Y se puede agregar «En adelante no peques más» (ibíd.), no con un tono que pertenece al ámbito jurídico de la verdad-definición ?el tono de quien siente que tiene que determinar cuáles son los condicionamientos de la Misericordia divina? sino que es una frase que se dice en el ámbito de la verdad-fiel, que le permite al pecador mirar hacia adelante y no hacia atrás. El tono justo de este «no peques más» es el del confesor que lo dice dispuesto a repetirlo setenta veces siete.

Por último, el ámbito de la predicación. Meditamos en él pensando en los que están lejos, y lo hacemos escuchando la primera prédica de Pedro, que debe incluirse dentro del acontecimiento de Pentecostés. Pedro anuncia que la palabra es «para los que están lejos» (Hch 2,39), y predica de modo tal que el kerigma les «traspasó el corazón» y les hizo preguntar: «¿Qué tenemos que hacer?» (Hch 2,37). Pregunta que, como decíamos, debemos hacer y responder siempre en tono mariano, eclesial.

La homilía es la piedra de toque «para evaluar la cercanía y la capacidad de encuentro de un Pastor con su pueblo» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 135). En la homilía se ve qué cerca hemos estado de Dios en la oración y qué cerca estamos de nuestro pueblo en su vida cotidiana.

La buena noticia se da cuando estas dos cercanías se alimentan y se curan mutuamente. Si te sientes lejos de Dios, acércate a su pueblo, que te sanará de las ideologías que te entibiaron el fervor. Los pequeños te enseñarán a mirar de otra manera a Jesús. Para sus ojos, la Persona de Jesús es fascinante, su buen ejemplo da autoridad moral, sus enseñanzas sirven para la vida.

Si te sientes lejos de la gente, acércate al Señor, a su Palabra: en el Evangelio, Jesús te enseñará su modo de mirar a la gente, qué valioso es a sus ojos cada uno de aquellos por los que derramó su sangre en la Cruz. En la cercanía con Dios, la Palabra se hará carne en ti y te volverás un cura cercano a toda carne. En la cercanía con el pueblo de Dios, su carne dolorosa se volverá palabra en tu corazón y tendrás de qué hablar con Dios, te volverás un cura intercesor.

Al sacerdote cercano, ese que camina en medio de su pueblo con cercanía y ternura de buen pastor (y unas veces va adelante, otras en medio y otras veces va atrás, pastoreando), no es que la gente solamente lo aprecie mucho; va más allá: siente por él una cosa especial, algo que solo siente en presencia de Jesús.

Por eso, no es una cosa más esto de «discernir nuestra cercanía». En ella nos jugamos «hacer presente a Jesús en la vida de la humanidad» o dejar que se quede en el plano de las ideas, encerrado en letras de molde, encarnado a lo sumo en alguna buena costumbre que se va convirtiendo en rutina.

Le pedimos a María, «Nuestra Señora de la Cercanía», que «nos acerque» entre nosotros y, a la hora de decirle a nuestro pueblo que «haga todo lo que Jesús le diga», nos unifique el tono, para que en la diversidad de nuestras opiniones, se haga presente su cercanía materna, esa que con su «sí» nos acercó a Jesús para siempre.

https://www.elheraldo.co/mundo/el-papa-pide-sacerdotes-acercarse-mas-al-pueblo-476138

 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: