Los “agujeros de curas” Anglicanos contra Católicos


Durante el siglo XVI los católicos fueron perseguidos con saña en Inglaterra. Muchas familias permanecieron en el seno de la Iglesia Católica y ofrecieron refugio a los sacerdotes que los atendían espiritualmente. Para esconderlos, construyeron en sus casas unos escondites conocidos como “Priest Hole“. Los “agujeros de curas” que fueron perseguidos, torturados y ejecutados por la Reina Isabel I.

taringa

Como todos sabemos, Enrique VIII quiso anular el matrimonio con su esposa española, Catalina de Aragón, para casarse con Ana Bolena. Al no conseguirlo escindió la Iglesia de Inglaterra de la de Roma, se erigió cabeza de ésta, y modificó las leyes eclesiásticas a su conveniencia. Su hija, Isabel I, heredó junto con el reino la jefatura de la iglesia anglicana. Durante su reinado, a partir de 1558, se incrementó el acoso a los “papistas” y la persecución de sacerdotes católicos.

info

Las familias inglesas que querían permanecer en el catolicismo solían acoger en su casa sacerdotes para oficiar misas y administrar sacramentos, pero si eran hallados, toda la familia podía ser castigada y el cura torturado y ejecutado. Las casas católicas tenían unos símbolos especiales para ser reconocidas y los religiosos pasaban por parientes o amigos de visita. A pesar de ello, para que no los encontrasen los “cazadores de curas” empezaron a fabricarse ingeniosos escondites. Los perseguidores podían pasarse días vigilando la casa y algunos sacerdotes murieron de hambre o sed al no poderles proporcionar sus anfitriones bebida y alimento. A muchos escondites se les añadió una especie de tubo para hacer llegar lo más básico al religioso sin descubrir el engaño.

inglaterra

El jesuita y arquitecto Nicolas Owen fue el principal artífice de estos “agujeros de curas”. Durante 20 años, con un ingenio especial, escondió los huecos detrás de maderas, falsas columnas, chimeneas, etc. A pesar de que fue apresado varias veces nunca confesó la ubicación de los agujeros. Murió en 1606 a causa de las torturas que le infligieron la última vez que lo capturaron. Fue canonizado en 1970 por el Papa Pablo VI por las innumerables vidas que salvó con sus “agujeros de curas”.

Los obispos alemanes publican el folleto de Intercommunion con un truco retórico


Los obispos alemanes publican el folleto de Intercommunion con un truco retórico

Foto cortesía de Paul Badde (EWTN)

Hoy, los obispos alemanes han publicado su folleto pastoral muy controvertido que permite a los cónyuges protestantes de los católicos, en ciertos casos, recibir la Sagrada Comunión. Dado que el Papa Francisco, el 21 de junio, se opuso a una conferencia episcopal nacional que publicara un texto oficial de ese tipo, los obispos alemanes ahora simplemente declaran, como mediante un truco retórico, que este documento recién publicado no es un documento de los obispos alemanes. conferencia. El título del texto es: «Caminar con Cristo: buscar la unidad». Matrimonios interconfesionales y compartir en la Eucaristía «.

El folleto controvertido, que se puede leer  aquí , fue aprobado por los obispos alemanes con una mayoría de dos tercios en febrero de este año, pero su publicación se retrasó inicialmente debido a la oposición de alto rango tanto en Alemania como en Roma, incluida la Congregación para la Doctrina de la Fe, que reclamó la aprobación explícita del Papa al rechazar la iniciativa.

Curiosamente, este folleto pastoral no tiene ningún autor o nombre de organización asociado. Nadie, por lo tanto, asume oficialmente la responsabilidad por ello.

Como informa el sitio web de los obispos alemanes Katholisch.de , el Cardenal Reinhard Marx, el Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, habló recientemente con el Papa Francisco sobre el asunto, presumiblemente durante su reunión del 11-13 de junio con el Consejo de los Nueve Cardenales y el Papa . En esta conversación con el Papa, el Cardenal Marx pudo dejar en claro que «el texto no aparece como un documento de la Conferencia Episcopal, dado que también se relaciona con una dimensión [sic] de la Iglesia Universal». Estos son las  palabras del Consejo Permanente de los obispos alemanes que se habían reunido del 25 al 26 de junio en Bonn, y que posteriormente decidieron publicar el texto a pesar de la oposición. Salvo cualquier objeción adicional, se debe suponer que los siete obispos alemanes opuestos (entre ellos el cardenal Rainer Woelki) que se había puesto en contacto con Roma y le había pedido ayuda al Vaticano en este asunto, ahora han renunciado a su resistencia.

Como el Consejo Permanente ahora declara, este texto está disponible como una guía de orientación y su implementación ahora está sujeta a la responsabilidad de obispos individuales. Es posible que este posicionamiento del documento haya sido tomado en referencia a los comentarios del Papa la semana pasada, en el que afirmó que el problema con el folleto alemán era que, según el derecho canónico, la intercomunión está bajo la jurisdicción del obispo local, no de una conferencia nacional. «El código dice que el obispo de la iglesia en particular», dijo Francis en un vuelo de regreso desde Ginebra a Roma el 21 de junio, «y esa es una palabra importante, ‘particular’, el significado de una diócesis, es responsable de esto … está en sus manos «. Continuó insistiendo en que el problema con un cuerpo nacional de obispos que emite una guía como esta es que» algo resuelto en una conferencia episcopal se vuelve rápidamente universal «.

El Consejo Permanente también ha declarado, en relación con la publicación del documento, que se sentían «obligados a avanzar con valentía». La carta del 25 de mayo de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) también se menciona como un «marco interpretativo» para este folleto. Esa carta, firmada por el prefecto de la CDF, el arzobispo Luis Ladaria, le dijo a los obispos alemanes , sin embargo, que no publicaran su folleto de intercomunión. Después de esa carta, el Cardenal Marx se reunió con el Papa Francisco (durante su visita a la reunión del Consejo C9 del 11-13 de junio) y fue evidentemente capaz de convencerlo de que apruebe el folleto después de todo, o al menos del compromiso en su método de promulgación .

Según una notaque los obispos alemanes publicaron hoy y que está escrito y firmado por el Cardenal Marx y luego también firmado por el Papa Francisco, los dos acordaron, el 12 de junio, primero que la carta del CDF del 25 de mayo «da algunas recomendaciones», pero «no da instrucciones «A los obispos alemanes. El texto también declara que «el Santo Padre no desea que el texto aparezca como un texto de la conferencia de los obispos, porque se relaciona con una dimensión de la Iglesia Universal». El texto debe ser una «guía de orientación» para los obispos que » deseo en su diócesis para resolver los criterios de acuerdo con la lata. 844 CIC. «En tercer lugar, el Papa y el cardenal dicen que los dicasterios romanos continuarán trabajando en este tema, también, mirando las experiencias de otras conferencias episcopales. Finalmente, la nota dice que,

Los obispos alemanes, en su declaración  de hoy, insisten en que se trata de cónyuges protestantes de los católicos “en casos individuales” y que desean preservar la conexión entre la “comunidad eclesial y la comunidad eucarística”, y, por lo tanto, lo harán no , en En general, admite a los cristianos protestantes a la Sagrada Comunión.

Los obispos alemanes dejaron en claro que están abiertos a una mayor reflexión tal como lo propuso la CDF en mayo. «Ofrecemos aquí nuestra colaboración, tanto para el Santo Padre como para la Curia Romana», escribe el Consejo Permanente. El Consejo Permanente se reúne de cinco a seis veces al año y consta de 27 miembros, cada uno de los cuales representa una de las 27 diócesis alemanas.

La declaración del Consejo Pemanent insiste en que los obispos alemanes desean permitir que algunas esposas protestantes de católicos reciban la Sagrada Comunión cuando tienen un «deseo espiritual serio».

Tal vez sea el cardenal Walter Kasper quien más puede afirmar que este desarrollo es una victoria personal. Fue él quien, durante el año de Lutero de 2017, les dijo a los obispos alemanes que ahora dependía de ellos presentar propuestas. Como el diario alemán Die Sueddeutsche  informó  en su momento, el Cardenal Kasper dijo en abril de 2017, durante un servicio en la Iglesia Luterana de Roma, que esperaba «pasos concretos hacia adelante» durante el transcurso del año. «No podemos limitarnos, en este año de la Reforma, a gestos amistosos», dijo, y luego agregó: «Pero la decisión yace en manos de la conferencia de obispos alemanes». Parece que su confianza en su la capacidad de avanzar en esta iniciativa ha sido recompensada, pero no fue sin la asistencia de la Santa Sede.

El obispo Gerhard Feige (Magdeburgo), uno de los principales autores de este documento profeso ecuménico, acaba de reiterar en una entrevista que los obispos alemanes con su nuevo folleto fueron inspirados por el Papa Francisco y sus  palabras  en 2015 a un cónyuge protestante que deseaba recibir el Santo Comunión. El Papa la animó a «Hablar con el Señor y avanzar. No me atrevo a decir nada más «. El Obispo Feige ahora explica que, en 2015, habló personalmente con el Papa sobre estos comentarios:

Durante la llamada visita Ad Limina de los obispos alemanes a Roma [en noviembre de 2015], una semana más tarde le pregunté directamente al Papa [después de los comentarios del Papa en la Iglesia Luterana de Roma] cómo debemos entender sus palabras. Luego repitió, casi palabra por palabra, lo que había dicho en la Christuskirche: «En general, no puedo cambiar nada, sino hablar con el Señor y seguir adelante».

El obispo Feige concluye diciendo: «Con nuestro folleto, solo tomamos al Papa en sus palabras».

https://onepeterfive.com/german-bishops-publish-intercommunion-handout-with-a-rhetorical-trick/

Parroquia Católica Inclusiva Oscar Romero. Boletín del domingo 1ro de julio  de 2018 13vo. Domingo del Tiempo Ordinario


Queridas amigas y amigos,

Quiero contarte sobre Capo y el manzano.

Seis años atrás, cuando hacía solo seis meses que estábamos juntos, Capo dijo que pensaba que debería tener un manzano en mi patio trasero. Era tarde en la temporada de compra de árboles, y encontramos un último árbol Charlie-Brown en la sección de jardín en Walmart. Las manzanas Granny Smith podrían crecer a tiempo. Año tras año lo regamos, lo vimos florecer, vimos cómo desaparecían las manzanas bebés cuando las atraparon los pájaros. Una o dos veces tuvimos una manzana para comer en el otoño. ¡Son deliciosos! Este año lo hemos podado y es más grande y más saludable, y por alguna razón las aves dejaron las manzanas bebé solas. Cada vez que Capo viene, él va directamente a revisar el árbol y ver cómo están las manzanas. Tenemos la esperanza de una cosecha real de manzanas este año.

Entonces, este año, mientras trabajamos en Serenity House, pensé que necesitábamos un manzano. Sería un gran marcador para el borde del área de juego de los niños que queremos tener. El domingo, es nuestro gran día de trabajo y se vino abajo después de un par de horas debido a la lluvia (que después de un tiempo se convirtió en niebla), le pregunté si plantaría el árbol y le mostré el lugar que había elegido.

El árbol no será feliz allí, dijo. Él me mostró cómo la tierra no era lo suficientemente buena allí para un árbol. Hubo otro lugar donde el árbol sería feliz, dijo. Buen suelo, pero visualmente no es un gran lugar para un manzano. Aún así, dije que sí, porque la salud del árbol es más importante. Y como he dicho antes, si mi palabra fuera ley por aquí estaríamos en un gran problema. Así que volví a la casa y dejé a Capo y Peter a la tarea de plantar el árbol.

Un rato después miré por la ventana y no estaban allí. Salí a buscarlos, y allí estaban, plantando el árbol en el lugar que originalmente quería. Capo había desenterrado parte de esa buena tierra y la había movido para plantar el árbol.

Se ve bien allí, y espero que sea feliz.

Luego revisé la etiqueta y descubrí que necesitamos un segundo árbol si queremos manzanas. «El arbolito necesita noviecita», dijo Capo. Nuestro árbol necesita una novia.

Así que ahora nuestra casa, que bendecimos hace un mes, tiene la bendición de un manzano, y la esperanza de otro, y la bendición de ser atendido por la dulce sabiduría de mi Capo.

Nuestro día continuó, cuando Gabe Franchi detuvo su bicicleta después de que los otros se habían ido. Él nos ayudó con un poco de jardinería, y se empapó como Peter y Capo (se mojaron más que yo). Nos quedamos sentados comiendo galletas y hablando, y aunque solo hicimos una pequeña parte del trabajo que hay que hacer, fue un buen día.

Este jueves esperamos invitados en la misa, así que si han estado pensando en unirse a nosotros el jueves por la noche, ¡sería una buena semana! 8 pm, con cena después

El sábado habrá una gran concentración para Keeping Families Together, a las 3 p. M. En Washington Square Park en Rochester. Los otros dos mítines planeados para ese día se fusionaron en ese. Espero verte allí.

Enviando amor a la familia Chapman en Cincinnati y en otros lugares, mientras lloran la muerte del reverendo Harold «Chappie» Chapman. Chappie y su familia me llevaron a la iglesia cientos de veces en mi adolescencia, y sin eso no estaría haciendo lo que estoy haciendo ahora. Él y Marybelle vinieron a Rochester en 2010, y Chappie caminó en la procesión de apertura cuando fui ordenado. Descansa en paz, Chappie, y que todo el trabajo que hiciste de muchos buenos frutos.

¡El verano está aquí! Tomar el sol en la luz.

Bendiciones y Amor a todas y todos, Chava

«Si has venido a ayudarme, estás perdiendo tu tiempo, si has venido porque tu liberación está ligada a la mía, entonces trabajemos juntos».

Palabras utilizadas por Lilla Watson, anciana indígena, activista y educadora de Queensland, Australia.

La Parroquia Oscar Romero es una Comunidad Inclusiva de Liberación, Justicia y Alegría

Adoración en la Tradición Católica, la Misa se celebra los jueves a 8, y la cena despues

Una comunidad miembro de la Federación de Ministerios Cristianos

Remitido al e-mail

Arresto domiciliario para “religioso” que tenía 24 esposas y 149 hijos


Winston Blackmore pertenecía a un secta de origen mormón
Arresto domiciliario para “religioso” que tenía 24 esposas y 149 hijos
La familia de Winston Blackmore.
FOTO: (CAPTURA . / YOUTUBE, MOVINGON)

Un polígamo con 24 esposas y 149 hijos deberá cumplir seis meses de arresto domiciliario, según dispuso este martes una jueza de la corte suprema de British Columbia en Canadá.

Junto a Winston Blackmore, de 61 años, resultó convicto James Oler, quien cumplirá tres meses de arresto domiciliario.

Oler, de 54 años, tiene cinco esposas.

Ambos enfrentan 12 meses de probatoria, así como 150 y 70, respectivamente, de servicio comunitario.

Los convictos forman parte de una secta mormona, conocida como Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días.

Dicho grupo cree en el matrimonio múltiple.

La jueza Sheri Ann Donegan indicó que Blackmore y Oler se casaron con algunas de las mujeres cuando éstas tenían 15 años.

“(Blackmore) fue claro en decir que ninguna sentencia lo va a desalentar de practicar su fe”, manifestó la jueza según citada por la agencia Associated Press. “El concepto de remordimiento es ajeno a él en este contexto”, agregó.

Sor Lucía, en San Antón: «Los pobres son los que nos obligan a vivir nuestra vocación»


Sor Lucía y Xabier Morlans en San Antón

(José M. Vidal).- Los conventos también quieren sumarse a la ola de los centros religiosos hospitales de campaña. Y el que marca la pauta, también en esto, es el de Sor Lucía Caram de las dominicas de Manresa, porque «los pobres nos obligan a vivir nuestra vocación». Por su parte, el teólogo Xabier Morlans invitó a los hospitales de campaña a plantear explícitamente el tema de Dios. Porque «los pobres merecen que les hablemos de Jesús».

Presenta a los dos ponentes Peio Sánchez, y recuerda que la conferencia se enmarca en el contexto de las jornadas sobre ‘Iglesias,hospital de campaña’, en la que participó San Francisco en USA, la experiencia de San Victorino-La Capuchina de Bogotá y la de Jesús Sacramentado en Buenos Aires. «Ahora, escucharemos otra experiencia, pero ésta de convento abierto, el de Sor Lucía Caram. Y, a continuación,  Xabier Morlans,profesor e Teología, nos va a ofrecer una reflexión sobre la misión de evangelización de la acogida en las iglesias hospital de campaña».

Toma la palabra Sor Lucía Caram, con su verbo siempre cálido y apasionado. «Estoy muy contenta de estar quí con vosotros, para compartir lo que estamos viviendo en mi comunidad, donde somos cuatro y, quizás por eso, la pobreza de la comunidad se ha convertido en fuente de riqueza».

Y cuenta cómo desde su llegada a Manresa se fueron abriendo primero a oraciones interreligiosas y, después, tras la crisis, a la acogida directa de los más desfavorecidos, «los primros expulsados del sistema, la mayoría emigrantes».

Ante esa situación confiesa Sor Lucía que «lo más fácil era darles una bolsa de alimentos y que se fuesen. Y pusimos en marcha una Fundación para atenderlos lo mejor posible»

Y por eso, se plantearon «seguir acogiendo a la gente y sus heridas se convirtieron en nuestra heridas. Como dice Casaldáliga: ‘Mi vida son mis causas’. O la vida del Padre Ángel es la de todos los que pasan por aquí»

Porque, «la Iglesia es una madre y la vida de los preferidos de Jesús es su gran causa. Así, con el tiempo, mi comunidad se fue convirtiendo en un hospital de campaña»

A juicio de la famosa monja de clausura, «esto es una obligación que da sentido a nuestra vida. No hay marcha atrás en el monasterio. Los pobres nos han obligado a vivir nuestra vocación. Son ellos los que nos hacen vivir el Evangelio. Empiezas a leer el Evangelio de otra manera»

Y añade: «Nosotros tenemos un voto de pobreza, pero parece que son otros los que lo cumplen. Los pobres son un lugar teológico, donde Dios se manifiesta plenamente. La vida de los oprimidos es la tierra sagrada ante la que nos tenemos que descalzar. Tenemos que quitar las demasiadas protecciones que tenemos y ser buena noticia para los pobres. El Evangelio o nos lleva a servir o no servimos para nada»

Sor Lucía cree que, a pesar de los pesares, «estamos en un momento prvilegiado, en tiempos difíciles que nos obligan a la santidad. No nos queda otra alternativa que vivir este mandato que da sentido a nuestra vida. Este es el gran reto de la Iglesia: Levantar los ojos y entender que el único camino que nos lleva al cielo es el de la tierra, el del hermano»

Y es que, como dice el Papa a los jóvenes, (al que Sor Lucía llama «el Messi de la Iglesia»): «Sueñen, no renuncien a soñar. El sueño de Jesús es que la casa de su Padre sea la casa de todos, donde todos sus hijos puedan vivir en dignidad»

A continuación intervino el teólogo y consultor del POntificio Consejo para la Nueva Evangelización, Xabier Morlans, que recordó que, en este descubrimiento de los pobres, venimos de lejos, «del Vaticano II y del Pacto de las Catacumbas, que firmaron algunos padres conciliares, liderados por Helder Cámara: dar su vida por los pobres como opción preferencial y renucniaron a su anillo».

El teólogo recuerda «la fuerza icónica de abrir los lugares sagrados para los pobres y evangelziar, a veces, con la presencia, como se hace en San Antón o en Santa Ana»

Eso sí, sin renunciar a hablar de Dios a los más pobres. «Los pobres también merecen que les hablemos de Jesús. Es un reto que tenemos que estamos descubriendo en los hospitales de campaña»

Lo ideal es llegar a la síntesis de palabra y vida. «Vivimos un drama los cristianos. Lutero se quedó la palabra y los cantos. Y los católicos, los sacramentos y las obras de misericordia. El Vaticano II ha sido un gran reencuentro y un gran hermanamiento. Tenemos que articular la fuerza de la Palabra. Este Dios que nos educa con el abrazo, con el amor y con la Palabra»

Y acompañar al menos con la primera oración: «Jesucristo, si existes, haz que te conozca. Es la primera oración»

En el momento de las preguntas intervinieron varias personas presentes, entre ellas Viqui Molins: «Me hebéis hecho llorar de alegría. En mi vejez, el Señor me está dando un regalo enorme. Me encanta cuando nos faltan vocaciones y la mayoría somos mayores. Ésta es nuestra pobreza. Antes no necesitábamos nada. Ahora, todo y, por eso, nos damos a los pobres».

En respuesta a una pregunta, Xabier Morlans, aconsejaba: «Hay que superar la figura del cura superman y el concepto de que la evangelización del barrio depende del cura. No, depende de la comunidad cristiana. La falta de vocaciones está sirviendo para descurbrir la vocación de que todos somos consagrados. Los grandes pensadores nos enseñan que la realidad es plural y la vida humana contrastada. Tenemos la manía de cojugar sólo en un sentido: la oración o la acción. La realidad es poliédrica. Dios es poeta, Dios es Trinidad. Cada cristiano es un apóstol y una madre engendradora. Venimos de siglos de clericalismo y los curas necesitamos una cura de adelgazamiento»

Mujeres y casados pueden ser ordenados sacerdotes


27.06.18 | 18:55. Archivado en Compañía

El Concilio Vaticano Primero, en la Constitución dogmática “Dei Filius” (año 1870), cap. 3º, definió que “deben creerse con fe divina y católica todas aquellas cosas que se contienen en la palabra de Dios escrita o tradicional (“in verbo Dei scripto vel tradito continentur”), y son propuestas por la Iglesia para ser creídas como divinamente reveladas” (Denzinger – Hünermann, nº 3011).

Toda afirmación (o toda práctica) que no entre en el contenido de esta afirmación dogmática puede ser modificada por la autoridad suprema de la Iglesia. En cuanto a las verdades o actividades, que se justifican por el llamado “Magisterio Ordinario Universal” de la Iglesia, debe tenerse cuidado y no concederles un valor absoluto e intocable, ya que, como es bien sabido y por poner un ejemplo, durante siglos, se pensó que era verdad de fe que el sol daba vueltas en torno a la tierra, hasta el extremo de condenar a Galileo cuando afirmó lo contrario. Y hoy sabemos que quien tenía razón era Galileo.

Un problema importante, que la Iglesia tiene en la actualidad, en lo que se refiere a las “verdades de fe”, está en que se puede (y a veces sucede que) hay hechos “históricos” o “sociológicos” a los que se les concede un “valor dogmático”. Esto exactamente es lo que sucede cuando nos preguntamos si las mujeres o las personas casadas podrán ser sacerdotes.

En cuanto a las mujeres, en la Antigüedad, no tenían los mismos derechos que los hombres. Por eso no podían ser testigos oficiales de nada. Ni tomar decisiones sobre otros. Ni sobre ellas mismas (J. Jeremias, “Jerusalén en tiempos de Jesús”, Madrid 1977, pg. 371-387). Es lógico que, en tales condiciones, no podían ejercer cargos de responsabilidad en instituciones públicas. Hoy la situación social y legal de la mujer es completamente distinta. Y, en todo caso, lo que no se puede hacer es convertir en revelación divina lo que no pasa de ser una situación social ya superada. La Iglesia no tendrá credibilidad mientras siga manteniendo la desigualdad de la mujer en dignidad y derechos respecto al hombre.

En cuanto a las personas casadas, el Evangelio no impone ningún mandato respecto al celibato. Por otra parte, el apóstol Pablo dice que es un derecho de los apóstoles vivir y viajar con una mujer cristiana, como lo hacían Pedro y los parientes del Señor (1 Cor 9, 5). La continencia de los sacerdotes empezó a imponerse a comienzos del s. IV, en el concilio de Elvira (Granada). Y la ley del celibato se impuso progresivamente en la Edad Media. Se fijó como ley a partir del concilio segundo de Letrán (en 1138).

La ley del celibato no tiene fundamento bíblico. Y se basa principalmente en las ideas, sobre el puritanismo, que provenían del estoicismo de los griegos del s. V (a. C) (E. R. Dodds).

¿Cómo justifica la Iglesia el empeño por no cambiar esta ley cuando cada día hay menos sacerdotes y, por tanto, más parroquias y comunidades que no pueden tener su vida cristiana organizada y gestionada como la misma Iglesia impone obligatoriamente? Es urgente que la Iglesia estudie este asunto a fondo y sin miedo. Para buscarle la solución a la que los fieles cristianos tienen derecho. De no hacerse así, resultará inevitable controlar un hecho que ya existe: los grupos de laicos que clandestinamente celebran la eucaristía sin sacerdote.

En este delicado asunto, es de suma importancia tener presente que la doctrina de la Ses. VII del Concilio de Trento, sobre los sacramentos, no contiene definiciones dogmáticas. Por las Actas del Concilio se sabe que los obispos y teólogos, que tomaron las decisiones sobre los sacramentos, no llegaron a ponerse de acuerdo en un punto capital: si condenaban como “herejías” o rechazaban como “errores”, las doctrinas y prácticas que rechazaron en esta Sesión séptima (Denz.-Hün., 1600-1630). La Iglesia, por consiguiente, puede y debe sentirse libre, para tomar las decisiones, en temas de sacramentos y de liturgia, que la misma Iglesia vea como más urgentes y necesarias en este momento, para el mayor bien espiritual y cristiano de los fieles.

http://blogs.periodistadigital.com/teologia-sin-censura.php/2018/06/27/mujeres-y-casados-pueden-ser-ordenados-s

 

Sobre  la crisis de  la iglesia católica chilena


DECLARACIÓN PÚBLICA

  • La crisis de la Iglesia Católica de Chile, que se ha visibilizado globalmente con la intervención desde Roma dispuesta por el Papa Francisco, tiene una larga data que se origina en la década de los ochenta, cuando también desde Roma se decidió apagar el nuevo modo de ser Iglesia propuesto por el Concilio Ecuménico Vaticano II y que se concretó en LA IGLESIA DE LOS POBRES desde la Asamblea Episcopal de Medellín (1968),  la cual, con audacia profética anunció el Evangelio Liberador de Jesús.
  • Esta crisis, agudizada por abominables crímenes provocados y encubiertos por la jerarquía y el clero, afecta principalmente a la Iglesia jerárquica, por cuanto es quien detenta el poder eclesial.
  • La Iglesia Pueblo de Dios, conformada mayoritariamente por el laicado, en el que hay pobres, ancianos, mujeres, jóvenes y niños, así como por el sector del clero que ha hecho una opción preferencial por los oprimidos, esa Iglesia observa con dolor el inevitable desprestigio que desfigura el mensaje de vida proclamado por Jesús.  Es por ello que el pueblo cristiano redobla su cercanía solidaria con las víctimas de tan horrendos delitos.
  • El pueblo cristiano, que sabe de humillaciones y abusos provocados por los poderosos del mundo y de la Iglesia, no responde a criterios de poder, sino que subsiste gracias a su fidelidad al Evangelio que hace presente el Reino de Dios. Lo hace cultivando relaciones humanas entre iguales, tanto en dignidad como en corresponsabilidad. Es ésta la Iglesia del Concilio Vaticano II y de las Conferencias Episcopales de Medellín y de Puebla y que no se distrae en maquinaciones propias del poder, porque aprendió desde esas Conferencias Episcopales, que su misión es el servicio a la causa de la solidaridad y de la justicia social.   Además, sabe que su vocación cristiana es la de caminar en la historia, junto a otros pueblos, tras la liberación de todas las esclavitudes humanas que impiden la expresión de la vida en toda su plenitud.
  • En este tiempo de desconcierto y de escándalo eclesial, el Comité Oscar Romero SICSAL-Chile, heredero del espíritu profético de Monseñor Oscar Romero, quien fuera testigo fiel de esta Iglesia de los Pobres y Liberadora,  asesinado por los poderosos de El Salvador, llama al Pueblo de Dios a vivir este vergonzoso antitestimonio de la Iglesia jerárquica como una necesaria prueba de humildad y penitencia  por su abandono de la causa liberadora del Evangelio, por haber sucumbido a las tentaciones y a la corrupción del poder, edificando una “Iglesia de élites”, como ha señalado el Papa Francisco.
  • Invitamos a los hombres y mujeres cristianos a discernir este momento como una gran oportunidad de conversión pastoral, que nos permita a todos a retornar a la fuente de la esperanza: el Evangelio y el Concilio Vaticano II y su Iglesia Pueblo de Dios. Invitamos a fortalecer los vínculos de unidad, vigorizando las comunidades de base, porque sólo unidos podremos derribar los poderes que amenazan la vida de los más indefensos y abandonados de nuestra cultura.
  • Es oportuno llamar al pueblo cristiano a no caer en la tentación del desaliento, porque intereses ajenos y mezquinos quieren ver al pueblo cristiano detenido, justo cuando grandes desafíos sociales, políticos y económicos esperan la respuesta audaz y profética de hombres y mujeres que no están dispuestos a dejarse avasallar por el capitalismo salvaje que domina a nuestra sociedad y al mundo, el cual necesita a una Iglesia desmovilizada y carente de profetismo para reinar sin contrapeso. Hoy, más que nunca, es necesario tomar conciencia de que sólo la verdad y la justicia harán posible la plenitud humana.  Y sólo así, las víctimas de toda clase podrán ser liberadas de sus dolores traumáticos.

COMITÉ OSCAR ROMERO-SICSAL-CHILE.

Santiago de Chile, 24 de junio de 2018.

http://piensachile.com/2018/06/sobre-la-crisis-de-la-iglesia-catolica-chilena/

El Parlamento alemán acusa a las iglesias católica y evangélica de seguir ocultando casos de pederastia


UNA COMISIÓN INDEPENDIENTE CRITICA LOS PROCEDIMIENTOS «LARGOS Y POCO TRANSPARENTES»
La Policía acordona la catedral de BerlínAgencias

(J. B./Efe).- En las iglesias católica y evangélica alemanas «existen todavía estructuras que hacen posible los abusos sexuales de menores y la protección de los autores». Esta es la principal conclusión de un informe encargado por el Bundestag a una comisión independiente en 2016.

En el escrito, los miembros de la «Comisión de Estudio de Abusos Sexuales a Menores» sostienen que, con algunas actuaciones que persisten en la actualidad, «se impide la aclaración, estudio y prevención» de esos casos.

La presidenta de la Comisión, Sabine Andresen, recordó la «responsabilidad especial» que tienen ambas Iglesias en relación con esos delitos y su prevención y que no han hecho «lo suficiente»: «las dos Iglesias no han hecho tanto como deberían», agregó.

La Comisión ha mantenido recientemente contactos con víctimas de esos abusos y considera que, tras escucharlos, las Iglesias tienen que asumir una «responsabilidad más clara de lo que hasta ahora han hecho» en relación con esos casos, según un comunicado emitido este mediodía.

Los autores del informe critican además losprocedimientos «largos y poco transparentes»que han puesto en marcha para tratar con los casos de abusos sexuales a menores.

Y consideran «importante para los afectados que haya un claro reconocimiento de las culpas de las Iglesias así como un debate permanente sobre las condiciones estructurales que han permitido los abusos«.

Otro de los miembros de la Comisión, Heiner Keupp, recordó el «enorme poder e influencia» que tienen las Iglesias sobre niños y jóvenes y llamó a sus responsables a reflexionar sobre la «dimensión ética» asociada a sus cargos

Keupp añadió que con el fin de acabar con la protección concedida a los autores de abusos a menores se debe dejar de dar primacía a ciertas normas de la Iglesia, como el secreto de confesión, sobre los derechos de niños y niñas.

Por ello pide un «examen crítico» del secreto de confesión para evitar que los autores de los abusos encuentren en él la protección institucional que impide que esos casos sean aclarados.

Para el informe publicado hoy los miembros de la Comisión examinaron 22 casos relacionados con la Iglesia evangélica y otros 43 vinculados a la Iglesia católica sobre la base de entrevistas confidenciales y respuestas por escrito de los afectados.

«La Iglesia que queremos»: carta abierta al Papa y a los obispos chilenos


 
«SENTIMOS VERGÜENZA PROPIA POR MACIEL, KARADIMA Y TANTOS OTROS SACERDOTES Y RELIGIOSOS PEDÓFILOS»
 
«El rol de los laicos en la Iglesia está casi totalmente atrofiado debido al clericalismo reinante de hace siglos»
 
Queremos una iglesia: centrada en Jesús y su proyecto de vida; que vive y simboliza lo que predica; evangélica y misionera
 
(RyL).- Esta carta nace de la desolación por la crisis actual que atraviesa nuestra Iglesia y especialmente porque Cristo y su evangelio no están llegando y convocando a las nuevas generaciones. Concordamos con el Papa Francisco en no quedarnos rumiando en la desolación, sino ir más allá de la queja y hacer algunas sugerencias constructivas de por dónde ir. Esta carta es también una respuesta a su invitación a tener el coraje de decirle: «este camino es el que hay que hacer, este no». Esperamos que ella contribuya a la necesaria reorientación del rumbo de la Iglesia.
Preámbulo: una confesión de fe
Tal como nos enorgullecemos de Francisco de Asís, Tomás Moro, Madre Teresa y del Padre Hurtado, sentimos vergüenza propia por Maciel, Karadima y tantos otros sacerdotes y religiosos pedófilos; y ¿qué decir de los obispos encubridores? Nos abruma que, a consecuencia de estos condenables comportamientos, millones de personas se están distanciando de la fe. Desgraciadamente, la historia muestra que la Iglesia tiene, como cada uno de nosotros, un lado oscuro. Junto a lo santo y sagrado, conviven el abuso de poder, la arrogancia, la hipocresía, el dogmatismo – tanto más grave cuando van revestidos de virtud.
Con todo, amamos a la Iglesia y reconocemos lo mucho que hemos recibido de ella:
Conocer a Cristo y su mensaje;

Infundirnos elevados ideales, centrados en el amor;
Despertar una inquietud por lo sagrado y lo trascendente;
Inculcarnos que somos parte de una comunidad, los unos para los otros;
Alentarnos a construir el Reino, lo que da sentido a nuestra vida.
Por eso – pese a las caídas e insuficiencias de Pedro y sus sucesores – Cristo fundó la Iglesia con el mandato de evangelizar al mundo. En efecto, sin la Iglesia institucional, con todos sus claroscuros, no se habría podido transmitir esa fe de generación en generación.

Sin embargo, por importante que sea la Iglesia, Jesucristo es el fin. La Iglesia sólo es eficaz en la medida que nos orienta hacia Él, su testimonio y su palabra. Por eso esta crisis es doblemente grave, sobre todo para quienes inadvertidamente pusieron su fe en la Iglesia y sus autoridades, en vez de en la persona de Cristo.
No obstante, confiamos en que esta necesaria renovación purificará nuestra fe. Y hay que reconocer que junto con lo negativo también hay muchos signos de esperanza, como la existencia de comunidades de base en torno a las parroquias donde las personas muestran su deseo de profundizar su fe más allá de la misa dominical. Otro es el aporte de numerosos movimientos (Carismáticos, Catecúmenos, Comunión y Liberación, CVX, Familia Espiritual Charles de Foucauld, Focolares, Opus Dei, Schoenstatt, Apostólico Manquehue…) por medio de los cuales los laicos pueden vivir más intensamente su fe, cada uno según su carisma.
Con todo, el signo más importante está en la evolución del pensamiento de la Iglesia sobre lo temporal y lo sobrenatural. Durante siglos prevaleció en ella la idea de que la vida religiosa era el estado más perfecto, puesto que se centraba en lo importante y trascendente, la unión con Dios; mientras que los laicos se dedicaban a lo secundario y transitorio: las cosas de este mundo.
Sin embargo, la reflexión de la Iglesia sobre el mensaje de Jesucristo ha ido madurando, llegando a concluir que el Reino de Dios no es del más allá, si no que comienza con Jesús en el más acá. A la construcción del Reino estamos llamados sus seguidores, todos, no sólo unos cuantos. Seremos juzgados según hayamos contribuido a la construcción de una civilización basada en la fraternidad y el amor, tarea principal de los laicos.
Los hermanos protestantes fueron quienes primero desarrollaron esta idea – 500 años atrás. En esa misma época se encuentran otros exponentes de esta vocación de servicio de los laicos, como lo predicaba San Ignacio de Loyola en sus ejercicios espirituales. En el siglo XX, esta vocación pasa a ser carisma central de numerosos movimientos laicos. Y el Concilio Vaticano II lo explicita en su plenitud para la Iglesia universal.
Propuestas constructivas.
Queremos una iglesia:
centrada en Jesús y su proyecto de vida;
que vive y simboliza lo que predica;

evangélica y misionera;
cuyo magisterio esté centrado en lo esencial;
que distinga entre los ideales y las normas morales básicas, y
cuya institucionalidad esté acorde a Su mensaje.
Por cierto, la Iglesia nunca alcanzará la perfección, pues está compuesta de personas como nosotros, débiles y pecadoras.
Una iglesia centrada en Jesús y su proyecto de vida
En tiempos pretéritos la fe era impuesta por la autoridad de la época. Si el monarca era cristiano, se generaba una cultura e instituciones favorables a la difusión del cristianismo. Esta cultura masificó la fe, pero a expensas de su profundización
Hoy ya no hay una cultura dominante. Coexisten múltiples sub-culturas y creencias. De ahí que la fe es cada vez más una opción de convicción, fruto de un encuentro personal con Jesús, e incentivada por el testimonio de cercanos.
Para inducir tal encuentro, nuestra evangelización debe aterrizar el mensaje de Jesús a las necesidades del hombre y de la mujer de hoy. No obstante el progreso alcanzado por la sociedad, siguen vigentes las preguntas de siempre. ¿En qué consiste una vida plena? El sentido de mi existencia ¿se reduce a maximizar el placer del momento? ¿En qué ideales y valores voy a construir mi vida? El mensaje de Jesús para la humanidad viene a responder tales inquietudes. Por cierto, el cristianismo no es la única cosmovisión presente, pero dudamos que haya alguna con un mensaje tan poderoso para mover al ser humano como el Sermón de la Montaña, ni un proyecto que dé más sentido a las personas que el de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Además, qué mejor fuente de seguridad y felicidad puede haber que la de arrimarse a un Padre Bueno y Misericordioso. Y lo que hace aún más atrayente y creíble el mensaje y propuesta de vida de Jesús, es que lo que predicó lo vivió hasta la muerte. Esta consecuencia, atrae, sobre todo en una era, como la nuestra, sospechosa de instituciones pero sedienta de testimonios.
Una iglesia que vive y simboliza lo que predica
Toda época rechaza la incoherencia entre lo que se predica y lo que se practica. Fue el mismo Jesús quien nos aconsejó que siguiéramos lo que enseñaban los doctores de la ley, pero no lo que practicaban. Nuestra época es particularmente sensible a esta incoherencia e hipocresía.
Pensamos que parte importante de la popularidad que despierta el Papa Francisco se debe a su sensibilidad por los símbolos. En lugar de residir en los amplios y suntuosos departamentos del Vaticano, opta por vivir en el pensionado para sacerdotes. En vez de movilizarse en un vehículo de lujo, usa un auto pequeño. Él se declara Obispo de Roma y visita periódicamente a sus habitantes. No sólo bendice a las personas si no que pide sus oraciones. Este actuar suyo, consonante con la sencillez de Jesús y del Evangelio, le da credibilidad a sus palabras, lo que atrae tanto a creyentes como no creyentes.
Desafortunadamente el ejemplo del Papa Francisco es más la excepción que la regla. Demasiados símbolos tradicionales de la Iglesia alejan en lugar de atraer. Jesucristo predicó que el que quiere ser primero sea último en honor y primero en servicio. ¿Es congruente este mensaje con los títulos que emplea la jerarquía: Reverendísimo, Excelentísimo? ¿No son anacrónicos tales títulos? Tal vez en la era monárquica pudo haber tenido algún sentido llamarse «Príncipe de la Iglesia», como se titulan los Cardenales, pero ¿puede serlo hoy? ¡El único príncipe que se menciona en el evangelio es Satanás! Y ¿cómo es posible que las oficinas del arzobispo de Santiago se sigan llamando el «Palacio» Arzobispal? Sabemos que ahí se trabaja y se sirve al Pueblo de Dios, pero su nombre evoca el poder y no el servicio, que es el valor esencial en la Iglesia de Jesucristo.
Asimismo, muchas de las ceremonias litúrgicas son pomposas, llenas de incienso y vestimenta arcaica, que tuvieron sentido en una época, pero que resultan ajenos a la cultura actual. ¿Se sentiría cómodo Jesús con tales ritos? Sin duda vería la buena intención, pero ciertamente es un estilo antagónico con su forma de vida. ¿No sería más atrayente hoy optar por símbolos eclesiales más acorde con la sencillez y pureza interior predicada por Jesús y sus discípulos, pescadores de Galilea?
Una iglesia evangélica y misionera
Reconocemos que servir al Pueblo de Dios es un desafío grande, pero dicha tarea no es suficiente. Esta todo el mundo de los no creyentes. Por eso el Papa Francisco nos invita a «salir de la capilla» y de nuestra zona de confort y predicar en la plaza pública. Una iglesia que no evangeliza no es iglesia. Si no estamos profundamente convencidos que los no creyentes se están perdiendo la riqueza de conocer y seguir a Jesús, entonces debemos dudar de nuestra propia fe.
Ahora que la fe no llega por la cultura ¿cómo interesar a las personas de buena voluntad, en búsqueda de la trascendencia y sedientos de descubrir el camino hacia una vida plena? Un lugar privilegiado, es a través del sistema educacional y las clases de religión. En efecto, es en la adolescencia cuando la mayoría de las personas decide qué quiere hacer con su vida y qué valores van a sustentarle en su camino. Desgraciadamente, con contadas excepciones, la clase de religión es pobre, más apta para niños que para jóvenes. Su contenido a veces deslinda con la superstición, induciendo a dejar de lado la razón en lugar de usarla. No en balde muchos jóvenes abandonan la fe por considerarla puro mito, tal como dejan de creer en el viejito pascuero.
Por eso, consideramos imperativo que se convoque a nuestros mejores teólogos y pedagogos a diseñar programas modernos de religión para la juventud, a la altura de sus inquietudes, aspiraciones e intelectos; que los entusiasmen con los ideales de Jesús, su propuesta de vida y su ejemplo. Ello requerirá mejorar drásticamente la preparación de profesores de religión, incluyendo el entrenamiento de laicos voluntarios de otras profesiones.
Evidentemente, ofrecer tales programas no garantiza que todos los jóvenes tomarán la opción creyente – no hay nada que lo garantice. Pero al menos habrán estado expuestos e instruidos en una fe adulta y atrayente, para que la semilla plantada germine más adelante.
Una iglesia cuyo magisterio está centrado en lo esencial
Mateo 25 nos indica que en el Juicio Final entrarán al Reino los que «dieron de comer al hambriento y de beber al sediento, los que recibieron al forastero, vistieron a los sin ropa, visitaron a los enfermos y a los encarcelados». Esto muestra que para Jesús lo esencial para la salvación es la ortopraxis, no la ortodoxia. Ello implica revertir los actuales énfasis desde la pureza doctrinaria a la pureza (nunca plenamente alcanzable) de la praxis.
La doctrina es importante sólo en la medida que nos lleva a la ortopraxis. Cuáles son esas doctrinas que llevan a la ortopraxis es materia de reflexión y discusión. Pero nos parece ser un conjunto de dogmas mucho más reducido de los que pueblan el catecismo actual. El Credo puede ser un buen punto de partida (y tal vez de llegada).
Además es necesario distinguir entre las doctrinas de fundamental importancia, y doctrinas de segundo o tercer nivel de relevancia. Las doctrinas de «primera importancia» serán aquellas que se han mostrado históricamente como las que más acercan a Jesús y a su mensaje, por lo que pueden considerarse condicionantes para profesar la fe católica. Las doctrinas de «segunda» o «tercera», deberían ser las que complementan las de «primera» o ayudan a algunos a acercarse a Jesús.
¿Serán doctrinas de la misma importancia para la fe: el pecado original, la teoría de la expiación, el purgatorio, las indulgencias, los pecados capitales, la marianología, los mandamientos de la Iglesia; como lo son la Divinidad de Jesús y la Santísima Trinidad, el amor a Dios y al prójimo, la presencia real de Cristo en la Eucaristía, el perdón de los pecados y la vida eterna? En suma, deberían ser considerados de primera importancia todos aquellos conceptos contenidos en los evangelios y la iglesia primitiva. De no hacerse esta distinción, se corre el riesgo de confundir lo que es fundamental para una vida cristiana, de lo que no lo es y, por ende, de crear problemas y dudas innecesarias en asuntos no esenciales para lograrla.
Esta distinción de una fe basada más en lo esencial y menos en lo accesorio, ¿no nos conduciría además hacia un acercamiento con nuestros hermanos ortodoxos y protestantes?
Una iglesia que distinga los comportamientos ideales de las normas morales básicas que deben cumplir sus fieles.
Jesús no fue nunca «manga ancha» con la ley. Fue exigente, mucho más allá de esta. Para Él no basta el cumplimiento externo de la ley si no el deseo e intención de corazón. Por eso, por ejemplo, el destruir la reputación del otro es una manera de matarlo; así como mirar con lujuria a una mujer es una forma de adulterio. Sin embargo, no sólo fue exigente, si no compasivo con el caído. Es lo que nos indica en la parábola del hijo pródigo. Es lo que hizo al perdonar a la mujer adúltera. Nos llama a ir más allá de los mínimos- a superar al fariseo que se jacta de su virtud en cumplir la ley; pero es compasivo con el que se reconoce necesitado del perdón, como el publicano que se golpeaba el pecho por sus pecados.
La Iglesia no debe dejar de motivarnos hacia el ideal que nos propone Jesús. Sin embargo, tiene que reconocer que hay una diferencia entre el ideal a que Jesús nos llama – aspirar a lo máximo – y lo mínimo que se le debe exigir a un feligrés, simplemente por ser persona. La Iglesia ha desarrollado este distingo en muchos temas, por ejemplo, en el manejo de nuestros bienes materiales. Jesús dijo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos. Además le propuso al joven rico que si quería ser perfecto vendiera todos sus bienes y se los regalara a los pobres y luego lo siguiera a Él. La Iglesia ha interpretado esta pobreza «evangélica» propuesta por Jesús, como un ideal al que todo cristiano debería aspirar; pero no considera su incumplimiento un pecado mortal. La persona que le paga un salario justo a sus trabajadores y gana una remuneración limpiamente por su esfuerzo es honrada; cumple con el mínimo (de la ley natural), aunque diste del ideal cristiano de compartir todos sus bienes con los más necesitados.
Asimismo, el ideal de amor al prójimo sería «poner la otra mejilla» si uno es atacado. Sin embargo, el mínimo es frenar nuestro instinto de venganza y cumplir con la justicia. En otros casos hemos elevado lo que es un ideal a lo mínimo exigido por la moral. Un ejemplo de ello es el ideal del matrimonio: que sea un amor de por vida. Es lo que cree y desea toda pareja al casarse; es lo que se refleja en la poesía y los juramentos espontáneos de fidelidad eterna de los enamorados de todos los tiempos; es lo que nos dice Jesús que fue la intención de Dios, cuando le preguntan sobre el divorcio permitido por Moisés. Pero ¿es la indisolubilidad matrimonial el mínimo exigible a toda persona, por lo que sería pecado mortal divorciarse y volver a casarse? o ¿no será este un ideal al que debemos aspirar pero no el mínimo exigible? Ese distingo entre el ideal matrimonial y el mínimo exigible es lo que hace que nuestros hermanos ortodoxos así como protestantes permitan que personas cuyos matrimonios fracasaron – después de un auténtico intento de reencuentro – se divorcien y puedan volver a casarse, siguiendo en comunión con la Iglesia.
Algo similar podría decirse de las relaciones sexuales. El ideal es que sean signos de amor en una relación estable y permanente (matrimonio). Y sin duda es necesario seguir insistiendo en el ideal de relacionar sexo con amor, sobre todo en una sociedad como la actual donde se llega a banalizar el acto sexual reduciéndolo a un puro placer narcisista. Pero ¿no habríamos de distinguir entre relaciones sexuales promiscuas, sin amor, de relaciones pre-maritales donde el acto de amor es eso: una expresión de amor entre los dos, aun no siendo matrimonio?
Como en todos los temas morales la última palabra la tiene la voz de la conciencia abierta e instruida, predispuesta a dudar del impulso del deseo y a contrarrestarlo. Con todo consideramos que la moral católica se beneficiaría de una revisión sistemática de sus posturas tradicionales bajo la lupa del distingo entre lo que es ideal y lo que es el mínimo exigible a cada persona.
Carismas en la Iglesia
Una Iglesia cuya institucionalidad esté acorde a Su mensaje
Hay distintos carismas en la Iglesia, todos necesarios: el de los laicos, construir el Reino; el del clero, predicar, administrar los sacramentos y animar a los laicos; el de los obispos, orientar y organizar la evangelización y mantener la unidad del pueblo de Dios; el del Papa como «primus inter pares», de mantener la unidad de la Iglesia.
Sin embargo, con los siglos se han privilegiado algunos de esos carismas y atrofiado otros. De tal modo que la Iglesia se asemeja hoy mucho más a la estructura de un «ejercito prusiano» que a una comunidad de fieles, con una cúspide sobre empoderada y una base pasiva y obediente. El Papa ha llegado a ser «la» autoridad, casi todopoderosa, en doctrina, en moral y en el gobierno de la Iglesia; apoyado por la Curia, una «élite» poco transparente, hermética, autocomplaciente y alejada de la grey. Una cosa es escuchar con apertura y debido respeto las palabras y enseñanzas del Papa y otra es pretender que todos sus dichos son dogmas. De hecho, apenas dos de las enseñanzas posteriores a la declaración de infalibilidad papal en el Concilio Vaticano I son consideradas dogmas por los teólogos: la Inmaculada Concepción y la Asunción de la Virgen (y en ambos casos se dijo que simplemente se estaba ratificando la creencia y práctica del Pueblo de Dios por siglos).
Los teólogos distinguen entre el magisterio extraordinario (infalible) y el magisterio ordinario. El magisterio ordinario es el del día a día, partiendo del catecismo, las prédicas dominicales en la parroquia, las cartas del Obispo o del Papa, las declaraciones de la Conferencia Episcopal, e inclusive Concilios universales orientadores (como el Vaticano II, que no intentó «definir dogmas»). Ahí sin duda se encuentra la sabiduría acumulada de la Iglesia por siglos, pero ahí también hay cizaña: teologías equivocadas, prejuicios culturales, enfoques parciales y aseveraciones francamente erradas. En su conjunto es muy relevante y beneficioso, pero no hay que sacralizarlo todo. El magisterio infalible es ese conjunto de doctrinas importantes y relevantes para la salvación (aunque, como dijimos arriba, ninguna es esencial salvo la ortopraxis de Mateo 25), que distingue primordialmente a los cristianos de los no cristianos y no creyentes y, secundariamente, los católicos de los cristianos no católicos. El magisterio ordinario es amplísimo. El magisterio infalible, referente a declaraciones excepcionales de Concilios y del Papa, es muy reducido, cuyos límites sigue siendo aún materia de discusión entre los teólogos.
Sabemos que Jesús prometió estar con su Iglesia hasta el fin del tiempo «para que las puertas del infierno no prevalecieran sobre ella». Más nos parece tarea urgente de los teólogos precisar hasta donde se extiende esta promesa de Jesús de proteger su Iglesia de errores fundamentales irremediables. Ello requiere delimitar ese magisterio infalible a lo esencial del mensaje de Jesús. Como un paso en la dirección de aclarar los límites del magisterio extraordinario, consideramos prometedor la distinción anterior entre doctrinas de primer orden para ayudar a la salvación, y otras que son secundarias.
Juan Barros
Por otra parte, por mucho respeto que nos merezca el Papa y su magisterio, no todo lo que él o sus antecesores dicen y hacen, es necesariamente bueno y correcto. También pueden equivocarse gravemente en sus nombramientos, sobre todo si no escuchan al episcopado y al laicado. Hay signos esperanzadores: la corrección fraterna al Papa Francisco por el obispo de Boston cuando Francisco trató de calumnias las acusaciones al Obispo Barros; también es admirable la constancia de la comunidad de Osorno que insistió en no aceptar al Obispo, pese a que este contaba hasta hace poco con la confianza del Papa. La «corrección fraterna» va en ambas direcciones, no sólo de arriba hacia abajo (lo típico hoy en día), sino también desde ésta hacia la autoridad (dónde aún falta mucho). .
Si en la práctica, el papado está sobredimensionado en su papel y autoridad, los obispos están demasiado reducidos en lo suyo. Esto implica reconocer institucionalmente la colegialidad de los obispos tanto en el ámbito nacional como universal. Ellos trazan su autoridad directamente desde los apóstoles. Son tan obispos como el Obispo de Roma. Grandes decisiones en materia de doctrina, moral o rito deberían ser fruto de una reflexión colegiada de los obispos en un Concilio universal, convocados por el Papa, sucesor de Pedro y Obispo de Roma.
El rol de los laicos en la Iglesia está casi totalmente atrofiado debido al clericalismo reinante de hace siglos, basado en una teología que caducó con el Vaticano II. Ese Concilio insistió no sólo en que el Reino de Dios comienza en este mundo si no que su construcción es de todo el Pueblo de Dios. Laicos y religiosos somos igualmente responsables, cada uno con su propio carisma.
No obstante, el clericalismo perdura en la práctica – tanto en el clero como entre los laicos. Por ejemplo, en estos últimos acontecimientos de la Iglesia en Chile la voz de los laicos ha sido un gran ausente. Los laicos hemos sido espectadores, cada uno preguntándose ¿Por qué la «Iglesia» permite estos abusos? ¿Por qué los obispos y/o el Papa no hacen algo? Pero salvo contadas excepciones, los laicos hemos tomado palco. Por cierto, los laicos no fuimos consultados por la jerarquía cuando estalló la crisis actual. Pero nada ni nadie nos impidió opinar libremente una vez que se conoció. ¿Dónde está la opinión de los laicos? Más bien, ¿dónde están esas opiniones?, pues seguramente habrá una gran diversidad de puntos de vista. Si los laicos desean ser escuchados, ante todo deben expresarse. Y deberá incorporarse esa voz de los laicos institucionalmente a la estructura de la Iglesia. Cada parroquia tiene, en teoría, un consejo laical y nos imaginamos, el obispo también tendrá el suyo. Pero al parecer funcionan al arbitrio del párroco u obispo. ¿Ha de tener el consejo laical un rol puramente asesor o debe tener un rol vinculante en algunos temas? ¿Podrá sugerir la remoción de un párroco o un obispo? ¿No deberá ser al menos consultado antes del nombramiento de unos y otros? ¿Qué rol institucional deben de tener los movimientos laicos?
Además, hay que reconocer que los que más trabajan pero menos participan en decisiones dentro de la Iglesia son las mujeres. Tal vez, para algunos sea demasiado pronto la idea del sacerdocio femenino. Sin embargo, todos concordarán que la mujer debería tener un liderazgo en la Iglesia semejante al del hombre. Y esto debería reflejarse en los distintos consejos laicales y en la conducción de la Iglesia, despojándola del machismo que la ha caracterizado históricamente.
Laicos en la Iglesia
Finalmente, unas palabras sobre el clero. Nuestros corazones están con esa mayoría de sacerdotes y monjas que trabajan día a día en el apostolado sin mayor reconocimiento, y que hoy tienen que cargar con la cruz de ser sospechosos de abusos y corrupción por la acción de los menos. También sufrimos por ese gran número de curas de pueblo o único cura de parroquia que viven vidas tan abnegadas y en gran soledad. Mas esta última cruz no es necesaria. La vida sacerdotal es suficientemente exigente, casi heroica, para exigir además la soledad afectiva del celibato. Nos parece que es tiempo de volver a la práctica de antaño en Occidente y vigente hasta el día de hoy en los ritos orientales de nuestra propia iglesia católica, que los sacerdotes, al menos los diocesanos, puedan ser casados. El celibato sería requisito sólo para la vida monacal y las órdenes religiosas cuya labor así lo requiera.
Cierre
Sin duda nuestras aseveraciones son incompletas; faltarán matices y habrá más de alguna errada. Y aunque fuera pertinente todo lo que decimos, lo aquí propuesto no es «el» camino si no, a lo más, unos pasos en la dirección que estimamos correcta. Sabemos que son muchos, con otras ideas de cómo y por dónde ir. Bienvenidas sean esas propuestas. Los que sientan que en lo grueso esta carta representa su sentir los invitamos a adherir a ella. Pero igual de importante, los que no estén de acuerdo o sientan que son otros los caminos, los invitamos a expresar públicamente su sentir. Pero comencemos a andar,pues como Jesús mismo nos dijo, «la cosecha es abundante pero los trabajadores pocos». La Iglesia no es sólo asunto de los religiosos. Es hora que los laicos asumamos el rol que nos corresponde en el Pueblo de Dios.
Santiago de Chile, Junio 2018
Mafalda Abuhadba S. Mónica Domínguez H. Mireya Oyanedel F.
Cecilia Arancibia C. Gerardo Domínguez H. Andrea María Palma C.
Mónica Arellano C. Patricia Domínguez H. Wendy Raby O.
Rodolfo Armas M. Francisco Duboy U. Joseph Ramos Q.
Gloria Baeza F. Laura Edwards V. Iván Rojas T.
Benito Baranda F. Josefina Errázuriz A. Mario Rubio M.
Antonio Bentué B. Mary Ann Fones I. Daniela Sánchez S.
Carmen Cortázar S. Ximena Fuentes M. María Elena Sánchez U.
Alvaro Covarrubias R. Patricio Gross F. Hernán Santa Maria B.
Marta Cruz-Coke M. Patricia Mac-Donald María Luisa Sepúlveda E.
Alvaro de la Barra G. Jorge Mardones A. Enrique Strobl R.
María Eugenia de la Jara G. Sergio Micco A. Fernando Tagle Y.
Magdalena del Río C. María Estrella Montero C. Alberto Valdés E.
Carlos del Río L. Maria Eloísa Morel M. Ana Maria Valdés R.
Carolina del Río M. Sergio Muñoz L. Regina Valdés B.
Raimundo Díaz C. Anita Olave V. Isabel Vial D.
Alfonso Diaz Q. Pilar Ossa O. Begoña Villanueva B.
Adhiere a esta Carta al Santo Padre el Consejo Editorial de Revista «Reflexión y Liberación».
RD/Refeión y Liberación

¿POR QUÉ EMIGRAN LOS AFRICANOS HACIA EUROPA?: Faustino Vilabrille


El gran gesto de la acogida del Aquarius

“Fui extranjero y me acogisteis” (Mt 25,35)

La insoportable indecencia de la Cope de los Obispos

Solo es posible una solución eficaz actuando en origen.

Querid@s amig@s colaboradores y cooperantes en la lucha por un mundo mejor

Mientras siga vigente el modelo económico actual, por el que los países ricos del Norte explotan a los países pobres del Sur, la emigración del Sur hacia el Norte será imparable.

Los explotadores de África: Esa explotación, se realiza a través de las Multinacionales, que corrompen a los Gobiernos del Sur y sus Administraciones, que a su vez se dejan corromper, para usurparles sus tierras de cultivo y sus materias primas, los privan de sus derechos más básicos (alimentación, educación, sanidad…), y los avocan a una vida de miseria, de sufrimiento, de impotencia, de desesperación, de tristeza. Así no se puede vivir y por eso se marchan, sabiendo que en la huida se arriesgan incluso a perder la vida, porque allí ya la ven perdida a corto plazo.

La solución eficaz: Es por lo que la única solución eficaz es actuar en origen para que allí puedan tener una vida mínimamente digna. Mientras no se haga esto, hay que acogerlos, tratarlos bien, ayudarles a salir adelante, como hizo muy bien el Gobierno español con el Aquarius dando una lección a Europa, pero la verdadera solución está allí, no aquí. Si no resolvemos el problema en origen la emigración será cada vez mayor. No lo resolveremos con vallas, ni con concertinas, que son un escarnio sangrante, ni con permisos de 45 días, porque África, siendo un continente muy rico, está lleno de hambre, y al hambre no se le pueden poner fronteras.

Lluvias torrenciales: En los últimos correos hablamos de las consecuencias del Volcán de Fuego en Guatemala, que aquí se difundieron más o menos en TV. Paralelamente a la erupción del Volcán, en Ruanda y otros países de África estaban cayendo unas lluvias torrenciales intensísimas, que parece que cada año lo son más, pero aquí los medios apenas dijeron nada. Pasarán las tormentas y vendrá una sequía insoportable, que obligará a muchos miles de personas a no tener ni agua para beber, a tener que buscarla muy lejos y en todo caso no potable. Precisamente hoy nos escriben diciendo que hace un color enorme y ya escasea el agua.

Consecuencias: Los daños de las lluvias fueron: bastantes muertos, muchas casas derrumbadas, tierras de cultivo arrastradas, multitud de cosechas perdidas, y como consecuencia hambruna inevitable a corto plazo.

Las casas de los pobres en todas partes, siempre están construidas en los sitios peores y más inseguros. Y lo peor de Ruanda, por ejemplo, es que el gobierno ni les ayuda en nada a construir otra casa y además no les facilita terreno para hacerlo, incuso veces los expulsa de él sin ningún miramiento, sobre todo en las proximidades de la capital: “vete de aquí, que este sitio lo necesita el Gobierno”.

En Ruanda con un 80 % de población rural y una densidad demográfica de 452 habitantes por Km2., la carencia de tierra es un verdadero drama y perderla por una tormenta una gran desgracia. Además con una renta por habitante de 642 €, y un IDH (Índice de Desarrollo Humano) que no llega a 0,500, los ruandeses están entre los habitantes del mundo que tienen un nivel humano más bajo y peor calidad de vida, aunque algunos países de África aún están peor que ellos.

Índice de Fragilidad Estatal: Entre los índices que se manejan para conocer la situación de un país como el IDH, el PIB (producto Interior Bruto), o el Coeficiente de Gini (para medir la Desigualdad entre los ciudadanos), está también Índice de Fragilidad Estatal (que mide la incapacidad del Estado para hacer frente a los problemas y necesidades de sus Ciudadanos en general). Este índice tiene como límite 120, que sería la insolvencia total del Estado, que estaría al borde de la quiebra y su desaparición: supondría la claudicación de las leyes y el orden, la falta de respuesta a las necesidades básicas de los ciudadanos, la presencia de conflictos armados, cárteles organizados de la droga, la falta de credibilidad de su Gobierno, etc. Si comparamos el Índice de Fragilidad de África con Europa veremos con meridiana claridad por qué tantas personas emigran de África hacia Europa. El Índice de Fragilidad Estatal de Europa va de 18.3 de Noruega (el más bajo) hasta, por ejemplo, el de Grecia de 55,3: Fragilidad muy baja. En cambio el de África Subsahariana va desde 72.9 de África del Sur hasta el 110.7 de la Rep. Demo. del Congo, pasando por el 113,2 de Somalia, hasta el 113,4 de Sudán del Sur: Fragilidad muy alta.

Enorme diferencia: Como vemos, la diferencia es enorme. Sin reducir esa desigualdad no hay solución que valga. Si comparamos Ruanda con un Índice de 89,3 con España, con el 41,4, vemos que la de Ruanda es algo más del doble que la de España. Si a esto añadimos que el IDH de 29 países de África (más de la mitad del Continente) no llega a 0,500, ya tenemos servido el drama de más de 600 millones de personas, que pasan hambre a diario y mueren prematuramente, que carecen de una sanidad básica, que no tienen una enseñanza elemental para sus hijos, que sufren conflictos sociales o bélicos continuamente, huyendo sin parar a campos de refugiados, que albergan a millones de personas.

Gran escándalo: Es insoportable que los presidentes de los respectivos gobiernos de países tan pobres se enriquezcan tan escandalosamente como el de Guinea Ecuatorial, que con lo que saca del petróleo, se hizo dueño casi de la mitad del país, además de lo que tiene fuera del mismo en países de Europa; o el de Angola que vino recientemente a España y a otros países europeos en un avión de los más lujosos del mundo, alquilado por varios días, cuyo costo por hora pasaba de los 60.000 euros, mientras los angoleños tienen una esperanza de vida 52,4 años, un IDH de tan solo 0.526, casi dos tercios de los hogares rurales viven con menos de 1,75 dólares diarios, y el 20 % de los niños mueren antes de los 5 años.

Riqueza de África: Así pues, en África, se da el Índice de Fragilidad Estatal más alto del mundo. Es el Continente que refleja peores índices en todos los aspectos, a pesar de ser el más rico de la tierra. Por ejemplo, alberga el 65% de las tierras cultivables del planeta, pero utilizadas para producir alimentos para poblaciones de fuera del Continente africano; los africanos no tienen acceso a los alimentos que se producen en su propia tierra. También detenta, en porcentajes mundiales aproximados, un 20% de las reservas de uranio, un 90% de cobalto, un 80 % de coltán, un 40% de platino, un 65% de manganeso, entre un 6 y un 8% de las reservas de petróleo, un 50% del oro y diamantes, sus bosques húmedos albergan el 45% de la biodiversidad mundial, además de bauxita, níquel, germanio, litio, titanio, fosfatos, etc.

La República Democrática del Congo tiene el 80 % del Coltán que hay en el mundo, un producto usado en infinitas aplicaciones electrónicas: ordenadores, móviles, televisiones, etc., y sin embargo está entre los países más pobres del mundo.

Pobreza extrema: Los países ricos y sus multinacionales son verdaderas aves de rapiña para África, siendo los africanos verdaderas víctimas de su voracidad, hasta el punto de que más de 300 millones de sus habitantes viven con hambre crónica porque sus ingresos no pasan de 1 € al día, además de ser víctimas de conflictos y guerras permanentes entre ellos, azuzados desde fuera, y por eso sus Estados son muy frágiles.

La consecuencia inevitable es que se arriesgan a todo y marchan, víctimas a la vez de mafias que los engañan y explotan, a ellos y a sus familias.

Decimos más arriba que los países del norte explotan a los africanos. Exportan petróleo 24 países africanos, pero solo enriquece a sus políticos y allegados y a las Multinacionales, y en cambio perjudica al pueblo, pues los pozos de petróleo contaminan la tierra y la hacen inservible para la agricultura como pasó en el delta del Níger. Lo que pasa con el petróleo pasa con otros muchos productos africanos: minerales, agrícolas y forestales, todos en manos de Multinacionales, que enriquecen cada vez más a los más ricos y empobrecen cada vez más a los más pobres.

El gobierno de España, además del gesto del Aquarius, también habla de quitar las concertinas que son algo indigno de la humanidad, y de implicar a Europa en una operación conjunta para el tratamiento de la emigración africana.

También merecen todo el reconocimiento las instituciones que actúan con honestidad rescatando en el Mediterráneo a tantas personas que se ven en peligro inminente de naufragio, así como a otras muchas que se comprometen a acogerlos una vez llegados a tierra, mientras que es indecente e indigno que la Cope de los Obispos haya ridiculizado el gesto del Aquarius. Pedimos que el autor de semejante faena radiofónica sea cesado inmediatamente.

Un cordial abrazo a tod@s, a los inmigrantes y a la Madre Tierra.

 

Faustino Vilabrille

Periodista Digital

http://feadulta.com/es/buscadoravanzado/item/9853-por-que-emigran-los-africanos-hacia-europa.html

A %d blogueros les gusta esto: