El abuso del secreto y el secreto del abuso


El elitismo clerical no causó abuso sexual, ni el abuso sexual causó elitismo clerical, pero el vínculo entre las dos cosas es ciertamente muy real.
Izquierda: Theodore E. McCarrick, arzobispo jubilado de Washington, en Holy Comforter-St. Iglesia Católica Cipriana en Washington, 1 de noviembre de 2017. (foto CNS / Tyler Orsburn)

Hace varios años, respondiendo a algo que había escrito sobre el secreto en la Iglesia, un obispo anciano retirado (ahora fallecido) me envió una carta que podría haber sido escrita hoy sobre el escándalo que se arremolinó en torno al ex cardenal Theodore McCarrick.

Aquí en parte está lo que dijo:

Como sacerdote formado en la caldera del Concilio Vaticano II, no tengo renuencia a proclamar la verdad, incluso en circunstancias que parecen difíciles. Más escándalos provienen de intentar controlar el acceso a la verdad que nunca vinieron de la honestidad y la apertura.

El peor escándalo de nuestros tiempos en la Iglesia ha sido la depredación sexual de algunos sacerdotes. El intento de mantener esos asuntos en secreto por razones de proteger reputaciones a través de los años simplemente permitió que el mal se pudriera y creciera. Y cuando la presa del secreto finalmente estalló, como siempre sucederá, toda la Iglesia sufrió por su falta de sinceridad.

Por supuesto, el obispo no pensaba en el arzobispo McCarrick cuando escribió eso, ni tampoco tenía en mente el torrente de acusaciones y acusaciones que últimamente se estaban extendiendo en Pensilvania. Pero sus palabras, sin embargo, pueden ser un resumen dolorosamente preciso del daño causado por la práctica del secreto trabajando de la mano con el clericalismo a los objetos de la “depredación” del ex cardenal y a las víctimas de abusos por parte de los clérigos en general.

Numerosos obispos, incluido el cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos de Estados Unidos, han prometido que veremos una investigación seria para descubrir los hechos en el caso McCarrick. Uno de los pocos aspectos alentadores de este episodio, que de otra manera sería profundamente desalentador, es el hecho de que el presidente de la USCCB y muchos de los otros obispos que han hablado al respecto dan muestras de estar realmente conmocionados y enojados por lo que sucedió. Bien por ellos. El shock y la ira son los primeros pasos saludables hacia una acción correctiva.

Si la investigación que los obispos han exigido y prometido se lleva a cabo de manera rigurosa, con la participación directa de laicos competentes, así como de clérigos y religiosos, y si sus hallazgos se publicitan plenamente y sin tomar ningún golpe o escatimar reputaciones, podría ser una gran Ejercicio útil al proporcionarnos los datos que necesitamos para diseñar e implementar las reformas necesarias para evitar que algo como esto vuelva a suceder.

A la espera de eso, al menos los lineamientos generales de lo que sucedió en el caso McCarrick ya son razonablemente claros. Aquí estaba una instancia clásica de cómo el secreto y el clericalismo funcionan en conjunto para producir el tipo de desastre del que hablaba mi amigo el obispo anciano, y que analizo en mi libro Nothing To Hide: Secrecy, Communication and Communion in the Catholic Church ( Ignatius 2008).

Para estar seguros, el secreto a veces es necesario y bueno en la esfera religiosa como lo es en otras áreas de la vida. En la Iglesia, el imperativo del secreto es especialmente claro con respecto al sello de la confesión: la grave obligación de la absoluta confidencialidad por parte de los sacerdotes con respecto a todo lo que se les revela en el sacramento de la penitencia. (El ‘sello’ se encuentra actualmente bajo ataque serio en varios lugares de Australia, que es otro de los resultados desagradables del abuso sexual por parte del clero por el cual la Iglesia continúa pagando un precio terriblemente alto).

Pero el secreto en la Iglesia a menudo no es necesario y no es bueno; es un abuso. Y el abuso del secreto fue operativo en relación con dos aspectos distintos de lo que ocurrió en el caso McCarrick.

Primero, el secreto veló la grave mala conducta de un clérigo de alto rango que durante varios años impuso escandalosamente a un número desconocido de muchachos y jóvenes, muchos de ellos seminaristas y sacerdotes.

Segundo, el secreto impidió el proceso por el cual este mismo eclesiástico ofendió a las jerarquías clericales, desde el secretario hasta el cardenal hasta llegar a ser cardenal, aunque ahora parece que muchos de los altos funcionarios de la Iglesia que Estuvieron   involucrados en ayudar y aprobar su ascenso, habían escuchado informes de su comportamiento escandaloso.

¿Cómo podrían suceder tales cosas? El secreto en combinación con el elitismo clerical es la clave para responder eso.

De acuerdo, en el caso McCarrick, el individuo errado era algo más que un solo sacerdote abusivo. Pero los mismos dos agentes -el elitismo clerical y el abuso del secreto- estuvieron involucrados aquí, como lo están en los casos de abuso sexual por parte del clero en general.

Funciona así.

Como explico en Nothing To Hide , el elitismo clerical -la noción de que el clero es una casta privilegiada, con privilegios especiales y exenciones no otorgadas al resto de nosotros- no causó abuso sexual, ni el abuso sexual provocó el elitismo clerical. Pero el vínculo entre las dos cosas es ciertamente muy real. En pocas palabras, las actitudes y los patrones de comportamiento del elitismo clerical entraron en juego una y otra vez cuando los superiores de los sacerdotes, sabiendo que los sacerdotes eran culpables de conducta sexual desviada, ya sea con menores o adultos, simplemente miraban hacia otro lado o barrían el desastre debajo de la alfombra.

“Los obispos que actuaron así”, escribo, “estaban actuando razonablemente según los estándares de la cultura clericalista a la que pertenecían”. Deseando ser buenos siervos de la Iglesia, sirvieron al sistema clericalista. Y al final, este sistema de ocultamiento e ilusión los traicionó a ellos y al resto de la Iglesia “.

El encubrimiento de lo que había sucedido era una parte típica de la respuesta. Y aunque la Iglesia en los Estados Unidos ha logrado un progreso considerable en la eliminación de esta mentalidad de encubrimiento en los últimos 15 años, todavía estamos muy lejos de enraizarlo por completo.

Como ilustran las revelaciones recientes de abuso sexual de los mundos del entretenimiento, los medios y la política, la Iglesia no está sola en tener tales problemas. De hecho, lo que estamos viendo ahora es un patrón de reacción profundamente defectuosa en los círculos de la Iglesia a las tentaciones que se asemejan a las que amenazan con corromper toda profesión y oficio.

Estas son tendencias a distorsionar y pervertir la solidaridad y la lealtad recíproca que vinculan correctamente a miembros de una profesión o grupo en particular (médicos éticos encubriendo a incompetentes, abogados honestos que cierran los ojos al fracaso de los abogados deshonestos) y una falla relacionada a la práctica responsabilidad con respecto a la responsabilidad profesional. El secreto, obviamente, presta un poderoso apoyo a ambos.

En la Iglesia como en todos lados, la solución también parece clara. Obispos, sacerdotes y todos los demás en puestos de responsabilidad pastoral deben tomar los requisitos de apertura y honestidad mucho más en serio de lo que muchos de ellos han estado acostumbrados a hacer hasta ahora. Esto es fundamental si el ejercicio de la autoridad pastoral no es para degenerar en una especie de autoritarismo paternalista con un sonriente rostro “pastoral”.

El primer paso ahora es el tipo de investigación honesta y exhaustiva que el Cardenal DiNardo y otros han prometido, con laicos presentes como socios plenos en su diseño e implementación. La credibilidad de los obispos mismos no requiere menos.

Más allá de eso, las mujeres y hombres laicos también deberían involucrarse en una medida mucho mayor que ahora en el proceso por el cual los obispos son nombrados y promovidos. Tal como están las cosas, los laicos pueden ser consultados, pero esto solo puede hacerse individualmente y en estricto secreto. A modo de reforma, deberían establecerse comisiones o consejos de consulta compuestos por laicos competentes para este fin. Y aunque la confidencialidad aún debe ser parte de ella, se debe pensar seriamente en formas significativas de abrir el proceso a la rendición de cuentas ante la Iglesia en general.

¿Esto requeriría cambiar la ley canónica? Muy probablemente lo haría. Pero la ley canónica no está tallada en piedra, y cuando llega el momento de hacer cambios, puede cambiarse. Esto claramente es un momento.

Los valores en juego aquí son profundamente serios que pertenecen a la naturaleza misma de la Iglesia como comunión. Concluí Nothing To Hide con un pasaje que creo que todavía lo resume todo razonablemente bien:

La comunicación es difícil, incluso en la Iglesia, pero las consecuencias de no comunicarse, por no mencionar las mentiras, la equívoca, el secreto egoísta y manipulador, la falta de responsabilidad -la triste letanía de las fallas de comunicación- son peores: pérdida de confianza, enojo , alienación, desentrañar la comunión vivida. Las fallas de la comunicación deben ser superadas, no multiplicadas por la ocultación y la disimulación.

“De esta manera, expresamos la realidad de la Iglesia, que a la vez es la novia inmaculada de Cristo y una banda de pecadores. Las fallas de la Iglesia son nuestros defectos. Cuando hablamos de reformar la Iglesia mediante la comunicación honesta y abierta y la responsabilidad, estamos hablando de reformarnos a nosotros mismos.

https://www.catholicworldreport.com/2018/08/14/the-abuse-of-secrecy-and-the-secrecy-of-abuse/

 

El Vaticano dice que está tratando el informe del gran jurado de Pensilvania ‘con gran seriedad’


16 de agosto de 2018

CNS-cloudy PA c.jpg

Las nubes de tormenta pasan sobre una iglesia católica en Pittsburgh. El fiscal general de Pensilvania dio a conocer un gran jurado el 14 de agosto sobre una investigación de meses de duración sobre las denuncias de abuso que abarca un período de 70 años en seis diócesis, que incluyó a Pittsburgh. (CNS / Reuters / Jason Cohn)

ROMA – Después de dos días de silencio tras la publicación de un gran jurado en Pensilvania que sorprendió a los católicos con revelaciones de abusos sexuales cometidos por clérigos históricos contra unas 1.000 víctimas, la oficina de prensa del Vaticano dijo el 16 de agosto que los actos documentados en el informe son “criminales y moralmente reprensible “.

Apoyar el periodismo católico independiente. Conviértase en miembro de NCR Forward por $ 5 al mes.

En una declaración hecha a última hora de la tarde en Roma, el vocero del Vaticano, Greg Burke, dijo que la Santa Sede está tratando el informe del gran jurado “con gran seriedad”.

“El Santo Padre entiende bien cuánto pueden estos crímenes sacudir la fe y el espíritu de los creyentes y reitera el llamado a hacer todos los esfuerzos para crear un entorno seguro para menores y adultos vulnerables en la Iglesia y en toda la sociedad”, continuó Burke.

“Las víctimas deben saber que el Papa está de su lado”, dijo el portavoz. “Los que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye las vidas de los inocentes”.

Burke hizo su declaración horas después de que el presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, el cardenal Daniel DiNardo, anunciara que la conferencia invitará al Vaticano a realizar una investigación , conocida formalmente como visita apostólica, de la Iglesia Católica del país.

CNS-Greg Burke cc.jpg

Greg Burke, portavoz del Vaticano, fotografiado a bordo de un vuelo papal desde Dhaka, Bangladesh, a Roma el 2 de diciembre de 2017. (CNS / Paul Haring)

El informe del gran jurado,  publicado el 14 de agosto , fue el resultado de una investigación de seis de las ocho diócesis de Pensilvania. Más de 300 sacerdotes fueron acusados ​​de cometer agresión sexual en el informe, que abarcó 70 años y fue construido sobre los registros de la iglesia y el testimonio de víctimas y testigos.

En su declaración, Burke dijo que “la mayor parte del debate en el informe se refiere a los abusos antes de principios de la década de 2000”.

“Al encontrar casi ningún caso después de 2002, las conclusiones del Gran Jurado son consistentes con estudios previos que muestran que las reformas de la Iglesia Católica en los Estados Unidos redujeron drásticamente la incidencia del abuso infantil del clero”, dijo el portavoz.

“La Santa Sede alienta la reforma y la vigilancia continuas en todos los niveles de la Iglesia Católica, para ayudar a garantizar la protección de los menores y los adultos vulnerables de los daños”, continuó. “La Santa Sede también quiere subrayar la necesidad de cumplir con la ley civil, incluidos los requisitos obligatorios de denuncia de abuso infantil”.

En una declaración separada también publicada el 16 de agosto pasado, el cardenal de Boston, Sean O’Malley, dijo que los hallazgos del gran jurado “desgarran nuestros corazones con lo inimaginable que trágicamente es demasiado real para quienes sufren este dolor”.

“Seguimos avergonzados por estos flagrantes fracasos para proteger a los niños y los que son vulnerables y afirmamos nuestro compromiso de que estos fracasos nunca se repetirán”, dijo O’Malley, presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores.

[Joshua J. McElwee es corresponsal del Vaticano de NCR. Su dirección de correo electrónico es  jmcelwee@ncronline.org . Síguelo en Twitter:  @joshjmac .]

https://www.ncronline.org/news/accountability/vatican-says-it-treating-pennsylvania-grand-jury-report-great-seriousness?utm_source=AUG_16_VATICAN_RESPONSE_PA&utm_campaign

Los católicos expresan desesperación, incredulidad, enojo ante nuevas revelaciones de abuso


Mark Pattison

15 de agosto de 2018

Los católicos expresan desesperación, incredulidad, enojo ante nuevas revelaciones de abuso

El cardenal Sean P. O’Malley de Boston y el diácono Bernie Nojadera, director ejecutivo de la Secretaría de Obispos para la Protección de Niños y Jóvenes de los EE. UU., Aparecen en la convocatoria católica de 2017 en Orlando, Florida. En una entrevista con el 13 de agosto, Nojadera dijo que su personal en la secretaría recibe llamadas de personas preocupadas por la actual crisis de abuso en la Iglesia. “Nuestro primer trabajo”, dijo, “es escuchar, ser empático”. (Crédito: Bob Roller / CNS)

WASHINGTON, DC – Después de que las primeras acusaciones de abuso contra el arzobispo Theodore E. McCarrick se publicitaran a mediados de junio, los empleados de la sede central de la conferencia de obispos de EE. UU. En Washington se preparaban para recibir llamadas de católicos confundidos, indignados o cualquier otra cosa relacionada con el escándalo emergente. .

La gran sorpresa: más católicos llamaron y siguieron llamando para preguntar cómo podrían ser padres de crianza temporal de niños inmigrantes que el gobierno de los EE. UU. En la frontera de Estados Unidos y México separaron de sus padres.

Eso no duró mucho, sin embargo.

Las llamadas de padres adoptivos disminuyeron y las llamadas relacionadas con el abuso aumentaron en volumen e intensidad, según el Diácono Bernie Nojadera, director ejecutivo de la Secretaría para la Protección de Niños y Jóvenes en la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

Nojadera dijo que no sabe exactamente por qué la gente llama a su oficina. Sugirió que es posible que las personas que llaman esperen que la oficina pueda amonestar a cualquier presunto clérigo: “¿Qué vas a hacer al respecto?”.

Pero ese no es el caso, le dijo a Catholic News Service en una entrevista el 13 de agosto. Los sacerdotes acusados ​​de abuso están sujetos a la disciplina de su obispo diocesano o superior religioso; si se los encuentra culpables de mala conducta, los sacerdotes pueden ser laicizados por el Vaticano. Los obispos acusados, sin embargo, están sujetos primero al Vaticano.

Los padres que lo llaman preocupados, el diácono agregó: “¿Cómo sé que mi hijo estará a salvo si está en formación o si está en el seminario?”

Los tres casos más notables este verano involucran a McCarrick, quien enfrenta una acusación creíble de abusar de un menor y se cree que ha hostigado y maltratado a seminaristas incluso después de haber sido ordenados sacerdotes; la Diócesis de Lincoln, Nebraska, donde un director de vocaciones que murió en 2008 ha sido acusado recientemente de acoso; y la Arquidiócesis de Boston, donde el Cardenal Sean P. O’Malley ordenó una investigación del seminario arquidiocesano después de que surgieron informes de abuso a principios de agosto.

“Nuestro primer trabajo es escuchar, ser empático”, dijo Nojadera. Algunos de los que llaman, reconoció, están enojados. “Bueno, yo también estoy enojado”, le dijo a CNS . Sin oración, agregó, “No puedo hacer lo que estoy haciendo”.

Tanto la Junta Nacional de Revisión como el Comité de Obispos para la Protección de Niños y Jóvenes están programados para reunirse en septiembre. Nojadera dijo que su oficina espera poder orientar a cada organismo sobre el fortalecimiento de la “Carta para la Protección de Niños y Jóvenes”, aprobada por los obispos en 2002.

“En 2002, estábamos respondiendo a una situación muy específica: el abuso de niños por parte de sacerdotes”, dijo el Diácono Nojadera. “Sigo sosteniendo que es un documento muy bueno. Es mejor que nada. Tiene sus puntos fuertes, tiene sus puntos débiles “. Añadió:” Necesitamos tener una discusión muy seria sobre lo que podemos hacer para mejorar lo que manda la Carta “.

La carta, enmendada en 2011 y nuevamente este año, no tomó en cuenta la posibilidad de que los obispos pudieran ser abusadores, o que las víctimas de abuso pudieran ser adultos, y mucho menos seminaristas y sacerdotes cuyo camino a la siguiente ordenación podría verse obstaculizado por obispo abusadores.

El aumento en el volumen de llamadas experimentado por Nojadera y su personal no se ha experimentado en dos diócesis contactadas por CNS .

“Todos pasamos tiempo procesándonos entre el personal y el clero, porque este es otro nivel de preocupación y otro nivel de angustia para todos los católicos”, dijo Beth Heidt Kozisek, coordinadora de asistencia a víctimas de la Diócesis de Grand Island, Nebraska, en un teléfono. entrevista con CNS . “Pero realmente no hemos tenido un aumento en la cantidad de llamadas de feligreses o miembros generales de la comunidad”.

Las acusaciones contra McCarrick, un ex cardenal, no se publicaron ni en el Omaha World-Herald , el periódico más grande de Nebraska, ni en el diario local The Grand Island Independent , dijo Kozisek. “Lo encontré en línea, pero no vi ningún comentario en línea”, agregó. “¿Es eso un signo de nuestra cultura rural, nadie está leyendo las noticias? Están ocupados cultivando y otras actividades?

“Baton Rouge no ha experimentado un aumento en las acusaciones o llamadas en el último mes debido a la historia del Cardenal McCarrick”, dijo un correo electrónico a CNS de Amy Cordon, coordinadora de asistencia a víctimas de la Diócesis de Baton Rouge, Louisiana.

“Mis colegas y yo no vemos nuestro ministerio para las víctimas del abuso del clero como un trabajo. Somos ministros “, dijo Cordon sobre ella y sus compañeros coordinadores de asistencia a víctimas. “Y nuestro jefe, Jesucristo, nunca decepciona.

“Esta es la razón por la cual no se ve un éxodo masivo de coordinadores de asistencia a víctimas cuando estas historias continúan rompiéndose más de 10 años después de que se redactó el estatuto”, agregó. “La mayoría de nosotros trabajamos bajo verdaderos hombres santos de Dios y somos muy afortunados de tener buenos obispos que se preocupen por aquellos que han sido dañados. Ciertamente puedo decir que ese es el caso en Baton Rouge “.

Nojadera recordó el caso de una persona que llamó, que había trabajado con el cardenal resignado, primero llorando de angustia por teléfono y luego expresando su enojo por la situación. “Primero, tengo que escuchar”, dijo.

Pero el momento, dijo, puede significar la necesidad de “una limpieza espiritual en la Iglesia”.

https://cruxnow.com/church-in-the-usa/2018/08/15/catholics-express-despair-disbelief-anger-at-new-abuse-revelations/

¿Qué tanto sabes de la Amazonia?


ABRE EL SIGUIENTE ENLACE PARA QUE TE ENTERES.

Viviana Londoño / WWF-Colombia
¡Empezar!

 

¿Alguna vez te has preguntado qué tan grande es la Amazonia, quiénes viven en sus bosques y qué tan largos son sus ríos? Aquí van algunas preguntas para que pongas a prueba que tanto sabes de la selva tropical más grande del planeta.

 

Las sabanas inundables de Cinaruco, en Colombia, son declaradas como nueva área protegida de 332,000 hectáreas


POSTED ON

01 agosto 2018
  • La declaratoria como área protegida de Cinaruco es el resultado de un trabajo conjunto con las comunidades locales y la Alianza para la Conservación de la biodiversidad, el territorio y la cultura.
  • Con la declaratoria de Cinaruco se incorpora un nuevo distrito biogeográfico Arauca – Apure que actualmente se encuentra en omisión y pasaría a estar representado en un 1,62%, protegiendo sabanas inundables y bosques de galería tropicales y cuerpos de agua únicos en el país.
  • Las sabanas inundables de Arauca son ecosistemas estratégicos en la regulación de los cuerpos de agua como ríos y lagunas, así como del clima de la Orinoquia

Agosto de 2018- A partir del 1 de agosto de 2018 Colombia cuenta con una nueva área protegida que tendrá la categoría de Distrito Nacional de Manejo Integrado (DNMI): Cinaruco (332,000 ha). La zona se encuentra ubicada al oriente del departamento de Arauca, en jurisdicción de los municipios de Arauca y Cravo Norte. Su paisaje se caracteriza por la presencia de sabanas inundables, bosques de galería y bosques riparios (que protegen las riberas de los ríos).

El mapa muestra la ubicación de Cinaruco, entre los municipios de Arauca y Cravo Norte.

El área protegida, bajo la figura de Distrito de Manejo Integrado, alcanza las 332 mil hectáreas, un territorio que supera el tamaño de países como Luxemburgo. Cinaruco es además un albergue de biodiversidad de la Orinoquia, cuenta con más de 68 especies de mamíferos, 178 de aves, 176 de peces, 670 de plantas y 74 de reptiles. Con la declaratoria de Cinaruco se aumenta la representatividad de la provincia biogeográfica de la Orinoquia en el Sistema de Áreas Protegidas pasando del 4,06 % al 5,96% y lo más importante incorporando un nuevo distrito biogeográfico Arauca – Apure que actualmente se encuentra en omisión y pasaría a estar representado en un 1,62%, protegiendo sabanas inundables y bosques de galería tropicales y cuerpos de agua únicos en el país.

Las comunidades campesinas llaneras que habitan la zona han logrado hacer un uso sostenible de sus recursos naturales para desarrollar las actividades productivas que generan su sustento diario, como la ganadería extensiva tradicional y la cría de cerdo. Además, han trabajado como agentes de conservación de los cinco ecosistemas identificados en esta región de la Orinoquia: sabanas inundables tropicales, humedales, bosques de galería tropicales, cuerpos de agua y playas y médanos.

¿Por qué conservar Cinaruco?

Al proteger las sabanas inundables de Arauca es posible mantener la dinámica natural de los ecosistemas inundables y cuerpos de agua como raudales, lagunas y ríos de las cuencas binacionales (Colombia/Venezuela) Cinaruco y Capanaparo. Esta dinámica garantiza los medios de subsistencia de las comunidades campesinas e indígenas asentadas en estas cuencas. Asimismo, se preserva la cultura pues la relación entre la comunidad y la naturaleza es uno de los pilares sociales de este territorio.


 © Rodrigo Durán Bahamón

Los pobladores son en su mayoría campesinos procedentes de Casanare y Arauca, que adquirieron sus predios a través de procesos de colonización de tierras baldías. Además, es un territorio ancestral de los pueblos indígenas Wamonae, Yaruro, Yamalero, Maiben-Masiware y Sáliva pertenecientes al resguardo Caño Mochuelo.

Con la declaratoria como área protegida se minimizan las presiones sobre este territorio, entre las cuales se identifican la extracción ilegal de biodiversidad con fines de comercialización, las quemas, la tala selectiva, la pesca y la cacería no reguladas y la pérdida de la identidad llanera e indígena entre otras.

¿Qué es un Distrito de Manejo Integrado?

Es un espacio geográfico en el que los paisajes y ecosistemas mantienen su composición y función, aunque su estructura haya sido modificada y cuyos valores naturales y culturales asociados se ponen al alcance de la población para destinarlos a su uso sostenible, preservación, restauración, conocimiento y disfrute. (Decreto 1076 de 2015). El DNMI permite conciliar el uso sostenible como una estrategia para la conservación del territorio de la mano con las comunidades locales.


© Rodrigo Durán Bahamón

Colombia, un territorio de conservación

Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo, y el primero en biodiversidad por kilómetro cuadrado. La creación y ampliación de áreas protegidas contribuye a la conservación de ese patrimonio natural. Además, estos territorios aseguran la prestación de servicios ecosistémicos vitales para todos los colombianos. El país tiene hoy más de 30 millones de hectáreas protegidas, lo que significa que más de 14% del territorio nacional se encuentra bajo alguna figura de protección. Esto posiciona a Colombia como líder en América Latina en materia de conservación de los recursos naturales.


 © Rodrigo Durán Bahamón

¿Qué es la Alianza para la conservación de la biodiversidad, el territorio y la cultura?

La Alianza para la Conservación de la Biodiversidad, el Territorio y la Cultura nació en el 2016 para es apoyar al Gobierno en el cumplimiento de la megameta en materia de creación y ampliación de áreas protegidas. Está conformada por Parques Nacionales Naturales de Colombia, el World Wildlife Fund (WWF), Wildlife Conservation Society (WCS), la Fundación Argos y la Fundación Mario Santo Domingo. En este proceso de declaratoria además participó la Agencia Nacional de Hidrocarburos. La conservación de Cinaruco requerirá fortalecer el trabajo conjunto entre los sectores Agricultura y Desarrollo Rural y Ambiente y Desarrollo Sostenible, para armonizar la conservación de espacios naturales y el desarrollo de actividades productivas. Este esfuerzo cuenta con el compromiso del Ministerio de Agricultura, la Unidad de Planeación Rural Agropecuaria, la Agencia de Desarrollo Rural, la Autoridad Nacional de Pesca y Acuicultura y la Agencia Nacional de Tierras. La declaratoria contó el visto bueno de la Academia de las Ciencias Exactas, Físicas y Naturales que reconoció sus valores sobresalientes y con apoyo del proyecto GEF/SINAP (Consolidación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, SINAP, en niveles nacional y regionales) y el Programa Riqueza Natural de USAID.

http://www.wwf.org.co/?uNewsID=332252

¿Qué es la producción sostenible de madera?


POSTED ON
09 agosto 2018

La lucha por conservar los bosques de Colombia se mantiene activa frente a múltiples amenazas. Una de las mejores estrategias de conservación es promover la producción responsable de madera, que protege los recursos naturales y, a la vez, contribuye a que exista un desarrollo social y económico con criterios de sostenibilidad.

Las certificaciones de madera legal y sostenible como FSC (Forest Stewardship Council, por sus siglas en inglés) promueven que la producción de madera para la elaboración de papel u otros productos maderables parta del mejoramiento del suelo y nunca de talar bosque natural. “Solo se planta en suelos que otros ya hayan talado”, afirma Nicolás Pombo, director de la División Forestal de Smurfit Kappa, una empresa dedicada a este tipo de producción.

Las compañías que producen madera sosteniblemente almacenan los residuos peligrosos y otros materiales de manera que no afecten los ecosistemas cercanos. Asimismo, minimizan los residuos orgánicos de la extracción y transformación de la madera, a la vez que dejan en el monte hojas, ramas y cortezas restantes para nutrir los suelos. Por otra parte, cuidar el agua es fundamental. Por ello, ubican sus operaciones de manera estratégica para aprovechar las precipitaciones en territorios donde llueve, por lo menos, 700 milímetros al año. Además, establecen zonas de protección alrededor de fuentes hídricas como ríos y quebradas para garantizar su oferta en cantidad y calidad.

Como es natural, los campos están expuestos a plagas. Sin embargo, en la producción forestal sostenible estas son tratadas con métodos no químicos como con ciertos hongos o bacterias que no afectan las fuentes hídricas aledañas. Asimismo, en este modelo productivo se protege a los animales al tener en cuenta sus rutas de desplazamiento para evitar imponerles barreras artificiales, y se realizan esfuerzos por preservar especies raras, amenazadas y en peligro de extinción. Además, los productores vigilan y controlan actividades de caza, pesca, captura y recolección.

Por otra parte, los árboles nativos son preferidos sobre los exóticos para las plantaciones y la restauración de ecosistemas degradados. Cuando se eligen especies exóticas, son cuidadosamente inspeccionadas a fin de detectar y reaccionar ante impactos adversos.

Beneficios para las comunidades

Para que la producción forestal sea considerada sostenible, se debe mantener y mejorar el bienestar de la gente y su economía. Así, se buscan oportunidades de empleo, capacitación y otros servicios complementarios que apoyen el desarrollo de la calidad de vida, mediante un acceso libre de discriminaciones. En este tipo de producción, las comunidades locales e indígenas mantienen el control sobre los recursos naturales. Además son recompensadas en aquellos casos en que comparten su conocimiento tradicional sobre especies forestales o sistemas de gestión.

Desde la perspectiva del territorio, los lugares de especial significado cultural, ecológico, económico o religioso deben ser identificados con las comunidades y protegidos con el apoyo de los gestores forestales.

Una economía estable

El manejo sostenible de los bosques se orienta al fortalecimiento y diversificación de la economía local, evitando la dependencia a un solo producto. Ello ocurre con inversiones para mantener la productividad de los ecosistemas, el uso óptimo de los recursos naturales y la transformación local de los productos extraídos para favorecer a las comunidades cercanas.

¿Los sacerdotes llevarán el mensaje de la pena de muerte del Papa Francisco a las personas en las bancas?


El Papa Francisco entrega una bendición desde la ventana de su estudio con vista a la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 5 de agosto. (AP Photo / Gregorio Borgia File)El Papa Francisco entrega una bendición desde la ventana de su estudio con vista a la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 5 de agosto. (AP Photo / Gregorio Borgia File)

El 2 de agosto, el Papa Francisco revisó de manera concluyente las enseñanzas de la Iglesia Católica con respecto a la pena capital , afirmando que siempre está mal. Afirmó que las circunstancias muy limitadas que anteriormente se mantenían para permitir la pena de muerte ya no pueden justificar este “ataque a la inviolabilidad y la dignidad de la persona”; no hay excepciones.

Obispos, monjas, sacerdotes de orden religiosa y cruzados de la justicia social católica se unirán a las palabras del Papa y buscarán prohibir las ejecuciones en el único país desarrollado que todavía los permite. ¿Pero los párrocos y párrocos actuarán sobre el tema? ¿Los predicadores en los púlpitos transmitirán el mensaje? ¿Los pastores exhortarán a los laicos católicos y sus familias en las bancas de la misa dominical a aceptar y apoyar la nueva prescripción? Tengo mis dudas.

Obispos, monjas, sacerdotes de orden religiosa y cruzados de la justicia social católica se unirán a las palabras del Papa, pero ¿los párrocos y pastores de la parroquia actuarán sobre el tema?

Considere la declaración de San Juan Pablo II sobre el medio ambiente, ” Paz con Dios, Creador, Paz con toda la creación ” , pronunciada el día de Año Nuevo en 1990. Mientras se desempeñaba como administrador de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos durante la presidencia de George HW Bush, Había presionado al Papa Juan Pablo en una reunión privada en Castel Gandolfo para emitir una encíclica sobre la protección de la naturaleza y los sistemas naturales. Él emitió una fuerte proclamación, aunque no una encíclica.

Asimismo, en una recepción con el presidente Bush en la Casa Blanca a principios de 1989, alenté al cardenal Joseph Bernardin, el arzobispo de Chicago, a emitir una pastoral sobre el medio ambiente, como lo habían hecho los obispos de Alemania, Filipinas y otros países. Más tarde, me invitó a presentar el caso en una conferencia de los obispos de los Estados Unidos. Los obispos emitieron una pastoral , una completamente persuasiva y distinguida como las pastorales de los obispos sobre la pobreza y la guerra nuclear. Tanto las proclamas ambientales del Papa como las de los obispos se hundieron en el olvido. Dudo que la mayoría de los feligreses hayan oído hablar de ellos.

Las proclamas ambientales de Juan Pablo II y de los obispos se hundieron en el olvido. Dudo que la mayoría de los feligreses hayan oído hablar de ellos.

Cuando me enteré de que el Papa Francisco estaba preparando una encíclica sobre ecología hace dos años, le entregué una carta en el Vaticano en la que relataba la decepcionante experiencia de comunicación de la exhortación pontificia anterior sobre el medio ambiente y alenté a una amplia campaña ampliamente difundida para difundir el mensaje de ” Laudato Si “. “Me preocupaba que su mensaje no llegara al católico promedio.

El Vaticano emprendió una estrategia de comunicación bien pensada, diseminando el mensaje con publicidad y resúmenes hasta el nivel diocesano. Algunos obispos respondieron. Los pastores en gran parte no lo hicieron. En varios años de escuchar los sermones semanales del domingo, todavía tengo que escuchar uno en las parroquias a las que he asistido en Virginia, California o Nueva York que presenta las declaraciones papales sobre la creación o incluso menciona el clima y el medio ambiente.

Y aunque el liderazgo de la iglesia en materia de inmigración y el cuidado que las organizaciones católicas brindan a los inmigrantes es ejemplar, he escuchado poco sobre ese tema desde el púlpito. Cuando les pregunté a los pastores sobre el tema, me explicaron que la mención del medio ambiente, el cambio climático o la inmigración pondría en riesgo la desaparición de la mitad de la congregación. “Sería divisivo”, dijo uno. Otro me dijo que dio sermones muy diferentes en sus Anglo Masses que los que ofreció en sus servicios en español, donde podría hablar sobre asuntos de inmigración.

¿Cuánto más divisivo sería si los párrocos abogasen por la abolición de la pena de muerte, cuando los encuestadores informan que la mayoría de los católicos estadounidenses apoyan la pena capital ? No puedo pretender saber cuánto desafío están dispuestos a aceptar los feligreses de sus párrocos o el grado en que los mensajes no deseados desde el púlpito convertirán la Misa dominical en un encuentro rencoroso.

Pero la iglesia de los Estados Unidos ha liderado antes, en las relaciones laborales y los derechos de los sindicatos, los derechos civiles en la década de 1960, a veces en lugares donde la causa era impopular. Y ahora, cuando las perspectivas climáticas son terribles y los inmigrantes son tratados desmedidamente en las fronteras, sin duda a menudo por oficiales de inmigración cristianos, y cuando muchos hombres se sientan en el corredor de la muerte, la iglesia tiene algo que decir; tiene una filosofía moral bien formulada con aplicaciones prácticas. Las personas en los bancos necesitan escucharlo. Pero primero los pastores necesitan predicarlo.

 

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Famericamag%2Fvideos%2F10155542728727882%2F&show_text=0&width=560

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: