El obispo emérito de Orléans será juzgado por no denunciar a cura pedófilo


André Fort, obispo emérito de Orléans (Francia)Agencias

Mi cliente pensó que el joven no deseaba que lo que denunciaba fuese hecho público, sino que quería sólo asegurarse que Pierre de Castelet ya no oficiaba con niños

André Fort, obispo emérito de Orléans, en el centro de Francia, será juzgado por no haber denunciado actos de pedofilia de un cura, informó el jueves una fuente judicial.

Fort, obispo de Orléans entre 2002 y 2010, fue inculpado en 2017 por no haber denunciado a Pierre de Castelet, acusado en 2012 de agresión sexual contra menores de 15 años.

Olivier Savignac, una de las presuntas víctimas, fue el primero en denunciar los hechos en 2008 en un correo enviado a la sede de la diócesis en el que denunciaba la agresión que sufrió en 1993 en un campamento del Movimiento Eucarístico de Jóvenes en el suroeste de Francia en el que Castelet oficiaba como capellán.

Sin respuesta se reunió luego con Fort precisándole que una decena de jóvenes fueron víctimas del capellán.

Como no sucedió nada, volvió a acudir a la sede de la diócesis. Fort se había ya retirado y reemplazado por el obispo Jacques Blaquart. El nuevo obispo avisó a la fiscalía que inició una investigación.

«Mi cliente pensó que el joven no deseaba que lo que denunciaba fuese hecho público, sino que quería sólo asegurarse que Pierre de Castelet ya no oficiaba con niños», explicó el abogado de Fort, Benoit de Gaullier, a AFP.

Es el primer caso de un obispo acusado en Francia por no denunciar actos de pedofilia desde la condena de Pierre Pican, obispo emérito de Bayeux (oeste) en 2001 a tres meses de prisión por no denunciar los actos de un cura de su diócesis, René Bissey, condenado a 18 años de prisión en octubre de 2000.

(RD/Afp)

Monseñor André Fort

http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2018/06/29/religion-iglesia-mundo-francia-andre-fort-obispo-emerito-orleans-juzgado-por-no-denunciar-cura-pedofilo.shtml

EE.UU. Casi 600 mujeres arrestadas en Washington DC en protesta contra la separación de familias inmigrantes


TITULAR29 JUN. 2018

H3 hundreds women arrested dc family separation protest

En Washington DC, casi 600 mujeres fueron arrestadas el jueves durante una acción masiva de desobediencia civil no violenta en el Capitolio, en protesta por las políticas en materia de inmigración implementadas por el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Se observaron manifestantes que gritaban “nos importa” y “abolir el ICE [sigla en inglés del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas]” y que portaban mantas de emergencia de poliéster similares a las que se entregan a los inmigrantes que se encuentran encarcelados en los centros de detención a lo largo de Estados Unidos. Las manifestantes inundaron el edificio Hart del Senado para hacer una sentada con el fin de exigir que los menores inmigrantes sean liberados de la custodia estadounidense y sean reunidos con sus familias. Entre las manifestantes se encontraba Linda Sarsour, coorganizadora de la Marcha de las Mujeres en Washington, realizada el 21 de enero de 2017 en la capital estadounidense para defender los derechos de las mujeres.

Linda Sarsour declaró: “A la luz de los momentos oscuros que vivimos en este país, con niños que han sido arrancados de los brazos de sus padres, los fallos de la Corte Suprema sobre la prohibición musulmana y sobre las clínicas antiabortistas, la represión contra los trabajadores, el retiro del magistrado [Anthony] Kennedy, y tener que pensar cómo será nuestra Corte Suprema en los próximos 30 o 40 años, me siento inspirada. Me siento inspirada por las mujeres de todo el país que vinieron aquí, arriesgándose a ser arrestadas, para decir: ‘No nos vamos a quedar sentadas mientras ocurren estas injusticias’. Así que el mundo está bastante mal, pero me siento esperanzada e inspirada”.

https://www.democracynow.org/es/2018/6/29/titulares/nearly_600_women_arrested_at_dc_protest_against_family_separations

NUESTRA INJUSTICIA CON LAS MUJERES. JOSÉ ANTONIO PAGOLA.


 

Posted: 28 Jun 2018 01:08 PM PDT

Salió fuerza de él

Jesús adoptó ante las mujeres una postura tan sorprendente que desconcertó, incluso, a sus mismos discípulos.

En aquella sociedad judía donde el varón daba gracias a Dios cada día por no haber nacido mujer, no era fácil entender la nueva postura de Jesús, acogiendo sin discriminaciones a hombres y mujeres en la nueva comunidad. Si algo se desprende con claridad de actitud es que, para él, hombres y mujeres tienen igual dignidad personal, sin que la mujer tenga que ser objeto del dominio del varón. Sin embargo, los cristianos no hemos sido capaces todavía de extraer todas las consecuencias que se siguen de la actitud del Maestro.

R. Laurentin ha llegado a decir que se trata de «una revolución ignorada» por la Iglesia. Por lo general, los varones seguimos sospechando de todo movimiento feminista y reaccionamos secretamente contra cualquier planteamiento que pueda poner en peligro nuestra situación privilegiada sobre la mujer.

En una Iglesia, dirigida por varones, no hemos sido capaces de descubrir todo el pecado que se encierra en el dominio que los hombres ejercemos, de muchas maneras, sobre las mujeres. Y lo cierto es que apenas se escuchan desde el interior de la Iglesia voces que, en nombre de Cristo, urjan a los varones a una profunda conversión.

Para justificar nuestra supremacía masculina hemos ido consolidando un presupuesto secreto pero enormemente eficaz: «los varones son los únicos que realmente importan, mientras que las mujeres existen únicamente por referencia a ellos» (M. French). Los creyentes hemos de tomar conciencia de que el actual dominio de los varones sobre las mujeres no es «algo natural», sino una estructura y un comportamiento profundamente viciados por el egoísmo y la imposición injusta de nuestro poder.

¿Es posible superar este dominio masculino? La revolución urgida por Jesús no se realiza despertando la agresividad mutua ni promoviendo entre los sexos una guerra que acarrearía nuevos riesgos para nuestra supervivencia humana. Jesús llama a «una revolución de las conciencias» que nos haga vivir de otra manera las relaciones que nos unen a unos con otros.

Las diferencias entre los sexos, además de su función en el origen de una nueva vida, han de ser encaminadas hacia la cooperación, el apoyo y el crecimiento mutuos. Los varones hemos de escuchar con mucha más lucidez y sinceridad la interpelación de aquel de quien, según el relato evangélico, «salió fuerza» para curar a la mujer.

Fuente: fecansada.com

LA FE GRANDE DE UNA MUJER: José Antonio Pagola


La escena es sorprendente. El evangelista Marcos presenta a una mujer desconocida como modelo de fe para las comunidades cristianas. De ella podrán aprender cómo buscar a Jesús con fe, cómo llegar a un contacto sanador con él y cómo encontrar en él la fuerza para iniciar una vida nueva, llena de paz y salud.

A diferencia de Jairo, identificado como «jefe de la sinagoga» y hombre importante en Cafarnaún, esta mujer no es nadie. Solo sabemos que padece una enfermedad secreta, típicamente femenina, que le impide vivir de manera sana su vida de mujer, esposa y madre.

Sufre mucho física y moralmente. Se ha arruinado buscando ayuda en los médicos, pero nadie la ha podido curar. Sin embargo, se resiste a vivir para siempre como una mujer enferma. Está sola. Nadie la ayuda a acercarse a Jesús, pero ella sabrá encontrarse con él.

No espera pasivamente a que Jesús se le acerque y le imponga sus manos. Ella misma lo buscará. Irá superando todos los obstáculos. Hará todo lo que pueda y sepa. Jesús comprenderá su deseo de una vida más sana. Confía plenamente en su fuerza sanadora.

La mujer no se contenta solo con ver a Jesús de lejos. Busca un contacto más directo y personal. Actúa con determinación, pero no de manera alocada. No quiere molestar a nadie. Se acerca por detrás, entre la gente, y le toca el manto. En ese gesto delicado se concreta y expresa su confianza total en Jesús.

Todo ha ocurrido en secreto, pero Jesús quiere que todos conozcan la fe grande de esta mujer. Cuando ella, asustada y temblorosa, confiesa lo que ha hecho, Jesús le dice: «Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud». Esta mujer, con su capacidad para buscar y acoger la salvación que se nos ofrece en Jesús, es un modelo de fe para todos nosotros.

¿Quién ayuda a las mujeres de nuestros días a encontrarse con Jesús? ¿Quién se esfuerza por comprender los obstáculos que encuentran en algunos sectores de la Iglesia actual para vivir su fe en Cristo «en paz y con salud»? ¿Quién valora la fe y los esfuerzos de las teólogas que, sin apenas apoyo y venciendo toda clase de resistencias y rechazos, trabajan sin descanso por abrir caminos que permitan a la mujer vivir con más dignidad en la Iglesia de Jesús?

Las mujeres no encuentran entre nosotros la acogida, la valoración y la comprensión que encontraban en Jesús. No sabemos mirarlas como las miraba él. Sin embargo, con frecuencia, ellas son también hoy las que con su fe en Jesús y su aliento evangélico sostienen la vida de no pocas comunidades cristianas.

José Antonio Pagola

Audición del comentario

https://drive.google.com/file/d/1yVmWvH2xaT5g2YdP7bMHf1fWJgZxJaR8/preview

Marina Ibarlucea

https://www.gruposdejesus.com/domingo-13-tiempo-ordinario-b-marcos-521-43/

PAX CHRISTI EE.UU. RESPONDE A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA


Respuesta de Pax Christi Estados Unidos a la Corte Suprema en defensa de la prohibición musulmana

Pax Christi USA se opone a la decisión de la Corte Suprema de mantener la prohibición musulmana del presidente Trump. Trump ha lanzado declaraciones cáusticas contra las personas que son musulmanas desde el comienzo de su campaña para presidente, y ahora vemos su palabra hablada convirtiéndose en política y ley. Esta ley injusta sostenida por el Tribunal Supremo desatiende la vida y la dignidad de las personas humanas, las familias y especialmente en este momento nuestros hermanos y hermanas musulmanes. Esta política va en contra del Evangelio y las Enseñanzas Sociales Católicas que son los principios fundamentales de Pax Christi USA.

Lo que Trump promociona como una «prohibición de viajar» o como una política que «mantiene a los EE. UU. A salvo» es en realidad racismo, odio y negación a los refugiados. Debido a esta prohibición, los refugiados de Siria, Libia, Irán, Yemen, Somalia, Corea del Norte y Venezuela ya no pueden venir a los Estados Unidos. Muchos de estos países están desgarrados por la guerra y la gente necesita desesperadamente alivio. Pax Christi USA no cree en un Estados Unidos que cierre sus fronteras a personas en grave necesidad.

Lamentablemente, esta es una de las muchas políticas de Trump creadas para mantener fuera de los Estados Unidos a las personas de color y las personas con necesidades graves, y es un continuo rechazo a la construcción de este país, una nación de inmigrantes. Creemos en una América que defiende las palabras de Emma Lazarus, grabada en la base de la Estatua de la Libertad, «Dame tus masas cansadas, pobres / acurrucadas, anhelando respirar libremente». Pax Christi USA trabajará sin fin para nuestro país para abrazar y regresar a estos valores.

Foto de flickr.com

Pax Christi USA Response to Supreme Court Upholding Muslim Ban

VIAS PARA EL EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES.


ABRE EL SIGUIENTE ENLACE PARA APROVECHAR LAS ENSEÑANZAS:

 

Haz clic para acceder a empoderamiento%20lagarde.pdf

Sororidades y otras Ongs


 Imprimir

Ya hablé de mis amigas javerianas, Carmiña Navia y María Asunción Pintó, en mi artículo sobre Cali. Quedó, sin embargo, por hablar acerca de su ingente trabajo, durante casi cincuenta años, en la Loma caleña; y, también, del devenir de otras ONGs en su Comuna.Al conectar de nuevo la grabadora, reparo en su urgencia por hablarme de la Casa de Cultura Tejiendo Sororidades, con sedes en Barrio el Jordán y Prados del Sur. Es como si temiesen que les faltara tiempo para contarlo todo.

Ya reseñé en El otro Cali, coces en el ojo de la Loma, que son las artífices del proyecto y, aunque jubiladas, continúan “cosidas” a ella, atentas siempre a las necesidades de sus mujeres, tanto las responsables como las usuarias.

El objetivo fundamental de Tejiendo Sororidades es el acompañamiento de mujeres víctimas de la violencia pertenecientes al estrato 1. Son descendientes de indígenas, mestizas y blancas. La comunidad afro se asienta fundamentalmente en San Marino, no aquí. Sus vías de actuación habituales son: acudir a los hogares de las mujeres que no se pueden desplazar, para informarlas y prepararlas, y organizar talleres en las sedes, para capacitarlas profesionalmente, con el fin de empoderarlas y conseguir que entren en el precario mercado laboral colombiano. Les ha permitido subsistir y ayudar a sus familias, que dependen de ellas en la mayoría de los casos. Hay, también, talleres de ocio, como los cursos de bailes tradicionales populares –no de salsa– que las vuelven a vincular con sus raíces. Y, desde siempre, la chiquillería ha tenido su espacio, desde la lectura y la educación en la igualdad y el respeto.

Sin embargo, se han encontrado con un grave trastorno: la estructura patriarcal del país, a través de los maridos y las autoridades locales, no ve con buenos ojos dicho empoderamiento y las amenazas de muerte anónimas son frecuentes; además de una escandalosa desidia por parte de las fuerzas de seguridad a la hora de protegerlas.

El quehacer es laborioso, a veces agotador, pero tenaz e imperturbable.

—Lo más duro es perder a los peladitos— cuenta Asunción al hablar de niños y niñas. —En cuanto llegan a la adolescencia, entran en el mundo de las drogas; ellas, se embarazan…

Las muchachas se obsesionan por su aspecto físico; piensan que es su pasaporte para conquistar al príncipe azul que las libere del infierno cotidiano. No constatan que, a su alrededor, hay pocos hombres, sean del color que sean. Llegado el momento, los jóvenes las abandonan, como hicieron sus padres con sus madres y con ellas.

Volvemos a Tejiendo Sororidades, donde, tanto las mujeres que trabajan y enseñan como las que acuden a aprender, visten de dignidad la Loma. La Casa Cultural nació al amparo de la teología de la liberación con otro nombre y arrancó con un salón de lectura para la infancia. El objetivo era crear un espacio donde el vecindario, desde una perspectiva comunitaria, acudiese para compartir, formarse, crecer. No obstante, desde la asunción de la perspectiva feminista y ecologista, se decantaron por el acompañamiento a la mujer. Hoy, algunas de las jóvenes que empezaron hace años son las responsables de las sedes.

—Los talleres están en función de las mujeres porque siempre las hemos tenido muy presentes— cuentan, casi al unísono, Asunción y Carmiña.

—Las niñas viven encerradas en casa, cargadas de hijos pronto, sacando adelante, solas, a la familia. Teníamos que abrirles un mundo en el que tuviesen más poder para salir de la miseria… Fíjate que, hasta la ropa que llevaban, se la compraban sus maridos— terminan.

De entre todos los talleres, los más solicitados ahora están relacionados con la tecnología. Quieren hacerles ver a sus hijos que ellas también saben, no sentirse minusvaloradas, aumentar su autoestima.

—Son cuarenta años impartiendo talleres, específicamente femeninos, que las capacitan en las labores de la casa y les permiten ganar unos pesos. Hemos organizado de todo: artesanías, adornos para la casa, modistería, crochet… Eso las equipara a sus maridos, si los tienen, y las abre al mundo, vetado desde casi siempre— reanuda Carmiña el diálogo.

—Cuando empezamos, aquí no había nada. Solo dos escuelas de primaria. Hoy, viene todo el mundo, parecen paracaidistas. No te puedes imaginar la cantidad de ONGs que han aterrizado; y también políticos de todos los pelajes— responde Carmiña ante mi curiosidad por saber si son las únicas en la Loma que trabajan con mujeres.

—Pero despegan a la misma velocidad a la que se posan. Algunas ni el año terminan. Aunque las hay que saben de nuestro trabajo e intentan imitarnos— añade Asunción.

Ignoran que estas javerianas han tejido una urdimbre cuyos hilos son los años, y su hilandera, la paciencia.

—Llegan sin conocer las necesidades reales y las costumbres de aquí. Suelen ser profesionales europeos entusiastas, de clase media; no viven en la Loma, sino en barrios residenciales, de estratos 5 y 6; tranquilos, poco amenazadores. Y aquí hay que estar las 24 horas, respirando este aire. Les llega plata para el proyecto anual, pero pronto se ven abrumados ante la gravedad de la situación— apunta Carmiña.

—Invitan a merendar al vecindario y llenan la sede recién abierta. Les prometen el oro y el moro: que si escuelas de formación política, que si esto, que si aquello… Los convidados se ilusionan y se apuntan, y los convocan los sábados de 9 a 5. Al principio, van algunos, por la novedad y porque el gobierno de Uribe los hizo limosneros: “¿Qué me da vuecencia?”, es lo primero que preguntan. Pero ellas no pueden ir… es día de mercado, de limpiar la casa, de atender a los hijos y al marido… Solo pueden al atardecer, pero a esa hora, los responsables de las ONGs ya se han ido a casa y, a los tres meses, ya no va nadie. Deberían vivir aquí… Así, no hay manera de que duren y, cuando desaparecen, porque se les terminó el dinero y no supieron atraer a la gente, la dejan chasqueada y se siente maltratada con tanto “ahora sí, ahora no”— cuenta Asunción.

Esas son las organizaciones serias; en las que se montan con fines poco claros, como el lavado de dinero o el engorde de algunos bolsillos, no hemos entrado. Con “daños colaterales” en algunos casos: prostitución infantil, violaciones y un largo etcétera. Lo sabemos, de vez en cuando, por lo que apuntan brevemente algunos medios de comunicación.

—Fíjate, en 2017, se crearon 186.000 ONGS, solo en Colombia— subraya Carmiña con un cierto desaliento; sorprendente en ella.

Este funcionamiento errático afecta incluso a las escuelas. Algunas llevaban funcionando muchos años con una estructura magnífica, pero, ahora mismo, están vacías. Hubo ONGs que prometieron apoyarlas, pero, como abandonaron pronto, se quedaron sin soporte económico y no se pudieron rehacer. Mis amigas saben que un proyecto corto, aquí, no es proyecto. Se necesita, por lo menos, una generación para sacarlo adelante, sobre todo en educación. Tanta irresponsabilidad ha desembocado en la desaparición de los ciclos superiores en la Loma, lo que ha obligado a los que quieren estudiar a salir del barrio y arriesgarse por caminos en los que robos, intimidaciones, drogadicción y violaciones están a la orden del día.

Otro problemas grave es que las ayudas que llegan de organizaciones europeas se deciden si tener idea exacta de lo que aquí ocurre. Es algo en lo que insiste Carmiña Navia cuando envía sus informes, pero no parecen entender, ya que las ONGs de nueva creación acatan dichas directrices, pero es porque no conocen el territorio como ellas: viven aquí casi 50 años y Carmina es, además, de Cali.

En cuanto al tema de la paz, Europa exige que una parte sustancial del dinero que envía se destine a la lucha por ella. No les vale decir que la paz es fruto de un trabajo por la educación, la promoción de la mujer, la igualdad de género…

—Si trabajas por la paz, tienes toda la plata del mundo, sin condiciones; pero de poco sirve si a los tres meses no se oye ni el silencio. No sé qué concepto tenéis en Europa de lo que es construir la paz. Creo que el problema es el gran desconocimiento de los financiadores europeos de cómo son aquí las cosas y de cómo quieren que sean— agrega Carmiña.

Para trabajar aquí, el estado les exige que Tejiendo Sororidades se adscriba como una ONG. Pero, aunque nacieron mucho antes como proyecto popular, hoy, son consideradas exactamente igual que las 186.000 que nadie sabe cuánto durarán y con qué objetivos se han creado.

—Antes de abrir tanto la mano, debería hacerse una investigación en profundidad. En Colombia, hay ONGs que son auténticas tapaderas de políticos corruptos y ladrones, o “muletas” de quienes las crean para vivir de ellas y hacer currículum profesional, pero no tienen ningún interés por la comunidad— se agrega ahora Asunción.

En esas condiciones, es difícil diferenciar entre organizaciones como la suya y los auténticos depredadores; y las normas elaboradas por el gobierno y que son de obligado cumplimiento para todas, perjudican a las serias.

Es lo que ocurre en el apartado del ahorro. Tejiendo Sororidades está acostumbrada a ahorrar por si falla el presupuesto. Sin embargo, de acuerdo con la legislación colombiana actual, tienen que apurar todos los pesos que les dan en el año, o devolverlos, o pagar un 22% de lo que no gastaron. No vale que justifiquen que lo gastarán al año siguiente.

—Y si la DIAN1 considera que actuamos más como empresa que como ONG, a pesar de nuestra labor transparente y sin beneficios, nos retiene el 32%— expone Carmiña.

—Y eso no quiere decir que no lleguen ONGs con muy buena voluntad, pero no tienen muy claro qué hacer y cómo. Las más optimistas creen que, en seis años, habrán llevado a cabo el proyecto, pero eso es imposible en Colombia, uno de los países del mundo con una mayor desigualdad, y, mientras esa desigualdad exista, nadie, ninguna ONG, podrá solucionar nada— concluye.

Organizaciones como Casa de Cultura Tejiendo Sororidades funcionan gracias a la solidad europea y norteamericana que, ahora mismo, a causa de tanta corrupción, solo ayuda cuando se presentan proyectos muy bien detallados y a corto plazo. Eso es un obstáculo serio para nuestras protagonistas, que tienen que “fragmentar” un proyecto de carácter generacional en “microproyectos” anuales para recibir un dinero que, en gran parte, se va en pagar los muchos impuestos y muy elevados por las dos sedes de la Loma. Las consecuencias más negativas recaen en la ayuda que podrían generar en esos barrios si las leyes fuesen más razonables y razonadas.

A la traba anterior, se añade otra que puede bordear una mayor deshonestidad. Para evitar las corruptelas, el gobierno colombiano propuso a los donantes que el dinero exterior se le entregara directamente, a través de departamentos, ciudades o, directamente, al gobierno central, porque conocen mejor la realidad del país –dicen– y saben dónde y cómo darlo. Pretenden obviar la historia política de Colombia, el cáncer que suponen clientelismo y amiguismo. Incluso un uso honesto de los fondos, ante una estructura política como la colombiana, puede implicar una pérdida importante de dinero en perjuicio de los posibles beneficiarios. Por no extenderse en los pactos intergubernamentales en que, si alguien quiere conseguir algo, tiene que acatar lo que el gobierno colombiano decida. O en los “favores” concedidos y pagados a posteriori.

—Aunque algunos políticos nos han pedido prestados los locales para dar sus mítines durante los periodos electorales, nunca los hemos cedido. Lo hacen porque somos respetadas y saben que atraerán a muchos vecinos si convocan en nuestras sedes. Eso nos ha traído muchos problemas si han ganado las elecciones, porque nos hacen la vida imposible. Aun recuerdo a un político, hace 39 años, que nos prometió arena, cemento y piedra para la construcción de los nuevos locales si le dejábamos el humilde salón en el que entonces trabajábamos. Dijimos que no— cuenta Asunción.

Como los organismos europeos que las ayudan no conocen en profundidad el problema, les piden –sobre todo los suizos– que negocien con el gobierno, pero no están dispuestas a hacerlo, porque implicaría acordar ideas e ideologías. Tejiendo Sororidades ofrece una vía social de igualdad –incluida la de géneros–, no exclusión social y respeto al medio ambiente, pero un gobierno como el colombiano no está dispuesto a pactar porque no tolera esa perspectiva.

No se puede obviar que su relación con el poder ha sido siempre compleja y sus dificultades, permanentes, por su posición crítica dentro de la teología de la liberación y del feminismo ecologista; denunciante y profética, por una parte; distanciada de cualquier corriente política, por otra.

—Continuaremos en la resistencia, la denuncia y la distancia y, si tenemos que vivir de la limosna del estado, Tejiendo Sororidades se cierra— termina Carmiña contundente.

 

1Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia.

 

Fotografía suministrada por Pepa Ubeda. Es la Sala de Lectura de Tejiendo Sororidades en Cali.

Comunicado de prensa de la Asociación de Católica romana Mujeres Sacerdotes


De: Janice Sevre-Duszynska, (medios de comunicación) ARCWP 859-684-4247, rhythmsofthedance1@gmail.com

Te invitamos a cubrir nuestra próxima ordenación de 82 años de edad, Sue Guzik que será ordenada sacerdote. Ella tiene 55 años de experiencia en el ministerio parroquial! Otras tres serán ordenadas diáconas. Esta es la primera vez que la Obispa Mary Eileen Collingwood, nativa de Cleveland, estará ordenando en Cleveland. Ella ha ordenado en otras ciudades.
Nuestro movimiento por la igualdad y la justicia para las mujeres en la Iglesia Católica Romana (RC) está creciendo. Ahora tenemos alrededor de 300 mujeres en nuestras comunidades presbiteras.
Aquí está un enlace a nuestra reciente respuesta a Francisco.

https://www.ncronline.org/news/people/advocates-dismayed-reaffirming-ban-women-priests

Susan Guzik, 82, (440-477-5962) msguzik@aol.com , será ordenada sacerdote. Ella fue ordenada diácona hace cuatro años, y dijo: «Es hora de que me convierta en lo que yo estoy llamado a ser». Sue recibió su certificación diocesana como un ministro laico de la Diócesis de Cleveland en 1993. Ella era activa en el ministerio parroquial durante 55 años y fue una de las primeras lectoras mujer en su parroquia, St .. María Magdalena Parroquia de Willowick, Ohio. Ella se involucró en el Ministerio de Stephen como miembro del equipo y se convirtió en el director durante varios años. Sue estaba casado durante 53 años a Mateo Guzik, que falleció hace seis años, en 2012. Tuvieron cinco hijos. nueve nietos y dos nietos por pasos grandes. Ella fue ordenada diácona el 24 de mayo de 2014.
Su obispo ordenante es Mary Eileen Collingwood, (216-408-4657) mecreg6@yahoo.com , residente permanente de Cleveland. María fue ordenada sacerdote en St. Bridget en Brecksville el 24 de mayo de 2014. Al año siguiente, el 24 de septiembre, el año 2015 fue ordenada obispa en (Wallingford) Philadelphia, PA.
Esta es la primera vez que en Cleveland, Obispa nativa Mary Eileen  ordenará sacerdotes y diáconos en Cleveland. (Ella ha ordenado en otras partes de los EE.UU.).
Mary Eileen Collingwood, sirviendo la Asociación de Católicos romanos Mujeres Sacerdotes como obispo, es una esposa, madre, abuela y educadora, quien obtuvo su Maestría en Teología en el Seminario de San María y la Escuela de Teología de Wycliffe, OH. Ella ha enseñado en los niveles secundarios y universitarios, sirvió como ministro pastoral en parroquias y como director de la Oficina de la vida diocesana Pro. En la actualidad es miembro de la facultad de la Universidad de Ministerios Globales y seminario católico de la gente. María es co-preside en Santa Brígida Incluido Comunidad Católica en Brecksville, Ohio.

 Inline image


La 

Asociación de Católicos romanos Mujeres Sacerdotes

a la 

Liturgia de Ordenación

 

La ordenación al sacerdocio

Susan Marie Guzik

 

La ordenación al diaconado

Toni Kay Attanasio

Geraldine Lococo

Kathleen O’Connell Sauline

 

Obispo ordenante

Mary Eileen Collingwood

 

30 de de junio de, 2018 – 1:00 pm.

Comunidad de Santa Brígida 

en Brecksville Iglesia Unida de Cristo

23 Public Square

Brecksville, OH 44141

 

Inmediatamente después de la recepción de Church Hall.

Aparcamiento disponible a través de Arlington St. fuera de Brecksville Rd., Al sur de la Ruta. 82 .

A %d blogueros les gusta esto: