Obispo auxiliar de St. Paul confirma que Viganò encubrió a un arzobispo acusado de abusos


Viganó

El obispo Piché y yo intentamos lo mejor que pudimos llamar la atención de gente que podía haber tenido la autoridad como para actuar y guíar la investigación… incluído el entonces nuncio arzobispo Carlo Maria Viganò”

(Cameron Doody).- Otra prueba más de la falta total de credibilidad del arzobispo Carlo Maria Viganò, quien pretende acusar al Papa Francisco del encubrimiento de los crímenes del ex-cardenal Theodore McCarrick. Un obispo auxiliar de St. Paul-Minneapolis, Andrew Cozzens, ha vuelto a hablar de las presiones que recibió del ex-nuncio en EEUU para cerrar una investigación de conducta sexual inapropiada con adultos en contra del entonces arzobispo de esta misma diócesis, John Nienstedt, y ha revelado por primera vez que Viganò “nos dijo que enfocáramos la investigación y que la termináramos, y eso hicimos”.

En un comunicado publicado el 31 de agosto, recogido por el National Catholic Reporter, el obispo Cozzens ha lamentado que la investigación de Nienstedt que lideró junto con el también obispo auxiliar, Lee Piché, en 2014 “estuvo condenada al fracaso”. Nienstedt era acusado por al menos una decena de personas del acoso sexual de varones adultos, incluyendo a seminaristas, de vivir un “estilo de vida gay y promíscuo” en los EEUU y Roma, y de haber mantenido sexo hasta con un guardia suizo.

“No tuvimos objetividad ni experiencia suficientes con tales investigaciones”, ha admitido Cozzens. “Tampoco tuvimos la autoridad como para actuar. A lo largo de nuestros esfuerzos, no sabíamos adónde ir para que nos ayudaran, debido a que no había ninguna estructura significativa para abordar las acusaciones contra obispos”.

Que esta falta de “objetividad”, experiencia y ayuda que experimentaron los investigadores de Nienstedt tuvo que ver con Viganò es algo que Cozzens deja entrever al sostener que “el obispo Piché y yo intentamos lo mejor que pudimos llamar la atención de gente que podía haber tenido la autoridad como para actuar y guíar la investigación” en contra del entonces arzobispo de St. Paul-Minneapolis, “incluído el entonces nuncio arzobispo Carlo Maria Viganò”.

“Cuando el obispo Piché y yo creíamos que nos estaba diciendo el nuncio que cerráramos la investigación, objetamos enérgicamente”, ha recordado Cozzens, antes de aclarar que Viganò aclaró que lo que quería era que la investigación se enderezara y se llevara a término.

El arzobispo Nienstedt (CNS/Paul Haring)

Los recuerdos del obispo Cozzens son importantes porque arrojan más luz sobre el por qué la investigación contra Nienstedt cambió radicalmente de naturaleza después de que Viganò se reuniera con Cozzens y Piché en abril de 2014. Lo que empezó como una indagatoria para determinar la verosimilitud o falsedad de las acusaciones en contra del arzobispo Nienstedt terminó siendo -bajo investigadores independientes diferentes- una indagación meramente sobre si había cometido un delito civil o canónico.

Las declaraciones de Cozzens también dan más credibilidad al memorándum del también investigador de Nienstedt padre Dan Griffith, el cual vio la luz en 2016 cuando la fiscalía retiró la imputación del otrora arzobispo. La nota de Griffith -fechada en julio de 2014 y dirigida al bufete de abogados originalmente encargado con la investigación de Nienstedt- denunciaba que Viganò había ordenado a los obispos auxiliares Cozzens y Piché “que hicierais que los abogados entrevistaran rápidamente al arzobispo Nienstedt y cerrarais la investigación”.

“El nuncio dijo que los abogados no debieran seguir ninguna pista más”, añadió en su nota Griffith, el entonces delegado de la archidiócesis para ambientes seguros, quien además acusaba a Viganò de haber ordenado la destrucción de una carta que le mandó Piché pidiendo ayuda en la investigación de Nienstedt.

Además de Cozzens, el padre Griffith ha vuelto en los últimos días a defender la verosimilitud de su versión de los hechos referidos a la investigación de Nienstedt y la intervención en ella de Viganò. En declaraciones al Reporter, Griffith dijo que “me mantengo” en su memorándum de 2014, y además que “doy la bienvenida a una auditoría completa del asunto”.

El arzobispo Viganò, por su parte, sigue defendiendo su actuación en el caso Nienstedt, declarando en los últimos días que “nunca dije a nadie que [los abogados] debieran parar la investigación, y nunca ordené que se destruyera ningún documento. Cualquier aseveración al contrario es falsa“.

Cabe recordar que el sucesor de Nienstedt como arzobispo de St. Paul-Minneapolis, Bernard Hebda, también confirmó la versión de Cozzens y Griffith en una entrevista en 2016 cuando recordó que la decisión de cambiar el enfoque y personal de la indagatoria en contra de Nienstedt “fue controvertida internamente y condujo al desmoronamiento de la investigación”.

“Por lo que yo sepa, diferentes personas tenían creencias muy diferentes pero que muy formas sobre cómo proceder”, apuntó Hebda.

El obispo Cozzens (CNS/The Catholic Spirit/Dianne Towalski)

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/09/08/religion-iglesia-america-eeuu-cozzens-obispo-auxiliar-de-st-paul-confirma-vigano-encubrio-arzo

Sacristía ‘made in USA’ para frenar la reforma bergogliana


Un reportero de EWTN cubriendo la marcha por la vida de la Costa Oeste en Estados Unidos

 
  • La carta de Viganò ha destapado una organizada oposición ideológica y mediática al Papa en EE UU
  • “Hay una oposición bien organizada y financiada por católicos de extrema derecha”, señala James Martin
 
Es más ‘Laudato si’’ que ‘Amoris laetitia’. Es más la denuncia del capitalismo que mata que la apertura a los homosexuales. Francisco ha hecho tambalear el bolsillo de los poderosos. Y por ahí no pasan. “Existe una oposición bien organizada y bien financiada”. Así lo asegura el jesuita James Martin en conversación con Vida Nueva. La carta del exnuncio estadounidense Carlo Maria Viganò contra Jorge Mario Bergoglio y su pontificado ha sido la bomba de un rechazo que lleva años hirviendo a fuego lento.
EWTN (con un presupuesto de casi 28,5 millones de euros anuales), Life Site News, Church Militant y National Catholic Register –quien difundió la carta y que es uno de los portales del conglomerado de EWTN– son los medios utilizados para el ataque, que durante las últimas semanas han doblegado sus esfuerzos a golpe de titulares para alimentar la oposición al papado. “Efectivamente la oposición es promovida furiosamente por estos medios. Su financiación proviene de muchos lugares, pero principalmente de católicos de extrema derecha. Todos estos medios tienen el mismo objetivo: desacreditar y deslegitimar al Papa. La gran ironía es que antes de Francisco la mayoría de ellos decían que no se podía estar en desacuerdo con el papa”, apunta Martin.
Timothy Busch, un importante abogado católico y accionista de EWTN, es una figura clave en la oposición estadounidense. Viganò compartió su carta con él antes de hacerla pública. Busch es el autor de la mayor donación en la historia de la Universidad Católica de América. Nada menos que 13 millones de euros. Donaciones de estas características son el motivo por el que en la mayoría de las universidades católicas americanas ‘Laudato si’’ no existe. “Quienes financian los centros participan de las actividades que el documento critica”, apunta a esta revista Rafael Luciani, profesor de Teología del Boston College. Lo confirma un cardenal del continente. Y es que Francisco cometió un ‘error’ en su encíclica: denunciar la compraventa de bonos de carbono. Algunos de los católicos estadounidenses que invertían en el sector han dejado de hacerlo. Y eso a la industria no le gusta.

“Muchas formas de catolicismo, pero no todas cristianas”

Los medios citados no dudan en sacar a pasear la misma palabra una y otra vez: cisma. “En EE UU hay muchas formas de catolicismo, pero no todas son cristianas…”. Así lo expresa Luciani. “Una mayoría entiende que Francisco está equivocado y no hay manera de entrar en diálogo con ellos… A lo máximo que se ha llegado es al silencio”, sostiene. Y añade: “Es llamativo que en las parroquias en las que se pide en cada eucaristía por el Papa, su magisterio esté vetado. Realmente no sabemos si habrá una ruptura cismática, pero las bases están puestas”.
Las tácticas mediáticas utilizadas por estos medios de comunicación recuerdan a las que auparon a Donald Trump a la Casa Blanca. Salvo que esta vez con menos éxito. “Son las mismas –remarca Martin–: la demonización de los individuos (en este caso, Francisco y los cardenales y obispos que lo apoyan); la difamación de aquellos que son vistos como ‘diferentes’ (como las personas LGTB) y el uso constante de mentiras, medias verdades y desinformación para avanzar en sus agendas. Es realmente bastante oscuro”. Y lo peor es que “estos católicos y sitios web católicos están utilizando el sufrimiento de los niños para promover sus propia agenda eclesial, que es atacar al Papa”.
En opinión de Luciani, la principal reforma de Francisco es “haber tocado el poder. Y en EE UU una mayoría de fieles, sacerdotes y obispos, o están en contra del Pontífice o mantienen un silencio cómplice”. Además, eso de acompañar y de estar en las periferias no les suena del todo bien. “Las parroquias se han limitado a ofrecer sacramentos y a pedir dinero por ello, abandonando todo acompañamiento. Y esto ha provocado la fuga de inmigrantes a otras Iglesias. De hecho, en la mayoría de las parroquias, si no estás inscrito, no puedes recibir los sacramentos. Todo gira en torno al dinero, y se ha perdido la conexión con la persona…”. Es más Laudato si’ que Amoris laetitia. Es más la denuncia del capitalismo que mata que la apertura a los homosexuales. Francisco ha hecho tambalear el bolsillo de los poderosos. Y por ahí no pasan…
Vida Nueva

VATICANO: Fin de ciclo para el C9 con su configuración actual: Francisco remodela su Consejo


Consejo de cardenales asesores del papa Francisco

Religión Digital confirmó de fuentes vaticanas que será el propio Francisco el que abrirá la discusión a los miembros para que hagan sus propias evaluaciones del primer tramo del recorrido

(Hernan Reyes, corresponsal en el Vaticano).- Tras cinco años de trabajos y 24 reuniones, el consejo de cardenales asesores del papa Francisco conocido como C9 tendrá desde este lunes las últimas sesiones de trabajo con la configuración actual, luego de haber llegado a un primer borrador de una nueva constitución apostólica y antes de que el pontífice introduzca cambios en su composición y funcionamiento.

Se descuenta para los próximos meses un período de pausa en los trabajos para que los sucesivos cambios que ha ido introduciendo el pontífice argentino desde 2013, como la institución de nuevos Dicasterios y Comisiones Pontificias, den forma a la nueva carta magna que reemplazará a la vigente Pastor Bonus, de 1988. Está también confimado que el cardenal chileno Francisco Errázuriz, quien no seguirá fomando parte del grupo, no participará de los encuentros convocados para 10, 11 y 12 de septiembre en la Domus Santa Marta.

Nacido originalmente como C8 con un quirógrafo en septiembre de 2013 y devenido C9 con la incorporación del secretario de Estdo Pietro Parolin al año siguiente, el grupo se prepara para una renovación de sus integrantes en los próximos días.

En primer lugar, luego de cumplidos los primeros cinco años de funcionamiento, Religión Digital confirmó de fuentes vaticanas que será el propio Francisco el que abrirá la discusión a los miembros para que hagan sus propias evaluaciones del primer tramo del recorrido, tras el que lograron condensar un primer borrador de la nueva constitución apostólica bajo el título tentativo de “Praedicate Evangelium”.

Hasta esta última sesión de tres días de trabajo, que tendrá sesiones matutinas y vespertinas entre lunes y miércoles, forman el grupo Parolin, el gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano, el cardenal italiano Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile, el cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa; el arzobispo de Bombay, Oswald Gracias; el arzobispo de Munich, Reinhard Marx; el arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo Pasinya; el arzobispo de Boston, Sean Patrick O’Malley; el arzobispo de Sidney, George Pell y el arzobispo de Tegucigalpa, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Como secretario, desde un principio integra el consejo de asesores el obispo de Albano, Marcello Semeraro.

“Se cumplieron los cinco años previstos en el inicio del trabajo, y ahora Francisco va a dejar que hablen todos los miembros, den su parecer y a partir de ahí tomará las decisiones. Aunque se descuentan la salida de Errázuriz”, planteó una fuente conocedora del trabajo del grupo. Tal y como adelantó en agosto RD.

Además, en las próximas semanas se incorporará un “secretario canónico”, que trabajará a la par de Semeraro, con el objetivo de pasar a “lenguaje canónico” lo producido hasta ahora, siempre con la base del informe presentado durante la reunión que el grupo tuvo en junio pasado. Solamante dos de los miembros del C9 -Bertello y Gracias- tienen títulos en Derecho canónico, aunque no son considerados plenos canonistas.

Algunos de los 25 puntos centrales sobre los que se trabajará canónicamente para incluirlos en la nueva constitución son la institución de la Pontificia Comisión Referente sobre el Instituto para las Obras de Religión (quirógrafo del 24 de junio de 2013); el “Motu proprio” sobre la jurisdicción de los órganos judiciales del Estado de la Ciudad del Vaticano en materia penal (del 11 de julio de 2013); la institución del Comité de Seguridad Financiera de la Santa Sede (“Motu proprio” del 8 de agosto de 2013); la creación de la Secretaría para la Comunicación (“Motu proprio” del 27 de junio de 2015); el “Motu proprio” sobre la negligencia de los obispos en relación con los casos de abusos sexuales en contra de menores y adultos vulnerables (el 4 de junio de 2016) y el nacimiento del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral (el 17 de agosto de 2017).

Considerado el más claro ejemplo del modelo de conducción de Francsico basado en una sinodalidad y descentralización, el Consejo quedó constituido el 28 de septiembre por 8 cardenales. Cuando fue anunciada su primera conformación el hoy lejano sábado 13 de abril de 2013, el C8 se presentaba entonces al mundo como una herramienta “para aconsejarle en el Gobierno de la Iglesia universal y estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica Pastor bonus”, en relación a la carta magna aún vigente, promulgada por Juan Pablo II en 1988 y que regula la composición y competencias de los distintos dicasterios y organismos que forman la Curia romana.

Además, el entonces C8 fue una de las primeras señales de la forma de gobierno que el papa argentino quería imprimirle a su pontificado. Su portavoz en aquel momento Federico Lombardi agregaba que con la formación del grupo de Francisco quería dar “una señal y mostrar que ha recibido las sugerencias que se habían manifestado en las Congregaciones anteriores al cónclave”.

La conspiración contra el Papa


La carta acusatoria del arzobispo Viganò pidiendo la dimisión de Francisco saca a la superfice una batalla contra el Pontífice que durante cinco años se libró soterradamente
Papa
El Papa Francisco llega a la plaza de San Pedro el pasado miércoles. ALESSANDRA TARANTINO AP

La tarde del miércoles 22 de agosto, el arzobispo y exnuncio en Washington Carlo Maria Viganò, uno de los hombres con mayor acceso a la sala de mandos de la Iglesia católica en los últimos años, se presentó en la casa del periodista Marco Tosatti. Viganò llevaba días hablando con el veterano vaticanista acerca de una denuncia contra la jerarquía eclesiástica y el propio Papa, a quien acusaba de encubrir los abusos del cardenal estadounidense Theodore McCarrick. Pero el escándalo de Pensilvania aceleró el plan. Discutieron la posibilidad de hacer una entrevista, quizá un artículo. El exnuncio, un hombre de carácter complicado, recias convicciones y recurrentes obsesiones con la homosexualidad en el clero, trajo finalmente consigo un documento y se sentó con Tosatti. “Yo lo edité para que fuera más comprensible. Luego me dijo que quería que saliera en español y en inglés. Me preguntó si conocía colegas y lo puse en marcha. Fijamos un embargo para tres días después”, señala el periodista al teléfono. Aquel domingo, en el peor momento, mientras Francisco visitaba la zona cero de los abusos y debía dar explicaciones a la prensa, explotó la bomba.

El escándalo de Pensilvania aceleró la publicación de la carta acusatoria

La carta de 11 páginas que el arzobispo, con la ayuda de Tosatti y otros periodistas, publicó en cuatro medios ultraconservadores —incluido el español InfoVaticana— no tiene precedentes. Nadie en la historia moderna de la Iglesia, al menos desde que el Vaticano perdió en 1870 los Estados Pontificios y las luchas políticas se redujeron a sutilezas diplomáticas, había acusado directamente a un Pontífice de un asunto tan grave como el encubrimiento de abusos sexuales, pedido su dimisión y disparado con nombres y apellidos contra la plana mayor de la jerarquía católica. El documento, que contiene omisiones e imprecisiones, activa un ventilador que salpica a los predecesores de Francisco, incluido a Juan Pablo II, quien nombró a McCarrick cardenal cuando ya pesaban sospechas sobre él -al menos desde el año 2000- y arzobispo a Viganò, y subraya la negligencia de la Iglesia ante la plaga de los abusos y el aislamiento en cuestiones como la revolución sexual. Pero el actual Papa, justamente, fue el único que afrontó el problema de McCarrick retirándole la birreta púrpura el pasado julio, en el momento en el que tuvo una denuncia.

El timing elegido, la necesaria colaboración y el sesgo ideológico de las acusaciones —con elevadas dosis de homofobia— apuntan a una trama mucho más amplia, que procede directamente de la dañada Iglesia de Estados Unidos y ha logrado organizar, tras cinco años de ataques, a toda la oposición a este papado. Unos 30 obispos (24 en EE UU) han manifestado ya su adhesión a la denuncia, también en celebraciones públicas. Muchísimos más —incluido algún conservador como el alemán Stefan Oster— han tomado la posición contraria. “La carta provoca un daño enorme y obliga a reflexionar sobre un problema [los abusos] mal afrontado durante años. Pero, obviamente, esto no acabará con el Papa. Todo lo contrario. Si había alguna posibilidad de que Francisco siguiese los pasos de Benedicto XVI y renunciase, se acaba de evaporar con este ataque”, opina un destacado miembro de la curia.

El arzobispo Carlo Maria Viganò, en septiembre de 2015. ampliar foto
El arzobispo Carlo Maria Viganò, en septiembre de 2015. CHIP SOMODEVILLA

La vista, sin embargo, está puesta en el siguiente papado, que saldría de un impredecible colegio cardenalicio cada vez más a la medida de Francisco (ha nombrado a 59 de los 125 purpurados electores), y en el que una parte importante del clero en EEUU e Italia sueña con volver a tener a uno de los suyos.¿Una conspiración? Tosatti, que escribió durante décadas en La Stampa y rechaza la etiqueta de conservador, considera ridícula esta teoría y sostiene que los tiempos de publicación han sido casuales. “Hablar de conspiración es una táctica de régimen. Viganò puede tener muchos defectos, pero no el del complot. Lo que veo es que en muchos sitios, también en EE UU, hay mucha gente perpleja con la gestión de la Iglesia”. Otras personas, como el millonario y conservador abogado estadounidense Timothy Busch, conocían el plan desde el inicio.

Guerra política

El historiador Alberto Melloni, experto en el Concilio Vaticano II, apunta hacia esa dirección para situar el epicentro de una guerra política que ya se libra a ambos lados del Atlántico. “Durante la campaña electoral de EE UU, el Papa dijo que quien levantaba muros no era cristiano. Y eso dio un terreno conjunto a la derecha americana y a la derecha fundamentalista europea. Dos mundos que buscan ahora una soldadura. Es el encuentro entre una cultura política reaccionaria, liberal, que no es simplemente conservadora como podían ser John McCain o Margaret Thatcher. Trump es otra cosa. Ese fundamentalismo de la derecha estadounidense comparte un diseño común con la europea basado en una propaganda muy fuerte. Y el único obstáculo entre la propaganda de soberanistas europeos y Steve Bannon [exasesor de Trump e impulsor de una especie de internacional populista en Europa] era la Iglesia católica. No porque sea grande o potente, fuerte o brillante, sino porque representa un factor fundamental como una cultura de la igualdad y de la paz. Viganò es un pequeño punto en este diseño. Es un prelado poco serio y descontento que ha elegido de ser cómplice de esta cosa”, señala Melloni.

El timing elegido, la necesaria colaboración y el sesgo ideológico de las acusaciones apuntan a una trama mucho más amplia

Pero Viganò, pese a su frustrada ambición por ser nombrado cardenal y los episodios oscuros de su currículum —mintió para no ser enviado a EE UU como nuncio y estuvo en el origen de Vatileaks—, ha estado encaramado durante años al poder vaticano y ha gozado de respeto en muchas de sus esferas. De lo contrario, no hubiera sido nuncio en EE UU entre 2011 y 2016, la plaza más importante.

Un alto cargo de la Santa Sede resume así la sensación que recorre los pasillos intramuros. “La carta ha caído como una bomba. Aunque no se hable mucho del tema públicamente, la gente se ha quedado helada, por supuesto. Viganò no es cualquier persona. Cuando pasó por la Secretaría de Estado y el Governatorato manejó enormes cantidades de información y no sería extraño que tuviera algún documento de aquella época”. Para este religioso, sin embargo, lo más sorprendente es cómo se ha instalado una corriente de opinión en el Vaticano que funciona a través de unos procesos que no encajan con la Santa Sede. “Esto no es una democracia, tampoco se eligen representantes en el Parlamento. Al Papa, sin ir más lejos, no se le puede juzgar. Lo dice el derecho canónico”.

Ese, justamente, es uno de los cambios de paradigma de este caso. La cercanía de Francisco, su promiscuidad con los medios y la espontaneidad en las respuestas pueden haber contribuido a ese clima. Pero su popularidad se ha resentido y la idea de que un Papa, además de morir en la silla de Pedro, puede dar un paso al lado, como demostró su predecesor, ha cambiado la mentalidad de la opinión pública y aumentado la agresividad de los ataques. Andrea Tornielli, experto vaticanista de La Stampa y una de las personas que mejor conoce las entretelas de este Pontificado, advierte de ese riesgo. “Más que la dimisión de Benedicto XVI, que también influye, detrás de las acusaciones hay también una idea empresarial, de corporación. Como si el Papa fuera un consejero delegado, los obispos fuesen sus gestores. Pero con un consejo de administración que también lo pudiera echar a él. Y eso es el fruto de la transferencia a la Iglesia de categorías de las empresas anglosajonas. ¿A qué responde todo esto? Es una operación política, mediática, estudidada y hecha explotar para poner al Papa en una situación complicada, en un momento muy delicado”, apunta Tornielli.

La carta ha caído como una bomba. Aunque no se hable mucho del tema públicamente, la gente se ha quedado helada”, señala un alto cargo del Vaticano

El viaje del pasado 25 de agosto a Irlanda era incómodo. Despertaba en la habitual comitiva papal un mal presagio desde hacía semanas. Especialmente después de la crisis abierta en la expedición a Chile, donde el Papa pidió pruebas a las víctimas de abusos y abrió una crisis que se saldó con la dimisión en bloque de los obispos chilenos. Doce horas después de la publicación de la carta, Francisco se puso delante de los reporteros en una tensa rueda de prensa. Su respuesta, visto con perspectiva, fue la mejor posible. “Fue cosa suya. Nadie le asesora en eso, toma ese tipo de decisiones de forma personal. Quizá si hubiera estado [Angelo] Becciu”, señala una persona que despacha con él. El ex sustituto del Secretario de Estado había abandonado el puesto semanas antes y no participó en la expedición.

La salida del Papa —que ha abierto una guerra en las redes sociales entre detractores y defensores— consistió en desacreditar el contenido de la carta sin ni siquiera referirse a ella. Pero durante toda la semana, a su manera, ha tocado la cuestión en la homilía matinal de Santa Marta. “Callar y rezar”, lanzó, “es la única respuesta”. “No sirve nada más, frente a quien provoca el escándalo y las divisiones, frente a los perros salvajes que buscan la guerra y no la paz”. Una manada, sin embargo, cada vez más organizada y que continuará acechando hasta el final de este Pontificado. Tal y como “los lobos”, así lo definió entoncesL’Osservatore Romano, hicieron con el último Papa.

https://elpais.com/internacional/2018/09/08/actualidad/1536428743_321328.html

BOLETIN DE JUAN CEJUDO. LOS ARTICULOS MAS INTERESANTES


Estimados compañeros/as : Os envío una selección de los artículos publicados esta última semana, que me parecieron más interesantes. 

Saludos cordiales: Juan Cejudo

———————-

CARTA AL PAPA FRANCISCO. 66 organizaciones cristianas de diferentes partes del Mundo

http://www.redescristianas.net/carta-al-papa-francisco66-organizaciones-cristianas-de-diferentes-paises-del-mundo/

FRANCISCO ABOGA POR UN NUEVO ORDEN MUNDIAL QUE NO GENERE MÁS DESCARTES. Jesús Bastante

http://www.redescristianas.net/francisco-aboga-por-un-nuevo-orden-economico-mundial-que-no-genere-mas-descartesjesus-bastante/

EL PAPA INSTA A LOS OBISPOS A COMBATIR EL CLERICALISMO QUE FOMENTA EL ENCUBRIMIENTO DE LOS ABUSOS SEXUALES

http://www.redescristianas.net/el-papa-insta-a-los-obispos-a-combatir-el-clericalismo-que-fomenta-el-encubrimiento-de-los-abusos-sexuales/

FRANCISCO, EL PAPA  CONTROVERTIDO. José Mª Castillo, teólogo

http://www.redescristianas.net/francisco-el-papa-controvertidojose-m-castillo-teologo/

COMUNICADO DE LOS CÍRCULOS DEL SILENCIO DE ALGECIRAS, BARBATE, CÁDIZ, CEUTA, CONIL, MÁLAGA, TÁNGER Y TETUÁN

http://www.redescristianas.net/comunicado-de-los-circulos-de-silencio-de-algeciras-barbate-cadiz-ceuta-conil-malaga-tanger-y-tetuan/

CARTA A SU SANTIDAD. 29625 mujeres firmantes

http://www.redescristianas.net/carta-a-su-santidad29625-mujeres-catolicas-firmantes/

LOS TEÓLOGOS LATINOAMERICANOS SOSTIENEN AL PAPA: “SABEMOS DE TU FIDELIDAD AL EVANGELIO DE JESÚS”

http://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/09/03/los-teologos-latinoamericanos-sostienen-al-papa-sabemos-de-tu-fidelidad-al-evangelio-de-jesus-religion-iglesia-amerindia-carta-francisco-america-salvador-medellin.shtml

EL ESPEJO DEL PERÚ. José Arregui

http://www.redescristianas.net/el-espejo-del-perujose-arregi/

CRÓNICAS DESDE MEDELLÍN (III): PETICIÓN DE PERDÓN A DIOS Y A LAS VÍCTIMAS DE LA IGLESIA EN ÉL. Juan José Tamayo, teólogo

http://www.redescristianas.net/cronicas-desde-medellin-iii-peticion-de-perdon-a-dios-y-a-las-vcitimas-de-la-iglesia-en-eljuan-jose-tamayo/

PRESENTACIÓN DEL 38 CONGRESO DE TEOLOGÍA. MADRID, 7-9 DE SEPTIEMBRE DE 2018: HACIA UNA MÍSTICA  DE OJOS ABIERTOS, CORAZÓN SOLIDARIO Y AMOR POLÍTICAMENTE EFICAZ. Juan José Tamayo, Secretario de la Asoc. de teólogos/as Juan XXIII

http://www.redescristianas.net/presentacion-del-38-congreso-de-teologia-madrid-7-9-de-septiembre-de-2018-hacia-una-mistica-de-ojos-abiertos-corazon-solidario-y-amor-politicamente-eficazjuan-jose-tamayo-secretario-general-de/

José María Castillo: “No faltan los que anhelan que Francisco se vaya, o desean que se muera”


“Se ve rechazado, atacado y hasta odiado por los que siempre han defendido a los papas”Agencias

Es en el Vaticano mismo, en la Curia de Roma, en un sector de cardenales, obispos y clero, en los grupos más integristas y conservadores, en los más aferrados al clericalismo, en tales ambientes es donde menos se soporta al papa Francisco

(José María Castillo, teólogo).- Nadie pone en duda que el papa Francisco es un hombre controvertido. Le ocurre a este papa – “mutatis mutandis” – lo mismo que le pasó a Jesús de Nazaret.

Con Jesús ocurrió que, ante él y ante la vida que llevaba, hubo quienes vieron en él la salvación y quienes pensaron que llevaba un demonio dentro (Mc 3, 20-30 par). Pues bien, ahora nos encontramos con algo muy parecido en el caso del papa Francisco. Abundan los que ven en él la solución para la Iglesia y par muchas cosas de este mundo. Como no faltan los que anhelan que se vaya o desean que se muera.

Por supuesto, lo que acabo de indicar, con más o menos detalles, lo sabe todo el mundo. Por eso y como es lógico, no pretendo informar de lo que ya se conoce y cada día los medios se encargan de recordarnos, con nuevos datos y nuevos detalles.

Entonces, ¿a qué viene ahora el hecho de recordarnos lo que ya todos sabemos? Sencillamente, escribo estas cosas porque hay algo muy fundamental en este asunto que, con frecuencia, no tenemos en cuenta. Me refiero a esto: Jesús hizo y dijo tales cosas, que su vida terminó siendo un conflicto. Pero un conflicto, ¿con quién? Con la religión, con sus dirigentes (los sacerdotes del templo, los maestros de la ley, y los observantes fariseos). Un conflicto tan brutal, que llevó a Jesús a tener que aceptar la función más baja que una sociedad puede adjudicar: la de delincuente ejecutado (G. Theissen).

Así quedó patente que la religión, entendida y vivida como la entendieron y vivieron los que mataron a Jesús, es incompatible con el Evangelio. Y, si es preciso, mata a su representante central, Jesús de Nazaret, por más que ese representante diga y demuestre que es la revelación de Dios (Jn 1, 18; 14, 9-11).

Mucha gente no sabe que la religión se empezó a practicar en el mundo cuando en él se hizo presente el “Homo Sapiens”, el ser humano, hace cien mil años. La religión, en sus más remotos orígenes, no era la búsqueda de Dios. La religión empezó siendo la mera práctica de rituales, esquemas de comportamiento desligados de su función pragmática (J. Huxley, K. Lorenz), que se practicaban para sosegar el espíritu, aliviar preocupaciones y sufrimientos, remediar inquietudes en aquellos incipientes seres humanos tan desamparados. Los ritos funerarios son un buen ejemplo de este primitivo esquema de religión.

Lo de Dios, apareció mucho más tarde, seguramente en el Paleolítico superior. Por eso, se ha dicho con razón que “Dios es un producto tardío en la historia de la religión” (G. van der Leeuw, E. B. Tylor…). De ahí que “el ritual ofrece una orientación que transforma el “enfrentamiento” recíproco en “colaboración”. En la vorágine de la historia sólo han podido sobrevivir las organizaciones sociales fundadas sobre bases religiosas” (W. Burkert). En definitiva, cuando la observancia de los rituales produce tranquilidad, da dinero y ensalza con honores y dignidades, la religión se aferra a sus observancias y, si es preciso, para conservar sus privilegios, mata. Por eso Jesús acabó colgado en una cruz.

Es evidente que, cuando el Hecho Religioso llega a semejante exceso, la religión fanatiza a los humanos y los puede (y suele) empujar a conductas aberrantes – e incluso criminales – con la “conciencia tranquila” y “las manos limpias”. Por eso Jesús, el Señor, se enfrentó a la religión, a costa de su propia vida.

¿Tiene algo que ver todo esto con lo que le está pasando al papa Francisco? Resulta llamativo que este papa se ve rechazado, atacado y hasta odiado por los que siempre han defendido a los papas. Es en el Vaticano mismo, en la Curia de Roma, en un sector de cardenales, obispos y clero, en los grupos más integristas y conservadores, en los más aferrados al clericalismo, en tales ambientes es donde menos se soporta al papa Francisco. ¿Por qué? Exactamente por los mismos motivos por los que los notables de Jerusalén, del siglo primero, no soportaron a Jesús. Aquellos hombres soportaron al Emperador de Roma, a Herodes y a Pilatos. Lo que no fueron capaces de soportar fue la humanidad de Jesús, su preferencia por los últimos y los más desamparados de este mundo. Esto fue lo insoportable. Lo mismo en tiempos de Jesús que ahora, en nuestro tiempo.

¡Qué razón tenía Walter Benjamin! En 1921, hace casi un siglo, ya se dio cuenta de que “la religión de nuestro tiempo es el capitalismo”. El dinero nos proporciona bienestar, paz, sosiego, seguridad. ¿Nos damos cuenta de por qué la “religión más clericalista” y el “capitalismo más derechoso” son inseparables? Si entendemos esto, comprenderemos también por qué el clericalismo y sus allegados no soportan al papa Francisco.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/09/09/jose-maria-castillo.shtml

COLOMBIA: EXCAPITAN DE LA ARMADA VIOLADOR DE NIÑAS.


“Me marcó como a los animales”: testimonio por el que cayó el excapitán Raúl Romero

Pilar Cuartas Rodríguez / Enviada especial a Cartagena

El excapitán de la Armada Raúl Romero será condenado por abusar de niñas pobres y vírgenes en Cartagena y luego obligarlas a tatuarse su nombre en el cuerpo. Andrea, una de sus víctimas de 12 años, le contó a El Espectador el drama que vivió. Por este testimonio, las autoridades lograron su captura.

Andrea tiene 12 años, pero lo que ha vivido la hace parecer de 16. Es la mayor de cuatro hermanos y en las mañanas ayuda en los oficios de su casa que, como en el 95,4 % de los barrios rurales de Cartagena, no tiene servicio de acueducto ni alcantarillado. Ella es uno más de los 276 mil cartageneros que viven en condición de pobreza. Su vivienda es una habitación para seis personas, pero ella juega con sus hermanas a que viven solas y que tienden sus camas como si tuvieran sábanas nuevas. A ese mundo infantil de ilusiones intactas entre dificultades se asomó hace unos meses el excapitán de la Armada Raúl Romero Pabón, que le prometió “vivir mejor” y lo que hizo de su vida fue un calvario. 

Raúl Romero Pabón era un oficial de la Armada muy sociable, que además vestía con orgullo su uniforme de infante de Marina. Hasta días antes de su captura lideró las charlas de seguridad que se impartieron a personal de los buques participantes del evento SAIL Cartagena 2018. Lo que nunca supieron sus compañeros era que Raúl Romero llevaba una vida paralela. Que en su privacidad contactaba por redes sociales a menores pobres de la ciudad heroica, preferiblemente vírgenes, sostenía relaciones sexuales con ellas, las grababa y luego las chantajeaba con divulgar sus imágenes si no se tatuaban su nombre en el cuerpo. Después las obligaba a reclutarle más niñas. …

https://www.elespectador.com/noticias/investigacion/me-marco-como-los-animales-testimonio-por-el-que-cayo-el-excapitan-raul-romero-articulo-811011

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: