Acusaciones de Mons. Vigano contra el Papa: lo verdadero, lo falso y lo confuso


Acusaciones de Mons. Vigano contra el Papa: lo verdadero, lo falso y lo confuso

image: https://es.la-croix.com/images/1000/acusaciones-de-mons-vigano-contra-el-papa-lo-verdadero-lo-falso-y-lo-confuso.jpg

 Mons. Carlo Maria Vigano durante el encuentro anual de otoño de la Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos, en noviembre de 2015, en Baltimore. /Patrick Semansky/AP

 05 sep 2018, 15:04  0 Comentarios

4VECES COMPARTIDO

El 26 de agosto, Mons. Carlo Maria Vigano, antiguo nuncio en Estados Unidos, acusaba al papa Francisco de haber encubierto al cardenal estadounidense Theodore McCarrick, acusado de abusos sexuales. Después de una semana, estas acusaciones explosivas conducen a la guerra de opiniones entre partidarios y adversarios del Papa.

¿Sancionó Benedicto XVI al cardenal McCarrick?

“Benedicto XVI había impuesto al cardenal McCarrick sanciones similares a las ahora impuestas por el papa Francisco”, asegura Mons. Vigano en su testimonio. Es totalmente probable que Benedicto XVI sancionara al cardenal McCarrick por las relaciones homosexuales con jóvenes adultos (seminaristas sobre los que tenía, sin embargo, una autoridad como obispo).

Estas sanciones impuestas “a finales de 2008 o principios de 2009”, según el vaticanista Andrea Tornielli, “en 2009 o 2010”, según Mons. Vigano, consistían, escribe este último, en la prohibición “de celebrar (Misa) en público, participar en reuniones públicas, dar conferencias, viajar, con la obligación de dedicarse a una vida de oración y penitencia”. Sin embargo, no se hicieron públicas.

Según Edward Pentin, del National Catholic Register, las instrucciones dadas por el Papa “eran esencialmente que McCarrick debía “mantener un perfil bajo”. No hubo “ningún decreto formal, solo una petición privada”, afirma el periodista, mencionando una fuente cercana al Papa emérito.

¿Fue aplicada la sanción?

A pesar de esta sanción, el cardenal McCarrick continuó apareciendo en público, incluso en presencia de Benedicto XVI.

En enero de 2012, participó en la visita ad limina de los obispos estadounidenses. Fue entonces recibido en audiencia por el Papa y concelebró, al día siguiente por la mañana, en la tumba de San Pedro. En el mes de abril de ese mismo año, fue de nuevo recibido en audiencia junto con los responsables de la Papal Foundation, una organización de la que es cofundador y que financia generosamente el Vaticano. En esta ocasión se ofreció una tarta de cumpleaños al Papa, y el cardenal cantó alegremente “Cumpleaños feliz” al pontífice… El 27 de febrero, se encontraba en primera fila para la última audiencia general de Benedicto XVI y participó, por la tarde, en la despedida de los cardenales al Papa. En esta ocasión, el Papa lo saludó efusivamente.

Mons. Vigano, que afirma haber recibido como instrucciones de la Congregación para los Obispos, en el momento de marcharse a Washington, aplicar las sanciones, parece haber sido, él también, más bien descuidado.

El 2 de mayo de 2012, durante una cena de gala en honor del cardenal, se alegró de la presencia de este hombre “muy querido por todos nosotros”.

El 10 de mayo de 2013, el nuncio concelebró también con el cardenal antes de la cena anual de la Universidad Católica de América.

“No estaba en condiciones de hacer cumplir estas sanciones, especialmente porque las medidas dadas a McCarrick se hicieron de forma privada. Esa fue la decisión del papa Benedicto”, afirmó Mons. Vigano el viernes 31 de agosto. Considera que ese carácter privado de las sanciones era “debido, tal vez, al hecho de que McCarrick ya estaba retirado”.

En cualquier caso, nunca fue obligado a participar en esos eventos.

¿Qué sabía Francisco de las sanciones?

Mons. Vigano afirma que, durante una audiencia privada el 23 de junio de 2013, confesó al papa Francisco que la Congregación para los Obispos tenía sobre el cardenal McCarrick “un dossier así de grande”. “Ha corrompido a generaciones de seminaristas y sacerdotes y el papa Benedicto le ha impuesto retirarse a una vida de oración y penitencia”, le habría explicado.

Es difícil saber si Francisco lo investigó. Pero si Benedicto XVI no dejó un documento con las sanciones contra el antiguo arzobispo de Washington, era complicado para el papa Francisco actuar retomando sanciones que no habían sido aplicadas.

Además, el nuevo Papa desconfió tal vez de Mons. Vigano, hombre con mala reputación. Según el sitio web Il Sismografo, una parte entera del informe dedicado al caso Vatileaks –solicitado por Benedicto XVI y transmitido bajo sello a su sucesor– habla precisamente sobre Mons.Vigano y algunas mentiras en sus cartas a Benedicto XVI.

Francisco, en cambio, sancionó rápidamente y gravemente al cardenal McCarrick este verano, cuando salieron a la luz las acusaciones de abusos sexuales a menores. Lo suspendió en junio, antes de obligarlo a dimitir del Colegio Cardenalicio en julio.

¿El cardenal McCarrick era consejero del papa Francisco?

En su testimonio, Mons. Vigano describe al cardenal McCarrick como “el kingmaker (hacedor de reyes) de los nombramientos en la Curia y en los Estados Unidos” y “el consejero más escuchado en el Vaticano para las relaciones con la administración Obama” así como un “consejero de confianza” del papa Francisco.

Aunque el cardenal McCarrick acudió, efectivamente, más de una vez a Roma bajo el pontificado de Francisco, nada indica que se convirtiera en una persona cercana a Francisco, especialmente respecto a los asuntos estadounidenses.

Así, fue al cardenal Sean O’Malley, arzobispo de Boston, a quien Francisco eligió para representar a América del Norte en el C9. Desde el comienzo del pontificado, el capuchino ha sido considerado, por cierto, como uno de los hombres más influyentes cerca del nuevo Papa.

¿Hay un lobby homosexual en el Vaticano?

Interrogado, en su libro de entrevista Últimas conversaciones, publicado en 2016, sobre la existencia de un “lobby gay” en el Vaticano, Benedicto XVI reconoce “la existencia de un grupo que disolvimos”. “Cuatro o cinco personas”, reconocía. En julio de 2013, el papa Francisco insistía por su parte en la necesidad de “distinguir el hecho de ser “gay”, del hecho de formar un lobby”.

Efectivamente, nadie niega que existen homosexuales en el Vaticano, pero Mons. Vigano les otorga una dimensión fuera de cualquier proporción. El antiguo nuncio parece asociar con el lobby gay a cualquier persona que pretende mantener, en la Iglesia, una actitud de apertura y acogida hacia los homosexuales.

Mons. Vigano llega incluso a relacionar la homosexualidad con la pedofilia, rechazando el planteamiento del papa Francisco según el cual los abusos sexuales tienen como causa profunda los abusos de poder.

Nicolas Senèze, en Roma. La Croix


Lea más en https://es.la-croix.com/actualidad/vaticano/acusaciones-de-mons-vigano-contra-el-papa-lo-verdadero-lo-falso-y-lo-confuso#GrhYQLVdUuDBXG2M.99

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: