Bodas reales y lady obispos: ¿es hora de un cambio?


Reproductor de video

Entrando en busca de pantalones cortos largos para mi hijo, que no quería perderse un momento de sol primaveral, los eslóganes de las camisetas del supermercado me tomaron por sorpresa: “Cuando Harry conoció a Meghan” llenó el vestíbulo en todo tipo de formas y tamaños brillantes.

La manía matrimonial era clara, con tiaras y buenos deseos para ser vistos en cada frente de la tienda a lo largo del desfile, desde el outlet hasta Harvey Nicks. Tristemente, el propio padre de Meghan no está teniendo una buena impresión, ya que los Red-Tops persisten en buscar tierra. Cuando no se encuentra ninguno, recurrir a la fotografía poco halagüeña lleva a especulaciones ociosas, si no maliciosas.

Meghan Markle
Meghan Markle y Vivienne Faull.

Todo es de esperar, tal vez, y ahora se ha confirmado que el padre de Meghan ya no la llevará por el pasillo. Los comentaristas han sugerido esta desviación de la tradición en la que se espera que un padre u otro pariente masculino “regale” a sus descendientes femeninos como si la familia real no hubiera recibido “propiedad”, mientras que un comentarista sugirió en Radio 4 que ” la mujer que la dio a luz debería [caminar por el pasillo] como una solución positiva para que el padre de Meghan esté indispuesto.

Desafía la creencia de que en el siglo XXI una mujer independiente podría necesitar ser “regalada” por su padre y no acompañada en amor mutuo por la mujer que la ha alimentado a lo largo de su niñez y hasta la adultez. Tal misoginia de rango en el siglo XXI me deja sin aliento, especialmente cuando Vivienne Faull acaba de ser anunciada como la 15ª obispa de la Iglesia de Inglaterra, siguiendo a Mike Hill como obispo de Bristol.

Dean Faull ha sido pionero en el ministerio de la mujer durante décadas, desde el momento en que fue la primera mujer en capacitarse para la ordenación en St John’s College, Nottingham, pasando a ser una de las primeras diáconas en 1982, convirtiéndose en capellán de la Catedral de Gloucester en 1990. 1994, ella fue una de las primeras mujeres en ser ordenada sacerdote, convirtiéndose en canóniga de la Catedral de Coventry.

Después de una serie de funciones de alto rango en la iglesia, Dean Faull, cuya propia madre fue criada en Bristol, dijo el martes que la medida sería “como volver a casa” cuando se convierta en obispa de una diócesis que fue la primera en ordena mujeres como sacerdotes hace 24 años. Ella declaró que quería que “la diócesis siguiera mostrando ese coraje pionero”. Esas no son palabras vacías que provienen de la primera mujer para encabezar el capítulo de una catedral inglesa.

Estas dos mujeres experimentarán lo mejor de la Iglesia de Inglaterra, una en la Capilla de San Jorge, Windsor, mientras se casa con la familia cuya matriarca no solo encabeza la monarquía a la que se unirá, sino que es la gobernadora suprema de la Iglesia de Inglaterra. El padre de Harry seguramente nunca escucharía a la Reina Isabel II referirse como “la mujer que le dio a luz”. Tal falta de respeto hacia cualquier mujer mendiga la creencia, particularmente de BBC Radio 4, que pasó una temporada completa explorando el lenguaje de los “casilleros” de los hombres hacia las mujeres.

Dean Faull, por otra parte, será consagrado como el 57 ° obispo de Bristol en un servicio en la Catedral de San Pablo el 3 de julio y se instalará en la Catedral de Bristol en otoño, experimentando la magnificencia conmovedora de un servicio de consagración que sigue marcando desarrollo histórico de un respeto igualitario del género, la eclesiología y el orden episcopal en la Iglesia de Inglaterra. Sin duda, ella también encontrará momentos de falta de respeto, desafío y lenguaje degradante a medida que continúa su ministerio pionero en el campo en curso de primicias.

Dean Faull ha sido citado (en el Church Times) diciendo: “Lo que ha sido agradable en los últimos cuatro años es ver [a mujeres] emergiendo como obispos, sufragáneas o diocesanas, y observar cómo han comenzado a establecerse de manera muy diferente. maneras, y ser ellos mismos, lo que transforma la Iglesia y las percepciones de la Iglesia “.

Meghan Markle también surgirá y se establecerá como duquesa de maneras muy diferentes a las que se han casado antes con Windsors, y sabemos lo bien que fue para la princesa Diana, la madre de Harry y su tía, Sarah Ferguson. Por difíciles que fueran sus viajes, su llegada fue y continúa siendo transformadora para la familia real, como lo son las mujeres obispos para la Iglesia. Ser ella misma, mientras que también es real, será un desafío profundo en términos de quién es ella y también dentro de su nuevo papel como princesa por matrimonio.

Tanto la Sra. Markle como Dean Faull son mujeres que hacen historia este año, abriéndose camino en un territorio inexplorado. Merecen el respeto y el apoyo de aquellos dentro de las instituciones a las que se unen para florecer y crecer en la enormidad de los mantos que se les imponen. Cada uno soportará cargas grandes y pequeñas, soportables e insoportables a medida que el peso completo de su tiara / mitra se posa sobre ellos.

Tal vez es hora de que todos bajemos nuestras piedras y bolígrafos puntiagudos y comencemos un cambio radical de amabilidad y perdón donde reconocemos las imperfecciones de estos meros seres humanos empujados a la luz más dura que se pueda imaginar. ¿No es el momento de que el cinismo ceda el paso a la verdadera caridad cristiana para dejar espacio para que el “otro” florezca y crezca, viendo lo que nos ofrece lo nuevo e inesperado en términos de enriquecer y animar aquello que se ha vuelto tan perfecto? predecible como para convertirse en más orgullo y prejuicio que el sentido y la sensibilidad?

Tanto a Dean Faull como a Meghan Markle lesvanto mi sombrero: que cada uno florezca como solo lo hacen los seres humanos a medida que encuentran su lugar en nuestra querida iglesia; y a medida que encuentran su lugar, el amor de Dios, rodeándolos y defendiéndolos, se ve en ellos y en todas sus obras dentro de la iglesia y más allá, para la gloria de Dios. Amén.

Rev. Dr. Hayley Matthews es directora de capacitación laica de la diócesis de Leeds.

Este artículo aparece en ViaMedia.News  y se usa con permiso. 

https://www.christiantoday.com/article/royal-weddings-and-lady-bishops-time-for-a-change/129247.htm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: