Lula secuestrado, el poder judicial ha perdido la vergüenza


09/07/2018
moro_lula.jpg

A+A

El domingo, día 09 de julio, faltando prácticamente un mes para el registro de candidaturas para las elecciones de 2018, Brasil vive otro lamentable episodio para impedir que el candidato Lula pueda disputar las elecciones. En el caso de que se trate de un caso de habeas corpus impetrado por diputados federales del Partido de los Trabajadores – Diputados Wadih Damous, Paulo Teixeira y Paulo Pimenta – para contestar acto coactivo practicado por el afamado Juez Federal Sérgio Moro, de Curitiba y que mantiene al Presidente Lula encarcelado, el Desembargador Federal del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, Rogério Favretto, decidió conceder la orden para determinar la inmediata soltura del paciente (Alvará de Soltura).

 

El Alvará, expedido a las 8:30 de la mañana y destinado expresamente a la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, debería haber sido cumplido inmediatamente; sin embargo, después de 12 horas de desacato a la orden judicial, demoras injustificadas e interferencias ilegales de autoridades judiciales, la orden fue revertida por el Presidente del Tribunal, el Desembargador Thompson Flores, determinando finalmente el mantenimiento de la prisión del ex Presidente Lula. Durante esas 12 horas se puede considerar que Lula estuvo secuestrado, pues debería haber sido liberado.

 

Entre los hechos más escandalosos del día, está sin duda la actuación desesperada del Juez Sergio Moro que, mismo disfrutando de las vacaciones en Portugal, llamó a la sede de la Policía Federal para intentar impedir la liberación de Lula y, como tal, actuando ilegalmente contra un superior jerárquico dentro del sistema de justicia, un desembargador que recibió la solicitud de habeas corpus y que tenía competencia para decidir sobre una decisión sobre libertad.

 

Al intentar impedir el cumplimiento de la orden de soltura, segundo la ley el juez Sergio Moro ha cometido delito de prevaricación, previsto en el art. 319, del Código Penal, aplicable en la hipótesis de desobediencia a la orden judicial practicada por funcionario público en el ejercicio de sus funciones.

 

Al mismo tiempo, otro juez – Desembargador João Pedro Gebran Neto – uno de los que participó en el juicio de Lula en segunda instancia, también intentó evitar la soltura, siendo esa hipótesis igualmente inadmisible ante el derecho brasileño.

 

Como bien identificado por los juristas democráticos, esos instrumentos autoritarios de avocación de competencia, permitidos en el régimen militar de Brasil, son incompatibles con los preceptos de cualquier orden jurídico democrático, con la Constitución brasileña y con los códigos de ley.

 

Además, por encima de todo, queda evidente que la insistente actuación del juez Sérgio Moro, de la 13ª Vara Federal de Curitiba y del Desembargador João Pedro Gebran Neto en el sentido del incumplimiento de la orden de habeas corpus, y aún fuera de los autos, revela indiscutible interés en que los hace sospechosos de continuar ejerciendo jurisdicción en cualquier acción relativa al ex presidente y al paciente, de conformidad con el art. 185, IV, del CPC.

 

Brasil vive un caso modelo de excepción jurídica para toda América Latina y para el mundo. Es importante percibir que en nuestro país, sectores importantes del poder judicial sucumbieron a extraños y ocultos poderes y tomaron la decisión de abandonar la legalidad para aplicar actos de excepción para impedir y coartar la democracia.

 

La Lava-Jato (operación de la policía federal para combatir la corrupción) por la forma como se está realizando ya es responsable de una grave retracción económica en el país, habiendo destruido empresas, sectores industriales y de la construcción civil con la excusa de combatir la corrupción generalizada, pero lo hace tratando de impedir que el candidato más popular a las elecciones soberanas pueda llegar a la disputa, lo que sólo hace aumentar la indignación popular y en sentimiento de engaño y de traición a la democracia.

 

– Carol Proner es Secretaria Internacional de la Asociación de Juristas por la Democracia, Doctora en Derecho y Profesora de la Universidad Federal de Rio de Janeiro

 

Conoce a la mujer de Regina a punto de ser ordenada como obispo de una iglesia que desafía la doctrina católica


La doctrina de la iglesia católica romana prohíbe las mujeres sacerdotes y obispos

Jane Kryzanowski de Regina se convertirá en el obispo canadiense para los sacerdotes mujeres católicos el 21 de julio. (Captura de pantalla / Leslie Robinson, YouTube)

El dolor de toda una vida al saber que el camino al sacerdocio no existía para las mujeres es la fuerza que impulsa el camino de una mujer regina para convertirse en la obispa canadiense de las sacerdotisas católicas romanas (RCWP).

Jane Kryzanowski es mayor de edad de jubilación, y durante mucho tiempo se ha sentido inspirada por la aceptación de las mujeres por parte de RCWP en roles que la doctrina tradicional de la iglesia católica romana rechaza, y que el Papa Francisco ha confirmado.

RCWP Canadá es un ministerio de mujeres de base que ordena mujeres sacerdotes sobre la base de que la iglesia católica actualmente discrimina a las mujeres. 

«Todo el asunto de la opresión, la represión y la represión del llamado de Dios a las mujeres en la iglesia católica romana es muy, muy doloroso», dijo Kryzanowski al fin de semana de Saskatchewan de CBC.

La primera vez que vio a sacerdotes mujeres ser ordenadas en el RCWP fue un momento estremecedor para Kryzanowski. Pero hasta 2012, le dejó al RCWP el cargo de cambiar los roles de las mujeres en la iglesia católica.

Ese año, Kryzanowski asistió a un discurso de Marie Bouclin, el único obispo canadiense del RCWP. La historia de Bouclin se parecía mucho a la de Kryzanowski, y la llevó a llorar cuando los dos hablaron.

El Nacional
Mujeres sacerdotes
 RELOJ

00:00 14:59

Pase a la clandestinidad a una ceremonia secreta donde las mujeres son ordenadas como sacerdotes católicos 14:59

«Fue como si esta llamada que había conocido estuvo allí durante tantos años, finalmente fue expuesta de nuevo, finalmente se rompió. Pero también el dolor de que nunca haya sido un sueño que podría haberse cumplido», dijo Kryzanowski.

Kryzanowski asumirá el control de Bouclin cuando se retire a finales de este mes. Pero su camino para convertirse en el nuevo obispo canadiense ha sido largo y emotivo porque, durante décadas, reprimió lo que ella describe como un «llamado de Dios» para convertirse en sacerdote.

‘¿Quién de ustedes quiere ser sacerdote?’

Kryzanowski estaba en la escuela primaria la primera vez que descubrió que el sacerdocio que ella codiciaba era inalcanzable para las mujeres dentro de la iglesia católica tradicional. Un sacerdote había venido a su clase y preguntó: «¿Quién de ustedes quiere ser sacerdote?»

La mano de Kryzanowski se disparó, solo para que el sacerdote dijera rápidamente que solo los hombres se vuelven sacerdotes y que las mujeres se vuelven monjas.

Entonces, en cambio, se convirtió en monja.

Kryzanowski terminó abandonando el convento después de ocho años, y luego intentó volver a evaluar su llamado.

Ella se quedó trabajando con la iglesia católica a pesar de luchar con la forma en que restringe el papel de la mujer.

«Ese era mi hogar espiritual. Allí fue donde crecí, eso era lo que sabía», dijo.

A principios de la década de 2000, Kryzanowski trabajó en una iglesia católica Regina. Ella estaba haciendo casi todas las tareas que un sacerdote haría, a excepción de la administración de los sacramentos. Le dolió no poder hacerlo todo.

«La pregunta siempre fue, ¿por qué es esto?» ella preguntó.

«Eso fue muy doloroso para mí. Simplemente no hubo un argumento teológico sólido que alguna vez me satisfizo cuando la gente trató de decir que esta es la razón por la cual no se puede ser sacerdote».

Marie Bouclin será conocida como «Obispo Emerita» cuando se retire este mes. (Cortesía de http://www.romancatholicwomenpriests.org)

Pero un momento crucial llegó en 2002, cuando vio a siete mujeres ordenadas como sacerdotes mujeres católicas en Alemania a lo largo del río Danubio.

«Sentí que ‘wow, ha llegado el momento de esto'», dijo Kryzanowski.

Pasó otra década, y su momento emocional con Bouclin antes de que Kryzanowski buscara el sacerdocio y fuera ordenada sacerdote en el RCWP.

Ella era sacerdote en una iglesia local en Regina, que es una de las nueve iglesias católicas en Canadá presididas por los RCWP, según el sitio web del grupo.

De sacerdote a obispo

Kryzanowski ahora está asumiendo el papel de la mujer que inicialmente la inspiró a dar ese salto de fe.

La comunidad de RCWP ha elegido que Kryzanowski tenga el reemplazo de Bouclin.

Bouclin, centro, estaba entre las 16 mujeres obispos de todo el mundo. (Leonardo Palleja / CBC)

Kryzanowski dijo que su nuevo trabajo es «ser el pastor de los pastores». Ella será un punto de contacto para ellos y sus comunidades y apoyará a los pastores de la manera que necesiten.

Además de eso, Kryzanowski será una voz para hacer que las preocupaciones de las personas marginadas sean conocidas por una audiencia más amplia.

Ella ya es una apasionada de la justicia para las mujeres en la iglesia, abordando el abuso de mujeres y niños por parte del clero, y quiere establecer conexiones con las comunidades LGBTQ e indígenas.

«La gente al margen es la gente a la que realmente recurrimos», dijo Kryzanowski, y señaló que uno de los sacerdotes del RCWP presta servicios en el centro de la zona este de Vancouver.

Kryzanowski dijo que tiene mujeres fuertes de la Biblia para guiarla en la búsqueda de la justicia.

«Aquí es donde me llaman. Esto es lo que soy y lo que debo hacer incluso en mis últimos días», dijo.

Católicos de todo el mundo reclaman una Iglesia «más inclusiva, ecuménica y buscadora de justicia»


Participantes en el encuentro de la ICRN en BratislavaICRN

Apoyamos firmemente las reformas substanciales que el Papa Francisco está implementando contra la fuerte resistencia entre la jerarquía eclesiástica

(Néstor Raúl Juárez).- Bajo el lema «Reforma de la Iglesia bajo el Papa Francisco: ¿Y adónde vamos desde aquí?», se reunieron 50 miembros de la Iglesia católica en la ciudad de Pezinok, aledaña a Bratislava, capital de Eslovaquia convocados por la Red Internacional por la Reforma Eclesial (ICRN en sus siglas en inglés).

Provenientes de 4 continentes y de 18 países, los dos primeros días de debates de esta Conferencia se centraron en la experiencia de la llamada «Iglesia Subterránea», que tras la llamada Cortina de Hierro resistió corajosamente los embates del régimen establecido que unió por la fuerza Chequia y Eslovaquia bajo el régimen comunista.

Estas iglesias locales resistieron aisladas de Roma, a pesar de la persecución del sistema gobernante. Así es que estas comunidades para sobrevivir fueron haciendo ciertos cambios como por ejemplo la ordenación de sacerdotes casados, obispos casados y al menos una (o más) mujeres sacerdotisas católicas. Esto le valió una dura reacción de parte de los sectores más conservadores cuando la caída del Muro de Berlín y la restitución del normal diálogo con la Santa Sede.

Esta capacidad de resistencia, de firmeza en la fe y de amor a la iglesia actuó como inspiración para los conferencistas. El ardor por querer no dejar ninguna comunidad sin los sacramentos les hizo, en la práctica el tener que tomar decisiones importantísimas y que iluminan en la actualidad el rumbo de la iglesia pensando en la situación hacia la cual estamos yendo.

«Inspirados por el movimiento de la Iglesia Subterránea nosotros procuramos realizar una Iglesia más inclusiva, ecuménica y buscadora de justicia» dijo al respecto Markus Heil, coordinador nacional del movimiento «Iniciativa de los Párrocos» en Suiza (Pfarrei-Initiative- Switzerland), quien también moderó los trabajos de la conferencia.

Sesión de trabajo en el encuentro de la ICRN

Luego de los días siguientes de debates, los miembros de la conferencia concluyeron que «los movimientos reformistas bajo una estrategia doble, (por un lado) continuaremos apoyando al Papa Francisco en su óptica de reforma, y al mismo tiempo alentaremos nuevos caminos por las cuales los cristianos laicos lideren parroquias como iguales al nivel de las bases», dijo Christian Weisner, miembro de la comisión ejecutiva nacional de Nosotros somos Iglesia Alemania. «Apoyamos firmemente las reformas substanciales que el Papa Francisco está implementando contra la fuerte resistencia entre la jerarquía eclesiástica», agregó.

Como conclusión práctica, los conferencistas escogieron algunos puntos álgidos dentro de las diversas necesidades del pueblo de Dios, a partir de las cuales se formaron comisiones de trabajo. Las temáticas sobre las cuales los miembros del ICRN constituyeron comisiones de trabajo son: Igualdad de las Mujeres en la Iglesia, derechos e inclusión de LGBTIQ, empoderamiento de católicos a reclamar sus derechos fundamentales y responsabilidades, apoyar la creación de nuevos modelos de parroquias y sobre todo comunidades cristianas de vida.

Momento de reflexión en el encuentro de la ICRN

http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2018/07/09/religion-mundo-encuentro-red-internacional-reforma-eclesial-eslovaquia-icrn-iglesia-inclusiva-ecumenica-justicia.shtml

Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: