SACERDOTES PEDERASTAS.UNA REFLEXIÓN.


Los 4 pilares de la feminidad según Edith Stein


Filósofa y carmelita, santa Teresa Benedicta de la Cruz, nacida Edith Stein, murió en Auschwitz en 1942. Su legado permite descubrir una visión vibrante y profunda de la feminidad. Una teología de la mujer que influyó en el pensamiento del papa Juan Pablo II sobre la teología del cuerpo y la gracia particular de la feminidad

Nacida en 1891 en Prusia en el seno de una familia judía, Edith Stein decidió en su adolescencia distanciarse de toda creencia religiosa. Con una viva inteligencia, estudió Filosofía junto al gran filósofo alemán Edmund Husserl, fundador de la fenomenología. Una larga maduración intelectual y espiritual la llevó al catolicismo, al que se convirtió en 1921.

Antes de ser creyente, ya tenía una alta opinión del lugar de la mujer en la sociedad y en el mundo. Se preocupaba particularmente por el trabajo “de información y educación necesario para conseguir que las mujeres voten”.

EDITH STEIN,TERESA BENEDICTA OF THE CROSS

PD

Convertida al catolicismo, alzó la voz en nombre de las mujeres y sintió la necesidad de construir una reflexión filosófica, teológica y concreta sobre la especificidad femenina y el papel de la mujer.

Luego desarrolló lo que ella denominó una “teología de la mujer”. Su pensamiento se inspiró en el método fenomenológico, en la Sagrada Escritura y en santo Tomás de Aquino.

¿Por qué se interroga Edith Stein sobre la complementariedad original entre hombre y mujer?

Probablemente porque siempre se interesó por todo lo referente al ser humano, la visión de la humanidad consumada, la visión de Cristo.

Pero también porque ella observó en la Alemania de la década de 1930 movimientos juveniles en rebelión contra la generación de sus padres.

Sintió entonces que se producía una profunda ruptura espiritual en su país y comprendió que, para afrontar el reto de la transmisiónlas mujeres podían desempeñar un papel esencial.

Según Cécile Rastoin, monja del Carmelo de Montmartre y autora del libro Edith Stein. Enquête sur la Source, la filósofa alemana afrontó “los problemas del momento hablando en nombre de las mujeres e instándolas a reconstruir el tejido social para poner freno al nazismo”.

Arrestada por las SS, Edith Stein fue deportada y murió en Auschwitz en agosto de 1942. Fue canonizada por el papa Juan Pablo II en 1998.

Buscar el camino de Eva a María

Para Edith Stein, la feminidad es la clave para comprender la capacidad de la humanidad para amar y conectar con su Creador.

En sus investigaciones sobre la especificidad del hombre y de la mujer y sobre sus respectivos destinos, hombres y mujeres se entregan a cumplir su doble misión a su propia manera. Esta consiste, por una parte, en ser a semejanza de Dios y, por otra, en educar a generaciones futuras.

Según Edith Stein, la mujer está llamada a “buscar el camino que lleva de Eva a María”. A ella se le asigna la misión particular de restaurar “la naturaleza femenina en su pureza”, de la cual “el arquetipo” es la Virgen María.

Los cuatro pilares de la feminidad, según Edith Stein, encuentran su esencia en la mayor de las virtudes, el amor.

 pilar: la receptividad

Según Edith Stein, las mujeres tienen un gran deseo de dar y recibir amor. Este deseo “se eleva por encima de la existencia cotidiana para entrar en la realidad de una persona mejor”. Nuestro deseo de recibir amor nos hace vulnerables y, sobre todo, nos hace parecer más débiles. La persona que se esfuerza en demostrar su poder y dominio nunca admitirá que necesita algo de otra persona. Pero lo que Edith Stein señala es que, como mujeres, la receptividad al amor nos eleva y aumenta nuestra comprensión del mundo.

2º pilar: la generosidad

Edith Stein insiste en la generosidad del don recíproco. Según ella, existe un alma típicamente femenina que “en la experiencia, se revela sensible a las realidades personales, a la armonía, a la globalidad (…). La atención de la mujer se centra así naturalmente en las personas, mientras que la experiencia nos muestra que los hombres aspiran más a la eficacia externa para concentrarse en acciones objetivas (…). El alma femenina vive con más fuerza y está más presente en todas las partes de su cuerpo. Ella se conmueve internamente por todo lo que le sucede, mientras que en el hombre el cuerpo tiene más el carácter de una herramienta, que le sirve en su trabajo, lo que implica un cierto distanciamiento”.

Esta apertura del corazón y de la mente fortalece el alma y la vida espiritual. Lo cual produce una gran paradoja: cuando salimos de nosotras mismas para convertirnos en una bendición para los demás, nos mejoramos a nosotras mismas. Y es esta actitud de generosidad la que nos hace felices.

 pilar: la dignidad

“Toda mujer que vive a la luz de la eternidad puede responder a su vocación, no importa si es en el matrimonio, en una comunidad religiosa o en una profesión en el mundo”.

Las mujeres pueden expresar su feminidad de muchas maneras. Edith Stein define así tres grandes categorías de estados de vida posibles para la mujer: esposa-madre, soltera “en el mundo” y soltera consagrada en la vida religiosa.

Para ella, todas las mujeres que se dejan guiar por Dios realizan el sentido profundo de la feminidad, porque las mujeres tienen una intuición particular para descubrir cómo amar.

Ser mujer no significa satisfacer todo un conjunto de expectativas o ideales arbitrarios. Esto significa que, dondequiera que la vida nos lleve, cada situación puede ser ennoblecida y dignificada por el amor.

4º pilar: la maternidad

La filósofa alemana piensa que todas las mujeres sienten la necesidad física de ser madres. Ella misma no tuvo hijos, pero creía que todas las mujeres poseían un instinto maternal.

Según ella, “las mujeres buscan por naturaleza abrazar lo que es vivo, personal y completo. Amar, proteger, nutrir y educar son deseos naturales y maternales”. En otras palabras, las mujeres dan vida y la nutren naturalmente.

El amor femenino es un impulso natural que es capaz no solo de traer a los niños al mundo, sino también de hacer posibles los sueños y así ayudar al crecimiento de los demás.

Edith Stein muestra así el camino hacia una feminidad que recupera su dignidad. Reconoce el valor irremplazable de la mujer y redescubre su manera particular de llevar el amor al mundo.

Fuentes: La femme (Edith Stein), Éditions du Cerf, 2009; Spirituality of the Christian Woman, (Edith Stein)1932.

Descubre estas fotografías inusuales de Edith Stein haciendo clic en la galería de imágenes:

50 AÑOS MEDELLIN (CELAM 1968)


EL CARDENAL SE DISCULPA POR NO RESPONDER CARTA EN EL CASO DE McCARRICK


A continuación se encuentra el texto de una declaración del Cardenal Seán P. O’Malley y publicado por la Arquidiócesis de Boston el 21 de agosto:

En junio de 2015, el Rev. Boniface Ramsey envió una carta que se recibió en mi oficina en el Centro Pastoral de la Arquidiócesis de Boston. El reverendo Robert Kickham, mi Secretario de Sacerdotes, recibió la carta en mi nombre, ya que él hace gran parte de la correspondencia que llega a mi oficina en el Centro Pastoral. P. La carta de Ramsey vino a mí en mi papel como presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores; específicamente, la carta presentaba asuntos relacionados con el comportamiento del Arzobispo McCarrick con los seminaristas. P. La respuesta de Kickham al p. Ramsey señaló que los casos individuales, como los que propuso revisar, quedaron fuera del mandato de la Comisión. En consecuencia, no me llamó la atención. En retrospectiva, ahora está claro para el padre. Kickham y para mí que debería haber visto esa carta precisamente porque hacía afirmaciones sobre el comportamiento de un Arzobispo en la Iglesia. Asumo la responsabilidad de los procedimientos seguidos en mi oficina y también estoy dispuesto a modificar esos procedimientos a la luz de esta experiencia. 

Mi primer conocimiento del Padre. La carta de Ramsey se produjo cuando los informes de los medios sobre la carta se publicaron el mes pasado. Me disculpo con el Padre. Ramsey por no haber respondido a él de una manera apropiada y apreciar el esfuerzo que realizó al tratar de llamar su atención sobre sus preocupaciones sobre el comportamiento del Arzobispo McCarrick. También me disculpo con cualquiera cuyas preocupaciones se hayan reflejado en el Padre. La carta de Ramsey. 

Las acusaciones con respecto a los crímenes sexuales del Arzobispo McCarrick eran desconocidas para mí hasta los recientes informes de los medios de comunicación. Entiendo que no todos aceptarán esta respuesta dado el modo en que la Iglesia ha erosionado la confianza de nuestra gente. Mi esperanza es que podamos reparar la confianza y la fe de todos los católicos y de la comunidad en general en virtud de nuestras acciones y rendición de cuentas sobre cómo respondemos a esta crisis.

Lo que hace que todo esto sea tan difícil de entender es que, según mi experiencia, cuando un sacerdote es seleccionado para ser nombrado obispo, cualquier duda o pregunta con respecto a su fidelidad a su promesa de celibato daría como resultado eliminar su nombre de la consideración. nombrado Obispo. La Conferencia Episcopal está ansiosa por comprender cómo Theodore McCarrick podría haber sido nombrado Obispo, Arzobispo y Cardenal. Debemos estar seguros de que esto nunca vuelva a suceder. Es por eso que la Conferencia Episcopal solicita una investigación de la Santa Sede con la participación de los laicos.

Permítanme cerrar con las palabras del Papa Francisco que ayer escribió: “Permítanos pedir perdón por nuestros propios pecados y los de los demás. La conciencia de los pecados nos ayuda a reconocer los errores, los crímenes y las heridas causadas en el pasado y nos permite nosotros, en el presente, para ser más abiertos y comprometidos a lo largo de un viaje de conversión renovada.

https://www.thebostonpilot.com/article.asp?h=Cardinal_apologizes_for_not_appropriately_responding_to_letter_on_McCarrick&utm_sourc

No hay tiempo que perder: Cardenal Seán.


Hola y bienvenido,

Quiero comenzar esta semana compartiendo con ustedes una declaración que emití el jueves que pidió ser leída en todas las Misas celebradas en la Arquidiócesis de Boston este fin de semana:

Hay momentos en que las palabras nos fallan, cuando no captan la profundidad de las situaciones abrumadoras que a veces enfrentamos en la vida. Para la Iglesia en los Estados Unidos, este es uno de esos momentos.

El informe del Gran Jurado de Pensilvania y las expresiones de primera mano del horror y el dolor devastador experimentado por los sobrevivientes una vez más desgarran nuestros corazones con lo inimaginable que, trágicamente, es demasiado real para quienes sufren este dolor. Una vez más escuchamos cada palabra insoportable que comparten. Seguimos avergonzados por estos atroces fracasos para proteger a los niños y las personas vulnerables y afirmamos nuestro compromiso de que estos fracasos nunca se repitan.

Si bien muchos perpetradores han sido responsabilizados de una forma u otra por sus crímenes, aún no hemos establecido sistemas claros y transparentes de rendición de cuentas y consecuencias para el liderazgo de la Iglesia cuyos fallos han permitido que ocurran estos crímenes. La Iglesia debe abrazar la conversión espiritual y exigir transparencia legal y responsabilidad pastoral para todos los que llevan a cabo su misión. Esta transformación no se logra fácilmente, pero en todos los aspectos es imprescindible. La forma en que preparamos a los sacerdotes, la forma en que ejercemos el liderazgo pastoral y la forma en que cooperamos con las autoridades civiles; todo esto tiene que ser consistentemente mejor de lo que ha sido el caso.

Como dije anteriormente, hay acciones inmediatas que podemos y debemos tomar. El tiempo corre para todos nosotros en el liderazgo de la Iglesia, los católicos han perdido la paciencia con nosotros y la sociedad civil ha perdido la confianza en nosotros. Pero no carezco de esperanza y no sucumbir a la abatida aceptación de que nuestros fracasos no pueden corregirse. Como la Iglesia tenemos la responsabilidad de ayudar a las personas a no perder la esperanza, ese fue el mensaje de Jesús a todos aquellos a quienes ministraba, especialmente en tiempos de gran prueba. Hay mucho bien en la Iglesia y en nuestra fe para perder la esperanza. A menudo son los sobrevivientes quienes con valentía nos enseñan que no podemos perder la esperanza.

Aunque se ha declarado y perseguido la “tolerancia cero” del abuso sexual y se han adoptado programas de defensa y protección de los niños en las diócesis de todo el país, la memoria, el registro, la carga que soportan los sobrevivientes y todos los demás Iglesia. Nunca podemos volvernos complacientes, este es un trabajo continuo de por vida que exige los más altos niveles de nuestra conciencia y atención constantes.

La crisis que enfrentamos es producto de pecados clericales y fallas clericales. Como Iglesia, la conversión, transparencia y responsabilidad que necesitamos solo es posible con la participación y el liderazgo significativo de los laicos en nuestra Iglesia, personas que pueden aportar su competencia, experiencia y habilidades a la tarea que enfrentamos. Necesitamos la ayuda de los laicos para enfrentar este flagelo en nuestra gente y nuestra Iglesia. Si la Iglesia continúa con un reconocimiento profundo de estas realidades, el futuro puede brindar la oportunidad de ganarse la confianza, la confianza y el apoyo de la comunidad de católicos y nuestra sociedad. Debemos proceder rápidamente y con un propósito; No hay tiempo que perder.

A los sobrevivientes en la Arquidiócesis de Boston que luchan por procesar su dolor y cuyas heridas se abren especialmente con los informes de Pensilvania, sepan que Vivian Soper, directora de la Oficina de Apoyo Pastoral y Protección Infantil de la Arquidiócesis y sus colegas están listos para brindarles asistencia, lo invitamos a comunicarse con Vivian al 617-746-5985. Para los sobrevivientes y sus seres queridos, debemos nuevamente pedir disculpas y pedir perdón. Si bien se ha logrado mucho en la protección de los niños con la participación de los laicos, queda mucho por hacer. Estamos comprometidos con el cumplimiento de esta responsabilidad como una prioridad continua para el trabajo de la Iglesia.


También me sentí muy alentado de que la Santa Sede emitió la siguiente declaración ayer:

Con respecto al informe hecho público en Pensilvania esta semana, hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos que enfrentan estos horribles crímenes: la vergüenza y el dolor. La Santa Sede trata con gran seriedad el trabajo del Gran Jurado Investigador de Pensilvania y el extenso Informe Provisorio que ha producido. La Santa Sede condena inequívocamente el abuso sexual de menores.

Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprensibles. Esos actos fueron traiciones de confianza que robaron a los sobrevivientes su dignidad y su fe. La Iglesia debe aprender lecciones difíciles de su pasado, y debe haber responsabilidad tanto para los abusadores como para aquellos que permitieron que ocurriera el abuso.

La mayor parte del debate en el informe se refiere a abusos antes de principios de la década de 2000. Al no encontrar casi ningún caso después de 2002, las conclusiones del Gran Jurado son consistentes con estudios previos que muestran que las reformas de la Iglesia Católica en los Estados Unidos redujeron drásticamente la incidencia del abuso infantil por parte del clero. La Santa Sede alienta a que se continúen las reformas y la vigilancia en todos los niveles de la Iglesia Católica, para ayudar a garantizar la protección de los menores y los adultos vulnerables de los daños. La Santa Sede también quiere subrayar la necesidad de cumplir con la ley civil, incluidos los requisitos obligatorios de denuncia de abuso infantil.

El Santo Padre entiende bien cuánto pueden estos crímenes sacudir la fe y el espíritu de los creyentes y reitera el llamado a hacer todo lo posible para crear un entorno seguro para los menores y los adultos vulnerables en la Iglesia y en toda la sociedad.

Las víctimas deben saber que el Papa está de su lado. Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye las vidas de los inocentes.


El domingo, fui a la Parroquia de San Patricio en Roxbury para una celebración con la comunidad de Cabo Verde en la parroquia, que fue una de nuestras primeras comunidades caboverdianas en la Arquidiócesis de Boston. La misa se celebró porque acabábamos de celebrar una de las principales fiestas de la comunidad caboverdiana: la fiesta de San Lorenzo Mártir, que es el patrón de la isla de Fogo en Cabo Verde.

En la década de 1970, el Cardenal Medeiros invitó a los Capuchinos de la provincia de Torino en Italia que trabajaban en Cabo Verde para trabajar con inmigrantes de Cabo Verde en los Estados Unidos. Entre los frailes que vinieron aquí estaba el famoso Padre Pio Gottin que trabajó con la comunidad caboverdiana en Roxbury, así como con New Bedford y Brockton. El Padre Pío es el fundador de la comunidad de hermanas, las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, y algunas de las hermanas también lo acompañaron a San Patricio. Falleció en 1999, pero todavía es muy recordado.

Entonces, los Capuchinos han estado trabajando con la comunidad durante muchos años y, de hecho, dos Capuchinos han llegado recientemente, el Padre Bernardino y el Padre Samuel, quienes trabajarán con los Cabo Verde en la Parroquia de San Pedro. El Padre John Currie es el pastor de estas dos comunidades y estamos muy contentos de que él estuvo allí con nosotros junto con el Padre Jack Ahern, el pastor saliente que irá a la Parroquia de San Gregorio en Dorchester.

Entonces, la Misa también fue una oportunidad para agradecer al Padre Ahern por su trabajo y darle la bienvenida al Padre Currie así como a los Capuchinos que han llegado para ayudar en el ministerio de Cabo Verde.IMG_9014

La misa también marcó el 25 º aniversario de la Asociación de San Lorenzo de la comunidad caboverdiana, que además de la organización de la fiesta también lleva a cabo muchas obras de caridad y la justicia social siguientes en la tradición de San Lorenzo.

San Lorenzo es uno de los primeros mártires romanos. Nació en España, quizás en Valencia, que entonces era una provincia del Imperio Romano. Terminó en Roma y el Papa lo convirtió en Archidiácono de la Diócesis de Roma, lo que significaba que era responsable de la administración de los bienes materiales de la diócesis y de la distribución de limosnas a los pobres.

Durante ese tiempo, había una regla que los bienes de cualquier cristiano que fue ejecutado iban a ser confiscados. Entonces, cuando, durante una persecución del emperador Valerian, el Papa Sixto II fue ejecutado en 258, llegaron a San Lorenzo para exigirle que entregara todos los bienes materiales de la comunidad cristiana al emperador.StLawrence-Rome2014-03

San Lorenzo inmediatamente salió y distribuyó todo lo que tenían a los pobres. Luego, cuando el Emperador preguntó dónde estaba el tesoro, él le dijo que los pobres, los enfermos y los que sufrían eran el tesoro de la Iglesia. Por esto, fue martirizado por haber sido quemado vivo en una parrilla.

Está enterrado en la Basílica de San Lorenzo, una de las basílicas más antiguas de Roma, que fue construida sobre el lugar donde fue martirizado.StLawrence-Rome2014-02

En la basílica, tienen la parrilla y sus reliquias.

En las paredes de la basílica hay muchas pinturas que representan la vida de San Lorenzo. Los frailes capuchinos han trabajado en esa basílica por muchos años. De hecho, cuando visité allí en 2014, conocí a un fraile que era un compañero de clase del Padre Pio Gottin que había trabajado con los caboverdianos aquí en Boston.StLawrence-Rome2014-01

Por lo tanto, la fiesta es una hermosa tradición que subraya el compromiso de la Iglesia con el cuidado de los pobres, la justicia social y el testimonio de la fe.sin nombre

Después de la misa, hubo una procesión por las calles de Roxbury con la estatua de San Lorenzo.

Hasta la próxima semana,

Cardenal Seán

http://www.cardinalseansblog.org/category/main/

El Papa Francisco quiere que rindan cuentas todos los culpables de abusos, incluso obispos


Redacción ACI Prensa

Papa Francisco / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

Papa Francisco / Foto: Daniel Ibáñez (ACI Prensa)

El Papa Francisco dice que los culpables de abusos sexuales y quienes los encubrieron deben rendir cuentas a la justicia, algo que “en muchos casos incluye a los obispos”, señaló el vocero vaticano, Greg Burke al comentar la carta que el Santo Padre publicó este lunes.

Este 20 de agosto el Pontífice publicó una carta dirigida “al Pueblo de Dios” en la que condenó los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes, esto a raíz del informe de la Corte Suprema de Pensilvania que denuncia más de mil casos ocurridos en los últimos 70 años y en los que están involucrados unos 300 sacerdotes.

“El Papa Francisco dice que se necesita urgentemente que los culpables rindan cuentas, no solo los que cometieron esos crímenes, sino también aquellos que los cubrieron. Lo cual en muchos casos incluye a los obispos. Además de hacer un llamamiento a toda la Iglesia Católica para que se adopten las medidas de protección necesarias en todas las instituciones”, señaló el Director de la Sala de Prensa, Greg Burke.

El vocero señaló que el texto del Papa “es para Irlanda, para Estados Unidos, es para Chile”, pero también para el resto de fieles que conforman el pueblo de Dios.

En ese sentido, Burke se refirió a los escándalos de abusos denunciados en Irlanda y que fueron condenados por Benedicto XVI en 2010; así como los casos ocurridos en Chile y que llevaron a la condena del sacerdote Fernando Karadima, también en 2010, y al informe elaborado este 2018 por Mons. Charles Scicluna luego de una visita apostólica encomendada por Francisco.

Burke señaló que “es significativo que el Papa se refiera a los abusos como un crimen, no solo un pecado y que pida perdón”. Francisco “es muy consciente de que todos los esfuerzos no serán suficientes para reparar el daño hecho a las víctimas”, muchas de las cuales han sido escuchadas por el Pontífice “a lo largo de los años y esto claramente se nota en la carta. El Papa lo subraya: las heridas nunca prescriben”.

Asimismo, indicó el vocero, en su carta “el Papa también pide que todos los creyentes pongan de su parte con las armas tradicionales para combatir el mal: oración y penitencia”.

En su carta, el Pontífice señaló que “la penitencia y la oración nos ayudará a sensibilizar nuestros ojos y nuestro corazón ante el sufrimiento ajeno y a vencer el afán de dominio y posesión que muchas veces se vuelve raíz de estos males”.

“Que el ayuno y la oración despierten nuestros oídos ante el dolor silenciado en niños, jóvenes y minusválidos. Ayuno que nos dé hambre y sed de justicia e impulse a caminar en la verdad apoyando todas las mediaciones judiciales que sean necesarias”, expresó.

Francisco dijo que “el dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad”.

Etiquetas: Abusos sexualesPapa Franciscocarta

(Sugerencia: escribir una carta al editor en respuesta al Informe PA / recomendar mujeres sacerdotes como parte de los cambios estructurales necesarios)


Queridos todos,

Sugiero una carta al editor en respuesta a la disculpa Francisco Informe anual del abuso sexual de los niños 1000 por 300 sacerdotes.
Aquí es el que yo escribí hoy a nuestro periódico en Sarasota, Fl.
Este es un momento para pedir un cambio sistémico, la justicia y la igualdad en nuestra Iglesia.
Amor y paz,
Bridget María
Estimado editor,

En respuesta al informe horrible de más de 1.000 niños de más de 300 sacerdotes, la Iglesia Católica tiene que aceptar a las mujeres sacerdotes y sacerdotes casados como la solución a un modelo de oficina corrupto, inexplicable en la que la negación, encubrimiento y resultados obtenidos han sido los procedimientos estándar durante décadas.
Mientras que Francisco nombra el  clericalismo como causa de la crisis de los abusos sexuales, que no toma medidas para desmantelar mediante la creación de un nuevo modelo de ministerio sacerdotal, que incluye a las mujeres sacerdotes. Esta disculpa, mientras sentida, pone una tirita en una herida mortal que amenaza la vida de la Iglesia. Él debería despedir a todos los obispos de Estados Unidos que encubrieron el abuso como un primer paso hacia adelante como un acto de verdadera penitencia. Mientras que ninguna cantidad de penitencia sanará las vidas rotas que han sido destruidos por el encubrimiento de los obispos durante décadas, es el momento para una reforma seria de las estructuras que han protegido a los obispos y el Vaticano de la rendición de cuentas. Hombres y mujeres católicos Madres que y padres, abuelas y abuelos tíos, hermanos y hermanas están listos para abrir el camino hacia la curación en una comunidad empoderada comunidad de iguales lleno de compasión y justicia- en busca de todos los supervivientes. Lo que necesitamos ahora es la comunidad católica a levantarse y exigir una nueva estructura que coloca a las mujeres y hombres en los puestos de toma de decisiones en todas las diócesis y en el Vaticano con la responsabilidad de los obispos de cocción que han cubierto de los abusos y participó en el comportamiento criminal .
Con el fin de salvar a la Iglesia, necesitamos un modelo renovado del ministerio sacerdotal con mujeres sacerdotes y sacerdotes casados ahora!
Bridget María Meehan ARCWP, https; // arcwp.org,   sofiabmm@aol.com

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: