Las falsas noticias del arzobispo y ex nuncio Viganò, contra el Papa Francisco


 

Foto Religión Digital

Las falsas noticias y las verdades a medias, han permitido ver “el destape” de las derechas y ultraderechas contra el Papa. O como las llaman otras personas: “Los rigoristas” o  los “ultracatólicos”. E inclusive observar cómo analistas y columnistas proclives al Papa, han dado crédito a Viganò, de manera acrítica. ¡¡¡Por haber sido nuncio en USA, le han creído!!! Unos y otros han sido víctimas de las falacias del ex nuncio. Se ha configurado una Francisco-fobia. Viganó traiciona a su amigo el viejo cardenal McCarrik, para vengarse del Papa Francisco y desprestigiar su Pontificado.

Afortunadamente son ya numerosas las reacciones a favor del Papa y desautorizando a Viganò y a sus aliados.

 

Héctor Alfonso Torres Rojas

Licenciado en Teología y Sociología

 

Antes de continuar, es preciso recordar los nombres de los cardenales abiertamente contra el Papa: Carlo Cafarra, Joaquín Meisner, Walter Bradmüller, Raymond Burke, Gerardo Müller… Ya murieron tres. A su alrededor se teje una red de arzobispos, obispos, clérigos y católicos de a pie.

Pero son mayoría las y los católicos a favor de Francisco-Papa.

Es  positivo también tener en cuenta una afirmación de Germán Gorraiz López, cuyo texto más amplio se encuentra en este artículo, en la pág: 8 “… el establishmento vaticano sería “el grupo élite formado por la unión del lobby europeo centrista, el lobby curial, el lobby masón y el lobby gay”, grupos de presión que serían los verdaderos detentores del poder en la sombra y del que serían rehenes los últimos Pontífices…”

 

Carlo María Viganó ha sido la cabeza de lanza….

Detrás hay un sector de personas, dentro y fuera de la Iglesia y de la eclesiástica, que la conciben como  su propiedad  privada y su crónica aliada para sus “negocios” sucios y sin ética, a diferentes niveles, y por la vía del silencio: no escribir, no publicar, no denunciar, tapar… Ese sector ha recibido con bombos y platillos el texto de Viganò.

De Viganò se dice, que desde la Nunciatura,  estuvo siempre en los altos círculos de las derechas políticas y económicas de Estados Unidos, complotando contra las reformas de Francisco. Así como de sus relaciones estrechas con las directivas del banco de El Vaticano, mal llamado Banco del Espíritu Santo, en los años en que ese banco lavó, desvió y malgastó dineros.

Además, a Viganó le dio “calentura” porque el Papa no le extendió por más años el cargo diplomático y no lo seleccionó como cardenal. Lo mismo que sucedió con el ex  presidente de la Inquisición, el alemán Gerardo Müller. Como no se le dio un segundo periodo, se fue contra el Papa. Y hasta le exigió renuncia al Pontificado.

Existe una “mafia” vaticana, teológica,  y política, que comenzó a organizarse durante el Pontificado de Juan XXIII, e hizo todo lo posible por frenar el Concilio Vaticano II, y las reformas que fue introduciendo El Papa Bueno. Alguien de la “mafia” vaticana de aquel entonces planteó también la renuncia de Juan XXIII, porque suponían no estaba bien sicológicamente hablando, al convocar un Concilio ecuménico. Según ellos, no había nada que cambiar en la Iglesia. Pero la Iglesia se estaba hundiendo. ¡Y no se daban cuenta!

El periódico oficial de El Vaticano, El Observatorio Romano”,  publicó la noticia de la convocatoria al Concilio, en una muy breve nota, sin ninguna importancia.

Durante el pontificado de Pablo VI, esa “mafia” no le aceptó que aprobase  algunas formas de control natal, por fuera de las llamadas “naturales”.  La encíclica “De la Vida Humana” (1967) fue el primer gran desencuentro de creyentes y no creyentes, con la Iglesia del post Concilio y con Pablo VI.

Juan  Pablo I, elegido el 26 de agosto 1978, anunció que seguiría en el camino de Juan XXIII, y pronto se encontró con la muerte, a un mes de su elección. No convencen las informaciones según las cuales murió de muerte natural. Pesa mucho la interpretación de un asesinato por inteligencias y manos “santas”, dentro de las murallas vaticanas. Se le encontró  muerto, en su cama, al amanecer, el 28 de septiembre de 1978. ¿Un envenenamiento? Las autoridades vaticanas no han permitido una autopsia.

“El enigma de la muerte del papa Juan Pablo I, 40 años después”

El 26 de agosto de 1978, Albino Luciani es elegido Papa y toma el nombre de Juan Pablo I. El 28 de septiembre se le encontró muerto. Foto El Tiempo

Nelson Fredy Padilla, a propósito de la publicación de “tres libros contradictorios”, comenta este tema-cuestión, en su artículo del 25 de agosto, en El Tiempo: “El 26 de agosto de 1978 Albino Luciani fue elegido sumo pontífice de la Iglesia Católica, en reemplazo de Pablo VI, pero el 28 de septiembre siguiente amaneció muerto y aún persiste la duda de si fue asesinado”.

Con Juan Pablo II (1978-Octubre), el polaco, la Curia vaticana, no tuvo la menor dificultad. Sabían muy bien a quién habían elegido. Lo mandaron a viajar por el mundo, mientras los dueños de El Vaticano hacían de las suyas. Ahí comenzaron los frenos para el cumplimiento del Concilio Vaticano II y el desorden que heredó Benedicto XVI, y que ya no pudo contener.  Esa fue una de las razones de peso para su renuncia. Carecía ya de fuerzas, y la “mafia” vaticana le llevaba la delantera.

Bajo Juan Pablo II se persiguió la aplicación de la Teología de la Liberación y de todas las teologías progresistas de todos los continentes. No hay una cifra exacta de los teólogos y de las teólogas que fueron llamados a juicio por la Inquisición bajo el mando del cardenal Joseph Ratzinger. Pero la cifra mínima de 150 personas, de todos los continentes, parece realista.

Esa “mafia” se apropió de la selección y nombramiento de obispos, de mentalidad conservadora y poco proclive a poner en práctica el Concilio Vaticano II.

A menos de cinco años de su pontificado, le estalló la crisis del Banco Vaticano, dirigido por un Arzobispo corrupto, de apellido Marcinkus, que permitió la apertura de cuentas bancarias para los mafiosos, clérigos y no clérigos. El Gerente terminó colgado en un puente sobre el Río Támesis, en Londres. ¿Se suicidó o lo “suicidaron”?

Bajo Benedicto XVI vino la filtración de documentos, los llamados “Vatileaks”, entre otras cosas. Viganò colaboró en esa filtración.

El ex-nuncio en Estados Unidos,  Carlo María Viganò. Foto Religión Digital

Desde el mismo día de su elección,  el estilo de Francisco no gustó a la “mafia” vaticana. Como se negó a vivir “encarcelado” en los llamados aposentos pontificios, en el aislamiento total, se alarmaron. Vivir en un apartamento pequeño, en el hotel de paso, celebrar la misa para el público todos los días y dialogar al final, comer con el conjunto de funcionarios y pasearse a su antojo por los pasillos y jardines, permitiría hablar con personas y recibir documentos e informaciones… Para la “mafia” vaticana esto fue  grave, muy grave. El Papa se les salía de su control… Querían un Papa imperial, en su torre de marfil, aislado y dependiente de su información.

El Papa devenía en una persona normal y dejaba de ser sacrosanta, cercana y no lejana  e inalcanzable, un ser de carne y hueso y no un personaje imperial…

Muy pronto se conformó un grupo de unos siete cardenales “contra”, para atacar sus planteamientos relacionados con el matrimonio, la separación matrimonial, el divorcio, los matrimonios mixtos (entre católicos y otras religiones), la comunión para el cónyuge no católico,…

Se le acusó de dividir la Iglesia, de posturas teológicas heréticas, de relativizar la moral…

La carta de once páginas “de” Viganò

“¿Quién este nuevo acusador del Papa que se ha unido a la escuadra de los rigoristas? El arzobispo Viganò es un alto curial, hijo de una acaudalada familia italiana. Nacido el 16 de enero de 1941 en Varese, es ordenado sacerdote en 1968 y, de inmediato, entra en la carrera diplomática, para ocupar los puestos destinados al alto clero”, (según Juan Manuel Vidal).

Viganò no escribió, pero acompañó el proceso de redacción. La redactó uno de sus amigos, católico recalcitrante, Marco Tosatti, enemigo del Papa. Manipula “falsas  verdades”  y “mentiras a medias”. El texto de once páginas no cita fuentes para dar seriedad  a sus afirmaciones. Obvio, la responsabilidad última es de Viganó, y solamente de él, que sugirió, aceptó, firmó y publicó.

Las lectoras y los lectores me van a perdonar varias citas de analistas, para entender mejor  la encrucijada.

“Los cardenales norteamericanos desmontan las acusaciones de Viganò”. “Wuerl  niega que el ex nuncio le comunicara sanción alguna contra McCarrik. Tobin expresa su “conmoción, tristeza y consternación” ante el ataque de los ultras al Papa. Di Nardo pide “respuestas que sean concluyentes y basadas en evidencias”, pues de lo contrario “los culpables pueden repetir errores del pasado”… (Jesús Bastante, Religión Digital, 28 de agosto de 2018).

 

El periodista italiano, Andrea Tornielli, escribió un largo artículo, publicado en español por la revista virtual chilena “Reflexión y Liberación”, donde muestra “las falsas noticias” de Viganó. Y sobre todo recuerda que Viganó, siendo nuncio en USA, no le hizo cumplir al arzobispo-cardenal McCarrik, los castigos impuestos por Benedicto XVI. Y muy al contrario, anduvo públicamente con el cardenal en conferencias, reuniones e invitaciones.

Leamos algunos párrafos

“La operación anti-Bergoglio 

La clamorosa decisión del diplomático vaticano de violar el juramento de fidelidad al Papa y el secreto profesional representa el enésimo ataque contra Francisco desplegado organizadamente por los mismos ambientes que hace un año trataron de llegar a una especie de “impeachment” doctrinal, después de la publicación de la Exhortación “Amoris laetitia”. Aquella estrategia no funcionó. Viganò es, efectivamente, uno de los que firmaron la llamada “Profesión”, en la que se dice que el Papa Bergoglio es un divulgador del divorcio, y tiene muy buenas conexiones en los ambientes conservadores tanto en Estados Unidos como en el Vaticano. No es simplemente el desahogo de un hombre de la Iglesia cansado de la suciedad que ha visto a su alrededor, sino una operación bien calibrada que trata de presionar al Pontífice para que renuncie. Lo demuestran tanto el momento como la participación de la misma red mediática internacional que desde hace años está propagando (a menudo sirviéndose de anónimos) las instancias de quienes pretenden cambiar el resultado del Cónclave de 2013. Y lo demuestran los mismos testimonios escritos en diferentes blogs por los periodistas que publicaron el “dossier” Viganò: en primera fila, como siempre, en la defensa de la familia tradicional, sin preocuparse por lanzar la “bomba” precisamente el día en el que Francisco concluía con una gran misa el Encuentro Internacional de las Familias”.

“La denuncia de 2000” 

“Nada, pues, los hechos, presumiendo que cuanto afirma Viganò sea verdadero. El 22 de noviembre de 2000, el fraile dominico Boniface Ramsey escribió al nuncio apostólico en Estados Unidos, Gabriel Montalvo, para informarle sobre los rumores que ha escuchado según los cuales McCarrick había «compartido la cama con seminaristas». Un día antes, el 21 de noviembre, Juan Pablo II nombró a McCarrick arzobispo de Washington. Viganò anota que esta señalación enviada por el nuncio a la Secretaría de Estado, guiada por el entonces cardenal Angelo Sodano, no tuvo ningún eco. Hay que recordar que la primera denuncia que llega a la nunciatura y de allí al Vaticano es inmediatamente posterior al nombramiento en Washington. Podríamos preguntarnos por qué, si estos rumores sobre McCarrick eran tan conocidos e insistentes, no frenaron el nombramiento como auxiliar en Nueva York (en 1977, al final del Pontificado de Pablo VI), el nombramiento como obispo de Metuchen (en 1981, a comienzos del Pontificado de Juan Pablo II), el paso a la archidiócesis de Newark (en 1986, con Papa Wojtyla), la promoción a Washington (2000) y la creación cardenalicia (2001)”…

Benedicto XVI recibe a McCarrick, supuestamente castigado, en febrero de 2013.

Foto Religión Digital

 

“También aparece Viganò al lado de McCarrik” 

El mismo Viganò, que mientras tanto había sido alejado del Vaticano por decisión de Benedicto XVI, quien le dio la “promoción” a nuncio en Washington, no se veía muy preocupado por la situación. Hay documentos que demuestran su participación en eventos públicos con el purpurado abusador, como concelebraciones en Estados Unidos y la entrega de un premio a McCarrick (el 2 de mayo de 2012, en el Pierre Hotel de Manhattan), ceremonia durante la que Viganò aparece en una foto para nada avergonzado o indignado al lado del viejo cardenal. ¿Por qué, entonces, puesto que tenía el poder de llegar directamente a Benedicto XVI, en calidad de uno de sus representantes en una de las sedes diplomáticas más importantes del mundo, el nuevo nuncio no se rebeló, no actuó, no pidió audiencia, no llamó a respetar las disposiciones restrictivas?…

De izquierda a derecha, la segunda persona sentada es McCarrick, y a su lado, el tercero es Viganó, en mayo de 2013. Foto Religión Digital

“Involucrar a Francisco” 

“El actual Papa, verdadero y único blanco de toda la operación, entra al escenario en junio de 2013, pocos meses después de su elección. Recordemos: McCarrick, de más de ochenta años, no participó en el Cónclave, porque era un cardenal jubilado, aunque hiperactivo. Sigue viajando por el mundo, dictando conferencias, presidiendo celebraciones. Viganò va a una audiencia con Francisco. Y es el Papa quien le hace una pregunta sobre McCarrick; Viganò le explica que el cardenal «ha corrompido a generaciones de seminaristas y sacerdotes» y que en el Vaticano hay un informe que lo demuestra. Cuidado: no es Viganò quien, preocupado, saca a relucir el tema. Es el Papa quien le pide un parecer. El nuncio no dice haber entregado a Bergoglio ningún informe sobre el caso ni haber pedido su intervención. Ahora, indignado, Viganò escribe sobre las sanciones de Benedicto XVI, mismas que nadie conoce, pero (presumiendo su existencia) él, como nuncio, no parece haber actuado para que se respetaran. Esa respuesta es todo lo que comunica al Papa”…

 

 

 

Germán Gorraiz López, en ALAI-ALAINET, Quito, 28/08/2018, en artículo titulado:

“¿Está EEUU tras el complot contra el Papa Francisco?

“Parafraseando a Wright Mills en su libro “The Power Elite” (1.956), el establishment vaticano sería “el grupo élite formado por la unión del lobby europeo centrista, el lobby curial, el lobby masón y el lobby gay”, grupos de presión que serían los verdaderos detentores del poder en la sombra y del que serían rehenes los últimos Pontífices tras el golpe de Estado virtual urdido en los sótanos del Vaticano y que concluyó con la misteriosa muerte de Juan Pablo I. Así, Albino Luciani se impuso como tarea vital el desarrollo de los postulados de un Concilio Vaticano II lastrado desde sus inicios por el filibusterismo del establishment conservador vaticano, pero para lograrlo debía antes desinfectar las estructuras del Vaticano de los virus patógenos inoculados por dichos lobbys de presión””…

 

Otra cita, tomada también de ALAI-ALAINET, viene de Ricardo Carnevali, del 28 de agosto de 2018, que tiene por título

¿Por qué los ultraconservadores arremeten contra el Papa Francisco ¿un intento de golpe? Escribe el autor: “Las acusaciones –o las fake news- de Viganò, que tienen detrás al mismo lobby ultracatólico que financió buena parte de la campaña electoral de Donald Trump, y que en Italia defiende las políticas antiinmigración del italiano Salvini, se van desinflando sin necesidad de que Francisco, como anunció en el vuelo papal, tenga necesidad de decir una sola palabra.

 Carlo María Viganò, de 77 años, vivió durante más de una década en los órganos de poder de la Curia vaticana, primero en Secretaría de Estado durante los últimos años de Juan Pablo II, y después como secretario de Gobernación de la Ciudad del Vaticano. Desde allí, tuvo acceso a multitud de documentación que, antes de ser enviado a Estados Unidos, contribuyó a filtrar, en lo que se conoce como ‘Vatileaks I’, el escándalo detrás del que muchos ven la verdadera causa de la histórica renuncia de Benedicto XVI.

 

 

 

 

Detrás de la carta de Viganò están los grupos ultraconservadores que achacan a Bergoglio haber sacado del debate central el aborto, la eutanasia o las relaciones sexuales, obsesiones durante las últimas décadas, especialmente entre los católicos estadounidenses y el Opus Dei, con un paralelismo evidente a lo que sucede entre los grupos tradicionalistas italianos y españoles.

 

Denunciador ahora del drama de los abusos, fue acusado de destruir documentos para parar investigaciones contra varios obispos estadounidenses durante sus años como nuncio. Pese a lo que es habitual, hace dos años Francisco no renovó a Viganò al cumplir los 75 años, aceptándole la preceptiva renuncia casi de inmediato.

 

Desde entonces, Viganò forma parte del selecto grupo de cardenales y obispos de la Curia (junto a Carlo Cafarra, Joaquín Meisner, Walter Bradmüller y Raymond Burke, y el exprefecto de Doctrina de la Fe,) que han pasado de la crítica silenciosa a la oposición abierta a Francisco””…

 

El sacerdote español, animador de comunidades populares o de base, Juan Cejudo, en Blog, del 28 de agosto, escribe: “Este grupo de ultraconservadores prefiere que la Iglesia siga siendo un “poder”, que la curia  siga mangoneándolo todo en la Iglesia, que los trapos sucios de la Iglesia no se saquen a la luz pública y se silencien…y sobre todo, poder seguir con sus privilegios y prebendas desde lo más alto de las instituciones de la Iglesia, como la Curia romana. No quieren ser conscientes que este modo de proceder en las últimas décadas es lo que ha provocado la caída libre de la Iglesia en muchísimos países, sobre todo del mundo occidental”.

Jesús Bastante, tituló el 27 de agosto, su artículo en Religión Digital:

 “EL REDACTOR JEFE DE AMERICA MAGAZINE DESTROZA LA VERSIÓN DEL EX NUNCIO EN EEUU

La realidad desmiente a Viganò: McCarrick participó en numerosos encuentros con Ratzinger entre 2010 y 2013. El propio prelado concelebró con el cardenal supuestamente condenado por Benedicto XVI en 2013.

La realidad desmonta las principales acusaciones de Viganò, aunque la Santa Sede, y el propio Papa, crean que la mejor estrategia (como ya ocurriera en el caso de los Dubia) es la del silencio. Un error que no hace sino hacer crecer la bola de nieve

Carlo Maria Viganò miente. O, si no lo hace, Benedicto XVI, y él mismo, también fueron encubridores. La programada y mediática acusación del ex nuncio en EEUU, acusando a Francisco de encubrir los abusos del cardenal McCarrick  no se sostiene, por mucho que entre los sectores más ultraconservadores se pretenda decir que el Papa emérito “cree recordar” algún tipo de sanción para el purpurado. La realidad desmonta las principales acusaciones de Viganò, aunque la Santa Sede, y el propio Papa, crean que la mejor estrategia (como ya ocurriera en el caso de los Dubia) es la del silencio. Un error que no hace sino hacer crecer la bola de nieve en que los sectores ultraconservadores quieren convertir la acusación del ex nuncio de EEUU y forzar la dimisión de Francisco”.

Con Viganó podría haber comenzado la estrategia hacia la próxima elección  pontifical

La acción  de Viganò no es un hecho aislado. Es una nueva acción para socavar el compromiso evangélico de Francisco-Papa. Y para unir las fuerzas católicas de las derechas y el centro, de cara a continuar “la batalla” por la elección  del futuro papa.

 

Se nos presenta una coyuntura en algo semejante a la muerte de Pablo VI. No se quiere un papa-profeta, un papa-renovador, un papa solidario de los pobres del mundo.

 

Se buscará un candidato estilo Juan Pablo II, que le asegure tranquilidad al “establecimiento católico” y al “establecimiento vaticano”, así como a sus aliados.

 

En tal caso, la crisis de la Iglesia católica será mucho más profunda y la desbandada de feligreses se contará por millones, al menos en Occidente.

 

Artículo para la Revista Sur

 

Héctor Alfonso Torres Rojas

Licenciado en Teología y Sociología

Bogotá, Miércoles 5 de septiembre de 2018

Sigue la guerra: ahora los ultraconservadores acusan a dos cardenales cercanos a Francisco


Tensión en el Vaticano

Se trata del arzobispo de Washington, Donald Wuerl, y el prefecto del flamante nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, Kevin Farrel.

El papa Francisco se dirige a los feligreses durante su audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, ayer, 5 de septiembre de 2018 (EFE).

El arzobispo Carlo María Viganó, que trató al Papa de mentiroso y le pidió la renuncia, desatando una grave crisis en la Iglesia y mostrando una guerra civil entre la mayoría ultra conservadora en EE.UU. y el Pontífice, acusó también a dos importantes cardenales vecinos al Papa argentino, que ahora bailan en la cuerda floja.

Se trata del arzobispo de Washington, Donald Wuerl, y el prefecto del flamante nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, Kevin Farrel, uno de los más estratégicos “ministros” de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia.

Una fuerte conspiración para hacer caer a Jorge Bergoglio de su pontificado, tiene su centro en los tradicionalistas norteamericanos, que están usando al ex nuncio apostólico (embajador del Papa) en Washington, como punta de lanza de una ofensiva cada vez más grave contra Francisco, que está dividiendo en profundidad a la Iglesia mundial.

Carlo Maria Viganó, el acusador sin pruebas del Papa (REUTERS).

Carlo Maria Viganó, el acusador sin pruebas del Papa (REUTERS).

Esta vez no es la permanente contestación doctrinal al obispo de Roma, considerado un tercermundista anticapitalista por la conjura ultraderechista, sino los escándalos de abusos sexuales de curas a menores y la conducta del ex arzobispo de Washington y ex cardenal, Theodore McCarrick, de 88 años. El arzobispo Viganó que habita en un lugar secreto y sostiene que teme por su vida, sigue lanzando acusaciones contra el Papa de que “no podía no saber” de la conducta de varios altos prelados, entre ellos los cardenales amigos de Francisco.  El Papa argentino recibió secretamente en el Vaticano al cardenal arzobispo de Washington, Donald Wuerl, y en la agenda de audiencias el encuentro no fue anunciado. Wuerl reveló su diálogo con el Papa en un encuentro posterior, en la capital norteamericana, a los sacerdotes y obispos de su arquidiócesis.

Los conspiradores que ahora abiertamente apoyan las denuncias de Viganó y forman una nutrida lista de purpurados y obispos tradicionalistas, sostienen que el cardenal Wuerl conocía las andanzas homosexualesde su predecesor. McCarrick invitaba a su cama a muchos seminaristas adultos. Lo hizo por un tiempo prolongado y al parecer sin cuidarse demasiado de que sus aventuras fueran conocidas. Se descubrió también que había abusado de un menor de edad. Cuando se planteó el caso, este año, el Papa Bergoglio le quitó el título de cardenal y lo condenó a una vida de aislamiento y penitencia, sin actividad pública.

Abuso a menores y la Iglesia Católica

Principales acusaciones, investigaciones e informes de los últimos años.


×EE.UU.Una investigación del gran jurado estatal reveló evidencias de abuso de300 curas sobre más de 1.000 niños a lo largo de siete décadas. Hubo 17.000 denuncias de violencia sexual por parte de 6.400 clerigos entre 1950 y 1980.


Fuente: AFP y Archivo Clarín I Infografía: Clarín

Al actual cardenal de Washington, Wuerl, se le imputa también haber cubierto a los sacerdotes abusadores sexuales mientras estaba a cargo de la diócesis de Pittsburgh, la capital de la industria del acero, en el estado de Pennsylvania. Una investigación de seis años, reveló que en seis de las ocho diócesis del estado, se comprobó que 301 clérigos abusaron de más de mil niños y menores.

El Papa junto al cardenal Donald Wuerl (REUTERS).

El Papa junto al cardenal Donald Wuerl (REUTERS).

En el encuentro con sus sacerdotes, el cardenal Wuerl les informó de su diálogo con el Papa a quién había pedido consejo sobre su futuro. Francisco le aconsejó que hablara con los clérigos de la arquidiócesis de Washington y les explicara su posición y sus sentimientos.

Según el diario “The Washington Post”, el clero se mostró dividido entre los que le sugieren que renuncie y los que lo defiende y le aconsejan “seguir adelante”.

Entre el centenar de presentes, algunos le dijeron que no se explicaba como el cardenal Wuerl “nada sabía”, como afirma, de las andanzas homosexuales con seminaristas de su predecesor McCarrick, cuando el tema “era conocido desde hace años”.

Nuevo embate contra el papa Francisco: le piden que suspenda el sínodo de obispos "porque no son creíbles"
Mirá también

Nuevo embate contra el papa Francisco: le piden que suspenda el sínodo de obispos “porque no son creíbles”

El cardenal Wuerl definió “un ataque violento al Papa” las acusaciones del arzobispo Viganó. Agregó que “hay cada vez más animosidad contra el Santo Padre”.

En Pennsylvania hubo un petitorio de firmas de católicos pidiendo la dimisión del cardenal Wuerl por su comportamiento cuando fue obispo de Pittsburg entre 1988 y 2006, por haber protegido a curas pedófilos. Wuerl sostiene su inocencia y niega las acusaciones.

El ex cardenal Theodore McCarrick separado de la Iglesia por el Papa Francisco (AP).

El ex cardenal Theodore McCarrick separado de la Iglesia por el Papa Francisco (AP).

El otro cardenal norteamericano cercano a Bergoglio que está en apuros por las acusaciones de Viganó y los ultra conservadores es Kevin Farrell, que fue vicario general en Washington durante la gestión del cardenal abusador Theodore McCarrick. “Nunca supe de comportamientos inapropiados”, asegura Farrel, ahora uno de los más altos prelados del Vaticano. Farrell incluso vivió cuatro años en la residencia de McCarrick en Washington junto con otros prelados. “Durante los años del ex cardenal McCarrick en Washington nadie se lamentó por su conducta”, insistió en una entrevista al vaticanista del diario “La Stampa”, Andrea Tornielli.

El cardenal Farrell fue durante años miembro de la ultra conservadora orden de los Legionarios de Cristo, cuyo líder, un santo en vida para sus seguidores, era el fundador padre Marcial Maciel, titular del escándalo más fuerte, que estalló hace unos años cuando se descubrió que no solo era un continuado abusador sexual de niños y menores, sino que además convivía con mujeres y tenía varios hijos. También en este caso, el cardenal Farrell asegura que “nunca ví u oí nada negativo sobre Maciel”.

https://www.clarin.com/mundo/sigue-guerra-ahora-ultraconservadores-acusan-cardenales-cercanos-francisco_0_B1P_RtCwQ.html

Abuso sexual: la justicia cita a declarar a todas las diócesis de la Iglesia Católica de Nueva York


La fiscal del Estado quiere saber cómo respondió el liderazgo de la Iglesia ante las denuncias de abuso.

Toda la Iglesia del Estado de Nueva York está bajo investigación por abuso sexual. / AFP

Otro revés para la Iglesia Católica sobre el tema que la corroe: el abuso sexual de menores por parte de clero. Este jueves la procuradora general de Nueva York Barbara Underwood ha citado a las ocho diócesis católicas en el estado como parte de la investigación de su oficina sobre el manejo de acusaciones de abuso sexual por parte del clero.

Una fuente policial familiarizada con la investigación pero no autorizada para hablar públicamente le dijo a The Associated Press que las citaciones se divulgaron el jueves.

"¿Es 'nuestro' padre John?": el impacto de ver a un cura héroe en la lista de abusadores
Mirá también

“¿Es ‘nuestro’ padre John?”: el impacto de ver a un cura héroe en la lista de abusadores

Las citaciones solicitan documentos relacionados con acusaciones de abuso sexual, pagos financieros a posibles víctimas o los hallazgos de las investigaciones internas de la iglesia.

La oficina de Underwood está llevando a cabo una investigación civil sobre cómo los jefes de la iglesia respondieron a los informes de abuso.

Los mensajes que quedaron con los funcionarios diocesanos no fueron devueltos inmediatamente.

Abuso a menores y la Iglesia Católica

Principales acusaciones, investigaciones e informes de los últimos años

×EE.UU.Una investigación del gran jurado estatal reveló evidencias de abuso de300 curas sobre más de 1.000 niños a lo largo de siete décadas. Hubo 17.000 denuncias de violencia sexual por parte de 6.400 clerigos entre 1950 y 1980.


Fuente: AFP y Archivo Clarín I Infografía: Clarín

El anuncio se produce tres semanas después de que una investigación del gran jurado descubriera el abuso sexual desenfrenado de más de 1.000 niños por parte de unos 300 sacerdotes en Pensilvania.

La iglesia ha desembolsado cerca de 4000 millones de dólares en EE.UU. por demandas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes desde los primeros casos de esta crisis, en los 50.

Fuente: AP

https://www.clarin.com/mundo/abuso-sexual-justicia-cita-declarar-todas-diocesis-iglesia-catolica-nueva-york_0_rJ0bZkydQ.html

Qué es la Enmienda 25 con la que algunos en la Casa Blanca sugirieron destituir a Trump


Según el polémico artículo de opinión de alguien que es descrito como “alto funcionario del gobierno” publicado por ‘The New York Times’, la capacidad mental del mandatario es tema de preocupación, al punto que se ha hablado de activar un mecanismo para su destitución.

6 SEP 2018 – 5:10 AM EDT

TVG

WASHINGTON, DC.- Dudar de la capacidad mental o de la idoneidad del adversario debe ser una de las más frecuentes descalificaciones que se hacen entre sí políticos rivales en todos los países. Pero en el caso de Donald Trump parece que las dudas están en su propio equipo de gobierno y pueden amenazar su permanencia en el cargo.

Según un inusual y polémico artículo de opinión sin firma que publicó este miércoles en su página editorial The New York Times, alguien que es descrito como funcionario del gobierno de Trump asegura que la capacidad mental del mandatario ha sido tema de preocupación, al punto que se ha hablado de activar un mecanismo que permite su destitución.

“Dada la inestabilidad que muchos hemos presenciado, hubo tempranos cuchicheos dentro del gabinete de invocar la Enmienda 25, lo que dispararía un complejo proceso para sacar al presidente. Pero nadie quería precipitar una crisis constitucional”, indica el anónimo autor de la nota.

No es la primera vez que alguien expresa dudas sobre la salud mental del presidente de 72 años. Algunos han asegurado que sus competencias están disminuidas y se refieren a cómo ha cambiado su competencia verbal en las últimas tres décadas. En mayo pasado, cuando su anterior médico personal aseguró que el certificado de salud que había dado sobre Trump cuando era candidato lo había redactado el propio magnate surgieron dudas sobre la capacidad mental del ahora presidente.

Pero esta es la primera que alguien dentro del gobierno, como afirma el diario neoyorquino que es este autodenominado miembro de la ‘resistencia’ que escribe el artículo, se refiere al planteamiento de destituir al presidente declarándolo incapaz de gobernar.

La sola sugerencia de que el vicepresidente, junto a 8 de los 15 miembros del gabinete, pueda usar el expediente para sacar al presidente suena a algunos, no solo a los acólitos de Trump, como un intento de dar un golpe de Estado palaciego. Eso sin contar los inmensos problemas políticos y constitucionales que acarrearía.

Qué dice la enmienda

La enmienda fue aprobada en 1967, cuatro años después del asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy. En sus primeros puntos establece cómo es el procedimiento para sustituir al mandatario en caso de muerte o renuncia, cosa que se puso en práctica en 1974 cuando el renunciante Richard Nixon dejó el poder en manos de su vicepresidente Gerald Ford.

TVG

Trump califica de “fraude” el libro de Bob Woodward sobre su gobierno

Pero en su sección 4 indica: “Cuando quiera que el vicepresidente y la mayoría, bien de los principales funcionarios de los departamentos ejecutivos o de otro cuerpo que el Congreso pueda proveer por ley, transmitan al presidente pro tempore del Senado y al presidente de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que el presidente es incapaz de ejercer los poderes y obligaciones de su cargo, el vicepresidente asumirá inmediatamente los poderes y obligaciones de la oficina como presidente interino”.

El texto señala que el presidente desplazado puede eventualmente escribir a esos mismos líderes del Congreso para explicarles que tal incapacidad ya no existe y reanudar sus funciones, salvo que el vicepresidente y la mayoría del gabinete indiquen en los siguientes cuatro días por escrito que el mandatario sigue estando impedido de gobernar.

En ese momento, el Congreso abre una convocatoria de 48 horas para considerar el asunto en los siguientes 21 días después de recibido ese último texto y decidir si el presidente está en la capacidad o no de ejercer su cargo. Se requieren dos tercios de los votos en ambas cámaras para declarar incapacitado al presidente. En caso contrario el suspendido retomará su cargo.

El caso JFK

La Enmienda 25 no fue pensada como mecanismo alternativo para sustituir a un presidente que sea impopular o cuyo juicio ponga seriamente en duda una parte de la población (cosas que se pueden aplicar a Trump). Fue redactada para aclarar el asunto de la sucesión que no estaba bien delineado en la Constitución.

Hay que recordar que fue incorporada a la Constitución luego de que el presidente John Fitzgerald Kennedy fuera asesinado a balazos por Harvey Lee Oswald. Si Kennedy hubiera sobrevivido a las balas de Oswald, por la naturaleza de sus heridas en la cabeza que implicaron pérdida de masa encefálica, habría estado cognitivamente limitado y posiblemente en estado vegetal.

Sin embargo, por la manera como está redactada la pieza deja una gran discreción a quienes están llamados a activarla.

Un punto que destacan algunos es que no hace falta una evaluación medida (ni siquiera hace falta que la razón sea demostradamente médica) para invocarla. Es la percepción del vicepresidente y del gabinete la única razón válida, en el entendido de que trabajan cerca del mandatario y saben lo que les pasa.

Ahora algunos parecen creer que es una posible vía para sacar a Trump porque consideran que su comportamiento es un peligro para la seguridad nacional y hasta la estabilidad democrática.

¿Pence al frente?

No es la primera vez que el recurso a la sección 4 de la enmienda es planteado en los menos de dos años que lleva en la Casa Blanca el magnate inmobiliario devenido en político

Tras los choques entre supremacistas blancos y grupos antirracistas ocurridos en Charlottesville, Virginia, en agosto del año pasado, la congresista demócrata de California Jackie Speier lo planteó públicamente por considerar que Trump exhibía un “comportamiento errático e inestabilidad mental”.

Era la explicación que Speier le daba a la desafortunada reacción del presidente a los eventos en Virginia, cuando culpó a “ambos bandos” de la violencia que dejó muerta a la activista liberal Heather Heyer, equiparando a grupos racistas con defensores de los derechos humanos.

La Sección 4 de la Enmienda 25 nunca se ha activado y, por las condiciones políticas actuales, es muy poco probable que pueda invocarse.

Es difícil imaginarse al vicepresidente Mike Pence y una mayoría de al menos 8 funcionarios del gabinete nombrados por Trump, un presidente que exige permanentemente lealtad, haciendo semejante petición. Y eso en el caso de que alguno de ellos pensara que la sanidad mental del presidente está en entredicho.

Ante el debate sobre la lucidez de Trump, recordamos los problemas de salud mental de 7 presidentes anteriores

1/10
Pensar que algunos presidentes podrían no haber estado en su sano juicio al tomar decisiones trascendentes es, cuando menos, inquietante. Pero todo apunta a que ha ocurrido con más frecuencia de la que políticos e historiadores a veces quisieran admitir.

El ex obispo de Greensburg, Anthony Bosco, acusado de “toque inapropiado”


Jacob Tierney

  Miércoles 5 de septiembre de 2018, 5:27 p.m.
El Reverendísimo Anthony G. Bosco, un ex obispo auxiliar de Pittsburgh, se desempeñó como obispo de Greensburg desde 1987 hasta 2004. Murió el martes a los 85 años en su casa en Unity Township.

PRESENTADA
El Reverendísimo Anthony G. Bosco, un ex obispo auxiliar de Pittsburgh, se desempeñó como obispo de Greensburg desde 1987 hasta 2004. Murió el martes a los 85 años en su casa en Unity Township.
Ex Obispo de la Diócesis de Greensburg, Anthony Bosco.

Ex Obispo de la Diócesis de Greensburg, Anthony Bosco.

El ex obispo de la diócesis de Greensburg Anthony Bosco está acusado de tocar inapropiadamente a un estudiante de enfermería a fines de la década de 1960, según la Diócesis de Pittsburgh.

Bosco murió en 2013 a los 85.

La Diócesis de Pittsburgh informó a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Allegheny sobre la acusación, que según funcionarios de la iglesia se hizo recientemente.

Bosco aún no era obispo en el momento del presunto toque inapropiado. Era un monseñor, sirviendo como capellán e instructor en la Escuela de Enfermería del Mercy Hospital.

Fue ordenado obispo auxiliar para Pittsburgh en 1970 y se convirtió en obispo de la diócesis de Greensburg desde 1987 hasta su retiro en 2004.

La Diócesis de Greensburg dijo el miércoles que apoya la investigación.

Dijo que la acusación es la “primera y única” vez que Bosco ha sido acusado de mala conducta.

“Creo que el obispo Bosco habría entendido por qué la Diócesis de Pittsburgh hizo el informe y publicitó la acusación por el bien de buscar justicia”, dijo el obispo Edward C. Malesic en un comunicado. “Como obispos, debemos hacer mucho más que solo escuchar las llamadas de transparencia y acción. Debemos responder rápida y consistentemente a las denuncias y enviar el mensaje de que la voz de una persona no debe ser escuchada solo porque el tiempo ha pasado “.

Durante su tiempo como obispo, Bosco fue acusado en varias demandas queacusaban a varios sacerdotes diocesanos de abuso sexual.

Para 2012, Bosco había ordenado a cinco sacerdotes que dejaran de practicar el ministerio público después de haber sido implicados en escándalos de abuso sexual.

Estas controversias fueron en el fondo de un ministerio célebre.

Cuando Bosco murió en 2013, fue recordado como un educador apasionado. Nació en New Castle en 1927 y fue ordenado en Oakland en 1952. Enseñó “Religión, ética médica y matrimonio” en Mercy Hospital en Pittsburgh, y una clase de aprendizaje a distancia para la Universidad de Dayton. Mientras era obispo, se convirtió en profesor visitante de religión en la Universidad Seton Hill de Greensburg.

La acusación surge después de que un informe del gran jurado implicó a cientos de sacerdotes de Pensilvania -vivos y vivos- de crímenes sexuales. Las denuncias contra Bosco no se mencionaron en el informe.

“La Diócesis de Pittsburgh continúa respondiendo a los que han sido heridos por los representantes de la iglesia”, dijo en un comunicado el obispo de la Diócesis de Pittsburgh, David Zubik. “La curación de las víctimas es primordial para nosotros”.

Zubik notificó al Arzobispo Christophe Pierre, el nuncio apostólico de los Estados Unidos y la Congregación para Obispos del Vaticano y la Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre el alegato, además del fiscal de distrito.

Jacob Tierney es escritor del personal de Tribune-Review. Puede comunicarse con Jacob

ahttps://triblive.com/local/westmoreland/14050062-74/former-greensburg-bishop-anthony-bosco-accused-of-inappropriate-touchingl 724-836-6646, jtierney@tribweb.com o a través de Twitter @Soolseem.

La Iglesia tiene un papel clave en la búsqueda de la reconciliación colombiana para mantener la paz


Barbara Fraser

5 de septiembre de 2018

La Iglesia tiene un papel clave en la búsqueda de la reconciliación colombiana para mantener la paz

Los líderes de la Iglesia latinoamericana son vistos durante la procesión de apertura en la Catedral Metropolitana de Medellín, Colombia, el 23 de agosto. (Crédito: Cody Weddle / CNS).

BOGOTÁ, Colombia – Un año después de que el Papa Francisco instó a los colombianos a construir la unidad y una nación para todos después de más de medio siglo de conflicto, la Iglesia Católica del país continúa desempeñando un papel clave en la búsqueda de la reconciliación.

Las diócesis de todo el país celebraron la Semana de la Paz del 2 al 9 de septiembre. El evento comenzó hace 25 años para subrayar el compromiso de la Iglesia con una solución negociada al prolongado conflicto armado entre las fuerzas de seguridad gubernamentales y los grupos guerrilleros armados.

Además, los líderes de la Iglesia participan en consejos nacionales para implementar los acuerdos de paz firmados hace casi dos años con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el grupo rebelde más grande.

La implementación de los acuerdos llevará tiempo, sin embargo, y los eventos desde que se firmó el acuerdo en noviembre de 2016 indican cuán difícil es la tarea.

Una pequeña mayoría de los votantes se opuso a los acuerdos de paz en un referéndum celebrado poco después de que se firmaron. El presidente Ivan Duque, que ha tomado una línea más dura que su predecesor, ha dicho que podría hacer “ajustes” a los acuerdos.

“Es un acuerdo complejo en un país muy grande”, dijo a Catholic News Service , Borja Paladini, quien dirige un programa para monitorear los acuerdos de paz .

El programa, llamado Barómetro, es patrocinado por el Instituto Kroc para Estudios Internacionales de Paz en la Universidad de Notre Dame.

El Barómetro ha identificado 578 disposiciones específicas que podrían ser monitoreadas. Un equipo que ha crecido de cinco a alrededor de 40 personas en Colombia y en la universidad en South Bend, Indiana, rastrea informes de noticias, realiza entrevistas y recopila otra información sobre el progreso en las disposiciones y las rastrea utilizando una base de datos en línea.

El programa colabora estrechamente con la oficina del ministerio social de los obispos colombianos, que trabaja en todas las regiones del país y es ampliamente confiable, dijo Paladini.

El primer acuerdo se implementó de inmediato cuando las FARC oficialmente depusieron las armas, se retiraron a áreas designadas y se les asignaron asientos en el Congreso.

“Eso fue hecho muy rápido”, dijo Mons. Héctor Fabio Henao, que dirige la oficina del ministerio social de los obispos colombianos, así como el comité directivo del Consejo nacional de paz, reconciliación y coexistencia pacífica.

Otras disposiciones, incluida la reforma agraria, las reparaciones para las víctimas de la violencia, los programas para ayudar a los ex guerrilleros a reincorporarse a la sociedad rural y el reemplazo de los cultivos ilícitos por cultivos legales, se están moviendo más lentamente.

“Son programas de mayor alcance que son más complejos, porque también requieren una financiación significativa, especialmente los programas que tienen que ver con el desarrollo rural integral”, dijo Henao a CNS .

Los líderes comunitarios dijeron que la asistencia para el cambio de los cultivos de drogas, como la coca, el principal ingrediente de la cocaína, ha tardado en llegar. Mientras tanto, los agricultores están atrapados en el medio. Son amenazados por bandas de narcotraficantes si dejan de cultivar drogas, pero corren el riesgo de perder la ayuda del gobierno si no desarraigan sus plantas.

Los líderes comunitarios que apoyan la sustitución de cultivos u otros programas gubernamentales a menudo son blanco de asesinatos. Más de 300 líderes comunitarios, ambientalistas y defensores de los derechos humanos han sido asesinados desde que se firmaron los acuerdos de paz, según la Defensoría del Pueblo del gobierno.

Los líderes de las FARC que formaron un nuevo grupo político informaron que al menos 75 ex guerrilleros fueron asesinados.

Mientras tanto, pequeños grupos de rebeldes permanecen en algunas áreas rurales. Se los llama comúnmente “disidentes”, lo que sugiere que rechazaron el plan de paz. Los ex rebeldes, sin embargo, dijeron que son miembros de las FARC que permanecen armados y listos en caso de que el proceso de paz se derrumbe.

Esos grupos parecen estar creciendo, según los datos del Barómetro, y si la gente se impacienta o se desilusiona con el lento avance de los programas de desarrollo rural, existe el temor de que puedan fortalecerse.

El conflicto desarraigó a las personas de varias maneras, y muchas continúan sufriendo.

Algunos huyeron de la violencia y ahora vuelven a sus hogares, solo para encontrar sus granjas ocupadas por aquellos que los forzaron a salir.

Los padres rurales a veces envían adolescentes a las ciudades para evitar que se unan o sean reclutados a la fuerza en las filas rebeldes. Pero muchos luchan por ganarse la vida en áreas urbanas, donde pueden ser víctimas de grupos delictivos, especialmente narcotraficantes.

“Un niño puede pasar de ser un don nadie en su barrio a tener un arma en la mano”, dijo Rosa Inés Floriano de la oficina del ministerio social de los obispos.

La Iglesia continúa trabajando con los principales funcionarios gubernamentales y las víctimas en comunidades remotas que fueron destrozadas por el conflicto, “especialmente ayudando a garantizar que los programas implementados después de la firma de los acuerdos adopten un enfoque basado en la reconciliación”, dijo Henao.

“La polarización de la sociedad colombiana exige una gran labor de reconciliación en todas las regiones y en todos los niveles”, dijo, y también “trabajando para devolver a las víctimas su dignidad y abrir la puerta a quienes estuvieron involucrados en el conflicto”. también para recuperar la dignidad que perdieron “.

El peligro es que las personas se impacienten, pero Paladini dijo que el monitoreo de su grupo muestra que se está progresando.

“El vaso puede parecer medio vacío desde el punto de vista de las expectativas de las personas, pero está medio lleno en comparación” con los procesos de paz que han seguido a conflictos en otras partes del mundo, dijo.

https://cruxnow.com/church-in-the-americas/2018/09/05/church-has-key-role-in-quest-for-colombian-reconciliation-to-keep-peace/

“Nos hemos encontrado con las mujeres sacerdotes y ellas/os somos nosotras/os” por Kathleen Sauline ARCWP


Kathleen Sauline ARCWP


Soy una candidata para el sacerdocio en la Asociación de sacerdotes mujeres católicas. Me uno a las mujeres y hombres de nuestra Asociación; los miembros de las sacerdotes mujeres católicas; y con otras mujeres sacerdotes, diáconos y candidatos de todo el mundo que lideran nuestra Iglesia Católica Romana hacia su visión de Iglesia dirigida por el Espíritu que fluye lenta pero constantemente desde el Vaticano II y hacia la misión de Cristo para nosotros como Iglesia.

 
Cuando era joven, a menudo experimentaba y reflexionaba sobre cuánto Dios me ama y cómo sería mejor que abrace mi papel en el mundo para llevar el amor de Dios a los demás. Yo, mi madre y mi padre, y mis hermanos (cinco de nosotros nacidos en seis años) eran defectuosos e imperfectos, como lo son todos los hijos de Dios. Nuestra familia se extendió a abuelos, tías y tíos y queridos amigos. A pesar y debido a nuestros defectos, amamos y fuimos amados incondicionalmente. Ese sabor temprano del amor de Dios a través de la familia; fortalecido por mi ferviente búsqueda, en la maternidad, para crear oportunidades para que mis hijas “bailen con Dios” (modelado en el libro con ese nombre por Gertrud Mueller Nelson); Creé en mí un corazón ardiente con el deseo de recordar a cada ser humano lo mucho que Dios los ama, y ​​que Dios los ama tal como son. Para recordarle a cada persona que Dios no está esperando que mejore, que trabaje más, que alcance la perfección, que muera … sino que se mantienen cerca del corazón de Dios y enviados como vasos del amor de Dios. Aunque somos imperfectos, a menudo sin saber que lo estamos haciendo, brindamos esa conciencia y experiencia del amor de Dios a los demás, nuestro principal propósito en esta vida hermosa.
 
 Mientras servía como uno de los subdirectores en el Bachillerato Internacional de clase mundial, 1,400 estudiantes, Shaker Heights High School en Ohio, EE. UU. Escuché una llamada de walkie-talkie para ir a la biblioteca de la escuela para ayudar debido a una perturbación. Como yo entré a la biblioteca, fui testigo de un desacuerdo verbal entre un estudiante y un nuevo monitor de seguridad. Le susurré al estudiante que por favor vaya a mi oficina y le pida al monitor que se una a nosotros allí. Invité a ambas personas a sentarse en mi área de restauración. El monitor y yo nos sentamos y el alumno rehusó. El monitor me preguntó si iba a aceptar esa falta de respeto por parte del alumno. Le expliqué que el estudiante estaba en un viaje, como todos nosotros, y que su posición para nuestra discusión estaba demostrando el respeto que requería. Cuando los dos comenzaron a hablar, Me di cuenta de que el monitor se había referido al joven como “hijo” en un intento de conectarse. “No soy tu hijo”, dijo el joven. Cuando el joven se calmó, le pedí que volviera a clase. Le pedí al monitor que se uniera a mí para analizar la situación con el jefe de seguridad. El jefe de seguridad explicó que el joven había sido un hijo adoptivo desde su nacimiento y que la referencia bienintencionada al “hijo” podría haber lastimado profundamente al joven. El monitor de seguridad dijo emocionado: “Acabo de tener un zumbido. ¿Sabes lo que quiero decir? Solo tuve un whoosh. Explicó que en ese momento entendió de dónde venía el joven. El Monitor de Seguridad se permitió estar abierto a nueva información que lo ayudó a comprender de nuevas maneras. La palabra “whoosh” se ha quedado conmigo desde entonces. Me recuerda a la vulnerabilidad como lo describe el Dr.
 
Desde mi perspectiva, nuestros sacramentos católicos pueden traer esta maravilla en corazones compartidos a un mundo en espera. Un mundo donde a menudo nuestros corazones se adormecen con adicción, control, personas agradables o materialismo y, por lo tanto, menos abiertos a experimentar y compartir el amor de Dios. En nuestro Bautismo, llamándonos sacerdote, profeta y familia, somos llamados a ser ministros del amor de Dios; La Palabra de Dios es nuestra para dar vida a nuestro mundo, especialmente en sus márgenes. La Eucaristía trae a nuestras almas y nuestras Comunidades Eucarísticas el alimento de la sanidad y la gracia, nutriéndonos con el amor y la misericordia de Dios y la inspiración para la transformación. La confirmación llama a nuestros jóvenes adultos a abrazar su Bautismo en conciencia y aceptación incondicional y asumir sus roles como portadores del amor de Dios a los ancianos, a aquellos para quienes se convertirán en modelos a seguir, para aquellos que necesitan amistad y aliento. Siguen recibiendo los dones sacramentales y comienzan a fortalecerse en la conciencia de que son signo y sacramento para el mundo que espera. Nuestro proceso de Reconciliación permite reconocer lo incorrecto, buscar el perdón y enviar con la fuerza necesaria para transformar el alejamiento de Dios en nuestro libre albedrío para volvernos hacia Dios amando a los demás. La unción trae signo de la fuerza del Espíritu y el coraje para buscar la curación y enfrentar el dolor y la muerte nosotros mismos; y cara a cara con aquellos a quienes amamos. Nuestro pacto matrimonial marca una bendición para la fortaleza y el conocimiento cuidadoso y llama el apoyo de nuestra familia y comunidad para nuestra unión. Siguen recibiendo los dones sacramentales y comienzan a fortalecerse en la conciencia de que son signo y sacramento para el mundo que espera. Nuestro proceso de Reconciliación permite reconocer lo incorrecto, buscar el perdón y enviar con la fuerza necesaria para transformar el alejamiento de Dios en nuestro libre albedrío para volvernos hacia Dios amando a los demás. La unción trae signo de la fuerza del Espíritu y el coraje para buscar la curación y enfrentar el dolor y la muerte nosotros mismos; y cara a cara con aquellos a quienes amamos. Nuestro pacto matrimonial marca una bendición para la fortaleza y el conocimiento cuidadoso y llama el apoyo de nuestra familia y comunidad para nuestra unión. Siguen recibiendo los dones sacramentales y comienzan a fortalecerse en la conciencia de que son signo y sacramento para el mundo que espera. Nuestro proceso de Reconciliación permite reconocer lo incorrecto, buscar el perdón y enviar con la fuerza necesaria para transformar el alejamiento de Dios en nuestro libre albedrío para volvernos hacia Dios amando a los demás. La unción trae signo de la fuerza del Espíritu y el coraje para buscar la curación y enfrentar el dolor y la muerte nosotros mismos; y cara a cara con aquellos a quienes amamos. Nuestro pacto matrimonial marca una bendición para la fortaleza y el conocimiento cuidadoso y llama el apoyo de nuestra familia y comunidad para nuestra unión. buscando perdón y enviando con la fuerza para transformar de alejarse de Dios en nuestro libre albedrío a volverse hacia Dios amando a los demás. La unción trae signo de la fuerza del Espíritu y el coraje para buscar la curación y enfrentar el dolor y la muerte nosotros mismos; y cara a cara con aquellos a quienes amamos. Nuestro pacto matrimonial marca una bendición para la fortaleza y el conocimiento cuidadoso y llama el apoyo de nuestra familia y comunidad para nuestra unión. buscando perdón y enviando con la fuerza para transformar de alejarse de Dios en nuestro libre albedrío a volverse hacia Dios amando a los demás. La unción trae signo de la fuerza del Espíritu y el coraje para buscar la curación y enfrentar el dolor y la muerte nosotros mismos; y cara a cara con aquellos a quienes amamos. Nuestro pacto matrimonial marca una bendición para la fortaleza y el conocimiento cuidadoso y llama el apoyo de nuestra familia y comunidad para nuestra unión. 
 
Nuestra misa, nuestros sacramentos son demasiado críticos para el proceso de transmisión de nuestra querida fe católica para limitar nuestro reconocimiento del llamado a la ordenación a una interpretación patriarcal equivocada del llamado de Cristo. La ordenación, el sacramento al que más recientemente me he llamado, se basa en mi sincero compromiso con todos los sacramentos de nuestra Iglesia para llevar a otros a reconocer plenamente cuán profundamente son amados por nuestro Dios y a comprometer sus propios dones, talentos y desafíos para construir y enriqueciendo el amor de toda su vida por cada uno de los seres queridos a los que nuestro Dios nos ha llamado a alcanzar y servir.


Kathleen O’Connell Sauline
330-207-8995

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: