EL ESPEJO CRÍTICO DE LA PALABRA DE DIOS: Los faraones de ayer y los de hoy: Anibal Cañaveral Orozco.


 

 

Los siguientes apartados conducen a una mirada crítica de los textos bíblicos que nos ayude a desentrañar alternativas hermenéuticas que iluminen el actual contexto colombiano en las elecciones del próximo 17 de junio de 2018. Necesitamos mirarnos en el espejo crítico de la Palabra de Dios, para reconocer que estamos ante una oportunidad única de cambiar la historia de violencia, muerte, despojo y exclusión que representa el proyecto político del uribismo y enfrentar los retos y desafíos que demanda el proyecto de la Colombia Humana, representado en Gustavo Petro y Ángela María Robledo, sin idealizarlo tampoco, pero reconociendo su cercanía a valores más humanos y éticos que el del uribismo. Resulta imposible igualarlos en la misma medida de inconveniencia para el país, porque sus fundamentos éticos y humanos se enraízan en contextos completamente diferentes. Intentar hacerlo, es quedarse en una postura simplista que no resiste ningún análisis crítico y ético, mucho menos cristiano, si nos dejamos iluminar por el Proyecto de Vida de Jesús de Nazaret.

  1. La reforma agraria de José (Gn 47, 13-26)

Quienes comenzamos leyendo las historias de José en el libro de Génesis sentimos en los primeros tiempos una identificación con el personaje y nos fuimos haciendo una imagen positiva de él. Después, evocábamos a José con nostalgia, como si lleváramos un José dentro. Nos fascinaba leer el ciclo de José desde su aparición en la familia de Jacob hasta llegar al puesto de gobernador en Egipto, segundo después del faraón. Recorríamos tantos episodios de su vida sin una pizca de conciencia crítica, hasta que un día se nos abrieron los ojos (mejor, nos los ayudaron a abrir) y se nos fue desmoronando la figura y la imagen idealizada de José.

Y esa imagen romántica se fue diluyendo a raíz de la lectura de Gn 47, 13-26 (La reforma agraria de José). Esa lectura es tremendamente iluminadora para los tiempos de hoy. Revela cómo el faraón y José aplican una política de despojo del pueblo hasta convertirlo en esclavo y terminar agradeciendo y bendiciendo a sus opresores. Hay grandes semejanzas y coincidencias con el proyecto del uribismo hoy, pero también con la actitud del pueblo que interioriza la figura del opresor y con el papel que cumple el aparato ideológico de lo religioso y lo político.

  1. Sueños del opresor / sueños del uribismo

Génesis 47, 13-26 no se puede leer e interpretar sin Gn 41, 1-57, para comprender el entramado que se teje en estas narraciones. Resulta que el faraón tuvo dos sueños que nadie de su imperio supo explicárselos (41, 8). Ni adivinos ni sabios pudieron interpretar aquellos sueños.  Difícilmente el pueblo puede explicar los sueños de los opresores cuando se ponen de por medio instrumentos ideológicos para defenderlos. Por eso se cree todos los cuentos y las mentiras que le echan. Sueños bastante parecidos a los sueños del uribismo. Génesis 41, 12 da una pista para comenzar a desentrañar lo que se esconde en los sueños del faraón. Dice: “Había allí con nosotros un joven hebreo, esclavo del capitán de la guardia; nosotros le contamos nuestros sueños, y él nos los interpretó, a cada cual según lo que habíamos soñado”.  No perdamos de vista dos detalles: joven hebreo y esclavo del capitán.

El ciclo de José comprende una larga narración (Gn 37, 1-50, 26), construida sobre varios motivos, pero en especial uno, los sueños. En el inicio se prefigura el final. Sueño 1: “Estábamos nosotros atando gavillas en el campo; mi gavilla se alzó y se mantuvo derecha, mientras que las de ustedes estaban alrededor de la mía y se inclinaban ante ella” (Gn 37, 7). Sueño 2: “Veía que el sol, la luna y once estrellas se postraban ante mí”. Estos dos sueños marcan la ruptura con su familia. Sus sueños prefiguran poder sobre su propia familia, al punto que su padre dice: “-¿Qué sueño es ése que has tenido? ¿Es que yo, tu madre y tus hermanos tendremos que postrarnos ante ti?” (v. 10). Dos nuevos sueños catapultan a José. Los sueños del opresor, los del faraón. Solamente José los ha podido interpretar, y por ello se hace acreedor al siguiente reconocimiento: “Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay hombre tan inteligente y sabio como tú. Tú serás quien gobierne mi casa, y todo mi pueblo te obedecerá; sólo yo estaré por encima de ti” (Gn 41, 39-40).

Los sueños del faraón, interpretados por José, se describen en el relato de 47, 13-26. No hay que perder detalles como estos: “-Mira, yo te pongo al frente de todo el país de Egipto” (v. 41). Uribe y Duque, o como dicen: “El que dijo Uribe”, una oportuna parodia para desentrañar en estos tiempos. “El faraón dijo a José: -Yo soy el faraón, pero sin tu permiso nadie se moverá en todo Egipto”. Y después, otro detalle para ayudarnos a leer críticamente los sueños de los opresores: “Y el faraón impuso a José el nombre de Zafnat Panej, y le dio por mujer a Asenet, hija de Potipera, sacerdote de On” (v. 45). Impresionante las alianzas de los poderes y el papel que van a desempeñar en el programa de gobierno que ejecutará José, como primer ministro del faraón.

  1. Despojo en el tiempo del faraón / Despojo en los tiempos del uribismo

Conviene hacer la invitación a leer Gn 47, 13-26 e ir apuntando los detalles de cómo se desarrolla esta reforma agraria. Es importante considerar el valor simbólico del número (7) en los sueños del faraón con relación a las vacas hermosas y gordas y las vacas flacas, lo mismo que de las espigas granadas y hermosas y las espigas raquíticas que devoraron a las hermosas (Gn 41, 1-7). Ahí está simbolizado el proyecto faraónico, sustentado en la ganadería y la agricultura. Génesis 47, 13-26, describe descarnadamente un proceso de despojo que comienza con una situación de acumulación y almacenamiento del trigo (agricultura). José había llenado los depósitos y almacenes de trigo en los años florecientes de la agricultura. El hambre tenía desesperada a la gente de Egipto y de Canaán.

La segunda acción de esta política imperial es despojar al pueblo de su poder adquisitivo, del dinero, y acumularlo en la banca del faraón. Vamos viendo entonces la lógica y el espíritu de la reforma agraria de José, esa que tantas veces leímos de manera ingenua y acrítica y hasta aplaudimos en las iglesias. José acabó acumulando todo el dinero que había en Egipto y Canaán, es decir, el dinero que la gente tenía. Cualquier parecido con la realidad del gobierno de Uribe, de Santos y del que nos espera con Duque no es pura coincidencia. Esos gobiernos quebraron la agricultura, llevaron al campo a la más absoluta miseria y empobrecimiento, favorecieron la banca, aumentaron el IVA, crearon los impuestos para financiar la guerra y feriaron las riquezas naturales en títulos mineros a las transnacionales. En resumen, se agotó el alimento (pan) en Egipto y Canaán, se agotó el dinero de la gente y se acumuló en la banca del faraón.

Ante el hambre, el pueblo acude al opresor: “-Danos pan; ¿vas a permitir nuestra muerte porque se nos ha terminado el dinero?” (v. 15). Y el gobernante responde de una forma que indigna para todo tiempo, también para el de hoy: “Si ya se les terminó el dinero, entréguenme sus ganados y a cambio les daré grano” (v. 16). Tercer despojo: sus caballitos, ovejas, vacas y burros. Y el hambre les llevó a entregar sus ganados a cambio de pan. Y todavía hoy, en nuestras iglesias se sigue leyendo este texto como si nada pasara, y creyendo que José es un buen gobernante, y que si hoy estuviera participando en campaña política habría que correr a votar por él. Olvidaba que ahí sigue su copia o su clon, o mejor el faraón Uribe y el aspirante a presidente: Duque. El José de hoy.

Pero todavía no terminan las cosas. Los políticos saben administrar el hambre y la guerra, el miedo y la represión. Cuarto y quinto despojo: “-A nuestro señor no se le oculta que se nos ha acabado el dinero; también el ganado es ya de nuestro señor; solo nos queda entregarle nuestro cuerpo y nuestras tierras” (v. 18). El cuarto despojo consistió en venderle a José para el faraón sus cuerpos, su libertad (quedar convertidos en esclavos). El quinto despojo, venderle sus tierras. En uno de los más horrendos textos de la Biblia, leemos: “¿Vas a permitir que perezcamos nosotros y nuestras tierras? Cómpranos a nosotros y a nuestras tierras a cambio de pan” (v. 19). El hambre y la extrema necesidad lleva al ser humano a vender lo invendible, lo sagrado: su cuerpo y sus tierras. Y la voracidad del sistema y del imperio no tiene límites.

El sexto despojo se refiere a la venta de la conciencia, esa que también se vende hoy en las elecciones y que al uribismo y toda la clase política tradicional y corrupta le sobran agallas. El texto bíblico es claro en desnudar: “Seremos esclavos del faraón nosotros y nuestras tierras, pero danos semillas para que podamos vivir y no muramos, y para que nuestras tierras no queden convertidas en campos desérticos” (v. 19). Aquí entronca aquella referencia inicial que hacía sobre cómo Montebello y Alejandría, y más del 50% de los municipios afectados por el conflicto armado le volvían a entregar los votos al uribismo. Al uribismo que con su proyecto paramilitar y de la seguridad democrática desplazó a millones de campesinos, les arrebató más de 5 millones de hectáreas de tierra y se habla de más de cuatro mil falsos positivos y más de 80 mil desapariciones.

Un cronista de la época daría fe de esto que ha pasado, mejor leámoslo del propio narrador del texto bíblico:

Así adquirió José para el faraón todas las tierras de Egipto, pues los egipcios, empujados por            el hambre, le vendieron sus campos; y así el país pasó a ser propiedad del faraón. De ese          modo el faraón redujo a servidumbre a todo el pueblo, del uno al otro extremo de Egipto (v.        20).

Y saber que este texto bíblico se podrá volver a actualizar dentro de poco, si el pueblo no despierta, no abre los ojos y no reacciona: Así adquirió Iván Duque para el uribismo las tierras del campesinado pobre, de las comunidades afrodescendientes y de los pueblos indígenas para los grandes terratenientes y empresarios, para las multinacionales de la minería extractiva y al pueblo le quedará, como al de Egipto, el siguiente recuerdo:

Entonces el faraón se quitó el anillo de su mano y lo puso en la de José. Hizo que lo vistieran     con ropas de lino finísimo y puso en su cuello el collar de oro. Lo hizo montar en la carroza de su primer ministro, y la gente gritaba a su paso: «¡Gran Visir!» Así lo puso al frente de todo Egipto (Gn 41, 42-43).

Llegamos al séptimo y último despojo, el de la dignidad humana, la total degradación, la absoluta alienación del ser humano. Un largo texto de la Sagrada Escritura da cuenta de esta desoladora tragedia, a la que en la mayoría de nuestras iglesias se proclama como Palabra de Dios. Veamos:

José dijo después al pueblo: -Hoy los he comprado a ustedes y a sus tierras para el faraón;    aquí tienen semillas para que cultiven sus tierras; cuando llegue la cosecha entregarán la   quinta parte al faraón; las otras cuatro partes serán para la siembra de los campos y para que      ustedes y sus familias se alimenten. Ellos respondieron: -Tú nos has salvado la vida, en ti         hemos encontrado comprensión; seremos siervos del faraón (vv. 23-25).

Así ha triunfado el proyecto del faraón, el proyecto de los opresores, llevando al pueblo a dar las gracias por haber sido despojado absolutamente de todo, hasta de su dignidad. El discurso es engañoso para imponer los tributos (impuestos hoy). José les habla de sus tierras. ¿Cuáles tierras? Ya se las había quitado. Los pone a tributar para el faraón. Las cuatro partes son engañosas, si se toma en cuenta los altos costos de sembrar y el de familias, cuando eran familias extendidas y numerosas. Esta misma realidad es la que ha vivido el pueblo colombiano en los dos gobiernos de Uribe y en el que se avecina ahora. Nuevamente el pueblo campesino, en buena parte, es engañado y llevado a este abismo de perder su dignidad y agradecer a su opresor.

  1. ¿Quiénes hicieron la tarea allá y quiénes la hacen hoy?

Llegamos a uno de los puntos más decisivos en la intencionalidad de este artículo. ¿Quiénes se encargaron de conseguir que el pueblo llegara a este extremo de ser despojado de su dignidad? ¿Quiénes se encargan hoy de hacer este trabajo de que el pueblo vuelva a llevar al poder al uribismo? ¿Quiénes contribuyen a realizar la tarea de agradecer y reconocer al opresor como un mesías salvador? El pasaje bíblico nos aporta una perla visible en dos partes: 1) “Solamente dejó de comprar las tierras de los sacerdotes, porque ellos tenían por decreto una asignación del faraón y vivían de ella; por eso no vendieron sus tierras” (v. 22); 2) “Y José estableció esta ley, que todavía está vigente en Egipto: que una quinta parte es para el faraón. Sólo las tierras de los sacerdotes no pasaron a ser propiedad del faraón” (v. 26). Un análisis crítico podría intuir que los sacerdotes fueron los encargados de hacer esta tarea de adormecimiento y domesticación del pueblo, pues no pasaron por el hambre, eran alimentados por el faraón y conservaron sus tierras como contraprestación a su complicidad con el sistema faraónico. Antes habíamos leído que José se había casado con la hija del sacerdote del dios On (Gn 41, 45). Ahí vemos la confabulación del poder político con el poder religioso.

Sobre quiénes contribuyen a realizar la tarea hoy, el listado se agranda: a sacerdotes, pastores y líderes de las iglesias en los sectores rurales, hay que sumar el poder de los medios de comunicación y muchos profesores y profesoras de escuelas, colegios y universidades que contribuyen a esta condición de alienación y degradación humana. Creo que en estas tres instancias se instala, principalmente, el poder de la ideología que ha sostenido y sostiene el sistema político en Colombia que permite que año tras año sigamos repitiendo el proyecto faraónico (Antiguo Testamento) y el proyecto del imperio romano en los tiempos de Jesús, cuya amalgama de poderes (económico, político y religioso) se hizo presente en el juicio y crucifixión de Jesús de Nazaret.

Claramente se sabe del papel que están desempeñando muchos sectores de iglesias cristianas y evangélicas cuyos pastores y pastoras han adoctrinado al pueblo creyente para que respalde con su voto el regreso del uribismo. Sabemos que también sectores de las iglesias protestantes históricas participan de esta visión faraónica del uribismo. Y sabemos también, que amplios sectores de la Iglesia Católica respalda y sueña con el regreso del uribismo al poder, como sucedió con el Plebiscito de 2016 en cuanto al SI o al NO por los Acuerdos de Paz.

Claramente se sabe del papel desempeñado por los grandes medios de comunicación como ya se expresó en las primeras páginas de este artículo. Sin generalizar, porque hay excepciones, como las de un periodismo crítico alternativo, lo que predomina en los directores de los medios y sus dueños, es la adulación y el endiosamiento del uribismo y la desfiguración y satanización de la Colombia Humana y de su representante Gustavo Petro. Su trabajo ideológico entra a lo más profundo de las conciencias del pueblo y logra el nefasto resultado de lo que lograron los sacerdotes en el tiempo del faraón y de José. Su arte de engañar al pueblo no conoce límites ni escrúpulos éticos. Imponen la mentira como verdad absoluta, y mucha parte del pueblo se cree ciegamente esto.

Finalmente, el sistema educativo es otro de los que cumple eficazmente la tarea de mantener al pueblo en la postración y la dependencia mental e intelectual frente a la construcción de una ciudadanía libre y crítica. Se evidenció un resurgir de esta ciudadanía de la libre opinión en las grandes ciudades y en las intermedias. El pedagogo Julián de Zubiría nos aporta en el papel de la educación y su relación en los resultados de las elecciones del 27 de mayo. Dice Zubiría: “Un país donde menos del uno por ciento lee de manera crítica no se maneja con ideas sino con emociones” (Zubiría, 2018, prr. 1).

 

Aníbal Cañaveral Orozco

Teólogo, biblista y profesor de Uniclaretiana

Medellín, junio 14 de 2018

 

Remitido al e-mail

COLOMBIA. 50 AÑOS MEDELLIN. HUBO INTERCOMUNIÓN-EN COMUNIÓN: Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


 

¿Por qué se le pondrá tanta arandela al Proyecto de Jesús de Nazareth? Lo que leo y veo, respecto a la realidad eclesial, tanto en el interior de la Iglesia misma como fuera de ella, disculpen, pero es más doctrina, dogmas, reglas, normas y constituciones, que Evangelio.

La Intercomunión ya viene definida en el mensaje del Evangelio cuando leemos:

 

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros.» Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.»

 

Marcos 9: 38-40

 

La palabra «intercomunión» de por sí, la define  el diccionario diciendo: «Unión o relación entre varias iglesias, que se da de forma oficial». Este tipo de obstáculos, se pueden solucionar con la práctica, que se va abriendo y derribando muros y fronteras.

 

Pareciera que la palabra «intercomunión» por su legalidad oficializada, por las normas, leyes y reglas suscritas en el papel, quisiera superar y sobreponerse a la palabra «común unión»= comunión.

 

La acción del Espíritu de Dios sopla donde quiere y es libre como el viento, no se deja atrapar y nadie puede atraparlo. Personalmente he tenido el privilegio de haber sido testigo de sus obras de intercomunión en comunión.

 

Seminario Conciliar de la Arquidiócesis de Medellín, donde se celebró hace 50 años la IIª Conferencia Episcopal Latinoamericana.

 

En la ciudad de Medellín hace 50 años (Agosto 26- Septiembre 8/68) en la celebración de la IIª. Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) en la Capilla del Seminario Mayor de la Arquidiócesis de Medellín, siendo arzobispo Monseñor Tulio Botero Salazar, pastor de grata memoria, se  celebró el acto más importante de Intercomunión=comunión, que se haya, entre los 247 asistentes, incluyendo los obispos en dicha reunión. Hubo tres categorías de participantes: miembros efectivos con voz y voto, miembros con voz, pero sin voto y (secretarios ejecutivos del CELAM, miembros de la CLAR, invitados en calidad de expertos, asesores y los observadores, y no-católicos). La presencia de los laicos fue muy escasa. Aquí hubo obra y acción del Espíritu Santo, ya que sólo estaba previsto que hicieran presencia en los plenarios y contra todo lo previsto tanto los laicos como los miembros de otras confesiones cristianas no-católicas, pudieron estar presentes en comisiones y subcomisiones, como estaba previsto en el reglamento, art 20.e.

 

Con viva emoción y como testigo de lo acontecido, destaco el hecho histórico e imborrable, de intercomunión y comunión, que en Medellín, hace 50 años, se produjo. Once observadores no católicos, pidieron comulgar en la Eucaristía final. Permiso que les fue concedido y ante los aplausos de gozo y aprobación de la Asamblea, les ví avanzando por la nave central hacia el altar a comulgar: al obispo anglicano David Reed, al Hermano Roger de Taizé, seguidos de los  luteranos y presbiterianos…

 

Este hecho no ha sido registrado en la Historia de la Iglesia, se realizaron memorias fotográficas, pero fueron censuradas  por la ley y las normas y condenadas, al igual que el permiso que otorgó el arzobispo anfitrión: Monseñor Tulio Botero Salazar.

 

El Papa Francisco, es hoy  un aire fresco dentro de la Iglesia, igual que lo fueron en su momento Juan XXIII y Pablo VI. Alabo y bendigo el esfuerzo de intercomunión=comunión, dando gracias a Dios, por hacernos descubrir y realizar la fraternidad como hijas e hijos de Dios. Dios Madre y Padre lo guarde y lo proteja siempre.

 

 

 

*Presbítera católica romana.

Gloria Cecilia Nárvaez: 16 meses de su secuestro en Malí


Gloria Cecilia Nárvaez: 16 meses de su secuestro en Malí

14 de junio del 2018

Una nueva prueba de supervivencia reanimó la idea ver a la monja Gloria Cecilia Nárvaez volver a su país: Colombia. Ella, que completa 1 año y cuatro meses en manos de un grupo extremista yihadista en Malí, apareció en un video en el que pide al Papa interceder por su liberación.

En las nuevas imágenes difundidas por el grupo extremista a cadenas mediáticas del Medio Oriente, se ve a la religiosa un poco más frágil físicamente de lo que estaba en las dos pruebas que fueron enviadas con anterioridad. En el video se ve junto a otra monja que se encuentra recluida junto a la colombiana, una italiana llamada Sophie Petronin.

Ambas personas están en una aparente carpa amarilla. El video fue grabado el pasado 7 de mayo y publicado el pasado 13 de junio por la cadena SITE Intelligence Group que investiga y trabaja en la información de grupos terroristas, con un grupo especializado de comunicadores.

Según la directora de este portal, el grupo terrorista habría hecho solicitudes de dinero a cambio de la liberación pero hasta el momento se desconoce el monto. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia se ha negado a cancelar sumas de dinero porque eso significaría financiar los grupos extremistas y terroristas alrededor del mundo.

El secuestro

Este calvario empezó hace más de un año, el 7 de febrero de 2017, cuando Gloria Cecilia Nárvaez viajó como voluntaria en una misión de ayuda a Malí. Estaba junto a otras compañeras atendiendo a la población de Bamako, cuando un grupo de yihadistas armados entró a la población cerca de las 9:00 p.m.

Según declaró la madre Noemí, superiora de la congregación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada en Bogotá, en el momento del secuestro Sor Sofía logró encerrarse en una habitación, Sor Adelaide se refugió en el puesto de salud y cuando le preguntaron a Sor Clara cuánto dinero darían por ella, fue cuando Sor Gloria intercedió y exigió que la dejaran en paz. A los atacantes les respondió que como misioneras no tenían dinero para rescates y los atacantes decidieron llevársela a ella.

La religiosa Narvaéz nació en Pasto, Nariño, y lleva más de 40 años formando parte de la congregación de hermanas franciscanas. Al momento de su secuestro, llevaba seis meses desempeñando un trabajo como misionera para educar a niños y mujeres musulmanas en situación vulnerable.

Las autoridades desconocían el grupo que atacó a la población, pero cerca de tres meses después se conoció un video en el que aparece viva, entrega pruebas de vida y el grupo extremista Al Qaeda acepta su participación en el secuestro.

Aunque algunos países han intervenido en Malí contra los grupos terroristas, algunas zonas del país aún continúan bajo el poder de los yihadistas. Entre ellas, la zona de Costa de Marfil y Burkina Faso, esta última fue identificada por las autoridades como destino del grupo que secuestró a Sor Gloria Cecilia Nárvaez hace un año.

https://www.kienyke.com/historias/monja-secuestrada-cecilia-narvaez

EE.UU. Untener, el tercer obispo que desafía el sacerdocio masculino 


Este artículo aparece en la serie de artículos de NCR Archives . Ver la serie completa .

Nota del editor:  esta historia apareció originalmente en el número del 23 de octubre de 1992 de NCR.

SAGINAW, MICHIGAN – En un artículo de 2,000 palabras, el obispo Kenneth E. Untener de Saginaw ha preguntado si la iglesia puede ordenar mujeres como sacerdotes.

La pregunta «claramente tiene argumentos en ambos lados que no pueden tomarse a la ligera», escribió en la edición de otoño de Seasons, una publicación trimestral de la diócesis de Saginaw. La «pregunta fundamental», dijo Untener, es si la prohibición de sacerdotes incluye una «doctrina de la iglesia» inmutable, como se ha argumentado en documentos oficiales de la iglesia, o solo «reglas de la iglesia» cambiantes, como sostienen «algunos teólogos y eruditos de las Escrituras». »

SERIE DESTACADA:
Explore este informe especial de NCR con artículos recientes sobre el tema de la inmigración y la separación familiar.

La edición de otoño de Seasons, que apareció en octubre, se dedicó por completo al tema «Mujeres y la Iglesia» e incluyó varios artículos sobre mujeres en ministerios de la iglesia, entre ellos mujeres que se sienten llamadas al ministerio ordenado. Untener fue al menos el tercer obispo católico de los EE. UU. En plantear la cuestión de las mujeres sacerdotes en las últimas semanas.

A principios de septiembre, el obispo Michael H. Kenny de Juneau, Alaska, publicó un artículo en Estados Unidos, un semanario nacional jesuita, en el que dijo que encontraba insatisfactorios los argumentos de Roma contra el ordenamiento de mujeres. Más tarde ese mes, el Obispo Auxiliar P. Francisco Murphy de Baltimore escribió en Commonweal, una revista católica nacional editada por laicos, que él cree que las mujeres deberían ser ordenadas porque «la justicia lo exige».

Untener no dijo en su artículo si acepta o rechaza la posibilidad de ordenar mujeres sacerdotes. En cambio, expuso primero los cuatro argumentos principales de la declaración del Vaticano de 1976 sobre el tema de por qué la prohibición de las mujeres sacerdotes es una cuestión de doctrina, luego los principales contraargumentos de los eruditos en respuesta a la posición del Vaticano.

Los cuatro argumentos se centran en lo que Jesús quiso decir, si la tradición de la iglesia en esta área es normativa, si solo los hombres pueden actuar «en la persona de Cristo» como sacerdotes, y si el simbolismo de novia y novio de Cristo y su iglesia es tal que el sacerdote debe ser un hombre

El año pasado en un artículo más académico en Worship, una revista nacional sobre liturgia y teología, Untener argumentó en contra de la interpretación actual de «en la persona de Cristo» como la exigencia de sacerdotes masculinos ( ver la historia que lo acompaña ).

En su nuevo artículo, Untener sugirió que si la iglesia se alejara de la posición de que la prohibición de las mujeres sacerdotes es una doctrina vinculante para una posición diferente, no sería la primera vez que la iglesia ha hecho ese cambio. Como un ejemplo, él citó la enseñanza, una vez sostenida firmemente como doctrina pero ahora repudiada, «que Moisés escribió los primeros cinco libros de la Biblia».

Decidir qué enseñanzas son realmente «una parte esencial de nuestra tradición apostólica» e inmutable, y cuáles son puntos de vista sujetos a cambios «, no siempre es evidente por sí mismo», escribió Untener. Instó a las personas a discutir el tema en una atmósfera de fe y caridad «en lugar de simplemente descartar al otro lado como neandertal o herético».

Como Murphy, Untener sugirió que la cuestión de la ordenación de las mujeres hoy es de gran importancia, «no muy diferente a la iglesia primitiva cuando lidiaba con la cuestión de si los gentiles podían ser miembros de la iglesia sin someterse a la ley judía con respecto a la circuncisión y alimentos inmundos».

«Jesús siguió la ley judía pero no habló explícitamente sobre la cuestión, por lo que los primeros cristianos no sabían lo que pretendía con sus acciones», escribió. «Tuvieron que luchar con el tema, y ​​Peter y Paul tuvieron opiniones diferentes durante la lucha. Debemos enfrentarlo con la misma honestidad que la iglesia primitiva y confiar en que el Espíritu nos guiará por los senderos correctos».

https://www.ncronline.org/news/parish/ncr-archives-untener-3rd-bishop-challenge-male-priesthood

El arzobispo dice que no estaba seguro si los sacerdotes violando a los niños eran un crimen 10 DE JUNIO DE 2014 POR MICHAEL STONE


Despreciable y repugnante: en una muestra increíble de cobardía moral y engaño, el jefe de la Arquidiócesis de St. Louis dijo bajo juramento que no estaba seguro de si sabía si era ilegal que los sacerdotes tengan relaciones sexuales con niños.

Después de admitir que protegía a los sacerdotes pedófilos del enjuiciamiento, el arzobispo de San Luis, Robert Carlson, declaró que no estaba seguro de saber si era ilegal que los sacerdotes tuvieran relaciones sexuales con niños cuando fue canciller de la archidiócesis de las Ciudades Gemelas en la década de 1980, de acuerdo con una transcripción de la corte .

El arzobispo Carlson también dijo bajo juramento que no podía recordar cómo manejó las acusaciones de abuso contra un sacerdote de Minnesota hace años. Pero Carlson admitió que nunca fue a las autoridades después de descubrir a un sacerdote involucrado en una conducta sexual criminal con un menor.

Carlson fue depuesto el mes pasado en un caso contra la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis, donde Carlson investigó denuncias de abuso desde 1979 hasta 1994.

Durante la declaración del mes pasado, el abogado Jeff Anderson le preguntó a Carlson si sabía que era un delito que un adulto tuviera relaciones sexuales con un niño.

«No estoy seguro de si sabía que era un crimen o no», respondió Carlson . «Entiendo hoy que es un crimen».

Anderson continuó preguntando a Carlson si sabía, en 1984, cuando era obispo auxiliar en la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis, que era delito que un sacerdote tuviera relaciones sexuales con un niño.

«No estoy seguro de si lo hice o no», dijo Carlson .

Los documentos muestran que Carlson hizo una elección consciente para proteger a los delincuentes sexuales acusados ​​y ocultar crímenes. Anderson dice que Carlson usa las palabras «No me acuerdo» 193 veces bajo juramento cuando se le preguntó sobre su conocimiento de casos de abuso sexual infantil en la iglesia.

Carlson dejó Minnesota en 1994 y se desempeñó como obispo en Sioux Falls, Dakota del Sur y Saginaw, Michigan, antes de convertirse en arzobispo de San Luis en 2009.

En respuesta a las preguntas del lunes, la Arquidiócesis de St. Louis emitió una declaración que decía que «si bien no era capaz de recordar su conocimiento de la ley exactamente como lo era hace muchas décadas, el Arzobispo dejó claro que sabe que el abuso sexual infantil es un delito hoy «. La declaración también dijo que la» postura moral de Carlson sobre el pecado de la pedofilia «es» que es una ofensa muy atroz «.

La afirmación del Arzobispo de que él no sabía que era un crimen que un sacerdote violara a un niño es increíble. El hecho de que la iglesia católica continúe apoyando a este monstruo moral es predecible.

Este triste episodio es otro recordatorio del fracaso de la Iglesia Católica para proteger a los niños. La corrupción moral de la Iglesia Católica está ahora bien documentada. La marca católica está para siempre empañada, reducida a un símbolo de corrupción moral y decadencia, símbolo de inhumanidad, símbolo de niños rotos y muertos .

El arzobispo de San Luis, Robert Carlson (Imagen a través de Screen Grab)
El arzobispo de San Luis, Robert Carlson (Imagen a través de Screen Grab)

http://www.patheos.com/blogs/progressivesecularhumanist/2014/06/archbishop-says-he-was-unsure-if-priests-raping-children-was-a-crime/

A %d blogueros les gusta esto: