Juan Carlos Cruz y renuncia de obispos: «Me alegra para empezar a sanar esta Iglesia de corruptos y criminales»


Víctimas de Karadima, en Roma

Ojalá el Papa les acepte a todos la renuncia, porque ninguno fue capaz de golpear la mesa y decir yo me voy a poner del lado de las víctimas

(José M. Vidal/Agencias).- Las reacciones al histórico e inédito ‘bombazo’ protagonizado por los obispos de la Iglesia chilena no se han hecho esperar. Las primeras, las de los más directamente afectados: las víctimas de los abusos del cura Karadima. Juan Carlos Cruz se alegra de la masiva renuncia episcopal y espera que sea el comienzo de la sanación de «una Iglesia de corruptos y criminales». Por su parte, Juan Andrés Murillo, pide que la Iglesia chilena pase de ser «refugio de abusadores a refugio de las víctimas».

«Me alegra tremendamente para empezar a sanar esta Iglesia que no se merece a estos verdaderos corruptos y criminales», afirmó Juan Carlos Cruz, que en su adolescencia fue abusado por el influyente sacerdote Fernando Karadima, caso que desató la crisis que atraviesa actualmente la iglesia chilena.

Tras varias reuniones que 34 obispos chilenos tuvieron con el papa en el Vaticano esta semana, el secretario general de la Conferencia Episcopal, Fernando Ramos Pérez y el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González Errázuriz, leyeron una declaración en la que anunciaban que «ponían su cargo en manos de Santo Padre para que libremente decida con respeto a cada uno de nosotros».

En el texto leído ante la prensa y sin admitir preguntas, los prelados aseguraron «pedir perdón por el dolor causado a las víctimas y al pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones».

Desde Estados Unidos, donde reside, Juan Carlos Cruz dijo al canal CNN Chile que «me parece estupendo» que los todos obispos hayan presentado la renuncia en un gesto inédito en la historia de la iglesia.

«La Iglesia no podía estar liderada por hombres que se han dejado corromper por las cosas del mundo», subrayó Cruz, que junto a James Hamilton y José Andrés Murillo, también víctimas del curta Karadima, fueron recibidos por el papa Francisco antes de las reuniones con los obispos, ocasión en que los alojó en su casa y les pidió perdón.

«Me impresiona haber visto nuestras conversaciones impresas en el documento que les entregó a los obispos (…) me ha gustado ver que terminó en la renuncia de toda esta lacra que son los obispos chilenos«, sostuvo Cruz.

En ese sentido, Cruz aseguró que «este es el Papa que conocí en mis conversaciones en el Vaticano»y reiteró que «espero que renuncien todos y se empiece a reconstruir la Iglesia de Chile con pastores de verdad y no con estos obispos corruptos que cometen y encubren crímenes como dice el documento».

Juan Carlos Cruz Ch.@jccruzchellew

Estoy bien emocionado con todo esto. Le hace bien a nuestro querido país, a tanta gente q ha sufrido por obispos corruptos y mentirosos, y de paso a todos los sobrevivientes q han sido ninguneados en el mundo entero. Ya no hay pie atrás. La historia cambió. Gracias de verdad.

«Me alegro de que el Papa, ayudado por monseñor Charles Scicluna y Jordi Bertomeu hayan abierto los ojos a esta realidad tan lamentable que Chile no se merece», finalizó.

Por su parte, Juan Andrés Murillo, otra de las víctimas y denunciante de abusos sexuales por parte de Fernando Karadima, comentó con la prensa la masiva renuncia anunciada por los obispos chilenos tras reunirse durante tres días con el Papa Francisco.

Ante esto, Murillo señaló que «la reacción lógica era que todos ellos renunciaran. Ojalá el Papa les acepte a todos, porque ninguno fue capaz de golpear la mesa y decir yo me voy a poner del lado de las víctimas«.

«Lo más importante es la carta que le escribe el Papa a los obispos, donde los reprende fuertemente, dice que no fueron capaces de proteger a los niños, de acompañar a las víctimas e incluso destruyeron evidencia», añadió.

Murillo fue muy duro con los obispos, aseverando que ellos «prefirieron su propia reputación, ocultar información, cuidarse a ellos mismos que a los demás».

El denunciante aseguró que espera se acepten las renuncias y que con esto se cuestionen las estructuras de poder existentes de la Iglesia. «La Iglesia debe transformarse de un refugio de los abusadores a uno para las víctimas», añadió Murillo.

Benito Baranda, presidente ejecutivo de la Fundación América Solidaria, consideró que los cardenales Francisco Javier Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago, y Ricardo Ezzati, actual titular de la archidiócesis, debieran haber dado «un paso al costado» hace mucho tiempo.

La experta en justicia canónica Ana María Celisaseguró a Radio Cooperativa que en Chile «sigue habiendo sacerdotes que se la juegan por su pueblo» y que espera que «aparezca el liderazgo de algunos que hasta ahora han estado en una segunda línea».

Varios prelados que estuvieron con el papa llegaron a Santiago este viernes, la mayoría en silencio salvo Carlos Pellegrin, obispo de Chillán, quien consideró «inadmisible» que se haya destruido evidencias contra sacerdotes abusadores y consideró la reunión de Roma «un hito del «largo proceso para recuperar la credibilidad de la iglesia en Chile».

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/05/18/juan-carlos-cruz-y-renuncia-de-obispos-iglsia-religion-dios-jsus-papa-chile-abusos-karadima.shtml

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: