Trescientos teólogos acusan de racismo a Trump por su política migratoria “draconiana y cruel”


Inmigrantes illegales detenidos por la patrulla fronteriza, en la frontera entre EEUU y México.FR

Exigen al Gobierno que proclame, proteja y defienda “inequívocamente” la “humanidad igual y plena de todas las personas que se encuentran en nuestras fronteras, independientemente de su estado migratorio”

(Cameron Doody).- Una política “inhumana” que resulta “moral, ética y espiritualmente reprensible”. Así han calificado más de trescientos teólogos y personalidades públicas la política de “tolerancia cero” de Donald Trumpcon los migrantes en la frontera con México.

En una declaración pública, los académicos han denunciado que, además de violar leyes nacionales e internacionales, los principios de disuasión que se están aplicado son “el último caso del racismo que infecta el alma de nuestro país”.

Así, los fimantes de la declaración ‘Todos los derechos para todas y todos, sin fronteras’ se muestran “profundamente preocupados” por las políticas de la actual administración, aún cuando el presidente haya dado la orden de poner fin a las polémicas separaciones de familias solo para reemplazarlas con detenciones masivas.

“Nuestras políticas migratorias actuales”, advierten los académicos, “violan los compromisos básicos de nuestras diferentes tradiciones de fe”, desde la “dignidad sagrada de todos los seres humanos” hasta la obligación de que “la sociedad y los ciudadanos cuiden de los necesitados y forasteros entre nosotros”.

Es más, los teólogos acusan a la Casa Blanca de violar la obligación del Estado de decir la verdad, afeándole las “mentiras” que ha soltado sobre las tasas de criminalidad entre la población latina, que han servido solo para justificar estas políticas “draconianas y crueles”.

Si bien el presidente Trump se vio obligado a dar marcha atrás con las separaciones de familias cuando las imágenes de niños recluidos solos en centros de detención dieron la vuelta al mundo, los teólogos lamentan que “la dehumanización y criminalización de refugiados y buscadores de asilos en la frontera se mantengan”. “Tales prácticas inhumanas”, alertan, “perpetúan el pecado original de este país: un racismo caracterizado por la explotación y victimización de las personas de color en nombre de una supuesta defensa del Estado de Derecho”.

“Aborrecemos tanto la separación de las familias como el hecho de que las familias que buscan el estatus de refugiado estén siendo encarceladas y penalizadas en lugar de recibir la ayuda que merecen”, prosiguen los teólogos, antes de exigir al Gobierno que proclame, proteja y defienda “inequívocamente” la “humanidad igual y plena de todas las personas que se encuentran en nuestras fronteras, independientemente de su estado migratorio, ya que todas y todos somos miembros de la comunidad mundial de la Creación de Dios”.

Los académicos acaban su declaración animando a gente de fe a participar plenamente en acciones que resistan estas políticas “injustas” y recordándole a la Casa Blanca “que nuestra base está preparada para usar y movilizar sus recursos teológicos, políticos, sociales, culturales y jurídicos para garantizar la seguridad y el bienestar” de los solicitantes de asilo.

“Nuestras diversas tradiciones de fe hablan con una sola voz, llamándonos a abrazar y darle la bienvenida a las personas que solicitan asilo y refugio y migran en búsqueda de una vida mejor, y asegurar su protección”, concluyen los teólogos, advirtiendo de que “renegamos de nuestra fe, de nuestra ética y de nuestra humanidad cuando permanecemos en silencio o somos cómplices de la muerte y la deshumanización de los demás”.

Algunos de los teólogos presentan la declaración contra la política migratoria de Trump

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/06/30/religion-iglesia-america-eeuu-mexico-trescientos-teologos-acusan-trump-racismo-politica-migratori

ARCWP. María Madre de Jesús Incluido Comunidad Católica-decimotercera semana de tiempo ordinario


María Madre de Jesús Incluido Comunidad Católica

Interesante, invitar, con la participación, inspirador

Semana XIII del Tiempo Extraordinario
30 de de junio de, 2018
 

Presiden: Kathryn Shea, ARCWP y Lee Breyer

Ministro Música: Mindy Lou Simmons  

 
Tema: Llevar a los niños a mí

La oración de bienvenida y Centrado

Celebrante: Todos hemos sido creados por el mismo gran misterio; todos hemos sido demostrado por el ejemplo del mismo Jesús de Nazaret cómo vivir; todos estamos apoyados y fortalecidos por el mismo Espíritu en nuestros viajes. En muchos aspectos importantes, todos somos uno. Y en este momento, nos reunimos para compartir historias de Jesús, partir el pan y compartir en un banquete de amor.

Reuniendo Himno: Common Ground – Mindy Simmons

Rezo inicial

Todos: Amante de todo, en nuestros viajes en el corazón de la compasión … y es que – se celebra el amor que se desplegarán continuamente para nosotros por su ser en nosotros – en cada uno de nosotros. Ayúdanos a reconocer y honrar el “tú” que está en el “yo” de everyone.You nos llama a ver la bondad y la belleza en todas partes y vivir en armonía con toda la creación. Nos llamas a sanar las heridas del odio y la violencia, la discriminación y la opresión en el mundo. Se llama a nosotros dar la bienvenida con gusto a todos con los que entramos en contacto como su presencia entre nosotros. En comunión con Jesús, nuestro hermano, y con el poder del Espíritu, vamos a vivir su amor derramado cada día. Amén.

Reconciliación comunitaria

Celebrante: Dios compasivo, a quien todos los corazones están abiertos, no hay deseos desconocida, y no hay secretos ocultos. Nuestro deseo es estar continuamente consciente de esto en nuestras propias vidas y reconocer esto en todo lo que hacemos con los demás.

Todos (con brazo extendido): ¿Podemos llegar a lo profundo de nosotros mismos para escuchar muchos mensajes de sabiduría, para entender fielmente, y para responder a ellos con acciones humanitarias a nuestros hermanos y hermanas. Podemos emular las virtudes del perdón y la paz que Jesús nos enseñó que puede- a su vez – ser más tolerantes en la consideración de nosotros mismos, uno por el otro y por nuestro planeta Tierra.
Podemos tomar fuerzas a través de la presencia divina dentro de nosotros, para extender su presencia misericordiosa y manejable que es su regalo – a través de nosotros – a todo el mundo, en todas partes – con quien comparte su amor infinito. Te lo pedimos en el nombre de todo lo que es Santo. Amén.

Gloria

El que preside: Demos gloria a nuestro amado Santo.

Todos (Sung): Gloria a Dios, gloria, oh gracias a Dios, Aleluya. Gloria a Dios, gloria. O alabar el nombre de nuestro Dios. (3X)

Liturgia de la Palabra

Primera Lectura: Sabiduría 1: 13-15, 2: 23-24 Todos: Demos gracias a Dios.

Salmo responsorial 92: Por siempre cantaré la bondad de nuestro Dios.

Segunda Lectura: 2 Corintios 8: 7,9,13-15 Todos: Demos gracias a Dios.

Aclamación: celta Aleluya

 
Evangelio: Marcos 5: 21-43
Todos: Gloria a ti, oh Dios.


Homilía compartida y reflexiones comunitarias

Reflexión Homilía de Kathryn Shea

Tema: “Llevar a los niños a mí”

Tenía una gran oportunidad hace varias semanas para asistir a un retiro patrocinado por el Cenáculo, nuestra comunidad hermana ARCWP en Albany, Nueva York. El retiro fue dirigido por Michael Morwood. Había leído su libro, los niños que ruegan una nueva historia, y se maravilló de la forma en que describe los cambios que deben tener lugar en nosotros y nuestro mundo para tener el kindom de Dios se convierta en una realidad en la Tierra. Y pensé, “esto nunca va a suceder en mi vida. Pero si puedo empezar a plantar las semillas en mis nietos y los niños que entran en contacto con, entonces quizá se convierta en una realidad en su vida “.

Por lo tanto, sólo tengo que decir, la lectura de las palabras de Michael en su libro, y escucharlo hablar de su sabiduría y de su verdad son tan diferentes como la noche y el día. Él y su esposa son personas realmente notables. Había muchas cosas que me impresionó de él, pero tal vez su falta de miedo, su convicción acerca de su creencia y su dulzura más me impactó. Sus enseñanzas son revolucionarios, tanto es así que renunció a ministerio sacerdotal en la Iglesia Católica en 1998 después de su libro de mañana Católica: La comprensión de Dios y de Jesús en un nuevo milenio fue prohibido por el entonces Arco-obispo de Melbourne, Australia, George Pell. Continuó y trabajó con los cristianos progresistas en los EE.UU., Canadá, Australia, Irlanda e Inglaterra y ha escrito diez libros sobre la teología progresista.

Michael propone la principal cuestión que enfrenta Jesús el Judio es siempre, ¿cómo podemos crear una sociedad en la Tierra que refleja la presencia de Dios? No se trata de cómo podemos hacer que la gente al cielo. Y cómo hace Jesús esto? Él va a la multitud. En el Evangelio de hoy, Jesús fue a la multitud. Se le llama Maestro, y los profesores de las multitudes cómo crear la sociedad, esto kindom en la Tierra, porque la gente va a ser los que hacer esto. Él nos muestra cómo hacerlo por su ejemplo de actuar con justicia, amar con ternura y caminar humildemente con nuestro Dios. Se muestra compasión, como lo hizo con la mujer que tocó el dobladillo porque creía en su poder para sanar. Él la buscó y la llamó “hija”, la única vez en todas las escrituras que jamás se refiere a cualquier persona como “hija”. Y luego, volvió a tocar a un niño y le levantó de los muertos, porque sabía que podía. Se quitó el dolor que sus padres y su familia estaban experimentando y dio su vida y su familia la alegría y la esperanza.

Y nosotros, mis compañeros en este viaje, nos encontramos ahora la gente encargada de esta responsabilidad. Nosotros somos los que deben “tocar” los; física, emocional y espiritual, que tienen el corazón roto y que viven en el miedo y sin esperanza. Estos son los niños y las familias en la frontera. Son nuestros desamparados y marginados. Ellos son los que están en la cárcel y los que no tienen a nadie que los aman. Estamos llamados a testimoniar el toque sanador de Jesús y creemos que tenemos el mismo poder a través de la compasión para llevar la luz a los demás. Y aquellos que son testigos de la paz y la justicia y las atrocidades que ocurren en la frontera de separación de niños de sus padres, que son la multitud y Jesús está con ellos y con todos nosotros.

En los niños que ruegan una nueva historia, Michael dice nuestra tarea principal es la de expandir la imaginación de los niños acerca de Dios más allá de una persona poderosa en el cielo ya establecer en las mentes de los jóvenes que Dios está en todas partes, realidad misteriosa, cerca de nosotros, que nos proporciona el amor incondicional siempre , no importa qué, siempre y dador de vida. Michael nos anima a tener tiempo para “imaginar a Dios con Jesús, imagina una conversación con Jesús.” ¿Qué será?

Por lo tanto, vamos a tomar unos momentos y cerrar los ojos e imaginar caminando por un camino rural y nos vemos a Jesús sentado en una roca. Le acerca y se sienta junto a él. Se involucra con él y conversar con él. Y entonces él y le abraza, él. Imaginemos ahora esta vez con Jesús y luego compartir su experiencia, si quieres.

Deje que esta conversación y abrazo amoroso de Jesús estén con usted durante toda la semana, ya que el pueblo de Dios, vamos sobre imaginando y creando un nuevo mundo para nuestros hijos. Profesión de fe

Declaración de Fe


Todos: Nosotros creemos en el misterio divino, más allá de toda definición y comprensión, el corazón de todo lo que ha existido nunca, que existe ahora, o que jamás existirá en el universo en expansión.

Creemos en Jesús de Nazaret, el Jesús humano, un alma iluminada que lleva el mensaje de la Palabra de Dios, que sacó la capacidad de mostrarnos cómo curar nosotros mismos y otros, y el corazón de la compasión de Dios. Él es la estrella más brillante en el firmamento de los profetas, místicos y los santos de Dios. Y es a través de él que nos convertimos en un nuevo pueblo con una historia diferente de la salvación. Estamos aquí para compartir sus historias del nuevo mensaje, que todos somos santa, nacimos santa, y que hemos de ser para siempre santo.

Creemos en el Espíritu, el que inspira nuestra vida interior. Ella mantiene el Ungido presente para todos aquellos que buscan el sentido y la plenitud en sus vidas.

Ella fortalece nuestra llamada a seguir a Jesús como un vehículo del amor de Dios. Ella es la que nos ayuda a llegar dentro de nosotros mismos para que pueda sanar y darnos energía cuando nuestros espíritus se canse en nuestras vidas.

Y creemos que kin-dom de Dios está aquí y ahora, se extendía a nuestro alrededor para los que tienen ojos para verlo, corazones para recibirlo, y las manos para llevarlo a compartir con los que nos rodean.

Oraciones de la Comunidad

El que preside: Con las cabezas y los corazones conscientes del amor incondicional de Dios incorporado en cada uno de nosotros, vamos a llevar nuestras necesidades y las de nuestra comunidad hacia adelante. Después de cada intercesión, respondemos: Santo, ofrecemos estas oraciones. (Se mencionan las intenciones aquí.)

El que preside: Que los que sufren abuso, puede ser curada y facultado, oramos.

Todos: Santo, ofrecemos estas oraciones.

El que preside: Que los que están atados por el odio, la hostilidad y la violencia serán puestos en libertad, oramos. R.

Presidente: Para que los enfermos sean sanados, especialmente los nombres (mención), oramos. R.

El que preside: Que los que han pasado por delante de nosotros – en especial, Joe y Jodie Adler – se

habite siempre en su hogar celestial, oramos. R.

Celebrante: ¿Y para quién más podemos orar en este momento? Otras intenciones seguido por R.

El que preside: Llevamos a cabo estas y todas nuestras intenciones no se habla en nuestro corazón y llevarlos con nosotros cuando vamos a reunir alrededor de la mesa del banquete.

Canción Ofertorio: Niño de los Pobres

Celebrante: Bendito seas, Jesús de Nazaret, a través de su Dios tenemos este pan y este vino y nuestra propia vida para ofrecer. A través de esta comida sagrada podemos recordar cómo vivir la nueva historia.

Todos: Bendito sea Dios para siempre.

El que preside: Presencia Divina, creemos que usted está siempre con nosotros, amando en cada uno de nosotros y sanar a otros a través de nosotros.

Todos: Namaste (con una inclinación de cabeza … 3x)

El que preside: Levantemos el corazón.

Todos: Lo tenemos levantado en el amor tierno, abierto a servir.

El que preside: Demos gracias por todo lo que tenemos.

Todos: Es nuestra alegría de estar agradecido por tantas bendiciones cuando nos reunimos en nuestra mesa familiar.

(así que … vamos todos “se reúnen en nuestra mesa familiar” …)

Oración eucarística

Voz 1: La sabiduría Clemente, que nos abraza con su afecto extravagante en tanto nuestra felicidad y momentos de debilidad. Usted está siempre con nosotros y vive en nosotros, y en vosotros. En esta comida festiva, el Espíritu se derrama a cada uno de nosotros reunidos en este círculo de sus discípulos para compartir su regalo de Shalom, nuestra paz. Y partimos de alegría al cantar nuestra “canción del campo de la familia.”

Todos: Estamos santo, santo, santo (3x), que son todo. Usted es … Soy … Somos (Karen Drucker)

Voz 2: Dios misericordioso, que ha configurado la mesa del banquete y ha invitado a todos a la fiesta de la alegría sin fin. Aquí se celebra el amor divino más allá de lo que las palabras pueden describir .. Su compasión divina nos conecta con los jóvenes y los ancianos, los menos, y el último, a todo el mundo, en todas partes, en nuestro viaje hacia el corazón de tu misericordia.

Voz 3: Le damos las gracias, Misterio Santo, por el don de Jesús de Nazaret en la historia -y el don de Jesús en la fe. Lo trajiste de entre su gente a bautizarnos en el Espíritu. Su vida fue movido por su visión de su presencia en sí mismo y en su misión, y él se reconoce en todos los que conocía. Nos mostró, a través de su ejemplo, no sólo cómo debemos vivir, sino también por lo que valía la pena morir.

Voz 4: Y cuando había llegado su tiempo en la tierra, a su fin, Jesús – conscientes y aceptar su destino – dio su vida por los valores que él creía profundamente, vivió y enseñó … su convicción de que el amor es más fuerte que la muerte. Y luego, en la prestación de un ejemplo de esta sabiduría para todas las personas en las edades por venir, y abrió los brazos … y murió. Y el Espíritu que vivió en Jesús es resucitado en todos los que deciden vivir la nueva historia. Jesús está con nosotros hoy como lo será a través del final de los tiempos.

Todos: Recordamos el regalo que Jesús nos dio en la noche antes de morir .. Se reunió con sus amigos para compartir una comida final de la Pascua. Y fue en esa cena que Jesús tomó el pan, pronunció la bendición y lo compartió con ellos diciendo: tomar todos de él y se lo comen. Este pan es usted; Este pan es mi. Somos un solo cuerpo, la presencia de Dios en el mundo. Al hacer esto, acuérdate de mí, y todo lo que te he enseñado. (pausa un momento, y luego continuar ….)

Todos: De la misma manera, Jesús tomó una copa de vino, pronunció la bendición y lo dio a sus amigos diciendo: tomar este todos ustedes y beber .. Este vino es usted; este vino es de mí. Somos uno de la sangre, la presencia de Dios en el mundo. Al hacer esto, acuérdate de mí, y todo lo que te he enseñado.

Presidente: Jesús, que estaba con Dios “en el principio de la creación de los cielos y la tierra”, está con nosotros ahora en este pan. El Espíritu, de los cuales los profetas hablaron de la historia, está con nosotros ahora en esta taza. Proclamemos este misterio de nuestra fe.

Todos: El Ungido vive en nosotros ya través de nosotros en el mundo de hoy.

Voz 5: Dios, sabemos que bendigas su iglesia en todo el mundo. Nosotros, a su gente, el deseo de crecer en el amor y el cuidado de Francisco, nuestro Papa, Bridget María, nuestro Obispo, y con todos los que entran en contacto, especialmente aquellos que viven en los márgenes de la iglesia y la sociedad. Todos ellos son nuestros hermanos y hermanas y son el reflejo de su presencia en todas las personas. Recordamos también a aquellos, vivos y muertos, que tocó nuestras vidas y dejó sus huellas en nuestros corazones. Recordamos de manera especial …. (Nombres de mención, si le gustaría …

Todos: Creemos que el Espíritu de Dios está obrando en nosotros y entre nosotros y va a hacer más de lo que podemos pedir o imaginar. Amén. (cantada, x veces)

La oración de Jesús

Todos (SING): Nuestro Padre y Madre, que están en el cielo, bendito es su nombre … …

El signo de la paz

Celebrante: Dios, sabemos que usted nos da la paz y la unidad más allá de lo que cualquier palabra puede expresar. Usted está aquí con nosotros, ya que unir las manos en un círculo de amor y cantar nuestra oración: “Que haya paz en la tierra” (# 532)

Letanía en la fracción del pan

El que preside: Amar a Dios … Todos: nos llama a un servicio lleno del Espíritu y vivir el Evangelio de la no violencia por la paz y la justicia. Vamos a vivir con justicia.

El que preside: Amar a Dios … todo: nos llama a ser su presencia en el mundo y para ser portadores de perdón y la comprensión, la curación y la compasión por todas partes en su nombre. Vamos a amar con ternura.

El que preside: Amar a Dios. Todos: nos llama a decir la verdad al poder. Vamos a caminar humildemente con usted.

El que preside: Este es Jesús, que nos llama a abrir puertas que se cierran y compartir nuestro pan y el vino en el altar del mundo. Todos están invitados a comer y beber en este banquete sagrado de amor.

Todos: Cuando compartimos en esta comida, que siempre han estado a la altura, nos comprometemos a vivir sus enseñanzas, querido Jesús, y para contar sus historias que permiten Espíritu a levantarse dentro de nosotros y nos capacita para llevar el kin-dom de Dios este mundo. Esta es la buena noticia de la salvación.

Presidente: Vamos a compartir y difundir estas buenas noticias! TODOS: Amén. (Al compartir esta comida sagrada, decimos el uno al otro con el paso del pan, Eres el amor de Dios en el mundo.”Cuando compartimos el vino se dice,“Usted es la paz de Dios en el mundo. “)

Comunión Música Instrumental

Mensaje comunión meditación Himno: He oído un búho por Carrie Newcomer

Oración de acción de gracias después de la comunión

El que preside: Santo, que esta Eucaristía en la que compartimos el amor sanador de Jesús, profundizar nuestra unidad con usted y con los demás. Podemos reflejar como María, tu amor maternal para todos los pueblos del mundo. Y puede preguntarse y acción de gracias nos llene con el conocimiento y la comprensión a medida que experimentamos la infusión de su amor y la compasión en nosotros, tu pueblo sagrados. Nos sumamos a la unidad en esta oración con María, y su hijo, Jesús.

Todos: Amén

Oración Final

Todos: Que podamos dar y recibir amor abundante.
Que nuestra creencia en el amor enriquecer y sostenernos.
Que encontremos maravilla y milagro en lo ordinario de la vida.
Podemos experimentar la alegría en la luz que arde dentro de nosotros.
Podremos saber la verdadera paz en nuestra mente y en nuestro corazón.

(Michael Morwood; oraciones por los cristianos progresistas)

Cerrando Comunidad Blessing

Todos (extender un brazo en señal de bendición mutua): Nos hemos reunido en este momento especial, movido por una luz dentro de nosotros y dentro de todas las personas. Creemos que este punto de vista, esto es amor dentro de la luz del gran misterio. Es la luz que el nombre de Dios, Amor, Creador, el Espíritu Infinito, aliento de Dios. Nosotros, como comunidad sagrada, bendecimos unos a los otros, y todos nuestros hermanos y hermanas, que son llamados a esta luz. Que nuestro Dios Amar a estar con nosotros a medida que continuamos en nuestros caminos y seguir los pasos de Jesús -por somos el rostro de Dios al mundo. Amén.

Canto final: inclinarse hacia la Luz – Carrie Newcomer

Puesta en marcha


Presiden: ¿Podemos ir adelante y difundir el mensaje del amor y la compasión para el mundo. Podemos ser la luz del mundo para los demás, especialmente a los niños y los marginados. Que esta sea nuestra misión … y dejar que continúe nuestro servicio!

Todos: Gracias a Dios; que así sea.

Hay una luz de las velas “Las familias pertenecen juntos Vigil y Testigo” en cinco puntos siguientes liturgia de 8: 00-9: 30 pm. Por favor, asista


Remitido al e-mail.

Jorge Costadoat, sj: “¿Por qué no puede haber cenas eucarísticas sin sacerdote?”


¿Eucaristías sin sacerdote?RD

En los próximos cincuenta o setenta años, si se mantiene la tendencia de disminución de vocaciones, habrá poquísimos ministros que puedan celebrar la eucaristía

(Jorge Costadoat, sj).- Imaginemos que entra en la humanidad un virus letal que mata a la tercera parte de los seres humanos y, por una razón desconocida, mueren todos los sacerdotes, todos los obispos y el Papa. El desastre eclesial que se produce es mayor. Los cristianos se encuentran completamente desorientados. Una vez que vuelve la calma, sin embargo, surge la necesidad de continuar juntos. He aquí que en distintas partes del planeta en que la Iglesia aún está presente, surge la misma pregunta: “¿quién celebrará la eucaristía?”.

El sacerdote al consagrar la hostia, alzándola lo más posible, los extasiaba. Ahora en cambio experimentan una carencia que no saben cómo calmar. Les parece que no hay Iglesia sin lectura de las Escrituras y sin poder comulgar con Cristo. ¿Qué pueden hacer para recordar la entrega de Jesús, su muerte y su resurrección? Sin rememorar a Jesús y sin compartir su mesa, piensan, el cristianismo se licuará dentro de poco. Seguirá habiendo fe, sí, pero no en el Dios en quien Jesús creyó.

Hace tiempo que vengo escuchando de comunidades que no tienen un sacerdote que celebre en ellas la eucaristía. Me dicen que en Brasil algo así como la mitad de las comunidades carecen de él. Me parece que, puestos los ojos en el futuro, debiera ya ahora ensayarse nuevas modalidades de celebrar fraternalmente la fe.

Sé de una comunidad que se reúne una vez al mes: sus integrantes deciden allí mismo quién puede presidir la celebración eucarística, llevan pan y vino corrientes, cuentan con una plegaria eucarística que se consiguieron creo que en Bélgica, comparten lo que está ocurriendo en sus vidas y, por supuesto, leen y comentan entre todos la Palabra. Llaman a esta reuniones “eucaristías” como si realmente lo fueran.

Los motivos para hacer algo así son varios. Pero ellos, por de pronto, no soportan más el modo en que los párrocos y otros curas celebran la eucaristía. Les parece que, conforme cambia la cultura, las maneras de hacerlo traicionan cada vez más la intención del Vaticano II de dar participación a los fieles. La fundamentación teológica para proceder así es esta: en el sacramento del bautismo, aseguran, están contenidos todos los sacramentos de la Iglesia. Los bautizados y bautizadas pueden eventualmente extraer de su sacerdocio bautismal el servicio sacerdotal y actualizarlo. En los mismos cristianos, dicen, la Iglesia se da en plenitud.

Este caso me ha hecho pensar en la posibilidad de realizar comidas eucarísticas. No en reemplazo de las eucaristías propiamente tales, sino a modo de complemento. Pienso en cenas al atardecer, a la hora del recogimiento, que recuerden que Jesús comía con todo tipo de personas. Los fariseos, que cuando comían hacían grupo aparte, decían de él ser “un comilón y borracho, amigos de publicanos y pecadores”. Estoy pensando en personas que quieren emprender un camino comunitario de seguimiento de Cristo; que no tienen dónde ir a misa porque carecen de una iglesia cercana; que no están dispuestas a que el cura las reprenda en público; que la liturgia de la iglesia se les ha vuelto un rito huero e insoportable; o que sufren con que sus hijos sean hoy alérgicos a la religión y quisieran ellas ofrecerles otra manera de entender la comensalidad cristiana.

En estas comidas podría contarse con una pauta elaborada por la misma comunidad: comenzar y terminar con el signo de la cruz, preparar lecturas con anticipación, crear un momento de silencio profundo hacia el final, y comer, tal cual, comer y conversar sobre la vida, sobre lo que ocurre en el país, el mundo y la iglesia igual como se hace en las comidas entre amigos, solo que esta vez con un explícito propósito de dar gracias al Señor. ¿Pudiera resultar?

En Chile estamos lejos de la situación descrita al principio. Ningún virus hace peligrar a los sacerdotes. Pero los eclesiásticos estamos haciendo peligrar a la Iglesia. Esto, a la vez, hace pensar que en los próximos cincuenta o setenta años, si se mantiene la tendencia de disminución de vocaciones, habrá poquísimos ministros que puedan celebrar la eucaristía.

Espero que el Papa Francisco pueda ayudar a reflotar el episcopado chileno y los católicos recuperen la confianza en sus autoridades. Igual así, creo conveniente ensayar nuevas modalidades de ser Iglesia y de celebrar la fe. Las actuales, con o sin escándalos por los abusos del clero, difícilmente encausan el cristianismo de esta época.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/06/30/religion-iglesia-opinion-jorge-costadoat-jesuita-cenas-eucaristicas-sin-sacerdote-nuevos-modelos-liturgia-fe.shtml

ARCWP. La mujer de Eastlake, de 82 años, que se ordenará como sacerdote el sábado ve su papel como ejemplo para otras mujeres


Susan Marie Guzik de Eastlake derrama una lágrima mientras las sacerdotisas de la Asociación de Mujeres Católicas Romanas realizan la imposición de manos durante la misa de Liturgia de Ordenación en 2014 en la Iglesia de Cristo Unida de Brecksville, donde fue ordenada como diácono. Ella será ordenada como sacerdote en la misma iglesia el sábado. (Foto de archivo de distribuidor simple)
Susan Marie Guzik de Eastlake derrama una lágrima mientras las sacerdotisas de la Asociación de Mujeres Católicas Romanas realizan la imposición de manos durante la misa de Liturgia de Ordenación en 2014 en la Iglesia de Cristo Unida de Brecksville, donde fue ordenada como diácono. Ella será ordenada como sacerdote en la misma iglesia el sábado. (Foto de archivo de distribuidor simple)

CLEVELAND, Ohio – Hace cuatro años, cuando Susan Guzik fue ordenada diácono por la Asociación de Sacerdotes de Mujeres Católicas (ARCWP) , fue automáticamente excomulgada por la iglesia.

Obtuve una carta oficial del obispo de la Diócesis Católica de Cleveland y todo.

No le molestaba entonces. Y no le molestará su sábado cuando es ordenada como sacerdote y tres mujeres como diáconas por el ARCWP en ceremonias a la 1 pm en la  Comunidad de Santa Brígida en la Iglesia de Cristo Unida de Brecksville.

Hace cuatro años, Guzik dijo: “Todavía somos católicos. Creemos que somos la iglesia.

“Ha habido momentos en que me he preguntado si estoy haciendo lo correcto”, agregó.
“Estoy haciendo lo correcto”.

Guzik, de 82 años, de Eastlake, dijo recientemente: “Eso sigue siendo cierto hoy. No nos consideramos excomulgados”.

Cuando se le preguntó por qué quería ser sacerdote, Guzik respondió: “¿Por qué no? Estamos tratando de demostrar que las mujeres pueden hacer lo que hacen los sacerdotes.

“Todos somos personas sacerdotales. Todos somos iguales”, agregó. “No creemos en un modelo jerárquico. Todos tienen voz en todo”.

Guzik ha estado involucrado con la iglesia por muchos años.

Ella recibió su certificación diocesana como ministro eclesial laico en la diócesis de Cleveland en 1993, y estuvo activa en la Parroquia St. Mary Magdalen en Willowick por más de 55 años. Ella fue una de las primeras mujeres lectoras en esa parroquia, y fue miembro del equipo Stephen Ministry y directora durante varios años.

“La mayoría de las parroquias hoy”, señaló Guzik, “los laicos, y en su mayoría mujeres, están haciendo la mayor parte del trabajo en la parroquia. Siempre lo han hecho”.

Ella estuvo casada por 53 años con Matthew Guzik, quien murió en 2012, y tiene cinco hijos y nueve nietos.

Guzik será ordenado por la Obispo Mary Eileen Collingwood, quien estará ordenando sacerdotes y diáconos por primera vez en Cleveland.

“Este es un hito para Cleveland”, dijo.

Collingwood dijo que conoce a Guzik durante los últimos 35 años y la describió como “una mujer muy santa. Ella está muy interesada en mantener las relaciones correctas con las personas en cuanto a su familia, su iglesia y su comunidad.

“Es una ávida lectora y tiene una mente muy activa”, agregó. “Reconocemos que ella ha vivido una vida sacerdotal durante muchos, muchos años”.

Collingwood dijo que Guzik decidió convertirse en sacerdote porque “ella pensó que era el momento. Aquí es donde el espíritu nos está guiando”.

Susan Guzik, izquierda, se muestra como una diácono celebrando con la Obispo Mary Eileen Collingwood. (Foto cortesía de Mary Eileen Collingwood)

Ella dijo que Guzik no tendrá un camino fácil en lo que respecta a la iglesia.

“Serás condenado al ostracismo. Serás persona non grata. Nadie te reconocerá dentro de la iglesia institucional”, dijo. “Realmente hemos tenido que lidiar con todo eso”.

Sin embargo, agregó, “somos un movimiento que cree que la iglesia no debe ser un espíritu estático, sino un espíritu vivo y continuo que continúa avanzando”.

Las mujeres que se ordenaron como diáconos el sábado son Toni Kay Attanasio, Geraldne Lococo y Kathleen O’Connell Sauline.

Guzik los considera como ejemplos de una sociedad cambiante.

“Es solo el reconocimiento de que sí, las mujeres pueden hacer esto, las mujeres lo han hecho durante años”, dijo.

Guzik se considera un modelo a seguir, especialmente para sus nietas.

Ella dijo que su logro podría motivar a las mujeres jóvenes que conoció que son “tibias con respecto a la iglesia católica debido a la misoginia de los sacerdotes masculinos. Desprecian a las mujeres”.

Guzik dijo que no tiene planes de alterar drásticamente sus deberes espirituales una vez que se convierta en sacerdote, y continuará concentrándose en su ministerio hacia los ancianos.

“Visito personas en asilos de ancianos, visito a los enfermos. No voy a comenzar mi pequeño círculo de personas y presidir como sacerdote”, dijo Guzik.

Ella tampoco va a celebrar misa en su iglesia actual, la Comunidad de Santa Brígida, a menos que sus dos sacerdotisas mujeres estén ausentes.

Guzik se rió entre dientes cuando recordó a una persona que le preguntó si tenía que ser llamada “padre” ahora, al igual que los sacerdotes varones.

“No, puedes llamarme Sue”, dijo Guzik que respondió. “Sigo siendo la misma persona”.

(La ordenación en la Comunidad de St. Bridget, Brecksville United Church of Christ, 23 Public Square en Brecksville, será seguida por una recepción en la sala de la iglesia. El estacionamiento está disponible a través de Arlington Street, en Brecksville Road).

https://www.cleveland.com/metro/index.ssf/2018/06/eastlake_woman_82_to_be_ordain.html

Asociación de Mujeres católicas romanas ordenaron a cuatro mujeres presbiteras- Junio 30, 2018


La Obispa Mary Eileen Collingwood, ARCWP, ha ordenado cuatro mujeres en Brecksville, Ohio. Susan Gusik, fue ordenada sacerdote y Toni-Kay Attanasio, Geraldine Lococo y Kathleen O’Connor Sauline fueron ordenadas diáconas.
 
  Mary Eileen pronunció el siguiente homilía:
Hoy nos reunimos para celebrar con gran alegría la ordenación de Susan Marie Guzik como sacerdote, y Toni-Kay Attanasio, Geraldine Lococo, y Kathleen O’Connell Sauline como diáconos con la Asociación de Católicos romanos Mujeres Sacerdotes.
Como la mayoría de nosotros conocemos tan bien, experiencias muy alegres y llenos de gracia a menudo ocurren al mismo tiempo que otros se encuentran sufriendo la peor manera.
Este mismo día manifestantes se reúnen a través de nuestra nación manifestarse en contra de una política de tolerancia cero en materia de inmigración.   Las muchas personas que luchan por entrar en este país han sido víctimas dentro de su país de origen, y encontrar después de venir aquí, su lucha continúa con las políticas pasadas y presentes que tenemos aquí, en este país, sobre la inmigración.
Situación de las familias separadas continúa indefinidamente. Muchos padres ya están deportados y sus hijos permanecen en el limbo en centros de detención de inmigrantes.   Refugios familiares para aquellas familias que ahora pueden permanecer juntos están ejecutando rápidamente fuera de la habitación.   
Este no es un problema de relaciones públicas.   Esta es una tragedia moral humana.   Las imágenes dolorosas que están parpadeaban en las pantallas de televisión retratan una falta de humanidad que se está extendiendo como una mancha de toda la nación.   Esta crisis de inmensa proporción está lejos de terminar.  
Para que quede claro, esta es una oportunidad moral.   Este es el momento en el tiempo a la que hemos sido llamados a estar aquí por nuestros hijos y hermanos y hermanas en peligro vulnerables.   Existe una gran urgencia hinchazón en los corazones de aquellos que se preocupan de volver a unir a los niños con sus familias.   Y la pregunta del día es: ¿Cuándo sucederá?
El Evangelio de Mateo llega al rescate de hoy, en este mismo día de celebración alegre y la protesta justa.
El ajuste de la enseñanza de Jesús es tan sereno, una montaña aislado, un profesor de dirigir su mensaje a sus discípulos más cercanos, las declaraciones simples, junto con recompensas gloriosas.   Lo que algunos han llegado a conocer como la ley cristiana, las Bienaventuranzas en realidad se originó en las antiguas enseñanzas sabiduría judía. La lectura traza una conexión entre una forma particular de comportamiento y las consecuencias que se derivan de tal comportamiento.
Es importante tener en cuenta que el comportamiento o los valores de Jesús defiende es con frecuencia lo contrario de las adoptadas por la sociedad en general.   Y, en efecto, estas enseñanzas nos ofrecen la oportunidad de buscar la sabiduría que tanto necesitamos en nuestros tiempos.   Para estar seguro, todos y cada uno de ellos nos invitan a convertir nuestras normas y nuestro modo de vida al revés y al revés.  De este modo, llegamos a entender los retos que tenemos por delante.   Tenemos que cambiar la narrativa ..    Estas bienaventuranzas, estas bendiciones, para llamar a una profunda transformación interior.
Los discípulos de Jesús no son más que sus seguidores; También continúan el trabajo comenzó.   Trabajar para asegurar la justicia para los oprimidos, que da pan a los hambrientos, dar vista a los ciegos, la protección de los extraños, sostener el huérfano y la viuda.   Nuestra ordenandos hoy en día, como discípulos de Jesús, se ha comprometido a trabajar para sostener el bien que está en el mundo y transformar cualquier cosa que necesite transformación ..
Mis amigos, estas mujeres de fe son ejemplos de las Bienaventuranzas viviendo en nuestro tiempo.
Susan Guzik, nuestra octogenario, que, contrariamente a lo que algunos pueden creer, no está siendo recompensado con un premio a su tiempo de vida actual, sino más bien con el reconocimiento y la confirmación de que toda su vida se ha basado en la inmensidad de su vida sacerdotal y testigo entre nosotros. Ella sigue siendo un ávido lector con el deseo de aprender y servir.    Sue siempre está buscando las correctas relaciones con Dios, con uno mismo, los demás y toda la creación. Ella lo busca activamente, hambre y sed de justicia.  A través de sus muchos años activos en el ministerio Stephen que respondan a las necesidades de las personas, se ha nutrido las relaciones correctas en su familia, su parroquia y comunidades circundantes durante muchas décadas.
Toni-Kay Attanasio, nuestra psicóloga escolar de California, es una fuerza poderosa para el bien.   Ella ha tomado en los niños más difíciles en la zona más dura de la ciudad.   Muchos han llegado a saber que esos esfuerzos, basados en su naturaleza contemplativa, reflejan un profundo compromiso con las personas con necesidades especiales y sus familias.   Ella es una luz en la oscuridad, un poste de guía para aquellos que necesitan dirección, una feroz defensora de aquellos que lo necesitan.   Y junto con todos que- y tal vez más importantly– ella es un buscador espiritual, creyente, y profeta para nuestro tiempo.   Toni-Kay ha recorrido las carreteras en mal estado de persecución y lo acepta como parte integrante de seguir la vida y el ministerio de la igualdad y la justicia de Jesús.

 

Gerry Lococo, un líder de la oración y la fuerza espiritual para la comunidad Pan del domingo en Pittsburgh, es una presencia calmante y espíritu de escucha entre nosotros. 

 

Cuando uno pasa algún tiempo con Gerry en absoluto, usted sabe que se ha encontrado a Dios cara a cara.   Contrariamente a la creencia judía que cree que los seres humanos no podían ver a Dios y seguir viviendo, cualquier persona que está en la presencia de Gerry aleja a sabiendas de que no sólo están vivos, pero espiritualmente con energía!   Ella está de pie en un lugar santo y recibe muchas bendiciones.   A su vez, así va aquellos que cumplen, orar y vivir con Gerry.   Ya sea en una muestra de solidaridad en reuniones ecuménicas, o la clara voz de la justicia, Gerry brilla su luz para que todos puedan ver y testigo.
Kathleen Sauline puede entrar en una habitación y evaluar inmediatamente el nivel de alegría o la discordia presentes.  Ella ha sido bendecida con un sentido interno de saber dónde tiene que estar al servicio de los demás.   Kathleen tiene una visión clara de los componentes necesarios que construyen relaciones auténticas.   Ella ha trabajado con los maestros, guiándolos a través de las prácticas restaurativas que construyen relaciones correctas con sus estudiantes.   La comunidad de fe, que le va a través de los años de criar a su familia le ha animado y ha fomentado en su interior un claro sentido de la iglesia.   Kathleen ofrece otros misericordia y el perdón en porciones generosas.   Ella ha aprendido el significado de la misericordia como un componente fundamental del ministerio cristiano.     
Benditos somos que se reúnen hoy aquí para presenciar la ordenación de estos formidables mujeres de fe.   Nuestra iglesia será bendecida más allá de nuestra imaginación con el testimonio profético que da vida.
Celebramos este sacramento del Orden de esta tarde sabiendo que las bendiciones del Santo están sobre nosotros, porque hemos sido ungidos y participación en la vida y ministerio de Jesús como sacerdote, profeta y testigo real a la verdad, la igualdad y la justicia en nuestra iglesia y nuestro mundo.
Nuestra oración es que nuestra iglesia institucional pronto despierte a darse cuenta de estas perlas de gran valor están ordenados mujeres que están manteniendo la visión de la justicia y la igualdad en una iglesia inclusiva vivo y bien.   Sin embargo, la misma pregunta viene a la superficie una vez más:  ¿Cuándo sucederá?
La narrativa cambia, mis amigos, cuando nos encontramos con personas que tienen una visión y siguen de Nuestro Espíritu creador de estar entre nosotros. Nos hemos reunido hoy con plena comprensión de los desafíos que enfrentamos como nación y como iglesia.   Creemos que la transformación es posible en cualquier nivel de la sociedad, si vemos con ojos de fe y trabajamos con corazones que se mueven montañas.   Celebramos esa misma fe en los corazones de estas mujeres en la actualidad.   ¡Que siempre sea así! 

 

Remitido al e-mail

“Cuando las mujeres eran sacerdotes”: Juan José Tamayo


jun292018

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Tamayo3(Diario EL PAÍS, 10 DE JULIO DE 2002)
Durante los últimos treinta años han aparecido numerosos documentos y declaraciones de teólogos y teólogas, grupos de sacerdotes y religiosos, movimientos cristianos y organizaciones cívico-sociales, e incluso de obispos y cardenales de la Iglesia católica pidiendo el acceso de las mujeres al sacerdocio. Todos ellos consideran la exclusión femenina del ministerio sacerdotal como una discriminación de género que es contraria a la actitud inclusiva de Jesús de Nazaret y del cristianismo primitivo, va en dirección opuesta a los movimientos de emancipación de la mujer y las tendencias igualitarias en la sociedad, la política, la vida doméstica y la actividad laboral.

El alto magisterio eclesiástico responde negativamente a esa reivindicación, apoyándose en dos argumentos: uno teológico-bíblico y otro histórico, que pueden resumirse así: Cristo no llamó a ninguna mujer a formar parte del grupo de los apóstoles, y la tradición de la Iglesia ha sido fiel a esta exclusión, no ordenando sacerdotes a las mujeres a lo largo de los veinte siglos de historia del catolicismo. Esta práctica se interpreta como voluntad explícita de Cristo de conferir sólo a los varones, dentro de la comunidad cristiana, el triple poder sacerdotal de enseñar, santificar y gobernar. Sólo ellos, por su semejanza de género con Cristo, pueden representarlo y hacerlo presente en la eucaristía.

Estos argumentos vienen repitiéndose sin apenas cambios desde hace siglos y son desarrollados de manera sistemática en tres documentos de idéntico contenido a los que apelan los obispos cada vez que los movimientos cristianos críticos se empeñan en reclamar el sacerdocio para las mujeres: la declaración de la Congregación para la Doctrina de la fe Inter insigniores (15 de octubre de 1976), durante el pontificado de Pablo VI, y dos cartas apostólicas de Juan Pablo II: Mulieris dignitatem (15 de agosto de 1988) y Ordinatio sacerdotalis. Sobre la ordenación sacerdotal reservada sólo a los hombres (22 de mayo de 1984). La más contundente de todas las declaraciones al respecto es esta última, que zanja la cuestión y cierra todas las puertas a cualquier cambio en el futuro: “Con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión … que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos, declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia”.

Antes Pablo VI había abonado el terreno en un texto en el que se apoyan los anteriores: “Ella (la Iglesia católica) sostiene que no es admisible ordenar a las mujeres al sacerdocio por razones verdaderamente fundamentales: el ejemplo, consignado en las Sagradas Escrituras, de Cristo que escogió sus apóstoles sólo entre varones; la práctica constante de la Iglesia, que ha imitado a Cristo, escogiendo sólo varones, y su viviente magisterio que coherentemente ha establecido que la exclusión de las mujeres del sacerdocio está en armonía con el plan de Dios para su Iglesia” (Pablo VI).

Es verdad que la historia no resulta pródiga en narrar casos de mujeres sacerdotes. Esto no debe extrañar, ya que la historia de la Ilesia ha sido escrita por varones, en su mayoría clérigos, y su tendencia ha sido a ocultar el protagonismo de las mujeres en la historia del cristianismo. “Si las mujeres hubieran escrito los libros, estoy segura de que lo habrían hecho de otra manera, porque ellas saben que se les acusa en falso”. Esto escribía Cristina de Pisan, autora de La ciudad de las damas (1404).

Sin embargo, importantes investigaciones históricas desmienten tan contundentes afirmaciones del Magisterio eclesiástico, hasta invalidarlas y convertirlas en pura retórica al servicio de una institución patriarcal. Entre los estudios más relevantes al respecto cabe citar: Mujeres en el altar, de Lavinia Byrne, religiosa expulsada de su Congregación por publicar este libro; Cuando las mujeres eran sacerdotes, de Karen Jo Torjesen, catedrática de Estudios sobre la Mujer y la Religión en Claremont Graduate School, y los trabajos del historiador Giorgio Otranto, director del Instituto de Estudios Clásicos y Cristianos de la Universidad de Bari. En ellos se demuestra, mediante inscripciones en tumbas y mosaicos, cartas pontificias y otros textos, que las mujeres ejercieron el sacerdocio católico durante los tres primeros siglos de la historia de la Iglesia. Veamos algunas de estas pruebas que quitan todo valor a los argumentos del Magisterio eclesiástico.

Debajo del arco de una basílica romana aparece un fresco con cuatro mujeres. Dos de ellas son las santas Práxedes y Prudencia, a quienes está dedicada la iglesia. Otra es María, madre de Jesús de Nazaret. Sobre la cabeza de la cuarta hay una inscripción que dice: Theodora Episcopa (=Obispa). La a de Theodora está raspada en el mosaico, no así la a de Episcopa.

En el siglo pasado se descubrieron inscripciones que hablan a favor del ejercicio del sacerdocio de las mujeres en el cristianismo primitivo. En una tumba de Tropea (Calabria meridional, Italia) aparece la siguiente dedicatoria a “Leta Presbytera”, que data de mediados del siglo V: “Consagrada a su buena fama Leta Presbytera vivió cuarenta años, ocho meses y nueve días, y su esposo le erigió este sepulcro. La precedió en paz la víspera de los Idus de Marzo”. Otras inscripciones de los siglos VI y VII atestiguan igualmente la existencia de mujeres sacerdotes en Salone (Dalmacia) (presbytera, sacerdota), Hipona, diócesis africana de la que fue obispo san Agustín cerca de cuarenta años (presbiterissa), cerca de Poitires (Francia) (presbyteria), en Tracia (presbytera en griego), etc.

En un tratado sobre la virtud de la virginidad, del siglo IV, atribuido a san Atanasio, se afirma que las mujeres consagradas pueden celebrar juntas la fracción del pan sin la presencia de un sacerdote varón: “La santas vírgenes pueden bendecir el pan tres veces con la señal de la cruz, pronunciar la acción de gracias y orar, pues el reino de los cielos no es ni masculino ni femenino. Todas las mujeres que fueron recibidas por el Señor alcanzaron la categoría de varones” (De virginitate, PG 28, col. 263).

En una carta del papa Gelasio I (492-496) dirigida a los obispos del sur de Italia el año 494 les dice que se ha enterado, para gran pesar suyo, de que los asuntos de la Iglesia han llegado a un estado tan bajo que se anima a las mujeres a oficiar en los sagrados altares y a participar en todas las actividades reservadas al sexo masculino al que ellas no pertenecen. Los propios obispos de esa región italiana habían concedido el sacramento del Orden a esas mujeres y éstas ejercían funciones sacerdotales con normalidad.

Un sacerdote llamado Ambrosio pregunta a Atón, obispo de Vercelli, que vivió entre los siglos IX y X y era buen conocedor de las disposiciones conciliares antiguas, qué sentido había que dar a los términos presbytera y diaconisa, que aparecían en los cánones antiguos. Atón le responde que las mujeres también recibían los ministerios ad adjumentum virorum, y cita la carta de san Pablo a los Romanos, donde puede leerse: “Os recomiendo a Febe, nuestra hermana y diaconisa en la Iglesia de Cencreas”. Fue el concilio de Laodicea, celebrado durante la segunda mitad del siglo IV, sigue diciendo en su contestación el obispo Aton, el que prohibió la ordenación sacerdotal de las mujeres. Por lo que se refiere al término presbytera, reconoce que en la Iglesia antigua también podía designar a la esposa del presbítero, pero él prefiere el significado de sacerdotisa ordenada que ejercía funciones de dirección, de enseñanza y de culto en la comunidad cristiana.

En contra de conceder la palabra a las mujeres se manifestaba el papa Honorio III en una carta a los obispos de Burgos y Valencia, en la que les pedía que prohibieran hablar a las abadesas desde el púlpito, práctica habitual entonces. Éstas son sus palabras: “Las mujeres no deben hablar porque sus labios llevan el estigma de Eva, cuyas palabras han sellado el destino del hombre”.

Estos y otros muchos testimonios que podría aportar suelen ser rechazados por el Magisterio papal y episcopal, la teología de él dependiente y los historiadores católicos sometidos a la ortodoxia romana, alegando que carecen de rigor científico. “La ordenación sacerdotal – afirma Juan Pablo II-, mediante la cual se transmite la función confiada por Cristo a los apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los fieles, ha sido reservada siempre en la Iglesia católica exclusivamente a los hombres. Esta tradición se ha mantenido también fielmente en las iglesias orientales”. Esta opinión es desmentida por los historiadores y por los exegetas del Nuevo Testamento, que han estudiado el tema en profundidad. Por ello carece de rigor científico y no puede constituir el fundamento de la normativa actual sobre el tema.

El historiador italiano citado Giorgio Otranto expresa su malestar por tal actitud descalificatoria en estos términos: “Lamento tener que decirlo, pero a menudo los historiadores, sobre todo los historiadores católicos, han rechazado estas pruebas y las han considerado sin valor alguno, como si no aportaran nada a la imagen total. Ha habido represión, un intento de apartar a un lado ciertas fuentes históricas a veces por conformismo, a veces por prudencia y a veces por aquiescencia. No digo que ello se haya hecho de mala fe, pero no cabe duda de que el prejuicio según el cual las mujeres no pueden ejercer funciones sacerdotales ha dado lugar a que algunas pruebas se interpretaran erróneamente”.
Yo pregunto: ¿quién es la teología y quiénes son el papa, los cardenales y los obispos, incluso quiénes somos los teólogos, para juzgar sobre el valor de las investigaciones históricas? La verdadera razón de su rechazo son los planteamientos patriarcales en que están instalados.

El reconocimiento de la autenticidad de esos testimonios los llevaría a revisar sus concepciones androcéntricas y a abandonar sus prácticas misóginas. Y a eso no parecen estar dispuestos. Prefieren ejercer el poder autoritariamente y en solitario encerrados en la torre de su “patriarquía”, a ejercerlo democráticamente y compartirlo con las mujeres creyentes, que hoy son mayoría en la Iglesia católica y, sin embargo, carecen de presencia en sus órganos directivos y se ven reducidas a la invisibilidad y al silencio.

http://www.redescristianas.net/cuando-las-mujeres-eran-sacerdotesjuan-jose-tamayo/

Fe Y Razón: Ecumenismo En Tiempos Laicos


El Papa visitó Suiza para reunirse con el Consejo Mundial de las Iglesias. ¿De qué sirve que las religiones cristianas dialoguen cuando una gran parte del mundo ya no es creyente?

  1. Un encuentro muy singular. El pasado 21 de junio, Francisco viajó a Ginebra para participar en el 70 aniversario de la Fundación del Consejo Mundial de las Iglesias (CMI), al que fue invitado para dar un mensaje para la unidad de los cristianos.

Lo interesante de este evento es que la Iglesia católica no es miembro del CMI, que engloba a 349 Iglesias protestantes, luteranas, anglicanas y ortodoxas de más de 110 países, aunque sí que participa en numerosas comisiones de trabajo desde hace 50 años.

  1. “Caminar juntos”. Desde el comienzo de su pontificado, el Papa Francisco ha buscado la manera de no tener que esperar a que los teólogos encuentren la manera de integrar las diferencias doctrinales entre católicos, reformados, ortodoxos y evangélicos, para poder realizar actividades conjuntas entre las diversas confesiones cristianas.

El Pontífice argentino ha manifestado en diversos momentos que hoy mismo ya podemos empezar a “caminar juntos”. En efecto, ahora mismo los cristianos de las diversas confesiones podemos rezar juntos, hacer tareas caritativas juntos, estudiar juntos, etcétera.

En su discurso, el Pontífice propuso que vayamos juntos “ha­cia las múl­ti­ples pe­ri­fe­rias exis­ten­cia­les de hoy, para lle­var jun­tos la gra­cia sa­na­do­ra del Evan­ge­lio a la hu­ma­ni­dad que sufre”. E invito a que nos preguntemos “si es­ta­mos ca­mi­nan­do de ver­dad o solo con pa­la­bras, si los her­ma­nos nos im­por­tan de ver­dad y los en­co­men­da­mos al Se­ñor o es­tán le­jos de nuestros intereses reales”.

Epílogo. En un mundo secularizado, hablar de ecumenismo no es algo inútil, sino necesario. Pues el ver que hoy día los creyentes no pelean sino dialogan, rezan unidos y trabajan juntos, es una señal para los demás que las religiones unen y llevan a la paz.

Los deseos de fraternidad y paz que la Revolución francesa y el marxismo inútilmente quisieron instaurar al margen de la fe hoy pueden ser buscados por la vía religiosa ecuménica ya sin el fantasma de la violencia o el fanatismo.

http://amqueretaro.com/opinion/2018/06/30/fe-y-razon-ecumenismo-en-tiempos-laicos

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: