ARCWP: Comunidad Católica Inclusiva del Cenáculo – Liturgia dominical, 12 de agosto de 2018


MIÉRCOLES, 15 DE AGOSTO DE 2018

Deb Trees, ARCWP y Lynn Kinlan, ARCWP, dirigieron la liturgia del Cenáculo, con el tema:  – Cada uno de nosotros, somos un ser humano perfecto, está con Jesús, una parte del Pan de Vida

Canción de apertura: Table of Plenty, de John Michael Talbot.

https://youtu.be/ylIITcR_PBo

La primera lectura es del Evangelio de Juan. 6: 41-51.

Las autoridades del templo comenzaron a protestar porque Jesús afirmó: «Yo soy el pan que descendió del cielo». No dejaban de decir: «¿No es este Jesús, hijo de María y de José?¿No conocemos a su madre y a su padre? ¿Cómo puede decir que ha bajado del cielo?

«Deja de gruñir». Jesús les dijo.
«Nadie puede venir a mí a
menos que sea ​​sacado por Abba Dios, quien me envió,
y aquellos a quienes levantaré el último día».

Está escrito en los profetas:
‘Todos serán enseñados por Dios’.

Todos los que han escuchado la Palabra de Dios y han aprendido de ella vienen a mí.
No es que alguien haya visto a Abba Dios;
solo el que es de Dios ha visto a Abba Dios.
La verdad del asunto es que aquellos que creen tienen vida eterna.
Yo soy el pan de vida
Tus antepasados ​​comieron maná en el desierto, pero murieron.
Este es el pan que baja del cielo, y si lo comes nunca morirás.
Yo mismo soy el pan vivo bajado del cielo.
Si alguno come este pan, vivirá para siempre.
El pan que daré por la vida del mundo es mi carne «.

Estas son las palabras del Evangelio de Juan, y la comunidad afirma entonces diciendo: Amén.

Segunda lectura, consagrada por Santa Catalina de Siena.

. Y la comunidad los afirma diciendo: AMEN.

El iniciador de la homilía de Lynn Kinlan:

Las autoridades del Templo se quejan de que Jesús suena jactancioso al afirmar que es el pan que descendió del cielo en el evangelio de hoy. Otras afirmaciones pueden hacer que nos quejemos un poco también: que Jesús establezca las condiciones bajo las cuales las personas pueden acudir a él parece no estar a la altura de nuestro ideal de comunidad inclusiva. (y en desacuerdo con la declaración de nuestra comunidad en algunas de nuestras oraciones eucarísticas de que «nada puede separarnos del amor de Dios»). Y entonces este evangelio envió a Deb y a mí a la traducción del Seminario de Jesús.

         Ya hemos hablado sobre el seminario de Jesús: la traducción llegó a través de años de investigación por eruditos del Evangelio que muestra cuáles de las declaraciones del evangelio fueron dichas por Jesús y cuáles están más cerca de la perspectiva de una posterior. En la visión del seminario, el evangelio de Juan de hoy tiene poco o ningún parecido con lo que Jesús predicó.

Y, sin embargo, la idea de Jesús como el Pan de la Vida, como el pan que baja del cielo, sigue siendo una parte importante de nuestra herencia y nuestras celebraciones eucarísticas. Me recuerda la Última Cena. Debemos  comer pan, recordar a Jesús y crecer como uno solo en Espíritu. A través de la Eucaristía, sentimos a Jesús entre nosotros y nos convertimos con él en  parte del Pan de la Vida, porque aunque estamos quebrantados, también somos bendecidos y somos suficientes.

Y llegar a entender a Jesús a través de Abba no es tanto una condición previa como un recordatorio, un empujón para ver tanto a Jesús como a nosotros mismos como creaciones divinas, como personas que anhelan y se mueven por lo Divino para vivir en el Espíritu, para inspirarse en vivir aliento dado por Abba y nutrido por Dios todos los días de nuestras vidas.Tal vez Jesús no lo habría dicho exactamente como lo dice el escritor del evangelio, pero podemos ver el propósito de las palabras, podemos saborear la necesidad de vivir vidas guiados como lo fue Jesús por un Dios amoroso que nos llama a ser nuestro mejores ellos mismos. Jesús quiere que nos sintamos tan cerca de Abba y de cada uno como podamos imaginar humanamente y en oración.

Nuestra otra lectura de Catalina de Siena expresa esto también: vivimos en un mundo consagrado, bendecido y dado. ¿Cuál es el pan de la vida sino la consecuencia de la luz del sol, las semillas, el agua y las amorosas vigilias de la agricultura, la cosecha y la cocción? Cada momento de nuestro día es una experiencia celestial de bendición.

Somos parte integrante del Pan de la Vida. Nadie, ni ningún sacerdote que pretenda apropiarse de la superdotación y santidad de la Eucaristía, ni el creyente que quiere establecer precondiciones sobre el amor de Dios, y no nuestro pequeño yo asustado cuando nos sentimos indignos pueden separarnos del amor de Abba, y del gran diseño para que vivamos como Pan para y entre nosotros.

Juntas, las dos lecturas llegan al núcleo de quién es Jesús y quiénes somos. Las lecturas explican por qué nos unimos y por qué celebramos la Eucaristía. ¿Cómo nos llevamos a vivir con confianza, incluso audazmente en un mundo ya consagrado?  ¿Cómo podemos ser el pan de vida porque estamos consagrados? ¿Cómo podemos traer el cielo al aquí y ahora como lo hizo Jesús?

Homilía Conclusión por Debra Trees

En nuestra homilía compartida, podemos experimentar la sabiduría de los demás. Gracias por ese regalo Podemos ver que el evangelista en su tiempo estaba tratando de llevar lo divino a aquellos que se sintió obligado a enseñar. Usó las tácticas que pensó que funcionarían. Jesús pudo haber visto una luz diferente antes de eso; la magnificencia de cada persona y de toda la creación. Estamos conectados a lo divino y lo divino está conectado a nosotros. Que podamos continuar en nuestro «trabajo» para ver los milagros el uno en el otro.

Canción de comunión: Oración de Santa Teresa.   Cantado por Michael Mangan

https://youtu.be/PjoKynOem88

Palabras:

La oración de Santa Teresa 

Adaptado por Michael Mangan

Estribillo:

Cristo no tiene otro cuerpo ahora que el mío

Sin manos, sin pies en la tierra, pero el mío

Cristo no tiene otro cuerpo ahora que el mío

Déjame ser Cristo, déjame brillar

Mis ojos son los ojos con los que se ve

Mira con amor a este mundo

Los míos son los pies con los que camina

Camina para hacer el bien en este mundo

Las mías son las manos con las que él trabaja

Trabaja por la paz aquí en este mundo

La mía es la voz con la que habla

Habla su mensaje a este mundo

El mío es el rostro con el que sonríe

Sonríe, bienvenido a este mundo

El mío es el corazón con el que ama

Ama a todas las personas en este mundo

Canción de cierre: Tú eres la Voz, David Haas

https://youtu.be/bsC_Ux0CdkM

Bendición final:

Que podamos seguir siendo el rostro de Dios el uno para el otro. Que la armonía de estar conectados a través de la cultura, la raza, el tiempo y el espacio nos genere el anhelo de amar como un solo cuerpo, alegre y persistentemente. Que cada uno de nosotros brille con el maravilloso amor de Jesús.   AMÉN.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: