EL PAPA FRANCISCO EN CONVERSACIÓN CON ANDREA TORNIELLI


PUEDES ABRIR EL SIGUIENTE ENLACE, PARA PODER MIRAR LA ENTREVISTA:

 

El nombre de Dios es misericordia (Papa Francisco conversa con Andrea Tornielli)

FUNDALATIN: 40 AÑOS DE ESFUERZO ECUMÉNICO SOLIDARIO.    


jueves, 7 de junio de 2018

La comunidad ecuménica de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social, FUNDALATIN alcanza sus 40 años de fundada en Caracas. Oportunidad propicia para reflexionar sobre la vigencia del aporte realizado, desde una perspectiva ética, inspirada en la espiritualidad de la teología de la liberación. Conmemoración que coincide con el segundo año de la partida (01.06.2016) y celebración de la vida de uno de sus fundadores, el pastor presbiteriano Tomás Vargas, predicador, profeta y poeta, con quien comenzó hace 17 años, el programa Llegó la Hora, hacia una Cultura de la Solidaridad,que continua al aire, todos los sábados por Radio Nacional de Venezuela.

FUNDALATIN nace en el marco de la guerra fría bipolar entre la OTAN y el PACTO DE VARSOVIA, como referencias militares. Y una América Latina convulsionada por dictaduras gestadas con la Doctrina de Seguridad Nacional, enseñada a militares del continente en la Escuela de Las Américas de Estados Unidos, en la Zona del Canal de Panamá.  Venezuela era uno de los pocos países en democracia. Recibía migrantes y refugiados. El Concilio Vaticano II, de los años 1960, con los papas Juan XXIII y Paulo VI, renueva el catolicismo. En 1968, la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medellín, hace 50 años, trae esa dinámica a Nuestra América y juzga la realidad: “América latina está inmersa en una violencia institucionalizada”. La Conferencia de Oaxtepec, México, donde nace el Consejo Latinoamericano de Iglesias, CLAI, incrementa el  ecumenismo cristiano. Con el libro de Gustavo Gutiérrez 1971, nace la teología de la liberación, en el continente mestizo.

Así, con el impulso de Luis Olaso S.J, la presidencia del P. Juan Vives Suriá y la confluencia de cristianos latinoamericanos, inspirados en esa teología, el 09.06.1978 nace Fundalatin. Su primer vicepresidente, ingeniero chileno Joaquín Undurraga, formula un plan estratégico: Nace, con el recordado argentino Patricio Rice, la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos FEDEFAM. Se impulsa en 1985 un Encuentro Continental por la Paz en Centroamérica, en la U. de Georgetown (EEUU).  Se trabaja en el Año Internacional de la Paz (1986). Aportan el recordado pastor Anglicano José A. Valenzuela y la Hna Rosa Saverino. Luego en 1999, Fundalatin apoya la constitución de la República Bolivariana de Venezuela y a raíz del golpe del 11/Abril/2002, con el P. Vives como Delegado Especial, se realiza el informe sobre los hechos, para el Fiscal Isaías Rodríguez.

Hoy, FUNDALATIN, integra la Comisión Constitucional por la Verdad, Justicia Paz y Tranquilidad Pública, que apoya la reconciliación en Venezuela junto a las víctimas de la violencia. También la Comisión Nacional de DDHH con el Primer Plan Nacional de DDHH. Programa anualmente el Reconocimiento a los Constructores de la Paz Juan Vives, impulsa la espiritualidad liberadora con diplomados en DDHH y Teología de la Liberación, en la Escuela de Derechos Humanos Juan Vives Suriá, adscrita a la Defensoría del Pueblo.

Con Estatus Consultivo Especial en la ONU desde 2015; siguiendo el Espíritu de Jesús Liberador, de Luther King y San Romero de América, apoyando los esfuerzos de paz del Papa Francisco, la comunidad ecuménica de FUNDALATIN, con la presidencia de la Hna Eugenia Russian, mantiene, desde la diplomacia de los pueblos, su misión constructora de paz, con integración solidaria Nuestra Americana, defensa de los DDHH y los de la Madre Tierra.

Guido Zuleta

gzuletai2@gmail.com

                                         Edit_855.Flatin40aEsfuerzoEcuSolidario.10.06.2018v2

https://todosobrederechoshumanos.blogspot.com/2018/06/fundalatin-40-anos-de-esfuerzo.html

María del Mar Manuz: «El rostro más frecuente de la pobreza en nuestra diócesis es el femenino»


El obispo Rafael Zornoza y la directora de Cáritas María del Mar Manuz
El obispo Rafael Zornoza y la directora de Cáritas María del Mar Manuz

ENTREVISTA

La directora general de Cáritas Diocesana de Cádiz y Ceuta explica la situación que viven algunas de las familias a las que atiende la institución en Cádiz

Actualizado:

María del Mar Manuz, licenciada en Derecho por la Universidad de Cádiz y título de experto en Derecho y Moral por la UNED, lleva dos años al frente de la institución religiosa pero su vinculación con Cáritas se inició hace años y, siempre desde el voluntariado, ha realizado diferentes funciones como por ejemplo la de Secretaria General. Manuz, siempre comprometida y al servicio de los más desfavorecidos, conoce a fondo la realidad social de Cádiz.

¿Han notado una variación en el perfil de las personas que acuden solicitando ayuda?

–La novedad en el perfil de nuestros participantes es que están viniendo a Cáritas «personas que trabajan». La insuficiencia del empleo que se oferta respecto a las necesidades es tan desproporcionada que, lamentablemente, bastantes personas consiguen trabajo, pero siguen siendo pobres. Es decir, aquello de que las personas que Cáritas atendía eran personas desempleadas sigue siendo cierto, pero sólo en una parte. Hoy por hoy, hay personas que trabajan con empleos muy precarios, sin alta en la Seguridad Social, o con contratos de pocas horas que no se corresponden con la verdadera jornada de trabajo y sueldos que no dan para mantener a la familia. Esto es así, aunque no nos guste escucharlo; no nos engañemos, con este tipo de contratos es complicado salir de la exclusión.

La parte buena del esfuerzo por mejorar la empleabilidad es que en el proceso de nuestros itinerarios las personas van restaurando su esperanza y adquiriendo competencias profesionales y experiencia laboral, lo que siempre es un desarrollo positivo.

En cualquier caso, del futuro en Cáritas nos preocupa cómo se estátransmitiendo de generación en generación la pobreza y cómo nuestra sociedad se está instalando en esta precariedad y en la inseguridad en todos los niveles.

En su opinión ¿hay concienciación repecto a la pobreza?

–Nuestra sociedad es plural, hay de todo. Convive la indiferencia y la mediocridad del individualismo junto al compromiso y la corresponsabilidad. Naturalmente que queda mucho por hacer; como decía Madre Teresa, Calcuta está en todas partes. La mejor manera para mejorar el mundo empieza por uno mismo. Es un principio que vale para todos y admite infinitas maneras de realizarse.

Con el reciente cambio de Gobierno se está hablando mucho de paridad, igualdad y feminismo pero ¿son las mujeres uno de los colectivos más vulnerables?

–Con la idea de igualdad sucede como con la de pobreza: antes de utilizarla es conveniente precisar qué concepto manejamos, porque cuando hablamos de igualdad no todos queremos expresar lo mismo. Por ejemplo, no es lo mismo igualdad y paridad. La doctrina social de la Iglesia se fundamenta en la dignidad de la persona, sin importar su condición, ni su clase, ni su credo religioso, ni su ideología, ni su sexo.

Dicho esto, el rostro más frecuente de la pobreza en nuestra diócesis es femenino, principalmente por el escándalo que representa que la mujer no se encuentre aún apoyada en su maternidad, ya que suelen ser madres las que, en absoluta soledad, buscan ayuda para sacar adelante a sus hijos. Hay hipocresías individuales e hipocresías colectivas y, en la cuestión de la mujer, la defensa y protección de la maternidad es la clave de bóveda.

https://www.lavozdigital.es/cadiz/provincia/lvdi-maria-mar-manuz-rostro-mas-frecuente-pobreza-nuestra-diocesis-femenino-201806091729_noticia.h

 

Hacer «ruido», haciendo el cambio!


Estimadas amigas/os
Las mujeres y los defensores de los derechos de las mujeres a menudo son descartadas como «mandona», «desagradable», o en el caso reciente de A r c u b i s c u p   G e o r g   G AN s w e i n, «ruidoso».
Estas etiquetas son parte de los sistemas culturales e institucionales de opresión, como experta modelados por la Iglesia Católica Romana, para silenciar y desacreditar a las mujeres.
Mientras que el Vaticano puede tratar de descartar el movimiento para la ordenación de las mujeres como «ruido», estamos con orgullo un «movimiento ruidoso» que amplifica las voces de las mujeres y hace un llamamiento a nuestros líderes mundiales de la Iglesia para romper el silencio sobre la continua exclusión de las mujeres de los ministerios ordenados .
En video llamado Mujeres católica de esta semana oímos la voz de Jacqueline Straub, que nos recuerda la pérdida de las experiencias de la Iglesia Católica mediante la exclusión de la mitad de sus miembros. ¿Y si la Iglesia escuchó la voz de Jacqueline Straub? ¿Qué pasa si el «ruido» se convirtió en historias de las maneras en que Dios trabaja a través de todas las personas, independientemente de su sexo?
Al igual que Jacqueline, estamos orando – y trabajando! – por lo que la Iglesia oye el ruido del Espíritu pidiendo un cambio. Así saludos a los mandones, los más ruidosos, y los más desagradables, que se niegan a ser silenciadas en la cara del patriarcado y la misoginia. Que nuestras voces continuará sonando en la plaza de San Pedro y en todo el mundo. Las mujeres ruidosos consiguen la materia hecha!

Women’s Ordination Conference

Francisco critica a los «cristianos desmemoriados» que «cumplen los mandamientos sin encontrar a Cristo»


La fe es alegría

(J. B./VN).- «Cuando encontramos cristianos ‘desmemoriados’, inmediatamente vemos que han perdido el sabor de la vida cristiana y terminaron siendo personas que cumplen los mandamientos pero sin mística, sin encontrar a Jesucristo. Y a Jesucristo lo debemos encontrar en la vida». Palabra de Bergoglio.

El Papa Francisco dedicó su homilía matutina de Santa Marta a recordar los «primeros encuentros con Jesús, que nos ha transmitido la fe, y recordar la ley del amor». «Debemos recordar y contemplar los primeros momentos en los cuales hemos encontrado a Jesús, hacer memoria de quien nos ha transmitido la fe y recordar la ley del amor, que el Señor ha puesto en nuestros corazones», destacó Bergoglio.

Y es que la memoria «es un volver atrás para encontrar a Cristo», explica el Papa, «para encontrar fuerzas y poder caminar hacia adelante. La memoria cristiana es siempre un encuentro con Jesucristo».

«La memoria cristiana es como la sal de la vida. Sin memoria no podemos ir adelante. Cuando encontramos cristianos ‘desmemoriados’, inmediatamente vemos que han perdido el sabor de la vida cristiana y terminaron siendo personas que cumplen los mandamientos pero sin mística, sin encontrar a Jesucristo. Y a Jesucristo lo debemos encontrar en la vida».


Francisco, en la misa de hoy en Santa Marta

Son tres las situaciones, aclara Francisco, «en las cuales podemos encontrar a Jesucristo: en los primeros momentos, en nuestros antepasados y en la ley». La Carta a los Hebreos nos indica cómo hacer: «recuerden los primeros tiempos, cuando apenas habían sido iluminados», que eran tan fervientes… «Cada uno de nosotros tiene tiempos de encuentro con Jesús«. En nuestra vida los hubo, prosigue el Pontífice, «uno, dos, tres momentos, en los cuales Jesús se acercó, se manifestó. No olviden estos momentos: debemos volver atrás y retomarlos porque son momentos de inspiración, donde nosotros encontramos a Jesucristo».

«Cada uno de nosotros tiene momentos así: cuando ha encontrado a Jesucristo, cuando ha cambiado vida, cuando el Señor le ha hecho ver la propia vocación, cuando el Señor lo visitó en un momento difícil… Nosotros en el corazón tenemos estos momentos. Busquémoslos. Contemplemos estos momentos. Memoria de aquellos momentos en los cuales yo he encontrado a Jesucristo. Memoria de aquellos momentos en los cuales Jesucristo me ha encontrado. Son la fuente del camino cristiano, la fuente que me dará las fuerzas».

«¿Recuerdo aquellos momentos?» – Se pregunta Francisco. «¿Momentos de encuentro con Jesús cuando me cambió la vida, cuando me prometió algo?» Si no los recordamos, busquémoslos. Cada uno de nosotros los tiene.

El segundo encuentro con Jesús, prosigue el Papa, sucede a través de la memoria de los antepasados, que la Carta a los Hebreos llama «vuestros ancianos, aquellos que les han dado la fe». También Pablo, siempre en la segunda carta a Timoteo, lo exhorta así: «Acuérdate de tu madre y de tu abuela que te han transmitido la fe». «Nosotros la fe no la hemos recibido por correo«, recuerda el Papa, sino «hombres y mujeres nos han transmitido la fe» y dice la Carta a los Hebreos: «Miren a ellos que son una multitud de testigos y tomen fuerza de ellos, ellos que han sufrido el martirio».

Siempre cuando el agua de la vida se vuelve turbia, aclara el Papa, «es importante ir a la fuente y encontrar en la fuente la fuerza para seguir adelante. Podemos preguntarnos: ¿yo evoco la memoria de nuestros ancianos, de nuestros antepasados? ¿Yo soy un hombre, una mujer con raíces? ¿O me he vuelto desarraigado y desarraigada? ¿Solamente vivo el presente? Si es así, pedir rápido la gracia de volver a las raíces» a aquellas personas que nos han transmitido la fe.

El Papa Francisco y la memoria

Finalmente, la ley que Jesús nos hace recordar en el Evangelio de Marcos. El primer mandamiento es : «Escucha Israel, al Señor nuestro Dios»

«La memoria de la ley. La ley es un gesto de amor que ha hecho el Señor con nosotros porque nos ha señalado el camino, nos ha dicho: por este camino no te equivocarás. Evocar la memoria de la ley. No la ley fría, aquella que parece simplemente jurídica, no. La ley del amor, la ley que el Señor ha puesto en nuestros corazones».

«¿Yo soy fiel a la ley, recuerdo la ley, repito la ley? – se pregunta el Papa. Algunas veces nosotros cristianos, también consagrados, tenemos dificultad en repetir a memoria los mandamientos: ‘Sí, sí, los recuerdo’, pero después a un cierto punto me equivoco, no recuerdo».

«Acordarse de Jesucristo, concluye el Santo Padre, significa tener la mirada fija en el Señor», en los momentos de mi vida en los cuales lo he encontrado, momentos de prueba, en mis antepasados y en la ley. Y la memoria «no es solamente un ir hacia atrás. Es ir hacia atrás para ir adelante. Memoria y esperanza van siempre juntas. Son complementarias, y se completan. «Acuérdate de Jesucristo, el Señor que ha venido, ha pagado por mí y que vendrá. El Señor de la memoria, el Señor de la esperanza».

Cada uno de nosotros, invita finalmente el Papa, «puede hoy tomar algunos minutos para preguntarse» cómo va la memoria de los momentos en los cuales he encontrado al Señor, la memoria de mis antepasados, la memoria de la ley. Y luego, «como va mi esperanza, en qué espera. Que el Señor nos ayude en este trabajo de memoria y de esperanza».

El obispo de Magdeburgo ve «completamente incomprensible» el ‘no’ del Vaticano a la intercomunión


 

¿Comunión para protestantes en Alemania?

(Cameron Doody).- «Completamente incomprensible». Así es como el responsable de ecumenismo de los obispos alemanes, monseñor Gerhard Feige de Magdeburgo, ha calificado el ‘no’ del Vaticano a la intercomunión con protestantes. «La desilusión es grande para muchos, el daño es imprevisible. Las heridas están recién abiertas. La amargura y la resignación se están extendiendo», ha advertido el prelado en un artículo publicado en la web de la Conferencia Episcopal germana.

A finales del mes pasado, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, comunicó mediante una carta a los obispos alemanes que el Papa Francisco había llegado a la conclusión de que su propuesta de que los esposos protestantes de fieles católicos comulguen en ciertos casos aún «no está madura» como para implementarse. Toda una oportunidad perdida esta para el obispo Feige, ya que esta propuesta la aprobaron más de tres cuartas partes del episcopado germano, a quienes también, hace menos de un mes, el Papa animó a seguir buscando un consenso sobre la cuestión que fuera lo más unánime posible.

«Obviamente, los principios católicos de ecumenismo, con su eclesiología inclusiva y la convicción de niveles graduados de pertinencia a la Iglesia, incluso cincuenta años después del Concilio Vaticano II, aún los desconocen algunas personas», lamenta Feige en su artículo.

Para el obispo, el ‘no’ del Vaticano es un ejemplo más de un «pensamiento en blanco y negro»que imposibilita soluciones individuales que pueden ser «útiles» y «responsables». Es más, resulta «sorprendente» para el prelado que el Vaticano se oponga a que la Iglesia alemana dé comunión a los protestantes y no a que la dé a los divorciados vueltos a casar por lo civil.

«Víctimas de todo eso son los matrimonios mixtos y sus familias», critica el prelado, antes de alentarles a estos a no desanimarse, sino a mantener vivos «su amor y su lealtad».

El obispo Feige (i), con un pastor protestante

http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2018/06/08/religion-iglesia-mundo-alemania-obispo-magdeburgo-califica-incomprensible-no-

Defensores consternados reafirmando la prohibición de mujeres sacerdotes


9 de junio de 2018

web 20111017nw282.jpg

Janice Sevre-Duszynska es interpelada por la policía italiana cuando se acerca al Vaticano durante una manifestación para la ordenación de mujeres en 2011. (CNS / Paul Haring)

Los defensores de la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica Romana dijeron que estaban «profundamente consternados» por un artículo periodístico escrito por el jefe doctrinal del Vaticano que reafirmó la prohibición de la iglesia sobre las mujeres sacerdotes como «definitiva» y «una verdad perteneciente al depósito de la fe» »

«Los argumentos del Arzobispo [Luis] Ladaria no son convincentes y simplemente no son nada nuevo», dijo un comunicado de la Conferencia de Ordenación de Mujeres, luego del lanzamiento del artículo de Ladaria. «¿Cuánto tiempo puede el Vaticano esconderse detrás de sus argumentos sexistas de que, como Jesús era un hombre, solo quería que los hombres se convirtieran en sacerdotes?» el enunciado leído.

Obtenga lo mejor de NCR en su bandeja de entrada.Regístrese para recibir boletines gratuitos .

Escribiendo para el número del 30 de mayo del periódico del Vaticano L’Osservatore Romano, Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dijo que Jesús decidió reservar el sacramento de la ordenación sacerdotal «a los doce apóstoles, a todos los hombres, que, a su vez, se lo comunicó a otros hombres «.

«La iglesia siempre se ha reconocido obligada por esta decisión del Señor, que excluye que el sacerdocio ministerial pueda conferirse válidamente a las mujeres», escribe Ladaria.

El artículo de Ladaria, «El carácter definitivo de la doctrina de ‘Ordinatio sacerdotalis'», reexamina la carta apostólica de 1994 del Papa Juan Pablo II que delineó el razonamiento detrás de la prohibición de la ordenación sacerdotal de las mujeres.

El arzobispo dijo que decidió escribir «en respuesta a la duda» sobre las enseñanzas de Juan Pablo, y agregó que expresar dudas sobre la exclusión de las mujeres del sacerdocio «crea una seria confusión entre los fieles».

«La única ‘seria confusión’ entre los fieles es cuánto tiempo el Vaticano continuará exhibiendo argumentos indefendibles que intentan limitar los alcances del llamado de Dios», dijo Kate McElwee, directora ejecutiva de la Conferencia de Ordenación de Mujeres, a NCR.

Según el teólogo británico John Wijngaards, «Sí, hay confusión entre los fieles, pero no porque duden de la validez de su sentido interno de lo que es genuinamente cristiano y católico, sino porque las personas que se supone que los guían siguen ignorando su justicia. preocupaciones «.

«La confusión es saludable si conduce a un proceso de reevaluación honesta», agregó Wijngaards, profesor emérito del Instituto Misionero de Londres y fundador del Instituto Wijngaards para la Investigación Católica.

web 20180521T1337-17380-CNS-CARDINALS-THUMBNAILS.jpg

Arzobispo Luis Ladaria (CNS / Paul Haring)

Las estadísticas han demostrado que la mayoría de los católicos educados cree que las mujeres deberían ser ordenadas, dijo. «Su creencia no proviene de estudios teológicos, sino de su ‘sentido católico’, su juicio considerado de que Jesús, que siempre trató a las mujeres como a los hombres, no prohibiría la ordenación de las mujeres en nuestro mundo actual».

«Este  sensus fidei  está en la base de la autoridad de enseñanza de toda la iglesia, una base que los líderes jerárquicos deben tomar en cuenta en cualquier decisión magisterial», dijo.

En su ensayo, Ladaria, que será nombrado cardenal por el Papa Francisco el 28 de junio, aborda el debate sobre el carácter de la Ordinatio Sacerdotalis de Juan Pablo  , especialmente la cuestión de si se debe considerar una enseñanza papal infalible.

Ladaria argumenta que aunque Juan Pablo no proclamó formalmente la enseñanza  ex cathedra  -como lo delineó el Pastor Aeternus en su documento del Primer Concilio Vaticano   como parte del proceso de un papa que declara algo infaliblemente- el Papa «formalmente confirmó … lo ordinario y universal magisterio considerado a lo largo de la historia de la Iglesia como perteneciente al depósito de la fe «.

«Para sostener que no es definitivo, se argumenta que no se definió  ex cathedra  y que, luego, una decisión posterior de un futuro Papa o consejo podría revocarlo», afirmó. «Sembrar estas dudas crea una seria confusión entre los fieles, no solo sobre el sacramento de las órdenes como parte de la constitución divina de la Iglesia, sino también sobre la capacidad del magisterio ordinario para enseñar la doctrina católica de manera infalible».

Wijngaards dijo a NCR: «Como muestra la historia, muchos papas han hecho declaraciones que creían ser ‘definitivas’, que han resultado ser defectuosas. El carácter ‘definitivo’ de una declaración papal no solo deriva de la intención del Papa en pregunta. Está íntimamente ligada a su contexto «.

Según Wijngaard,  Ordinatio Sacerdotalis  no cumple los cinco criterios de una decisión infalible del «magisterio ordinario y universal», tal como lo delote el teólogo jesuita Karl Rahner.

» Ordinatio Sacerdotalis «, dijo, «primero no era un ejercicio colegiado de la autoridad docente. Segundo, los obispos del mundo no habían actuado como jueces. En tercer lugar, no habían escuchado a los fieles ordinarios. la pregunta no involucra fe o moral revelada. Además, quinto, los obispos del mundo no han querido imponer un juicio final sobre el asunto «.

Continuó, «La creencia de que solo los hombres pueden ser sacerdotes porque los 12 apóstoles eran hombres es escrituralmente incorrecta. Apelar a una ‘tradición ininterrumpida’ de excluir a las mujeres es tan erróneo como afirmar que el mundo fue creado en seis días porque los padres de la iglesia, los teólogos medievales y todos los obispos pensaban que sí «.

La declaración de la Conferencia de Ordenación de Mujeres también señala que incluso en su documento de 1994, John Paul reconoció que la cuestión de la ordenación de las mujeres era «en la actualidad en algunos lugares … considerada todavía abierta al debate».

«La continua presencia de un fuerte movimiento clamando por la ordenación de las mujeres muestra que  Ordinatio Sacerdotalis  está lejos de ser definitivamente considerada como doctrina por los fieles de la Iglesia», dijo la declaración.

McElwee dijo a NCR: «Mientras la iglesia institucional continúa rechazando y descartando las vocaciones sacerdotales de las mujeres, las comunidades de católicos reconocen los dones de las mujeres y caminan con ellos por un camino de inclusión radical».

Entre los que caminan «un camino de inclusión radical», está Bridget Mary Meehan, uno de los cuatro obispos en el movimiento de la Asociación de Mujeres Sacerdotes Católicas y pastora de la Comunidad Católica Inclusiva de María Madre de Jesús en Sarasota, Florida. La Asociación de sacerdotes mujeres católicas afirma tener alrededor de 250 sacerdotes en todo el mundo.

«La afirmación del Vaticano de su prohibición de las mujeres sacerdotes como enseñanza ‘definitiva’ descansa únicamente en la autoridad patriarcal de la iglesia», dijo Meehan. «Al hacerlo, niega el funcionamiento del Espíritu dentro del pueblo de Dios».

«La afirmación del Vaticano de su prohibición de las mujeres sacerdotes como enseñanza ‘definitiva’ descansa únicamente en la autoridad patriarcal de la iglesia. Al hacerlo, niega el funcionamiento del Espíritu dentro del pueblo de Dios».

– Bridget Mary Meehan

tuitea esto

Janice Sevre-Duszynska,  ordenada sacerdotisa católica romana en 2008 , dijo: «Nuestro movimiento crece con entusiasmo entre los católicos de las comunidades de base, especialmente con LGBTI marginales y divorciados [católicos], y todos los que buscan una mesa más grande donde la amada familia de Dios se reúne para celebrar los sacramentos y para servir a sus hermanas y hermanos en amor mutuo en una comunidad de iguales «.

Ambas sacerdotisas notaron que el artículo periodístico de Ladaria coincide con el décimo aniversario de la Congregación para la Doctrina de la Fe emitiendo un decreto general excomulgando a los miembros de su movimiento y sus seguidores. El decreto decía : «Tanto la persona que intenta conferir órdenes sagradas a una mujer como la mujer que intenta recibir las órdenes sagradas incurren en la excomunión  latae sententiae  [automáticamente]».

El decreto no menciona al grupo o sus miembros por su nombre, pero siguió varias ordenaciones de alto perfil de mujeres ese año y el año anterior.

«¿Por qué [plantear esto] ahora, 10 años después?» Meehan le preguntó a NCR  «¿Qué pasa con eso? Quizás quieran que emitamos un informe de progreso».

Dígales que ella dijo: «Sí, seguimos creciendo y floreciendo».

[Dennis Coday es editor de NCR. Su dirección de correo electrónico es  dcoday@ncronline.org . El corresponsal del Vaticano Joshua J. McElwee contribuyó a este informe.]

https://www.ncronline.org/news/people/advocates-dismayed-reaffirming-ban-women-priests

Sínodo de la Amazonia: «La Iglesia está llamada a acompañar y compartir el dolor del pueblo amazónico»


Vaticano

La ‘cara’ de la AmazoníaAgencias

(Luis Miguel Modino, corresponsal de RD en Brasil).- El Sínodo de la Amazonia es un proceso, del que este viernes, 8 de junio, con la publicación del Documento de Trabajo, se abre una etapa de particular importancia, como el mismo documento, en su preámbulo, da a entender, al afirmar que los nuevos caminos de evangelización «deben ser pensados para y con el Pueblo de Dios que habita en esa región«, mostrando así la necesidad de un trabajo a partir de la escucha «a los pueblos indígenas y a todas las comunidades que viven en la Amazonia», y que se enfoca «a la Iglesia universal y también al futuro de todo el planeta».

Siguiendo un método presente en la Iglesia Católica, especialmente desde el Vaticano II, se ofrece un estudio, en el que se comprueba el buen hacer de los asesores, desde la perspectiva del ver, discernir y actuar. Al hablar de la Amazonia es de particular importancia el concepto de territorio, lo que nos lleva a entender que hay muchas Amazonias, como se comprueba en un recorrido por la región, donde el agua «se convierte en el elemento articulador e integrador».

A la diversidad territorial se une la socio-cultural, marcada por el devenir histórico de sus pueblos, especialmente los indígenas, de quienes se dice ser los «custodios de la selva y de sus recursos», amenazada hoy por grandes intereses económicos, que ponen en juego su supervivencia, siendo muchas veces expulsados para aglutinarse en las ciudades, que crecen a un ritmo frenético, concentrando entre el 70 y 80% de la población regional.


Francisco, en Puerto Maldonado

El documento insiste en un problema real y preocupante en la región, como es el consumo de drogas y alcohol, que «representa una herida profunda en los cuerpos de los diversos pueblos amazónicos». Al mismo tiempo se resalta «el crecimiento dramático del tráfico de personas,especialmente el de mujeres, para fines de explotación sexual y comercial».

En la Amazonia existen unos 390 pueblos diferentes, que muestran en su identidad una rica diversidad, pueblos que «han vivido desde los primeros contactos con los colonizadores fuertes amenazas externas», lo que hoy se perpetúa, especialmente entre los pueblos en aislamiento voluntario. El documento constata que los indígenas no son entendidos y tradicionalmente han sido menospreciados, olvidando que, como señalaba el Papa Francisco en Puerto Maldonado, «tienen mucho para enseñarnos«, lo que uno constata en la convivencia cotidiana. En ese sentido, cada vez se está dando una mayor y mejor organización de esos pueblos.

En la Amazonia la presencia eclesial ha marcado la historia de la región, siendo el Vaticano II un momento clave que cambió el modo de relacionarse entre la Iglesia y los pueblos indígenas. Es necesario cambiar el paradigma que lleva a ver a la Amazonia como despensa de recursos naturales, lo que traduce en continuos conflictos como consecuencia de la regularización de las tierras que tradicionalmente han pertenecido a los pueblos originarios, y cuya protección se ha convertido en una exigencia ética fundamental.

La «comunión con las otras personas, con el mundo, con los seres de su entorno y con el Creador» define el buen vivir en la Amazonia. Los pueblos indígenas viven una espiritualidad de total comunión, sostenida por los sabios y expresada en una gran diversidad cultural y religiosa, que fomenta un modo de relación, que podemos identificar con el concepto de ecología integral.

El proceso de discernimiento debe llevar a una conversión ecológica, fundamentada en el hecho de que anunciar el Evangelio de Jesús en la Amazonia debe estar basado en una dimensión bíblico-teológica, social, ecológica, sacramental y eclesial-misionera. De hecho, la Biblia insiste mucho en la dimensión creadora y de la bondad de lo creado, que «nos invita a alabar la belleza y armonía de las creaturas y del Creador», aspecto también muy presente en las espiritualidades indígenas.

Nadie puede olvidar que «evangelizar implica comprometerse con nuestros hermanos y hermanas, mejorar la vida comunitaria y así hacer presente en el mundo el Reino de Dios», que conduzca a «un verdadero desarrollo humano integral», «a trabajar en contra de las desigualdades sociales y la falta de solidaridad mediante la promoción de la caridad y la justicia, de la compasión y del cuidado», entre las personas y con todos los seres. Por eso, «la Iglesia está llamada a acompañar y compartir el dolor del pueblo amazónico, y a colaborar en la sanación de sus heridas, poniendo en práctica su identidad de Iglesia samaritana».

Los procesos de evangelización deben estar «vinculados a un proceso integral de desarrollo humano», fomentando todo lo relacionado con el concepto de ecología integral, que insiste en la armonía personal, social y ecológica, reconociendo el papel de custodios de la creación tradicionalmente desempeñado por los pueblos amazónicos, sobre todo los indígenas.


Las poblaciones indígenas, protagonistas

Uno de los aspectos que muchos consideran básicos de cara al Sínodo de la Amazonia es la dimensión sacramental. El propio documento se muestra consciente de esa situación, al afirmar que «una mirada contemplativa y una práctica sacramental acorde son clave para la evangelización en la Amazonia«.

Junto con eso, el documento nos lleva a afirmar que si existe un lugar donde debe hacerse realidad una Iglesia en salida, misionera por naturaleza, es en la Amazonia. Una Iglesia donde «la alabanza a Dios necesita estar acompañada por la práctica de la justicia a favor de los pobres», sin olvidar que esta es una «misión necesita de la participación de todos, y de una reflexión amplia que permita contemplar las condiciones históricas concretas tanto sociales, ambientales y eclesiales».

Todo conocimiento y discernimiento debe llevar a la acción, que en el caso del Sínodo debe conducir a nuevos caminos para una Iglesia con rostro amazónico, en la que aparezcan la sabiduría y conocimiento local que ayude a adentrarse sin destruir el tesoro que encierra la región, y a responder a las situaciones de injusticia, desde una atención a lo local y a las microestructuras, para superar la globalización de la indiferencia y la lógica dominante. Una Iglesia presente en las periferias, «lugares privilegiados de experiencia evangelizadora», aspecto presente en la vida de tantos misioneros y misioneras.

Es necesaria una actitud profética frente a la actual crisis socio-ambiental, superando «la miopía, el inmediatismo y las soluciones cortoplacistas», desde una perspectiva global que nos lleve a entender que todo está conectado y que es necesario un desarrollo integral y sostenible, que haga realidad una vida humana digna. Al mismo tiempo, se hace necesario aprender de los pueblos indígenas que «en su amor por su tierra y su relación con los ecosistemas conocen al Dios creador, fuente de vida».

El documento insiste en la necesidad de ministerios con rostro amazónico, que respondan a los desafíos presentes. Esto exige propuestas valientes, osadía y no tener miedo, para que a través de ministerios participativos se haga «de los pueblos indígenas y comunidades los principales interlocutores en todos los asuntos pastorales y socio-ambientales en el territorio», que transforme la presencia precaria en una presencia más amplia y encarnada, que genere la posibilidad de que todos los bautizados tengan acceso a la misa dominical, llegando a hablar de posibles ministerios oficiales para las mujeres.


Luis Miguel Modino, en el Amazonas

«Los nuevos caminos tendrán una incidencia en los ministerios, la liturgia y la teología (teología india)», reconoce el texto, que habla también de la necesidad de que la Iglesia reconozca las semillas de la Palabra. Se insiste en que todos deben entrar en un nuevo camino eclesial, fundamentado en una espiritualidad de contemplación y de gratuidad, que lleve a sentir alegría en convivir con los pueblos indígenas, de aprender su lengua, percibiendo su cultura y espiritualidad y trabajando desde la interculturalidad y la comunión entre los misioneros autóctonos y quien llega de fuera, haciéndose uno.

Por encima del texto, escrito con un lenguaje sencillo, pero al mismo tiempo de modo profundo y brillante, mostrando a grandes pinceladas la realidad, vida y posibilidades de la Amazonia, podemos considerar como elemento decisivo las treinta preguntas que, basadas en las explicaciones previas, aparecen al final del documento. En la medida en que sean respondidas en el mayor número de ámbitos, eso puede ayudar decisivamente a hacer realidad el deseo del Papa Francisco, establecer una dinámica de escucha que construya el proceso sinodal a partir de las voces de la Amazonia y de los diferentes pueblos que la habitan.

Leyendo el texto se percibe que son posibles cambios que no hace mucho tiempo eran lejanas utopías, sueños cada vez más reales que pueden construir esa Iglesia con rostro amazónico e indígena que muchos queremos.

Para leer el documento íntegro, pincha aquí:

CHILE:LA LECCIÓN DE LOS LAICOS DE OSORNO


Los laicos de OsornoRD

(José Agustín Cabré cmf).- No es bueno mirar con ojos rutinarios y corazón endeble lo que está aconteciendo en la comunidad católica de Osorno. Una situación que afecta más allá de sus límites y abarca al país entero y a la iglesia en su totalidad.

En estos días se espera que funcionarios de la curia de Roma vengan a Chile a lavar manchas de aceite, ver bajo el alquitrán y enmendar rumbos.

Con esto se confirma que la iglesia chilena es incapaz de revertir situaciones negativasenfrentando la verdad, reconociendo errores y haciendo propuestas de futuro.

¡Qué fracaso! ¡La solución tiene que venir desde Roma! Por eso es legítimo preguntarse: ¿en qué está la Conferencia episcopal? ¿Existe de hecho el Comité permanente de obispos? ¿Vale para algo la Nunciatura que se ha visto sobrepasada y mira desde la ventana cómo otros han tenido que asumir las responsabilidades que le correspondían?

Lo más positivo de todo este galimatías es el empoderamiento de la comunidad laical. Sin la voz, la presión y las razones, del laicado organizado no hubiera sido posible la sanación que empieza a darse para esa herida.

Se puede hacer la crítica que ha sido un grupo reducido el que ha estado alerta a que no le sigan pasando gatos por liebres. Pero casi siempre ha sido así en los buenos cambios históricos: un núcleo visionario, audaz, fortalecido por un ideario claro y rebelde a todo conformismo, termina por movilizar a las masas generalmente gregarias hasta que se convierten en movimiento provocador hacia nuevas tesis que hay que convertirlas en realidades.

Bien por el laicado de Osorno. Han dado una lección que deberá ser imitada por otras comunidades. Se tiene como consigna: nunca más pastores impuestos desde la estantería clerical; nunca más rebaños de ovejas que siguen a quien lleva la campanilla; nunca más la pasividad enfermiza de quien mira la vida social y eclesial como el gato mira un televisor: ve figuras que se mueven y no entiende absolutamente nada.

Las comunidades cristianas deben asumir su protagonismo y superar el clericalismo que ahoga, entontece y somete, olvidando que su misión es ser servidores y no señores en la comunidad.

La gran duda


SAB 2 JUN 2018 |  03:08 PM

A pesar de que la renuncia de toda la Conferencia Episcopal chilena fue una noticia que llenó de alegría a las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes, es muy pronto para celebrar sin ambigüedades. La eliminación total de los abusos al interior de la Iglesia Católica y las medidas para prevenir que delitos como estos no vuelvan a ocurrir es una meta lejana aún. Tanto Benedicto XVI como el Papa Francisco han liderado esta lucha al interior de la Iglesia, pero esta aún se encuentra lejos del alcanzar el principio de tolerancia cero tan anunciado por el actual Pontífice. Fue a comienzos del 2014, apenas un año después de haber sido elegido, que Francisco estableció la Comisión Pontificia para la Protección del Menor, cuyo objetivo era proveer a la Iglesia de urgentes reformas para proteger a menores y adultos vulnerables de abusos sexuales y asegurar que delitos como los sucedidos ya no se repitan en la Iglesia. El propio Sumo Pontífice declaró entonces que la pedofilia afectaba al 2% de los sacerdotes católicos. Sin embargo, a los tres años de trabajo, dos sobrevivientes de abusos sexuales miembros de la comisión (entre ellos la emblemática Marie Collins) renunciaron por la falta de cooperación que recibían por parte de las otras instituciones vaticanas, especialmente la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es la encargada de investigar y sancionar los casos de abusos al interior de la Iglesia. La comisión creada por el Papa había recomendado un elemento clave para terminar con el encubrimiento que ha permitido la perpetuación de estos delitos, ese elemento era la creación de un tribunal para juzgar a obispos negligentes en la persecución de la pederastia. Esta medida fue considerada inaceptable por la Congregación para la Doctrina de la Fe y su prefecto, el cardenal alemán Gerhard Müller, reconocido como el principal obstruccionista a la reforma profunda de la Iglesia. Quizás por esto o porque este cardenal alemán también es sospechoso de haber desoído las denuncias de abusos que afectaban a 500 niños en una escuela de Alemania que el Papa lo reemplazó por el sacerdote jesuita Luis Francisco Ladaria Ferrer.

Marie Collins, una mujer irlandesa que fue abusada por un sacerdote cuando tenía 13 años, siempre ha exculpado al Papa Francisco del escaso avance de la lucha contra la pedofilia. “El Papa está haciendo lo mejor que puede”, ha dicho Collins cada vez que ha sido consultada. Pero la pugna interna entre quienes quieren reformas y sanciones profundas contra los abusos sexuales y los que siguen creyendo en la protección de la Iglesia aún a costa de la vulneración de niños y adolescentes en el mundo sigue presente y el Papa está en medio.

La insistente defensa del obispo Barros en su viaje a Chile puede ser tomada como otro ejemplo de esta pugna. Francisco se desdijo, pidió perdón y acusó haber sido “mal informado”. La responsabilidad de esta mala información cae, sin duda, en los obispos chilenos, pero también en sus “ministros” en el gobierno de la Iglesia, que es la Curia romana. De hecho, todas las iniciativas más contundentes en el combate de los abusos han sido iniciativas más personales que colectivas por parte del Papa. Ha sido el Santo Padre quien ha pedido perdón insistentemente, quien organizó la comisión, quien se ha reunido con las víctimas y dedicado a ellas largas horas de acompañamiento. Fue él quien también envío a monseñor Scicluna a realizar un informe sobre los abusos en Chile y fue él quien llamo a asumir sus responsabilidades a los obispos chilenos. Pero qué pasa con organismos que se deberían dedicar a estos temas como la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Congregación de los Obispos. Solo este último prefecto acompañó al Papa en sus reuniones con la jerarquía chilena. El silencio o falta de proactividad de las instituciones vaticanas es algo manifiesto. Tanto es así, que en su ultima carta dirigida a los católicos chilenos recién el 31 de mayo, el Papa les pide a los laicos que protagonicen los cambios y que hablen cuando algo les parece mal. Esos laicos que llevan años siendo censurados por obispos que como el mismo Papa ha dicho se creían dueños de la verdad.

Ahora la gran duda es si el Papa, por más carácter o carisma que tenga, podrá solo con esta enorme reforma en un tema que, además, llena de vergüenza a la Iglesia mundial. El tibio comunicado oficial del Papa al término de las reuniones con los obispos chilenos, donde nada decía de sus renuncias, y el tiempo que ha pasado sin que se informe de la aceptación de alguna de estas dimisiones, añaden más incertidumbre. De hecho, sin que se hubiese filtrado el duro documento que el Papa entregó a los obispos chilenos sobre los abusos en Chile, estas reuniones no habrían generado el impacto que finalmente tuvieron. ¿Impidió alguien que el Papa fuera públicamente más contundente con los obispos chilenos? La filtración del documento ha permitido conocer el verdadero pensamiento del Papa contra los obispos encubridores, apoyando de manera indirecta la necesidad de hacer obligatoria a los obispos la denuncia de los abusos sexuales, una de las conclusiones más polémicas de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores. Quizás Jorge Mario Bergoglio está actuando de hecho, ante las resistencias institucionales, para avanzar en los cambios que él quiere ver en la Iglesia. Nada nuevo en este Papa, considerado uno de los más hábiles políticamente, pues usó el mismo método para que se permitiera a los divorciados vueltos a casar el sacramento de la comunión. ¿Cuál es ese método? Evitar el enfrentamiento directo contra el statu quo a través de cambios de facto, reformas de hecho. Veremos si esta estrategia también le da resultados en el drama de los abusos en la Iglesia.

http://www.latercera.com/reportajes/noticia/columna-de-monica-perez-la-gran-duda/189649/

A %d blogueros les gusta esto: