CHILE: Óscar Karadima: «Fernando, ¿cómo te atreves a morir de esta manera, como un soberbio que no pide perdón?


Oscar KaradimaLa Tercera

(Carla Pía Ruiz Pereira, en La Tercera).- A pocas semanas de su reunión con Francisco, a principios de junio, Óscar Karadima, uno de los hermanos menores de Fernando Karadima, habla por primera vez sobre el encuentro, su reservada estadía en Santa Marta y los últimos contactos con el polémico sacerdote, cuyos abusos de conciencia y sexuales terminaron por cambiar la historia de la Iglesia en Chile. Aquí está la que asegura será su única entrevista sobre el tema.

«Esta es la entrevista que nunca hubiese querido dar». Óscar Karadima, 77 años, está sentado en un café de Las Condes. Óscar está enojado y golpea la mesa. Óscar está triste y se le quiebra la voz. Óscar quiere que, de una vez, su apellido sea respetado. Karadima.

Fue su apellido el que lo llevó hace un par de semanas a 11.900 kilómetros de Chile.

Ese día, el sábado 1 de junio, Óscar Karadima se despertó temprano en la Casa Santa Marta, el mismo lugar donde duermen obispos y cardenales. El día transcurrió tranquilo, hasta que a las cuatro de la tarde fue a misa. Terminó a las cinco. Volvió, junto con todo el grupo, a la recepción de la casa. Allí, Jordi Bertomeu se lo presentó.
Más sobre Iglesia

Óscar lo miró y, con nerviosismo, le estrechó la mano.

-Su Santidad, yo soy Óscar Karadima.

El otro hombre que estaba ahí le sonrió.

-Lo conozco muy bien a usted -dijo el Papa Francisco.
El Bosque del Vaticano

Óscar Karadima es 10 años menor que su hermano Fernando, el expárroco de El Bosque que hace siete años está condenado a una vida de oración y penitencia. Hoy, con 87 años, Fernando Karadima pasa sus días recluido en el Hogar de Ancianos San José, en Lo Barnechea.

A pesar de la tranquilidad que transmite, Óscar es un hombre de voz firme y decidida. Y si uno lo mira bien, el parecido con Fernando es impresionante.

¿Piensa mucho en su hermano Fernando?

Sí. Por el daño que nos hizo y por él, porque sigo pensando cómo es posible que un hermano mío haya hecho lo que él hizo.

Ustedes se parecen mucho, ¿lo recuerda cuando se mira al espejo?

Antes de seguir hablando, Óscar hace una larga pausa.

-No solo cuando me miro al espejo.

¿Lo han reconocido alguna vez en la calle como el hermano de Fernando Karadima?

¿A mí? ¡Ja! Siempre. ‘¿Y usted? Usted es hermano del padre Karadima, ¿no?’. Antes de que ocurriera toda esta tragedia yo pasaba mi carné de identidad tranquilo.

Óscar es el sexto de los ocho hermanos Karadima Fariña y el único que se ha referido públicamente a la situación de su hermano sacerdote. Dice que han pasado ocho años desde que comenzó esta pesadilla y que hoy, al fin, tiene las cosas claras.

Por eso, cuando el Papa comunicó que en febrero enviaría a Chile al arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y al sacerdote español Jordi Bertomeu, Óscar Karadima no dudó y pidió una audiencia.

Y contó todo. Otra vez.

El 21 de abril de 2010 es una fecha que ninguno de los Karadima va a olvidar. Menos Óscar, que despertó a las siete de la mañana con el sonido del teléfono. Su señora contestó. Era su hijo.«Prendan el computador». Óscar se levantó, obedeció y en los minutos en que la máquina demoró en estar operativa, Óscar ni siquiera lo pudo imaginar. El nombre de su hermano en primera plana, acusado de abusos sexuales.

-El mundo se me vino abajo.

A las ocho de la mañana, los hijos de Óscar Karadima llegaron a su casa. Se miraron, se abrazaron y lloraron. Sabían, dice Óscar, lo que se venía encima. Y lo que, a siete años, aún sigue marcando a toda la familia.

La reunión entre el hermano de Fernando Karadima y Jordi Bertomeu duró una hora. Al final, cuenta Óscar, no aguantó más y se quebró. Lloró. Jordi Bertomeu lo abrazó y le dijo:

-Don Óscar, lo comprendo perfectamente, pero no se olvide nunca que los hombres también lloramos cuando sufrimos mucho.

Tres meses después, un sábado de mayo, Óscar estaba en la casa de su hija celebrando el cumpleaños de una nieta. De repente sonó su teléfono: era Jordi Bertomeu y tenía un recado del Papa.

Quería que Óscar Karadima viajara al Vaticano. Y el 22 de mayo, en un comunicado de prensa, se hizo oficial.

«Del 1 al 3 de junio de 2018 el Santo Padre recibirá a un segundo grupo de víctimas del Rev. Fernando Karadima (…). Se trata de cinco sacerdotes que han sido víctimas de abusos de poder, de conciencia y sexuales. Junto a ellos habrá también dos sacerdotes que han asistido a las víctimas en su recorrido jurídico y espiritual, y dos laicos implicados en este sufrimiento».

Óscar Karadima es uno de los dos laicos, pero su nombre nunca fue público. Hasta hoy.

-Quiero salvar el honor de la familia Karadima -dice.

En la pequeña capilla de la Casa Santa Marta, la misa celebrada por el Papa el 1 de junio fue especial. Comenzó a las cuatro de la tarde y la concelebró con los cinco sacerdotes víctimas de El Bosque. Óscar estaba sentado al lado del otro laico y sabía que venía el momento. Jordi Bertomeu les avisó que en media hora más llegaría Francisco para comenzar con las reuniones individuales.

Tenían que esperar en un salón grande, el mismo que todos usaban para conectarse a internet, para poder hablar con sus familias. Óscar fue el primero en bajar. Estaba solo, cuando de repente sintió que había alguien más a su lado.

Era el Papa.

-Hola, ¿cómo está usted?, ¿dónde es la reunión?

Óscar no supo qué responder. A los pocos minutos llegaron Bertomeu y el resto de los invitados. Los presentó a Francisco. El tiempo estaba organizado, 15 minutos para cada uno. Así que todos llevaron una minuta con los temas que querían exponer. Óscar estudiaba hasta que Bertomeu lo interrumpió.

-Óscar, él te espera.

Entró a la sala y el Papa lo miró. Le sonrió. Lo saludó y le dio un apretón de manos.

-Santo Padre, en lo personal me duele hablar así de mi hermano, pero qué hacerle -dijo Óscar con la voz quebrada y los ojos llorosos. El Papa le tomó el brazo, como dándole confianza.

Víctimas de Karadima

Óscar siguió hablando.

-Toda la familia Karadima ha sido víctima de abuso de poder y de conciencia. Fernando era un hombre soberbio, un hombre autoritario, un hombre a quien le teníamos temor.

Le mostró una foto de su familia y le dijo que nunca nadie de la Iglesia chilena se había acercado para ver su situación.

-Ni Ezzati, ni Errázuriz, ni nadie reconoció nuestro dolor. Por eso, lo que también yo pido, porque nunca nadie lo ha dicho, es justicia con mi familia. El Papa fue el único que tuvo palabras de cariño y de consuelo hacia ellos. Me pidió que les transmitiera a mis hermanos, a mis hijos y a mis nietos el lamento suyo y que pedía perdón por lo que habíamos sufrido.

Y se despidieron.

Óscar salió, caminó hasta el salón, donde estaban los otros sacerdotes que lo acompañaron en el viaje, y lloró.

-Lloré, lloré con mucha fuerza. No lo podía controlar. Se me acercaron los sacerdotes y me abrazaron. Lloraba por mi familia.

En su mano, Óscar sostenía una foto.

Y en ella había un mensaje.

«A la familia de Óscar Karadima, con mi bendición y mi dolor por tanto sufrimiento que llevan. A nombre de Fernando, mudo e incapaz de caer en la cuenta, les pido perdón», Francisco, 2 de junio de 2018.

Los Karadima sin Karadima

Dicen que la rutina del expárroco de El Bosque parte temprano y termina muy tarde, escuchando la lectura del rosario. Y también se comenta que está enfermo, que toma medicamentos para la diabetes, la hipertensión y la depresión. Su hermano piensa distinto.

-La otra vez alguien lo fue a ver y me contó que estaba muy bien, que lo cuidan tres enfermeras día y noche. Tiene su televisor. No sé si sabe manejar WhatsApp, pero creo que se comunica con otras personas. Pero no con su familia.

En 16 de enero de 2011, Fernando Karadima fue condenado canónicamente por el Vaticano y el 22 de julio de 2011 esa condena fue ratificada. Incluso, la justicia civil determinó que los delitos existieron, pero estaban prescritos. A pesar de eso, Fernando Karadima siempre ha dicho que es inocente. Ni una sola palabra de arrepentimiento.

Y sus hermanos, su familia entera, se enteraron de la misma manera que todo Chile. Por la prensa.

-Fue brutal -dice Óscar.

En la casa de Jorge, el mayor de los Karadima Fariña, fue donde todos los hermanos se reunieron para hablar de la situación. Nadie entendía lo que pasaba. Apenas conversaron, estaban en shock.

-Nos pusimos cabeza abajo, sin mirarnos, y nos salieron las lágrimas a todos. Llorábamos sin decir nada.

¿Cuál era la relación de Fernando Karadima con su familia?

Nos despreciaba, no nos quería. Él tenía una actitud altanera. Él se creía superior a todos. No nos respetaba, no nos tomaba en cuenta. No nos dio nunca su número de celular.

¿Y quién tenía ese celular? ¿Juan Barros?

Sí.

¿Tomislav Koljatic?

Por supuesto.

¿Horacio Valenzuela? ¿Andrés Arteaga?

¡Por supuesto! Todos tenían su celular. Menos nosotros. Teníamos que llamar a la parroquia y ahí él nos llamaba de vuelta. Para verlo había que pedirle audiencia.

¿Alguna vez, después de todo lo que pasó, Fernando le pidió disculpas a su familia?

Nunca nos ha dado una explicación de nada. Ni siquiera antes de que reventara todo, ni siquiera nos reunió para anticiparnos que venía algo sobre él. Hasta el día de hoy, jamás nos ha pedido que vayamos a hablar con él para explicarnos lo que pasa. Nunca, jamás.

Antes de que se hicieran públicos los abusos sexuales de Fernando Karadima, ¿la familia supo algo?

Nada, jamás. Nunca supimos nada. Y en eso soy vocero de mis hermanos. Mis hermanos y mi familia me decían «nadie sabía nada». Mi familia no miente, en eso quiero reivindicarla.

¿Qué siente, además de pena, por toda esta situación que generó su hermano, Fernando Karadima?

Estoy indignado. Y cómo puedo no estarlo si nos manipuló a todos, desde mi madre para abajo. Él le decía ‘mamacita’ y a mi madre le daba puro sufrimiento. La llenaba de regalos. Mi madre decía: ‘De nada me sirve, yo quiero el cariño de mi hijo’.

Pero, tal como se comenta, Óscar confirma que, en lo material, el expárroco de El Bosque era preocupado. Aunque solo de eso: de lo económico, de lo financiero. De que, por ejemplo, a la casa de su madre no le faltara nada, de comprarle sus remedios, ropa.

-Pero no le daba amor. Muchas veces, cuando yo llegaba a su casa, la veía llorando a mares y me contaba que Fernando le había gritado y que se había ido dando un portazo.

¿Fernando Karadima alguna vez quiso a alguien?

No. Fernando solo se quiere a sí mismo.

¿Ustedes, como familia, fueron víctimas de su hermano?

Por supuesto. Un sacerdote tiene que ser humano con su familia. Tiene que regalar su tiempo, no regalar su dinero. Él regalaba dinero, que no sé de dónde lo sacaba.

¿Recibió dinero de su hermano?

En una cierta situación difícil le fui a pedir plata y me la dio. No voy a mentir. Pero siempre eso fue una forma de manipular, de poder tenerme en la mano. Pero que yo te diga que él fuera acogedor conmigo, que un día hubiese ido a la casa a relajarse, a hablar de cuando éramos niños, recordar a mi padre, recordar a mi mamá muerta, recordar cómo jugábamos… No, nunca tuvimos esa relación.

¿Cuánto daño le hizo su hermano a su propia familia?

Fernando fue siempre el gran culpable de la desunión de todos los hermanos Karadima. Nosotros, los Karadima Fariña, no somos unidos porque Fernando siempre se encargaba de hablar con unos mal de los otros.

¿Fernando trataba de desunir a la familia?

Sí, porque en la desunión él ejerce la fuerza.

En redes sociales, dice Óscar, ha visto cómo su apellido quedó marcado. «Karadima» es una alerta que creó en Google para que, cada vez que se publica algo que contenga esa palabra, le llegue directamente a su mail. Así ha recolectado, en ocho años, cerca de cinco gigabytes de información sobre el tema. Y ha leído todo.

-La honra de mi familia está en el suelo. Yo he leído en redes sociales «familia Karadima, familia de degenerados, familia encubridora, pedófila, porque encubren a un pedófilo». Y con eso yo lloro. Me indigna, porque sé que no somos así. Somos una familia buena, trabajadora. Nunca le hemos hecho daño a nadie.

El primer Karadima que llegó a Chile, desde Grecia, es el abuelo de Óscar y de Fernando Karadima. Es la única familia que hay con ese apellido.

-Mató el apellido, mató nuestra sangre. Fernando nos mató como familia con esto.

En 2011, Óscar Karadima dijo en una entrevista que no volvería a visitar a su hermano.

Eso hasta que llegó 2012.

Se juntaron algunos de los ocho hermanos: Jorge, el mayor; María Eugenia, hoy muerta; Sergio, Elena, Patricia y Óscar. Decidieron ir a visitar a Fernando, que por ese entonces estaba viviendo en el convento Siervas de Jesús de la Caridad, en Providencia.

Días antes, Óscar Karadima había estado revisando algunas fotografías y entre ellas encontró una foto de él y sus hermanos cuando eran niños. Era de enero o febrero de 1950, apenas unos meses después de que su padre había muerto. Estaban los ocho hermanos y su madre. Esa misma foto fue la que le llevó Jorge a Fernando cuando lo fueron a ver.

Le dijo que la familia se la llevaba de regalo. Fernando tomó la fotografía, la miró y dijo:

-Tengo muchas de éstas.

Esa fue la última vez que Óscar Karadima vio a su hermano.

-Ninguna actitud de decir: ‘Oh, ¿se acuerdan cuando estábamos chicos en la casa?’. Nada. Fue un desprecio. Nos dijo: ‘Para qué se molestaron, tengo muchas’. Nos dolió, a mí me dolió.

¿Cuál es su relación con su hermano hoy?

Ninguna. No hablo con él.

¿Hay alguien de su familia que mantenga contacto con Fernando?

Casi nadie. Aunque sé, porque lo he visto en diarios y porque él me lo ha contado, que mi hermano Jorge lo ha ido a ver. Él tiene apenas un año y medio de diferencia con Fernando. Tienen que haber jugado de niños. Jorge, con el buen corazón que tiene, lo debe haber ido a ver por misericordia, porque él tiene que querer a mi hermano.

Pero usted no ha vuelto a ver nunca más a Fernando, ¿por qué?

Porque tomé la decisión de no volverlo a ver. No quiero volverlo a ver.

¿Ni siquiera para cerrar este capítulo?

Me gustaría verlo, pero para encararlo y preguntarle por qué nos hizo tanto daño. Por qué no nos ha llamado, por qué hizo lo que hizo.

El año pasado, en febrero, Óscar Karadima escribió una carta. Una carta larga, en la que le dice a su hermano que pida perdón. Fernando la recibió.

Nunca la contestó.

Juan Barros

«Sí, es culpable»

Fernando Karadima, su hermano, ¿es culpable de haber cometido abuso sexual, de conciencia y de poder?

Sí, es culpable. Ahora creo. Me costó muchísimo creer, siempre tuve lo que se llama la duda razonable. En el fondo, no quería creer. Era mi hermano, es mi hermano. Creer una cosa así de tu propio hermano es terrible.

¿Cómo se convenció de que era culpable?

Por todas las cosas que me han dicho personas. James Hamilton, José Andrés Murillo, Juan Carlos Cruz.

¿Usted conoció a Hamilton, Murillo y Cruz?

A Cruz lo conozco del colegio, a Hamilton también. Hamilton y Cruz iban a la casa de mi mamá, iban en grupo, con Fernando. Iban hasta para el cumpleaños de ella. Así que a mí tampoco me vengan a decir que Hamilton llegó después de los 18 años donde Fernando. Hamilton llegó donde Fernando cuando estaba en el colegio, Cruz también. Eran cabritos.

¿Después de escuchar los testimonios de Hamilton y Cruz dejó de tener la duda razonable?

El hecho de que ellos dijeran (que los habían abusado), eso no podía ser mentira. Para mí eso era un punto importante: cómo lo que decían iba a ser falso. Entonces tenía que ser verdad. Pero yo continuaba con esa duda razonable. Hasta que siguió el tiempo, y confieso que esa duda se terminó definitivamente cuando el Papa Benedicto XVI lo condenó. Y ahora, después de que tuve la entrevista con el Papa Francisco, me quedó absolutamente claro.

El círculo de hierro de Fernando

Para Óscar Karadima, los nombres de Juan Barros, Tomislav Koljatic, Horacio Valenzuela y Andrés Arteaga son conocidos, más que conocidos. Los veía permanentemente en la Parroquia El Bosque. Eran, dice Óscar, los cuatro formados por su hermano Fernando. Los cuatro eran sus discípulos y sus amigos íntimos.

-A Juan Barros lo recibía mi madre en su casa y le decíamos «Juanito». Él andaba siempre con mi hermano.

Cuando a Fernando Karadima lo condenaron, en 2011, y le preguntaron al ahora exobispo Juan Barros si eran cercanos, si eran amigos, él lo desmintió. Él dijo que apenas conocía a su hermano.

Eso no es verdad. No es verdad. Él era amigo de mi hermano, yo lo vi. Lo vi en la Parroquia de El Bosque, en el comedor de la parroquia. Y Fernando lo trataba de ‘señor obispo’.

¿Habló con el Papa sobre Barros?

Le dije que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela, a quienes conozco desde muy jóvenes, y que fueron testigos y encubrieron los abusos. El Papa me detuvo y me dijo: ‘Hábleme de Barros’. Y yo le dije: ‘Su Santidad, el obispo Barros ha mentido. Él era amigo de mi hermano y, en cierto modo, podría decir que pertenecía a su círculo de hierro’.

En el llamado «círculo de hierro» de Karadima estaban Barros, el ahora exobispo de Osorno, y también Koljatic, Valenzuela y Arteaga.

-Todo el mundo sabe que ellos fueron obispos porque mi hermano Fernando consiguió que lo fueran, a través de la amistad o cercanía que tenía con monseñor (Ángelo) Sodano, que en ese entonces era secretario de Estado del Vaticano.

En ese mismo grupo, cuenta Óscar, había otros sacerdotes, como Juan Esteban Morales y Diego Ossa. Pero no había que confundirse. Ser parte del círculo más íntimo de Karadima significaba no solo estar a su total servicio, sino que también obedecer su completa voluntad. Óscar Karadima pone de ejemplo el caso del sacerdote Eugenio de la Fuente, quien, dice, también estaba en ese grupo, pero por obligación, por ser el segundo encargado de la Parroquia El Bosque.

-Eugenio tiene que haber sufrido. Lo trataba mal. Lo retaba por algunas cosas que Fernando estimaba que no se habían hecho como él, mi hermano, quería que se hicieran. Mi hermano Fernando quería que toda la gente hiciera lo que él estimaba que esa gente tenía que hacer. Él decía que era la voluntad de Dios. Y, según él, la humildad la tenían que tener sus súbditos. Ese círculo de hierro y las demás personas tenían que hacer lo que él decía. Yo no entendía cómo una persona podía tener ese poder. Cómo una persona podía tener ese poder tan grande, que incluso lo ejercía sobre su familia.

Juan Barros, Tomislav Koljatic, Horacio Valenzuela y Andrés Arteaga ¿fueron víctimas de Fernando Karadima?

Víctimas de abuso de conciencia, sí. Yo vi a Fernando retar, y como se dice en buen chileno, poner de vuelta y media a Juan Esteban Morales, a Arteaga, a Barros. Ellos se ponían blancos como el papel y no le decían nada. Y él, mi hermano, golpeaba la mesa con fuerza. Y yo, que estaba ahí, me quedaba callado. Tú me preguntarás por qué me quedaba callado. Porque en eso consiste precisamente el abuso de conciencia.

En la misma audiencia que Óscar Karadima tuvo con el Papa, también nombró a otros dos importantes hombres de la Iglesia Católica chilena. En uno de los puntos de su minuta, le leyó a Francisco:

-También denuncio a Ezzati y Errázuriz. Hay que reconocer la estructura de poder secreta y solapada de algunos obispos, su ocultamiento y silencio respecto de los abusos sexuales en Chile.

¿Alguna vez una persona se ha acercado a usted para denunciar a Fernando?

Sí, se me han acercado personas, hasta sacerdotes. Hay una persona que ni siquiera recuerdo el nombre, que me dijo que muchos años atrás Fernando lo había besado en los labios. Eso fue otra cosa más que yo tomé para ir terminando con la duda razonable que alguna vez tuve.

¿Cuánto daño le ha hecho Fernando Karadima a la Iglesia Católica chilena?

Creo que mucho. Y me atrevería a decir que no solo a la chilena. Porque a Fernando lo comparan con Marcial Maciel, que murió sin pedir perdón. Aquí hay un daño a la Iglesia como institución.

Óscar hace una pausa y recuerda parte de su viaje al Vaticano.

-El Papa es un hombre acogedor, empático, humilde. Pero no hay que equivocarse, puede ser humilde y acogedor, pero es firme. Es sencillo, pero no débil. Es un hombre de Dios. El Papa quiere terminar con esto en Chile y, percibo yo, va a tomar medidas.
El perdón

¿Nunca enfrentó a su hermano para preguntarle ‘Fernando, ¿por qué hiciste eso’?

Nunca.

¿Por qué?

Porque le tengo miedo.

¿Todavía?

No, ya no. Pero le teníamos temor.

¿Fernando Karadima debería pedir perdón?

Sí.

¿Y usted cree que lo va a hacer?

No.

¿Por qué?

Porque yo creo que él tiene el convencimiento, por su estructura de personalidad, que es inocente. En segundo lugar, por su terrible soberbia y porque ni siquiera nos ha llamado a nosotros, a su familia, a sus hermanos, para habernos pedido perdón por todo lo sufrido.

Antes de seguir hablando, Óscar hace una pausa.

-Pero igual quiero que pida perdón. Quiero cerrar un capítulo con esto.

¿Qué le diría a su hermano si pudiera hablar con él?

Le pediría humildad. Fernando, pide perdón. No en silencio a Dios, no en tus rezos. Hazlo público, que la gente te escuche que pides perdón por el daño que les hiciste a las víctimas y a todos. Fernando, tú eres un hombre que vas a morir, ¿cómo te atreves a morir de esta manera, como un soberbio que no pide perdón? Te lo pido por Dios y por la Santísima Virgen que tú siempre dijiste que amabas tanto. Te lo pido por mi padre, por mi madre, por mis dos hermanas muertas.

¿Todavía quiere a su hermano?

Sí, lo quiero. Es mi hermano. Pero sobre todo quiero que salve su alma y que pida perdón.

Comunidad Católica Inclusiva de la Cámara Alta – Liturgia del Día del Padre


Debra Trees, ARCWP y Dennis McDonald, ARCWP dirigieron la Liturgia del Cenáculo para el Día del Padre.

Bienvenida y Tema: El Concepto de Paternidad ha sido secuestrado por aquellos que piensan que significa lealtad, perfeccionismo, juicio y castigo.Nuestro tema hoy en este Día del Padre es la relación personal de Jesús con su Abba. Jesús modela muchas cosas para la multitud, y una de las cosas que él modela es una relación íntima y amorosa con el Gran Espíritu y el Creador de todo. La vida, tal como sucede a nuestro alrededor, es una expresión de un Creador infinito que nos ama a cada uno de nosotros. Que podamos modelar la relación de amor de Jesús con todo y con todos en nuestras conexiones dotadas.

Canción de apertura: elige la vida de Colleen Fullmer

https://youtu.be/9Ls029Ae9MU

Elige la vida para que podamos vivir.

Elige la paz para que podamos ver un mañana.

Deje que la justicia ruede, ruede como un río,

Fluye como un río abajo.

Es un amor poderoso que está moviendo una montaña

Un amor poderoso que arroja miedo,

Un amor poderoso desarma a las naciones,

El poder es ahora, ese amor está aquí.

Estribillo

Es una esperanza viva de ver el mañana

Una esperanza viva de conocer la promesa del dolor

Una viva esperanza es luchar contra la opresión

Devolviendo a los pobres sus derechos nuevamente.

Estribillo

Es una fe creciente que da a luz a la libertad,

Crecer en la fe de la mano de la mano

un crecimiento en la fe que nos mueve a la acción

cantar ‘o’ plenty, el fruto de la tierra.

Estribillo

Es un espíritu moviéndose se encuentra con la lucha,

Llevar el baile que agita la llama,

y moviendo los corazones dentro de la gente

devolviendo la vida a los muertos.

Primera lectura, de 365 días de caminata The Red Road.

Mis amigos, cuán desesperadamente necesitamos ser amados y amar.

El amor es algo que tú y yo debemos tener.   Debemos tenerlo porque nuestro espíritu se alimenta de eso.

Debemos tenerlo porque sin él nos volvemos débiles y débiles.

Sin amor, nuestra autoestima se debilita.

Sin eso, nuestro coraje fracasa.

Sin amor ya no podemos mirar con confianza al mundo.

Nos volvemos hacia adentro y comenzamos a alimentarnos de nuestras propias personalidades, y poco a poco, nos destruimos a nosotros mismos.

Con eso somos creativos.

Con él marchamos incansablemente.

Con eso, y solo con eso, podemos sacrificarnos por otros.

Estas son las palabras del Jefe Dan George de la tribu Coast Salish, y las afirmamos diciendo: AMEN

Una lectura del Evangelio de Marcos.

Jesús dijo: «El reino de Dios es así: un sembrador dispersa la semilla en el suelo, luego se acuesta por la noche y se levanta día tras día. A través de él, todas las semillas brotan y crecen sin que el sembrador sepa cómo sucede. El suelo produce un cultivo en sí mismo, primero la hoja, luego la oreja, y finalmente el trigo maduro en la oreja. Cuando la cosecha está lista, el sembrador maneja la hoz, porque el tiempo está maduro para la cosecha «.

Jesús continuó diciendo, «¿Qué comparación podemos usar para el reino de Dios? ¿Qué imagen ayudará a presentarlo? Es como un grano de mostaza que la gente planta en el suelo: es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero una vez que se siembra, brota para convertirse en el arbusto más grande, con ramas lo suficientemente grandes como para que las aves del cielo construye nidos en la sombra «.

Usando muchas parábolas como estas, Jesús les habló el mensaje, todo lo que pudieron entender. Todo fue hablado en parábolas. Pero Jesús les explicó todo a los discípulos más tarde cuando estaban solos.

Estas son las palabras de Marcos, y afirmamos estas palabras diciendo: AMEN.

Reflexión de Deb:

Los eruditos del Seminario de Jesús consideran que la parábola del sembrador y la parábola de la semilla de mostaza son palabras e historias que Jesús usó durante su tiempo aquí en la tierra. Mientras hablaba en parábola, Jesús estaba tratando de asustar a la multitud para que pensara y viera con nuevos ojos. Su esfuerzo ha ayudado a producir lo que tenemos hoy en día, una multitud de humanos, que a veces se esfuerzan por entender sus palabras y su trabajo, pero continúan luchando sin descanso.

Abriendo de nuevo nuestros ojos, corazones y mentes para este día, Anita Moorjani tiene un nuevo libro que pregunta: «¿Qué pasa si esto es el cielo?» Ella habla de nuestros mitos que creemos, impidiéndonos ver que el cielo no está fuera allí o allá arriba, o en cualquier otro lugar, pero aquí y ahora. Similar a las palabras de Jesús, «El reino de los cielos es como …» Sin que lo sepamos, sucede a nuestro alrededor. Mientras estamos «durmiendo», la semilla crece.

Hoy es el Día del Padre, una tradición de poco más de cien años. El Día del Padre, creado como Fiesta Nacional finalmente en la década de 1970, fue resistido a veces por hombres que pensaban que los hacía parecer débiles. La gente lo consideró una estratagema de Hallmark. Finalmente, los padres de hoy están siendo honrados en todo el mundo. Sabemos que nuestras relaciones cercanas, impregnadas de amor, son la única forma en que prosperamos.

Viendo con ojos de amor, que reconozcamos el Cielo en la tierra que cada uno de nosotros ayuda a crear.

¿Qué escuchaste? ¿Qué significa para ti? ¿Qué vas a hacer al respecto?

Reflexión de Dennis

He estado pensando mucho sobre el amor últimamente mientras me preparo para ver a dos personas unir sus vidas en matrimonio el próximo fin de semana. Una de las lecturas que han elegido en titulado, «El amor no es poseer», y una parte de ella dice ,

“son abiertamente la libertad de ser
lo que realmente son – y siempre en secreto eran,
en lo más profundo de su ser
Donde el amor verdadero y duradero solo puede soportar.

Al reflexionar sobre esto y las lecturas de hoy, pensé en ser madre o padre y sembrar la semilla del amor en un niño y verlo crecer a medida que se nutre de un suministro constante de palabras y acciones amorosas, recordándonos ese lugar especial en el cual el niño es retenido en nuestros corazones. Y el niño crece ante nuestros ojos y absorbe ese amor en lo más profundo de su corazón, donde al principio despierta de maneras pequeñas, como reconocer el amor que sienten por sus padres o sus hermanos. La maravilla de escuchar por primera vez esas palabras preciosas, te amo, de tu hijo, y dándote cuenta de que entienden y quieren decir lo que están diciendo. Es una experiencia llena de alegría tanto para el niño como para los padres.

Es en el centro mismo de nuestro ser, donde el amor permanece, y este es el amor que proviene de la Fuente de todo amor. Es el amor que impregna la totalidad de la creación. Es un amor verdadero y duradero que debe ser compartido. Porque solo cuando se comparte, como las semillas de una planta, una vez que ha vivido su vida y vuelve a sembrar la tierra, el amor que compartimos enriquece a quienes toca, quienes a su vez enriquecen otras vidas. Esta constante renovación y regeneración del amor es lo que nosotros, como seguidores de Jesús, estamos llamados a vivir. Está ayudando a otros a reconocer el amor verdadero y duradero que existe en ellos. Es llegar a amar a aquellos que están oprimidos, lastimados, privados de sus derechos y plantando dentro de ellos la semilla de que son hijos de lo Divino, que están imbuidos de amor eterno.

Termino con las palabras con las que Debbie terminó: «Viendo con ojos de amor, podemos reconocer el Cielo en la tierra que cada uno de nosotros ayuda a crear». 

Reflexión de comunión: porque vivimos por amor por Miriam Makeba

https://youtu.be/WLMsZxOFikY

Porque vivimos por amor

Miriam Makeba


El sol de la mañana brilla lleno de risas
Despertando, en todos los ámbitos de la vida
Brillando de amor, él dice:
Es un nuevo día.
Dale todo el calor que puedas

y ¡¡¡!! Abre tus corazones
Para nuestros hijos y el universo
Para amar y sostener
Abrazar lo bueno
En aquellos que sienten que deben darse a
sí mismos
Porque vivimos para amar
Y amar vidas a través de toda

La estrella vespertina (brilla) Cada
persona
Con un destello de luz y una sonrisa
Tocando los corazones para que todos sientan
La presencia del amor, ¡porque es real!

¡¡Asi que!! Abre tus corazones
Para nuestros hijos y el universo
Para amar y sostener
Abrazar lo bueno
en aquellos que sienten que deben darse a
sí mismos
Porque vivimos por amor
Y amamos vidas a través de todos

Dejemos que el arcoíris
caiga sobre usted Lluvia, todos colores para todos
Siembra semillas y sueños de futuro
Un pensamiento de amor y paz para siempre
más

Abre tus corazones
Para nuestros hijos y el universo
Para amar y sostener
Abrazar lo bueno
En aquellos que sienten que deben dar de
sí mismos
Porque vivimos para el amor
Y el amor vive para todos

Porque vivimos para el amor a través del amor

Bendición 

Que podamos seguir siendo el rostro de Dios el uno para el otro. ¡Podemos llamarnos a la generosidad extravagante! Que podamos caminar conscientes de nuestro Llamado como compañeros en el viaje, sabiendo que no estamos solos. ¡Que nosotros, como Jesús, seamos una luz brillante y una bendición en nuestro tiempo!

Canción de cierre: Love Is Flowing, de Marty Haugen

https://youtu.be/WrtmslIgJlw

El amor fluye

por Marty Haugen

El amor fluye de la fuente de la vida. (repetir)

La paz fluye de la fuente de la vida.

(repetir) 

La alabanza está inundando desde la fuente de la vida.

(repetir)

La esperanza es primavera de la fuente de la vida.

(repetir)

El amor fluye de la fuente de la vida.

(repetir)

Recuerda a nuestros padres con amor y gratitud


http://bridgetmarys.blogspot.com/2018/06/upper-room-inclusive-catholic-community_17.html?spref=tw



Semillas de amor: Misa conmemorativa con mujeres presbiteras de RC- 16/6/18


El sábado 16 de junio, veintinueve personas se reunieron para celebrar las vidas de su amada Pastora Judy Beaumont, RCWP, Co-Pastor de Good Shepherd Inclusive Catholic Community y otros diez queridos miembros que pasaron en los últimos 2-3 años. Esto incluye a Gary Knafla, de 72 años, quien fue trágicamente asesinado mientras cruzaba la calle aquí en Fort Myers el miércoles 13 de junio de 2018. Once miembros de la familia de Linda Denise Maybin, 42 en el momento del fallecimiento en septiembre pasado, asistieron. Muchos usaban camisetas con su hermosa imagen en ellos. También se celebraron: la Dra. Teresa Sievers, cuyo generoso servicio permitió que 35 personas obtuvieran alojamiento, Michael Murray, Ben Walden, Robert Swanson, Lynn Brown, Kathleen Vanderwarf, Ruby Tuesday (Stacie Joy Pearce),

IMG_3399 (1)

Comenzamos con la oración «Dios todo amor, cuya misericordia nunca se niega a aquellos que te invocan con esperanza, mira con bondad a tus siervos (nombre de cada uno) que partieron de esta vida confesando tu nombre y numerarlos entre tus santos para siempre …. «AMEN
Entonces los seres queridos y amigos encendieron una vela para cada uno. Quayschaun Crews, el hijo mayor de Linda Maybin encendió su vela con las bendiciones de su abuela. Kathy Roddy encendió una vela por su vecino, Ruby Tuesday. Brenda Cummings encendió una vela por Mike Murray y Lauretta Rasmussen encendió una vela por Ben Walden. Harry Gary encendió una vela por Gary Knafla y leí un verso de la canción «Carry on Wayward Son» del grupo Kansas que su amorosa familia me pidió que compartiera, ya que su vela era liviana. se observó que Gary tiene una madre, Elaine Danielson, que tiene 92 y tres hermanas, Peggy, Kathy y Kristy y dos hijos, Kelly y Aron, que lloran su muerte, así como a sus amigos. «Lleva a mi hijo descarriado, habrá paz cuando hayas terminado, reclina tu cansada cabeza para descansar, ¡no llores más, no! … Ahora que tu vida ya no está vacía, seguramente el cielo te espera».

Y así fue. El pastora Marina encendió la vela para la Dra. Teresa Sievers y señaló que yo estaba con ella en Colombia cuando mataron a Teresa. Y encendí la vela por mi querida prima Barbara Mueller Robinson, cuyo amor iluminó a una gran y extensa familia amorosa y a todos los lugares que tocaron. Al final todos pensamos en oración sobre los seres queridos cuyos nombres no habíamos llamado hoy y encendimos una vela para esas personas. Y Debbie Carey luego ayudó a su nieta, Courtney, de 5 años, el más joven bautizado por la Pastora Judy B y yo a encender una vela para que la Pastora Judy B. continúe con su legado de amor. Mirando las doce velas encendidas rezamos y tomamos su luz dentro de nosotros mismos para brillar con su amor.

img_3396.jpg

IMG_3413

Maya Rismay, lea las Escrituras Hebreas (Ezequiel 17: 22-24-Dios está a cargo del crecimiento y hace florecer aun el árbol más seco, y Natasha Terrell, la hija mayor de Linda, leyó la Epístola, 2 Corintios 5: 6-10-nosotros vive por fe. El Sr. Harry Gary nos guió en el Salmo «O, Dios es bueno agradecerte». Los copasados, Judy Lee y Marina Teresa Sánchez Mejía leen el Evangelio en inglés y español-Marcos (San Marcos ) 4; 26-34-El reinado de Dios es como la semilla más pequeña que crece como un gran árbol de sombra. Las semillas más diminutas pueden ser los actos de amor que compartimos, incluso el más mínimo acto de amor puede dar frutos para el pariente. Y el amor también es la base para el crecimiento de la justicia, especialmente hacia los pobres y todas las «minorías» y aquellos que viven en los márgenes.El pastor Marina luego tradujo una versión corta de la homilía del pastor Judy que refleja las semillas del amor sembrado y floreciente en la vida de nuestros queridos difuntos y, de ellos, semillas de amor y justicia creciendo en nuestras propias vidas.
Y a partir de la lectura de Ezequiel también notamos que Dios hace florecer incluso a la rama más seca. Hablamos sobre el dolor y cómo mantenerlo demasiado tiempo puede secarnos como personas y como cristianos, pero Dios puede tomar nuestra sequedad e incluso hacer que florezca y florezca. Oramos para florecer con el legado de amor que hemos recibido. Nos enfocamos especialmente en la vida de Linda Denise Maybin, cuya familia se reunió con su madre, Jolinda Harmon y su hermana, Yolanda, cinco de sus siete hijos y cuatro de sus sobrinas para celebrar y llevar adelante su amorosa vida en la actualidad.
Incluimos dos oraciones más para los difuntos y también pusimos las manos juntas en aquellos presentes que sufren de cáncer y otras enfermedades graves. Patricia Byrne luego dijo una oración por el mundo, especialmente por los inmigrantes y aquellos separados de sus hijos, y también oramos para que Dios fructifique en las ramas secas de la iglesia.

Al final de nuestra Misa, incluimos la oración para los dolientes sin la mutua bendición de los unos a los otros: «… Amando a Dios, consuela a tu familia con su pérdida y tristeza. Sé nuestro refugio y nuestra fuerza, oh Dios, y alévanos de las profundidades del dolor a la paz y la luz de tu presencia «. Extendiendo nuestras manos para bendecirnos unos a otros, dijimos «Que nuestro amoroso Dios bendiga a todos los reunidos aquí … mientras nos ministramos unos a otros como pueblo de Dios». Harry Gary dijo «Ve en la paz de Cristo». Deje que nuestro servicio continúe! Y cantamos con entusiasmo «Decidimos seguir a Jesús» cuando nos despedimos y nos preparamos para nuestra comida dominical, preparada con amor por Kathy Roddy, Ellen McNally y Pearl Cudjoe.

IMG_3380 (1)

20180615_185320.jpg
Arriba está Gary Knafla trabajando en la iglesia en 2009 para ayudar a prepararlo como residencia de transición. En la imagen del grupo tenemos a Gary Knafla y Mike Murray y la Pastora Judy Beaumont, nuestros ángeles ahora.

IMG_3402

IMG_3403

IMG_3393

IMG_0037

Gracias a Dios por cada una de estas preciosas vidas y su legado de amor y justicia.

Amor y bendiciones,
Pastor Judy Lee, RCWP,
comunidad católica inclusiva de Good Shepherd en Fort Myers, Florida

Seeds of Love: Memorial Mass with RC Women Priests- 6/16/18

ARCWP: REFLEXIONANDO SOBRE NUESTRO MINISTERIO. Olga Lucia Alvarez Benjumea*


«¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Mas, ¿qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con ropas finas? Mirad, los que usan ropas finas están en los palacios de los reyes.…» Mateo 11:7-8

Cada vez que hay ordenaciones o celebraciones Eucarísticas, me estremezco de solo pensar:  la gente que nos acompaña? «Qué han salido a ver?» ¿La repetición de la repetidera?

Será que no hay Comunidad? Será que el mensaje de Cristo, sigue «como voz en el desierto?» Para qué se «ordenan hombres y mujeres», si Cristo nunca ordenó a nadie?

Qué sabe el pueblo del papel del obispo/a en la Iglesia? Acaso es una máquina para «hacer curas», o a caso el jefe de personal que contrata mediante la «ordenación» nuevos empleados para atender o crear negocios?

Qué poco sabemos los unos de los otros. Solo sabemos que el miedo nos domina, el temor nos paraliza. Y el solo hecho de hacernos estas preguntas muchos/as quedamos molestos.

«Estoy cansado/a», «Somos muy pocos/as». Se nos olvidó: «Venid a mí los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré» Mateo 11:28; y este otro: «Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ello». Mateo 18:20.

Llamativos ornamentos, cuello clerical, anillo, que se vea, flores, procesión, cantos, liturgia, homilía, ritos, me suenan a apaga luces, que  sin sentido quieren apagar la luz del Espíritu, para seguir en las mismas…

Que es que estamos haciendo eco a la tradición y cultura judía que es de donde proviene el cristianismo. Falso! Que por eso nuestra liturgia católica romana se parece a la de otras religiones, que por eso se confunde, «tiene templos, ritos y clase sacerdotal». Son católicos/as? Son anglicanos/as?, son luteranos/as, presbiterianos/as? ortodoxos/as? etc. En todas, ellas, hay la Santa Cena…

El mensaje de Cristo, quedo ahogado por tanto clericalismo, el incienso que intoxica y enceguece, desde el momento en que el cristianismo se constituyo en religión oficial de un gobierno imperialista, en el tiempo de Constantino, (Nicea 323) su mensaje de novedad, de rebelión, quedó escondido…

¿Para qué nos hemos ordenado? Si por muchos estudios académicos, de biblia y teología que tengamos, no hemos asumido su mensaje de AUTODONACIÓN. Aquel: «Esto es mi cuerpo (pan), esta es mi sangre (vino)»; «Hagan esto en memoria mía…»

¿Donde anunciar el mensaje de Jesús? No tengo un espacio, un lugar, un templo, no tengo comunidad. Jesús tampoco, tuvo templos, los/as primeros/as cristianos/as anunciaron su Evangelio en las casas. (Hechos 4:32)

Que cada ordenación, no sea una fiesta, es invitar a vivir el «SI»del compromiso del anunciar el Evangelio, como misioneras/os dentro de la Iglesia. Ese «SI» que nos mueve, emociona, y desafía, como nos lo comunica nuestra Santa Madre Laura en «El sí del alma».

Me entrego, me doy, en el que sufre, violación y abuso sexual, en el que esta solo/a, abandonado/a, en que sufre la violencia e injusticia, en el desplazado/a, en el inmigrante, el marginado, despreciado por su color, orientación sexual, o por pensar distinto.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Javier Garrido: El don incomparable. Ed. Verbo Divino. 2018

*Presbitera católica romana.

 

Misa de «reconciliación» en Osorno: De rodillas, Scicluna pidió perdón en nombre del papa


Publicado:

 

Autor: Cooperativa.cl

El enviado vaticano entregó un sentido mensaje por «haber herido profundamente» a los fieles de la diócesis sureña.

El administrador apostólico, Jorge Concha, aseguró que en la Iglesia hay muchas «formas de abuso que no pueden volver a ocurrir».

Misa de

Foto: ATON

Con un mensaje de perdón por parte del arzobispo de Malta, Charles Scicluna, en nombre del papa Francisco, se realizó este domingo la llamada «Misa de la Reconciliación» en la Catedral de San Mateo en Osorno.

Valentina Godoy@valegodoyb

Los enviados papales reciben en la Catedral de San Mateo al administrador apostolico Jorge Concha. Ya comienza la misa «para iniciar reconciliación» en Osorno @Cooperativa

«El papa Francisco me ha encargado pedir perdón a cada uno de los fieles de la Diócesis de Osorno y a todos los habitantes de este territorio, por haberles herido y ofendido profundamente», dijo Scicluna, de rodillas durante su discurso.

Valentina Godoy@valegodoyb

«El Papa me ha encargado pedirle perdón a todos los fieles de Osorno y a todos los habitantes del territorio por haberles herido y ofendido profundamente» dice de rodillas en la catedral el arzobispo de Malta Charles Scicluna @Cooperativa

«¡Qué felicidad más grande cuando los pueblos saben encontrarse para dialogar y conocerse!», manifestó el enviado papal.

La homilía, que comenzó alrededor de las 11:30 horas de este domingo, la ofició el nuevo administrador apostólico de Osorno, Jorge Concha.

«Hoy vemos con claridad que hay tantas formas de abuso que no pueden volver a ocurrir, procedimientos que no se pueden volver a repetir. Que hay formas de hacer iglesia que se deben cambiar», aseguró.

Valentina Godoy@valegodoyb

«Hoy vemos con claridad que hay tantas formas de abuso que no pueden volver a ocurrir. Que hay formas de hacer iglesia que se deben cambiar» dice en la homilía el administrador apostólico Jorge Concha. @Cooperativa

La ceremonia que realizó con bastante euforia de los fieles, que asistieron en masa y que celebraron con aplausos la participación de Scicluna y el oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Jordi Bertomeu.

Valentina Godoy@valegodoyb

Con la Catedral de San Mateo llena los osorninos reciben a los enviados papales y al nuevo administrador apostólico de la diócesis Jorge Concha @Cooperativa

Agradecido por el «deseo de reconociliación»

Posteriormente, en conferencia de presa. Scicluna valoró «la calurosa y honesta acogida» que les brindaron a él y a Bertomeu en Osorno, durante su misión de «comunicar la cercanía del papa Francisco con el pueblo de Chile y, en particular, del pueblo de Osorno».

«Para Bertomeu y para mí fue una experiencia profunda personas que han tenido la generosidad de compartir sus heridas con nosotros, así como también sus esperanzas y amor por la creencia», sostuvo.

Asimismo, agradeció «a todos por tanta buena voluntad, por tanto amor por la iglesia y por el deseo de una reconociliación verdadera que -precisa- no se logra con una misión de pocos días, sino que es un don de Dios que debe ser acompañado de un proceso largo que requiere paciencia, generosidad, fortaleza y humildad».

Finalmente, Scicluna le deseó «todo el bien en su misión» a Jorge Concha como nuevop administrador apostólico y manifestó su aprecio por la cobertura de los medios de comunicación a su visita a Osorno.

https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/iglesia-catolica/misa-de-reconciliacion-en-osorno-de-rodillas-scicluna-pidio-perdon/2018-06-17/131703.html

COLOMBIA. URABA. Todas las veredas de San José de Apartadó bajo control de paramilitares


Comunidad de Paz de San José de Apartadó / Martes 12 de junio de 2018

Los paramilitares cada vez someten más a nuestra región al exterminio, acabando con todos los valores de la vida campesina y sometiendo al poblador civil a una guerra que, en lugar de extinguirse, se reactiva sin cesar.

Estas estructuras paramilitares están invadiendo las veredas del corregimiento de San José de Apartadó y en su camino arrastran a todo el que se encuentran a su paso para someterlo a su ideología y a sus proyectos criminales. Hoy son muchos los menores de edad que han sido reclutados por esas estructuras, utilizándolos para controlar y amenazar a la misma población campesina de su entorno.

En el casco urbano de San José los paramilitares han manifestado a la población civil que cuentan con una zona de reclutamiento en la vereda Arenas Bajas, donde están forzando a mucha gente a ingresar a la organización paramilitar.

La Brigada XVII del Ejército, con sede en el municipio de Carepa, nunca ha tenido el interés de contrarrestar el paramilitarismo en Urabá; por el contrario, es evidente su fuerte complicidad con estos paramilitares en la zona de San José, pues allí conviven militares y paramilitares apoyándose mutuamente, coordinando todas sus acciones y guardándose mutuamente las espaldas, con la complicidad adicional de las instituciones judiciales y administrativas. Allí los militares y paramilitares permanecen las 24 horas del día armados en medio de la población civil.

El martes 29 de mayo en la vereda Mulatos Medio del corregimiento de San José, hizo presencia un grupo de 5 paramilitares uniformados con prendas de uso privativo de la fuerza pública y portando armas largas, luego fueron vistos en el punto conocido como El Barro, de dicha vereda.

Tres días después, a las 9:00 am, en el punto conocido como El Barro, de la vereda Mulatos, del corregimiento de San José, pasaron dos paramilitares portando uniformes y fusiles de uso privativo de la fuerza pública. Allí fueron identificados como paramilitares por pobladores de la vereda.

Al día siguiente los mismos paramilitares que habían estado patrullando por la vereda Mulatos Medio, fueron vistos acantonados ilegalmente en la finca del señor Aníbal, conocido por el apodo de “Demonio”, y en la finca del señor Muñoz, en la vereda La Esperanza. Desde allí están lanzando operativos de control de la población civil en las veredas Mulatos, Unión Carepa, Resbalosa y La Hoz, del corregimiento de San José.

El 3 de junio, en horas de la madrugada fue asesinado el señor Johny Manuel Martínez de 52 años, quien actualmente vivía cerca a la vereda la Balsa de San José de Apartadó, el asesinato ocurrió en la carretera que conduce del municipio de Apartadó hasta San José en el punto conocido como Tierra Amarilla, según pobladores de la zona fue asesinado con armas blancas (machetes), estos hechos son atribuidos al paramilitarismo que viene controlando con amenazas a todo el campesinado de San José de Apartadó y sus veredas, pues casos como este ya han pasado en otras ocasiones en el cual han resultado muertos líderes sociales y que después son pasados como tragedias por problemas personales entre el mismo campesinado, es claro que los paramilitares con el consentimiento de la fuerza pública están asesinando a mucha gente en muchas regiones del país. Esta forma de asesinar se hace para que después se pueda cubrir y decir que no fue un hecho por un grupo armado, sino hechos entre campesinos por problemas personales en la zona, así lo han redactado ya muchos medios de comunicación al servicio del Gobierno y los paramilitares en Urabá y el resto de país.

El 7 de junio, por la tarde, un grupo de 8 paramilitares portando uniformes y armas de uso privativo de la fuerza pública hizo presencia en el camino que conduce desde San José de Apartadó hasta la vereda Mulatos de dicho corregimiento, allí alzaron sus armas poniéndolas al tiro para matar en el momento en que miembros de nuestra comunidad de paz se disponían a llegar hasta la finca donde actualmente viven. Estos paramilitares llevan mucho tiempo con presencia por las veredas de San José, allí están extorsionando, amenazando de muerte y no son molestados por ninguna autoridad competente.

Al siguiente día, en horas de la mañana de nuevo se notó la presencia de los paramilitares en la vereda Mulatos de San José de Apartadó pues fueron vistos pasar en un grupo grande por los caminos como si fueran de la fuerza pública de Colombia y aún permanecen allí en este momento sin ser molestados.

No se encuentra ninguna vereda de San José de Apartadó que no esté controlada por los paramilitares y lo peor de todo es que la fuerza pública también está en esos lugares, lo cual, en vez de servir como protección para la población civil, ha servido es para proteger a los paramilitares, para que así puedan controlar todo el territorio.

Ya hemos dejado constancia de todas estas barbaries que vive nuestra la zona a causa de ese accionar conjunto de paramilitares con la fuerza pública y nadie hace nada para parar esto.

Está claro que en la vereda Arenas Bajas hay un centro de reclutamiento de menores de edad quienes son llevados allí y entrenados para matar y extorsionar a la población de la región y que hay allí una serie de mandos paramilitares, como son: alias Nuve, alias Caballo, alias Majute, quienes despliegan comandos por las veredas Arenas Altas, La Unión, El Cuchillo, Buenos Aires, El Guineo, La Antena, las Nieves, El Porvenir, El Gas, Bella Vista, El Salto, La Balsa, La Victoria, y el centro urbano de San José de Apartadó.

Otro centro de control por muchos años, ha sido el que está ubicado en el corregimiento de Nuevo Antioquia, del municipio de Turbo, con una serie de mandos como alias Pantera, quienes desde allí están controlando las veredas Playa Larga, La Esperanza, Rodoxalí, La Hoz, Resbalosa, Mulatos, Naín y otras.

De igual manera está el control ejercido desde Piedras Blancas, corregimiento de Carepa, Antioquia, desde donde controlan las veredas Caracolí, Campamento, El Cerro, El Jardín, La Luna, El Llano, Saiza, Belén, Miramar, Cristalina, El Mariano y La Unión-Carepa.

Todos estos mandos paramilitares están ubicados en diferentes puestos de control en los alrededores de San José de Apartadó y a la vez están altamente ligados a la Brigada XVII del Ejército, con sede en Carepa, que es la que tiene jurisdicción en estos municipios con sus corregimientos y veredas.

Nuestro humilde esfuerzo como Comunidad de Paz que resiste civilmente frente a las fuertes amenazas que nos cercan a diario, continuará impulsando este proyecto de vida que hemos construido en medio de la muerte y por eso dejamos claro que queremos una región sin grupos armados, donde nuestros hijos puedan crecer sin ser reclutados para la guerra.

Agradecemos a todas aquellas personas y organizaciones que desde muchos lugares de Colombia y del mundo nos han sostenido con su fuerza política y moral y que a la vez han creído en este proceso de Comunidad de Paz como una alternativa para buscar la verdadera paz en nuestro territorio.

https://prensarural.org/spip/spip.php?article23173

CHILE: Hermano de Fernando Karadima: “Le dije al Papa que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela”


Hermano de Fernando Karadima: “Le dije al Papa que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela”

Al ser consultado sobre si Fernando Karadima quería a su familia, respondió que «Fernando solo se quiere a sí mismo».
NACIONAL
Por  17 de junio de 2018

En una extensa entrevista, el hermano del sacerdote acusado de abuso sexual, Fernando Karadima, habló por primera vez con la prensa y se refirió a la personalidad del ex párroco de El Bosque, su relación con él y las acusaciones que ha recibido.

Al respecto, Óscar Karadima explicó a La Tercera que fue uno de los dos laicos invitados por El Papa para hablar sobre las víctimas de acoso sexual en El Vaticano.

“Ni Ezzati, ni Errázuriz, ni nadie reconoció nuestro dolor. Por eso, lo que también yo pido, porque nunca nadie lo ha dicho, es justicia con mi familia. El Papa fue el único que tuvo palabras de cariño y de consuelo hacia ellos. Me pidió que les transmitiera a mis hermanos, a mis hijos y a mis nietos el lamento suyo y que pedía perdón por lo que habíamos sufrido”, comentó.

“Antes de que ocurriera toda esta tragedia yo pasaba mi carné de identidad tranquilo”, confesó y agregó que “toda la familia Karadima ha sido víctima de abuso de poder y de conciencia. Fernando era un hombre soberbio, un hombre autoritario, un hombre a quien le teníamos temor”.

“Nos despreciaba, no nos quería. Él tenía una actitud altanera. Él se creía superior a todos. No nos respetaba, no nos tomaba en cuenta. No nos dio nunca su número de celular. Teníamos que llamar a la parroquia y ahí él nos llamaba de vuelta. Para verlo había que pedirle audiencia”, afirmó.

Al ser consultado sobre si Fernando Karadima quería a su familia, respondió que “Fernando solo se quiere a sí mismo”.

“Un sacerdote tiene que ser humano con su familia. Tiene que regalar su tiempo, no regalar su dinero. Él regalaba dinero, que no sé de dónde lo sacaba”, añadió.

“Mató el apellido, mató nuestra sangre. Fernando nos mató como familia con esto”.

Sobre la culpabilidad de su hermano, Oscar no tiene duda alguna. “Sí, es culpable. Ahora creo. Me costó muchísimo creer, siempre tuve lo que se llama la duda razonable. En el fondo, no quería creer. Era mi hermano, es mi hermano. Creer una cosa así de tu propio hermano es terrible”, confesó.

En su reunión con el Papa, Oscar habló de los cercanos a su hermano y los denunció: “Le dije (Al Papa) que quería denunciar a Barros, a Koljatic, Arteaga y Valenzuela, a quienes conozco desde muy jóvenes, y que fueron testigos y encubrieron los abusos. El Papa me detuvo y me dijo: ‘Hábleme de Barros’. Y yo le dije: ‘Su Santidad, el obispo Barros ha mentido. Él era amigo de mi hermano y, en cierto modo, podría decir que pertenecía a su círculo de hierro’”, detalló.

https://www.eldinamo.cl/nacional/2018/06/17/hermano-de-fernando-karadima-le-dije-al-papa-que-queria-denunciar-a-barros-a-koljati

Colombia: entre las urnas y las balas. Cada cuatro días están asesinando a un líder social


por Nehuén Allegretti (Argentina)

Hace unos días, el 29 de mayo, se cumplieron 19 años de la Masacre de Tibú, un olvidado poblado de la región colombiana del Catatumbo, cercano a la frontera noreste que lo separa del estado de Zulia, Venezuela. En esa ocasión, 200 paramilitares que respondían a los hermanos Castaño se apersonaron en el lugar, montaron retenes ilegales para detener a los vehículos que transitaban por la carretera que conduce al pueblo y asesinaron a varias personas.

Se trató tan solo de una de las tantas masacres que le tocó vivir a los y las tibuyanas. El municipio es un punto estratégico desde el punto de vista geopolítico por su ubicación, y, desde lo económico, por la posibilidad de explotación de variados recursos como la palma de cera, la coca, el petróleo y los minerales. Los distintos sectores armados se han disputado su control territorial y, tanto el conflicto armado como el extractivismo, han generado desplazamientos masivos.

A casi dos décadas de la llamada Masacre de Tibú, siguen frescas las huellas de la guerra. Sus habitantes se han traslado y han recomenzado su vida en otros sitios; los que se quedaron intentan reconstruir las suyas, a partir de prácticas colectivas de reparación que permiten el ejercicio de la memoria e impiden olvidar.

A principios de abril, Álvaro Pérez, miembro de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), fue asesinado a balazos en su camioneta mientras se dirigía en dirección a Cúcuta. En febrero, se encontró el cuerpo de Sandra Yaneth Luna, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Tutumito Carbonera. La lideresa social había sido secuestrada de su casa por un grupo de hombres armados, en septiembre del año pasado. Cinco meses después, los tres impactos de bala que tenía en su cuerpo confirmaron el peor de los pronósticos. Los de Álvaro y Sandra son dos casos de los 385 asesinatos de líderes sociales desde la firma de los acuerdos de paz con las FARC.

El proceso de “desmovilización” paramilitar de los años 2003-2006 permitía pensar en un freno a la escalada de violencia que se vivía en la región. Las negociaciones del gobierno con las guerrillas abrían otra oportunidad para pacificar la zona. En el territorio, la continuidad del asesinato de líderes sociales, la represión a la organización social y comunitaria, la presencia paramilitar y el conflicto entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la disidencia del Ejército Popular de Liberación (EPL) demuestran lo contrario. El domingo 27 de abril, casi 34 mil tibuyanos y unos 36.783.940 colombianos estaban convocados a elegir presidente de la Nación.

Los de Álvaro Pérez y Sandra Yaneth Luna son dos casos de los 385 asesinatos de líderes sociales desde la firma de los acuerdos de paz con las FARC del 2016.

A poco más de 100 kilómetros de allí, el 3 de marzo, mientras el candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro, realizaba una gira por el Parque Santander en la fronteriza localidad de Cúcuta, su caravana fue atacada a pedradas. Las imágenes de Petro dentro de la camioneta que lo transportaba y del vidrio lateral astillado por un proyectil recordaban los hitos trágicos de la violencia política en Colombia: Gaitán, Galán, la Unión Patriótica, entre otros tantos. También los representantes del flamante partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) padecieron abucheos y repudios durante sus giras y finalmente no participaron de la contienda electoral. Síntomas de un escenario polarizado entre las posiciones de izquierda y de derecha, entre dos propuestas de Colombia distintas, entre la paz y la guerra, en el marco de otro de los puntales de los acuerdos, como la participación política de la insurgencia, puesto en tensión.

Iván Duque, un abogado de 42 años, exsenador de la República y delfín político del expresidente Álvaro Uribe, consiguió quedarse con la primera vuelta de las elecciones presidenciales colombianas, en las que participó algo más de un 53% del padrón, un número mayor al de las últimas elecciones presidenciales. El candidato del partido Centro Democrático juntó casi un 40% de las voluntades del electorado (7.569.693 votos), sacándole una ventaja de 15 puntos a su inmediato competidor y próximo contendiente en el ballotage, el candidato de la centro-izquierda Gustavo Petro (con 4.851.254 votos). A menos de 300.000 sufragios quedó Sergio Fajardo, de la progresista Coalición Colombia.

******

L’Ombelico del Mondo tuvo la oportunidad de conversar con el senador reelecto por el Polo Democrático AlternativoIván Cepeda Castro, quien compartió su mirada y su balance de lo que dejó la primera vuelta presidencial y sus reflexiones en torno a la actualidad colombiana.

En primer lugar, decir que las elecciones que han tenido lugar en Colombia arrojaron un resultado positivo para las fuerzas de izquierda y de centro-izquierda en Colombia. Es la primera vez que llegamos a los 10 millones de votos, de ciudadanos que están hartos de la política de las castas tradicionales colombianas y que están hastiados de la corrupción. Entonces, en este contexto, hay que decir que en Colombia las cosas están cambiando, pero hay sectores que se aferran al pasado”, señala Cepeda en referencia a las adhesiones cosechadas por las propuestas de Petro y Fajardo.

El 17 de junio se dirimirá la segunda vuelta, en un escenario de polarización y de contraposición de dos modelos divergentes para proyectar el futuro del país.

El 17 de junio se dirimirá la segunda vuelta, en un escenario de polarización (más allá de la diferencia inicial) y de contraposición de dos modelos divergentes para proyectar el futuro del país. En estos días, se aceleran las negociaciones y las definiciones de las distintas fuerzas políticas en relación a cómo actuar de cara al ballotage. “En este momento estamos definiendo en Colombia cuáles van a ser los bloques que se van a enfrentar en las urnas el próximo 17 de junio. De un lado, se están generando adhesiones de lo más decrépito de la política colombiana al candidato Duque; y, por otra parte, sectores de izquierda, sectores sociales, la ciudadanía que está por un cambio, que adhiere a la candidatura de Petro y busca un acuerdo lo más pluralista y multifacético posible que permita una alternativa y un gobierno alternativo en Colombia”, afirma Cepeda.

La sorpresiva elección de Sergio Fajardo lo dejó en las puertas de la segunda vuelta, y los cuatro millones y medio de votos cosechados por Coalición Colombia (Partido Alianza Verde, Compromiso Ciudadano y el Polo Democrático) resultan determinantes para lo que pueda llegar a ocurrir en unos comicios que se anticipan disputados. Iván Duque ya venía sumando apoyos de los partidos tradicionales de la política colombiana, el Partido Liberal, el Partido Conservador y la bancada de Cambio Radical. En los últimos días, Fajardo manifestó que abandonará la política y que, en la segunda vuelta, votará en blanco para mantenerse coherente con lo dicho durante su campaña: “Ni Duque, ni Petro”. El Partido Alianza Verde optó por acompañar a Petro, al igual que el Polo Democrático, aunque un sector minoritario del partido, encabezado por el senador Jorge Robledo, manifestó que votarán blanco. Estas diferencias y el anuncio de que Fajardo deja la política siembran un manto de dudas en torno a la continuidad de Coalición Colombia. Por su parte, Humberto de la Calle señaló que votará en blanco, pero militantes de su espacio político promueven el voto a Colombia Humana. Más allá de los alineamientos partidarios y de los posicionamientos de los referentes políticos, la inclinación final de los electores, el caudal de voto en blanco y la participación serán claves para definir los resultados.

Iván Cepeda fue uno de los primeros referentes políticos que rápidamente hizo público su apoyo a Colombia Humana, la coalición encabezada por Petro para las elecciones del 17 de junio. Desde antes de los comicios, Cepeda abogó por una alianza más amplia que la que se terminó conformando en Coalición Colombia entre la Alianza Verde, el Polo Democrático y Compromiso Ciudadano. “Siempre hemos sido partidarios de una alianza tripartita entre los sectores de centro-izquierda en Colombia. Creemos que esa es la alternativa. Ahora, por supuesto, hay sectores temerosos a los cuales les ha calado esta idea de que la candidatura de Petro representa ni más ni menos que el peligro de trasladar a Colombia al modelo venezolano o cubano. Y esta es una carta que utiliza la extrema derecha y la derecha internacional, no solo en Colombia, sino en muchos países”, plantea Cepeda.

Para el senador Iván Cepeda, el programa de Gustavo Petro es un programa que lo que exige es que se cumplan ciertos estándares de la Constitución de 1991.

La campaña electoral estuvo (y estará) signada por la construcción del temor al “castrochavismo”, concepto acuñado por las derechas latinoamericanas, que suelen desempolvar a la hora de los debates mass-mediáticos preelectorales. A cualquier derecho social y a cualquier reforma, por tímida que sea, la inscriben bajo esa lógica, la cual indica que lo que sigue son las expropiaciones y la vulneración a la propiedad privada. En este caso, el apuntado es el exguerrillero del M-19, Gustavo Petro. El senador del Polo Democrático, en diálogo con L’Ombelico del Mondo, manifestó que han demostrado que la candidatura de Petro y su programa “representan los intereses nacionales y un modelo auténtico que tiene propuestas para resolver los problemas no de Venezuela, sino de Colombia, que son muchos. La idea de que Colombia corre el peligro de convertirse en una Venezuela es una idea absurda, porque basta con ver los problemas que tenemos nosotros para decir que bastaría con resolver alguno de esos problemas para poder tener una situación mejor, que se asimila un poco a algunas conquistas sociales que hay hoy en Venezuela, valga la pena decir”.

En el fragor previo a los comicios, el propio Petro se tuvo que encargar de desmarcarse de los discursos que lo asociaban tanto al chavismo como a una propuesta radical de izquierda. “He sido de izquierda y no me arrepiento. Pero no propongo un programa de izquierda. No propongo un programa socialista. Eso no funcionó. El problema de Colombia es que no se ha desarrollado el capitalismo. ¿Una clase media rural qué es? ¿Socialismo? No. Nuestra propuesta es una clase media rural con tierras productivas que deben tener métodos privados y tener métodos mercantiles; en esa medida, lo que estamos proponiendo es el desarrollo del capitalismo. Lo que proponemos es el desarrollo de un capitalismo democrático”, afirmó Petro. En el tramo final de la campaña, se consolidó su viraje a posiciones discursivas más moderadas y su abierto distanciamiento del proceso chavista en Venezuela, señalando que el país vecino “transita un doloroso camino de secuestro de la democracia”. “Ambos están planteando supeditar la justicia a la política, construyendo un régimen dictatorial, lo hace Maduro, lo hace Uribe y lo hace Duque”, declaró el candidato de Colombia Humana a menos de 24 hs. de conocerse los resultados de la primera vuelta.

A sus tres años, la familia de Iván Cepeda se vio obligada a exiliarse en Praga, y su padre, Manuel Cepeda Vargas, congresista de la Unión Patriótica, fue acribillado por sicarios en 1994.

Para Iván Cepeda, el programa de Petro es un programa que lo que exige es que se cumplan ciertos estándares de la Constitución de 1991. Esa Constitución proclama que Colombia es un Estado social de derecho. Difícilmente, se puede decir que esa definición corresponda a la realidad. “Lo que proclama Petro son ideas, valga la pena decirlo, que no son ninguna revolución social. Lo que se pide es que haya una mínima reforma agraria; que se respeten los acuerdos de paz; que se profundice un modelo económico que salga del extractivismo minero, energético y petrolero; diversificar nuestra economía hacia una economía verde y ecológica que reclaman los peores efectos del cambio climático; que haya una universalización de la educación pública, que sea gratuita y que sea accesible a todos los sectores; que se permita un sistema de salud que tenga un carácter preventivo y que no se privatice la atención médica y el tratamiento de enfermedades terminales. Esos no son de ninguna manera consignas o proclamas que vuelvan a Colombia un proclama democrático, de derecho y social”, señala Cepeda.

******

Iván Cepeda conoce de cerca lo que tiene que ver con la violencia política en Colombia. A sus tres años, su familia se vio obligada a exiliarse en Praga. Su padre, Manuel Cepeda Vargas, congresista de la Unión Patriótica que denunció un plan militar de exterminio a dicha fuerza política, fue acribillado por unos sicarios a bordo de un Renault 9, una mañana de 1994 en la esquina de Avenida de las Américas y Carrera 74. En 2003, fundó el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) para exigir verdad y justicia por las prácticas criminales llevadas a cabo por el Estado colombiano.

Cepeda entiende que la candidatura de Iván Duque representa a los sectores de la política colombiana que se aferran al pasado y al statu quo oligárquico del sistema político nacional. Y asegura que una eventual victoria de ese candidato pondría en riesgo los acuerdos de paz: “Si triunfa Duque, por supuesto va a haber una ofensiva contra los acuerdos de paz. Él ha sido muy explícito en que, si bien dice de manera un poco retórica que no quiere acabar con los acuerdos de paz, en la práctica quiere prohibir la participación política de los que estuvieron en la insurgencia armada, y quiere echar abajo el sistema de justicia que se creó como parte de los acuerdos de paz. Eso significa ni más ni menos que darle dos golpes a los fundamentos del acuerdo de paz y pondría en serios aprietos este proceso. El proceso de paz es parte de una lucha social y no basta con que se intente querer echarlo abajo. Es un proceso que ha traído cambios en los últimos años muy significativos para Colombia. Que yo creo que no van a ser tan vulnerables y tan fácilmente reversibles como lo cree la extrema derecha”.

Se discute la paz mientras las desiguales condiciones materiales persisten y mientras se profundiza la sistematicidad de los asesinatos selectivos.

La prédica guerrerista del uribismo busca retrotraer los avances en el intento por desmontar un conflicto armado que lleva medio siglo. Los sectores concentrados de la economía colombiana y la élite política se muestran poco dispuestos a realizar concesiones que desanden las injusticias que llevaron a la guerra y, en ese marco, un programa reformista como el de Gustavo Petro resulta amenazante. Se discute la paz mientras las desiguales condiciones materiales persisten y mientras se profundiza la sistematicidad de los asesinatos selectivos. Desde La Habana, donde se retomaron las negociaciones de paz con el ELN, Pablo Beltrán, jefe negociador del ELN, manifestó que su orden es no retirarse de las negociaciones, y “si gana el señor Duque pues allí nos va a encontrar, en la mesa”.

A todo esto se suma el anuncio por parte de Juan Manuel Santos de que Colombia se asociará a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un estatus que ningún otro país de Latinoamérica había osado ostentar. “Nosotros estamos, por supuesto, rechazando semejante decisión. Es totalmente contraproducente que un país que proclama que está llegando a resolver un conflicto armado de 50 años, que está haciendo esfuerzos ingentes por llegar a la paz, decida ahora instalarse en una máquina de guerra transnacional como es la OTAN. La OTAN es un pacto militar que tiene como exclusivo propósito generar iniciativas bélicas. Así que, por supuesto, si hay un gobierno de Gustavo Petro, tal vez una de sus primeras medidas que vamos a exigir nosotros que se tomen es desvincular a Colombia de semejante camino aventurista y bélico que significaría entrar en ese pacto militar” señala Cepeda. Para los sectores progresistas del arco político colombiano, una eventual victoria de Petro los habilita a añorar a una Colombia menos subordinada a los intereses imperiales de los Estados Unidos en la región.

******

Restan dos semanas para unas elecciones en las que no solo se definirá el ganador de la segunda vuelta, sino que se dirimirá una puja entre dos modelos de país enfrentados, que determinarán la suerte del Estado que ha sido punta de lanza de la avanzada imperialista en la región y un actor clave en la desestabilización del proceso bolivariano en Venezuela. La polarización que, no pocas veces, deviene en violencia y atraviesa el escenario. El narcotráfico, la narcocriminalidad, el paramilitarismo y el sicaratio siguen operando y en francas relaciones con la política colombiana.

La semana previa a las elecciones, Iván Cepeda denunció a Jhon Jairo Velásquez, alias Popeye, por calumnias, injurias y hostigamiento por razones ideológicas, tras los tweets en los que amenazó a los seguidores de Petro y planteó que la “familia del No” debía colaborar en el combate a los “colectivos petristas”. “El caso del señor Popeye, quien fuera el jefe del ala militar y de las acciones terroristas del cartel de Medellín, hombre cercano a Pablo Escobar, es una demostración fehaciente de que hay todavía sectores que practican la política del terror en Colombia. Y cuando se habla de una familia del No se hace referencia a sectores extremistas de derecha que quieren prolongar en Colombia la guerra, la confrontación, el odio. Y que no vacilan en emplear toda clase de métodos”, asegura Cepeda. Y agrega: “le instauré una denuncia penal apenas puso esos trinos en la red al señor alias Popeye por seis delitos diferentes y, efectivamente, a los pocos días se ha producido un resultado, que me parece alentador, y es que el señor ha sido arrestado. Y en este momento afronta cargos, no solamente por mis denuncias, sino por haber reincidido en narcotráfico, extorsión y otros delitos”.

Para Cepeda, sea cual sea el resultado de las próximas elecciones del 17 de junio, lo que sobrevendrá es un escenario de confrontación social muy seria. En Colombia han proliferado los genocidios, señala, y refiere a un proceso en el que la violencia nunca se detuvo. “Colombia sigue ostentando una categoría de un Estado democrático, que puede tener algunos problemas como el narcotráfico, como ciertas expresiones de violencia; pero, de lejos, esa definición pálida no expresa lo que ocurre en Colombia. Cada cuatro días están asesinando a un líder social en nuestro país, y eso no quiere decir que el proceso de paz no haya tenido un efecto benéfico. En Colombia han disminuido sensiblemente las cifras de violencia política, pero esa disminución no significa de ninguna manera que la criminalidad de Estado, el paramilitarismo y otros fenómenos como el narcotráfico no sigan siendo una amenaza contra muchos sectores que quieren un cambio político y social en Colombia. Así que ese es el contexto de la lucha que estamos dando en Colombia. Una lucha que está registrando avances pero, por supuesto, en medio de una confrontación encarnizada”.

COLOMBIA. ARCWP PARTICIPANDO EN LA MESA ECUMÉNICA POR LA PAZ. Olga Lucia Alvarez Benjumea*


Ante el miedo, la inseguridad, la polarización que se vive en nuestra población, la Mesa Ecuménica por la Paz, ha convocado a nivel nacional en diferentes ciudades, el 13 de Junio/68 a orar y estar presentes para manifestar y expresar nuestros deseos por la Paz y Reconciliación fraterna en toda Colombia.

Los miembros de la Mesa Ecuménica por la PAZ de Bogotá.

Jose Atehortua. (Trinitario)Dando el saludo en la Mesa Ecuménica por la Paz, en la Iglesia de Jesus Nazareno. (Junio 13/68

Presencia de ARCWP y demás miembros de diferentes iglesias.

En la Iglesia de Jesús Nazareno-Medellin

Sol Hoyos, interviene en la oración convocada por la Mesa Ecuménica por la Paz-Medellin.

Clarita, interviene en la oración, pidiendo por la Paz y Reconciliación en nuestro Pais.

 

Hoy votamos por la PAZ, Y LA RECONCILIACIÓN, COLOMBIA, NO SE PARCELA, TODOS SOMOS COLOMBIA!

*Presbitera católica romana.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: